awwp-capitulo-779
AWWP - Capítulo 779
31004
779

¡Confirmando su posición!

Traductor: SolcarJ

Capítulo 779: ¡Confirmando su posición!

– ¿Pequeño Wu?– Wang Baole miró de reojo al joven, cuya ropa era llamativa y tenía numerosos espejitos. Pensando que el escudo nacional del joven era un loro, sintió que se adaptaba. Pensaba que el padre del joven era muy parecido a él cuando se trataba de nombrar a las personas.

Pensando en ese punto, estaba a punto de asentir cuando de repente entrecerró los ojos para echar otra mirada minuciosa al joven. Esta mirada era obviamente diferente a las anteriores que le dio, e inmediatamente le dio a Pequeño Wu mucho estrés. Parecía que no sabía que dijo mal.

"Interesante, ¿por qué no reaccioné antes? El idioma que él habla definitivamente no es el de la Federación o la civilización del Ojo Divino, pero en realidad puedo entenderlo. ¡Además, puedo entender el contenido del pergamino de jade que me dio!" Los latidos del corazón de Wang Baole se aceleró sin saberlo, y sacó el pergamino de jade nuevamente para mirarlo. Esta vez, estaba muy seguro de que si miraba únicamente las palabras que contenía, le eran ajenas. ¡Sin embargo, estas palabras parecían tener un poder extraño que le hizo entenderlas instantáneamente!

Si bien esto era extremadamente misterioso y ligeramente contradictorio, lo que Wang Baole sintió fue aún más extraño fue el hecho de que no se había dado cuenta de esto antes. Era como si el lenguaje del joven tuviera un poder misterioso que hacía que otros ignoraran este hecho.

"¿Imperio de la Tierra Negra?" Wang Baole reflexionó un rato. A medida que el joven se ponía cada vez más nervioso, Wang Baole levantó la mano para agarrar al joven y lo sostuvo en su mano mientras avanzaba hacia el cosmos. Con un salto, voló directamente hacia su acorazado.

Con el cultivo de Wang Baole, casi cubrió la distancia en un abrir y cerrar de ojos. Después de entrar en el acorazado, Zhuo Yixian, que estaba atrapado allí y no podía moverse, inmediatamente vio al extraño en la mano de Wang Baole.

Cuando sus ojos se entrecerraron levemente, Wang Baole ya había arrojado a Pequeño Wu a un lado y liberado a Zhuo Yixian.

Cuando fue liberado, Zhuo Yixian pareció perder toda su fuerza y ​​tropezó unos pasos hacia atrás. Estaba a punto de presentar sus respetos a Wang Baole cuando de repente sintió que algo andaba mal. Inclinando la cabeza, descubrió que el extraño que Long Nanzi trajo consigo en realidad lo estaba mirando con enemistad.

–Maestro, esto es...– Zhuo Yixian hizo una pausa. Después de sentir que el nivel de cultivo del extraño también estaba en el Reino Formación del Núcleo, tenía algunas conjeturas en su corazón.

–Igual que tú–, dijo Wang Baole con frialdad e ignoró a los dos. Se sentó con las piernas cruzadas, controlando el acorazado para regresar a la civilización del Ojo Divino mientras reflexionaba sobre el Armamento Divino que Pequeño Wu le dio.

Mientras el acorazado atravesaba el cosmos, el pequeño Wu se retorcía. Primero, miró rápidamente a Wang Baole, que estaba meditando con los ojos cerrados, luego inclinó la cabeza para mirar a Zhuo Yixian.

Mientras tanto, Zhuo Yixian también estaba evaluando a Pequeño Wu. Cuando sus miradas se encontraron, y bajo la confusión de Zhuo Yixian, la enemistad en los ojos de Pequeño Wu se intensificó. Con un movimiento rápido de sus mangas, y mientras los pequeños espejos de su cuerpo sonaban, dijo con frialdad: –Humilde humano, estás en presencia de un príncipe. ¿Por qué no estás de rodillas?

