gw-capitulo-6
GW- Capítulo 6
34816
6

GW- Capítulo 6

Traductor: Yang~

Pecados

“¿Dónde está?” Adrián empezó a buscar entre las multitudes, había perdido por un segundo a Hasiv y no lo volvió a ver, se había asustado por que entendía las reglas que habían.

Hasiv al ser un hereje, era tratado de manera igual pero solo en la superficie. Los herejes eran evadidos y usualmente abusaban de ellos. La ley no los defendía y siempre tienen que tener la cabeza abajo, fueron discriminados por la sociedad.

-Espero que no hayan tomado represalias por pelear con Darío… Ese tipo es un idiota, por ser un descendiente se le olvido que aun no es especial- Adrián empezó a mirar alrededor de él, sus manos estaban temblando y su respiración se hizo pesada, no conocía mucho a Hasiv pero sentía que él era buena persona, no tenía nada malo como persona.

Adrián corrió hacia la profesora María la cual seguía consolando a Darío el cual estaba haciendo pucheros y cosas mimadas, daba asco verlo.

“Profesora María ¿Sabes donde esta Hasiv? Creo que se perdió cuando estábamos saliendo” Adrián pregunto rápidamente, se notaba algo ansioso.

La profesora María lo miró y luego sonrió de manera extraña, sin embargo no respondió a la pregunta lo cual puso más alerta y sintió que algo andaba muy mal.

-No puede ser, Darío aún no es oficialmente un descendiente de Dios… Las leyes aún no debería aplicarse- Adrián se mordió un poco los dedos y luego se dirigió al lugar donde habían tenido la prueba de Dios.

Habían varios estudiantes adentro así que se podía camuflar entre ellos para pasar, pero cuando estaba por entrar fue detenido por el hombre de bata, el cual estaba sonriendo como siempre.

“Pequeño… ¿Estas buscando algo? Creí que ya habíamos tomado la prueba de tu clase” El hombre sonrió con gracia, si no fuera por su sombría expresión sería alguien cómodo de ver.

“Eh… ¡Oh si! Estoy buscando a Hasiv, el único en la clase que no paso la prueba ¿lo has visto?” Adrián evito decir ‘hereje’ con la intensión de que no lo recordarán por ello, es mejor no pasar la aprueba a que te recuerden por ser un hereje.

-Este chico… Parece llevarse bien con el pequeño hereje ¿No es eso curioso?- El hombre de bata sonrió y se acercó a Adrián, el cual dio unos pasos hacia atrás teniendo una distancia del hombre de bata, esto. Hizo que él sonriera y lo tomó del hombro rápidamente.

“Niño, este mundo se rige por reglas y poder, si tienes el poder suficiente puedes quebrar las reglas que quieras. Pero si eres débil tienes que regirte por las reglas, el hereje cometió un gran pecado y debe ser castigado por ello” El hombre de bata sonrió y miró fijamente los ojos de Adrián, el cual estaba temblando. Los ojos de Adrián se habían llenado de miedo y sentía que estaba a punto de orinar sus pantalones.

-¿Quién es él?- Adrián pensó para sí mismo mientras sentía que su conciencia colgaba de un hilo, por alguna razón su cuerpo sentía una presión inmensa… Incluso llegó a sentir que sus órganos estaban por estallar.

“Tienes un gran futuro por delante, no lo desperdicies por un hereje sin valor…” El hombre de bata dejó el hombro de Adrián y luego se fue otra vez, se había perdido entre las sombras sin dejar ningún rastro.

-¿Qué fue eso?- Adrián intento irse pero sus piernas  cedieron y cayó al suelo, sus ojos estaban llenos de terror y algunas lágrimas salieron de sus ojos. Nunca había tenido tanto miedo como ahora, su voluntad había sido destruida con el simple toque de una persona.

“Es un descendiente… Es alguien como yo” Adrián empezó a sollozar y soltó extraños murmullos por unos minutos, pareciera que había perdido su razón de ser y que el miedo lo hubiera consumido.

-Su voluntad era muy débil, solo use un poco de poder ¡El niño hereje tenía más voluntad!- El hombre de bata había estado observando a Adrián desde las sombras, ya que había visto potencial que podría ser explorado se había quedado viendo. Sin embargo parecía. Estar decepcionado.

-Con sólo esto te desmoronaste… Realmente la generación del presente son unos pequeños peces ¡Quiero verlos en el mar!- El hombre de bata despareció y dejo solo al moribundo joven el cual seguía diciendo cosas sin sentido.

Pasaron algunos minutos y Adrián se levantó del suelo, limpio sus gafas y luego se dirigió a la clase, en la cual debería estar. Sin embargo en sus ojos no había nada más que vacío.

