Arifureta Shokugyou de Sekai Saikyou

Autor: Autor

SkyNovels


asss-prologo
ASSS - Prologo
13634
1

Capítulo 00 - Prólogo

Edición por Paris_117

En la oscuridad, la luz rápidamente desaparecía. Incluso una mano inconscientemente no llega a aferrarse a nada, y mientras caía tenía una sensación de presión en la parte inferior de su cuerpo. La cara de Nagumo Hajime se retorcía de miedo mientras la luz desaparecía de su vista.

Actualmente, Hajime estaba cayendo a un profundo acantilado que parecía la entrada al infierno. La única luz visible era la que iluminaba la parte superior. Mientras continuaba cayendo, la luz ya no le alcanzaba, y todo a su alrededor se volvió oscuro. Hajime buscó por los alrededores del hoyo, y en los laterales vio una luz difusa junto al sonido del viento pasando junto él.

Siendo japonés, la discriminación que vivió cuando llegó a este mundo era demasiado difícil de describir con palabras, y tenía la esperanza de que un mundo de fantasía le liberase de su actual vida de desgracias, que sufría de forma progresiva.

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

Lunes, el más agobiante de todos los días acaba de empezar. La mayoría de la gente suspiraría tristemente, mientras que el anterior día sería el cielo para ellos.

Y Nagumo Hajime no era una excepción a este principio. Sin embargo, en su caso no era una simple molestia, su acogedora escuela era asociaba con una malísima sensación, probablemente porque estaba deprimido. Como siempre, cuando la última campanada sonaba en la escuela, abría la puerta de su clase, con su cuerpo cansado de una noche en vela.

En ese momento, Hajime recibió las miradas amenazantes y chasquidos de la mayoría de estudiantes masculinos en su clase. Las chicas tampoco tenían una amigable expresión. Estaba bien si la gente era indiferente, pero había quienes tenían una mirada de desprecio hacia él.

Hajime trató de disimular mientras se dirigía hacia su asiento, pero siempre había gente que se metería con él todo el tiempo.

“¡Hey Kimoota! ¿Has estado jugando toda la noche de nuevo? ¿Me pregunto si será un erogue?”

[N/T: Kimo-Ota, no te gustaría ser llamado así. Representa todo lo negativo del estereotipo de un otaku…]

“Uwa, asqueroso. Estar despierto toda la noche jugando a un erogue es súper desagradable.”

¿Qué diablos es lo que encuentran divertido para reírse descaradamente? La risa provenía de Hiyama Daisuke. Él lideraba a los estudiantes que se metían diariamente con Hajime. Los tres a su lado con su estúpida risa son Saito Yoshiki, Kondo Reiichi, y Nakano Shinji, estos cuatro se metían frecuentemente con Hajime.

Como Hiyama declaró, Hajime era un otaku, su apariencia y comportamiento no eran tan malos para ser llamado Kimoota o para ser ridiculizado por ello. Su pelo fue cortado cortamente y no lo tenía desordenado. No poseía una buena personalidad, pero tampoco era antisocial, además respondía claramente a la gente. Era tranquilo, pero no daba sensación de ser perturbador. A Hajime simplemente le gustaban cosas como el manga, las novelas ligeras, los juegos y las películas.

Las críticas que los otakus recibían de la sociedad eran fuertes, en general el grado de ridiculez variaba, pero nunca llega a una hostilidad abierta. Sin embargo, ¿por qué todos los estudiantes masculinos mostraban un desprecio y hostilidad sin precedentes?

La respuesta era una chica.

“¡Buenos días Nagumo-kun! Casi llegas tarde como siempre, tienes que levantarte más temprano.” Esa chica se dirigía hacia Hajime mientras sonreía. No solo en esta clase, sino en toda la escuela, ella era de las pocas excepciones que trataban a Hajime amigablemente.

Su nombre era Shirasaki Kaori. Ella es conocida como una de las dos diosas de la escuela, siendo popular entre chicos y chicas, distinguida por su hermosísima apariencia. Kaori tenía un largo cabello negro y brillante que llegaba a su cintura, y una mirada que trasmitía una sensación de dulzura. Tenía una pequeña y recta nariz, y perfectos labios delgados del color del cerezo.

