historia-la-caida-capitulo-64
Historia La Caída Capitulo 64
38736
841

Historia Paralela La Caída Capítulo 64: Regaño.

Historia Paralela La Caída Capítulo 64: Regaño.

“¿Me estás escuchando?”

Aurora reaccionó de repente y miró al profesor que estaba frunciendo el ceño al frente de ella.

Estaba en la oficina privada del profesor de una de sus asignaturas y la mirada que le daba el profesor era seria y llevaba un toque de fastidio combinado con decepción.

“Sí. Me estaba mencionando que mis notas bajaron.” Respondió Aurora en calma.

Estuvo distraída ya que escuchaba mucho ruido desde afuera y sus sentidos de rango A se agudizaron lo suficiente como para escuchar el comedor que estaba ciertamente lejos de aquí.

Ella se concentró no queriendo ser irrespetuosa con el profesor que mostraba ‘decepción’… Una emoción curiosa que apuntaba a ella.

“No sé lo que sucede contigo, pero durante este año tus notas han bajado.” Dijo el profesor y relajando su expresión, señaló. “No se trata de una reducción de notas simple. Es notable. Has pasado de obtener sobresaliente a ‘bien’. Me preocupa.”

El profesor estaba preocupado sinceramente por ella como estudiante y por su reducción de notas y le fastidiaba que ella no le diera la importancia que merecía y lo decepcionaba.

Una ‘sobresaliente’ estudiante cayó en picadas en las notas y se volvió una ‘buena’ estudiante o quizás una estudiante promedio. A mejor lo que decepcionaba al profesor era la pérdida de un potencial estudiante.

“¿Los exámenes no se aprueban con seis?” Preguntó Aurora con curiosidad y al ver que el profesor la miraba seriamente, señaló. “Técnicamente he aprobado.”

El profesor frunció el ceño y suspiró poniéndose la mano en el rostro al escuchar su respuesta que no le agrado.

Sus notas bajaron de nueve a siete o seis, lo necesario para aprobar y paso de una sobresaliente estudiante a solamente una estudiante promedio que comparado con sus compañeros era mediocre.

Así de excelentes eran los estudiantes de esta escuela.

“No sé lo que sucede y si quieres contarme lo que te ocurre estoy dispuesto a escuchar y aconsejarte.” Dijo el profesor y al ver que ella no hablaba, comentó. “No creo que sea algo que sucede en tu casa. Tu hermana mantiene notas perfectas.”

¿Sus bajas notas se debían a problemas en su casa? Aurora dio una media sonrisa al ser comparada con su hermana y trató de ocultar el orgullo que sentía al escuchar que su hermana tenía notas perfectas.

Quizás ella podría igualar a su hermana en las notas si se esforzaba y no era que le faltara tiempo, ya que tenía el espacio blanco, sino que interés. Aurora perdía el interés al estudiar demasiado rápido y sentía que nada de lo que estudiaba le agradaba y no lo disfrutaba.

Al menos no tanto como Alice le gustaba estudiar teología o incluso alquimia o como ella misma disfrutaba entrenar con su espada.

Sin embargo, el estudio si no se quería hacer por interés era necesario hacerlo por responsabilidad. Los niños deben estudiar y aprender al menos hasta terminar la secundaria, al menos eso era lo que sus padres le mencionaba. Luego las posibilidades en este mundo eran variadas y ella como una usuaria de habilidades tenía mayores posibilidades que otros en su perspectiva futura.

“Hasta tus notas de la clase de combate han bajado y eso que era la mejor de la clase por lejos.” Dijo el profesor con un tono serio.

La expresión de Aurora tembló sutilmente, pero le fue difícil responder.

La única entre sus compañeros que podía igualarla era su hermana que, aunque no lo mostraba, era el mismo rango que ella, pero Alice no lucharía en contra de ella y tampoco le gustaba entrenar, llevando a que esas clases fueran aburridas.

A veces hasta el profesor que era un rango A le parecía simple y aburrido… Era una enseñanza para niños que apenas tocaban el rango D, aquel rango que significaba despertar alguna habilidad.

“Mi familia me pidió que no entrenara abiertamente. Similar a mi hermana.” Respondió Aurora lo más respetuosa que pudo.

