smys-capitulo-09
SMYS - Capitulo 09
31820
9

Hasta que cumpla 10 años (1)

Traductor: KazutoAC

KAZUTO TRANSLATIONS

Capitulo 9 - Hasta que cumpla 10 años (1)

Divertido, cada día es muy divertido.

Han pasado unos 6 meses desde el encuentro con Murakan. Jin cumplió 8 años y transcribió un total de 50 tomos secretos.

Hoy es el día en que los gemelos Tona abandonan el Castillo Tormenta.

«Ahora nadie me molestará durante los próximos 2 años.»

Jin pensó mientras miraba por la ventana, viendo a los sirvientes empacar el equipaje de los gemelos en el carruaje.

Desde el día en que los golpeó en el pasillo y los dejó junto a la tumba del pájaro, los gemelos Tona nunca más lo molestaron. Los sirvientes llaman deliciosamente a ese incidente "La venganza del pájaro", ya que tampoco les tenían mucho cariño a los gemelos. Jin no fue el único que fue acosado por ellos en el pasado.

Pero desde ese día, los hermanos mayores de Jin fueron obedientes y escucharon cada una de sus palabras. Podía darles órdenes y tratarlos como sirvientes, lo cual era bastante práctico.

Sin embargo, la existencia de su niñera "Emma" era inquietante. Ella monitorearía directamente a Jin mientras pretendía ser amigable con él. 

«Dentro de unos meses, esa mujer sagaz hubiera tratado de seguirme cuando vaya a 'meditar' a la tumba. No puedo dejar que descubra que he estado pasando a la clandestinidad, así que es perfecto que se vaya ahora.»

Hasta el día de hoy, Jin ignoró brutalmente a Emma y la interrumpió cada vez que intentaba acercarse a él. Sus verdaderas intenciones eran tan claras como el día.

Por fuera, quería que él se llevara bien con los gemelos Tona.

Pero en el fondo, esperaba que Jin cayera en desgracia y fuera pisoteada por los gemelos. 

«La inquietante mirada de Emma finalmente desaparecerá. Si algo así vuelve a suceder en el futuro, tendré que actuar y ocuparme de ella.»

Hasta el día de hoy, Emma no había mostrado sus colmillos ni había apuñalado a Jin abiertamente por la espalda.

A pesar de eso, Jin decidió darle a Emma un regalo de despedida que la perseguiría por el resto de su vida. 

"Joven Maestro, debes despedirte de tus hermanos ahora." 

“Está bien, Gilly. Vamos."

Los dos descendieron al patio del Castillo Tormenta.

Bajo el aguacero constante, los caballeros que habían venido a escoltar a los gemelos Tona hasta la casa principal estaban de pie en silencio.

Un caballero guardián de 7 estrellas y cinco caballeros guardianes de 6 estrellas. Todos formaban parte de la casa principal de Runcandel.

Los gemelos estaban en el centro, con sonrisas de alivio ya que finalmente se distanciarían de su hermano diabólico.

"Hermanos mayores."

"Ah, sí, Jin."

"H-Hey."

Mientras Jin les hablaba con una gran sonrisa, sus hermanos se tensaron. 

"¿Por qué estás tan sorprendido? Solo estoy aquí para despedirlos."

"Gracias…"

"¡Gracias... Jin!" 

"Supongo que no te veré hasta dentro de dos años. Eso es una lástima, ¿no?" 

A pesar de no estar de acuerdo con él, los gemelos Tona asintieron furiosamente con la cabeza.

Después de palmearlos en los hombros, Jin se volvió hacia Emma. 

"Mantente seguro también, niñera Emma."

"Muchas gracias, Joven Maestro".

"¿Podrías agacharte un poco?" 

Emma se inclinó para igualar el nivel de los ojos de Jin. Luego se acercó a su oído y le susurró. 

"Emma. Espero que actúes con un poco más de precaución en la casa principal."

