tg-capitulo-605
TG - Capítulo 605
37139
806

Pirámide.

Capítulo 605: Pirámide.

Aurora con el grupo a su espalda surco el cielo abierto. 

Pasando las nubes a unos trescientos metros en el cielo mientras tenía artefactos de ocultación que impedían que fueran detectados.

Habían volado desde el campamento de los héroes y ahora mismo estaban a un par de kilómetros para llegar a la ciudad de El Cairo.

Aurora no conocía demasiado sobre las ciudades o sus zonas internas y si era sincera, no era necesario cuando todo había sido abandonado.

Varios edificios estaban destruidos creando pequeñas colinas de escombros, otros tenían porciones destrozadas y dejaban la vista los muebles del interior, mientras que unos pocos estaban intactos.

Por las calles había autos abandonados, casas vacías y en medio de las calles caminaban zombis y entre ellos se encontraban algunos esqueletos no-muertos.

Era complicado categorizar a los no-muertos que aparecieron y la única diferencia eran los que se convirtieron en no-muertos durante la Calamidad no-muerta y aquellos antiguos.

La mayoría del primer grupo eran zombis, personas normales que murieron durante ese catastrófico evento, y entre ellos se incluían algunos usuarios de habilidades a los cuales eran difícil determinar el peligro.

Los zombis eran débiles, pero había muchos y el número aumentaba entre más se acercaban a la capital de Egipto, el Cairo.

Luego estaban los usuarios de habilidades y como habían vuelto a surgir como no-muertos, ellos podían usar sus habilidades y a pesar de que no era con la destreza de cuando estaban vivos, seguían siendo hábiles.

Aurora no era la más conocedora de la magia de nigromancia y las razas o grupos entre los no-muertos, pero había escuchado que ninguno se había transformado en criaturas míticas como dullahan u otro tipo de no-muerto.

“Bajaremos.” Ordenó Aurora por el sistema de comunicación y al ver a su grupo, le dio una mirada al grupo de héroes que estaban a una distancia moderada.

Al darse cuenta de que ellos estaban obedeciendo, Aurora descendió dirigiéndose a la parte superior de un edificio.

Ya dos grupos de diez héroes que la acompañaban se habían ido durante el camino siguiendo las rutas de los traficantes y solamente quedaban un grupo de cinco héroes acompañándola.

Seguían utilizando artefactos para ocultarse y Aurora no golpeó el edificio con todas sus fuerzas, sino que redujo el impacto y piso el suelo con calma, dirigiéndose a los límites del edificio.

Había elegido uno de los edificios más altos de los alrededores para descender y desde arriba tuvo una mejor vista a la ciudad.

Estaban a unos treinta kilómetros del centro de la capital egipcia y de la posición que Aurora buscaba.

“¿Qué harán ustedes?” Preguntó el líder del grupo.

Su nombre era Lazaros, un rango S miembro del gremio de héroes locales y parte de los héroes que apoyaban a Alméras.

“Buscar y explorar.” Respondió Aurora sin inmutarse.

Ellos podían ser de ayuda para lo que estaban buscando, pero si Aurora era sincera, no tenía interés en confiar en ellos y menos con un asunto que involucraba una civilización antigua.

La razón era simple… Vino aquí para eliminar futuras amenazas, lo que significaba que iba a ser ella quien tomara la decisión de encargarse de esta amenaza.

El grupo de Leslie vino, pero ellos eran parte de los Cazadores Desenfrenados que estaban afiliados a la Empresa Apicius y Aurora sabía muy bien cómo se manejaba la empresa con los asuntos clasificados.

¿Fue la cautela que ella mostraba?

Lazaros suspiró.

“El líder del gremio me envió para vigilarte. Específicamente para protegerlos y ayudarlos en lo que tengan que hacer.” Dijo el hombre como si quisiera revelar la razón por la cual estaba aquí.

¿Así por esa razón mostraba animosidad? ¿Le molestó una orden que le dieron?

Aurora en este punto tenía la peor imagen de los héroes locales de la zona satélite y era hasta el punto de que no quería involucrarse con ellos ni con el gremio y ahora al escuchar eso, su opinión no cambio, sino que creció.

El líder del gremio estaba buscando ponerse al lado bueno de ella y su hermana, quienes eran las hijas de dos importantes héroes y fundadores del gremio.

“¿Crees que necesitamos protección o ayuda?” Preguntó Alice dando una sonrisa despectiva.

La mirada seria y fría que dio llena de desprecio evidente, molestó a algunos héroes que acompañaban a Lazaros y también al hombre.

