cd-capitulo-498
CD - Capítulo 498
32486
498

Capítulo 498 - La Rabia De Salomón

Capítulo 498 - La Rabia De Salomón

El rostro de Salomón era salvaje y la furia de su corazón rugía.

Él, Salomón, sólo era un hijo ilegítimo del clan Boyd. ¡Había sido expulsado de la casa después de entrar por un solo día! Solo y sin ningún apoyo, había sido escoltado al lugar de su maestro, un experto recluido que sólo lo había aceptado como discípulo por el bien de su padre.

Sin embargo, su maestro era una persona extremadamente pervertida.

—Soporté la humillación de ser expulsado del clan y la vida de tormento que viví con el Maestro. Soñé con un día estar de pie en el pináculo del Reino Infernal y pisotear a esos bastardos que me menospreciaron. ¡Todo fue por el bien de esto! —pensó en todos los años pasados.

Él había estado soportando todo este tiempo.

Después de recibir la noticia de los dos sirvientes de que el clan Boyd había sido destruido y que la única persona restante con la sangre del clan Boyd que quedaba era él, no había tenido el corazón roto; en lugar de eso, ¡había estado muy jubiloso!

¡Si morían, bien! ¡Esos bastardos se merecían morir!

¡Su oportunidad había llegado!

Debido a que los dos sirvientes habían traído una enorme fortuna con ellos, de acuerdo con los planes que su padre había establecido antes de morir, él permanecería escondido con su maestro durante un largo período de tiempo. ¡Después de alcanzar el éxito, condujo a los dos sirvientes y a su ignorante pequeña hermana hacia el Continente Jade Flotante!

En este viaje, ¡Salomón estaba planeando extender sus alas y convertirse en alguien sin igual!

Sus planes habían sido perfectos.

Para empezar, los dos sirvientes habían sido dos piezas de ajedrez que había estado dispuesto a sacrificar. Cuando vio transformarse a Linley por primera vez, Salomón había adivinado su identidad. Con el fin de establecer una relación más estrecha con él, había revelado su propio nombre. En ese momento, había pensado que Linley no sabría de inmediato su verdadera identidad.

Después de todo, era solo un personaje menor.

Salomón había pensado que, en el futuro, después de que Linley aprendiese más sobre los asuntos del clan Boyd, sentiría que él se había comportado muy sinceramente con él. Salomón había estado en tal peligro, ¡y aun así le había revelado su identidad! Esa acción fue un poco arriesgada, pero con el fin de ganar la confianza de Linley, valió la pena.

Más importante…

Primero, sentía que Linley no sabría de inmediato sobre los asuntos del clan Boyd.

En segundo lugar, podía decir qué tipo de persona era Linley, especialmente por la forma en que había arriesgado su propia vida para rescatar a la pequeña hermana de Salomón. Eso le permitió entender que él no debería ser el tipo de persona que desea la riqueza de un amigo. Después de todo, él había estado dispuesto a arriesgar su propia vida por la pequeña hermana de Salomón; ¿A él le importaría un poco de dinero?

Los cálculos de Salomón habían sido muy claros.

Sin embargo, quién habría imaginado que el asunto en el castillo de arena había causado que los asuntos del clan Boyd fuesen revelados. Linley y Bebe no podían dejar de sospechar quién era Salomón. Para reducir sus sospechas, le había dicho a Linley su verdadera identidad. Como Salomón lo veía... Linley no debió haber sido capaz de revelarlo.

En primer lugar, el carácter de Linley. No debería ser del tipo que lo revelaría.

En segundo lugar, Linley permaneció dentro de la forma de vida metálica. No debió haber tenido la oportunidad de revelarlo.

Pero ahora… Ese hombre de túnica negra había podido reconocerlo inmediatamente.

—El clan Boyd fue destruido y esos dos viejos sirvientes también murieron. ¿Quién más en todo el Reino Infernal sabe quién soy? Debe ser Linley. Correcto. Era Linley. Fue Linley quien debió haber enviado un mensaje a alguien más en Ciudad Yilan a través de sentido divino y revelado mis secretos. ¡Eso debe ser!