Siempre era la chica con la infinita sonrisa cariñosa y con fuerte sentido de la responsabilidad, que a menudo la gente, independientemente del curso, dependían de su ayuda. Siempre con una sincera expresión sin ninguna incomodidad, es por eso que era difícil de creer que sólo una estudiante de secundaria.

Entonces, ¿por qué alguien como Kaori trataba tan bien a Hajime? Esto le ha provocado muchas noches sin sueño a Hajime (obteniendo notas mediocres como resultado), se pensaba que era debido al buen carácter de Kaori que le trataba de esa manera.

Ahora, la actitud de la clase de Hajime debería mejorar, si Kaori estaba con un Ikemen sería aceptable, desafortunadamente, Hajime era demasiado normal, su reputación de “una vida de hobbies” no mejoraba la actitud hacia él. Que una persona como Hajime pudiera ser tan amigable con Kaori era inaceptable para los chicos. Normalmente pensaban “¿Por qué es sólo él?” Las chicas estaban incomodas con él, porque pensaban que Hajime se aprovechaba de la amable Kaori.

“Ah, buenos días Shirasaki-san.”

Uwa, ¡¿está es Saki?! Es lo que quería decir, pero vio el centelleo en sus ojos y su rostro contorsionado en malestar cuando devolvió el saludo.

Y Kaori sólo tenía una expresión de alegría. ¿Por qué ella tenía tal gesto? Además de las miradas penetrantes que le provocaban escalofríos. Cada vez Hajime se preguntaba, porqué alguien como Kaori, quien es aclamada como la más guapa en la escuela, se acercaba a él. En sus ojos, hay algo del carácter de Kaori, en el que no se había fijado.

Sin embargo, no iba a ilusionarse pensando que eran sentimientos románticos. Había renunciado a esa idea debido a sus hobbies. Por su falta de auto consciencia, su apariencia era promedio y también sus habilidades físicas. Así que cuando se comparaba a ambos, él ni se acercaba a ser lo suficientemente bueno. Por lo tanto, la actitud de ella era un misterio.

Aparte de eso, ¡puedes ser un poco más consciente de la tormenta que Saki está creando!, digo en mis pensamientos más internos. Si lo hubiese dicho, sin duda alguien me llevaría detrás del gimnasio…

Cuando intenté terminar la conversación, tres alumnos se acercaron a nosotros.

“Buenos días Nagumo-kun, esto es problemático todos los días.”

“Kaori, ¿estás hablando con él de nuevo? De verdad, eres demasiado amable.”

“En serio, nada de lo que digas a este desmotivado chico funcionará.”

El nombre de la chica que lo saludó, de los tres, es Yaegashi Shizuku, la mejor amiga de Kaori. Su característica era su largo pelo negro recogido en coleta, con unos ojos agudos pero interiormente amigables, dotándola de una impresión de ser guay y no fría. Era alta para ser una chica, 172 cm, su postura y físico eran muy dignos y similares a cómo era un samurái.

De hecho, su familia tenía un dojo de Kenjutsu. Shizuku era una veterana del estilo de su familia, desde su infancia nunca había perdido una competencia. Actualmente aparecía en revistas como “La hermosa espadachín”, y también tenía algunos fanáticos.

Las compañeras que la admiran la solían llamar “Onee-sama”.

El siguiente, quien hablaba algo toscamente a Kaori era Amanogawa Kouki. Al igual que su nombre, es el perfecto hombre, con buena apariencia, físico, inteligencia y buena personalidad. Tenía un sedoso cabello marrón con gentiles ojos. Su cuerpo era tonificado y esbelto para unos 180 cm. Kouki era bueno con todo el mundo y tenía un poderoso sentido de la justicia. Desde que era pequeño asistía al dojo Yaegashi Kenjutsu, y como Shizuku, era también un atleta de élite. Shizuku y él eran amigos desde la infancia. Docenas de chicas se habían enamorado de él, pero dado que siempre estaba cerca de Kaori y Shizuku, las demás dudaban sí confesar sus sentimientos. Aún así, él era un chico muy popular que recibía, al menos, unas dos confesiones al mes.