No iba a decir que el profesor enseñaba lo que ya había aprendido o que sus compañeros eran débiles, sino que ella era demasiado fuerte.

Estaban en el año 2039 y ella tenía once años y ya era un rango A que estaba alcanzando el máximo potencial de ese rango y si bien ascender más allá era difícil, a nivel mundial no había tantos rangos A.

Aurora podía mostrar sus habilidades, sorprender a sus profesores y eclipsar a sus compañeros, pero no obtendría nada de ello.

Algunos podrían decir que si se mostraba delante de sus compañeros, ellos tratarían de alcanzarla, pero la diferencia de rango era abismal y ella podría destruir la autoestima de sus compañeros.

Quizás era un pensamiento orgulloso, aun así, ella no tenía interés de obtener la atención o admiración y por tal razón pidió que le hicieran un conjunto de heroína para ocultarse… Aunque en esta parte le gustaba la idea de ayudar y la sensación de ser una heroína.

“Ya he hablado el tema de notas con mis padres. He encontrado interés en otras áreas y mis padres me han permitido desarrollar esos intereses a mi gusto.” Dijo Aurora y dando una sonrisa, añadió. “Por supuesto, no abandonaré la escuela ni dejaré de estudiar. Simplemente, no deseo ser una estudiante perfecta.”

No iba a ser irrespetuosa y señalar que las clases le aburrían o que los temas no le interesaban, sino que fue honesta sobre que tenía otros intereses con mayor prioridad y decidió optar por sacar la carta de sus padres.

Sus padres sabían que ella salía como una heroína y que usaba los círculos mágicos para moverse prácticamente por gran parte del mundo y ellos lo aceptaban.

Era necesario estudiar porque era una responsabilidad como una estudiante en formación y se esforzaría para cumplir con el estándar general de formación. Sin embargo, su objetivo no era seguir una carrera universitaria, sino que perfeccionar sus habilidades y convertirse en una heroína.

Y con la Academia de Héroes fundada por el héroe Aarón Vincent, convertirse en ‘héroe’ ya no era un ideal, sino que una profesión.

Aurora ocultó el hecho de que ella era una heroína ligeramente clandestina y no era honesta porque si otros se enteraban causaría revuelo… Después de todo, esa era la razón por la cual sus notas disminuyeron.

Pasaba la mayor parte de su tiempo limpiando mazmorras en países que no podían costearse rangos A e incluso limpiando áreas que nadie deseaba limpiar y cuando sucedía algo grande, ella siempre estaba presente y este mundo sucedían eventos grandes.

“Bien. Lo entiendo. Lo dejaré pasar. Sin embargo, trata de no faltar demasiado. Ese sería un problema.” Dijo el profesor y luego, al ver que ella incluso dudaba en darle una respuesta afirmativa en eso, soltó un suspiro. “Puedes irte.”

No podía prometerle que no faltaría a clases y, ¿cómo podría? El incendio de Bangkok que sucedió en Tailandia la llevo dos días de trabajo y eso que un rango SS estaba ahí.

El desborde de hace unos meses en Portugal fue más corto, pero los monstruos se movían para todas partes y ella tuvo que cazarlos durante todo un día.

Aurora salió de la oficina del profesor y suspiró al salir.

“Debo esforzarme.” Murmuró en voz baja.

La dificultad de llevar una vida de estudiante y la responsabilidad de su deseo de ser una heroína la presionó más de lo que había esperado.

En las noches de este lado del mundo ella la pasaba luchando en contra de monstruos, criaturas o bestias al otro lado del mundo.

Durante el día en sus tiempos libres se aventuraba por todas partes de Europa y si bien algunas situaciones eran eventos grandes que la sobrepasaban, la mayoría de veces se encargaba de tareas pequeñas.

Sin embargo, tantas tareas venían con el costo de no estar en casa y no disfrutar de algunas pequeñas cosas que de otro modo disfrutaría.

Aun así, le gustaba entrenar y luchar en contra bestias o monstruos y también disfrutaba ayudar a las personas pese a que los sucesos más trágicos no le gustaban.

Aun así, no tenía que olvidar ser una heroína, no tenía que ser al costo de su vida de estudiante.

