smys-capitulo-14
SMYS - Capitulo 14
31842
14

Ataque

Traductor: KazutoAC

KAZUTO TRANSLATIONS

Capítulo 14 - Ataque

Los días de Jin en el Castillo Tormenta estuvieron acompañados de lluvias constantes. Sin embargo, una vez que descendieron de la montaña y llegaron al fondo, el paisaje era blanco.

Fue la primera nevada del Reino Mitel. Además, una fuerte nevada. En cuestión de horas, la nieve se había amontonado hasta el nivel de las rodillas.

Debido a este paisaje de un blanco puro, el carruaje tuvo que ralentizar su paso. Los caballeros Jerome y Holtz se bajaron y comenzaron a barrer la nieve a su paso con sus espadas. 

“Deberíamos refugiarnos en un pueblo cercano y esperar a que deje de nevar, Joven Maestro. Incluso si llegáramos a la capital sin detenernos, no podríamos usar el portal de transferencia debido a la nieve."

"Tienes razón. No tenemos otra opción."

Aunque esta era la primera vez que Jin veía nieve en mucho tiempo, no estaba particularmente emocionado debido a sus graves circunstancias.

Un carruaje que avanza lentamente y una nevada que parece intentar tragarse el mundo entero. Jin estaba hojeando sus notas, las transcripciones de los tomos secretos del Castillo Tormenta, para matar el tiempo.

Pero en medio de la noche...

¡Swoosh!

¡Neiiiigh-!

De repente, los dos caballos que tiraban del carruaje gritaron horrorizados.

El hechizo mágico de 3 estrellas "Cuchillas de Carámbanos" había atravesado los flancos de los caballos. El carruaje se sacudió como si estuviera a punto de volcarse, y en el segundo siguiente, el cochero fue asesinado por el mismo hechizo. 

"¡Estamos siendo atacados! ¡Por favor, quédese dentro del carruaje, joven maestro!"

"¡Es un ataque!"

Jerome y Holtz gritaron en voz alta. Inmediatamente, Gilly cubrió a Jin con su cuerpo y observó la situación afuera.

La habitual mirada gentil y amable no se veía por ningún lado. Sus ojos parecían arder de rabia mientras mostraba una feroz intención asesina. 

"Estaremos bien, Joven Maestro. Me tienes a mí y a dos caballeros guardianes de 7 estrellas para protegerte. No hay necesidad de preocuparse."

Una voz tranquila y relajada. Jin había visto a Gilly comportarse así un par de veces en su vida pasada. Sucedería cada vez que los Runcandel fueran atacados y Jin estuviera en peligro. 

"Hay alrededor de 20 asesinos. Parecen estar compuestos por magos y guerreros, pero no podemos eliminar la posibilidad de que tengan arqueros con ellos. Todavía tengo que determinar si hay enemigos de 7 estrellas o más."

Gilly informó sus propias observaciones de la situación.

Las niñeras de los Runcandel eran todas guerreras de 7 estrellas o más. En poco tiempo, el arma de Gilly, una garra, se reveló desde el interior de su manga y emitió un brillo intenso. 

«Que desastre. ¿Un ataque tan pronto como dejamos el Castillo Tormenta? ¿Quiénes son?»

Aunque Gilly estaba tratando de tranquilizar a Jin, él estaba mucho más sereno que la niñera.

¿Miedo por el ataque repentino?

No había forma de que eso fuera posible. Tenía tres combatientes de 7 estrellas a su lado protegiéndolo. Y si lo peor estaba por venir, podría usar el colgante de Orgal.

Mientras el colgante estuviera con él, definitivamente podría sobrevivir a cualquier amenaza una sola vez. 

«Si están dispuestos a atacar un carruaje Runcandel, estos atacantes no son nadie. Dado que los caballeros no pudieron detectarlos de antemano, debe haber al menos un mago de 6 estrellas entre ellos.»

Jin estaba evaluando tranquilamente la situación exterior. 

«El carruaje no fue atacado después de esos primeros hechizos, y puedo escuchar las armas chocando en la distancia. En otras palabras, ¿Los enemigos se escondían en la distancia, y Jerome y Holtz fueron tras ellos para contra... atacar?»