La última persona era un chico con una naturaleza directa, Sakagami Ryutaro, el mejor amigo de Kouki. Es un musculitos que no le importan los finos detalles. Su físico es similar al de un oso y tenía una altura de unos 190 cm. Sus ojos mostraban alegría y nitidez. Ryutaro era un individuo muy impulsivo, le agradaban las personas que se esfuerzan como él, y no le agradaba Hajime por su mediocre vida. Incluso ahora, prefería ignorar a Hajime.

“Ohayo, Yeagashi-san, Tennokawa-kun, Sakagami-kun. Haha, Maa, no hay remedio ya que es mi culpa.”

Hacia sus saludos, Hajime sólo devuelve una amarga sonrisa. Bastardo, ¿cómo te estás dirigiendo a Yaegashi-san? ¿Aaah? Es lo que quise decir pero una mirada me detuvo. Ambas chicas eran muy populares, la fama de Shizuku no perdería ante la de Kaori.

“Si sabes de lo que habló, ¿por qué no lo arreglas? Creo que te estás aprovechando de la bondad de Kaori. Ella no está tratando de molestarte.” Kouki amonesto a Hajime.  En los ojos de Kouki, Hajime no está recibiendo la bondad de Kaori sinceramente.

¡No es como si quisiera ser mimado! ¡Más bien dejadme sólo! Quería argumentar en su contra, pero habrían más problemas si lo hiciese. No tiene sentido discutir con Kouki porque él siempre cree llevar la razón.

Incluso si le pidieran “cambiar” sus hobbies, estos son su vida. Debido a que su padre era un creador de juegos, y su madre una mangaka de shoujo, para su futuro él buscaba un trabajo a tiempo parcial en la empresa de su padre o en el estudio de su madre.

Ya estaba mejorando sus habilidades, y todos sus hobbies eran perfectos para su plan. Hajime no tenía ganas de cambiar su estilo de vida porque ya se lo había pensado seriamente. Sí Kaori no se hubiera interesado en Hajime, el habría tenido una tranquila vida de estudiante.

“Iya~Ahaha…”

Entre risas, Hajime pasó de ello. Sin embargo, la diosa de la inconsciencia soltó una bomba de nuevo como siempre.

“Kouki-kun, ¿qué estás diciendo? Sólo estoy hablando con Nagumo-kun porque quiero.”

WTF, la clase se volvió ruidosa. Los alumnos lanzaron miradas y apretaron los dientes con Saki en eso. El grupo de Hiyama empezaron a debatir donde llevar a Hajime durante el almuerzo.

“¿Oh?… Ah, de verdad, Kaori es demasiado buena.”

Kouki parecía aceptar la respuesta de Kaori sobre Hajime como tal. Kouki era una buena persona, pero le faltaba la percepción para comprender el significado de lo que dijo. Hajime se tomó su tiempo y miró al cielo para escapar de la incómoda situación.

“… ¿Gomenasaine? No quise molestar, pero…” En ese lugar, la persona más comprensiva, Shizuku, secretamente se disculpaba con Hajime. Él respondió “No hay remedio” con una mueca y encogiéndose de hombros.

En ese momento, sonó la campana para indicar el inició de la clase, y su profesor entró en el aula. El maestro transmitió la información general, y Hajime comenzó a soñar despierto mientras empezaba la clase.

Mirando a Hajime, Kaori sonrió, Shizuku río, los chicos chasquearon sus lenguas y las chicas dirigían miradas de desprecio.

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

Recupero la consciencia con el bullicio de la clase. Ya que era su siesta habitual, sabía cuando despertarse. El tipo de sensación que obtuvo, significaba que era la hora del almuerzo.

Hajime levanto la cara de su escritorio y saco su almuerzo normal con algo de ruido. Mirando a su alrededor, las personas que se iban a comprar comida ya estaban fuera, por eso el número de personas en la clase estaba disminuyendo. Aún así, habían 2/3 de la clase con su bento abierto, mientras que el profesor de sociales de 4ª hora Hatakeyama Aiko (25 años) estaba charlando con varios estudiantes cerca del podio.

¡Jiyururu, kiyupon!

Inmediatamente, Hajime trató de echarse una siesta tras comerse su almuerzo. Sin embargo, cierta diosa no permitiría eso, para Hajime ella era el diablo, sonriendo mientras se acercaba a su escritorio.

