smys-capitulo-16
SMYS - Capitulo 16
31844
16

Jardín de espadas (1)

Traductor: KazutoAC

KAZUTO TRANSLATIONS

Capítulo 16 - Jardín de espadas (1)

"Quiero decir, ¿por qué no me hablaste de los efectos secundarios de la transformación antes?"

Había pasado una hora desde la creación del grupo informal de tres Runcandel.

Fuera de la posada, los Mercenarios del Rey Negro estaban ocupados preparándose para partir. Mientras tanto, los tres miembros del nuevo grupo estaban sentados en círculo en la habitación de Jin, teniendo una conversación amistosa. 

“Niño, intenta dormir durante mil años tú mismo. Cuando finalmente te despiertas, tu mente no funciona correctamente, ¿de acuerdo? De todos modos, me olvidé por completo de contártelo. No solo eso, ha pasado tanto tiempo que es difícil mantener una transformación."

“Tú Dragón loco. ¡Casi terminas quedándote en forma de gato por la eternidad!"

Un privilegio especial otorgado solo a los dragones: la transformación.

Si bien es un privilegio, de ninguna manera es una habilidad que pueda llamarse una "bendición". De hecho, existen algunas restricciones cruciales y fatales para esta habilidad.

En primer lugar, un dragón en estado transformado es extremadamente débil.

Si uno se transforma en gato, solo tiene la destreza de lucha de un gato. Lo mismo sucedería si uno se transformara en león, pez, pájaro o cualquier otro animal.

En segundo lugar, si la transformación excede un límite de tiempo, el dragón se vuelve incapaz de volver a su forma original por sí solo.

Una vez que llegan a ese punto, el dragón comienza a perder su ego y conciencia como la poderosa bestia, y terminará ganando la mente del animal en el que se transformaron. 

"Eso estuvo cerca. Demasiado cerca. Me estaba volviendo loco. En el pasado, una vez vi a un dragón transformarse en pez y disfrutar de una vida tranquila, pero terminaron siendo capturados por un pescador. Me reí durante unos 200 años por eso~ Pero maldición, casi terminé teniendo el mismo destino..." 

"¡Jajaja! No puedo creer que en realidad haya dragones tan estúpidos fuera de... oops."

Después de dejar escapar accidentalmente sus pensamientos internos, Gilly inmediatamente fijó su expresión y actitud. 

"Disculpas, joven maestro, Lord Murukan." 

"¿Por qué te disculpas, tarta de fresa?"

"Fue de mala educación por mi parte reír a carcajadas mientras estaba de servicio."

“Caray, ¿Eres una especie de golem, tarta de fresa? A todos los humanos se les debería permitir reír, ¿no? ¡Oye, chico! ¿Ni siquiera permitiste que tu niñera se riera hasta ahora?"

“L-Lord Murakan, el joven maestro no tiene la culpa. Me trata muy bien todo el tiempo.”

“Si te trata mal de ahora en adelante, no dudes en decírmelo. Le daré una lección."

«Se llevan bastante bien...»

Jin se rió ligeramente para sí mismo. No había visto a Gilly tan animada en mucho tiempo. 

"Por cierto, Murakan, ¿las restricciones no se aplican cuando te transformas como humano?" 

"Si. No hay grandes limitaciones cuando se trata de transformarse en humano. De hecho, es más cómodo ser humano. Cuando estamos en nuestras formas originales, consumimos maná continuamente. Se necesita mucha energía para mantener un cuerpo tan grande."

"¿Por qué no hay restricciones para las transformaciones humanas?" 

“Los dioses estaban siendo considerados con nosotros los dragones. Cuando nacemos, tenemos el mismo aspecto que los humanos, ¿sabes? En nuestras formas de dragón, es difícil propagarse como especie y satisfacer nuestros diversos deseos, así que..."

"Sí, eso ya es demasiada información".

Por alguna razón, Murakan se estaba riendo a carcajadas como si hubiera escuchado una broma hilarante. Sorprendentemente, las comisuras de la boca de Gilly temblaban mientras hacía todo lo posible por contener la risa. 

«Estoy tan hecho con ellos.»