Alice simplemente estaba buscando problemas y lo hizo a propósito, quizás por aburrimiento o a lo mejor porque no le agradaba el líder del gremio de la zona satélite.

“Es suficiente.” Dijo Aurora dando una mirada a su hermana y agitando la cabeza al verla abrir una bolsa de papitas encogiéndose de hombros, le dirigió la mirada a Lazaros. “Si quieres ayudar. Encárgate de la misión que te pedí. Necesitamos explorar la ciudad y verificar si otros grupos han pasado por aquí.”

A pesar del número de no-muertos y el peligro de que ellos atacaran a cualquier ser vivo, la verdad era que estas tierras resultaban perfectas para ocultarse.

Criminales podían estar escondiéndose en esta zona y entre esos criminales también podían estar las personas que ella buscaba.

La misión que ella le dio al grupo de héroes era importante y también era una excelente manera de sacárselos de encima.

No quería que los héroes de la zona satélite se inmiscuyeran en sus asuntos, o peor aún, llamaran a los superiores del gremio y volvieran todo político.

Tampoco quería llamar a la Iglesia del Orden y menos cuando ellos eran tan extremos, así que prefirió ir por su cuenta y siguiendo el plan que tenía en mente.

“Bien.” Respondió el hombre ante de retirarse, volando con su grupo.

Aurora no supo si se lo tomó bien o mal y en realidad no le interesaba y menos cuando ese hombre estaba relacionado con el líder del gremio de la zona satélite.

“Los he investigado. Son héroes hábiles, aunque demasiado mediáticos o urbanos. Le gusta mucho la luz de las cámaras.”

La voz de Liam sonó desde el sistema de comunicación privado y Aurora asintió en calma.

Que el gremio de héroes no le pasara informes de quien la iba a acompañar no significaba que ella no investigara por su cuenta y el mejor investigador que tenía era Liam.

Sin embargo, hoy le había pedido ayuda a ese hombre por otro asunto.

Aurora utilizando su anillo espacial sacó un dron nodriza triangular de un metro de alto y vio como las luces se activaban mientras el dron flotaba, liberando varios pequeños drones cámara.

“Explora la ciudad mientras nosotros nos ocupábamos de nuestra tarea.” Dijo Aurora notando cuando algunos drones cámaras la observaron.

Ella no iba a poder explorar toda la ciudad, así que eligió un método mucho más simple… Drones.

Cientos y cientos de drones dirigidos por Liam y su inteligencia artificial eran los perfectos exploradores y como no eran seres vivos, los no-muertos lo ignorarían.

“Una pena que no pueda explorar una antigua civilización con usted, jefa.” Murmuró Liam riéndose como un niño que encontraba algo divertido.

Algunos jugadores durante el tiempo de Terra nova exploraron ruinas y civilizaciones antiguas, adentrándose a sitios llenos de trampas y aventurándose a lo desconocido.

A lo que ella se aventuraba era similar y ciertamente era bastante sorprendente.

“No destruya nada, jefa. Lo que busca puede ser categorizado como monumento histórico para la humanidad.” Agregó Liam riéndose antes de flotar a lo lejos con sus drones.

Varios drones se ocultaron desapareciendo entre los edificios y la calle similar al dron nodriza que se ocultó perfectamente.

Aurora al escuchar las advertencia-broma de Liam simplemente suspiró.

“Veremos si es posible.” Murmuró Aurora y luego le hizo una señal a su hermana.

Alice extendió la sombra por el suelo del edificio y luego de una advertencia tragó a todo el equipo y por última fue ella.

Al entrar en la oscuridad notó que el grupo de Niko estaba algo tenso, no por la oscuridad que lo rodeaba, sino que por el inicio de misión.

Aurora esperaba no tener que llegar al punto que Liam hablaba y solamente esperaba que la pirámide no tuviera nada peligroso.

Sin embargo, lo estaba por averiguar y Alice al convertirse en oscuridad se movió por los edificios, descendiendo al suelo y dirigiéndose a la capital de Egipto.

Estaban a varios kilómetros, pero la velocidad de Alice era muy alta y ella cruzó varios kilómetros acortando camino.

Aurora podía sentir la presencia y el exterior guiándose con sus sentidos y sabía que estaban yendo hacia donde su cuñada le dijo que estaba la entrada.

Muchos se preguntaban cómo se inició la calamidad no-muerta.

