smys-capitulo-10
SMYS - Capitulo 10
31821
10

Hasta que cumpla 10 años (2)

Traductor: KazutoAC

KAZUTO TRANSLATIONS

Capitulo 10 - Hasta que cumpla 10 años (2)

Aparte del aura y el maná, hay algunas personas en este mundo que ejercen otros poderes especiales, aunque son pocos. Entre estos "poderes especiales", el poder espiritual es el más raro de todos.

Y los seres que controlan el poder espiritual pueden dividirse en dos categorías.

Aquellos que nacieron de Solderet, al igual que Murakan, y personas que hicieron un contrato con el dios, al igual que Jin.

Durante su mejor momento, Murakan podía usar el poder espiritual para defenderse de cinco magos de 9 estrellas simultáneamente sin tener que escapar. Jin ni siquiera podía imaginarse todo el poder del dragón.

En otras palabras, ahora que Solderet se negaba a mostrarse, Murakan era el maestro perfecto para Jin. 

“Las personas como tú y yo que podemos usar el poder espiritual pueden liberar energía espiritual. Es la primera y última técnica que necesitamos conocer." 

"¿La primera y última?"

"Es una técnica básica pero también un movimiento letal. El principio es sencillo. Es similar a cómo un mago usa maná."

Cuando los magos alcanzaban la etapa de 3 estrellas, podían liberar maná.

En otras palabras, si alguien podía liberar maná, habría alcanzado la etapa de 3 estrellas. Ya que Jin fue un mago de 5 estrellas en su vida pasada, liberar maná fue pan comido para él.

Sin embargo, aunque Murakan sabía que Jin tenía "maná" dentro de él, no sabía que el niño tenía el "conocimiento y las habilidades" de un mago de 5 estrellas.

Jin aún tenía que decirle al dragón sobre su renacimiento, y no planeaba contárselo a nadie de aquí en adelante. 

"Pero hasta donde yo sé, los magos no usan la liberación de maná como un movimiento letal ... ¿verdad?"

"El hecho de que ambos usen la palabra 'liberación' y tengan un estilo similar no significa que la liberación de maná esté al mismo nivel que la liberación de energía espiritual." 

"Hm." 

"En cualquier caso, antes de que aprendas a liberar energía espiritual, primero debes aprender a liberar maná." 

"¿Cómo?"

Ante la pregunta de Jin, Murakan simplemente se encogió de hombros. 

"Es necesario comenzar con el aprendizaje de las técnicas más sencillas. ¿Tratarías de aprender a blandir una espada de acero cuando ni siquiera puedes levantar una de madera?" 

"Ajá".

Jin asintió mientras comprendía el significado, a pesar de su desgana. Ya había dominado cómo liberar maná en su vida anterior, por lo que se sentía impaciente... 

«Oh, bueno, debería pensar en esto como una revisión. Tampoco he intentado liberar maná desde mi regresión, así que esta es una buena oportunidad.»

Una vez que Murakan se sentó derecho frente a Jin, de repente se echó a reír. 

"Pffft jajaja… Qué divertido. Nunca hubiera pensado que le enseñaría magia a un niño Runcandel. Si tu padre alguna vez se entera de esto, tú y yo estamos casi muertos."

Aprender magia como un Runcandel significaba traición.

A la mayoría de los clanes marciales no les gustaba la magia, pero no muchos de ellos despreciaban la sola idea de la magia tanto como el Clan Runcandel. Desde la muerte del primer patriarca, los Runcandels consideraron la magia y su uso como un tabú dentro del clan.

El proceso de pensamiento de los miembros del clan era que, si uno aprendía magia no sería capaz de alcanzar la cima del manejo de la espada. En realidad, habían aparecido varios espadachines mágicos a lo largo de la historia, pero ninguno de ellos logró hazañas increíbles. Desaparecieron lentamente y todo rastro de ellos desapareció.

Lo mismo ocurrió con los clanes mágicos.