Cuando su proceso de pensamiento llegó a esa conclusión, Jin se dio cuenta de que algo andaba mal. 

"Gilly".

"¿Sí, joven maestro?" 

"Jerome y Holtz. Esos dos no fueron enviados por el clan. Eso, o son traidores."

"Joven Maestro, ¿De qué estás hablando…? Todos en el Castillo Tormenta conocen sus caras, incluyéndome a mí. Definitivamente son Jerome y Holtz del clan."

Incluso Jin conocía sus caras. Los había encontrado algunas veces en su vida pasada.

Sin embargo, Jin tenía sus razones para tratarlos como impostores o traidores. 

"Gilly. Los caballeros guardianes del clan nunca dejan a los niños Runcandel desatendidos así, incluso si las niñeras están con ellos."

"¡Ah!" 

"Uno de esos dos debería haberse quedado al lado del carruaje. Pero Jerome y Holtz salieron a enfrentarse a los enemigos. Son traidores o impostores."

Gilly comprobó la situación afuera a través de la ventana. Tal como había comentado Jin, Jerome y Holtz habían abandonado sus posiciones tan pronto como comenzó el ataque.

¡Crack! 

El rostro de Gilly se distorsionó de furia mientras rechinaba los dientes. La ira se dirigió hacia los dos traidores, así como hacia ella misma por darse cuenta de la situación solo después de que Jin la había señalado. 

"… Pido disculpas, Joven Maestro. Me aseguraré de recibir un severo castigo por este descuido mío una vez que regresemos al clan."

"A partir de ahora, Gilly McRolan protegerá al joven maestro Jin como miembro del Clan Runcandel. Por favor, sea paciente e indulgente incluso si mi protección termina siendo algo drástica y violenta."

"Si bien es importante sacarnos del peligro, también es crucial saber quiénes son estos asesinos, ya que pueden ser aliados que están aquí para rescatarnos de esos dos traidores."

"Sí, joven maestro. No traeré deshonra al clan."

¡Slash! 

Gilly de repente balanceó su garra en diagonal mientras aún estaba sentada. El carruaje de acero se dividió limpiamente en dos y se desmoronó fácilmente. Jin ahora podía ver el cielo desde el interior del carruaje.

Luego inmediatamente cargó a su joven maestro y saltó del metal, corriendo como una flecha volando con el viento. Dado que los traidores habían preparado el carruaje, podría haber características ocultas para evitar que escaparan. Por lo tanto, la niñera tuvo que ser rápida para evitar todas las trampas potenciales.

Debido a la oscuridad de la noche y la fuerte nevada, su visibilidad no era mejor afuera. Todo lo que pudieron ver fueron algunos destellos y chispas a unos 200 metros de ellos. 

«Dado que ambos se fueron para luchar contra los atacantes tan pronto como comenzó la batalla, deben haber juzgado que no podían detener a los enemigos solos.»

Si los oponentes contra los que luchaban Jerome y Holtz eran los aliados de Jin, entonces el niño y la niñera estaban a punto de ser salvados.

Pero Jin no podía descartar la posibilidad de que los atacantes fueran, de hecho, otros enemigos que tenían objetivos diferentes a los dos traidores. Sin embargo, Gilly cargó al niño y corrió hacia el campo de batalla. 

"¡Encuentra a Jin Runcandel!"

“¡Equipo 3! ¡Bloquea al de la izquierda!"

Las voces de los que habían atacado el carruaje. En una mirada más cercana, Jerome y Holtz estaban peleando por igual contra 20 oponentes. 

"Joven Maestro, ¿por qué dejaste el carruaje?"

"Este lugar es peligroso. ¡Por favor, regrese al carruaje por ahora!"

Jerome y Holtz le gritaron a Jin cuando lo notaron. 

"Cállate, sucios bastardos traicioneros. ¿A las órdenes de quién están ustedes dos aquí? ¡Cómo te atreves a intentar secuestrar al joven maestro...! "

Gilly envolvió su aura alrededor de su garra y los miró furiosamente. El rostro de los dos traidores se distorsionó visiblemente y las sonrisas comenzaron a formarse en los rostros de los atacantes que habían rodeado a los caballeros de 7 estrellas. 