Aurora, luego de relajarse, se dirigió a donde estaba todo el ruido y fue al comedor en donde vio a muchos estudiantes abarrotados en la entrada, prácticamente impidiendo el paso.

“Apártate del camino.” Un niño mayor empujó a otros de menor tamaño para entrar y tiró a uno de ellos al suelo.

Aurora que estaba cerca tosió en voz alta para llamar la atención y ese niño se giró para notarla y de inmediato frunció el ceño.

“Deberías tener cuidado. Al menos que quieras que tus padres sean llamados por los directores.” Dijo Aurora en voz alta y el niño se tensó de inmediato, aunque la miraba con disgusto.

Cada uno de los estudiantes sabía que sus padres eran influyentes y a pesar de que muy pocos de ellos sabían quiénes eran específicamente, los padres de esos niños les advertían.

Eran los hijos de los influyentes de la iglesia quienes se comportaban de esta manera, dejando a aquellos que venían del orfanato a un lado y lo bueno era que los profesores eran muy estrictos en mantener el orden.

Aurora se dirigió para ayudar al niño de baja a estatura.

“Gracias…” Murmuró el niño antes de huir entre la multitud reunida en la entrada y el otro niño también se fue, dejándola sola.

Aquellos que venían de los orfanatos no querían juntarse con ella por los rumores de que sus padres eran influyentes y aquellos niños que venían de familias influyentes en la iglesia, fueron advertidos gravemente por sus padres y se alejaron… Llevando a que la escuela fuera solitaria.

Para Aurora era algo bueno, ya que la pasaba con su hermana, que no le gustaba acercarse a nadie más y prácticamente no le gustaba hablar con nadie.

Aurora caminó entre la multitud, acercarse a ver lo que sucedía y notó la televisión del comedor trasmitiendo para todos.

“¿Qué sucede?” Preguntó Aurora en voz baja al ver una tormenta siendo trasmitida.

La pregunta fue a otro estudiante que estaba centrado en la televisión.

“Una mazmorra supuestamente de rango S ha aparecido. Sin embargo, esta ha liberado un ave de rango SS… Oda Vanich el rango SS de Tailandia lo está enfrentando.” Respondió el estudiante sin mirarla.

Aurora se concentró en el noticiero y en la tormenta que estaba siendo trasmitida.

La trasmisión era de alguna parte de la costa de las Islas Andamán y Nicobar en el Golfo de Bengala y la tormenta torrencial provenía de una gigantesca figura a lo lejos.

Las grabaciones eran simplemente de un ave que pasaba entre las nubes tormentosas y causando relámpagos y trayendo vientos torrenciales, y tal bestia viajó hacia las costas de Birmania, parte de la Alianza de Tailandia.

Aun así, detrás quedo el portal desbordándose con bestias y criaturas.

“A pesar de los portales experimentales de la Empresa Cosmos han sido abiertos para el envío de apoyo. El viaje a la isla es largo y los refuerzos pueden tardarse. Oda Vanich ha ido a interceptar la bestia y su gente se ha movilizado para ayudar, no sabemos lo que les depara a los cien mil habitantes de Port Blair.”

La tensión que emanaba el anfitrión era alta y Aurora también lo sintió en el comedor cuando todo quedo en silencio y ella salió hacia atrás, saliendo entre los estudiantes y utilizó su nuevo reloj holográfico para enviar un mensaje.

A pesar de que la Empresa Cosmos estaba abriendo portales, todavía no estaban abiertos a todo el público, pero había otros métodos para llegar a la isla, incluso si los círculos mágicos de teletransporte no funcionaban. Los magos espaciales podían ser útiles en este momento.

Su madre y su padre seguramente se preparaban para ir y ella también quería ir.

“¿Madre puedo ir?”

Aurora envió el mensaje a su madre y a pesar de que su madre lo leyó, ella se tensó mientras pensaba en otras posibilidades.

La mazmorra que se desbordó era de rango S y si bien se habló los detalles, era probable que fuera una mazmorra temporal de alta densidad mágica, lo suficiente como para contener una criatura de rango SS.

Era la primera vez que sucedía y también era raro, ya que para que la densidad de energía mágica se condense de esa forma necesitaba tiempo y no era algo que sucediera comúnmente.

