tmw-capitulo-44
TMW - Capítulo 44
37668
44

Capítulo 44: Maestro del Cielo Desolado Femenino

Traductor: Crowli

Capítulo 44: Maestro del Cielo Desolado Femenino

"Maestro, ¿no dijiste que íbamos al desierto divino del noroeste para matar a las bestias desoladas de allí? ¿Por qué hemos acabado viniendo al Páramo de las Nubes? El Páramo de las Nubes es un páramo estéril, ¡probablemente vacío de fuertes bestias desoladas!" La joven dijo con una voz dulce y suave.

"El páramo divino del noroeste... Suspira*. Has nacido con meridianos Yin y careces de fuerza física. Entre las bestias desoladas que vagan por el desierto divino del noroeste, hay algunas bestias desoladas de alto nivel. Será difícil para ti manejarlas", el anciano gordo sacudió la cabeza.

"De acuerdo, Xingtong, te daré quince minutos para refinar esta bestia feroz de nivel seis en una reliquia de hueso desolado. Como dije antes, esto es para darte experiencia. A menos que tu vida esté en peligro, no interferiré". Después de que el anciano gordo terminara sus palabras, eligió una gran roca para descansar sus nalgas, y comenzó a mirar el paisaje.

La chica asintió con la cabeza. Se arremangó con un dedo y sacó un disco de bronce. El disco de bronce tenía inscritas densas runas. En el momento en que el disco apareció, voló hacia el cielo y se hizo más grande. Muy pronto, el disco era del tamaño de una casa. A continuación, la bestia feroz de nivel seis fue absorbida por el disco, convirtiéndose en una luz blanca cegadora.

En la luz blanca, el cuerpo de la bestia feroz parecía arder. Su carne se derritió y, junto con la esencia de la sangre, se filtró en los huesos. En pocos segundos, la bestia feroz se había convertido en un esqueleto. Después de unos segundos más, el esqueleto también comenzó a derretirse y empezó a fundirse...

Mientras esto ocurría, los dedos de la chica comenzaron a unirse para formar un sello. Sus dedos eran largos, y debido a los rápidos movimientos del proceso de sellado, se formaron sombras de dedos. Una serie de encantos de sellado fueron enviados por ella, volando hacia el disco, combinándose con los huesos de la bestia.

En menos de quince minutos, todos los huesos de la bestia se habían fundido por completo, reduciéndose finalmente a una reliquia de hueso del tamaño de una judía verde. Si Lian Chengyu hubiera visto esta escena, habría gritado de sorpresa.

¡Maestro del Cielo Desolado! ¡Esta joven era una Maestra del Cielo Desolado! Era difícil de creer que la chica tuviera esta temible habilidad de refinar fácilmente una bestia feroz de nivel seis en menos de quince minutos. Si esta chica hubiera querido, ¡refinar los huesos desolados de Pitón ¨de Escarcha del clan Lian habría sido pan comido!

La reliquia de hueso cayó en la palma de la chica, que empezó a fruncir el ceño al ver la reliquia de hueso. Estaba claro que no estaba satisfecha. "Todavía no es lo suficientemente pequeño". La chica negó con la cabeza. Su objetivo era reducir una bestia feroz de nivel seis al tamaño de un grano de arroz en quince minutos. A juzgar por el resultado, parecía que todavía estaba lejos de la meta.

"Xintong, no seas demasiado ansioso. Eres el Maestro del Cielo Desolado con más talento que he visto en todos mis años de andar por el mundo, qué pena..." El anciano gordo dijo con un suspiro. Ser capaz de reducir una bestia feroz de seis grados a una reliquia del tamaño de un grano de arroz en quince minutos no era algo que hubiera podido hacer a los diecisiete años.

Era una pena que la chica llamada Xintong tuviera meridianos Yin. Su piel era tan pálida debido a los meridianos Yin. Tener Meridianos Yin era una condición extremadamente rara. Era una enfermedad terminal que sólo aparecía en las mujeres.

Una chica con Meridianos Yin era débil al frío. Incluso durante el verano, tenía que llevar un abrigo. Una persona normal con Meridianos Yin viviría como máximo hasta los dieciocho años antes de caer en un letargo de dos o tres días. A medida que pasaba el tiempo, dormía más y más frecuentemente, hasta el punto de que cada sueño duraba casi un año. Con el paso del tiempo, la vitalidad de su cuerpo se iba debilitando poco a poco, hasta llegar a la muerte.