Salomón estaba absolutamente enfurecido.

—Ese bastardo, Linley. Realmente puso un acto. Incluso fui engañado por él. ¡Estaba equivocado acerca de él! 

La mente de Salomón estaba llena de odio. Mientras miraba fijamente a Linley, sus ojos traicionaron su deseo de devorar a Linley y arrancar su vida.

¡Sus sueños!

¡Las metas por las que había luchado durante incontables años!

¡Era muy probable que fuese Linley el que los llevó a la nada!

¿Cómo podría no odiarlo?

Linley estaba estupefacto. Salomón lo miraba vilmente, ¡pero él no había revelado su identidad!

—Linley, tú... ¡Eres impresionante! 

Salomón apretó los dientes, sus ojos se pusieron rojos.

—Yo... 

Linley se sintió injustamente culpado.

Podía adivinar que Salomón definitivamente creía que había sido él, Linley, quien había revelado el secreto. Pero nunca había hablado de ello.

—Salomón. 

Quiso hablar.

—¡No necesitas decir nada! 

Su mirada era como la de una víbora. A su lado, incluso Nisse, tan familiarizada con él, sintió que su corazón se estremecía. ¿Ese era su hermano mayor, cálido y amable?

—Salomón, ¿por qué estás mirando a mi jefe así? ¿Qué clase de mirada es esa? ¿Qué clase de actitud es esa? —gritó Bebe enfadado. En la mente de Bebe, Linley era como su padre o su hermano mayor; No permitiría que nadie lo tratase de esa manera, aunque la persona fuese el hermano mayor de la chica que le gustaba.

Dentro de la cueva, el magma dorado continuaba burbujeando e hirviendo.

Pero ahora el aura parecía muy extraña.

—Hijo del clan Boyd, deja de perder el tiempo. Mi paciencia tiene límites. 

Elquin de túnica negra, llevando el gatito dorado, rio tranquilamente mientras hablaba.

Salomón inmediatamente giró la cabeza para mirarlo fijamente.

—Quieres las fortunas de mi clan Boyd. Te diré esto... —su rostro era salvaje—. ¡No la tengo!

La sonrisa en el pálido rostro de Elquin desapareció, dejando sólo una mirada fría y sin emociones. Él lo miró fijamente y dijo: —Parece que quieres morir.

—Incluso si me matas, todavía no la tengo. 

Levantó la cabeza.

—Hmph.

Elquin se burló fríamente y, de repente, pareció haberse teletransportado a medida que aparecía un borrón negro delante de ellos. El mismo Elquin apareció justo delante de Salomón, abofeteando casualmente hacia él con una palma.

Todavía usaba esa mano amarillenta que estaba cubierta por un guante translúcido.

Los ojos de Salomón eran salvajes. Retrocedió a gran velocidad, mientras que, al mismo tiempo, una explosiva y sombría luz negra brotaba de sus manos.

*Rumble...*

El aire se estremeció y la sombría luz negra se disparó directamente hacia esa mano derecha aparentemente lenta pero increíblemente rápida.

*¡Bang!*

Un sonido muy suave. La mano derecha de Elquin tembló y luego la retrajo apresuradamente. Su mano derecha permanecía con ese color amarillo pálido y no había sido dañada en absoluto.

—Tú... ¿Esto es...? Dime, ¿quién es tu maestro? 

Elquin le dirigió una mirada de sorpresa.

Salomón, que se había retirado a los lejanos bordes de la cueva, rio. 

—¿Por qué preguntar acerca de mi maestro? ¿Puede ser que ya tengas miedo después de usar sólo una técnica menor como esa?

Un rastro de ira apareció en el rostro pálido de Elquin. Él soltó un resoplido frío: — Te di una oportunidad, pero no la tomaste. 

Su mano derecha se estiró lentamente y poco a poco empezó a volverse de color rojo sangre y también aumentó de tamaño.

La mano derecha entera ahora era aún más grande que la cabeza de una persona común, y era de un color rojo escarlata como una gota de sangre.