Aunque ese pensamiento vino a la mente de Jin, realmente no lo decía en serio. A pesar de que este equipo se formó de improviso, a Jin no le desagradaron sus extrañas interacciones y atmósfera.

De hecho, disfrutaba mucho estando con ellos. Tener camaradas de confianza con quienes compartir sus secretos era conveniente y agradable. 

"De todos modos, nos iremos pronto. Conviértete en un gato de nuevo."

Murakan refunfuñó mientras volvía a convertirse en un adorable gato negro. Tendría que seguir haciendo esto hasta que Jin se volviera lo suficientemente fuerte.

◆◆◆◆

Durante los siguientes dos días, los Mercenarios del Rey Negro escoltaron adecuadamente a Jin y compañía a la capital del Reino Mitel. No sería exagerado comparar a los mercenarios con verdaderos caballeros por su sorprendente dignidad y la cortesía que mostraban a sus clientes.

Sin embargo, nunca entendieron por qué su cliente recogió un gato negro a la mitad de su viaje.

Los Mercenarios del Rey Negro acaban de llegar a la conclusión de que el diminuto pero despiadado señor supremo llamado Jin también tenía un aspecto infantil. 

"Gracias por su trabajo, Vice-Capitán Murka del 3er Cuerpo de los Mercenarios del Rey Negro. La casa principal del Clan Runcandel te recompensará adecuadamente por acompañarnos —que no formaba parte de la comisión original— en una fecha posterior."

“Esta misión también fue una buena experiencia para nosotros, Gilly. No puedo esperar a ver el futuro del joven Runcandel al que sirves."

Gilly y Murka intercambiaron sus despedidas mientras Jin miraba desde la distancia con un gato en su hombro. 

"Por cierto, Gilly McRolan."

"¿Qué pasa, Murka?" 

“Puede que esté traspasando mis límites, pero he llegado a admirarte después de verte en la batalla. Por lo tanto, como guerrero que se gana la vida luchando, debo preguntarte. ¿Por qué el Clan McRolan hizo algo así para ti...?"

La expresión de Gilly se ensombreció de inmediato. Murka rápidamente le estrechó la mano y tosió con fuerza.

"Me disculpo. No debería haberlo hecho. Si tan solo pudiera golpearme a mí mismo desde hace 10 segundos."

"Está bien. Bueno, entonces te deseo lo mejor."

Tan pronto como los Mercenarios del Rey Negro se marcharon, Gilly suspiró profundamente. Una vez que arregló su apariencia, se unió a Jin y Murakan, y fueron a la oficina administrativa del portal de transferencia del Reino Mitel. 

“Bienvenido al portal de transferencia de Mitel. ¿Tiene alguna identificación?

Gilly presentó una daga con el emblema Runcandel, la "Espada Negra", grabado en ella. 

"¡Oh! Entonces perteneces al Clan Runcandel. Es un honor conocerte. ¿Se dirigen a la ciudad de Karlon de la Alianza Huphester? "

Karlon es la ciudad donde se encuentra la casa principal de Runcandel, "Jardín de espadas". Además, la Alianza Huphester era un grupo de naciones bajo el dominio de los Runcandel. 

"Por supuesto."

"Por favor vengan por aquí. Les llevaré a los asientos de primera clase."

Dado que el Reino Mitel era parte de la Alianza Huphester, era básicamente parte del territorio del Clan Runcandel. El gerente del portal de transferencias guió a Jin y sus compañeros con una sonrisa radiante, como si fuera lo más grande que le había pasado en la vida. 

“Partiremos en dos horas y llegaremos en un abrir y cerrar de ojos. Espero que tengan un viaje cómodo."

El portal de transferencia especial de Mitel tenía una sala de espera que era tan lujosa como la sala de estar de un noble rico. No había ningún otro cliente usando la sala de espera de primera clase.

Jin saltó a un sofá suave y sacó su cuaderno mientras su cuerpo se hundía en él. Había adquirido el hábito de usar cualquier tiempo libre para estudiar desde sus días como mago en su vida pasada. 

"SUSPIRO, joven maestro".

"¿Qué?" 

“Si fuera completamente honesta, estoy bastante preocupada. De alguna manera podríamos encontrar una manera de explicar su contrato con un dios y la verdadera identidad de Lord Murakan si el clan se enterara, pero..."