Las personas que morían en Egipto antes de que la calamidad iniciara no se convertían en no-muertos y fue luego de un día determinado en el que todo inicio y los no-muertos surgieron.

Los muertos de los cementerios se levantaron, las momias salieron de los museos y los antiguos también surgieron desde la tierra, pero nadie encontró de donde salieron.

Algunos hablaban de teletransportacion y otros habían visto que los no-muerto surgieron de la tierra, pero nadie conocía cuál era el sitio en donde estaban descansando o si alguien lo sabía, no lo hizo público.

Fuera como fuera, su hermano había encontrado una entrada o sería mejor decir que encontró la zona central en donde estaba oculta la pirámide subterránea.

Y en este momento Alice se dirigió a ese sitio, la Isla Gezira que estaba en el centro de El Cairo y por donde pasaba el río Nilo.

Aurora en sus tiempos no se había preguntado de dónde venían los no-muertos y cuando se involucró en estos asuntos, lo hizo priorizando a las personas, así que desconocía la verdad.

No obstante, la iglesia había investigado con magia espacial y magos de tierra y no encontraron ningún camino subterráneo ni nada del estilo.

La razón era simple… La pirámide no estaba a una distancia cercana bajo tierra, estaba muy profundo.

Aurora salió de la sombra de su hermana en un aparcamiento subterráneo abandonado y al observar se dio cuenta de que estaba vacío.

Mirando el mapa y el GPS notó que estaba en la Isla Gezira.

“El edificio que buscamos está destruido.” Dijo Alice en un tono simple.

Su hermano había hecho su propia entrada y había excavado con magia de tierra profundizando hasta que alcanzó la pirámide, pero según su cuñada había dejado círculos mágicos para entrar y salir.

Habían pasado muchos años desde su hermano vino y si bien algunos círculos mágicos seguían existiendo, no todos permanecían y más cuando hubo tanta destrucción durante el Gran Cataclismo y la posterior calamidad no-muerta.

Así que no fue raro que se encontraran con que no había un atajo, pero Aurora no se decepcionó.

“¿Crees que puedes descender?” Preguntó Aurora a su hermana.

La pirámide subterránea estaba profunda bajo tierra y sobre la pirámide estaba la Isla Gezira… Aurora no le encontraba demasiado sentido de que algo así pudiera crearse.

Sin embargo, en vez de cuestionarse, esperó para ver lo que se iba a encontrar y no había nadie mejor que Alice para moverlos.

“Claro.” Respondió Alice en un tono plano y sin importancia.

Su hermana podía convertirse en la sombra intangible y al mismo tiempo profundizar en la tierra y en caso de que se encontrara con una zona completamente sellada podía destruirla para profundizar.

Habían hecho lo mismo antes para adentrarse a zonas restringidas y la única diferencia era la profundidad de a donde se dirigían.

Aurora le dio una sonrisa y volvió a dejarse tragar por la oscuridad, adentrándose al espacio interno en donde los demás estaban esperando.

Todo estaba oscuro, pero Alice le había permitido que sus compañeros pudieran ver y había creado sillones con su oscuridad.

Vio a Leslie y a Cesar sentados y aunque más tensos, Niko y su grupo también estaban sentados.

“Estamos por descender.” Avisó Aurora y luego vio cómo su hermana aparecía.

Sintió los movimientos, pero cuando su hermana se adentró por la tierra, rompiendo el concreto del aparcamiento subterráneo, sus sentidos se encontraron limitados.

Cuanto mayor profundizaban esas limitaciones crecieron y fue hasta el punto de que en el algún momento ella solamente podía sentir tierra y rocas su alrededor.

El tiempo pasó y los cinco minutos se convirtieron en diez, entonces luego quince minutos.

“¿No está siendo demasiado profundo?” Preguntó Amirah con un toque de sorpresa.

La ansiedad y la tensión se convirtió en sorpresa cuanto más profundizaban.

“Soy un poco lenta. Mi sombra no puede atravesar lo sólido y hay muchas rocas. Tengo que crear grietas para avanzar. Ya hemos superado alrededor de treinta kilómetros de profundidad.” Respondió Alice en calma.

“¿Treinta?” Preguntó Eva sorprendida y mirando a los demás, cuestionó. “No es demasiado profundo? ¿Cómo una civilización pudo llegar tan lejos? Incluso si había magias esto es… Demasiado.”

Lo era.

Incluso si en algún momento del pasado la barrera dimensional se debilitó y la energía mágica se filtró y las personas aprendieron a usar magia, no debería haber sido tan avanzado.