Si iba se enfrentaría a criaturas y bestias de rango S y cientos si no es que miles de rangos A, pero ella como un rango A podía ayudar.

“Prepárate en diez minutos estaré en casa.”

La respuesta de su madre fue un audio y la mujer le permitió ir quizás dándose cuenta de que, si no le permitían ir, ella buscaría otros medios y Aurora ya estaba pensando en otros medios.

James tenía magos espaciales que la podían ayudar para moverse de un lado a otro y a diferencia de su madre, ella lo único que necesitaba convencer era a su hermana.

Aurora, al pensar en su hermana, levantó la cabeza y se dio cuenta de que Alice estaba al frente de ella esperándola.

Por la mirada indiferente y ligeramente seria que daba, fue obvio que su hermana vio la noticia y sabía lo que ella iba a hacer.

“¿Lista?” Preguntó Alice.

Necesitaba avisar al director de que tenía que retirarse temprano y como tenían un artefacto espacial que la llevaría a casa podría llegar con facilidad.

“Vamos.” Respondió Aurora sin ocultar la sonrisa de que su hermana la acompañara.

La ayuda de su hermana en batalla era incuestionable y Aurora le gustaba tenerla a su lado, aunque Alice solamente se ocultara en la sombra.


Comentarios del capítulo: (0)


historia-la-caida-capitulo-65
Historia La Caída Capitulo 65
38756
842

Historia Paralela La Caída Capítulo 65: El día.

Historia Paralela La Caída Capítulo 65: El día.

Las olas del mar golpeaban la costa y la lluvia torrencial caía desde el cielo de tan manera que el agua se reunía en las calles de Port Blair.

Era de noche, pero los relámpagos iluminaban la isla y dejaba ver decenas de aves corriendo por las calles, saltando entre los autos e incluso intentando entrar a las casas.

Las aves eran similares a los ‘Emú’ y median dos metros de altura, con alas escamosas y si bien no podían volar, no lo necesitaban.

Extremadamente veloces, sus agarras eran tan afiladas que cortaban el metal y sus picos eran puntiagudos y penetraban en las armaduras y barreras.

“Protejan las calles. ¡Levanten muros!” El líder de los paladines que vino con la Iglesia del Tiempo y el Espacio dio una orden tras otra.

A su mando estaban los aventureros, mercenarios y héroes de la ciudad, al igual que refuerzos extranjeros que vinieron con mayor rapidez.

Los magos levantaban muros de piedra entre los callejones de los edificios, prácticamente sellando las calles, mientras que los espadachines y luchadores estaban en el frente resistiendo las cargas de esas aves.

Agatha que estaba oculta en el cielo, vio a alguien brillando entre todos los rangos A del área.

Al igual que los rangos S esa persona estaba al frente de la batalla con sus dos espadas en la mano y cortaba a las aves, esquivaba y saltaba en el aire.

Ella lanzaba su espada izquierda y la movía con las cadenas de oscuridad, permitiendo que la espada se deslizara en cortes a larga distancia y a veces la oscuridad que rodeaba la espada brotaba atrapando a las aves y causando graves heridas.

Otras veces la joven luchaba directamente con sus dos espadas, siempre centrándose en cortar miembros de las aves e incluso a veces iba a por aquellas bestias que escapaban.

“¡Primera Heroína! ¡No te adelantes! ¡Arqueros y magos estén listos!”

El líder paladín llamó a la heroína por su título y la joven de cabello rubio retrocedió.

¿Desde cuándo la llamaban de esa forma? Todo empezó en Tailandia en el incendio de Bangkok donde ella participó y ahora Aurora era llamada la ‘Primera Heroína’.

No importa cuando Aurora se ocultará detrás de la máscara, la armadura plateada, la estatura y el cabello rubio no podía ocultar el aura juvenil, ni la voz de una niña y también la manera que ella actuaba.

Aurora podía ser fuerte en batalla, pero cuando ella hablaba con cualquier líder era respetuosa, similar a una joven adolescente que respetaba a los adultos.