Tan pronto como su cerebro procesó el significado detrás de sus palabras, el rostro de Emma palideció en un tono mortalmente blanco.

Cuando se dio cuenta de que esta niña de 8 años había notado completamente sus acciones e intenciones ocultas, un escalofrío recorrió su columna vertebral.

Su garganta se apretó y no pudo responderle. Sin embargo, Emma de alguna manera obligó a su cuerpo a moverse y se inclinó ante Jin, mientras trataba de ocultar su temblor. 

“Debemos partir ahora. ¡Joven maestro Jin, esperaré con impaciencia para ver su apariencia digna en 2 años!"

"Muy bien." 

Los caballeros levantaron sus espadas para saludar a Jin antes de partir.

Luego subieron al carruaje esperando al pie del Monte Murakan y se dirigieron a la casa principal de los Runcandel, el "Jardín de espadas".

Jin también iría allí en otros 2 años.

◆◆◆◆

“¡Maldito chico! Explícate ya. Una explicación que puedo entender."

El área subterránea del Castillo Tormenta.

Murakan le expresó sus frustraciones a Jin mientras tomaba la canasta que Jin había traído. El niño de 8 años restó importancia a sus palabras y se dirigió al estante. 

“Cómo... Cómo puede ser esto... ¿Por qué solo hay una tarta de fresa en la canasta? ¿Estás mirando hacia abajo al Gran Murakan?”

Murakan estaba enojado... por un pastel de fresa. 

“Ah, Geez. Agradezca que al menos tenga un pastel. Tuve que ahorrar algo de mi parte." 

"¿De verdad crees que un dragón se sentiría lleno con un solo pastel miserable?" 

«Bueno, no creía que los dragones pudieran ponerse furiosos por los pasteles de fresa... pero ahora lo hago.»

El "pastel de fresa" fue el primer alimento gourmet que Murakan comió en mil años.

También era la única comida que podía saciar su estómago, lengua y mente en esta cámara subterránea, ya que todavía estaba "atrapado aquí". 

"¿No te sientes lleno incluso sin comida gracias a mi energía espiritual? Basta de tonterías tuyas." 

“¡Tú… mocoso sin corazón! ¿No sabes que los dragones son gourmets muy quisquillosos? ¿Y no solo no puedo salir de este lugar sofocante debido a sus circunstancias, sino que ahora no me darán pasteles de fresa extra?"

Murakan no había salido de la cámara subterránea desde su despertar.

Todo fue por Jin. Necesitaba ocultar su conexión con Murakan hasta que fuera lo suficientemente fuerte, y Murakan también creía que esa era la elección correcta.

La cámara subterránea solo era accesible para los "abanderados".

Si el clan se enterara de que Jin se había escabullido aquí para copiar los tomos secretos, lo más probable es que Cyron le pidiera a Murakan que también asumiera la responsabilidad, incluso si él fuera la deidad guardiana del clan que se había despertado de un letargo de mil años.

En otras palabras, Jin y Murakan fueron cómplices del mismo crimen. 

"¡Haa! ¡Tú y esa lengua gourmet tuya! Tú eres el que dijo que no te gustaba nada de la comida que traje aparte del pastel. ¿Crees que es tan fácil transportar fresas por aire a este Castillo Tormenta?"

Jin también quería compartir su opinión sobre este tema.

No solo había un aguacero constante en el castillo independientemente de las estaciones, sino que también estaba ubicado en la cima del Monte Murakan. No fue una tarea sencilla suministrar al castillo fresas frescas.

Además, este dragón negro gourmet dijo que toda la comida en el Castillo Tormenta era... basura, y solo pidió el pastel de fresa de Gilly. 

"Maldita sea... ¿Es esta una era en la que la gente ni siquiera puede comer tartas de fresa correctamente?" 

“Solo quedan 2 años de esta 'era' de la que hablas, así que termina de comer eso ya. Empecemos a entrenar." 