Interiormente Hajime gimió “¡Maldita sea!” Parecía estar especialmente soñoliento los lunes. Generalmente se habría ido a buscar un lugar para dormir antes de que Kaori o los demás interactuasen con él, pero las dos noches en vela le habían afectado.

“Nagumo-kun, es raro encontrarme en clase durante el almuerzo. ¿Obento? Si quieres podemos comer juntos.”

Una vez más, una atmósfera inquietante llenó la clase, Hajime gritó en su corazón. No, ¿quién me presta atención ahora? Sin querer, un dialecto desconocido casi escapó de su boca.  Hajime trató de negarse.

“Ah, gracias por la oferta, Shirasaki-san. Sin embargo, ya he terminado de comer, ¿por qué no te unes a los demás?” Como había dicho, le enseño my caja de almuerzo completamente vacía. Para rechazar tal ofrecimiento la gente pensaría ‘¿Quién es este tipo?’, pero era mejor a obtener buscar problemas.

Sin embargo, una negación de bajo nivel no sería suficiente para detener a la Diosa de intentarlo.

“¡Eh! ¿Sólo has comido eso? Eso no es bueno, deberías comer correctamente. ¡Te daré algo de lo mío!”

(¡Dame un respiro! ¡Nótalo! ¡Nota la atmósfera!)

De repente, mis salvadores aparecieron cuando empezaba a tener escalofríos por la presión. Era el grupo de Kouki.

“Kaori. Comamos juntos. Parece que Nagumo no ha dormido lo suficiente aún. No voy a permitir que un dormilón disfrute la deliciosa comida de Kaori.”

Kaori se río de forma refrescante ante la engreída respuesta de Kouki. Para alguien tan insensible como Kaori, la sonrisa y las palabras de un Ikemen no tenían efecto en ella.

“¿Eh? ¿Qué es lo que no vas a permitir?”

Shizuku dejó escapar una risa a la respuesta de Kaori. Kouki sólo se rio de eso y empezaron a charlar. Aún así, 4 de los más famosos estudiantes estaban juntos alrededor del escritorio de Hajime y eso no reduciría las miradas.

Hajime se quejó para sí mismo y dejó escapar un suspiro.

(Estos chicos ya están es su propio mundo. No importa como mires a estos 4, ellos están encerrados en su propia atmósfera. Por favor, que alguien de otro mundo me invoque.)

Hajime trató de escapar de la realidad. Cuando estaba a punto de irse, se quedo pasmado.

Frente de sus ojos, aparecieron un conjunto de círculos blancos como la nieve muy complejos. Los estudiantes también se dieron cuenta del extraño fenómeno. Él observó como las marcas brillaban y una fuerza que lo retenía comenzaba a sujetar a los demás estudiantes, pensó que esto era una formación mágica.

La formación mágica aumentaba gradualmente y pronto se expandió al tamaño de la clase entera. Cuando los estudiantes terminaron de procesar la situación intentaron huir y gritar. Cuando la formación empezó a brillar, Aiko-sensei gritó “¡Todo el mundo fuera!”, pero en ese instante la formación explotó.

La luz envolvió a toda la clase por unos segundos. Luego de unos minutos, cuando se aclaró no quedaba nadie en el aula. La clase estaba carente de vida humana, pero no de sus pertenencias, que no eran seres vivos, y se quedaron atrás.

El mundo llamaría el incidente “Desaparición misteriosa”, pero esto es para otro momento.


Comentarios del capítulo: (0)


asss-capitulo-1
ASSS - Capítulo 1
13462
2

Capítulo 01 - Invocados a otro mundo

Edición por Paris_117

Hajime protegía su rostro con sus manos y tenía los ojos cerrados, pero cuando escuchó crujidos, abrió lentamente los ojos.

Miró a su alrededor con total asombro, lo primero que sus ojos captaron fue un enorme mural. Medía 10 metros de altura, y había una persona en el mural con rasgos andróginos que tenía una aureola detrás, un largo y suelto pelo rubio con una leve sonrisa. Una llanura cubierta de hierbas, un lago, y montañas estaban dibujaras en el fondo, y la persona tenía sus brazos extendidos. Es un hermoso mural. Es un gran mural. Sin embargo, Hajime sintió que sus ojos eran algo fríos.

