smys-capitulo-15
SMYS - Capitulo 15
31843
15

¿Verdad revelada?

Traductor: KazutoAC

KAZUTO TRANSLATIONS

Capítulo 15 – ¿Verdad revelada?

Un estado de ánimo tenso llenó el aire.

Se podía ver el sudor goteando por el cuello de las personas.

Habiendo lidiado con los impostores, los Mercenarios del Rey Negro terminaron convirtiéndose en los nuevos escoltas de Jin. Sin embargo, la escolta no pudo evitar contener la respiración alrededor de su cliente. Ahora que los magos de Yuta habían regresado por su cuenta, los mercenarios eran los únicos que quedaban para cuidar al aterrador niño. 

«¿Qué clase de niño de 10 años actúa así?»

El vice-capitán del 3er Cuerpo de Mercenarios del Rey Negro se hizo a sí mismo, una pregunta que todos sus hombres también estaban pensando.

¡Los Mercenarios del Rey Negro! Son guerreros veteranos que pueden cambiar las tornas en el campo de batalla. ¡Derramamiento de sangre, huesos rotos, piel quemada! Nada puede detener a estos soldados con cicatrices de batalla.

La visión de los prisioneros torturados y asesinados sin piedad es algo cotidiano para estos hombres. Ver a Jin ordenarle a Gilly que matara a los falsos Jerome y Holtz de una manera sangrienta no era nada nuevo para ellos.

Sin embargo, estos viciosos mercenarios desconfiaban de Jin debido a su edad.

¿Dónde más encontrarían a un niño de 10 años comportándose de esta manera con su asesino? A pesar de que era un Runcandel, era simplemente un niño que acababa de dejar el Castillo de la Tormenta y entrar al mundo.

De hecho, sus sentidos les advirtieron que tuvieran mucho cuidado con Jin cuando lo vieron dar órdenes a Gilly. Su habla y comportamiento no eran los de un niño, sin mencionar su método de deshacerse del asesino sobreviviente.

Los mercenarios solo podían ver a Jin como un Señor Supremo Runcandel —que resultó ser algo bajo de estatura. 

“No debemos cometer el menor error hasta que lo acompañamos con éxito al portal de transferencia. Cualquier comportamiento frívolo o superficial está absolutamente prohibido, ¿entienden? 

"Sí, vicecapitán Murka."

Los Mercenarios del Rey Negro —conocidos por su comportamiento rudo y grosero— actuaban como caballeros dignos. Todos estaban rígidos y nerviosos, como si llevaran ropa ajustada e incómoda.

Sin embargo, no estaban actuando así únicamente por su miedo al niño conocido como Jin Runcandel. También había una pizca de admiración y fascinación en sus ojos hacia este chico peligroso. 

"Joven maestro."

Mientras Jin pateaba la nieve mientras caminaba, Gilly lo llamó. Tenía una expresión y un tono tranquilo, pero el chico captó la ligera mirada melancólica que duró un instante. 

“Llegaremos al pueblo en unas dos horas. Una vez que lleguemos, será mejor esperar a que la nevada se apague antes de continuar nuestro viaje." 

"Vamos a hacer eso."

Jin se sacudió la nieve que se amontonaba en su hombro. 

"¿Oh, Gilly?" 

"¿Sí, joven maestro?" 

“No te preocupes por lo que pasó. No fue tu culpa."

Jin realmente lo creía en su corazón. Incluso Khan no se había dado cuenta de que Jerome y Holtz eran impostores en el Castillo Tormenta, por lo que no había forma de que Gilly lo hubiera hecho.

Además, el hecho de que Jin conociera mejor las reglas de los caballeros guardianes que su niñera tampoco era un gran problema. Por lo menos, Jin no lo creía. Sin embargo, Gilly seguía pensando en este incidente. 

"Me disculpo."

Una vez que escuchó su respuesta, Jin lució una sonrisa amarga al recordar algunos recuerdos.

Gilly nunca pone excusas.