"Mi magia es el problema, ¿verdad?" 

"Sí. Eso es lo único que los Runcandel nunca tolerarán ni aprobarán."

"No te preocupes. Me aseguraré de mantenerlo en secre—"

De repente, la puerta de la sala de espera de primera clase se abrió.

Era un niño que parecía ser de una familia noble. Tenía la piel de color marrón claro y parecía más alto que Jin por 20 centímetros. Lo acompañaban dos escoltas.

Tan pronto como entraron a la habitación, la atmósfera cambió. La tensión creció en el aire cuando Gilly y los escoltas del noble chico se miraron el uno al otro.

Esta situación era inevitable, ya que Runcandel y Zipfel se habían encontrado cara a cara.

«¿Miembros del Clan Zipfel? ¿Quiénes son exactamente estos imbéciles?»

Jin observó con calma el rostro del chico Zipfel y reflexionó. Su rostro parecía algo familiar, pero Jin no podía recordar quién era. No había visto muchos Zipfels de cerca en su vida pasada. 

"No es de extrañar que no quisiera venir a Huphester. Mis instintos me advirtieron que me encontraría con estos chupapollas."

El chico Zipfel, que todavía estaba junto a la entrada y distante de la posición de Jin, murmuró en voz alta. Sus escoltas ahora también estaban observando en silencio a Jin una vez que terminaron de escudriñar a Gilly.

Fue solo una provocación infantil.

Las venas del cuello de Gilly comenzaron a aparecer, pero como Jin permaneció en silencio y estaba observando la situación, no dio un paso adelante. 

"Miao~" 

Murakan caminaba en círculos entre los grupos opuestos, maullando como si encontrara la situación entretenida. 

“Oh, al menos el gato que están criando es lindo. Esos cobardes no merecen criar una mascota tan linda. Ven aquí, gatito~"

"¡Miao!"

El pequeño Murakan saltó a los brazos del chico Zipfel. Dejó que el chico lo acariciara por un momento, hasta que ... 

“¡Kyaa!” 

El gato blandió sus garras y rascó la nariz del niño antes de escapar rápidamente de su agarre.

¡Pfft! 

Al ver este espectáculo, Jin no pudo evitar estallar en carcajadas. 

“Urgh!”

“¡Octavo joven maestro!”

Mientras los escoltas intentaban desenvainar sus espadas en la cintura, el niño levantó las manos para detenerlos. 

"Estoy bien, estoy bien. Es solo un rasguño leve. No hay necesidad de reaccionar de forma exagerada por culpa de un gato. Supongo que me lo merecía por provocarlos."

Mientras se limpiaba la sangre de la nariz, el niño continuó hablando. 

"... Y sobre todo, desenvainar sus espadas ante un Runcandel es un acto tonto."

El chico se encogió de hombros y dirigió su mirada a Jin. 

«Estaba equivocado. No es un cobarde, nos mira con calma. No, ¿tal vez simplemente no se preocupa por nosotros?»

El niño había provocado intencionalmente a Jin tan pronto como entró en la sala de espera para comprobar la reacción de Jin.

Quería saber si el hijo menor de los Runcandel —que acababa de dejar el Castillo Tormenta— era prometedor y mostraba potencial o no. El chico rápidamente tomó una decisión sobre el Runcandel que tenía delante. 

"Bueno, ¿no eres interesante, Jin Runcandel?"

El niño se acercó a Jin y le tendió la mano. 

“Soy Beradin Zipfel. Solo te provoqué para ponerte a prueba, pero permíteme disculparme como es debido."

¡Beradin Zipfel!

Tan pronto como escuchó el nombre, Jin finalmente recordó por qué el chico que tenía delante le resultaba tan familiar.

En su vida pasada, Beradin se convirtió en un mago de 9 estrellas a la edad de 30 años, y fue elegido casi unánimemente para convertirse en el próximo patriarca del clan Zipfel. Como era una figura famosa e influyente, Jin había visto a menudo su rostro en el periódico junto con noticias de sus logros.

Teniendo igualmente grandes habilidades y personalidad, era muy popular e idolatrado por jóvenes magos de todo el mundo.