Pero Xintong había nacido en el antiguo clan de la familia Lin, que tenía una antigua herencia. Con el apoyo de la familia Lin, podía consumir reliquias de bestias desoladas del elemento fuego. Con el Yang puro de las reliquias del elemento fuego, era capaz de combatir el frío escalofriante de su cuerpo.

Aunque vivir una larga vida no era un problema, para el cultivo era una historia diferente. Una persona nacida con meridianos Yin nunca podría abrir completamente sus meridianos durante el reino de los meridianos. Un peligro latente resultaría de este reino. También sería más difícil cultivar a un reino más alto, y cuanto más alto fuera, más difícil sería. Finalmente, ¡se llegó a un cuello de botella!

Aunque tener meridianos yin era una maldición, siempre había excepciones. Las leyendas hablaban de una Gran Emperatriz humana que tenía meridianos Yin en la antigüedad. Ella había utilizado su propia fuerza para conectar sus meridianos. Cuando los meridianos Yin se conectaban de nuevo, se producía una transformación desconocida. Sin embargo, esto estaba mal documentado en los libros de historia.

El maestro de Lin Xintong era este anciano gordo. Había intentado conectar los meridianos rotos de Lin Xintong, pero de los antiguos métodos dejados por los Maestros del Cielo Desolado, ninguno tuvo éxito. Esos antiguos métodos eran arcanos y oscuros. Ya fueran los ingredientes o las técnicas de refinamiento, eran demasiado confusos para el anciano gordo, resultando en resultados abismales. El anciano gordo se preocupaba por su discípulo y había probado todo tipo de métodos mientras vagaba por el vasto desierto, pero sin éxito.

"Maestro, no suspire. Aunque tengo meridianos Yin, con las reliquias de hueso elemental de fuego, puedo vivir al menos trescientos años. Estoy mucho más bendecida que otros plebeyos". La joven habiendo nacido de un clan con herencia antigua nunca se preocupó por sus comidas y había visto todo tipo de tesoros. Pero a lo largo de los años de vagar por el desierto, su experiencia le enseñó las dificultades del mundo. Sabía cómo luchaban los plebeyos en este mundo. Esto la hizo comprensiva. De hecho, aunque tenía meridianos Yin, estaba mucho más bendecida que los plebeyos por miles de veces.

La chica se tragó la reliquia de hueso que acababa de refinar. Una reliquia de hueso refinada a partir de bestias feroces era de peor calidad que una reliquia de hueso desolada. Sin embargo, pocos guerreros comían reliquias de hueso desolado. Bastaba con comer reliquias de bestias feroces, ya que refinar una reliquia de hueso desolado llevaba mucho tiempo.

"Más adelante, entraremos en el territorio del clan tribal Lian. Hmm, este clan tribal Lian es una pequeña tribu de menos de mil hogares. Realmente no tenemos que entrar", dijo el anciano gordo mientras sacaba un mapa hecho de goma. Lo desplegó y mientras lo miraba dijo felizmente: "Este mapa es todo gracias al Jin Long Wei del Reino Divino Tai Ah. Han creado un nuevo mapa. Originalmente, el mapa del Bosque de las Nubes no había sido actualizado en ochocientos años. Muchas pequeñas tribus habían cambiado de posición. Un mapa antiguo no tendría todas estas indicaciones".

Lin Xintong miró el mapa de su maestro, provocando una sensación de duda en su interior. Hacer un mapa del Bosque de las Nubes era un trabajo ingrato e inútil. Esas pequeñas tribus eran tantas como los granos de arena de los cinco ríos Ganges. No se sabía qué tribu se derrumbaría, dando lugar a una nueva. Trazar un mapa tan detallado requería un gran esfuerzo, pero sería inútil dentro de unos cien años.

Conectándolo con los recientes acontecimientos del Reino Divino Tai Ah en el Bosque de las Nubes, Lin Xintong preguntó: "Maestro, ¿por qué viajamos desde lejos para venir al Bosque de las Nubes a propósito? Además, he oído que el Reino Divino Tai Ah ha enviado a Jin Long Wei aquí, en preparación para la selección de guerreros en el Bosque de las Nubes pronto. Se requiere mucho esfuerzo para celebrar una selección de guerreros en el vasto desierto, así que ¿por qué el Reino Divino Tai Ah lo hizo?"

"¿La razón por la que estamos aquí en el Páramo de las Nubes está relacionada con la selección del Reino Divino Tai Ah?"