Si bien los clanes mágicos no prohibieron las artes marciales, menospreciaron el uso de "aura". Se creía que el aura ensuciaría y enturbiaría la pureza del maná.

Sin embargo, estas creencias tenían fallas.

La verdadera razón por la que los Runcandel habían prohibido la magia se debía a una humillante y vergonzosa promesa hecha con los Zipfels hace mil años.

Durante la era en la que Temar todavía estaba vivo, los Runcandel eran un clan de "espadachines mágicos".

En aquel entonces, el Clan Runcandel no era tan famoso como lo era hoy, y la historia no estaba tan distorsionada y fabricada.

Los únicos que estaban al tanto de esta verdad eran Jin —el regresor y contratista de Solderet— y Murakan, junto con algunas figuras clave de los clanes Runcandel y Zipfel. 

"¿Mi padre nos matará cuando se dé cuenta de que aprendí magia de ti? No si me mata antes de eso por venir aquí en secreto sin autorización." 

"Por supuesto. Si lo que me has dicho sobre tu padre es cierto, no tengo ninguna duda de que te matará. Como somos cómplices, déjame contarte un secreto antes de comenzar a entrenar. La gente de todo el mundo cree que, a pesar de ser poco común, los 'Espadachines Mágicos' nunca pueden volverse verdaderamente poderosos, ¿verdad?" 

"Ciertamente lo hacen, por extraño que parezca".

Jin fingió ser ignorante, a lo que Murakan se rió entre dientes. 

"¡Eso es una mierda! Es una mentira inventada por esos idiotas de Zipfel que son mucho más malvados que los Runcandel. Si bien necesitas una condición previa para lograrlo, los Espadachines Mágicos son las potencias definitivas. Tu clan fue una vez un clan venerable y respetado de Espadachines Mágicos." 

"¿De Verdad? Es la primera vez que escucho esta historia." 

"... ¿No estás sorprendido?"

Murakan preguntó con voz decepcionada. Aunque tardíamente, Jin dejó escapar un grito ahogado y asombró al dragón, que se limitó a negar con la cabeza ante la terrible actuación del niño. 

"Jaja, nada podría superar la sorpresa que sentí el día que te conocí. De todos modos, ¿dijiste algo sobre una condición previa? 

"Geez, Realmente no eres lindo en absoluto, chico. Entonces, necesitas tener una gran afinidad con el maná, sensibilidad al aura y un excelente cuerpo físico. Ah, y un contrato con un dios."

"Así que ya aclaré las condiciones." 

"Ahora que lo entiendes, no hay necesidad de tener miedo de aprender magia de ahora en adelante. Pero prométeme una cosa, chico. Nunca debes revelar tu magia al clan hasta que seas lo suficientemente fuerte." 

"No hay necesidad de hacerme prometer eso. Ya conozco las posibles consecuencias. Acabo de cumplir ocho años y no planeo morder el polvo pronto." 

"Bueno, bueno. Entonces, a partir de ahora, tu objetivo en la vida es estar en la cima, más fuerte que nadie, para permitirme vivir cómodamente y con lujo. Empecemos a entrenar ahora. Primero, intentemos estimular y despertar tu maná. Hm, para hacer eso, necesitas..."

Vwwooong. 

Jin creó una esfera de maná del tamaño de una nuez en la parte superior de su palma, y Murakan solo pudo mirarlo con incredulidad. 

"Este idiota loco… ¿Qué demonios? ¿Cómo pudiste hacer eso en un segundo? ¡Ni siquiera me dejaste terminar de explicarte!"

Jin tampoco pudo ocultar su sorpresa.

Estaba planeando reprimirse y mostrarle al dragón solo lo mínimo para satisfacerlo, pero había creado la esfera de maná inconscientemente. Era más difícil controlar minuciosamente el cuerpo de un niño de 8 años que el de uno de 28 años.