Jin —quien acababa de convertirse en un mago de cinco estrellas— también admiraba a Beradin y lo consideraba un objetivo que nunca podría alcanzar. 

"¿Es eso así? También te estaba observando en silencio para ver qué tipo de persona eres, así que es un alivio ver que no eres un completo idiota."

"Oho, ¿por qué hiciste tal juicio?" 

"Incluso si fuera solo una broma, si hubieras permitido que tus subordinados desenvainaran sus espadas, habrías tenido que viajar por Huphester sin ningún asistente. También habrías perdido un par de dedos."

"Jaja, qué broma entretenida". 

"¿Sueno como si estuviera bromeando?"

Cuando Beradin recibió la fría mirada de Jin de frente, se estremeció y frunció los labios. 

"…Pues bien. Eres un confiado. Pero déjame darte un consejo como alguien que se encuentra en circunstancias similares a las tuyas. La próxima vez que conozcas a un Zipfel grosero que haga algo ofensivo, no le cortes los dedos imprudentemente. Causaría problemas en nuestros dos clanes, ¿no crees?

Beradin estaba advirtiendo a Jin que no comenzara descuidadamente una guerra entre los dos clanes.

Fue un consejo realmente serio proveniente de un miembro del clan enemigo. 

"Ahora, eso es lo que suena a una verdadera broma, Beradin Zipfel." 

“¿Hm? ¿Por qué lo dices? Si Zipfel y Runcandel lucharan a muerte por cada problema trivial que enfrentamos, el mundo no podría resistir las sangrientas batallas. Les digo que tengan en cuenta los posibles desastres y el caos que los civiles inocentes enfrentarían debido a nosotros."

"Mi padre, Cyron Runcandel, y tu padre, Kelliark Zipfel."

Jin sonrió antes de continuar con sus palabras. 

"¿De verdad crees que movilizarían a todos sus clanes debido a una disputa trivial entre niños?"

Los ojos de Beradin se abrieron como platos, como si no tuviera nada que decir a las palabras de Jin. 

“Incluso si hoy te cortara los dedos, los Runcandel y Zipfel no irían a la guerra. Tendríamos que pagar algunos miles de lingotes de oro o algo así."

Beradin se quedó estupefacto y parpadeó varias veces antes de asentir con la cabeza. 

“Eso fue sorprendentemente esclarecedor e informativo. Definitivamente le pagaré esta deuda en el futuro."

“Olvídate del futuro. Devuélvalo ahora."

"¿Cómo?"

“Solo espera en silencio hasta que se active el portal de transferencia. No perturbes mi tiempo de tranquilidad."


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por el capitulo :3

1

smys-capitulo-17
SMYS - Capitulo 17
31943
17

Jardín de espadas (2)

Traductor: Ash

Beradin Zipfel le devolvió el favor tal como lo exigió Jin.

No pronunció una sola palabra hasta que se activó la puerta de transferencia. Echaba un vistazo a Jin de vez en cuando para comprobar qué estaba haciendo el chico Runcandel.

"Jin Runcandel ... Estoy seguro de que sacudirá al mundo y difundirá su nombre en unos pocos años. ¡Uf, tengo tanta curiosidad! Quiero hablar un poco más con él, pero él no quiere que lo haga ".

Los ojos de Beradin brillaban con curiosidad mientras seguía mirando al niño de 10 años. Solo habían compartido una breve conversación, pero su encuentro fue refrescante y emocionante.

Por lo tanto, había cierta buena voluntad en la mirada curiosa de Beradin.

"Si él no fuera un Runcandel, podríamos haber sido buenos amigos ... Oh, bueno, estemos satisfechos con el hecho de que descubrí un enemigo digno. De hecho, ¡podría convertirse en mi rival de toda la vida! "

Beradin se rió en voz baja mientras dejaba volar su imaginación por los cielos. Mientras tanto, Jin también pensó para sí mismo.

"Ya sea que fuera una celebridad entre los magos antes de mi regresión o no, es algo así como un dolor de cabeza".

De hecho, cada vez que Beradin miraba a Jin y lo miraban a los ojos, el chico Zipfel volvía la cabeza sonrojándose.

"Esa cara roja y esa mirada ... Definitivamente es una especie de lunático. Suspiro, ¿debería cortarle un par de dedos para enderezar su cabeza?