Ella nunca menciona justificaciones como "Perdí mi toque por pasar diez años en paz en el Castillo Tormenta" o "Me sentía mal, lo que embotó mis sentidos."

«En mi primera vida… Gilly era igual, siempre disculpándose por algo que no era culpa suya. Me hizo sentir lástima por ella. Todo el tormento por el que debe haber pasado...»

Antes de su regresión, la única persona dentro del clan que se preocupaba incondicionalmente por Jin era Gilly. Cuando Jin fue desterrado, su vida dio un giro terrible y se volvió miserable. Sin embargo, Gilly nunca culpó a su Joven Maestro.

Incluso cuando fue sellada su aura de 7 estrellas y fue expulsada del clan con Jin, repitió la misma frase que hoy. 

«Me disculpo.»

"Una vez que regresemos a la casa principal, aceptaré cualquier castigo por..." 

"Suficiente. Te dije que no te preocupes por eso, ¿no es así? Es una orden."

Gilly bajó la cabeza. 

"Entiendo." 

“Puedes ser mi niñera, pero también eres mi único caballero guardián en este momento. Si sigues pensando en un error menor que no me molesta, no podrás protegerme al máximo. Espero no tener que repetirme."

Jin no quería hablar con Gilly de una manera tan autoritaria, pero era la única forma de hacer que ella escuchara.

En esta vida, fue su turno de proteger a su niñera. Incluso si Jin tuviera que actuar con sangre fría a veces, tenía que asegurarse de que la dura realidad no aplastara su amable y cálido corazón. Era el turno del niño de llevar a su niñera a una vida mejor. 

"Tu deseo es mi orden, Joven Maestro."

Gilly respondió mientras se mordía el labio inferior. Ella era consciente de que el tono indiferente de Jin se debía a su buena voluntad hacia ella. 

«¿Por qué un joven maestro tan brillante e inteligente tuvo que quedarse atascado con una niñera aburrida y lenta como yo? Debería volver a mis sentidos y asegurarme de que ningún otro asunto problemático moleste al joven maestro hoy.»

¡Convertirse en una persona digna del joven maestro!

Mientras se comprometía a sí misma, Gilly apretó el puño y levantó la cabeza. Sintiéndose aliviado por su rostro resuelto, Jin comenzó a pensar en los asesinos.

Los falsos Jerome y Holtz.

Formaban parte de un grupo radical de seguidores de Zipfel y se habían disfrazado perfectamente, engañando a todos en el Castillo Tormenta.

Era imposible crear un disfraz tan perfecto con magia. La "transformación" era un privilegio especial otorgado solo a los dragones, e incluso con ese poder, era imposible replicar e imitar perfectamente a otro individuo.

En ese caso, ¿Cómo recrearon los asesinos la apariencia de los caballeros sin imperfecciones?

Una vez que verificaron la muerte de los verdaderos Jerome y Holtz, la casa principal Runcandel despachó inmediatamente a los Mercenarios del Rey Negro que estaban en espera en el Reino Mitel y comenzaron a investigar las identidades de los impostores.

Sin embargo, Jin no esperaba que descubrieran nada. El mundo entero estaba plagado de seguidores del Clan Zipfel. Culparlos y ejecutarlos a todos sería imposible de lograr, tanto en la práctica como en la política.

Además, revelar el intento de asesinato de Jin y organizar una orden de registro en todo el mundo sería desfavorable para los Runcandel.

Por lo tanto, los Runcandel harán las cosas como de costumbre. Encontrarán un grupo aleatorio de seguidores de Zipfel y los castigarán para convertirlos en un ejemplo e infundir miedo en los demás.

Sin embargo, Jin ya sabía quién era el cerebro. 

"Bouvard Gaston."

Técnicamente hablando, él no era el cerebro… sino el culpable detrás de los excelentes disfraces.

Según el conocimiento de Jin, Bouvard Gaston era la única persona en este mundo que podía crear con éxito una "transformación perfecta".