No tenía el orgullo de un rango A que no le gustaban las órdenes… Por supuesto, la altura de Aurora también era un indicativo de lo joven que era y ahora ella retrocedió con el grupo, volviendo a unirse con todos y manteniendo el frente de batalla.

Agatha miró a su hija mientras la lucha continuaba y la lluvia caía desde lo alto.

Todos pensaban que la Primera Heroína tenía catorce o quince años, pero Aurora tenía once años… Era una niña con la fuerza de un adulto y con la destreza de una jugadora.

La llamaban ‘Primera Heroína’ porque todos creían que era una adolescente de la ‘Nueva Generación’ y como tal ella se convirtió en la primera heroína de esta generación.

“Los heridos vayan hacia atrás. ¡Retrocedan lentamente!” Ordenó el líder de vuelta.

Las aves seguían viniendo, no importa cuánto se eliminarán y el grupo de defensa retrocedió de manera lenta y segura mientras su hija estaba entre ellos.

Técnicamente, sus dos hijas, pero Alice no se mostraba como Aurora lo hacía y se ocultaba en la sombra de su hermana.

Agatha levantó la cabeza de repente y sintió las ondas mágicas del centro de la isla y ella levantó su varita en lo alto.

Si bien ella y su esposo estaban aquí para ayudar, fue su esposo quien fue por la mazmorra temporal de rango S que se había formado y que había liberado un ave de rango SS, así que ella tomó la tarea de seguir secretamente a su hija.

Aurora era una niña y si este fuera un mundo normal, ella no tendría que estar aquí, pero este mundo dejó de ser normal hace mucho tiempo.

Agatha podría prohibirle a su hija que saliera y luchara arriesgando su vida, pero Aurora lentamente se rebelaría hasta que ella escapara de casa e hiciera todo por su cuenta en solitario.

Contrariar a su hija era la peor decisión que podría hacer como madre y las consecuencias podrían llevar a que Aurora escapara y el problema era que su hija no necesitaba depender de ellos.

Un rango A podía vivir extremadamente bien y era muy bien recibido en los gremios, lo que significaba que si su hija lo quería podría ganarse la vida y vivir por su cuenta sin ninguna restricción paterna.

E incluso en algunas naciones se estaba buscando que aquellos menores que eran usuarios de habilidades fueran considerados ‘adultos’ para que pudieran ser juzgados por la ley y, por ende, se emancipaban de sus padres.

Agatha prefería estar de lado de su hija manteniendo un ojo en ellas, así de ese modo la ayudaba y protegía como hoy.

“No durará.”

La voz sonó en su oído y Agatha que escuchó la voz infantil de su nuera, frunció el ceño.

¿Cuánto tiempo faltaba para que Aurora ascendiera al rango S? Incluso si ascender a ese rango no era lo mismo que ascender al rango A, su hija no solamente era excelente, sino que era decidida y tenía la voluntad para conseguir sus objetivos.

Que despertara su concepto en el rango A era la prueba de que eventualmente ascendería al rango S y si seguía de este modo sin ningún percance hasta podía alcanzar el rango SS o más.

La protección que ella le daba no duraría y no era porque no quisiera, sino que llegado un momento su hija haría todo por su propia cuenta.

Agatha se volvió a concentrar en la figura que venía desde la montaña.

Su esposo, que era cada vez más alto vino volando y se acercó a ella con una expresión seria.

“Ya he limpiado la mazmorra.” Avisó Antón con un tono serio y mirando la batalla, preguntó. “¿Actuamos?”

Le estaba diciendo si eliminaban a las aves, pero Agatha negó con la cabeza.

Las fuerzas de defensa tenían la situación controlada y participar era innecesario, al menos en esto.

Agatha se giró hacia donde venía la tormenta y vio los relámpagos a lo lejos de la isla y frunció el ceño.

Oda Vanich estaba luchando en contra del ave de rango SS que salió de este portal... Tal era lo que todos los canales mencionaban.

Lo que de verdad había sucedido era que los más influyentes de la ciudad realizaron varios rituales con la intención de debilitar la barrera dimensional con el objetivo de volverse más ricos. Que la barrera dimensional fuera debilitada ayudaría a que las mazmorras aparecieran con mayor frecuencia y eso traería prosperidad a la isla.