No había forma de que Jin pudiera concentrarse cuando una mirada tan inquietante se dirigía hacia él. Al final, simplemente cerró su cuaderno y lo guardó. Mientras esperaban a que se activara la puerta de transferencia, Jin simplemente acarició al gato Murakan.

"Gracias por su paciencia. Serás teletransportado en unos momentos. Puede haber efectos secundarios de la teletransportación, como dolores de cabeza o náuseas, así que siéntense mientras nosotros ... "

¡Whirrrrr!

El maná azul comenzó a teñir la sala de espera especial. Luego cubrió suavemente a los miembros del interior.

"Me divertí. ¡Nos vemos de nuevo, Jin Runcandel! "

Beradin gritó con voz emocionada. Dado que sus destinos eran diferentes, esta fue la única oportunidad que tuvo para despedirse de Jin.

"Sí lo que sea."

Pero Beradin no pudo escuchar la respuesta de Jin.

Fue enviado a su destino y tuvo que lidiar con los trámites para su entrada al país, mientras que Jin y sus acompañantes fueron enviados directamente a otra sala de espera de primera clase.

El Clan Runcandel tenía un poder absoluto dentro de la Alianza Huphester junto con una gran reputación. Por otro lado, los Zipfels eran absolutamente detestados, lo que provocó cierta discriminación en sus tratamientos.

La mayoría de los lugares del mundo amaban a un clan y odiaban al otro, y viceversa. No había muchas naciones que estuvieran libres de la influencia de los dos clanes.

"¡Blaargh, urrggh ...!"

Pat, pat.

Gilly estaba palmeando torpemente la espalda de Murakan, incapaz de hacer nada más para ayudar.

"Caray, eres un dragón patético ..."

“¡Blargh, urgh, keuk! No teníamos este tipo de dispositivos en mi época. Urgh, es como si mis órganos estuvieran volteados ".

Solo habían pasado cien años desde que los magos habían desarrollado puertas de transferencia.

Pero dado que las puertas se inventaron en base a los humanos, no eran del todo adecuadas para los dragones. Después de tener arcadas por un tiempo, Murakan exhaló profundamente como si finalmente pudiera respirar correctamente.

"¿Estás bien, Lord Murakan?"

"Estoy bien. Han pasado mil años desde la última vez que vomité. En el pasado, incluso había algunos idiotas que usaban vómito de dragón como ingrediente para perfumes ".

“Todavía lo hacen hoy. Si reúne lo que acaba de vomitar y se lo lleva a algunos nobles, lo comprarán instantáneamente con monedas de oro ".

“Oh, ¿todavía lo hacen hoy? ¿Hay algo que quieras, pastel de fresa? Podría ir a vender esto y ... "

Basta de hablar. Solo tíralo al incinerador de allí. Nuestros miembros del clan probablemente estén esperando afuera en este momento ".

Una vez que salieron de la sala de espera, fueron recibidos por el paisaje tranquilo de la puerta de transferencia de la Alianza Huphester.

En términos generales, habría innumerables personas en el área, pero como hoy venía el hijo menor de Runcandel, la administración había establecido regulaciones estrictas.

¡Clang, clang!

Un grupo de caballeros se acercó a Jin y su tripulación. Eran caballeros guardianes de Runcandel.

“Te estábamos esperando, Joven Maestro. Encantado de conocerte. Soy Petro, el segundo mayordomo de la casa ".

El hombre de mediana edad en el centro de los caballeros habló.

Jin y los demás subieron al carruaje de acero preparado de antemano y se dirigieron al Jardín de las Espadas.

***

Jardín de espadas.

El lugar que simbolizaba y representaba a los Runcandels.

Como sugiere el nombre, el amplio y vasto jardín tenía más espadas plantadas en el suelo que flores o árboles.

Las miles de espadas pertenecían a Runcandels y miembros del clan fallecidos, pero no a cualquier miembro del clan. No se obtenía el derecho a que se plantaran sus espadas en el jardín solo por ser miembro del clan.

Era un derecho especial que solo se otorgaba a los miembros del clan que habían contribuido al crecimiento y la prosperidad del clan.