"¡Esa mujer es Gilly McRolan! ¡La presencia de Jin Runcandel ha sido confirmada!"

"¡Todos los hombres, den prioridad a la protección de Jin Runcandel!"

Los atacantes eran de hecho los aliados del niño y la niñera.

Jin se sintió algo aliviado. Si Gilly uniera fuerzas con ellos, no tendría que romper el colgante de Orgal para activarlo.

La batalla se detuvo repentinamente con la llegada de Jin. Durante este breve momento, el niño escaneó las armaduras y túnicas de sus presuntos aliados. 

«Una hoja y un zampullín negro. Es el Clan Yuta y los Mercenarios del Rey Negro.»

El Clan Yuta era un clan de magos en el Reino Mitel, mientras que el Rey Negro era un grupo de mercenarios que podría considerarse uno de los grupos mercenarios más fuertes que existen. Dado que solo había un zampullín negro en su cresta, parecía que no eran sus tropas más elitistas.

No obstante, cada mercenario estaba en el reino de 5 estrellas, y los magos de Yuta parecían ser maestros en su oficio. 

«Entonces no son traidores sino impostores. Los caballos y el cochero murieron con las Cuchillas de Carámbanos... debido a un fallido ataque preventivo.»

Después de inspeccionar a sus aliados y observar su fuerza y número, Jin llegó a una conclusión sólida.

Si Jerome y Holtz fueran realmente caballeros de 7 estrellas, podrían haber diezmado fácilmente a los veinte atacantes de 5 estrellas —particularmente en la oscuridad y las fuertes nevadas donde la visión de todos está restringida—.

Sin embargo, a pesar de que la batalla duró mucho tiempo, no hubo bajas visibles entre los asaltantes. En otras palabras, Jerome y Holtz no eran verdaderos caballeros de 7 estrellas del Clan Runcandel. 

"¡Soy Murka, vice-capitán del 3er Cuerpo de Mercenarios del Rey Negro! ¡Habiendo recibido una comisión del Clan Runcandel, unimos fuerzas con el Clan Yuta del Reino Mitel para rescatar a Jin Runcandel!"

"Pfft hahaha…" 

De repente, el falso Jerome dejó escapar una pequeña risa.

La extraña risa duró mucho tiempo. Debido a la extraña sensación de incongruencia, los magos Yuta y los mercenarios del Rey Negro prepararon sus armas mientras un escalofrío recorría sus espinas.

Gilly se paró ante Jin y habló. 

"¿Quiénes son ustedes dos?"

También se había dado cuenta de que los dos caballeros no eran los caballeros Runcandel que conocía. Al igual que Jin, era consciente del poder y la fuerza que tenían los verdaderos caballeros de 7 estrellas. 

"Kek, qué pregunta más estúpida, Gilly McRolan... No tenemos nada que decirle a un perro callejero que lame las botas de los Runcandel."

El falso Holtz también dejó escapar una risa repugnante y cambió de posición. No parecían estar dispuestos a dar más información. 

"... ¿Qué debo hacer, joven maestro?"

Jin respondió a las preguntas de Gilly sin una pizca de vacilación. 

"Mata a uno de ellos y córtale los brazos al otro antes de que me lo traigas."

"Tu deseo es mi comando."

"Puede que seas poderoso, Gilly McRolan, pero no debes subestimarnos."

“Murka de los Mercenarios del Rey Negro. Dejaré al Joven Maestro a su cuidado durante 30 segundos."

Gilly ignoró la réplica del falso Jerome y se dirigió a Murka. El vice-capitán corrió inmediatamente ante Jin con sus hombres y formó una línea de defensa. 

«No he visto la batalla de un caballero de 7 estrellas en mucho tiempo.»

Como Jin pensó para sí mismo, Gilly ya había disparado hacia los dos impostores. Mientras atravesaba el paisaje lleno de nieve, el aire se rompió cuando estalló una explosión sónica.