Elquin colocó al gatito dorado en sus brazos en el suelo, luego se giró para mirarlo y dijo: —¿Pensaste que podrías amenazarme con esos pequeños trucos? 

Tan pronto como habló, se transformó repentinamente en cientos de sombras, llenando prácticamente toda la cueva.

¡Leyes Elementales de la Oscuridad - Técnica Doppelganger de Sombras!

—¿Realmente voy a ser forzado a usar esa técnica? —vaciló Salomón.

De repente, una mano roja del tamaño de un abanico apareció golpeando hacia su cabeza. El aire alrededor de la mano roja sangre se retorcía y distorsionaba como un vórtice, mientras que, al mismo tiempo, el vórtice se movía débilmente con un humo negro.

El rostro de Salomón cambió dramáticamente y luego se volvió salvaje. Él en realidad golpeó con sus propias manos, una luz negra que cubría su mano derecha colisionó directamente con esa palma de color rojo sangre.

*¡BANG!*

La cueva tembló.

Salomón fue mandado a volar hacia atrás como una bolsa de arena. Los huesos de sus brazos estaban destrozados, revelando sangre y carne roja, así como trozos blancos de hueso, los cuales volaban por todas partes. Salomón mismo fue aplastado contra la pared y él arrojó sangre fresca por sus labios, luego se deslizó hasta el suelo.

—¡Hermano mayor! —gritó Nisse alarmada.

Linley, Delia y Bebe fruncieron el ceño.

—Linley, ¿por qué Salomón actuó de esa manera hacia ti? ¿Puede ser que sea por su identidad, y piensa que lo revelaste? —preguntó Delia a través de su sentido divino.

Linley sintió una acidez en su corazón y él le respondió: —Debería ser, pero yo...

—Lo sé. 

Por supuesto, Delia sabía que Linley no era la persona que lo reveló. Después de todo, en el Reino Infernal, ¿cuánta gente conocía Linley? Incluso si quería enviar a alguien un mensaje, él no tenía la capacidad.

Él miró al herido Salomón. Todo lo que podía hacer era agitar la cabeza en secreto. Lo más probable es que, no importaba lo que dijese, no le creería.

—No me mates.

Salomón se levantó y gritó apresuradamente.

—Oh, ¿ahora no quieres morir? —Elquin rio, mientras que, al mismo tiempo, con un gesto de su mano, aquel pequeño gatito dorado volvía a sus brazos mientras el color rojo sangre en la mano derecha volvía a su color normal—. ¿Qué, estás preparado para darme la riqueza del clan Boyd?

Elquin también estaba preocupado. Preocupado por el hecho de que Salomón realmente no llevase el tesoro sobre él. Por eso él tampoco quería matarlo directamente.

—El nombre de mi maestro es Elektra —dijo apresuradamente.

Elquin frunció el ceño, una mirada de odio apareció en su rostro. 

—Así que realmente es ese monstruo, Elektra. Cuando vi la luz destructiva que generaste, lo supe. Niño del clan Boyd, que fueses capaz de ser su discípulo significa que realmente tienes bastante resistencia. 

Elquin soltó dos risas.

El rostro de Salomón era sombrío. Pensó en el tiempo que pasó al lado de su maestro, el cual fue muy doloroso.

—¿La fortuna del clan Boyd? ¿Dónde está? —continuó Elquin.

El rostro de Salomón se volvió rígido. Justo ahora, él había estado esperando que, al oír el nombre de su maestro, esa persona se diese por vencida. Sin embargo... parecía como que a esa persona no le importaba demasiado su maestro.

Elquin, al ver la expresión del rostro de Salomón, comprendió. Dejando escapar una fría risa, dijo: —¿Qué, creías que sólo debido a que me habías informado el nombre de tu maestro tendría miedo? En primer lugar, dado el temperamento de tu maestro, aunque murieses, no saldría a vengarte. Además, incluso si tu maestro hubiese venido, yo, Elquin, no tendría miedo de él, ese viejo monstruo.