Una vez que entraron en el Jardín de las Espadas, el carruaje de acero comenzó a reducir la velocidad. Jin vio pasar las innumerables espadas fuera de la ventana y reflexionó sobre el pasado.

"Una vez fue mi mayor deseo en la vida tener mi espada plantada en este jardín".

¿Por qué era tan ingenuo y tonto en ese entonces?

Si hubiera aceptado la realidad de su situación antes, Jin habría dejado el clan antes de lo que lo hizo en su primera vida. El clan nunca permitiría que la "desgracia del clan", que se convirtió en un caballero de una estrella a la edad de 25 años, plantara su espada en el jardín.

"¿Por qué ... por qué fui tan ingenuo y tonto?"

Jin se preguntó a sí mismo por segunda vez. Ya conocía la respuesta a su pregunta. El chico se volvió a pedir a sí mismo que recordara sus errores pasados ​​y que se preparara ahora que había regresado a la casa principal del clan.

'Yo era débil. Una persona débil solo puede sobrevivir y prosperar siendo inteligente y astuta, pero ese tampoco fue mi caso ".

Jin sonrió y cerró los ojos.

Su don con la espada que recuperó tras contratar a Solderet, su don con la magia que siempre tuvo, los trucos que aprendió a lo largo de 38 años de vida y su madurez, la temeridad y las agallas que solo se pueden obtener al morir una vez, el conocimiento sobre el futuro que sólo un regresor puede adquirir.

Finalmente, Gilly y Murakan. Poderosos aliados con los que podría compartir sus secretos. Además, uno de ellos era el legendario Dragón Negro.

'Correcto. Esta vez, sobreviviré y prosperaré en este infierno de mierda ".

Esto era solo el principio.

Jin creía que estaría nervioso de camino al Jardín de las Espadas, pero fue todo lo contrario. De hecho, la vista de las espadas plantadas en el jardín le hizo ganar confianza y fortaleza mental.

"¡Todos alaben!"

"¡Todos alaben!"

El carruaje se detuvo en el centro del jardín. Los caballeros guardianes que estaban de servicio levantaron sus espadas y saludaron con la espada.

De pie frente a ellos estaban los 12 hermanos de Jin y ... sus padres.

Los maestros del Clan Runcandel y todos los posibles sucesores al trono estaban reunidos en un solo lugar. Tener a todos los descendientes directos de la línea de sangre Runcandel juntos era una ocasión extremadamente rara.

Crak……

El mayordomo Petro abrió la puerta del carruaje. Jin descendió suavemente con Gilly mientras tenía a Murakan en sus brazos. Tan pronto como  bajó, Gilly se inclinó profundamente antes de que Cyron y Jin bajaran la cabeza.

"Ha pasado mucho tiempo, hijo mío".

La madre de Jin, Rosa Runcandel, fue la primera en hablar.

"Sí Madre."

Paso, paso.

Jin caminó lentamente hacia sus padres. Mientras avanzaba, Jin podía sentir las miradas de sus hermanos que estaban en fila a ambos lados.

Murakan fue la causa de esto. Su hermano menor, que había llamado la atención de su padre, estaba cuidando amorosamente a un gato. Mostraron una mezcla de sorpresa, asombro y burla.

Cuando Cyron frunció el ceño, le preguntó a Jin.

"¿Lo recogiste?"

Una vez más, se trataba de Murakan.

Jin esperaba que su padre hiciera esta pregunta antes de cualquier saludo. Y también sabía qué responder para satisfacer a este hombre quisquilloso, que resultó ser el más fuerte del mundo.

"Lo adquirí, padre".

"¿No lo recogió, pero lo adquirió ...?"

Las comisuras de la boca de Cyron se elevaron para formar una ligera sonrisa.

“Una respuesta audaz y segura. Me gusta. Así es. Es apropiado que un Runcandel tenga esa actitud cuando obtiene algo ".

Algunas de las expresiones de sus hermanos se tornaron sombrías. Probablemente porque habían sido severamente castigados por su padre antes cuando recogieron una linda mascota.

O tal vez a algunos de ellos simplemente no les agradaba Jin.

El niño de 10 años volvió la cabeza para observar a cada uno de sus hermanos.

