gw-capitulo-8
GW- Capítulo 8
34966
8

GW- Capítulo 8

Traductor: Yang~

Descendientes del diablo

La tortura no paro en ese momento, después de haber perdido su ojo ella había metido sus dedos dentro de aquel lugar… El dolor se camuflaba con la lujuria, pero ¿Por qué sentía placer al ser torturado?

-¿Por qué? ¿Qué hice? ¿Acaso fue tan grave mi error que me atrajo a esto?- El sentimiento de culpa y arrepentimiento estaba llenando la cabeza de Hasiv, la niña se había ido hace un tiempo pero aún podía seguir sintiendo como su cuerpo ardía en dolor, sin darse de cuenta ya podía mover sus manos y piernas. La niña lo había liberado mientras lo besada.

Hasiv se levantó del suelo y sintió como un peso inimaginable estaba sobre sus hombros, agrandando la herida en el derecho por lo que empezó a soltar más sangre.

“Tengo que irme” Murmuró y empezó a caminar entre aquel lugar, parecía ser un estacionamiento antiguo ya que habían varias vigas que sostenían el techo y habían lugares para los autos. Se movió entre las vigas con pasos suaves y lentos.

La herida en su ojo izquierdo, había perdido la mitad de su visión y el sentimiento de dolor y tristeza le golpeó el pecho, se arrodilló en el sueño y empezó a llorar en posición fetal. No entendía por qué estaba pasando por esto, no entendía por qué este castigo era tan cruel ¿Acaso fue para tanto?

Sin embargo en mitad de sus lamentos escucho a lo lejos el sonido de una puerta, Hasiv se callo y rápidamente se escondió detrás de una viga, seguramente la niña había vuelto.

-No, no, no, no, no, no, no, no, no ¡Por favor no!- Hasiv cerró su boca y empezó a sollozar en silencio. No quería sentir más dolor y menos causado por una niña tan joven.

Los pasos se hacían un poco más lejanos y Hasiv empezó a mirar una forma de salir de allí, no tenía ni idea en donde se encontraba pero no quería quedarse un minuto más y ser torturado otra vez.

Se movió lentamente entre las sombras y se acercó a los pasos, la única forma de encontrar la salida era siguiendo a la niña. Era arriesgado pero Hasiv ya estaba al borde de la locura, incluso consideró suicidarse.

La niña de cabello rosado busco a Hasiv pero no lo encontró, una mirada llena de lujuria lleno sus ojos y luego se dirigió a otro lugar como si no le importara que Hasiv se hubiera movido de su lugar.

Hasiv no se movió, estaba en un lugar muy oscuro y ella no podría verlo, sin embargo sintió como una presencia se acercaba en su espalda. Se quedó estático y incluso dejó de respirar intentando camuflarse lo más pronto posible.

Cerró su ojo derecho y espero lo peor, sin embargo solo sintió como una brisa había recorrido cerca de él, al abrir su ojo pudo ver como un hombre de edad media lleno de heridas y sin un brazo se había lanzado contra la niña de cabello rosa.

-Es otro prisionero- Hasiv pensó para sí mismo pero no despejó su ojo de lo que estaba por ver, sintió que el tiempo se haba vuelto más lento y la silueta de aquel hombre se lanzó sobre la niña de cabello rosado, el movimiento del hombre era golpear la cabeza de la niña. Sin embargo ella se movió un poco y señaló la frente del hombre de edad media.

¡Bang!

La cabeza del hombre de edad media explotó, la sangre salió volando hacia todos lados y se creó una pequeña laguna donde había caído el cuerpo sin cabeza de aquel hombre, Hasiv contuvo sus ganas de vomitar y gritar. Sin duda alguna la niña era una descendiente de Dios, no había usado ningún arma u artefacto para defenderse, el simple movimiento de su mano fue suficiente para asesinar a una persona.

“Un prisionero intento atacarme, lo asesine. También se escapo el nuevo, necesito que lo encuentren rápidamente ¡Iré a ducharme! Ese maldito me dejo llena de sangre” La niña sacó un micrófono y hablo rápidamente, luego dio rápidos pasos hacia un lugar en concreto.

Hasiv se quedó mirando como la silueta de la niña se iba y luego se acercó al cuerpo sin cabeza. Lo miró fijamente y noto que no había quedado ni un pedazo de su cráneo. Era como si hubiera explotado por completo, esto le hizo entender la magnitud en el poder de los Descendientes de Dios.