Cuando Jin cumplió 20 años, la identidad de Bouvard se reveló al mundo. El Imperio de Vermont había enviado un grupo de fuerzas especiales para rastrear al criminal desconocido detrás de los "crímenes de transformación", y finalmente lo capturó después de una persecución de 10 años.

Jin todavía recordaba cómo la noticia sobre la transformación del criminal Bouvard se extendió por todo el mundo en su primera vida.

En el futuro, la gente vendría a aprender sobre Bouvard. Sin embargo, Jin era la única persona que lo conocía en su vida actual. 

«Sería muy útil tener sus transformaciones perfectas. Si gano a Bouvard y hago uso de sus habilidades...»

Pero Jin luego negó con la cabeza. 

«Es un completo lunático. Cuando Bouvard fue encarcelado en Vermont, no dejaba de proclamar que es un artista y no un criminal. En su lugar, sería mejor deshacerse de él. En este punto, ya ha levantado su espada contra mí.»

Bouvard era una existencia que solo creaba caos en el mundo. Caos en aras de caos. Esa fue su inspiración y su "estilo artístico".

Ahora que había recordado todo lo terrible de este lunático, Jin estaba empezando a tener dolor de cabeza.

Afortunadamente, Jin no tenía necesidad de pasar años buscando a Bouvard. Ya sabía que Bouvard se hacía pasar por un ciudadano común y recordaba la ubicación del "taller fragmentado" que dirigía el artista. 

“Llegaremos pronto. Si hay algo que necesite, no dude en decírselo a mis subordinados."

Tan pronto como uno de los escoltas de Jin le habló, el sol de la mañana comenzó a salir.

Jin tomó una comida sencilla compuesta de sopa y huevos en la posada, antes de tomar un descanso en su habitación. A pesar de haber entrenado su magia, artes espirituales y artes marciales en el Castillo Tormenta, caminar bajo fuertes nevadas durante varias horas seguía siendo una tarea agotadora para el cuerpo de un niño.

"Miau." 

"Miau." 

"¡Miau!"

Noviembre 2 de 1790. 3PM

La fuerte nevada duró hasta el mediodía, pero poco después se desvaneció por completo como si nunca hubiera existido. Ahora, cierto gato negro estaba maullando.

El gato estaba fuera de la ventana del tercer piso de una posada. En el interior, podía ver a cierto niño durmiendo tranquilamente en la cama.

El adorable felino levantó su pata delantera y comenzó a golpear la ventana. No se veía diferente de un gato alegre y corriente. 

"Mmm."

Ahora despierto, Jin se sentó y se frotó los ojos. Habiendo dormido durante varias horas, su cuerpo ahora se sentía tan ligero como una pluma. 

"¡Miau~ Miau!"

Al darse cuenta del cambio, el gato ahora rascaba violentamente el vidrio con ambas patas delanteras, como si quisiera desesperadamente entrar.

Pffft.

Al ver el comportamiento del gato, una pequeña risa escapó de la boca del niño. ¿Quién imaginaría que este gato ultra adorable era en realidad el Gran Dragón Negro Murakan? 

«Maldita sea... tan lindo. ¿Debería burlarme de él un poco?»

La alegría de Jin se había activado. Fingió ignorancia y agarró la taza de agua tibia junto a su cama, cuando de repente...

¡Hissss! ¡Hiiissssss!

Murakan empezó a impacientarse e irritarse. Jin se dio cuenta de que, si continuaba pronto sería una molestia apaciguar al gato enojado. Luego detuvo su burla y abrió la ventana. 

"L-Lo entiendo. Lo entiendo. Solo estaba bromeando, no hay necesidad de enojarme tanto..."

¡Poof!

Murakan instantáneamente se transformó de nuevo en un humano y se plantó sobre el suelo.

WaaaBam.

Un sonido fuerte sacudió la habitación y la niñera —que estaba en espera junto a la puerta— entró de inmediato. 

"¡Joven maestro!"

¡Clang!