"También parece ser una era en la que los niños groseros se meten con poderosos dragones negros." 

Mascar.

Al final, Murakan cedió. No era como si un pastel de fresa inexistente apareciera de la nada solo porque se enojó con el niño. 

“Delicioso… Maldición, esto es increíblemente delicioso. ¿Dijiste que lo cocinó tu niñera? Definitivamente debes presentarme a ella cuando salga de aquí." 

"Sí, sí, ya lo dijiste docenas de veces".

Jin respondió mientras negaba exasperado con la cabeza.

Durante los últimos 6 meses, la visión de Jin de los dragones fue completamente destruida por el vago que tenía ante él.

Los dragones legendarios que había imaginado durante sus días como mago... Los seres sabios, majestuosos, misteriosos pero poderosos...

Pero el dragón que tenía delante era infantil, extremadamente caprichoso y un completo vago. Siempre estaría acostado, rascándose las ingles mientras se quejaba de algo. 

Rasgar, Rasgar.

Habiendo devorado el pastel de fresas en un instante, Murakan estaba una vez más rascando un... lugar extraño.

«Lo único en lo que mi imaginación tenía razón es... ¿Cuán poderosos son los dragones, tal vez...?»

Desde el día después de su primer encuentro, Murakan comenzó a enseñarle a Jin cómo manipular el poder espiritual junto con varios tipos de artes marciales.

A pesar de nunca haber peleado con él en persona, Jin podía sentir cuán fuerte era Murakan a través de sus enseñanzas y guía.

Sin embargo, la mayor parte de la fuerza de Murakan estaba actualmente sellada porque la "energía espiritual" de Jin todavía era demasiado débil. La energía espiritual era una necesidad para la fuerza y la supervivencia de Murakan, al igual que el sol era necesario para las plantas y las formas de vida acuática necesitaban el mar para sobrevivir.

En otras palabras, Jin era como el sol para Murakan. Una existencia insustituible.

Sin embargo, era un sol que necesitaba hacerse más fuerte. Para que Murakan recuperara toda su fuerza, Jin tuvo que crecer y volverse más poderoso.

"Haz esa transcripción durante 30 minutos y luego ve al pasillo." 

"Bien."

Después de terminar la transcripción, Jin se fue y entró al pasillo para enfrentarse a Murakan. 

"¿Qué copiaste hoy?" 

"El libro de Manejo de la Espada del clan de Atila." 

"¡Oh! Atila. Su habilidad con la espada era bastante decente. Me recuerda cómo hundí mis dientes en su patriarca y lo maté hace unos 1500 años. ¿Entendiste algo de eso?"

“Alrededor del 30% del contenido. No entendí el resto."

"No te desanimes. Todavía es increíble que hayas entendido el 30% a tu edad." 

Haber comprendido alrededor del 30% del libro secreto del Clan Atila a la tierna edad de 8 años fue una hazaña enorme.

Sin embargo, Jin estaba deseando más. La "enorme hazaña" se realizó de acuerdo con los estándares de Runcandel. Pero siendo esta su segunda vida, Jin quería lograr mucho más que eso.

Si no podía exceder el estándar de genio normal, una vez más no podría dominar a sus 12 hermanos genios.

"¿Cuánto de este libro habría entendido el primer patriarca a mi edad?" 

"Kuhaha. Bien bien. Dijiste que elegiste la espada de Temar durante el Ritual de Selección. ¿Es por eso que sigues comparándote con él? 

"No, es porque he escuchado a la gente decir sin cesar que el primer patriarca fue el 'hombre más fuerte de la historia'. Tanto que la frase está grabada en mi mente ahora. Por eso me comparo con él." 

"El hombre más fuerte de la historia, dices… bastante justo. Temar realmente era increíblemente fuerte. Incluso tu padre, que se llama el Caballero Génesis, es probablemente un nivel más débil que Temar." 

