nvc-capitulo-40
NVC - Capítulo 40
34938
40

Capítulo 40: Creciendo algunas agallas

Traductor: SolcarJ

Después de que terminó la corte de la mañana, Yin Hua Lei se encontró acompañando a su abuelo en el camino hacia el palacio frío.

Junto con el príncipe Feng, por supuesto.

–Lian'er, este anciano no te ha visto en mucho tiempo, pero ya anotaste en nuestra Xiao Lei, ¡ah! ¡Jóvenes en estos días, de verdad! el hombre les da a ustedes dos mi bendición!

El duque Yin estaba diciendo palabras auspiciosas, pero estaba agarrando el hombro de Xia Lian Bei con un apretón de muerte.

– ¡El abuelo Guo sigue siendo el más comprensivo...!– Solo pudo responder con los dientes apretados.

–Tiandi debe estar despierta ahora. El abuelo quiere verla, ¿verdad?– Yin Hua Lei tuvo que interferir antes de que el omóplato del Tío Imperial fuera aplastado.

– ¡Ah, sí! Mi primera bisnieta, ¿qué tan linda puede ser? ¡Vamos, ustedes dos caminan más rápido, ah!

Parecía que el duque no estaba enfermo de reumatismo y podía medio correr, medio caminar de esa manera.

Cuando llegaron a la sala de recepción del palacio frío, siendo los tres maestros en artes marciales, inmediatamente escucharon suaves sollozos.

Yin Hua Lei estaba angustiada, así que corrió a la habitación en la que estaba Tiandi.

El pequeño tesoro estaba sentada cerca de la ventana, las lágrimas corrían por su pequeño rostro, pero no estaba llorando ni haciendo una rabieta.

La niña se despertó en una habitación diferente y, aunque vio rostros familiares, todavía estaba alarmada por esto.

Las doncellas que la rodeaban no sabían qué hacer, incluso Nuo Wan no sabía cómo convencer a un llanto tan silencioso.

–Tiandi... | –Bao Bei...

Yin Hua Lei y Xia Lian Bei llamaron al mismo tiempo.

Los labios del pequeño tesoro se separaron cuando volvió su bonita cabeza hacia la puerta para ver a sus padres de pie.

Esta fue una vista sorprendente para ella, ya que siempre podía ver a uno de ellos en un momento dado. Incluso en el banquete de ayer, su mami, la princesa de las hadas, estaba sentada lejos de ellos.

Después de contener un sollozo, torpemente rebotó en su asiento y corrió hacia los dos.

Xia Lian Bei predijo con precisión que la pequeña demonia saltaría hacia su madre en lugar de hacia él, por lo que se ahorró la humillación de abrir los brazos para atraparla.

–Tesoro... silencio ahora. No llores, mami está aquí–. Las lágrimas brotaron de los ojos de Yin Hua Lei, finalmente pudo decir esas palabras en voz alta.

Abrazó la pequeña bola de calidez y le acarició la cara con delicadeza.

Xia Lian Bei se conformó con limpiar las lágrimas de su querida hija. Sabía que su esposa (ehem...) no sabía cómo hacer cosas lindas como arrullar y hablar como un bebé, pero estaba bien. Podría conformarse con ese trabajo.

–¿Por qué estás asustada? ¡Papá no te dijo que si alguien quiere lastimarte, córtalo!

Los hombros de Yin Hua Lei se tensaron. Ella miró al Tío Imperial.

–¿Perdón?– Preguntó en voz baja.

–Uhmm... Lo que este príncipe quiso decir es dejar que sus sirvientas protejan a Bao Bei. ¡No es como si este príncipe estuviera enseñando cosas violentas a mi dulce y pequeño tesoro!

La princesa solo tarareó en respuesta y se volvió hacia Tiandi. –¿Hambrienta?

El príncipe Feng ordenó a los sirvientes enviados temporalmente aquí por el Emperador que fueran a buscar el desayuno.

Por primera vez, el palacio frío sería testigo de una animada comida.

Momentos después, se sirvió una gran mesa llena de platos.

El príncipe Feng se sentó al azar en cualquier lugar y arrastró a la madre y la hija con él.

El asiento más alto quedó para el duque Yin. A su derecha estaba Yin Fang Qi, Nuo Wan y los hermanos gemelos.

A la izquierda del duque estaba la familia de tres y Xia Luyoung, quien recuperó suficiente fuerza.

–¿La décima princesa se siente bien?– Preguntó Nuo Wan en un tono maternal.

Habían charlado la noche anterior cuando se despertó y la señora no había sido más que amable con ella.