Tan pronto como el humano desconocido en el suelo entró en su visión, rápidamente sacó su garra. Ya estaba cubierto por una capa de azul abismal, listo para enfrentarse al enemigo.

«Lo jodimos. Dios por qué…»

Todo había terminado. Una situación inesperada había frustrado por completo sus planes y lo había puesto entre la espada y la pared ...

Antes de que Jin y Murakan pudieran pronunciar una palabra, Gilly se disparó hacia el hombre que yacía en el suelo y presionó su garra contra su nuca. 

"¡¿Quién te envió?! ¡Habla antes de que te haga pedazos y te corte en mil pedazos...!"

Creyó erróneamente que Murakan era un asesino. No había ni una pizca de vacilación en su mente.

Mientras permanecía boquiabierto, Jin podía sentir que algo escapaba lentamente de su boca. Lo más probable es que fuera su alma y su esperanza para el futuro...

"G-Gilly."

“¡Por favor, quédate atrás, joven maestro! Es un asesino extremadamente hábil. ¡Pensar que se coló en tu habitación sin un solo rastro de su presencia...!"

No era sorprendente que Gilly no hubiera sentido la presencia de Murakan a pesar de haber estado haciendo guardia frente a la habitación todo el tiempo que Jin estuvo durmiendo. Porque hace unos momentos, Murakan era... simplemente un pequeño gato.

En un instante, a Jin se le ocurrieron docenas de excusas que podría usar para lidiar con esta situación no planificada de manera pacífica.

… Ninguno de ellos fue una buena excusa. 

«Es imposible. No hay forma de manejar esta situación sin decirle la verdad.»

¡Sigh! 

Jin respiró hondo antes de abrir la boca. 

"Gilly, ese hombre no es un asesino. Retrae tu garra."

Los ojos de la niñera se abrieron de par en par. Luego se puso de pie rápidamente y retrocedió unos pasos. Murakan, que tenía el brazo torcido hacia atrás hasta hace unos momentos, ahora tosía y se retorcía en el suelo. 

"Joven Maestro, quien es..."

“Una vez que te hayas disculpado como es debido, salúdalo con respeto. Es el guardián del clan, el Dragón Negro Murakan."

Gilly no podía creer lo que escuchaba.

Este hombre patético de aspecto andrajoso —que seguía gruñendo en el suelo, ¿era el Gran Dragón Negro Murakan? Este hombre— que todavía estaba agonizando debido a ese pequeño giro de brazo, ¿Era el guardián del clan?

La razón por la que Murakan sufría tanto no se debía a la abrumadora fuerza de Gilly, sino a los efectos secundarios de su transformación. Pero no había forma de que Gilly supiera eso. De hecho, ni siquiera Jin fue informado sobre estos efectos secundarios.

Después de observar la expresión de Jin, Gilly siguió obedientemente su orden. 

“Como miembro humilde del Clan Runcandel, le he faltado al respeto al guardián del clan. Por favor, ten piedad de mí."

"Urghhh…"

Murakan se dio la vuelta y miró inexpresivamente a Gilly. 

"Te perdono... mi tarta de fresa."

¡Tarta de fresa!

Tan pronto como escuchó esas palabras, Gilly finalmente se dio cuenta de la verdad.

La razón por la que Jin siempre anhelaba tartas de fresa. La razón por la que siempre bajaba a la madriguera en el patio trasero del Castillo Tormenta y por qué siempre se llevaba esas tartas con él.

No tenía pruebas definitivas, pero su intuición ya había llegado a una conclusión.

¡Whoooosh…!

Una ráfaga de viento frío salió de la ventana. En el tranquilo aire invernal, los tres individuos solo intercambiaron miradas y miradas incómodas. 

"Gilly."

"Sí... Joven Maestro."

"Te diré toda la verdad, ¿podrías cerrar la puerta?"

Creak.

Una vez que se hizo la acción, Jin comenzó a contar y explicar los últimos años que pasó en el Castillo Tormenta. Aunque no mencionó su regresión, le contó su transcripción de los tomos secretos y su condición de contratista de Solderet.