Ese era un reino de fuerza que Jin ni siquiera podía imaginar.

A pesar de la rápida velocidad de crecimiento de Jin durante sus últimos 3 años de vida después de hacer un contrato con Solderet, todavía le quedaba un largo camino por recorrer para llegar al reino del Caballero Génesis. Incluso si se convirtió en un "espadachín mágico sin igual" como había dicho Solderet, Jin todavía no estaba seguro de poder derrotar a su padre. 

"Hm, seguro. Bien. Supongo que sería mejor dejarlo claro." 

"¿Aclarar qué?" 

"La diferencia entre tú y Temar."

Jin asintió mientras se concentraba en las siguientes palabras de Murakan. 

"A la edad de 8 años, Temar no habría podido entender ni una sola frase de ese libro."

Siguió una breve pausa antes de que Murakan continuara hablando. 

"Pero los talentos de uno no siempre pueden medirse por el conocimiento y la comprensión del manejo de la espada. Por lo que he visto, estás bastante dotado. De hecho, eres como un genio que nace una vez cada cien años... Sin embargo, todavía no te puedes comparar con Temar." 

"Hm, eso es algo descorazonador." 

"Estoy seguro de que tu padre, el Caballero Génesis, es mucho más talentoso que tú." 

"Entonces, ¿nunca podré dominar a mi padre debido a la disparidad de nuestros talentos?"

Para dominar a su padre.

Ese era el objetivo más grande y ambicioso del renacido Jin. Si no pudiera ganar contra Cyron, Jin no tendría más remedio que vivir tratando de no sobresalir nuevamente, para no incurrir en la ira de los Runcandels.

La patética muerte en su primera vida.

Tres caballeros de 9 estrellas que habían atacado el Reino Akin. La hipótesis de Jin era que Cyron había enviado en secreto a esos tres, aunque deseaba fervientemente que fuera falso. 

"De hecho, no ganarás contra tu padre si solo se trata de la habilidad con la espada." 

"¿Si se trata de pura habilidad con la espada?" 

"Eso es correcto, mocoso. No creas que el mundo gira únicamente en torno al manejo de la espada. También tienes poder espiritual y magia a tu disposición." 

"Bastante cierto." 

"Si dominas la magia y el poder espiritual hasta los límites extremos, es posible que te vuelvas más fuerte que Temar, y mucho menos que tu padre. Así que no te impacientes."

"No estoy impaciente. Solo quería conocer mis límites." 

"¡Haa! ¿Sigues pensando en tus "límites" incluso después de obtener el poder espiritual de Solderet? Tal vez sea porque todavía eres un niño. Eres demasiado inconsciente. El apodo de Solderet entre los dioses es... 'el Infinito'."

"¿Infinito?" 

“Eso es correcto, infinito. El potencial que tienes es mucho mayor que el de cualquier otra persona en el mundo. Es infinito. Sin límites. Por eso, concéntrate en crecer por ahora. Tienes que dejar este lugar asfixiante y explorar el mundo para experimentar la vida." 

"En ese caso, ¿de qué se trata el entrenamiento de hoy?" 

“Liberación de tu energía espiritual. Siempre puedes aprender los conceptos básicos de las artes marciales más adelante. Así que, a partir de hoy, hasta el día en que dejes el Castillo de la Tormenta, solo entrenarás tus poderes espirituales."


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por el cap ;3

0

smys-capitulo-10
SMYS - Capitulo 10
31821
10

Hasta que cumpla 10 años (2)

Traductor: KazutoAC

KAZUTO TRANSLATIONS

Capitulo 10 - Hasta que cumpla 10 años (2)

Aparte del aura y el maná, hay algunas personas en este mundo que ejercen otros poderes especiales, aunque son pocos. Entre estos "poderes especiales", el poder espiritual es el más raro de todos.

Y los seres que controlan el poder espiritual pueden dividirse en dos categorías.