Después de todo, los terrícolas aprendieron a usar magia tan avanzada gracias a que fueron a Terra nova y tenían una fuerte base para desarrollar la magia.

Base que los ayudó a detener tsunamis, a parar terremotos o a evitar tornados o huracanes, pero una civilización antigua no tendría eso.

“Los antiguos…” Murmuró Lucas y en voz baja, añadió. “Ellos se momificaron. Sabían que en algún momento la energía mágica volvería y despertarían… Ellos tenían conocimiento sobre la magia. Varias magias.”

Un asunto era leer informes y la historia que ella le contaba, pero otro asunto muy diferente era darse cuenta por ellos mismos en lo que se estaban involucrando.

Aurora también estaba sorprendida de que el sitio que buscaba estuviera tan oculto bajo tierra y era imposible no preguntarse como esa civilización logró adentrarse tanto.

Usaron magia para lograr profundizar tanto y probablemente para sellarse a sí mismo.

Incluso para ella escuchar la historia de una civilización olvidada de la tierra y ver esa historia animada que su cuñada le enseñó le pareció sorprendente.

“He encontrado un túnel y el círculo mágico.” Avisó Alice en voz alta.

Entonces, luego de un momento, Aurora fue tragada por la oscuridad y al salir notó una pared brillante y al mirar a sus alrededores se dio cuenta de que estaba en algún tipo de cueva primitiva.

El círculo mágico que alguna vez su hermano había creado estaba intacto y por las paredes los círculos mágicos de iluminación todavía continuaban funcionando, utilizando la energía mágica del ambiente para mantenerse.

Aurora dirigió su mirada al pasillo creado a partir de la piedra y a la oscuridad que estaba a lo lejos.

“Tomen brebajes para ver en la oscuridad y activen sus barreras.” Ordenó Aurora en calma.

Ella misma bebió un brebaje mientras observaba como los demás se equipaban y activaban las barreras de sus trajes o en caso de Cesar sus artefactos.

También verificó las señales de su reloj holográfico y el sistema de comunicación y se dio cuenta de que la comunicación global no funcionaba y solamente quedaba la comunicación más cercana que únicamente detectaba a su grupo.

Lo que significaba que estaba fuera de conexión con Liam y para Aurora no fue tan sorprendente, ya que supuso que estar tan profundo bajo tierra iba a suceder algo como esto.

Luego de que la visión se estabilizara y ellos pudieran ver en la oscuridad, Aurora le hizo una señal a su hermana para que avanzaran.

El túnel era ancho de unos cuatro metros y cinco metros de altura y las paredes eran regulares, dejando en claro que la persona que lo había creado lo había hecho con una habilidad mágica superior.

El grupo avanzó con cuidado y atención, siendo Aurora la que dirigía al grupo con su espada desenvainada.

Ella está lista para emplear sus auras en caso de que algo sucediera, pero al avanzar se dio cuenta de que no era necesario.

La luz sutil llegó desde el final del túnel y cuando el grupo alcanzaron la entrada, se detuvieron y todos abrieron los ojos a la magnitud de la vista que estaba delante de ellos.

Un gigantesco espacio subterráneo de varios kilómetros quedaba a la vista con un puente que dirigía a una enorme pirámide de piedra negra.

Había una pirámide subterránea bajo Egipto… Literalmente una gigantesca pirámide más grande que las que estaban en la superficie.


mode_commentComentario de Evil_Warlord

¡Hola! Ya volví de mis vacaciones, así que volveré a subir capítulos. Cuatro o cinco cada semana hasta que alcancemos el final del volumen 3.


Comentarios del capítulo: (0)


tg-capitulo-606
TG - Capítulo 606
37151
807

Interior.

Capítulo 606: Interior.

¿Cuánto media la pirámide?

Alcanzaba los quinientos metros de altura con la punta que era un diamante de color gris de gran tamaño y en cada esquina había pilares altos de piedra negra con tallados de toda clase.

La pirámide de por sí era ancha, pero lo sorprendente era la cueva en la que se encontraba.

Más de mil metros de altura y cerca de dos mil metros de longitud, el espacio abierto era nada más que masivo y lo sorprendente no era el camino tallado en piedra que dirigía a la entrada, eran las paredes de la cueva.

Había partes talladas con círculos mágicos que iluminaban con una luz grísea toda la zona y para Aurora fue obvio que tales círculos mágicos no era algo que su hermano había creado.

“Es… Demasiado perfecto.” Murmuró Leslie en voz baja.