Xia Luyoung ya podía adivinar el final de su Madre Emperatriz y su hermano imperial mayor, pero la señora Nuo se desvió de ese tema para evitar herir sus sentimientos. Incluso ahora, nadie la culpó por estar conectada con los traidores de Da Xia y también por ser la razón por la que Bao Bei resultó herida.

–La señora debería llamar a esta princesa Young'er. Después de todo, Young'er ahora le debe su vida a la familia Yin.

– Niña tonta–, la décima princesa sintió un ligero golpe en la cabeza.

–Come para recuperarte rápido.

Yin Hua Lei luego procedió a alimentar a Tiandi que no la había soltado desde que la vio.

Madame Nuo también le explicó esto vagamente anoche. ¿Quién hubiera pensado que su aterrador tío y la princesa jiejie de Gao Le eran marido y mujer?

Pero pensándolo bien, también eran bastante compatibles, ya que Xia Luyoung les tenía miedo a ambos.

–No habrá ningún problema si Young'er visita la Residencia en cualquier momento. La sobrina Xiao Yue todavía es muy joven, a veces me siento sola porque carecemos de hijas en la Residencia–. Vino la voz de Nuo Wan una vez más.

El corazón de Xia Luyoung estaba lleno de gratitud por esta familia. Esta fue la única vez que sintió calor durante la comida de la mañana.

–Aiy, ¿por qué a las chicas les gusta llorar? Sin embargo, Xiao Lei meimei rara vez lloraba?– Una voz ronca arruinó la escena.

El duque Yin se rió de repente.

Pero Huaying golpeó la parte posterior de la cabeza de su gemelo más joven.

– ¡Rufian, no sabes nada así que cierra la boca!

Huaying miró con disculpa a la décima princesa que se quedó sin habla.

–Décima Alteza, perdone los modales de Ah Jing. A veces es una vergüenza para nuestra familia.

– ¡¿Qué quieres decir?!– Huajing apuntó con sus palillos al gemelo mayor. –Ya estaba siendo amable, ah, decirle que sea más fuerte a partir de ahora también es por su bien. ¡Tsk, mis buenas acciones siempre se dan por sentadas!

El viejo duque seguía riendo. Realmente se acordó de su yo más joven cuando miró a este segundo nieto.

–Está bien, Young'er sabe que soy débil. ¡Pero eso no significa que me intimiden fácilmente!– Lanzó una mirada aguda hacia Huajing.

El hombre solo se burló, –Bien por ti.

–Bien, bien–. Yin Fang Qi comenzó. –Ustedes dos, ¿cuáles son sus planes?

La pregunta era para el príncipe Feng y Yin Hua Lei.

Xia Lian Bei ya pensó en esto toda la noche anterior, incluso si estaba supervisando la limpieza de la ciudad imperial.

–Aunque todos sabrán que estamos legalmente casados, este príncipe todavía quiere darte un banquete de bodas adecuado. Pero no hay necesidad de invitar a personas innecesarias. ¿Qué dices?– Estaba mirando a Yin Hua Lei en lugar de a sus padres.

Yin Hua Lei entendió lo extraño que era el pensamiento del Tío Imperial. El príncipe respetaba a los ancianos, pero tampoco dudaría en no considerar sus opiniones cuando se trataba de sus decisiones de vida.

En esta sociedad, eso contaba como no filial, pero Xia Lian Bei generalmente fue un paria toda su vida, por lo que dejó de preocuparse por esas cosas serviles.

Yin Hua Lei asintió lentamente. –Abre una puerta de la luna entre el palacio Gao Le y la Residencia Imperial. Podemos tener una pequeña cena para la familia y amigos cercanos. ¿Quieres hacer la ceremonia?

Arrugó la nariz. –¿Es problemático... a menos que quieras?

–Con o sin ceremonia, esta princesa pasará el resto de su vida contigo.

Dijo esto con una cara seria e incluso con el aliento que el resto de las personas en la habitación se atragantó con la comida.

Xia Lian Bei se estaba acostumbrando a sus declaraciones insensibles, así que solo se rió. Pero su pecho parecía haber dado un vuelco.

–Está decidido entonces. La puerta de la luna estará terminada en una semana. Bao Bei puede quedarse contigo mientras tanto.

Yin Fang Qi no podía creer cómo resolvieron este asunto de una manera tan extraña. Pero también entendió.

Su relación había sido excepcionalmente especial desde el principio.

–Luego, durante esta semana, quédate en la Residencia primero. Para que podamos enviarte lejos–. Casi dijo el padre en tono suplicante.

Yin Hua Lei conocía los sentimientos de sus padres. Su hija no era como las novias habituales y habían sido tan indulgentes y aceptadores que obedeció su deseo.

Después del desayuno, todos tuvieron que separarse.

Xia Lian Bei tiró del codo de la Princesa Gao Le.

–¿Irás mañana?