-Necesito huir, si me atrapa me matará con un simple movimiento- Hasiv camino rápidamente hacia la silueta en la distancia sin hacer ruido, incluso había olvidado el dolor de su herida en la cuenca izquierda.

Una vez que la persiguió llegó a una puerta extraña, allá estaba la niña de cabello rosa la cual estaba mirando a Hasiv con una mirada neutra, como si no se sorprendiera por verlo atrás de ella.

“Te tardaste, estaba por dejarte aquí ¡Ven rápido, no me gusta el olor que hay aquí!” La niña de cabello rosa hizo. Un movimiento con su dedo, como si estuviera llamando algún esclavo, Hasiv se quedó viéndola y no sabía que hacer, pero luego noto que ella no lo había matado.

-Si huyo puede que me mate, solo puedo seguirla- Hasiv apretó sus dientes y acercó a la niña de cabello rosa, ella lo agarro con su brazo y lo envolvió con el de ella. Como si fueran una pareja.

La puerta se abrió y habían varias personas con uniformes militares, llevaban armas y un equipo especial de búsqueda. Cuando vieron que Hasiv estaba por la niña de cabello rosa le apuntaron, pero ella solo los ignoro y llevó a Hasiv sin importarle los demás.

Hasiv bajo su mirada y no se atrevió ver esas armas, tenía miedo de ser disparado y mucho menos ser otra vez atrapado en aquel lugar. La imagen de la muerte de aquel hombre estaba siendo repetida una y otra vez en su cabeza. Tenía ganas de vomitar al pensar en eso pero no podía, su estómago estaba totalmente vacío.

Camino con la niña de cabello rosado por unos cuantos minutos, las paredes se había vuelto más limpias y parecía ser un laboratorio ya que había varias personas con batas blancas y con documentos yendo de un lado a otro.

“Este lugar es un gran laboratorio, es bastante secreto y las personas que trabajan aquí están muertos para las personas del mundo. Por ende las únicas personas que saben de este lugar son los altos mandos del orden mundial” La niña de cabello rosa explicó rápidamente al ver la curiosidad de Hasiv.

Hasiv trago algo de saliva y pensó en lo que le pasaría después de este momento, iría con la niña de cabello rosado  y ¿luego que? ¿moriría? ¿seria torturado? ¿perdería su otro ojo? El miedo pareció haber nacido en su corazón y no podía pensar con claridad.

“¿Por qué estoy aquí?” Hasiv le pregunto a la niña, tenía miedo de ofender la, pero quería saber la verdad. No creía que por solo discutir con un descendiente de Dios llegaría  a este castigo.

La niña de cabello rosado no respondió y jalo un poco más fuerte a Hasiv haciéndolo caminar más rápido, el dolor en su cuerpo pareció volver y sintió como su espalda empezaba a sudar debido al dolor.

Después de llegar a un lugar que parecía ser un ascensor la niña abrió la boca, no sin antes apretar un poco el brazo de Hasiv.

“Fuiste enviado como conejillo de indias, aquí desarrollan un potenciador de poder para los descendientes pero no quieren probarlo en animales u humanos regulares, los herejes tienen su genética dañada por eso quieren probar con ellos… No se la razón exacta pero me parece una tontería, la genética de los herejes está totalmente podrida incluso a retrocedido en vez de avanzar” Una vez que entraron al ascensor hablo un poco más.

Hasiv empezó a temblar y sintió como la ira consumió su miedo, tenía ganas de golpear al hombre de bata que lo había traído aquí solo para ser un conejillo de indias, tomando como escusa la discusión que había tenido con uno de los Descendientes.

“Supongo que me llevas a un lugar de pruebas” Hasiv hablo y luego mordió sus labios. No podía hacer nada más que aguantar, solo tenía que esperar como era asesinado lentamente por unas pruebas.

La niña no respondió y luego lo llevó a un lugar bastante bonito, parecía ser un patio grande donde habían varias habitaciones. Era como un patio campestre donde irían las familias a pasar las vacaciones.

“Este es mi patio personal, aquí es donde vivo y donde vivirás a partir de ahora” La niña dijo y luego se fue a una de las habitaciones, había soltado el brazo de Hasiv.

“Está será tu habitación, hay un baño y un armario con ropa de tu talla. También hay unos documentos que tienes que leer, el reloj ya esta programado para despertarte a una hora en especifico. Vendré a recogerte y comenzaremos con tu nuevo trabajo” Ella se despidió y luego se fue a otra habitación, la cual parecía ser de ella.