Aquellos que nacieron de Solderet, al igual que Murakan, y personas que hicieron un contrato con el dios, al igual que Jin.

Durante su mejor momento, Murakan podía usar el poder espiritual para defenderse de cinco magos de 9 estrellas simultáneamente sin tener que escapar. Jin ni siquiera podía imaginarse todo el poder del dragón.

En otras palabras, ahora que Solderet se negaba a mostrarse, Murakan era el maestro perfecto para Jin. 

“Las personas como tú y yo que podemos usar el poder espiritual pueden liberar energía espiritual. Es la primera y última técnica que necesitamos conocer." 

"¿La primera y última?"

"Es una técnica básica pero también un movimiento letal. El principio es sencillo. Es similar a cómo un mago usa maná."

Cuando los magos alcanzaban la etapa de 3 estrellas, podían liberar maná.

En otras palabras, si alguien podía liberar maná, habría alcanzado la etapa de 3 estrellas. Ya que Jin fue un mago de 5 estrellas en su vida pasada, liberar maná fue pan comido para él.

Sin embargo, aunque Murakan sabía que Jin tenía "maná" dentro de él, no sabía que el niño tenía el "conocimiento y las habilidades" de un mago de 5 estrellas.

Jin aún tenía que decirle al dragón sobre su renacimiento, y no planeaba contárselo a nadie de aquí en adelante. 

"Pero hasta donde yo sé, los magos no usan la liberación de maná como un movimiento letal ... ¿verdad?"

"El hecho de que ambos usen la palabra 'liberación' y tengan un estilo similar no significa que la liberación de maná esté al mismo nivel que la liberación de energía espiritual." 

"Hm." 

"En cualquier caso, antes de que aprendas a liberar energía espiritual, primero debes aprender a liberar maná." 

"¿Cómo?"

Ante la pregunta de Jin, Murakan simplemente se encogió de hombros. 

"Es necesario comenzar con el aprendizaje de las técnicas más sencillas. ¿Tratarías de aprender a blandir una espada de acero cuando ni siquiera puedes levantar una de madera?" 

"Ajá".

Jin asintió mientras comprendía el significado, a pesar de su desgana. Ya había dominado cómo liberar maná en su vida anterior, por lo que se sentía impaciente... 

«Oh, bueno, debería pensar en esto como una revisión. Tampoco he intentado liberar maná desde mi regresión, así que esta es una buena oportunidad.»

Una vez que Murakan se sentó derecho frente a Jin, de repente se echó a reír. 

"Pffft jajaja… Qué divertido. Nunca hubiera pensado que le enseñaría magia a un niño Runcandel. Si tu padre alguna vez se entera de esto, tú y yo estamos casi muertos."

Aprender magia como un Runcandel significaba traición.

A la mayoría de los clanes marciales no les gustaba la magia, pero no muchos de ellos despreciaban la sola idea de la magia tanto como el Clan Runcandel. Desde la muerte del primer patriarca, los Runcandels consideraron la magia y su uso como un tabú dentro del clan.

El proceso de pensamiento de los miembros del clan era que, si uno aprendía magia no sería capaz de alcanzar la cima del manejo de la espada. En realidad, habían aparecido varios espadachines mágicos a lo largo de la historia, pero ninguno de ellos logró hazañas increíbles. Desaparecieron lentamente y todo rastro de ellos desapareció.

Lo mismo ocurrió con los clanes mágicos.

Si bien los clanes mágicos no prohibieron las artes marciales, menospreciaron el uso de "aura". Se creía que el aura ensuciaría y enturbiaría la pureza del maná.

Sin embargo, estas creencias tenían fallas.

La verdadera razón por la que los Runcandel habían prohibido la magia se debía a una humillante y vergonzosa promesa hecha con los Zipfels hace mil años.

Durante la era en la que Temar todavía estaba vivo, los Runcandel eran un clan de "espadachines mágicos".