Además, no había usado magia en mucho tiempo, lo cual fue otra causa de este error.

Antes de que Jin pudiera encontrar una excusa, Murakan apretó los puños con fuerza y se puso de pie. 

¡Ya veo, Solderet! ¡Finalmente entiendo por qué lo elegiste como tu contratista después de mil años! Kuhaha, es realmente algo. ¡Es realmente increíble! Niño, ¡haces que mi corazón lata tan rápido de emoción!"

El error pareció haber beneficiado a Jin.

Con el fin de continuar su acto infantil, Jin se rascó la parte posterior de la cabeza y llevaba una sonrisa incómoda. 

"¿Es esto algo tan impresionante?" 

"¿Es eso siquiera una pregunta? ¡Solo he visto a tres personas lograr crear una esfera de maná tan temprano en su infancia! La primera vez fue con el primer patriarca del Clan Zipfel, la segunda fue con el cuarto patriarca. ¡Y finalmente tú!"

Murakan comenzó a contar la historia de cómo el primer y cuarto patriarcas Zipfel habían logrado esta hazaña a la tierna edad de 5 y 7 años, respectivamente. Sin embargo, Jin no estaba muy inspirado por la historia.

Porque él era igual que ellos.

Jin, junto con esos dos patriarcas, eran todos "genios mágicos" en su significado más verdadero.

Antes de su regresión, Jin se había convertido en un mago de 5 estrellas en 3 años. Y dado que había logrado hacer un contrato con Solderet, Jin era potencialmente incluso más talentoso que esos dos magos aclamados. 

«Si hubiera nacido en el Clan Zipfel durante mi primera vida, habría alcanzado la etapa de 8 estrellas, como mínimo, a los 28 años. Tal vez incluso el escenario de 9 estrellas.»

Murakan finalmente terminó con su risa maníaca. 

"Niño. Honestamente, pensé que le tomaría al menos algunos años aprender a liberar energía espiritual. Pero a este ritmo, es posible que pueda tener éxito antes de abandonar el Castillo Tormenta. ¡Pasemos a la siguiente fase de inmediato!"

La siguiente lección fue sobre la transferencia de maná. Era una técnica básica que requería que uno extinguiera el maná en una mano y lo moviera hacia la otra con precisión milimétrica.

Aprender esta técnica fue pan comido para Jin una vez más, pero tuvo que controlarse y contenerse esta vez.

Ahora que Murakan tenía grandes expectativas hacia Jin, no había necesidad de aumentarlas aún más. De lo contrario, las abrumadoras pero insoportables expectativas de Murakan se convertirían en una carga para Jin y podrían volver a morderlo más adelante en la vida.

Además, aunque su error anterior benefició a Jin esta vez, el hecho de que cometiera el error fue importante y alarmante. Con el fin de obtener las habilidades y técnicas para controlar el maná tan competente como su vida anterior, tuvo que entrenar repetidamente, incluso para las técnicas básicas.

Jin escuchó la explicación de Murakan e intentó transferir el maná de su mano derecha a su izquierda. 

«Hm... debería fallar a propósito por un tiempo antes de tener éxito. 10 minutos deberían ser suficientes.»

Diez minutos más tarde, Jin transfirió con éxito el maná de su mano derecha a su izquierda con precisión. Murakan luego sonrió ampliamente.

Las gotas de sudor comenzaron a formarse en la frente de Jin. En realidad, era más difícil para él realizar una técnica fácil a propósito y mucho más lento, al igual que levantar un objeto pesado lentamente era más agotador en comparación con levantarlo rápidamente. 

"Bueno. Excelente trabajo. Si logras completar este procedimiento en 5 segundos, deberías poder liberar maná. En otras palabras, te habrás convertido en un mago de 3 estrellas." 

"¿Cuánto tiempo crees que me llevará lograr eso?"

Jin preguntó mientras se secaba el sudor. 

"2 años."