Salomón vaciló un momento. Al ver que el rostro de Elquin se estaba volviendo cada vez más siniestro, dijo apresuradamente: —Elquin, por favor, dame un poco de tiempo.

—De acuerdo.

Elquin asintió ligeramente.

Tampoco quería forzarlo demasiado. Después de todo, ¿quién sabría si había puesto el tesoro en otro lugar?

En ese momento, dentro de la cueva, aparte del grupo de Linley, había varios otros Demonios Dios Altivo que mantenían su silencio. Al oír el diálogo entre Salomón y Elquin, esos Demonios Dios Altivo pudieron adivinar cuál era el tesoro que escoltaban en esta misión.

—Así que ese tipo en realidad es un miembro del clan Boyd. 

Todos esos Demonios Dios Altivo miraron hacia Salomón.

Pero Salomón solamente miraba fijamente a Linley. En voz baja, dijo: —Linley, ¿sabes cuántos años he esperado este día?

—Salomón, yo no...

—No hay necesidad de hablar —gritó con voz fría, y la mirada que se dirigía hacia Linley llevaba dentro una pizca de furia venenosa—. ¡Linley, por este día, he entrenado por más de un millón de años! ¡Un millón de años! ¿Sabes cuán largo período de tiempo es ese? ¡Además, tuve que soportar los tormentos de ese viejo monstruo Elektra!

Los ojos de Elquin contenían una pizca de diversión dentro de ellos. —¿Un millón de años? La resistencia de ese pequeño sujeto es muy fuerte.

Los ojos de Salomón brillaban con un color rojo. 

—He estado soportando todo este tiempo. ¡Esperando! ¡La esperanza final del clan Boyd, la esperanza final de mí mismo, Salomón! Yo, Salomón, confié en ti y te dije mi identidad. Pero... ¡no esperaba que la revelases! ¡Tú, Linley, destruiste mi primera y única esperanza!

—¡Te juzgué mal! —rechinó los dientes—. ¡¡¡Lobo codicioso y voraz, te juzgué mal!!!

Se giró para mirar a Elquin.

—Sr. Elquin, realmente me sorprende que pudieses insertar a un espía como Linley en el escuadrón de los Demonios. Realmente te admiro. ¡Te admiro tanto que podría postrarme ante ti! 

Cada palabra de Salomón contenía una ira ilimitada.

Elquin alzó una ceja y luego rio. ¡No lo negó!

La risa de Elquin, como Salomón lo veía, era una risa de deleite. ¡Él se enfureció aún más!

—Hermano mayor Linley, ¿de verdad fuiste tú? —sólo ahora Nisse empezó a entender. Miró fijamente a Linley con incredulidad y dijo—: ¿En realidad perteneces al lado de este Elquin? ¿Fuiste tú quien reveló el estatus de mi hermano mayor? 

Nisse no había entendido cómo la otra parte había llegado a conocer la identidad de su hermano.

Pero ahora lo comprendía.

Linley sentía miseria en su corazón. Dijo: —Salomón, Nisse, si les dijese que no fui yo quien lo reveló, ¿lo creerían?

—¡Ninny! —el hermoso y delicado rostro de Bebe estaba lleno de rabia—. Mi jefe dijo que no lo reveló y eso significa que definitivamente no lo reveló. ¡Además, ni siquiera conocemos a ese tipo vestido de negro! Puedo jurar por ello con mi vida. Ninny, ¿puede ser que ni siquiera confíes en mí?

—Pero, mi hermano mayor, él... 

Nisse sabía muy bien lo duro que su hermano mayor había estado luchando.

Una vez que tuviese éxito en esta aventura, su hermano mayor se elevaría al cielo en un solo paso.

Salomón miró a Bebe con frialdad. 

—Ninny, ¿no puedes decir que ese Bebe se acercó a ti, muy probablemente como parte de un complot pre-planeado? 