Por supuesto, fallaron y debilitaron de tal modo a la barrera que provocó que una alta cantidad de energía mágica entrara y se formara una mazmorra de rango S temporal que dio vida también a una bestia de rango SS.

Ahora ‘Oda Vanich’ estaba luchando y la razón por la cual ella no había ido a apoyarla era simple.

“¿Es hora de ir?” Preguntó Antón en calma.

“Sí. El espectáculo está llegando a su fin.” Respondió Agatha al escuchar la confirmación de su mente.

Ambos volaron hacia el mar dónde provenía la tormenta de relámpagos y luego de varios kilómetros vieron los relámpagos elevándose al cielo con una gigantesca ave sin plumas y cuyas alas eran similares a las de un murciélago.

Era gigantesca ya que su longitud rondaba los siete metros y con las alas abiertas el triple de tamaño y estaba volando hacia arriba mientras Oda Vanich el rango SS de la Alianza de Tailandia, lo sostenía de la cabeza.

Ambos volaron hacia el cielo desapareciendo entre las nubes oscuras y luego un relámpago descendió.

Tan grueso y tan grande que quemó el mar creando un agujero y desde el cielo cayó el ave y el humano quemado y ambos se hundieron en lo profundo del mar.

Los magos que estaban cerca gritaron por las olas que se generaban y los relámpagos que caían desde el cielo, pero cuando trataron de adentrarse al mar no pudieron por la electricidad que circulaba por el agua.

Agatha que sintió los estruendos en lo profundo del mar, frunció el ceño al sentir una ligera aura y luego dio una sonrisa cuando una explosión sucedió en el fondo del mar y el agua se elevó masivamente como si alguien explotara una bomba.

El aura que apenas había captado desapareció totalmente, al igual que el aura de la criatura de rango SS.

“Al parecer lo logró.” Murmuró Antón entrecerrando sus ojos.

Antón sabía quién era ‘Oda’ y a lo que apuntaba no fue a la victoria, sino que romper la barrera entre rangos y la masiva explosión fue la prueba del poder destructivo de una calamidad.

Por supuesto, Agatha sabía que Víctor había logrado algo más y que desde el fondo del mar flotara solamente el cadáver de un ave medio destruida.

Nadie vio el cuerpo de Oda Vanich y probablemente nadie lo volvería a ver. 

******

Un hombre desnudo salió del mar en la costa de Birmania y caminando por la playa sonrió mientras se quitaba la mugre de su cuerpo.

Víctor respiró hondo mientras sus pies se hundían en la arena y soltó una carcajada sin importarle su desnudez.

La risa fue llena de regocijo y diversión.

¿Cómo no podría regocijarse? En este mundo las batallas en contra de rangos SS eran raras, pero hoy había logrado tener una batalla en la que él era el único participante.

Le pidió a la pareja de su amigo el favor de que le avisara a Agatha para que no interviniera y también para que la ayudara indirectamente.

Había querido deshacerse de Oda Vanich en una muerte y la había estado planeando durante un tiempo, pero con esta situación él adelantó sus planes.

Una batalla a muerte en contra de un rango SS fue la solución y la batalla sucedió y esa ave quemó su cuerpo y lo llevo al límite y él pudo pasar ese límite.

Sin embargo, lo que le permitió pasar ese límite no fue su batalla, sino que su voluntad y determinación.

Para él, la muerte de Oda no era el cierre a una identidad que había usado, sino que el inicio de su verdadero objetivo… El inicio de un plan que le llevaría años y darle muerte a ‘Oda’ era iniciar ese plan y este plan no podía ser detenido una vez que iniciara.

Su voluntad y determinación a lograrlo le permitió que durante esa batalla él diera el primer paso para que todo fuera perfecto… Alcanzar el rango SSS.

“El primer rango SSS y nadie me conoce.” Murmuró Víctor al calmarse.

Se convirtió en el primer rango SSS del mundo si es que ningún otro logró lo mismo en silencio.

Víctor Pellegrini seguiría siendo desconocido trabajando en silencio en este mundo hasta que llegara el día de mostrarse.

El día en el que su plan finalmente entrara en la etapa donde requería estar al frente.


Comentarios del capítulo: (0)