Al escuchar la respuesta, Jin decidió que lograrlo en 1 año sería lo suficientemente convincente.

Habiendo terminado los cálculos en su mente, Jin asintió al dragón. 

"Bueno. Luego practica la transferencia de maná por un poco más y luego regresa por hoy. Y por si acaso, no practiques dentro del castillo cuando no estoy contigo."

"Está bien."

Después de entrenar durante otra hora, llegó el momento de que Jin regresara a la superficie. Mientras empacaba sus cuadernos y la canasta, Murakan se volvió a tumbar en el suelo, rascándose las ingles. 

"Oh también, chico. Cuando vengas mañana, asegúrate de llenar esa canasta hasta el borde con pasteles de fresa. De lo contrario, me aseguraré de que conozcas las consecuencias."

Murakan advirtió a Jin mientras comenzaba a alejarse. 

“La tarta de fresas que comiste antes fue la última. ¿Tiene idea de cuántas fresas comió durante los últimos 6 meses?" 

"¡Maldita sea, entonces tráeme otro tipo de pastel que hornea tu niñera!" 

"Entonces, ¿Qué tal un pastel de ratas?" 

“Miserable mocoso, ven aquí y prueba mi puño… ¡Oye, oye! ¡Oye!"

Swoosh! 

Jin salió corriendo por el agujero conectado al corredor subterráneo. 

¡Algo más que ratas! ¡Por favor! ¡Te lo ruego!"

Cuando Jin regresó al día siguiente, su canasta estaba llena de tartas de manzana.

Murakan estaba satisfecho y acarició la cabeza del niño.

◆◆◆◆

Pasó un año. Hoy fue el 9 de septiembre de 1789. El noveno cumpleaños de Jin.

Pasar sus cumpleaños en el Castillo Tormenta —que estaba tormentoso y húmedo todo el año—, no era bueno para el crecimiento mental y emocional de los niños.

Mientras una docena de sirvientes y Gilly, junto con 5 caballeros, colocaban velas en el pastel, el feroz vendaval del exterior se estrellaba contra las ventanas del castillo. 

"Feliz cumpleaños, joven maestro Jin."

"¡Feliz cumpleaños!"

"Gracias a todos."

Cuando el niño de 9 años sopló las llamas de las velas, todos se reunieron a su alrededor y aplaudieron.

Clang, clang, clang, clang. 

Dado que los caballeros llevaban guanteletes, sus poderosos ruidos de "aplausos" dominaban a los de todos los demás. La fiesta de cumpleaños fue sombría y desoladora, como si fueran meros plebeyos que no podían permitirse una comida abundante.

A pesar de esto, Jin todavía estaba encantado y se sentía bendecido. En su vida anterior, ni siquiera había recibido saludos de las personas que vivían en el castillo por su cumpleaños, aparte de su niñera.

Cuando Gilly cortó el pastel y les dio un trozo a todos, el caballero solitario que custodiaba la entrada principal del Castillo Tormenta irrumpió repentinamente en la habitación. 

"¡Joven maestro Jin!"

Era el caballero guardián llamado Khan.

"¿Khan?"

No hubo muchas situaciones en las que Khan se atreviera a correr dentro de los pasillos del castillo.

La intuición de Jin le dijo que alguien de la casa principal del clan había venido de visita. 

"¡La señora mayor ha venido de visita!" 

"¿Hermana mayor Luna...?"

Jin exclamó mientras se levantaba.

La hermana mayor de Jin, Luna Runcandel.

El primogénito de los 13 hijos de Cyron Runcandel. Era un hecho bien establecido que ella era la más fuerte de todos los hermanos. A su edad actual de 28 años, se convirtió en un caballero de 9 estrellas, lo que demostró la suposición anterior.

Sin embargo, a pesar de su fuerza y fama, nunca participó en la "Guerra de Sucesión" de Runcandel —una competencia horrible y antiestética por el trono— en la primera vida de Jin, y siempre se movió por su cuenta. 