Al oír eso, el rostro de Nisse no pudo evitar volverse blanco. Después de hablar, Salomón se giró para mirar a Elquin y dijo: —Sr. Elquin, sé que Linley pertenece a tu lado, pero... ¡espero que lo mates! De lo contrario, ¡ni siquiera pienses en adquirir los tesoros de mi clan!


Comentarios del capítulo: (0)


cd-capitulo-499
CD - Capítulo 499
32487
499

Capítulo 499 - Beso

Capítulo 499 - Beso

Cuando esas palabras salieron, el rostro de Linley no pudo evitar cambiar.

Si no fuese debido a que estaba preocupado por Elquin, habría matado a Linley hace mucho tiempo. Después de todo, como Salomón lo veía, Linley era alguien que debería haber estado del lado de Elquin. Naturalmente, él no ofendería fácilmente a Elquin.

—¡Salomón, eres un desgraciado! —Bebe inmediatamente gritó con furia—. Te lo dije, mi jefe definitivamente no reveló tu secreto. ¿Por qué estás tan convencido de que fue mi jefe quien lo hizo? ¿Y quieres matarlo? ¡¡¡Eres un hijo de perra, un desgraciado, un desgraciado!!!

Bebe realmente quería matar a Salomón en este momento, ¡pero su fuerza era muy inferior!

—Salomón, en todo el camino, Linley permaneció dentro de la criatura metálica. ¿Cómo pudo haber tenido la oportunidad de revelar tu secreto? 

Delia también estaba frenética. Ella temía que Linley fuese asesinado.

Linley miró a Salomón en silencio. En ese punto, él sabía exactamente qué clase de persona era ese Salomón. Era el tipo de persona que pretendía ser una persona extremadamente buena y fingía bondad por el bien de su meta, de una manera que otros no podrían notarlo en absoluto.

Sin embargo, una vez que fracasaba, ¡ un tipo de persona como él revelaría su lado verdadero, uno feroz! ¡Mucho más aterrador y terrible que la gente común!

—Muere. Morirás. No sólo tú, Linley. También, tu esposa. Y tu hermano, Bebe. ¡¡¡Todos ustedes morirán!!! 

Salomón parecía haberse vuelto loco, mientras señalaba a Linley, Delia y Bebe.

Al enterarse de que su hermano mayor incluso quería matar a Bebe, Nisse inmediatamente se puso frenética.

—Hermano mayor, Bebe, él... —dijo Nisse frenéticamente.

—¡Nisse! —gritó Salomón—. ¿No has visto los verdaderos rostros de esos tres todavía? ¡Bebe no tenía buenas intenciones cuando se hizo tu amigo!

Nisse no pudo evitar girar y mirar hacia Bebe.

La mirada de Bebe era como hielo y miró con frialdad a Salomón. 

—Salomón, odio ser calumniado por otros. No sólo me calumnias, también quieres matar a mi jefe y a Delia. Entonces... —Bebe miró a la cercana Nisse—. Nisse, no me culpes por lo que voy a hacer.

—Bebe, ¿qué vas a hacer? 

Linley podía sentir que Bebe se comportaba de manera diferente.

Su rostro era como el hielo. De dentro de sus manos apareció esa daga negra, la daga que le había dado Beirut.

—Eso es... 

Los ojos de Elquin se iluminaron y miró a Bebe con sorpresa.

Bebe entonces abrió sus labios y una perla negra y redonda salió de ellos. Esa perla negra, en realidad, voló dentro del mango de la daga, encajándose en una abertura que estaba allí perfectamente adaptada. Y entonces, la superficie de la daga comenzó a ser cubierta con un aura azul.

*Crackle...*

El espacio tembló.

A pesar de que la daga no se había movido, el aura azul era lo suficientemente poderosa como para hacer temblar el espacio.

—¿Qué es eso?

Salomón, Nisse, y los otros Dioses Altivos supervivientes, incluyendo a Sperry, fueron sorprendidos. Podían percibir claramente la amenaza que esa daga les planteaba. Ni uno solo de ellos se atrevía a tomar de frente el golpe de la daga.