Sorprendentemente, Gilly mantuvo la calma y la compostura durante la historia de Jin. Ella, sin embargo, asintió intensamente durante todo el tiempo. 

“Así que ahora, también eres cómplice. No puedo dejar que el clan sepa sobre el despertar de Murakan, ni sobre mi conexión con él todavía."

“Voy a estar en su cuidado de ahora en adelante, tarta de fresa.”

Fue en este momento que se formó el grupo informal de tres Runcandel —compuesto por una niñera, un niño y un dragón—.


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por el capitulo :3

0

smys-capitulo-16
SMYS - Capitulo 16
31844
16

Jardín de espadas (1)

Traductor: KazutoAC

KAZUTO TRANSLATIONS

Capítulo 16 - Jardín de espadas (1)

"Quiero decir, ¿por qué no me hablaste de los efectos secundarios de la transformación antes?"

Había pasado una hora desde la creación del grupo informal de tres Runcandel.

Fuera de la posada, los Mercenarios del Rey Negro estaban ocupados preparándose para partir. Mientras tanto, los tres miembros del nuevo grupo estaban sentados en círculo en la habitación de Jin, teniendo una conversación amistosa. 

“Niño, intenta dormir durante mil años tú mismo. Cuando finalmente te despiertas, tu mente no funciona correctamente, ¿de acuerdo? De todos modos, me olvidé por completo de contártelo. No solo eso, ha pasado tanto tiempo que es difícil mantener una transformación."

“Tú Dragón loco. ¡Casi terminas quedándote en forma de gato por la eternidad!"

Un privilegio especial otorgado solo a los dragones: la transformación.

Si bien es un privilegio, de ninguna manera es una habilidad que pueda llamarse una "bendición". De hecho, existen algunas restricciones cruciales y fatales para esta habilidad.

En primer lugar, un dragón en estado transformado es extremadamente débil.

Si uno se transforma en gato, solo tiene la destreza de lucha de un gato. Lo mismo sucedería si uno se transformara en león, pez, pájaro o cualquier otro animal.

En segundo lugar, si la transformación excede un límite de tiempo, el dragón se vuelve incapaz de volver a su forma original por sí solo.

Una vez que llegan a ese punto, el dragón comienza a perder su ego y conciencia como la poderosa bestia, y terminará ganando la mente del animal en el que se transformaron. 

"Eso estuvo cerca. Demasiado cerca. Me estaba volviendo loco. En el pasado, una vez vi a un dragón transformarse en pez y disfrutar de una vida tranquila, pero terminaron siendo capturados por un pescador. Me reí durante unos 200 años por eso~ Pero maldición, casi terminé teniendo el mismo destino..." 

"¡Jajaja! No puedo creer que en realidad haya dragones tan estúpidos fuera de... oops."

Después de dejar escapar accidentalmente sus pensamientos internos, Gilly inmediatamente fijó su expresión y actitud. 

"Disculpas, joven maestro, Lord Murukan." 

"¿Por qué te disculpas, tarta de fresa?"

"Fue de mala educación por mi parte reír a carcajadas mientras estaba de servicio."

“Caray, ¿Eres una especie de golem, tarta de fresa? A todos los humanos se les debería permitir reír, ¿no? ¡Oye, chico! ¿Ni siquiera permitiste que tu niñera se riera hasta ahora?"

“L-Lord Murakan, el joven maestro no tiene la culpa. Me trata muy bien todo el tiempo.”

“Si te trata mal de ahora en adelante, no dudes en decírmelo. Le daré una lección."

«Se llevan bastante bien...»

Jin se rió ligeramente para sí mismo. No había visto a Gilly tan animada en mucho tiempo. 

"Por cierto, Murakan, ¿las restricciones no se aplican cuando te transformas como humano?" 