Comentarios del capítulo: (0)


tmw-capitulo-45
TMW - Capítulo 45
37703
45

Capítulo 45: Nacimiento de las Nubes Púrpuras

Traductor: Crowli

Capítulo 45: Nacimiento de las Nubes Púrpuras

En el Páramo de las Nubes, había poca gente, mientras que la desolación y las bestias salvajes estaban por todas partes, lo que daba lugar a muchas tribus pequeñas.

En esta situación, reunir a todas las pequeñas tribus para un examen requería mucha mano de obra y recursos.

Aunque el Reino tenía una larga historia, el número de selecciones de guerreros celebradas en el vasto desierto podía contarse con una mano.

No hace falta decir que nacer en el vasto desierto era una tragedia. No sólo había falta de recursos, sino que incluso un prodigio no sería notado por los demás. Así que era imposible salir adelante en la vida.

El Reino Divino Tai Ah lo sabía, pero nada podía ayudar a la situación. Además del Bosque de las Nubes, ¡incluso algunos prodigios de los 108 estados podrían pasar desapercibidos!

A lo largo de los años, un número desconocido de prodigios de las tierras vírgenes había muerto en vano. O bien murieron de hambre, por enfermedad, por caer al vacío mientras recogían hierbas o por ser devorados por las bestias.

Los que podían llegar a ser grandes hombres acababan muriendo como mendigos. Incluso después de morir, no se les daba un entierro adecuado y simplemente se les enterraba bajo tierra. A veces se erigía un palo de madera como lápida, como la de Yi Yun. Sin embargo, estas lápidas se descomponían y se derrumbaban al cabo de unos años. Una vez que los que recordaban a los muertos morían también, su presencia en el mundo se borraba.

Nacer pobre y morir sin dejar rastro; ése era el destino de la gente del desierto. Lian Chengyu lo comprendió profundamente, lo que provocó su visión distorsionada de la vida.

El anciano gordo dijo: "Nuestro viaje aquí tiene tanto algo como nada que ver con la selección del Reino Divino Tai Ah. Para decirlo más concretamente, la razón por la que estamos aquí y la repentina selección de guerreros por parte del Reino Divino Tai Ah son probablemente causadas por el mismo incidente."

"¿Oh?" Esto había evocado el interés de la joven. Un par de ojos largos y delgados se agitaron suavemente mientras sus largas pestañas captaban la débil luz del sol.

"Hace cinco meses, un extraño fenómeno ocurrió en el Bosque de las Nubes. Era un día con el cielo despejado, pero en un par de segundos, todo el cielo del Páramo de las Nubes, una región de cientos de miles de kilómetros, se cubrió de espesas nubes."

"¡Y lo más extraño fue que las nubes eran de color púrpura!"

"La nube púrpura cubrió todo el Páramo de las Nubes. Este tipo de fenómeno era simplemente sorprendente. Incluso los astrónomos del Reino Divino Tai Ah declararon esa noche como un fenómeno astronómico, y lo nombraron: "¡Nacimiento de las Nubes Púrpuras!"

"Este fenómeno había ocurrido de nuevo hace dos meses. Fue aún más espectacular, cubriendo los objetos celestes y enmascarando el mundo!"

"Este Nacimiento de las Nubes Púrpuras alarmó al Reino Divino Tai Ah; pero para los plebeyos del Bosque de las Nubes, no sabían nada. Como el fenómeno ocurría de noche, con su vista normal, les sería difícil distinguir los colores en la noche. Tampoco sabían que las nubes púrpuras habían cubierto todo el Páramo de las Nubes, ni que el Nacimiento de las Nubes Púrpuras había causado un desorden de Yuan Qi en los confines del Páramo de las Nubes."

"¡En ese momento, incluso en las partes más profundas del Páramo de las Nubes, las bestias desoladas que permanecieron dormidas durante cientos de miles de años se sobresaltaron!"

"Sólo hay unas pocas posibilidades de que ocurra un fenómeno así".

"Primero, podría ser el nacimiento de algún tesoro. Sin embargo, el Reino Divino Tai Ah utilizó brújulas de tesoro hace cinco meses para buscar en el Bosque de las Nubes. Aunque las brújulas del tesoro no podrían encontrar la ubicación exacta del tesoro, podrían confirmar la existencia de un tesoro dentro de un gran espacio."

"Pero la brújula del tesoro no tuvo ni una sola reacción. Eso significaba que, o bien no había ningún tesoro, o bien el tesoro era tan misterioso que el detector no podía detectarlo. Si fuera esto último, ¡sería difícil de imaginar! Un tesoro así sería capaz de provocar una tormenta de sangre en las tierras".