-Las leyes y el poder dominan el mundo, si soy fuerte puedo quebrar las leyes que quiera ¡Si soy débil tengo que regirme por las leyes!- Adrián pareció un loco mientras reía y repetía estas palabras en su cabeza una y otra vez, sentía que ahora tenía una meta… Un objetivo que alcanzar.

“Tengo que encontrarlo…” Adrián murmuró suavemente y volvió a perder su mirada en la nada, sin embargo había una extraña oscuridad que crecía dentro de su ser.

Sus pasos fueron suaves y lentos, su espalda empezó a enderezarse y una extraña aura empezó a emanar de su cuerpo, su mirada que estaba vacía se volvió lentamente oscura y el color de sus ojos se volvió de un tono negro con morado oscuro.

Cuando llegó donde estaban los demás estudiantes noto que la profesora María estaba preguntando por él, una vez que ella lo vio se acercó con cara de preocupación y empezó a mirarlo de arriba a bajo, pensó que se había equivocado de persona pero no sabía por qué.

“Perdón, estuve buscando a Hasiv y no note que había pasado tanto tiempo… No lo pude encontrar” Adrián omitió la parte que le había dicho el hombre de bata al igual que lo que había pasado, pero no pudo ocultar su extraña mirada y aura.

La profesora María se quedó callada y sonrió, tomó las manos de Adrián y luego dijo con un tono pesado.

“Hasiv cometió un grave pecado y tiene que ser castigado por ello, lo mejor es que te olvides de él ¡Tienes un futuro asombroso! ¿Por qué preocuparte por algo tan insignificante?” De comienzo a fin la profesora María nunca había dejado de sonreír, pero Adrián si, cada vez que a profesora María abría su boca él sentía que su pecho se enfriaba más y más, tuvo la necesidad de golpear a la persona que tenía en frente.

“Supongo que cuando hablas de pecado te refieres a defender de las miradas de lastima y asco que tenía sobre él ¿verdad? Cuando dices pecado te refieres a que él es un hereje ¿Cierto? ¡Solo por que es un hereje no tiene derecho a ser tratado como una persona normal! ¿¡Me equivoco!?” Adrián no pudo contener su ira y terminó gritando, la profesora María se asusto y casi se cae, sin embargo Adrián apretó sus puños y luego se alejo.

-Ser un hereje no es un pecado… Ser un maldito bastardo si lo es- Adrián escupió al piso y miro como todos los que lo habían escuchado lo miraban como si él fuera loco, su ira incremento al punto que sintió que todos eran unos malditos bastardo hipócritas.

Si todos ellos no hubieran sido descendientes, si todos ellos fueran herejes no pensarían de esa forma…


Comentarios del capítulo: (2)


Gracias por el Capítulo

1

Gracias por el Capítulo

0

gw-capitulo-7
GW- Capítulo 7
34860
7

GW- Capítulo 7

Traductor: Yang~

Infierno

Hasiv abrió sus ojos lentamente, sentía como su cuerpo había sido inmovilizado de alguna forma. Aunque tenía sus ojos abiertos no podía ver debido a que algo le estaba tapando.

También sintió como sus manos y pies fueron amarrados por algo parecido a una soga. Sintió terror al pensar que había sido secuestrado por alguien, ya que si no hubiera sido secuestrado ¿por qué estaría de esta forma?

Cuando intento calmarse sintió como el sonido de los pasos resonaba en sus oídos, al comienzo era lejano y luego era más y más cerca, hasta tenerlo junto a su oído.

-¿Dónde estoy? ¿Qué clase de ser maniático me tiene atrapado?- Hasiv intento recordar como había llegado aquí, pero solo tenía leves memorias de como había estado hablando con el hombre de bata.

“Que linda piel… Lastima que no la tendrás así en algunos días ¿No crees que es divertido?” Una voz misteriosa pero dulce acorralo los sentido de Hasiv, él sintió como si una extraña lujuria llenará su cuerpo.

“¿Dónde estoy?” a pesar de tener una lujuria y deseo sexual inimaginable Hasiv apretó sus dientes y intento razonar.

La voz dulce empezó a reír y luego se acercó aun más al cuerpo de Hasiv, el sentía como estaba siendo abrazado y lentamente besado.

“Estas en el infierno” Cuando la voz dulce dijo esto, Hasiv sintió como una cuchilla había atravesado su hombro derecho, intento gritar pero fue callado por un beso y su cuerpo empezó a convulsionar del dolor.

El sentimiento de placer, dolor y confusión había plasmado su mente hasta dejado en blanco, lentamente sentía que su cabeza había perdido un tornillo.