"Entre ellos ... está el que me maldijo".

¿Quien podría ser?

Desde el día en que vio la maldición con sus propios ojos dentro de su cuna hace nueve años, Jin se hizo esta pregunta a diario.

¿Y por qué lo maldijeron?

¿Por qué maldecir a su hermano de 1 año que no había hecho nada? ¿Por qué intentaron maldecirlo, una maldición que le daría un destino mucho peor que la muerte como Runcandel?

"¿Es solo porque elegí a Barisada en mi Ritual de selección? ¿O están tratando de deshacerse de todos los competidores por el trono, y resultó que yo era un objetivo fácil? "

Jin quería interrogar a todos sus hermanos de inmediato, pero este no era el momento adecuado.

Ninguno de sus 12 hermanos era más débil que el actual Jin. Incluso los gemelos Tona, los idiotas que solía mandar en el Castillo de la Tormenta, habían entrenado su habilidad con la espada durante dos años, por lo que probablemente eran más fuertes que Jin.

"Además, hoy es un día alegre en el que toda la familia finalmente se ha reunido, ¿no es así?"

Los días llenos de derramamiento de sangre estaban a punto de comenzar.

Mientras sonreía con intención algo maliciosa, Jin bajó a Murakan.

"Meow."

El gato saltó a los brazos de Rosa. Sorprendentemente, simplemente lo atrapó y comenzó a acariciar con calma su pelaje.

"Hijo, ¿cómo se llama este niño?"

"Su nombre es Nabi Runcandel, madre".

Pfft.

Rosa no pudo contener la risa y la mayoría de sus hermanos lucían una mirada siniestra. Cyron miró a Jin en silencio.

"¡Padre madre! No importa lo joven que sea, esto es inaceptable ".

“¡Cómo se atreve a darle el apellido Runcandel a una bestia tan humilde! También estoy de acuerdo con la opinión del Cuarto Hermano ".

¡Gilly! Tú, moza, ¿cómo diablos educaste a los más jóvenes? ¡Cómo pudiste dejar que le pusiera ese nombre a un simple gato ...! "

Hubo una oleada de quejas. Pero tan pronto como Cyron abrió la boca, todos se callaron de inmediato.

"¿Por qué le diste el apellido Runcandel?"

Jin hizo contacto visual con Cyron y respondió.

“Fue para darme un sentido de responsabilidad. Puede que sea un simple gato, pero es el primer ser vivo que he adquirido. Pensé que debería darle un nombre con significado y peso ".

La mirada de los silenciosos hermanos estaba teñida de conmoción, y Cyron asintió con calma.

“Qué divertido. Pero hijo ... ¿Realmente te das cuenta de cuánto peso realmente tiene el nombre Runcandel? "

Era una pregunta delicada, pero Jin asintió sin dudarlo.

“Soy consciente del peso que tiene. Significa que si alguien intentara lastimar a Nabi, tendría que hacerle pagar el precio personalmente ".

Las miradas de muerte dirigidas por los gemelos Tona pronto se transformaron en conmoción.

Creían que ya no tendrían que tener miedo de Jin, pero al ver su actitud actual, resurgió el trauma del Castillo de la Tormenta.

—Pareces tener el don de hacer enemigos, hijo. Tus hermanos te miran tan intensamente, ¿no crees? "

Esta fue una advertencia.

No hacia Jin, quien había causado un escándalo tan pronto como llegó a la casa principal, sino hacia los demás. Una advertencia para ellos por atreverse a mostrar intenciones asesinas frente al patriarca.

Los hermanos ajustaron inmediatamente sus expresiones y posturas.

“Eso parece. Pero creo que también tengo el don de matar a mis enemigos, padre ".

"Kuhaha ... Entonces todos deberían tenerlo en cuenta cuando traten con su hermanito de voluntad fuerte".

Los hijos de Cyron, con la excepción de Jin, bajaron la cabeza en respuesta a la declaración de su padre.

Poco después, todos los Runcandel reunidos hoy entraron en la mansión y comenzó el banquete que celebraba la llegada de Jin.

Durante toda la comida, la mayoría de los hermanos miraron a su ridículo hermano menor con sentimientos complejos.


Comentarios del capítulo: (0)