"Si. No hay grandes limitaciones cuando se trata de transformarse en humano. De hecho, es más cómodo ser humano. Cuando estamos en nuestras formas originales, consumimos maná continuamente. Se necesita mucha energía para mantener un cuerpo tan grande."

"¿Por qué no hay restricciones para las transformaciones humanas?" 

“Los dioses estaban siendo considerados con nosotros los dragones. Cuando nacemos, tenemos el mismo aspecto que los humanos, ¿sabes? En nuestras formas de dragón, es difícil propagarse como especie y satisfacer nuestros diversos deseos, así que..."

"Sí, eso ya es demasiada información".

Por alguna razón, Murakan se estaba riendo a carcajadas como si hubiera escuchado una broma hilarante. Sorprendentemente, las comisuras de la boca de Gilly temblaban mientras hacía todo lo posible por contener la risa. 

«Estoy tan hecho con ellos.»

Aunque ese pensamiento vino a la mente de Jin, realmente no lo decía en serio. A pesar de que este equipo se formó de improviso, a Jin no le desagradaron sus extrañas interacciones y atmósfera.

De hecho, disfrutaba mucho estando con ellos. Tener camaradas de confianza con quienes compartir sus secretos era conveniente y agradable. 

"De todos modos, nos iremos pronto. Conviértete en un gato de nuevo."

Murakan refunfuñó mientras volvía a convertirse en un adorable gato negro. Tendría que seguir haciendo esto hasta que Jin se volviera lo suficientemente fuerte.

◆◆◆◆

Durante los siguientes dos días, los Mercenarios del Rey Negro escoltaron adecuadamente a Jin y compañía a la capital del Reino Mitel. No sería exagerado comparar a los mercenarios con verdaderos caballeros por su sorprendente dignidad y la cortesía que mostraban a sus clientes.

Sin embargo, nunca entendieron por qué su cliente recogió un gato negro a la mitad de su viaje.

Los Mercenarios del Rey Negro acaban de llegar a la conclusión de que el diminuto pero despiadado señor supremo llamado Jin también tenía un aspecto infantil. 

"Gracias por su trabajo, Vice-Capitán Murka del 3er Cuerpo de los Mercenarios del Rey Negro. La casa principal del Clan Runcandel te recompensará adecuadamente por acompañarnos —que no formaba parte de la comisión original— en una fecha posterior."

“Esta misión también fue una buena experiencia para nosotros, Gilly. No puedo esperar a ver el futuro del joven Runcandel al que sirves."

Gilly y Murka intercambiaron sus despedidas mientras Jin miraba desde la distancia con un gato en su hombro. 

"Por cierto, Gilly McRolan."

"¿Qué pasa, Murka?" 

“Puede que esté traspasando mis límites, pero he llegado a admirarte después de verte en la batalla. Por lo tanto, como guerrero que se gana la vida luchando, debo preguntarte. ¿Por qué el Clan McRolan hizo algo así para ti...?"

La expresión de Gilly se ensombreció de inmediato. Murka rápidamente le estrechó la mano y tosió con fuerza.

"Me disculpo. No debería haberlo hecho. Si tan solo pudiera golpearme a mí mismo desde hace 10 segundos."

"Está bien. Bueno, entonces te deseo lo mejor."

Tan pronto como los Mercenarios del Rey Negro se marcharon, Gilly suspiró profundamente. Una vez que arregló su apariencia, se unió a Jin y Murakan, y fueron a la oficina administrativa del portal de transferencia del Reino Mitel. 

“Bienvenido al portal de transferencia de Mitel. ¿Tiene alguna identificación?

Gilly presentó una daga con el emblema Runcandel, la "Espada Negra", grabado en ella. 

"¡Oh! Entonces perteneces al Clan Runcandel. Es un honor conocerte. ¿Se dirigen a la ciudad de Karlon de la Alianza Huphester? "

Karlon es la ciudad donde se encuentra la casa principal de Runcandel, "Jardín de espadas". Además, la Alianza Huphester era un grupo de naciones bajo el dominio de los Runcandel. 