Cuando miró a su alrededor, se dio cuenta de que estaban en una enorme sala. Se preguntó si toda la sala estaba hecha de mármol. Todo el edificio tenía un brillo blanco liso, con enormes pilares bellamente tallados que sostenían el techo con forma de cúpula. Todo el lugar parecía una catedral y la sala tenía un ambiente muy solemne.

Parecía que Hajime y el resto estaban en la parte superior de un pedestal que se encontraba en la zona más interior del edificio. Estaba en una zona más alta que los alrededores. Sus compañeros de clase también observaron atónitos lo que estaban viendo. Al parecer, todos los estudiantes presentes en la clase fueron envueltos en la situación.

Hajime miró atrás, vio a Kaori mirando alrededor confundida, al ver que no parecía herida, se sintió aliviado.

Tal vez, las personas que rodeaban el pedestal serían capaces de explicar la situación. Hajime y sus compañeros no eran los únicos aquí, había al menos unas 30 personas arrodilladas y orando con ambas manos en su pecho. Todos ellos vestían una túnica blanca bordada con oro, y con un bastón a su lado. La punta de las varas se extendía en forma de abanico, y varios discos colgaban a su alrededor formando un círculo.

Uno de los sacerdotes en particular, parecía tener unos 70 años, lo que hizo que destacase fue su muy formal sombrero de 30 cm de altura, y que se acercó a ellos. Aún con su avanzada edad, vestía una llamativa túnica. Él podría haber pasado como alguien en sus 50 años, de no ser por las arrugas marcadas en su rostro.

El viejo sacerdote les habló con una voz clara y tranquila, que era adecuaba a su apariencia, y con un bastón en mano.

“Bienvenidos a Tortus, nuestro Héroe y sus compatriotas. Les damos a todos la bienvenida. Me llamo Ishtar Lombard y soy el Papa de la Iglesia de los Santos. Llevémonos bien por favor.” Después de presentarse a sí mismo, revelo una sonrisa, generalmente asociada a las buenas personas de avanzada edad.

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

Actualmente, Hajime y el resto se estaban moviendo, pasaron a un enorme salón y vieron varias mesas de 10 metros de largo alineadas frente de ellos. Sin duda, la sala se había hecho con magníficos detalles. Desde la perspectiva de una persona laica, todas las obras en la sala se hicieron con técnicas magistrales. Probablemente este era el lugar donde iban a comer. El grupo de 4 personas de Kouki y la profesora Aiko se sentaron en los primeros asientos. Hajime se sentó en el último lugar.

Nadie hizo ningún ruido mientras eran guiados y se sentaban, sus cabezas estaban tratando de averiguar que les había pasado. Esperaban que Ishtar les explicase la situación, incluso Kouki con su excelente carisma estaba pensando en silencio. Aiko-sensei, con los ojos llorosos, reunió a todos los estudiantes como un profesor debería hacer.

Cuando todos estaban sentados, con una asombrosa sincronización, entraron las sirvientas empujando carritos. ¡Oh sí, sirvientas de verdad! No como las viejas y gordas sirvientas que plagan la tierra. Estas eran reales y verdaderamente hermosas, una belleza encarnada de los sueños de los hombres.

La mayoría de chicos se quedaron observando a las sirvientas debido a sus adolescentes mentes. Aunque las chicas les enviaban frías miradas.

Hajime miró instintivamente a la sirvienta que servía bebidas a su lado… Pero por alguna razón sintió un escalofrío recorrer su espalda y miró hacia otro lado. Cuando vio de donde provenía, vio a Kaori sonriéndole, y decidió dejar de fisgonear.

Ishtar comenzó la explicación tras confirmar que todos tuviesen algo que tomar.

“Estoy seguro de que todos ustedes están confundidos. Voy a explicarlo, por favor escuchadme hasta el final antes de responder a sus preguntas.”

Después de eso, Ishtar explicó arbitrariamente la situación de forma fantástica.

En resumen.

Primero, el mundo se llamaba Tortus. En este mundo existían tres razas mayores: Humanos, Demonios y los semi-humanos. Los Humanos gobernaban la zona norte, los Demonios controlaban la zona sur, y los semi-humanos vivían tranquilamente en la espesura del este.