Zhuo Yixian quedó momentáneamente aturdido en silencio.

– ¿No entiendes lo que estoy diciendo? Que así sea. Al ver lo idiota que te ves, debe haber algo mal en tu cerebro. Pero recuerda, de ahora en adelante, papá es el número uno, yo el número dos y tú el número tres. ¿Entendido?– El pequeño Wu levantó la barbilla y su mirada se llenó de arrogancia. Sacó un pañuelo de su cuerpo y se lo arrojó a Zhuo Yixian.

–Ven, limpia mi cáliga tejida con el pelo de mis cien mil concubinas...

– ¡Debes estar loco!– Zhuo Yixian reaccionó en ese momento. Hizo una mueca y la hostilidad apareció en sus ojos.

– ¿Te atreves?– El pequeño Wu estaba a punto de rugir enojado. Pero, al pensar en cómo Wang Baole estaba meditando y que no podía molestarlo, las dos palabras que se suponía que debían gritar se pronunciaron en voz baja. Sin embargo, su cuerpo se movió en una fracción de segundo, dirigiéndose directamente hacia Zhuo Yixian. Cuando se acercó a Zhuo Yixian, levantó el pie derecho y le pateó el estómago.

Esta escena fue muy similar a cómo Wang Baole lo pateó anteriormente.

Zhuo Yixian sintió una extraña sensación de ira. Ya se sentía muy indignado después de llegar a la civilización del Ojo Divino. Al ver cómo el loco lo estaba intimidando, no pudo tolerarlo e inmediatamente tomó represalias. Al instante, los dos comenzaron a luchar dentro del acorazado.

Como ambos tenían miedo de Wang Baole, no se atrevieron a usar sus tesoros darmicos y poderes divinos. En cambio, infundieron energía espiritual en sus miembros. Parecían igualados físicamente, pero Zhuo Yixian estaba muy rápidamente en desventaja. Obviamente, incluso Wang Baole pensó que la resistencia de Pequeño Wu a los golpes era increíble. Entonces, aunque los ataques de Zhuo Yixian no fueron simples cosquillas para Pequeño Wu, fueron mucho menos dolorosos en comparación con los ataques de Wang Baole.

En solo diez respiraciones, Zhuo Yixian obviamente estaba en desventaja. Eso fue especialmente así después de que el pequeño Wu saltó y lo inmovilizó debajo de su cuerpo. Por lo tanto, los gruñidos enojados y los sonidos de lucha se hicieron más fuertes al instante. Era imposible que Wang Baole no se diera cuenta de esto, y ya había abierto los ojos para ver esto con el ceño fruncido.

– ¡Suficiente!– Después de un momento, y al ver cómo cambió la expresión de Zhuo Yixian, Wang Baole habló con frialdad. Una vez que habló, Pequeño Wu se retiró de inmediato. Con halagos apareciendo en su rostro, habló rápidamente.

– ¡Papá, estaba equivocado!

Zhuo Yixian se levantó, su rostro hinchado lo hacía parecer patético. La ira en su corazón era casi conmovedora, pero no se atrevió a ofender a Long Nanzi y, por lo tanto, habló en voz baja.

–Maestro, él comenzó primero.

Ignorando a los dos, Wang Baole volvió a cerrar los ojos, pensando en la receta del Armamento Divino que le dio el pequeño Wu. Si bien lo entendió un poco más, también sintió que podría aplicarse al octavo nivel del Escudo de Justicia Divina Sacudida del Cielo. Tenía algunos pensamientos al respecto. Por lo tanto, no se dio cuenta de que después de cerrar los ojos, el pequeño Wu parecía estar muy complacido con la superioridad de la forma en que se dirigió a Wang Baole y le habló a Zhuo Yixian.

–Yo lo llamo papi, mientras que tú lo llamas maestro. ¿No ves quién es superior?