«Ella no es el tipo de persona que viene a felicitar a su hermano menor en su cumpleaños. ¿Por qué está ella aquí...?»

Jin corrió hacia la ventana y miró hacia afuera. Luna estaba dando grandes pasos mientras subía las escaleras que conducían al Castillo Tormenta.

En su espalda estaba su espada emblemática: la enorme hacha-espada, "Crantel".


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por el cap ;3

0

smys-capitulo-11
SMYS - Capitulo 11
31822
11

Hasta que cumpla 10 años (3)

Traductor: KazutoAC

KAZUTO TRANSLATIONS

Capítulo 11 – Hasta que cumpla diez (3)

Luna y Jin tenían una diferencia de edad de 19 años, lo que no fue una sorpresa, ya que eran respectivamente el primer y último hijo de Cyron y Rosa.

Con una diferencia de edad tan grande, hay muchos casos en los que el hermano mayor adora al menor... Pero ese no fue el caso de Jin en su primera vida.

Y así, con la repentina visita de Luna, Jin estaba más asustado que feliz. 

«Esto es algo preocupante. ¿Mi hermana mayor también ha mostrado interés en nuestros otros hermanos?»

A pesar de hurgar en sus recuerdos, Jin no podía recordar un evento similar en el pasado.

El apodo que el público solía llamar a Luna era "Ballena Blanca".

Ella era reservada, distante y difícil de contactar al igual que la "ballena blanca" en los mitos. Y dado que solo había una ballena blanca en el mundo, el apodo también reflejaba sus tendencias antisociales. 

"¡Saludos a la dama mayor!" 

"¡Saludos a la dama mayor!"

Los caballeros que se reunieron para el cumpleaños de Jin salieron corriendo y gritaron al unísono.

A pesar de que aún no había entrado en el castillo, los sirvientes en el comedor también comenzaron a inclinarse por adelantado. 

"Bajemos las escaleras para recibir a mi hermana, niñera."

Gilly estaba estupefacto y miraba fijamente a la nada. Tener la oportunidad de conocer al hijo mayor del clan era raro, pero extremadamente estresante. 

"Ah, sí, joven maestro."

Jin y Luna se encontraron cara a cara en el pasillo central. Era la primera vez que el niño veía a su hermana mayor desde el Ritual de Selección.

Deslumbrante cabello plateado, piel de porcelana y... ojos profundos que parecían atravesar todo lo que veían.

La mirada profunda de Luna contenía una inexplicable sensación de peligro y amenaza. Esos eran los ojos de alguien que había matado a miles de guerreros poderosos en todo el mundo mientras se acercaba lentamente al reino de un emperador espada.

Cuando hicieron contacto visual, el corazón de Jin comenzó a latir furiosamente. 

«Así que esta es la mirada de alguien que está cerca de ser el más fuerte del mundo...»

Sin embargo, Jin no tuvo tiempo de admirarla por siempre. No podía dejar de lado la posibilidad de que ella hubiera recorrido todo este camino, ya que de alguna manera había sentido el despertar de Murakan.

Si ese fuera el caso, Jin tendría que encontrar una solución a su problema.

Mientras se destrozaba los sesos, Luna apaciguó a los caballeros a su alrededor hablando primero.

"Has crecido mucho."

Una voz fría y seca. No era un tono adecuado para dirigirse a un hermano que no había visto en 8 años.

Sin embargo, Jin sintió una leve cantidad de buena voluntad dentro de esa voz seca. No obstante, era demasiado pronto para bajar la guardia. 

"Gracias por venir hasta aquí. Habríamos preparado un banquete mucho más adecuado si nos hubieras notificado con anticipación, hermana mayor." 

"Eso es lindo. Pero no hay necesidad de tal hospitalidad cuando simplemente estoy visitando a mi hermano menor."

Luna respondió mientras acariciaba la cabeza de su hermano.