"Por supuesto."

"Por favor vengan por aquí. Les llevaré a los asientos de primera clase."

Dado que el Reino Mitel era parte de la Alianza Huphester, era básicamente parte del territorio del Clan Runcandel. El gerente del portal de transferencias guió a Jin y sus compañeros con una sonrisa radiante, como si fuera lo más grande que le había pasado en la vida. 

“Partiremos en dos horas y llegaremos en un abrir y cerrar de ojos. Espero que tengan un viaje cómodo."

El portal de transferencia especial de Mitel tenía una sala de espera que era tan lujosa como la sala de estar de un noble rico. No había ningún otro cliente usando la sala de espera de primera clase.

Jin saltó a un sofá suave y sacó su cuaderno mientras su cuerpo se hundía en él. Había adquirido el hábito de usar cualquier tiempo libre para estudiar desde sus días como mago en su vida pasada. 

"SUSPIRO, joven maestro".

"¿Qué?" 

“Si fuera completamente honesta, estoy bastante preocupada. De alguna manera podríamos encontrar una manera de explicar su contrato con un dios y la verdadera identidad de Lord Murakan si el clan se enterara, pero..."

"Mi magia es el problema, ¿verdad?" 

"Sí. Eso es lo único que los Runcandel nunca tolerarán ni aprobarán."

"No te preocupes. Me aseguraré de mantenerlo en secre—"

De repente, la puerta de la sala de espera de primera clase se abrió.

Era un niño que parecía ser de una familia noble. Tenía la piel de color marrón claro y parecía más alto que Jin por 20 centímetros. Lo acompañaban dos escoltas.

Tan pronto como entraron a la habitación, la atmósfera cambió. La tensión creció en el aire cuando Gilly y los escoltas del noble chico se miraron el uno al otro.

Esta situación era inevitable, ya que Runcandel y Zipfel se habían encontrado cara a cara.

«¿Miembros del Clan Zipfel? ¿Quiénes son exactamente estos imbéciles?»

Jin observó con calma el rostro del chico Zipfel y reflexionó. Su rostro parecía algo familiar, pero Jin no podía recordar quién era. No había visto muchos Zipfels de cerca en su vida pasada. 

"No es de extrañar que no quisiera venir a Huphester. Mis instintos me advirtieron que me encontraría con estos chupapollas."

El chico Zipfel, que todavía estaba junto a la entrada y distante de la posición de Jin, murmuró en voz alta. Sus escoltas ahora también estaban observando en silencio a Jin una vez que terminaron de escudriñar a Gilly.

Fue solo una provocación infantil.

Las venas del cuello de Gilly comenzaron a aparecer, pero como Jin permaneció en silencio y estaba observando la situación, no dio un paso adelante. 

"Miao~" 

Murakan caminaba en círculos entre los grupos opuestos, maullando como si encontrara la situación entretenida. 

“Oh, al menos el gato que están criando es lindo. Esos cobardes no merecen criar una mascota tan linda. Ven aquí, gatito~"

"¡Miao!"

El pequeño Murakan saltó a los brazos del chico Zipfel. Dejó que el chico lo acariciara por un momento, hasta que ... 

“¡Kyaa!” 

El gato blandió sus garras y rascó la nariz del niño antes de escapar rápidamente de su agarre.

¡Pfft! 

Al ver este espectáculo, Jin no pudo evitar estallar en carcajadas. 

“Urgh!”

“¡Octavo joven maestro!”

Mientras los escoltas intentaban desenvainar sus espadas en la cintura, el niño levantó las manos para detenerlos. 

"Estoy bien, estoy bien. Es solo un rasguño leve. No hay necesidad de reaccionar de forma exagerada por culpa de un gato. Supongo que me lo merecía por provocarlos."

Mientras se limpiaba la sangre de la nariz, el niño continuó hablando. 

"... Y sobre todo, desenvainar sus espadas ante un Runcandel es un acto tonto."

El chico se encogió de hombros y dirigió su mirada a Jin. 