"La segunda posibilidad es que un señor solitario de la raza humana haya hecho un gran avance. O podría haber sido una antigua bestia desolada que causara el caos. Sin embargo, tal posibilidad es extremadamente improbable; aunque el Páramo de las Nubes es extenso, sería una mota cuando se considera bajo el telón de fondo del mundo entero. No tiene nada de especial, por lo que un señor recluso o una antigua bestia desolada probablemente no elegiría este lugar."

"En cuanto a la tercera posibilidad, las probabilidades son menores. Son leyendas puramente de oídas, no tiene sentido hablar de ellas. Te he traído aquí, al Páramo de las Nubes, uno fue por ese fenómeno, ¡pues quién sabe si habrá algún tesoro que una tus meridianos Yin!"

"Maestro..." la chica suspiró débilmente. Aunque estaba conmovida, no podía soportar ver a este gordo anciano corriendo por todas partes por la más mínima posibilidad de curarla de su enfermedad terminal.

Pero ella sabía que su enfermedad terminal era una maldición, aunque los rumores mencionan que una antigua emperatriz había logrado unir sus meridianos a través de sus propios poderes, después de todo era un rumor.

¡Tales rumores probaban la dificultad de unir los meridianos de esta enfermedad terminal!

El anciano gordo conocía los pensamientos de Lin Xintong y sonrió: "De acuerdo, venir aquí por un fenómeno así para enriquecer tu experiencia es una necesidad, incluso si no hay resultados de ello. Este fenómeno que ocurrió dentro del Reino Divino Tai Ah hizó que la familia real Tai Ah se alarmara. Además del Reino Divino Tai Ah, ¡incluso los reinos vecinos se habían colado en el Bosque de las Nubes para investigar!"

"En los últimos meses, el Reino Divino Tai Ah había enviado al Jin Long Wei, buscando la causa del fenómeno. Ansiaban que fuera la revelación de algún tesoro. Ya que los Jin Long Wei estaban en el Páramo de las Nubes, bien podrían hacer una selección de guerreros".

Tras el monólogo del anciano gordo, la chica comprendió de repente. No era de extrañar que los Jin Long Wei hubieran trazado un mapa detallado, que incluía incluso las pequeñas tribus de mil casas del Bosque de las Nubes.

"Muy bien, pongámonos en marcha. Después de pasar esa montaña, pasaremos por el clan tribal Lian, y luego nos detendremos en el clan tribal Tao. Esa es una gran tribu de más de cien mil hogares. Podemos descansar allí".

Justo cuando el anciano gordo terminó de decir eso, su corazón dio un vuelco y dejó escapar un silencioso "eh".

"Maestro, ¿qué ocurre?"

"En la cascada de delante hay alguien. Parece un caso de ahogamiento. Vamos a echar un vistazo", dijo mientras empezaba a avanzar por el denso bosque. Aunque sus pasos parecían lentos, cada paso suponía una gran distancia, como si el suelo bajo sus pies se hubiera contraído en longitud.

Lin Xintong también le siguió. Había gente que vivía en la cima, y no interferiría en los sufrimientos de los millones de personas de este mundo. Pero si se encontraran realmente, interferirían salvando vidas.

...

Yi Yun no sabía cuánto tiempo había estado bajo la cuenca de inmersión. Desde la noche anterior, después de absorber toda la energía de los huesos desolados de una sola vez, Yi Yun había saltado a la cuenca de inmersión, entrando en un estado de trance de cultivo. Hasta el momento, Yi Yun no había despertado del todo; era como si siguiera en un sueño.

La energía de los huesos desolados ya había sido digerida completamente por el cuerpo de Yi Yun, ¡no quedaba ni una gota!

Su cuerpo había entrado de nuevo en modo de inanición.

Aturdido, Yi Yun sintió que una suave mano le agarraba por el cuello, levantándole...

El cuerpo de Yi Yun era ligero; se sentía como si estuviera tumbado sobre una suave hierba, y las suaves manos le presionaban el pecho.

"¡Puah!"

Yi Yun escupió un bocado de agua. Esta agua no era clara, sino turbia. Estaba mezclada con las impurezas de Yi Yun resultantes de su cultivo corporal.

"¿Eh?"

La chica que había salvado a Yi Yun no reveló ninguna expresión de aversión, sino que fue de sorpresa. Como Maestra del Cielo Desolado, supo inmediatamente lo que significaba escupir tal agua.

Después de que Yi Yun se despertara y recuperara la visión, le costó abrir los ojos por la brillante luz del sol.


Comentarios del capítulo: (0)