En aquel entonces, el Clan Runcandel no era tan famoso como lo era hoy, y la historia no estaba tan distorsionada y fabricada.

Los únicos que estaban al tanto de esta verdad eran Jin —el regresor y contratista de Solderet— y Murakan, junto con algunas figuras clave de los clanes Runcandel y Zipfel. 

"¿Mi padre nos matará cuando se dé cuenta de que aprendí magia de ti? No si me mata antes de eso por venir aquí en secreto sin autorización." 

"Por supuesto. Si lo que me has dicho sobre tu padre es cierto, no tengo ninguna duda de que te matará. Como somos cómplices, déjame contarte un secreto antes de comenzar a entrenar. La gente de todo el mundo cree que, a pesar de ser poco común, los 'Espadachines Mágicos' nunca pueden volverse verdaderamente poderosos, ¿verdad?" 

"Ciertamente lo hacen, por extraño que parezca".

Jin fingió ser ignorante, a lo que Murakan se rió entre dientes. 

"¡Eso es una mierda! Es una mentira inventada por esos idiotas de Zipfel que son mucho más malvados que los Runcandel. Si bien necesitas una condición previa para lograrlo, los Espadachines Mágicos son las potencias definitivas. Tu clan fue una vez un clan venerable y respetado de Espadachines Mágicos." 

"¿De Verdad? Es la primera vez que escucho esta historia." 

"... ¿No estás sorprendido?"

Murakan preguntó con voz decepcionada. Aunque tardíamente, Jin dejó escapar un grito ahogado y asombró al dragón, que se limitó a negar con la cabeza ante la terrible actuación del niño. 

"Jaja, nada podría superar la sorpresa que sentí el día que te conocí. De todos modos, ¿dijiste algo sobre una condición previa? 

"Geez, Realmente no eres lindo en absoluto, chico. Entonces, necesitas tener una gran afinidad con el maná, sensibilidad al aura y un excelente cuerpo físico. Ah, y un contrato con un dios."

"Así que ya aclaré las condiciones." 

"Ahora que lo entiendes, no hay necesidad de tener miedo de aprender magia de ahora en adelante. Pero prométeme una cosa, chico. Nunca debes revelar tu magia al clan hasta que seas lo suficientemente fuerte." 

"No hay necesidad de hacerme prometer eso. Ya conozco las posibles consecuencias. Acabo de cumplir ocho años y no planeo morder el polvo pronto." 

"Bueno, bueno. Entonces, a partir de ahora, tu objetivo en la vida es estar en la cima, más fuerte que nadie, para permitirme vivir cómodamente y con lujo. Empecemos a entrenar ahora. Primero, intentemos estimular y despertar tu maná. Hm, para hacer eso, necesitas..."

Vwwooong. 

Jin creó una esfera de maná del tamaño de una nuez en la parte superior de su palma, y Murakan solo pudo mirarlo con incredulidad. 

"Este idiota loco… ¿Qué demonios? ¿Cómo pudiste hacer eso en un segundo? ¡Ni siquiera me dejaste terminar de explicarte!"

Jin tampoco pudo ocultar su sorpresa.

Estaba planeando reprimirse y mostrarle al dragón solo lo mínimo para satisfacerlo, pero había creado la esfera de maná inconscientemente. Era más difícil controlar minuciosamente el cuerpo de un niño de 8 años que el de uno de 28 años.

Además, no había usado magia en mucho tiempo, lo cual fue otra causa de este error.

Antes de que Jin pudiera encontrar una excusa, Murakan apretó los puños con fuerza y se puso de pie. 

¡Ya veo, Solderet! ¡Finalmente entiendo por qué lo elegiste como tu contratista después de mil años! Kuhaha, es realmente algo. ¡Es realmente increíble! Niño, ¡haces que mi corazón lata tan rápido de emoción!"

El error pareció haber beneficiado a Jin.