Pensar que su hermana mayor —con quien apenas había hablado en su vida pasada— lo estaba acariciando… Jin no podía entender lo que estaba pasando. 

«¿Solo por qué? ¿Por qué está actuando así?»

La misma pregunta seguía repitiéndose en su mente.

Cuando Cyron vino de visita, todo sucedió como había predicho, pero simplemente no pudo leer las verdaderas intenciones de Luna.

Sin embargo, el hecho de que fuera difícil no significaba que tuviera que dejar de intentarlo. No importa lo increíble que fuera una luchadora, Luna todavía era una mujer de 28 años.

En cuanto a Jin, este era su 37 año de vida en total, por lo que no había necesidad de sentirse presionado.

"Es verdad. No es necesario que hagas eso cuando simplemente estás viajando dentro del territorio de Runcandel, hermana mayor. Pero, honestamente hablando... como no te conozco lo suficiente, subconscientemente me sentía inquieto y nervioso."

La mano que estaba acariciando la cabeza de Jin se congeló. Gilly estaba desconcertado por la honesta declaración de Jin e hizo una tos seca. Incluso los caballeros que los rodeaban miraban con incredulidad.

Se hizo el silencio. La gente de los alrededores sudaba como un cubo mientras veían a los hermanos mirándose el uno al otro.

"¿Estabas nervioso?"

"Si hermana."

"¿Debería interpretar eso como que te sientes incómodo conmigo?" 

"No me siento incómodo. Es solo que, dado que esta es básicamente la primera vez que te veo..."

Otra ronda de silencio.

La atmósfera alrededor de Luna era ambigua.

Los caballeros y Gilly pensaron que ella estaría furiosa, pero fue todo lo contrario. Nunca podrían haber predicho las emociones que vieron en los ojos del océano profundo de la mujer.

Dolor, arrepentimiento y amargura.

Esas fueron las emociones que afloraron en el rostro de Luna. 

"... Tienes razón, estaba siendo desconsiderado. Puede que seas joven, pero aún eres un Runcandel. ¿Cómo pude olvidar eso...? lo siento."

Incluso Jin fue tomado por sorpresa por su reacción.

Runcandel.

Este gran clan de maestros de la espada no era una familia donde los hermanos se apoyarían, se amarían y se sacrificarían por un hermano o una hermana.

Vigilarse unos a otros, robarse unos a otros y arrastrar a otros eran las tradiciones familiares. Por lo tanto, habiendo escuchado la explicación de Jin, Luna creyó que el niño pensaba en ella como un "obstáculo" y un "estorbo".

Esa fue la razón detrás de su mirada triste. 

"Todos, dennos un poco de espacio… En realidad, no importa. ¿Puedo pedirles a tus caballeros y niñera que dejen el salón, Jin?"

Luna se inclinó y emparejó su nivel de ojos con los de su hermano. Una vez que Jin asintió, los caballeros y Gilly vaciaron el lugar.

Si bien todavía no podía leer sus verdaderas intenciones, Jin creía que Luna no quería hacerle ningún daño. 

"Mi hermano menor."

"Si hermana." 

"La razón por la que vine a buscarte tan de repente es porque... tengo algo que debo decirte. Y también porque hoy es tu cumpleaños."

Jin bajó la guardia visiblemente.

"¿Algo que decirme...?"

"Debido al interés de mi padre en ti, todos nuestros hermanos te están vigilando. Y al ver tu actitud hoy, parece que no necesito explicar lo que eso significa."

Cada Runcandel estaba prestando gran atención a Jin.

Y no fue ninguna sorpresa. Era bien sabido que Cyron había ido hasta el Castillo Tormenta el año pasado para ver a su hijo menor.

Además, Jin había elegido a Barisada durante su ritual de selección, por lo que sería más extraño si no lo estuvieran vigilando. 

"Sí, lo sé. Quieres decir que una vez que deje el Castillo Tormenta, nuestros hermanos intentarán mantenerme bajo control, ¿verdad?"