– ¡Loco!– Zhuo Yixian reprimió su ira. Realmente no le gustaba el pequeño Wu, así que se sentó en un rincón y lo ignoró. Así, mientras Pequeño Wu se burlaba de Zhuo Yixian muchas veces, el tiempo pasó lento.

Muy rápidamente, el acorazado en el que se encontraban regresó a la civilización del Ojo Divino y entró en el área controlada por la Secta Justicia Soberana Divina. Luego aterrizó en el satélite de la Legión Fénix de Hielo al lado del Planeta Soberano.

En el momento en que regresó, Wang Baole fue apresuradamente a su morada en la cueva y estaba preparado para retirarse y poner a prueba sus pensamientos sobre la receta del Armamento Divino. Sintió que si refinaba el Escudo de Justicia Divina Sacudida del Cielo usando el método que pensó, llegar al octavo nivel sería pan comido. De hecho, incluso podría alcanzar niveles más altos.

Esto hizo que Wang Baole se sintiera muy emocionado. Entonces, después de hacer arreglos para que Zhuo Yixian y Pequeño Wu protegieran la puerta juntos después de regresar a su morada en la cueva, comenzó su investigación.

Sin embargo... Wang Baole, que estaba ocupado investigando el refinamiento de artefactos, rápidamente se sintió frustrado. Verdaderamente... sin su presencia, las dos personas afuera de su puerta volvieron a pelear como si fueran agua y aceite. Además, los estruendos que causaron fueron fuertes. A medida que los retumbos resonaban en los alrededores, también atrajeron la atención de muchas cultivadoras de la Legión Fénix de Hielo que pasaban. Como ver pelear a los perros, muchas cultivadoras comentaban y observaban la conmoción.

El ruido hizo que Wang Baole se sintiera extremadamente infeliz, por lo que llamó a su burro, que estaba jugando en algún lugar, de regreso. Si bien le ordenó que se hiciera cargo de las dos personas, también lo advirtió con severidad.

Este método fue definitivamente efectivo. Para el burro, que solo estaba jugando feliz pero fue llamado de regreso, esto lo hizo muy infeliz. Entonces, a pesar de que reconoció a Zhuo Yixian, todavía estaba muy molesto. Cada vez que Zhuo Yixian se movía, chillaba, enseñaba los dientes y crujía contra la roca junto a él, dejando escapar un sonido amenazador.

Esto fue aún más para el pequeño Wu, quien era un extraño para el burro. Eso fue especialmente así después de que escuchó a Pequeño Wu llamar papá a Wang Baole. Esto hizo que el burro sintiera en secreto una pizca de peligro. Entonces, cada vez que el pequeño Wu se movía, el burro no mordía la roca. En cambio, se lamió los labios mientras lo miraba.

Esto le dio mucho estrés al pequeño Wu. Pero el pequeño Wu parecía estar muy familiarizado con complacer a los fuertes... Por lo tanto, dejó de luchar contra Zhuo Yixian y comenzó a chupar al burro. Comenzó a llamar al burro Segundo Maestro e incluso le dio masajes. Esto hizo que el burro lo viera con mejor luz mientras mordía.

Mientras tanto, Zhuo Yixian estaba extremadamente aterrorizado. Por un lado, temía la crueldad del burro. Por otro lado, también sintió que el burro era muy parecido a la mascota de alguien en su memoria a quien realmente odiaba.

Pero su instinto le dijo que era imposible, por lo que solo podía pensar que las civilizaciones eran diferentes, pero sus feroces bestias tenían el mismo aspecto.

Así, mientras la pareja de payasos se llevaba bien con el burro, pasó medio mes. En cuanto a Wang Baole, que estaba dentro de la morada de la cueva, aunque parecía apático y pálido después de medio mes de investigación, sus ojos se volvían más brillantes con cada día que pasaba.

"El octavo nivel del Escudo de Justicia Divina Sacudida del Cielo... ¡se puede resolver!"


Comentarios del capítulo: (0)