Con el fin de continuar su acto infantil, Jin se rascó la parte posterior de la cabeza y llevaba una sonrisa incómoda. 

"¿Es esto algo tan impresionante?" 

"¿Es eso siquiera una pregunta? ¡Solo he visto a tres personas lograr crear una esfera de maná tan temprano en su infancia! La primera vez fue con el primer patriarca del Clan Zipfel, la segunda fue con el cuarto patriarca. ¡Y finalmente tú!"

Murakan comenzó a contar la historia de cómo el primer y cuarto patriarcas Zipfel habían logrado esta hazaña a la tierna edad de 5 y 7 años, respectivamente. Sin embargo, Jin no estaba muy inspirado por la historia.

Porque él era igual que ellos.

Jin, junto con esos dos patriarcas, eran todos "genios mágicos" en su significado más verdadero.

Antes de su regresión, Jin se había convertido en un mago de 5 estrellas en 3 años. Y dado que había logrado hacer un contrato con Solderet, Jin era potencialmente incluso más talentoso que esos dos magos aclamados. 

«Si hubiera nacido en el Clan Zipfel durante mi primera vida, habría alcanzado la etapa de 8 estrellas, como mínimo, a los 28 años. Tal vez incluso el escenario de 9 estrellas.»

Murakan finalmente terminó con su risa maníaca. 

"Niño. Honestamente, pensé que le tomaría al menos algunos años aprender a liberar energía espiritual. Pero a este ritmo, es posible que pueda tener éxito antes de abandonar el Castillo Tormenta. ¡Pasemos a la siguiente fase de inmediato!"

La siguiente lección fue sobre la transferencia de maná. Era una técnica básica que requería que uno extinguiera el maná en una mano y lo moviera hacia la otra con precisión milimétrica.

Aprender esta técnica fue pan comido para Jin una vez más, pero tuvo que controlarse y contenerse esta vez.

Ahora que Murakan tenía grandes expectativas hacia Jin, no había necesidad de aumentarlas aún más. De lo contrario, las abrumadoras pero insoportables expectativas de Murakan se convertirían en una carga para Jin y podrían volver a morderlo más adelante en la vida.

Además, aunque su error anterior benefició a Jin esta vez, el hecho de que cometiera el error fue importante y alarmante. Con el fin de obtener las habilidades y técnicas para controlar el maná tan competente como su vida anterior, tuvo que entrenar repetidamente, incluso para las técnicas básicas.

Jin escuchó la explicación de Murakan e intentó transferir el maná de su mano derecha a su izquierda. 

«Hm... debería fallar a propósito por un tiempo antes de tener éxito. 10 minutos deberían ser suficientes.»

Diez minutos más tarde, Jin transfirió con éxito el maná de su mano derecha a su izquierda con precisión. Murakan luego sonrió ampliamente.

Las gotas de sudor comenzaron a formarse en la frente de Jin. En realidad, era más difícil para él realizar una técnica fácil a propósito y mucho más lento, al igual que levantar un objeto pesado lentamente era más agotador en comparación con levantarlo rápidamente. 

"Bueno. Excelente trabajo. Si logras completar este procedimiento en 5 segundos, deberías poder liberar maná. En otras palabras, te habrás convertido en un mago de 3 estrellas." 

"¿Cuánto tiempo crees que me llevará lograr eso?"

Jin preguntó mientras se secaba el sudor. 

"2 años."

Al escuchar la respuesta, Jin decidió que lograrlo en 1 año sería lo suficientemente convincente.

Habiendo terminado los cálculos en su mente, Jin asintió al dragón. 

"Bueno. Luego practica la transferencia de maná por un poco más y luego regresa por hoy. Y por si acaso, no practiques dentro del castillo cuando no estoy contigo."

"Está bien."

Después de entrenar durante otra hora, llegó el momento de que Jin regresara a la superficie. Mientras empacaba sus cuadernos y la canasta, Murakan se volvió a tumbar en el suelo, rascándose las ingles. 