Hasiv se tiro al suelo y comenzó a sollozar, no entendía nada de lo que estaba pasando. No sabía por qué había sido llevado aquí y por que no había muerto al intentar escapar, tampoco entendía por qué la niña lo había traído a un lugar así, se supone que él era un conejillo de indias y por ende no tendría un trato tan amable.

-No son descendientes de Dios, son unos demonios… Son los descendientes de diablo- Hasiv grito en su corazón y el odio creció en él, tenía que escapar de aquí y vengarse.

Y lo haría de una forma u otra.


mode_commentComentario de Yang~

Otro más, intentaré subir más seguidos.


Comentarios del capítulo: (0)


gw-capitulo-9
GW- Capítulo 9
35109
9

GW- Capítulo 9

Traductor: Yang~

Esperanza

La visión de Hasiv se volvió oscura después de todo lo que había sufrido, el dolor que sintió  fue tanto que incluso había mordido su lengua en un intento de seguir consciente.

Su ojo estaba en ese lugar oscuro, el dolor lo golpeó otra vez y se quedó en el suelo aguantando. Su mano derecha se dirigió a la cuenca izquierda y empezó a llorar.

Había perdido su ojo izquierdo, también habían destruido sus nervios Internos. Ya que Hade había metido sus dedos una vez que el ojo fue expulsado. No había forma de salvarlo, tal vez un médico milagroso podría intentar curarlo.

-Pero es claro que ahora no es el momento- Hasiv pensó en su situación y empezó a gritar, ayer había estado en su colegio y tal vez era ignorado y tratado como si no valiera nada. Pero no había pasado por algo tan doloroso como ahora ¿En verdad había cometido un error?

Hasiv se levantó del suelo y empezó a caminar, no sabía a dónde se dirigía pero sentía que si se quedaba allí era peor. Tenía que escapar… y también vengarse.

Aunque en este momento era poco creíble que se pudiera vengar en este momento, su único pensamiento era correr y esconderse. La venganza podía esperar.

-Aunque no creo que pueda huir fácilmente- Hasiv apretó sus dientes y siguió caminando, tenía sed y hambre. Ya había pasado más de veinticuatro horas desde que comió o bebió algo. No sólo eso, el dolor de sus heridas y en especial el de su cuenca izquierda era lo peor. Su herida seguía soltando algunas gotas de sangre y el dolor no parecía disminuir.

Una vez que paso un tiempo vio a lo lejos una silueta, esa silueta estaba en posición fecal y tenía un uniforme raro. Como si fuera un prisionero…

-¿Estoy en prisión?- Hasiv se escondió en las sombras y se quedó totalmente callado, su respiración fue muy suave y sin ningún sonido.

HuuUuu

El sonido del viento resonó en ese oscuro lugar, movió sus pies rápidamente y se puso contra la pared. Una silueta familiar se acercaba de la nada.

-¿Es ella?- Hasiv sintió un miedo inmenso al pensar que aquella niña había vuelto, su herida en su cuenca izquierda aumento debido al dolor y incluso sintió que su pecho se volvía frío.

Sin embargo la silueta del prisionero salió corriendo hacia ella, Hasiv vio claramente como el prisionero salto sobre la niña.

-Está muerta- En la mente de Hasiv vio como el débil cuerpo de la niña se había despedazado, pero no fue así.

La mano de la niña hizo un movimiento rápido y el espacio mismo pareció detenerse, Hasiv vio claramente como la cabeza del prisionero explotó en un segundo.

-¡Es una descendiente de Dios!- la idea de huir se sumergió en la nada, cualquier idea de vengarse se perdió y su único pensamiento era alargar su vida.

-no podré huir en este momento, pero si aguanto puede que algún día si- Hasiv intento ser positivo pero no fue así, sabía que la idea de salvarse era una estupidez, sin embargo el quería salvarse.

Ayer en el colegio había dicho que viviría con su frente en alto y demostraría que los herejes eran igual de importantes que las personas comunes. Que no eran menos.

Pero ahora se aferraba a su vida con todas sus fuerzas, incluso creyó que era ridículo que alguien como él pudiera hacer algo así, toda su confianza parecía haberse ido junto a sus ganas de vivir.

-¿y si muero?- Hasiv pensó en la idea de suicidarse, vivir un día aquí era sufrir y sufrir. A este paso moriría por hambre o sed. Puede que esa niña lo mate una vez que lo encuentre ¿realmente vale la pena seguir viviendo?