Ella era una flecha veloz. Los mercenarios y magos no podían creer que uno pudiera alcanzar tales velocidades corriendo sobre esta gruesa capa de nieve blanda.

¡ROTURA-!

La garra de tres puntas atravesó el cuello del falso Jerome.

El impostor ni siquiera pudo reaccionar a la velocidad de la niñera. Solo notó su próxima muerte cuando su cabeza tocó la nieve.

El falso Holtz que estaba al lado de Jerome se dio la vuelta para encontrar la figura de Gilly, que había disparado más allá de ellos. 

Sin embargo, no podía seguir sus movimientos con sus ojos inexpertos. Mientras trataba de tomar represalias blandiendo la espada en su mano...

Thump. 

El sonido de su brazo derecho y su espada cayendo en la nieve llegó a sus oídos. 

"Oh."

¡Slash!

¡Swoosh-! 

El falso Holtz de alguna manera se las arregló para evitar la danza furiosa de Gilly un par de veces.

Sin embargo, ese era su límite. Sin su brazo derecho, su cuerpo desequilibrado no podría seguir adecuadamente las órdenes de su mente. En poco tiempo, la garra de Gilly cortó limpiamente el brazo izquierdo de su enemigo.

Siete segundos.

Apenas habían pasado siete segundos desde su participación en la batalla. Gilly usó los 23 segundos restantes para detener la sangre que brotaba de las heridas de la víctima. Cortó el largo cabello del muerto Jerome para atar los muñones sin brazos de Holtz.

Los mercenarios y magos no pudieron evitar observar el fenómeno que ocurría ante ellos con asombro. 

«¿U-una mujer tan poderosa es simplemente una niñera?»

«¡Ella está en un reino completamente diferente en comparación con nosotros ...!»

Por otro lado, Jin lucía una sonrisa de satisfacción. 

"He cumplido tu mandato, joven maestro".

Gilly arrastró al falso Holtz detrás de ella y caminó hacia el chico. Mientras la nieve seguía entrando en su boca, la víctima sin brazos ni siquiera podía gritar de dolor correctamente.

¡Thud! 

A su llegada, agarró la cabeza del impostor y la ancló firmemente ante los pies de Jin. 

"Parece que el que estaba subestimando a su oponente no era Gilly, sino ustedes dos. Si estabas intentando asesinar al hijo menor de los Runcandel, deberías haber enviado tres o cuatro caballeros de 8 estrellas en su lugar."

Mientras Jin hablaba en un tono frío, el falso Holtz escupió. 

“Keuk, Kuhuhu… Esto es simplemente una advertencia. La Era de los Runcandel está, Urgh... llegando a su fin."

"Eso es realmente algo que espero con ansias."

La declaración de Jin provocó sorpresa y confusión entre los mercenarios y magos. 

"Porque la Era de los Runcandel terminará, y la Era de Jin Runcandel está a punto de comenzar." 

"Gloria a los zipfels!"

“Oh, entonces eres un seguidor de los Zipfels. Supongo que ya no hay necesidad de llevarte de vuelta al clan y torturarte para más información."

¡Smash! 

Jin cubrió su puño con aura y lo estrelló junto a la cabeza del impostor. Había aprendido a manejar el aura a través de sus clases de artes marciales con Khan. 

"Libérenlo."

"¡Hombres, mátenlo!" 

"No, no lo quise decir de esa manera. Haga todo lo posible por sobrevivir y regresar a su base en ese estado, Sr. Impostor. Les enseñará una lección a sus camaradas. Bueno, esto fue una pérdida de tiempo. Gilly, tira este pedacito de basura en alguna parte."

"Entendido, joven maestro."

Gilly tomó al hombre sin brazos y lo arrojó al lejano campo de nieve.

Jin pensó para sí mismo mientras observaba al falso Holtz tosiendo en la nieve.

«Vaya, qué lunáticos tan ingenuos. ¿Pensaron que los Zipfel les estarían agradecidos por hacer algo como esto?»


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por el capitulo :3

0

smys-capitulo-15
SMYS - Capitulo 15
31843
15

¿Verdad revelada?