Ella tenía equipado el casco de su armadura y probablemente estaba haciendo uso de su IA, lo que significaba su inteligencia artificial le estaba ayudando a procesar todo y ella tenía una vista mejorada.

Aurora como una luchadora de rango S también podía notar a la perfección a la que Leslie se refería.

La pirámide era simétrica con tallados pulidos que a pesar del paso del tiempo permanecían intactos y cada pequeño detalle era perfecto en cada lado.

¿Hace cuánto se construyeron las pirámides de Egipto? Los historiadores decían que pertenecían a las civilizaciones antiguas y superaban los cuatro mil años.

Sin embargo, esta pirámide subterránea probablemente era aún más antigua antes de que la ciencia surgiera y las medidas tan perfectas se sentían modernas.

“¿Vamos?” Preguntó Aurora.

Era una orden más que una pregunta y el grupo asintió levantando la guardia dirigiéndose por el camino hacia la entrada de la pirámide.

Por lo que Aurora podía notar, la entrada principal era el único modo de adentrarse y no había otro método para entrar.

Al menos por lo que ella notaba y era difícil percibir el interior de la pirámide, ya que entre los tallados de las paredes estaban círculos mágicos antiguos que protegían la pirámide.

“Esos círculos mágicos se mantienen usando la energía mágica de los alrededores y toda la pirámide está reuniendo energía mágica.” Informó Alice frunciendo el ceño.

Aurora al acercarse también percibió como la energía mágica se adentraba por las paredes cubriendo la pirámide, pero los sentidos de su hermana eran aún más agudos que los de ella.

“¿Crees que está activando algo?” Preguntó Aurora sin ocultar su curiosidad.

Que la pirámide estuviera reuniendo energía mágica por este medio significaba que la estaba usando o almacenando y la cuestión era el objetivo.

¿Estaba por activar algo? Quizás aquellos que robaron el mural ya estaban dentro… Tal idea fue suficiente para que Aurora diera una señal para que el grupo aumentara la guardia.

“No lo sé. Tampoco puedo profundizar con mis sentidos.” Respondió Alice y dividiendo su sombra, declaró. “Es demasiada poca energía para activar algo grande, pero… Es diferente si es para mantener algo.”

Aurora, al estar cerca de la entrada y escuchar a su hermana, frunció el ceño.

Quizás nada se estaba activando, pero si manteniendo ese ‘algo’ activo y ella no necesitaba pensar demasiado cuando en la superficie ya había una calamidad desencadenada.

Una calamidad que continuaba activa incluso en épocas modernas.

“Es… ¿La maldición de que los muertos se levanten?” Preguntó Amirah con cautela.

Aurora observó los pilares en la esquina y luego levantó la cabeza al diamante que estaba en la cima y al cerrar sus ojos un segundo, profundizó sus sentidos.

La energía mágica se estaba adentrando en toda la pirámide, pero luego se estaba dirigiendo a los pilares y a la cima, liberando una sutil onda mágica.

Cada persona que moría en las tierras de Egipto se volvía a levantar… Esa era parte de la calamidad no-muerta que sufría Egipto.

Las personas y los investigadores se dedicaron durante estos años en buscar la respuesta y nadie había conseguido nada.

Quizás algunos investigadores sabían del tema en mayor profundidad, pero si hubieran descubierto lo que sucedía, entonces probablemente habrían eliminado la maldición.

Aurora se detuvo al frente de la entrada de piedra.

La entrada estaba cerrada y reforzada con barreras mágicas, pero sintió que si empujaba podría abrir la entrada, aunque se detuvo vacilando.

“¿Creen que es seguro?” Preguntó Aurora en voz alta.

Podía parecer poco confiable hacer esa pregunta en este momento, pero Aurora quería saber la opinión de los demás.

Cesar, Niko, Alice y también su sistema.

“La magia no es mi fuerte.” Respondió Cesar encogiéndose de hombros.

Aurora asintió ya que ella también carecía del conocimiento mágico.

“No tenemos magos ni personas experimentadas. Si no actuamos con cuidado podemos desencadenar algo.” Dijo Niko con cautela.

Desconocían que era lo que se encontraba en el interior de la pirámide y Aurora no había esperado esta gigantesca estructura ni las barreras.

Le costaba imaginar que una civilización antigua construyera esto y fue por esa idea por la cual no vino tan preparada.

En su defensa no era una exploradora de ruinas antiguas de una posible civilización mágica… Y probablemente nadie del grupo lo era.