“Nos divertiremos más niño…” La persona se fue y Hasiv quedó en el sueño soltando  sangre de su hombro, el sentimiento de dolor y lujuria seguía allí, pero su estado mental estaba lívido.

-Estoy aquí por ser un hereje, estoy aquí por haberle faltado el respeto a un descendiente de Dios… Estoy aquí…- Hasiv empezó a reír suavemente hasta volverse una carcajada, el dolor había desparecido por el silencio del lugar se había derrumbado por su extraña risa, la cual estaba llena de desesperación.

Dolor, dolor, dolor, dolor, dolor y más dolor. Todo eso era lo que sentía en este momento. El dolor, su única pensamiento fue el dolor.

Hasiv no durmió después de dejar de reír, pero aún así sentía dolor en su hombro derecho. Como si la herida se abriera sola una y otra vez, la sangre seguía saliendo pero ya no tanto como antes. Incluso Hasiv sentía que ahora se podía mover un poco más.

Se arrastro al suelo hasta tocar algo pareció a una pared, sus manos estaban en su espalda y sus pies estaban atados. Así que sólo con el movimiento del torso se acomodo en la pared para estar sentado, intento mover su cabeza para quitarse lo que tenía en sus ojos, pero por más que intentará no podía.

-¿Moriré aquí? ¿Solo por hablar de más?- Hasiv empezó a delirar de a poco, hace unas cuantas horas tenía una vida aburrida y con algo de desprecio, pero no había sentido tanto dolor y desesperación como ahora. Nunca pensó que terminaría de esta forma.

Pasaron las horas lentamente el dolor de su hombro se hizo un poco más leve y después de otras horas no sintió más dolor a pesar de que estaba sangrando aún.

-Supongo que es verdad, los seremos humanos siempre nos acostumbramos a cualquier cosa con tal de sobrevivir- Hasiv pensó para si mismo mientras movía sus manos lentamente, intento quitarse lo que lo ataba pero no había forma de salir, incluso había algo de sangre en sus muñecas debido al forcejeo que había estado haciendo por horas.

Pla, Pla, Pla

Hasiv escucho algunos pasos en lo lejano, sabía que la persona que lo había acuchillado estaba cerca, muy cerca. Sus movimientos en las manos se hicieron más rápidos y la desesperación empezó a crecer aún más en su cuerpo, algunas lágrimas salían de sus ojos de manera inconsciente y sintió que su cuerpo se volvió más frío de lo normal.

“Niño ¡Volví! ¿Me extrañaste?” La voz suave lo volvió a suprimir nuevamente, su fuerza se había perdido por completo y su cabeza parecía estar sumergida en el vacío.

“Sabes estuve pensando, esto de que solo yo pueda verte es algo aburrido ¡Quiero ver tus ojos!” La persona se acercó más y más, luego suavemente desató lo que Hasiv tenía en sus ojos y el finalmente pudo ver, al comienzo vio borroso pero con algunos segundo vio claramente la persona que tenía delante.

Era una niña, de catorce años al parecer. Rasgos infantiles y un corte de cabello largo con un tono rosado. Cualquiera que la viera pensaría que era una cantante juvenil o una actriz.

-¿Qué clase de broma es esta? ¡Como puede alguien tan joven hacer algo tan cruel?- Hasiv pareció perderse más en el vacío y miró con desesperación la cara de la niña, como si quisiera guardarla para siempre, por toda la eternidad.

“¡Lo sabía! Tus ojos son maravillosos ¿Puedo quedarme con uno?” La niña se acercó a la cara de Hasiv y estaban totalmente pegados el uno con el otro, Hasiv podía ver todos los rasgos de la niña y intento hablar cuando sintió que algo tenía su lengua.

Era la lengua de la niña que en algún momento había entrado a su boca, pero cuando pasó eso la lujuria en su cuerpo llegó a otro nivel y sintió como su temperatura subía más y más como si se fuera a quemar.

¡Ploop!

La niña hizo un movimiento rápido y agarro el ojo de Hasiv, fue el ojo izquierdo. Lentamente con sus dedos lo sacó, Hasiv intento defenderse pero todas sus fuerzas y energías parecían haberse ido sin razón alguna.

Solo sentía como su ojo era arrancado lentamente, sin ningún tipo de prisa. El dolor de estar perdiendo un ojo lo inundó en una agonía que jamás había sentido, los gritos que quería soltar, sus pensamientos que quería decir… Todo fue silenciado por la boca de aquella niña.


mode_commentComentario de Yang~

Otro más, perdón por la demora xd


Comentarios del capítulo: (1)


Gracias por el Capítulo 👍🏽

1