Traductor: KazutoAC

KAZUTO TRANSLATIONS

Capítulo 15 – ¿Verdad revelada?

Un estado de ánimo tenso llenó el aire.

Se podía ver el sudor goteando por el cuello de las personas.

Habiendo lidiado con los impostores, los Mercenarios del Rey Negro terminaron convirtiéndose en los nuevos escoltas de Jin. Sin embargo, la escolta no pudo evitar contener la respiración alrededor de su cliente. Ahora que los magos de Yuta habían regresado por su cuenta, los mercenarios eran los únicos que quedaban para cuidar al aterrador niño. 

«¿Qué clase de niño de 10 años actúa así?»

El vice-capitán del 3er Cuerpo de Mercenarios del Rey Negro se hizo a sí mismo, una pregunta que todos sus hombres también estaban pensando.

¡Los Mercenarios del Rey Negro! Son guerreros veteranos que pueden cambiar las tornas en el campo de batalla. ¡Derramamiento de sangre, huesos rotos, piel quemada! Nada puede detener a estos soldados con cicatrices de batalla.

La visión de los prisioneros torturados y asesinados sin piedad es algo cotidiano para estos hombres. Ver a Jin ordenarle a Gilly que matara a los falsos Jerome y Holtz de una manera sangrienta no era nada nuevo para ellos.

Sin embargo, estos viciosos mercenarios desconfiaban de Jin debido a su edad.

¿Dónde más encontrarían a un niño de 10 años comportándose de esta manera con su asesino? A pesar de que era un Runcandel, era simplemente un niño que acababa de dejar el Castillo de la Tormenta y entrar al mundo.

De hecho, sus sentidos les advirtieron que tuvieran mucho cuidado con Jin cuando lo vieron dar órdenes a Gilly. Su habla y comportamiento no eran los de un niño, sin mencionar su método de deshacerse del asesino sobreviviente.

Los mercenarios solo podían ver a Jin como un Señor Supremo Runcandel —que resultó ser algo bajo de estatura. 

“No debemos cometer el menor error hasta que lo acompañamos con éxito al portal de transferencia. Cualquier comportamiento frívolo o superficial está absolutamente prohibido, ¿entienden? 

"Sí, vicecapitán Murka."

Los Mercenarios del Rey Negro —conocidos por su comportamiento rudo y grosero— actuaban como caballeros dignos. Todos estaban rígidos y nerviosos, como si llevaran ropa ajustada e incómoda.

Sin embargo, no estaban actuando así únicamente por su miedo al niño conocido como Jin Runcandel. También había una pizca de admiración y fascinación en sus ojos hacia este chico peligroso. 

"Joven maestro."

Mientras Jin pateaba la nieve mientras caminaba, Gilly lo llamó. Tenía una expresión y un tono tranquilo, pero el chico captó la ligera mirada melancólica que duró un instante. 

“Llegaremos al pueblo en unas dos horas. Una vez que lleguemos, será mejor esperar a que la nevada se apague antes de continuar nuestro viaje." 

"Vamos a hacer eso."

Jin se sacudió la nieve que se amontonaba en su hombro. 

"¿Oh, Gilly?" 

"¿Sí, joven maestro?" 

“No te preocupes por lo que pasó. No fue tu culpa."

Jin realmente lo creía en su corazón. Incluso Khan no se había dado cuenta de que Jerome y Holtz eran impostores en el Castillo Tormenta, por lo que no había forma de que Gilly lo hubiera hecho.

Además, el hecho de que Jin conociera mejor las reglas de los caballeros guardianes que su niñera tampoco era un gran problema. Por lo menos, Jin no lo creía. Sin embargo, Gilly seguía pensando en este incidente. 

"Me disculpo."

Una vez que escuchó su respuesta, Jin lució una sonrisa amarga al recordar algunos recuerdos.

Gilly nunca pone excusas.

Ella nunca menciona justificaciones como "Perdí mi toque por pasar diez años en paz en el Castillo Tormenta" o "Me sentía mal, lo que embotó mis sentidos."