“Creo que mientras no toquemos nada estará bien…” Dijo Alice y en voz baja, murmuró. “Aunque dudó que quede algo que tocar.”

Alice apuntaba a la idea de que no eran los primeros en venir a estas ruinas.

Antes lo hizo su hermano, pero ese hombre vino para quitar las almas, deshaciéndose parcialmente de un problema que podía estallar, pero no eliminó todo.

Lo que significa que luego alguien más vino y desencadenó todo y si lo que suponían era cierto, entonces lo peor ya había sido activado.

Después de todo, la calamidad no-muerta estaba activa.

—También puedes llamar a la Cardenal Najjar. ¿No era ese el plan?

Aurora, al escuchar la pregunta de su sistema que últimamente estaba inactivo, reflexionó detenidamente.

Su plan principal era venir para verificar que no estuvieran usando los murales o volviéndolos a poner en su lugar y luego de encontrar algo comunicarse con la Cardenal Najjar.

El objetivo era pedirle a ella que sellara e incluso moviera espacialmente la estructura a un lugar seguro y de esa forma se deshacía de cualquier peligro remanente.

El plan seguía siendo el mismo, aunque se encontraron con algunas dificultades.

“¿Tienes confianza?” Preguntó Aurora a su hermana.

También era una pregunta a su sistema y no estaba dirigida a que ellos tuvieran confianza para resolver todo, sino que para evitar los peligros.

Aurora tenía confianza en sus sentidos, pero no en asuntos mágicos ni círculos mágicos y si bien había aprendido lo básico, esto la superaba.

“Incluso si algo sucede, puede sacarlos a todos.” Respondió Alice en calma.

—Avisaré si detecto algo peligroso.

Las dos respuestas fueron suficiente para Aurora y ella asintió al decidirse.

“Cesar quédate aquí con el grupo de Niko. Si algo sucede, Alice se comunicará con ustedes.” Ordenó Aurora y mirando a Leslie, preguntó. “¿Tu IA sigue siendo igual de impresionante como siempre?”

La IA de Leslie era avanzada y su armadura tenía múltiples funciones tecnológicas como radares y detectores que ella ni su hermana tenían.

“Es mejor que antes.” Respondió Leslie obedientemente.

“Excelente. Ven con nosotras.” Ordenó Aurora en un instante.

Al ver que el grupo se posicionaba en la entrada para vigilar, Aurora le dio una señal a su hermana para que estuviera lista.

Alice extendió sombras por los alrededores de la pirámide, quizás buscando alguna entrada secreta o para vigilar, y luego levantó a la forma de guerrero autónomo para dejarlo con el grupo.

Cuando ella dio un asentimiento, Aurora se acercó a la entrada y empujó la puerta de piedra abriendo en el interior.

El primer pasillo no iba a una sala, sino que giraba a un lado de la pirámide y ese era el único camino disponible.

Un pasillo de piedra dirigiéndose a una recámara, Aurora le dio una mirada al grupo y luego avanzó hacia adelante.

El polvo y el aire estancado del interior no la afectaba gracias a la barrera de su armadura y era similar para Leslie.

Dejando el grupo detrás, ella con Leslie y Alice se dirigieron por el pasillo y encontraron otra entrada.

Los murales tenían tallados y decoraciones de seres no-muertos y la puerta doble tenía una calavera cuyas cuencas tenían dos diamantes de color rojo.

Los pasillos eran anchos y altos, con tres metros de altura y unos cuatro metros de anchura, de paredes negras y sólidas que contenían grabados y líneas talladas por donde la energía mágica se movía.

Eran esas líneas lo que impedía que Aurora profundizara con sus sentidos.

“Está bien sellado.” Murmuró Alice frunciendo el ceño.

¿Su sombra trataba de filtrarse por alguna parte? Quizás su hermana ya se estaba moviendo para filtrarse al interior y tenía dificultades.

“Los radares no detectan nada. Solamente la energía mágica por las paredes.” Informó Leslie con un tono profesional.

Aurora asintió y abrió la puerta ignorando la calavera y esos ojos tan siniestros.

En cierta forma, toda la estructura con sus paredes de color negro era siniestro y tenía una atmosfera espeluznante y al ver lo que estaba al otro lado, la sensación aumentó.

En medio del pasillo a otra sección se encontraban lanzas que salían de la pared atravesando el suelo y cubriendo el pasillo y entre esas lanzas estaban dos cadáveres empalados.

Alguien había desencadenado una trampa y las lanzas los habían atravesado.