Linley y Delia también estaban desconcertados. Ni siquiera ellos habían sabido que Bebe había estado ocultando esa carta de triunfo, pero la aterradora aura que emanaba de la daga después de que la perla entró en ella se podía sentir con claridad. Demasiado aterradora. Esa aura... lo más probable es que ni siquiera un Dios Altivo pudiese soportarla.

Linley había creído todo el tiempo que, dado cuánto Beirut se preocupaba por Bebe, definitivamente le habría dado una carta de triunfo para preservar su vida.

Y ahora, parecía como que eso era verdad.

—Bebe, no lo hagas —dijo Nisse apresuradamente.

Bebe se limitó a mirar fijamente a Salomón. Con una voz helada, dijo: —Salomón, muere. 

La daga en su mano repentinamente salió volando...

*¡Swish!*

Una luz negra parpadeó y un agujero se creó fácilmente en el espacio, como si el espacio del Reino Infernal sólo fuese un pedazo de papel. El poder de ese ataque simplemente era asombroso e inaudito. El rostro de Salomón también cambió, pero la velocidad de esa luz negra simplemente era demasiado rápida. ¡Él no fue capaz de esquivar!

De repente, apareció una enorme mano roja escarlata y el espacio empezó a torcerse en un vórtice.

*¡Bang!*

La luz negra y la mano roja sangre roja colisionaron.

La luz negra inmediatamente volvió a la mano de Bebe. El rostro de Bebe se había puesto algo pálido y miró asombrado a Elquin.

Elquin fue enviado a volar hacia atrás decenas de metros y él miró con asombro la daga en las manos de Bebe. Él dijo en shock: —Como lo pensaba. No esperaba que Beirut le diese un tesoro tan valioso. Ese pequeño sujeto y Beirut definitivamente tienen una relación extraordinaria.

Estaba secretamente sorprendido.

Él sabía exactamente lo aterradoramente poderoso que era Beirut. Inmediatamente, sus pensamientos pasaron y se decidió: —Como ese tesoro está en las manos de ese pequeño, no puedo matarlo. De lo contrario... Beirut definitivamente se enterará de ello y una vez que me tenga en la mira, voy a estar en problemas.

Linley y los otros, incluyendo a los Demonios Dios Altivo y Salomón, quedaron muy impresionados. Todos sabían exactamente lo aterradoramente poderoso que era Elquin; los tres hermanos Edward no fueron capaces de resistir en absoluto cuando habían peleado. Pero aquella extraña daga de Bebe lo había obligado a retroceder.

Pero, ¿cómo podrían haber sabido que...?

—Bebe, ¿esa técnica tuya...? 

Linley se sorprendió mucho.

Bebe envió a través del sentido divino: —No soy tan poderoso. La persona que forzó a retirarse a ese individuo fue el poder del abuelo Beirut, que había estado contenido dentro de esa perla espiritual. Se puede decir que fue el abuelo Beirut quien lo derrotó. 

Bebe, en verdad, simplemente siguió las instrucciones para activarlo.

Elquin lo miró, luego se giró para mirar a Salomón. 

—Salomón, para protegerte, perdí un artefacto Dios Altivo que he estado usando durante un billón de años.

Sólo ahora Linley y los demás se dieron cuenta de que...

¡El guante translúcido que había estado en la mano derecha de Elquin había sido destrozado!

—Beirut realmente está a la altura de su reputación. 

El corazón de Elquin se estremeció. A pesar de que era un experto recluso, todavía había una gran brecha en comparación con la legendaria y poderosa figura, Beirut, que había aparecido de repente de la nada a la prominencia.

El corazón de Elquin se llenó de ira y miró a Salomón.

Un artefacto Dios Altivo que se había estado cultivando durante más de un billón de años era increíblemente precioso para su usuario. Después de todo, ¿cómo podría un artefacto Dios Altivo comprado compararse con un artefacto Dios Altivo que habías estado alimentando personalmente?

—Te lo dije. ¡Esa Delia y ese Bebe, todos tienen que morir! —gruñó Salomón.

—No puedo matar a ese Bebe. ¡Los otros pueden morir! Salomón, no pruebes mi paciencia —dijo con calma.