Los Humanos y Demonios han estado en guerra entre ellos, durante cientos de años. En comparación, los Demonios eran mucho más fuertes que los Humanos, pero los Humanos tenían la ventaja numérica. Ambos bandos no habían tenido grandes guerras desde hace varias décadas, pero se estaban preparando. Recientemente habían ocurrido extraños sucesos. El despliegue de criaturas por parte de los Demonios.

Se dice que los monstruos eran la evolución de animales salvajes que cambiaron debido a la magia. No fueron considerados organismos vivos reales. Tenían el poder de imitar la característica magia que otras razas usaban, y esto les transformó en bestias más poderosas y peligrosas.

Hasta ahora habían muy pocas personas que pudiesen domesticarlos, incluso si pudiesen ser domados, el domador solo puede controlar 1 o 2 bestias como mucho. Este conocimiento no era aplicable a los Demonios, y significaba que los Humanos ya no tendrían la ventaja numérica. Ahora la raza Humana se enfrentaba a una crisis.

“Quien los ha invocado es Eht-sama, quien es el dios que nos protege y al cual adoramos en la Iglesia de los Santos. Él es quien creó este mundo. Probablemente Eht-sama se dio cuenta de que si la situación seguía igual los Humanos se enfrentarían a la destrucción. Por esta razón los invocamos para evitar este destino. El mundo del que provienen pertenece a un rango superior al nuestro, y en él la gente posee un excepcional poder. Antes de la invocación, oramos a Eht-sama. Ustedes son los “salvadores” que envió. Con sus poderes podremos derrotar a los Demonios y salvar a los Humanos con la voluntad de Eht-sama.”

Ishtar dijo eso de forma extasiada, recordando lo que la revelación le había contado. Más del 90% de los Humanos seguían las enseñanzas de la Iglesia, y los que habían recibido una revelación, eran normalmente asignados a una importante posición.

Hajime sospechó de esa “Voluntad de Dios”, pues sentía que Ishtar estaba distorsionando como era el mundo y a lo que se enfrentaban. De repente apareció una persona para protestar, era Aiko-sensei.

“¡Por favor no bromees! ¡Al final estos niños pelearan en la guerra! ¡No permitiré algo así! ¡Absolutamente no voy a permitirlo! ¡Permítanos regresar! ¡Seguramente sus familias estén preocupados por ellos! ¡Lo que has hecho no es más que secuestrarlos!”

Aiko-sensei estaba furiosa, era muy popular como profesora de sociales con 25 años de edad. Tenía el rostro de un bebé con una altura de 150 cm. Su pelo estaba cortado a lo bob*. Se esforzaba por el bien de sus estudiantes, y era muy reconfortante. Hubieron muchas veces en que los alumnos fueron protegidos por ella, aunque su físico no era el de un adulto.

[N/T: Es un corte de pelo recto que se extiende hasta la altura de la mandíbula. También es llamado 3/4 porque representa tres cuartas partes de lo que se considera un peinado de cabello largo.]

Los estudiantes la llamaban a menudo Ai-chan, aunque se enfadase cuando se referían así a ella. Ella apuntaba a ser una digna maestra.

Se enfadó por la irrazonable invocación y se levantó en contra de ello. Ah, de nuevo Ai-chan estaba haciendo todo lo que podía. Los alumnos estaban confusos mirando como Aiko-sensei sermoneaba a Ishtar. Las siguientes palabras de Ishtar los congelaron.

“Simpatizo con esos sentimientos. Desafortunadamente no hay manera de regresarlos.”

El silencio llenó la sala. Un frío aire apareció por toda la zona. Todos miraban a Ishtar, sin reconocer lo que había dicho.

“Eso es imposible, ¿qué quieres decir con que no es posible? ¡Sí pudieron invocarnos, puedes enviarnos de vuelta!” Aiko-sensei gritó.

“Como dije antes, fue Eht-sama quien los invocó. La magia que interfiere con otros mundos es un poder que nosotros los humanos no podemos usar. Si pueden o no volver depende de la decisión de Eht-sama.”

“Algo así…” Aiko-sensei perdió toda su fuerza y se dejó caer sobre una silla como una piedra. Los estudiantes empezaron a alterarse.

“¡Mentira! ¿Por qué no podemos volver?”

“Iyaa ¡Sólo quiero volver!”

“¡No hagas bromas sobre ir a la guerra! ¡No te atrevas!”