Eran dos esqueletos y Aurora notó la ropa degradada parcialmente por el paso del tiempo y también vio unos relojes holográficos más antiguos en las muñequeras, mientras que en los dedos tenían anillos espaciales.

Que no despertaran o se volvieran a levantar dejaba en claro que fueron purificados. 

“¿Cuánto demora un cadáver para volverse esqueleto?” Murmuró Leslie observando a ambas.

Aurora observó los cadáveres y se centró en los relojes holográficos.

“Esos relojes holográficos son de hace unos ocho o siete años atrás.” Murmuró Aurora y viendo el pasillo, agregó. “Supongo que está lleno de trampas.”

Las lanzas salían desde la pared y del techo atravesando a los cadáveres, impidiendo que las personas cruzaran.

Más allá había un pasillo de cincuenta o sesenta metros que estaba limpió y sin rastros de que las trampas se hubieran activado.

Lo peor era que en las paredes había círculos mágicos y tallados que daban a entender de que algunas las trampas instaladas podían ser mágicas.

Su hermano vino aquí antes del Gran Cataclismo y de la energía mágica, y probablemente él cruzó sin desencadenar nada, pero era diferente con el grupo al cual pertenecía esos dos esqueletos.

Y si bien estaban esos dos muertos, no había ningún otro rastro, pero un hecho estaba claro… Quienes vinieron con el grupo de eso dos esqueletos habían cruzado sin problemas. 

“Vamos.” Dijo Aurora a Alice y su hermana la entendió al instante.

La sombra bajo los pies de Alice surgió y la oscuridad brotó, tragándola a ella y a Leslie tan solo para aparecer en el espacio interno de su hermana.

Ambas sintieron como Alice se convertía el líquido en una sombra intangible y avanzaba por el pasillo sin desencadenar ninguna trampa.

Aurora en el interior de la sombra recibió la mirada parpadeante de Leslie y ella se encogió de hombros.

“No soy tan experimentada para cruzar esa entrada sola.” Murmuró Aurora.

“Se siente anticlimático, pero eficaz.” Respondió Leslie siendo honesta.

¿Se sentía anticlimático que evitaran las trampas usando a su hermana? Alice podía convertir su oscuridad en una forma sólida, líquida y también en una forma de sombra intangible.

Era en esa forma que no tocaba nada y por la cual podía moverse con una mayor facilidad y esta vez fue igual.

En unos segundos ambas cruzaron el pasillo y llegaron a una puerta final que Alice abrió y entonces Aurora y Leslie volvieron a salir.

Esta vez el pasillo al que salieron se dirigía hacia el centro de la pirámide y a diferencia del pasillo anterior estaba decorado con algunas estatuas de piedra negra.

Estatuas humanoides de piedra bastante curiosas o lo más curiosas que unas estatuas que llevaban una túnica y tenían un cráneo con una capucha cubriéndolo y cuyos ojos eran dos diamantes de color rojo podían ser.

Para ser estatuas de piedra el diseño era espléndido y esas estatuas estaban a cada lado del pasillo, especialmente en las entradas que dirigían recámaras a los lados, ocupando el interior hasta el final.

Aurora, sin soltar su espada, avanzó hacia adelante y al llegar al primer cruce en donde estaban los pasillos notó las recámaras internas.

Todas las paredes eran de piedra negra con tallados y círculos mágicos, pero las recámaras no tenían decoraciones, sino que múltiples sarcófagos.

Era un espacio grande, pero todos estaban ocupados con sarcófagos uno al lado del otros parados a cada lado y cada sarcófago tenía una forma humanoide grabada en la parte frontal.

Lo más extraño no eran las figuras humanoides, sino que cada sarcófago estaban abiertos y no había nada en el interior.

“…”

El silencio se volvía cada vez siniestro y entre más avanzaron notaron que cada recámara estaba ocupada con estos sarcófagos y cada uno de ellos estaba vacío.

A quien sea que esos sarcófagos tenían, ahora ya no estaban y Aurora pensó en los ‘antiguos’ que aparecieron durante la calamidad no-muerta.

No podía definir si los que salieron aquí eran ellos, pero fue claro que estaban relacionados.

Al llegar al final del pasillo ya acercándose al centro de la pirámide, Aurora volvió a empujar la entrada y esta vez el otro lado se reveló.

No era un pasillo, sino que una recámara enorme que ocupaba todo el centro de la pirámide.

Tenía la forma de un círculo y había escaleras que conectaban los diferentes pisos hasta que llegaban al final, pero lo más llamativo no era eso, sino que el centro.