Salomón asintió: —Ese pequeño bribón puede ser salvado. En su corazón, Salomón todavía odiaba a Linley más.

—Phusro, maneja eso —dijo con calma.

—Meow. 

El gatito dorado maulló suavemente.

Fue muy extraño. Las paredes de piedra de toda la caverna de repente se contrajeron y el espacio dentro de inmediato se redujo. Los rostros de Linley y de los demás cambiaron dramáticamente. Vieron que los muros de piedra continuamente bajaban hacia ellos, y los otros demonios Dios Altivo inmediatamente comenzaron a bramar de rabia y a golpear los muros de piedra.

*¡Bang! ¡Bang!*

Algunas explosiones podían oírse sin parar, pero sus golpes de fuerza completa a lo sumo podían cortar un agujero de medio metro de largo que se regeneraría inmediatamente.

En sólo unos pocos momentos, el espacio de esa cueva se había reducido a menos del 30%. Los muros de la montaña continuaban presionándolos hacia esa piscina dorada de magma. En otras palabras... Cada persona dentro de la cueva ya no tenía suficiente espacio para estar de pie. Tenían que flotar en el aire, flotando por encima de esa piscina dorada de magma.

Incluso Elquin y Salomón estaban allí.

—Delia. Date prisa y usa tu Golem Dios de la Muerte para bloquear debajo de ti. 

Linley estaba preocupado de que Delia fuese arrastrada a la piscina dorada de magma.

Ella asintió con suavidad y luego miró a Linley.

—Lord Elquin, Salomón, no interferiremos. 

Sperry y los otros cinco Dioses Altivos dijeron apresuradamente.

Salomón, con el corazón lleno de furia, los miró con frialdad y dijo: —Hmph. Todos ustedes pueden morir.

—Phusro —dijo Elquin con calma.

—Meow... 

El gatito dorado ronroneó, una pizca de alegría aparentemente estaba contenida dentro de su voz.

Instantáneamente… el estanque de magma dorado, antes tranquilo y silencioso debajo de ellos, de pronto se transformó en un gran número de manos gigantes doradas líquidas que golpeaban a los Demonios de arriba. Decenas de enormes manos habían surgido de esa piscina dorada de magma.

*¡Swoosh!*

Todos los Demonios inmediatamente trataron de confiar en su velocidad para esquivar. El aire por encima del estanque de magma dorado estaba lleno de incontables figuras a medida que todos trataban de esquivar frenéticamente.

Sólo Elquin, Salomón, Nisse y Bebe no fueron atacados por ninguna de las gigantes manos doradas líquidas.

—Bebe, tú y Delia quédense juntos —gritó mentalmente—. Entiendo, jefe. 

Bebe de inmediato se acercó a Delia. De hecho, aquellas gigantescas manos doradas líquidas trataron de evitar a Bebe y se alejaron de él.

Sin embargo, aquellas gigantescas manos doradas líquidas seguían moviéndose en una ruta de arcos para tratar de agarrarla.

Sin embargo, Al estar junto a Bebe, Delia estaba en menos peligro.

—Si esto continúa, no terminará bien. 

Linley tenía una sensación terrible, debido a que sabía que... no había pasillos cerca. Ellos podían esquivar por un tiempo, pero no podrían esquivar para siempre. Eventualmente, serían atrapados.

—¡Aaaah! 

De repente, un Dios Altivo fue agarrado por una de las gigantes manos doradas líquidas.

Cuando esa mano dorada líquida agarró al Dios Altivo, de inmediato, muchas otras gigantescas manos doradas líquidas lo rodearon y lo arrastraron directamente a la piscina de magma dorado. Esa escena hizo que los rostros de Linley y de los demás cambiasen.

—¡Jefe! 

La voz frenética de Bebe resonó en la mente de Linley.

Él se giró para mirar. Era Delia, quién ahora estaba rodeada por las gigantescas manos doradas líquidas. Aunque Delia tenía a Bebe para ayudarla, su propio poder era demasiado débil. Al final, todavía fue atrapada por esa gigantesca mano dorada líquida y una vez que fue atrapada, no había manera de que pudiese liberarse.