Luna se quitó el hacha-espada Crantel de la espalda y lo colocó en el suelo.

¡Thud! 

A pesar de su mejor intento por permanecer callada, aun así, terminó creando un gran eco en el pasillo. 

"Eso es correcto. Así que ya lo sabes. Debes haber estado en guardia contra mí también por la misma razón."

Jin no respondió y miró fijamente a los profundos ojos azules de Luna. 

"Pero esto es lo que quería decirte. Realmente espero —desde el fondo de mi corazón— que no participes en esta sucia disputa familiar y dejes que la felicidad se te escape de las manos."

Sus palabras se estrellaron contra la mente de Jin. 

«¿Es esto lo que la hermana mayor ha estado pensando todo este tiempo? ¿Es por eso que... ella no participó en la sangrienta guerra de sucesión en mi vida pasada?»

Siendo el más fuerte de los hermanos, Luna podría fácilmente quitarles el trono a sus otros hermanos.

Sin embargo, Jin no encontró sus verdaderas intenciones absurdas o difíciles de creer. Luna de hecho se alejó de la sangrienta guerra de sucesión antes, por lo que había una pizca de credibilidad en sus palabras. Simplemente se sorprendió al escuchar esas palabras de la persona misma.

Pero Jin todavía sentía cierta repulsión hacia su forma de pensar. 

«Si no quieres que nuestros otros hermanos me sacrifiquen durante la guerra de sucesión, ¿por qué no dijiste nada en mi primera vida?»

¿Fue porque él no tenía ningún valor en ese entonces, que ella no se molestó en advertirle?

¿O fue porque sus otros hermanos ni siquiera consideraban a Jin un oponente peligroso en la guerra de sucesión?

Tales preguntas aparecieron en su mente, pero no eran relevantes en la situación en cuestión. 

"Hermana mayor Luna."

"¿Qué es?"

"Estoy muy agradecido por esas palabras, pero no tengo la intención de abandonar el conflicto."

Un tono cortés pero resuelto. 

"Estoy siendo sincero aquí. No digo esto porque temo que puedas superarme, Jin." 

"También soy consciente de eso, hermana mayor. Puedo ver sus puras intenciones y estoy muy agradecido por eso. Nunca esperé que un hermano mío se preocupara por mí. Pero no planeo cambiar de opinión." 

"... Entonces, ¿podría preguntar el motivo de su decisión?" 

"Puede que no sepa sobre esto, pero..."

Jin respiró hondo antes de continuar con su historia. 

“Ya ha habido un intento de asesinato en mi contra. Nunca le he hablado de eso a nadie. Ni siquiera Gilly. Y debido a ese incidente, mi lucha ya ha comenzado."

Técnicamente hablando, no fue un intento de asesinato sino una maldición. Sin embargo, la maldición 'Ilusión de Cuchillas' no fue diferente a una sentencia de muerte para un niño que vive en el Clan Runcandel. 

"¡Quién se atrevió!"

¡Rumble! 

Con su grito, el aura comenzó a salir del cuerpo de Luna, expandiéndose en el pasillo vacío. Un estruendo sacudió el espacio cerrado mientras el aura giraba en un remolino. 

“¡¿Un hermano nuestro se atrevió a intentar matarte dentro del Castillo Tormenta?! ¿Quién fue? ¿Fueron los gemelos Tona? 

"Eso, no puedo decirte."

A pesar de su seca respuesta, el corazón y el pecho de Jin se sintieron cálidos y contentos de ver a Luna enfurecerse por él.

"Pero en lugar de no estar dispuesto a decírtelo, soy incapaz de responder esa pregunta, ya que hay muchas cosas que también desconozco." 

"¡Haa!"

No había necesidad de continuar esta conversación.

Luna solo podía aceptar el hecho de que su hermano menor ya estaba demasiado involucrado en la disputa familiar como para liberarse ahora.