El pensamiento de querer vivir y de querer morir de mezclaron, una extraña depresión nació dentro de Hasiv y de su ojo derecho salieron lágrimas.

La niña se acercó al prisionero y lo vio durante unos minutos, mientras Hasiv se desplomaba por dentro. Al ver que ella no hacia nada se confundió un poco pero luego dejo de pensar en ello.

-Moriré, no importa lo que haga… así que quiero intentarlo antes de que me maten- Hasiv se levanto del suelo y se acercó a la figura de la niña, sin embargo mantuvo un espacio de diez metro entre él y ella.

La niña se empezó a mover hacia un lugar en especifico y camino lentamente mientras miraba a su alrededores como si buscará algo. Hasiv la siguió de forma cautelosa y con seguridad.

Mientras pasaba el tiempo, las lágrimas de Hasiv no parecían disminuir. Sentía que con cada paso que daba era un paso más cerca de la muerte y su sentimiento de impotencia era peor.

-Si tan solo no fuera un hereje…- Hasiv soltó para si mismo y vio como la niña se acercó a una puerta metálica, puso un código y la puerta se abrió.

Él no pudo ver que código había puesto, pues había perdido un ojo y su visión era claramente muy limitada. Así que solo vio como esa puerta se abría y un viento golpeaba el lugar.

La niña volteo sus ojos y vio a Hasiv, el cual se había puesto al descubierto debido al asombro. Ella sonrió de manera maliciosa y señaló a Hasiv.

“Ven, me llevas persiguiendo un buen tiempo ¿por qué no te acercas más?” Hasiv se acercó y bajo su cabeza. Su cuerpo temblaba pero no dejó de moverse.

Él era un hereje mientras que la niña era un descendiente de Dios, la diferencia de poder y capacidad de matar era claramente una brecha tan grande como el cielo y la tierra.

Cuando Hasiv se acercó a unos dos metros, la niña se movió y agarro el brazo de Hasiv, no uso mucha fuerza pero fue la suficiente para que Hasiv sintiera temor.

“¡Deja de poner ese rostro!” Hasiv sintió como un rayo le recorría el cuerpo, el miedo se había fundido en sus huesos y sintió como su ser se congelaba.

La niña empezó a caminar casi arrastrando a Hasiv, el cual seguía congelado del miedo. Pensando en alguna forma de salir vivo o por lo menos vivir un poco manos o un poco menos.

Al pasar por esa puerta metálica lo que vio fue un pasillo blanco, había varios guardias totalmente armados. Una vez que vieron a Hasiv junto a la niña fue apuntado, si Hasiv hiciera un movimiento raro seguramente sería fusilado.

-¿Por qué me trajo aquí?- Hasiv intento pasar saliva pero su boca estaba muy seca como para hacer tal acto, su ojo empezo a temblar y algunos rastros de lágrimas salieron.

“Sigue moviéndote, mientras yo te proteja nadie te molestara” la niña soltó una risa inocente, lo cual asusto a Hasiv aún más.

Cuando pasaron por los guardias subieron algunas escaleras antes de subir en un ascensor, Hasiv no pudo analizar muy bien el lugar pero sintió que aquel lugar era uno muy avanzado, todo estaba limpio y tenía varias cámaras de seguridad.

Incluso vio algunas personas con aspectos de científicos, todos  tenían batas blancas y mantenían con libros. Eso les dio una impresión de científicos o al menos eso pensó Hasiv.

-no parece ser una prisión- Movió su mano con nervios y empezó a sudar, hace más de veinticuatro horas que no había tomado una ducha, sentía su piel sucia y pegajosa.

Cuando pasaron por varios lugares llegaron a un tipo de patio, este patio tenía varias casas y un jardín. Un lugar muy lindo, pero eso no quietaba la inquietud del corazón en Hasiv. El cual tenía un poco menos de miedo, no parecía ir a otro lugar donde fuera a ser golpeado o torturado.

Aunque era raro pensar eso cuando tenía justo al lado a la persona que lo golpeó y le quito un ojo…

Ella soltó el brazo de Hasiv y luego señaló un cuarto, con una sonrisa de oreja a oreja dijo.

“Ese será tu cuarto de ahora en adelante, en la mesa hay unos libros los cuales tienes que leer. Cuanto antes mejor” luego ella se dirigió a una casa en específico.

-¿Eso es todo?-


mode_commentComentario de Yang~

Otro capítulo, con todo el amor que vuestro proveedor puede brindar.


Comentarios del capítulo: (0)