«En mi primera vida… Gilly era igual, siempre disculpándose por algo que no era culpa suya. Me hizo sentir lástima por ella. Todo el tormento por el que debe haber pasado...»

Antes de su regresión, la única persona dentro del clan que se preocupaba incondicionalmente por Jin era Gilly. Cuando Jin fue desterrado, su vida dio un giro terrible y se volvió miserable. Sin embargo, Gilly nunca culpó a su Joven Maestro.

Incluso cuando fue sellada su aura de 7 estrellas y fue expulsada del clan con Jin, repitió la misma frase que hoy. 

«Me disculpo.»

"Una vez que regresemos a la casa principal, aceptaré cualquier castigo por..." 

"Suficiente. Te dije que no te preocupes por eso, ¿no es así? Es una orden."

Gilly bajó la cabeza. 

"Entiendo." 

“Puedes ser mi niñera, pero también eres mi único caballero guardián en este momento. Si sigues pensando en un error menor que no me molesta, no podrás protegerme al máximo. Espero no tener que repetirme."

Jin no quería hablar con Gilly de una manera tan autoritaria, pero era la única forma de hacer que ella escuchara.

En esta vida, fue su turno de proteger a su niñera. Incluso si Jin tuviera que actuar con sangre fría a veces, tenía que asegurarse de que la dura realidad no aplastara su amable y cálido corazón. Era el turno del niño de llevar a su niñera a una vida mejor. 

"Tu deseo es mi orden, Joven Maestro."

Gilly respondió mientras se mordía el labio inferior. Ella era consciente de que el tono indiferente de Jin se debía a su buena voluntad hacia ella. 

«¿Por qué un joven maestro tan brillante e inteligente tuvo que quedarse atascado con una niñera aburrida y lenta como yo? Debería volver a mis sentidos y asegurarme de que ningún otro asunto problemático moleste al joven maestro hoy.»

¡Convertirse en una persona digna del joven maestro!

Mientras se comprometía a sí misma, Gilly apretó el puño y levantó la cabeza. Sintiéndose aliviado por su rostro resuelto, Jin comenzó a pensar en los asesinos.

Los falsos Jerome y Holtz.

Formaban parte de un grupo radical de seguidores de Zipfel y se habían disfrazado perfectamente, engañando a todos en el Castillo Tormenta.

Era imposible crear un disfraz tan perfecto con magia. La "transformación" era un privilegio especial otorgado solo a los dragones, e incluso con ese poder, era imposible replicar e imitar perfectamente a otro individuo.

En ese caso, ¿Cómo recrearon los asesinos la apariencia de los caballeros sin imperfecciones?

Una vez que verificaron la muerte de los verdaderos Jerome y Holtz, la casa principal Runcandel despachó inmediatamente a los Mercenarios del Rey Negro que estaban en espera en el Reino Mitel y comenzaron a investigar las identidades de los impostores.

Sin embargo, Jin no esperaba que descubrieran nada. El mundo entero estaba plagado de seguidores del Clan Zipfel. Culparlos y ejecutarlos a todos sería imposible de lograr, tanto en la práctica como en la política.

Además, revelar el intento de asesinato de Jin y organizar una orden de registro en todo el mundo sería desfavorable para los Runcandel.

Por lo tanto, los Runcandel harán las cosas como de costumbre. Encontrarán un grupo aleatorio de seguidores de Zipfel y los castigarán para convertirlos en un ejemplo e infundir miedo en los demás.

Sin embargo, Jin ya sabía quién era el cerebro. 

"Bouvard Gaston."

Técnicamente hablando, él no era el cerebro… sino el culpable detrás de los excelentes disfraces.

Según el conocimiento de Jin, Bouvard Gaston era la única persona en este mundo que podía crear con éxito una "transformación perfecta".

Cuando Jin cumplió 20 años, la identidad de Bouvard se reveló al mundo. El Imperio de Vermont había enviado un grupo de fuerzas especiales para rastrear al criminal desconocido detrás de los "crímenes de transformación", y finalmente lo capturó después de una persecución de 10 años.

Jin todavía recordaba cómo la noticia sobre la transformación del criminal Bouvard se extendió por todo el mundo en su primera vida.