El centro de la recámara había un trono de oro macizo y al frente un sarcófago con la forma de esqueleto tallada en la tapa y a su alrededor estaban cuatro pilares que se elevaban hasta lo más alto del techo formando un cuadrado.

Esos pilares con grabados y círculos mágicos reunían la energía mágica y la extendían tanto por la pirámide como en el techo, todo mientras también sellaban el centro en donde del trono y el sarcófago que ahora estaba vacío.

La tapa del sarcófago estaba en el suelo y el polvo dejaba ver que nadie había venido desde hace tiempo.

Aurora notó como su hermana extendía su sombra moviéndose por las escaleras para adentrarse a los pisos principales y explorar.

“Cada piso tiene recámaras con sarcófagos abiertos.” Informó Alice provocando una mayor seriedad.

Aurora frunció el ceño y al seguir observando notó con mayor atención algunas secciones de la pared.

La pared negra era sólida, pero había secciones cuadradas que solamente eran piedras sin tallados ni círculos mágicos como si algo faltara.

Calculando el tamaño de los murales que había visto en la torre mágica de su hermano con esas paredes, ella frunció el ceño y se acercó al centro en donde estaban los cuatro pilares y pudo sentir como la barrera impedía el paso.

Alguien vino antes, pero era difícil saber hace cuanto fue.

Esos cadáveres que estaban antes eran viejos y los relojes holográficos antiguos que usaban eran de los años de la calamidad no-muerta, pero Aurora sintió que eso no era todo.

“Alice sigue buscando con tu sombra. Leslie fíjate si puedes ver algo con tu IA.” Murmuró Aurora y ella caminó alrededor de los cuatro pilares que protegían tanto el trono como el sarcófago vacío.

Vio que Alice usaba múltiples sombras para explorar tanto las secciones de la pirámide como las paredes y Leslie sacó un dron que escaneaba todo.

Aurora, por su parte, flotó observando por arriba el sarcófago vació y notó que no había nada.

¿Su hermano se llevó los cadáveres? Tal idea no tenía sentido.

Por lo que ella había escuchado su hermano no era un nigromante y no le era necesario obtener cadáveres sin almas y lo único que parecía haberse llevado eran los murales que contenían las almas y lo hizo porque era un mago espiritual.

Al menos eso era lo que Aurora recordaba de la historia que su cuñada le mostró cuando ella fue a visitarla.

Tampoco su cuñada parecía saber demasiado del tema y hasta dio la impresión de que luego de dejar que su amado robara los murales y de deshacerse la maldición que atrapaba las almas en los murales, ella no le importó que más sucedía.

“Aurora.” Llamó Leslie mientras estaba al frente de la pared donde Aurora suponía que estaría un mural.

Aurora se acercó notando que el dron que Leslie usaba estaba escaneando la pared.

Esta parte del mural estaba al otro lado de la entrada y Aurora al acercarse frunció el ceño.

“Cada sección como esta de la pared está vacía como si algo faltara, pero esta pared tiene un círculo mágico moderno. Según el análisis de mi IA es un círculo mágico de movimiento espacial.” Informó Leslie con un tono serio.

A pesar de que las magias en diferentes épocas tenían ciertas similitudes básicas, la magia moderna estaba diseñada de tal modo que se daba importancia a la eficacia.

Hasta Aurora podía reconocer los círculos mágicos y si bien este estaba bien cubierto por la pared de color negro al acercarse lo notó.

A diferencia de los circuitos y las líneas en otras partes de la pirámide que eran complejas y extrañas, este círculo mágico era eficaz y simple.

“No he encontrado ningún rastro de alguien abriendo una segunda entrada.” Dijo Alice.

Aurora suspiró.

No entendía lo que sucedía, pero no necesitaba entenderlo.

Ella les dio una mirada a los pilares y luego levantó la cabeza mirando el techo… Sabía que esos pilares estaban haciendo algo y aunque no entendía la complejidad de todo, comprendía que la estructura era en sí misma algún tipo de círculo mágico o matriz compleja.

Si no fuera de esa manera, la energía mágica no se movería por las paredes ni tampoco se dirigiría a estos pilares o a los pilares que estaban afuera.

“Alice llévanos a fuera de la pirámide. Creo que es hora de llamar a la Cardenal Najjar.” Dijo Aurora.

Ya fuera que la pirámide estuviera haciendo algo o que alguien más había venido antes, lo descubrirían una vez que la Cardenal Najjar viniera.


Comentarios del capítulo: (0)