*¡Crackle!*

Delia fue arrastrada directamente a la piscina de magma dorado. Sus pies entraron por primera vez en la piscina y ella continuó mirando hacia Linley.

Linley pareció haberse quedado mudo.

—Linley. Cuida de ti mismo. 

El sentido divino de Delia resonó en su mente.

—¡Delia! 

Los ojos de Linley se volvieron de color rojo escarlata. Bajó como una flecha, ignorando todo lo demás, mientras cargaba hacia Delia. Linley la miró, ¡y ella se quedó mirándolo! En ese momento, sólo la cabeza de Delia permanecía sobre la superficie de la piscina de magma.

Los dos estaban a sólo diez metros uno del otro. Dada la velocidad de Linley, esa distancia podía ser atravesada en un solo pestañeo.

Pero en ese instante, una escena tras otra de las dos estando juntos atravesó su mente, tan rápido como un rayo.

En su juventud, los dos habían estado en clase juntos en el Instituto.

Diez años de separación, luego su reunión.

Las Tierras Anárquicas, su matrimonio, sus hijos.

Su llegada al Reino Infernal. Delia lo había seguido sin reservas y se habían aventurado a través del Reino Infernal. Silenciosamente, ella se había convertido en la otra mitad de su vida. Ninguno de los dos podría estar sin el otro.

En el instante en que fue arrastrada a la piscina de magma, viendo cómo Linley ignoraba todo lo demás y de inmediato cargaba hacia abajo, las lágrimas de Delia comenzaron a caer.

*¡Boom!*

¡El magma se roció por todas partes!

Linley entró en el magma, sujetando el cuerpo ya sumergido de Delia. El aura de tierra que rodeaba a Linley la cubrió inmediatamente, por lo que una Armadura Pulso Guardián se formó en el cuerpo de Delia. Sin embargo, el poder corrosivo de ese magma dorado simplemente era demasiado grande. La Armadura Pulso Guardián no pudo evitar empezar a temblar y derretirse.

Linley usó frenéticamente el poder divino de su clon divino de tierra para mantener la Armadura Pulso Guardián.

Dentro de la piscina de magma.

El aura de tierra amarilla cubrió a Linley y a Delia, un tipo extraño de energía espiritual se movió lentamente alrededor de la conciencia de ambos. Esa extraña energía realmente fue capaz de localizar el defecto en el artefacto Soberano dañado que protegía el alma de Linley y se deslizó fácilmente a través.

Linley y Delia comenzaron a sentirse mareados y confundidos.

—Linley. Eres un tonto. 

Sus ojos se llenaron de lágrimas.

—Recorrimos el Reino Infernal juntos. Incluso si morimos, morimos juntos.

Delia estaba a punto de perder el conocimiento, pero aun así logró sonreír: —Linley. Me siento muy satisfecha con la vida que he vivido. 

Y entonces, luchó mucho para levantar la cabeza y besar a Linley en los labios y él la besó a ella. En el último momento antes de que Linley perdiese toda la conciencia, una escena tras otra desde su juventud hasta ahora pasó por su mente como un rayo.

Su encuentro con el abuelo Doehring.

Matar al rey del Reino de Fenlai.

Su fama sacudiendo el mundo en el Imperio O’Brien.

La fundación del Imperio Baruch.

La aventura en la Necrópolis de los Dioses.

La destrucción de la Iglesia Radiante.

Y luego su aventura en el Reino Infernal, donde su esposa lo había acompañado hasta la muerte. Cuando llegaron al Reino Infernal, él había estado mentalmente preparado para morir. Después de todo, en el constante campo de matanza que era el Reino Infernal, cualquiera podría morir. Incluso si moría... moriría feliz.

¡Él estaba muriendo junto a su amada!

—Yo también. ¡Estoy muy satisfecho con mi vida!

Y entonces… Su conciencia desapareció.


Comentarios del capítulo: (0)