En el futuro, la gente vendría a aprender sobre Bouvard. Sin embargo, Jin era la única persona que lo conocía en su vida actual. 

«Sería muy útil tener sus transformaciones perfectas. Si gano a Bouvard y hago uso de sus habilidades...»

Pero Jin luego negó con la cabeza. 

«Es un completo lunático. Cuando Bouvard fue encarcelado en Vermont, no dejaba de proclamar que es un artista y no un criminal. En su lugar, sería mejor deshacerse de él. En este punto, ya ha levantado su espada contra mí.»

Bouvard era una existencia que solo creaba caos en el mundo. Caos en aras de caos. Esa fue su inspiración y su "estilo artístico".

Ahora que había recordado todo lo terrible de este lunático, Jin estaba empezando a tener dolor de cabeza.

Afortunadamente, Jin no tenía necesidad de pasar años buscando a Bouvard. Ya sabía que Bouvard se hacía pasar por un ciudadano común y recordaba la ubicación del "taller fragmentado" que dirigía el artista. 

“Llegaremos pronto. Si hay algo que necesite, no dude en decírselo a mis subordinados."

Tan pronto como uno de los escoltas de Jin le habló, el sol de la mañana comenzó a salir.

Jin tomó una comida sencilla compuesta de sopa y huevos en la posada, antes de tomar un descanso en su habitación. A pesar de haber entrenado su magia, artes espirituales y artes marciales en el Castillo Tormenta, caminar bajo fuertes nevadas durante varias horas seguía siendo una tarea agotadora para el cuerpo de un niño.

"Miau." 

"Miau." 

"¡Miau!"

Noviembre 2 de 1790. 3PM

La fuerte nevada duró hasta el mediodía, pero poco después se desvaneció por completo como si nunca hubiera existido. Ahora, cierto gato negro estaba maullando.

El gato estaba fuera de la ventana del tercer piso de una posada. En el interior, podía ver a cierto niño durmiendo tranquilamente en la cama.

El adorable felino levantó su pata delantera y comenzó a golpear la ventana. No se veía diferente de un gato alegre y corriente. 

"Mmm."

Ahora despierto, Jin se sentó y se frotó los ojos. Habiendo dormido durante varias horas, su cuerpo ahora se sentía tan ligero como una pluma. 

"¡Miau~ Miau!"

Al darse cuenta del cambio, el gato ahora rascaba violentamente el vidrio con ambas patas delanteras, como si quisiera desesperadamente entrar.

Pffft.

Al ver el comportamiento del gato, una pequeña risa escapó de la boca del niño. ¿Quién imaginaría que este gato ultra adorable era en realidad el Gran Dragón Negro Murakan? 

«Maldita sea... tan lindo. ¿Debería burlarme de él un poco?»

La alegría de Jin se había activado. Fingió ignorancia y agarró la taza de agua tibia junto a su cama, cuando de repente...

¡Hissss! ¡Hiiissssss!

Murakan empezó a impacientarse e irritarse. Jin se dio cuenta de que, si continuaba pronto sería una molestia apaciguar al gato enojado. Luego detuvo su burla y abrió la ventana. 

"L-Lo entiendo. Lo entiendo. Solo estaba bromeando, no hay necesidad de enojarme tanto..."

¡Poof!

Murakan instantáneamente se transformó de nuevo en un humano y se plantó sobre el suelo.

WaaaBam.

Un sonido fuerte sacudió la habitación y la niñera —que estaba en espera junto a la puerta— entró de inmediato. 

"¡Joven maestro!"

¡Clang!

Tan pronto como el humano desconocido en el suelo entró en su visión, rápidamente sacó su garra. Ya estaba cubierto por una capa de azul abismal, listo para enfrentarse al enemigo.

«Lo jodimos. Dios por qué…»

Todo había terminado. Una situación inesperada había frustrado por completo sus planes y lo había puesto entre la espada y la pared ...

Antes de que Jin y Murakan pudieran pronunciar una palabra, Gilly se disparó hacia el hombre que yacía en el suelo y presionó su garra contra su nuca. 