«Estaba equivocado. No es un cobarde, nos mira con calma. No, ¿tal vez simplemente no se preocupa por nosotros?»

El niño había provocado intencionalmente a Jin tan pronto como entró en la sala de espera para comprobar la reacción de Jin.

Quería saber si el hijo menor de los Runcandel —que acababa de dejar el Castillo Tormenta— era prometedor y mostraba potencial o no. El chico rápidamente tomó una decisión sobre el Runcandel que tenía delante. 

"Bueno, ¿no eres interesante, Jin Runcandel?"

El niño se acercó a Jin y le tendió la mano. 

“Soy Beradin Zipfel. Solo te provoqué para ponerte a prueba, pero permíteme disculparme como es debido."

¡Beradin Zipfel!

Tan pronto como escuchó el nombre, Jin finalmente recordó por qué el chico que tenía delante le resultaba tan familiar.

En su vida pasada, Beradin se convirtió en un mago de 9 estrellas a la edad de 30 años, y fue elegido casi unánimemente para convertirse en el próximo patriarca del clan Zipfel. Como era una figura famosa e influyente, Jin había visto a menudo su rostro en el periódico junto con noticias de sus logros.

Teniendo igualmente grandes habilidades y personalidad, era muy popular e idolatrado por jóvenes magos de todo el mundo.

Jin —quien acababa de convertirse en un mago de cinco estrellas— también admiraba a Beradin y lo consideraba un objetivo que nunca podría alcanzar. 

"¿Es eso así? También te estaba observando en silencio para ver qué tipo de persona eres, así que es un alivio ver que no eres un completo idiota."

"Oho, ¿por qué hiciste tal juicio?" 

"Incluso si fuera solo una broma, si hubieras permitido que tus subordinados desenvainaran sus espadas, habrías tenido que viajar por Huphester sin ningún asistente. También habrías perdido un par de dedos."

"Jaja, qué broma entretenida". 

"¿Sueno como si estuviera bromeando?"

Cuando Beradin recibió la fría mirada de Jin de frente, se estremeció y frunció los labios. 

"…Pues bien. Eres un confiado. Pero déjame darte un consejo como alguien que se encuentra en circunstancias similares a las tuyas. La próxima vez que conozcas a un Zipfel grosero que haga algo ofensivo, no le cortes los dedos imprudentemente. Causaría problemas en nuestros dos clanes, ¿no crees?

Beradin estaba advirtiendo a Jin que no comenzara descuidadamente una guerra entre los dos clanes.

Fue un consejo realmente serio proveniente de un miembro del clan enemigo. 

"Ahora, eso es lo que suena a una verdadera broma, Beradin Zipfel." 

“¿Hm? ¿Por qué lo dices? Si Zipfel y Runcandel lucharan a muerte por cada problema trivial que enfrentamos, el mundo no podría resistir las sangrientas batallas. Les digo que tengan en cuenta los posibles desastres y el caos que los civiles inocentes enfrentarían debido a nosotros."

"Mi padre, Cyron Runcandel, y tu padre, Kelliark Zipfel."

Jin sonrió antes de continuar con sus palabras. 

"¿De verdad crees que movilizarían a todos sus clanes debido a una disputa trivial entre niños?"

Los ojos de Beradin se abrieron como platos, como si no tuviera nada que decir a las palabras de Jin. 

“Incluso si hoy te cortara los dedos, los Runcandel y Zipfel no irían a la guerra. Tendríamos que pagar algunos miles de lingotes de oro o algo así."

Beradin se quedó estupefacto y parpadeó varias veces antes de asentir con la cabeza. 

“Eso fue sorprendentemente esclarecedor e informativo. Definitivamente le pagaré esta deuda en el futuro."

“Olvídate del futuro. Devuélvalo ahora."

"¿Cómo?"

“Solo espera en silencio hasta que se active el portal de transferencia. No perturbes mi tiempo de tranquilidad."


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por el capitulo :3

1