"Oh también, chico. Cuando vengas mañana, asegúrate de llenar esa canasta hasta el borde con pasteles de fresa. De lo contrario, me aseguraré de que conozcas las consecuencias."

Murakan advirtió a Jin mientras comenzaba a alejarse. 

“La tarta de fresas que comiste antes fue la última. ¿Tiene idea de cuántas fresas comió durante los últimos 6 meses?" 

"¡Maldita sea, entonces tráeme otro tipo de pastel que hornea tu niñera!" 

"Entonces, ¿Qué tal un pastel de ratas?" 

“Miserable mocoso, ven aquí y prueba mi puño… ¡Oye, oye! ¡Oye!"

Swoosh! 

Jin salió corriendo por el agujero conectado al corredor subterráneo. 

¡Algo más que ratas! ¡Por favor! ¡Te lo ruego!"

Cuando Jin regresó al día siguiente, su canasta estaba llena de tartas de manzana.

Murakan estaba satisfecho y acarició la cabeza del niño.

◆◆◆◆

Pasó un año. Hoy fue el 9 de septiembre de 1789. El noveno cumpleaños de Jin.

Pasar sus cumpleaños en el Castillo Tormenta —que estaba tormentoso y húmedo todo el año—, no era bueno para el crecimiento mental y emocional de los niños.

Mientras una docena de sirvientes y Gilly, junto con 5 caballeros, colocaban velas en el pastel, el feroz vendaval del exterior se estrellaba contra las ventanas del castillo. 

"Feliz cumpleaños, joven maestro Jin."

"¡Feliz cumpleaños!"

"Gracias a todos."

Cuando el niño de 9 años sopló las llamas de las velas, todos se reunieron a su alrededor y aplaudieron.

Clang, clang, clang, clang. 

Dado que los caballeros llevaban guanteletes, sus poderosos ruidos de "aplausos" dominaban a los de todos los demás. La fiesta de cumpleaños fue sombría y desoladora, como si fueran meros plebeyos que no podían permitirse una comida abundante.

A pesar de esto, Jin todavía estaba encantado y se sentía bendecido. En su vida anterior, ni siquiera había recibido saludos de las personas que vivían en el castillo por su cumpleaños, aparte de su niñera.

Cuando Gilly cortó el pastel y les dio un trozo a todos, el caballero solitario que custodiaba la entrada principal del Castillo Tormenta irrumpió repentinamente en la habitación. 

"¡Joven maestro Jin!"

Era el caballero guardián llamado Khan.

"¿Khan?"

No hubo muchas situaciones en las que Khan se atreviera a correr dentro de los pasillos del castillo.

La intuición de Jin le dijo que alguien de la casa principal del clan había venido de visita. 

"¡La señora mayor ha venido de visita!" 

"¿Hermana mayor Luna...?"

Jin exclamó mientras se levantaba.

La hermana mayor de Jin, Luna Runcandel.

El primogénito de los 13 hijos de Cyron Runcandel. Era un hecho bien establecido que ella era la más fuerte de todos los hermanos. A su edad actual de 28 años, se convirtió en un caballero de 9 estrellas, lo que demostró la suposición anterior.

Sin embargo, a pesar de su fuerza y fama, nunca participó en la "Guerra de Sucesión" de Runcandel —una competencia horrible y antiestética por el trono— en la primera vida de Jin, y siempre se movió por su cuenta. 

«Ella no es el tipo de persona que viene a felicitar a su hermano menor en su cumpleaños. ¿Por qué está ella aquí...?»

Jin corrió hacia la ventana y miró hacia afuera. Luna estaba dando grandes pasos mientras subía las escaleras que conducían al Castillo Tormenta.

En su espalda estaba su espada emblemática: la enorme hacha-espada, "Crantel".


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por el cap ;3

0