"¡¿Quién te envió?! ¡Habla antes de que te haga pedazos y te corte en mil pedazos...!"

Creyó erróneamente que Murakan era un asesino. No había ni una pizca de vacilación en su mente.

Mientras permanecía boquiabierto, Jin podía sentir que algo escapaba lentamente de su boca. Lo más probable es que fuera su alma y su esperanza para el futuro...

"G-Gilly."

“¡Por favor, quédate atrás, joven maestro! Es un asesino extremadamente hábil. ¡Pensar que se coló en tu habitación sin un solo rastro de su presencia...!"

No era sorprendente que Gilly no hubiera sentido la presencia de Murakan a pesar de haber estado haciendo guardia frente a la habitación todo el tiempo que Jin estuvo durmiendo. Porque hace unos momentos, Murakan era... simplemente un pequeño gato.

En un instante, a Jin se le ocurrieron docenas de excusas que podría usar para lidiar con esta situación no planificada de manera pacífica.

… Ninguno de ellos fue una buena excusa. 

«Es imposible. No hay forma de manejar esta situación sin decirle la verdad.»

¡Sigh! 

Jin respiró hondo antes de abrir la boca. 

"Gilly, ese hombre no es un asesino. Retrae tu garra."

Los ojos de la niñera se abrieron de par en par. Luego se puso de pie rápidamente y retrocedió unos pasos. Murakan, que tenía el brazo torcido hacia atrás hasta hace unos momentos, ahora tosía y se retorcía en el suelo. 

"Joven Maestro, quien es..."

“Una vez que te hayas disculpado como es debido, salúdalo con respeto. Es el guardián del clan, el Dragón Negro Murakan."

Gilly no podía creer lo que escuchaba.

Este hombre patético de aspecto andrajoso —que seguía gruñendo en el suelo, ¿era el Gran Dragón Negro Murakan? Este hombre— que todavía estaba agonizando debido a ese pequeño giro de brazo, ¿Era el guardián del clan?

La razón por la que Murakan sufría tanto no se debía a la abrumadora fuerza de Gilly, sino a los efectos secundarios de su transformación. Pero no había forma de que Gilly supiera eso. De hecho, ni siquiera Jin fue informado sobre estos efectos secundarios.

Después de observar la expresión de Jin, Gilly siguió obedientemente su orden. 

“Como miembro humilde del Clan Runcandel, le he faltado al respeto al guardián del clan. Por favor, ten piedad de mí."

"Urghhh…"

Murakan se dio la vuelta y miró inexpresivamente a Gilly. 

"Te perdono... mi tarta de fresa."

¡Tarta de fresa!

Tan pronto como escuchó esas palabras, Gilly finalmente se dio cuenta de la verdad.

La razón por la que Jin siempre anhelaba tartas de fresa. La razón por la que siempre bajaba a la madriguera en el patio trasero del Castillo Tormenta y por qué siempre se llevaba esas tartas con él.

No tenía pruebas definitivas, pero su intuición ya había llegado a una conclusión.

¡Whoooosh…!

Una ráfaga de viento frío salió de la ventana. En el tranquilo aire invernal, los tres individuos solo intercambiaron miradas y miradas incómodas. 

"Gilly."

"Sí... Joven Maestro."

"Te diré toda la verdad, ¿podrías cerrar la puerta?"

Creak.

Una vez que se hizo la acción, Jin comenzó a contar y explicar los últimos años que pasó en el Castillo Tormenta. Aunque no mencionó su regresión, le contó su transcripción de los tomos secretos y su condición de contratista de Solderet.

Sorprendentemente, Gilly mantuvo la calma y la compostura durante la historia de Jin. Ella, sin embargo, asintió intensamente durante todo el tiempo. 

“Así que ahora, también eres cómplice. No puedo dejar que el clan sepa sobre el despertar de Murakan, ni sobre mi conexión con él todavía."

“Voy a estar en su cuidado de ahora en adelante, tarta de fresa.”

Fue en este momento que se formó el grupo informal de tres Runcandel —compuesto por una niñera, un niño y un dragón—.


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por el capitulo :3

0