Mientras Luna trataba de resolver sus sentimientos encontrados, Jin se acercó a ella con cuidado y la abrazó por el cuello. 

"Pero estoy muy feliz de haber aprendido que no todos mis hermanos me desprecian y buscan mi vida, hermana mayor." 

"Jin. Mi hermano. Esto me entristece profundamente."

¿Quién podría haber pensado que la famosa Ballena Blanca era una hermana tan dulce y tierna?

Jin ya no pensaba en ella como un aterrador caballero de 9 estrellas, sino que la consideraba un simple ser humano que estaba sufriendo dentro de esta familia desordenada. 

"Por favor, no te desanimes."

◆◆◆◆

Después de su conversación dentro del salón, Luna se quedó en el castillo por otras 2 horas antes de irse. El triste y desolador cumpleaños de Jin se iluminó con la presencia de su hermana.

«Nunca supe que mi hermana mayor tenía un lado tan amable.»

Jin pensó para sí mismo mientras tocaba el colgante alrededor de su cuello.

Era el regalo de cumpleaños de Luna para él. 

«Ella me dijo que rompiera la gema del colgante cuando me encuentre en una situación crítica con la que no pueda lidiar.»

Si rompiera la gema azul profundo del colgante, Luna sería enviada a la ubicación de Jin solo una vez. Ella había obtenido este artefacto después de matar a un demonio hace un tiempo. 

"¡Oh, chico! ¡Esa cosa alrededor de tu cuello! ¿No es ese el colgante del Rey Bestia Demoníaco Orgal? ¡Lo es! Dayum, te obtuviste un regalo de cumpleaños invaluable. Docenas de monarcas y gobernantes perdieron la vida tratando de obtener ese colgante hace mil años." 

"¿Rey Bestia Demoníaca Orgal? ¿Quién es ese?"

"Un demonio increíble de antaño. Pude reconocer eso de un vistazo. Imagino que lo recibiste de la persona con el aura poderosa que sentí antes. Maldita sea, básicamente tienes una vida extra ahora. Felicidades, chico."

Murakan estaba al tanto de los efectos del colgante. 

"Puedo ver que es un artefacto asombroso. Pero Murakan, ¿dijiste "aura poderosa"? ¿Lo sentiste desde aquí abajo?"

"Por supuesto que lo hice, mocoso. Puede que haya perdido mucha fuerza, pero sigo siendo un dragón. ¿Quién fue? Primero pensé que era tu padre, pero viendo cómo se dieron cuenta de mí y se fueron sin hacer un escándalo, imagino que era otra persona." 

"¿Qué? Espera un segundo. ¿Mi hermana mayor se fijó en ti?"

Preguntó Jin desconcertado. 

"Jaja, ¿entonces la dueña de esa aura era tu hermana? Veo que este clan sigue siendo tan loco como siempre. Incluso estaba pensando en agarrarte y huir si las cosas iban mal." 

"Ah."

"Bueno, viendo cómo te dio el colgante de Orgal, no creo que tu hermana les cuente a los otros miembros del clan sobre nosotros. Hoy fue un gran día." 

"¿Entonces crees que mi hermana simplemente lo dejará pasar?" 

"Apuesto cien tartas de manzana a eso. Si ella fuera de mente estrecha, nunca te habría dado ese colgante en primer lugar. Tienes una gran hermana. Uf, estoy tan celoso de ti, chico. Mientras que mi hermana es..."

Mientras Murakan comenzaba a describir a su hermana mayor, Jin reflexionó sobre qué hacer si —en una posibilidad entre un millón— Luna decidía contarle al clan sobre la existencia de Murakan.

Sin embargo, pronto recordó las últimas palabras de Luna antes de irse, y pronto se calmó. 

«Solo quiero que recuerdes esto, Jin. Mi hermano. No importa lo que hagas, no importa en lo que te conviertas, siempre te apoyaré.»


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por el cap ;3

0