“Por qué, por qué, por qué…”

Los estudiantes empezaron a entrar en pánico por la situación. Incluso Hajime no estaba de acuerdo con ello. Sin embargo, al ser un Otaku que había leído sobre muchas situaciones como estas. Por tanto, él esperaba alguno de los patrones, dado que no era la peor de todas, estaba mucho más tranquilo que los demás. Exactamente, porque uno de los peores destinos es ser invocado como esclavo.

Mientras todo el mundo perdía los nervios, Ishtar observaba serenamente las reacciones de los estudiantes y decidió dejar que la situación fluyese naturalmente. Sin embargo, Hajime pudo ver que detrás de ese calmado aspecto, había desprecio hacia ellos. El sacerdote probablemente pensaba que deberían estar agradecidos de ser elegidos por Eht-sama.

Aún así, el pánico no se calmaba. En ese momento, Kouki se levantó y golpeó la mesa con un bang. Ese sonido sorprendió a los estudiantes y atrajo su atención. Cuando confirmó que tenía la atención de todos, Kouki empezó a hablar.

“Chicos, no hay razón para alborotarse tanto frente de Ishtar-san. Él no tiene nada que ver con esto… Yo, iré a luchar. Los humanos de este mundo se están enfrentando a una crisis, eso es un hecho. Sabiendo eso, no puedo ignorar sus peticiones de auxilio. Si fui invocado para salvar a los humanos, podríamos ser capaces de regresar después de que los hayamos salvado. Ishtar-san, ¿qué le parece?”

“Correcto, Eht-sama cumplirá los deseos de los Salvadores.”

“Tenemos todos poderes especiales, ¿verdad? Desde que llegué aquí estuve teniendo una sensación de poder.”

“Sí, es verdad. Posiblemente, cada uno de ustedes tenga un poder varias veces superior a la gente de este mundo.”

“Entonces está bien. Voy a luchar. Salvaré a la gente y luego podremos volver a casa. ¡Salvaré el mundo y a todos, ya verás!”

Kouki cerró su puño con fuerza mientras declaraba eso. Vanamente, Kouki mostró su luminosa sonrisa que brillaba. En este momento, no había duda que su gran carisma fue muy efectivo. Los estudiantes que antes tenían una expresiones de desesperación, comenzaron a recuperar la calma y el vigor. Los ojos de Kouki relucían tan brillantes, que en realidad parecía haber encontrado esperanza. La mitad de las alumnas enviaban miradas de admiración hacia él.

“Ya sabía que dirías algo así. Sí fueses a hacerlo solo, me preocuparía mucho por ti. Yo también pelearé.”

“Ryutaro.”

“En este momento es todo lo que podemos hacer. No es que lo odie, lucharé también.”

“Shizuku.”

“Eh, si Shizuku-chan va, yo daré mi mejor esfuerzo.”

“Kaori.”

El grupo habitual de 4 se pusieron de acuerdo con Kaori. El resto de los compañeros aparentemente aceptaron y les siguieron la corriente. Aiko-sensei trató de argumentar en contra con ojos llorosos, pero en contra de lo Kouki dijo era inútil.

Después de eso, probablemente todos irían a participar en la guerra. Seguramente sus compañeros no entendían realmente que significaba ir a la guerra, y sólo estaban fantaseando con ello. Puede que aceptasen como una vía para escapar de la cruda realidad en la que se encontraban, o bien sus espíritus podrían haber cedido ante la irreal situación. Hajime sólo observó a Ishtar mientras pensaba en algo. El sacerdote tenía una expresión de satisfacción en su rostro.

Hajime lo notó. Mientras Ishtar estaba dando la explicación, él observaba a Kouki, y confirmó que reacción tendría su cuento. Con el fuerte sentido de justicia de Kouki, fue fácil predecir su reacción frente a la tragedia que caería sobre los humanos. Después les habló sobre la maldad de los Demonios, Ishtar había hecho especial hincapié en la crueldad. Tenía buena percepción. Se preguntaba quien tenía la mayor influencia en el grupo.

Probablemente era natural para alguien en la más extendida religión del mundo, pero era una persona complicada. Hajime añadió a Ishtar como alguien del que tener cuidado en su cabeza.


Comentarios del capítulo: (0)