Hablaba de la ejecución pública.

–Mi presencia no es necesaria. Prefiero descansar o estar con Tiandi.

–Bien, cuídate...

Yin Hua Lei, que llevaba el tesoro burbujeante, regresó después de unos pocos pasos.

–Cuidado con Young'er.

El Tío Imperial sonrió. Quién sabía qué espíritu lo poseía cuando levantó la mano para acariciar la barbilla de la Princesa Gao Le y de repente se inclinó.

–No te preocupes– Su rostro se acercó cada vez más al de Yin Hua Lei...

Hasta que besó la bonita cabecita del pequeño tesoro que estaba en los brazos de su madre.

Cuando se reclinó, Yin Hua Lei lo miró con una mirada extraña.

Esta maldita chica fue tan difícil de seducir, ¡ah! Sabía que su apariencia era única, pero tampoco estaba tan mal. ¡¿Por qué no tuvo ningún efecto en esta mujer?!

– ¡Prepara un carruaje para la décima sobrina! este príncipe la enviará al palacio de la Emperatriz–. Y pisoteó el interior con los pies.

Yin Hua Lei solo lo vio hacer una rabieta y se alejó.

Una vez fuera del alcance del oído, se rió entre dientes.

–Tiandi, a tu padre le están creciendo las agallas. Pero me temo que al tonto todavía le queda un largo camino por recorrer. ¿Debería mami facilitarle la vida?

Los ojos claros de Tiandi eran una de las pocas cosas similares a las de su madre. Pero los orbes de la niña eran más vívidos y expresivos.

Sus manos regordetas sostuvieron ambos lados de las mejillas de su madre mientras solo repetía las palabras que entendía. – ¡Hacerlo más fácil!

Yin Hua Lei sintió que su corazón se animaba al ver la bola de masa tan alegre.

–Em... Como desee el tesoro..

El pequeño tesoro por supuesto, no entendió a su mami pero al verla reír, ella también se rió.

El sonido podría hacer cosquillas en el corazón de cualquiera en la extensión blanca del campo nevado.

Ese día, jugosas noticias recorrieron la capital. Los mensajeros también se esparcieron en todas direcciones para entregar el decreto en todas las ciudades y provincias de Da Xia.

¡La realeza de más alto rango y algunos ministros cometieron un crimen tan grande que serían castigados con el suicidio!

¡Y los criminales incluían al amado príncipe gentil de la capital y su wangfei!

¿Porque Oh porque? Aunque no formaban parte del grupo que sería ejecutado públicamente, seguían siendo cómplices.

¿Eso significaba que el gentil príncipe solo usaba una máscara y que el wangfei era realmente una belleza calamitosa? Traicionaron la confianza del público así como así.

También hubo otra noticia que quedó ligeramente eclipsada pero que aún afectó a demasiadas personas en la ciudad imperial.

¿El Tío Imperial Feng y la princesa Gao Le habían estado casados durante tres años? ¡E incluso ya tenían una hija!

Algunas señoritas de casas nobles no compraron este toro, ya que vieron personalmente cómo la Princesa Gao Le casi adoraba el suelo que pisó Chang Wang.

A pesar de que antes no se habló abiertamente de su admiración, aquellos que tenían ojos aún podían ver.

La Princesa Gao Le solo se detuvo cuando el noveno príncipe se comprometió con la señorita Bai.

Sin embargo, algunas palabras no se pueden decir en voz alta incluso si el corazón no está dispuesto.

El propio dragón dio esta noticia. Su Majestad, cuyas palabras pesaban más que el oro, nunca podía equivocarse.

Aquellos que lo cuestionaran solo estarían cavando sus tumbas junto con sus familias.

Entonces, con corazones reacios, todos enviaron obsequios tardíos a la Residencia Imperial Feng o la Residencia Yin.


mode_commentComentario de SolcarJ

-------

Apoya a SolcarJ:
https://www.paypal.com/paypalme/donarsolcarj

Síguelo en su grupo de wasaaaa!:

https://chat.whatsapp.com/CNGkN5G2QNU7MFIDSy8dAm


Comentarios del capítulo: (0)


nvc-capitulo-41
NVC - Capítulo 41
34939
41

Capítulo 41: Huang buscando a Feng

Traductor: SolcarJ

Los motivos de ejecución tenían una atmósfera solemne.

Un hombre corpulento estaba anunciando todos los crímenes cometidos junto con la lista de los nombres de los perpetradores.

En el gran espacio abierto, sólo su voz áspera podría ser oída.

No hubo gritos, sin perseguidora entre el público. La mayoría miraban con burla, sí. Y algunos se deleitaba con el mal ajeno. Pero ninguno tuvo piedad en sus ojos.

La cadena de personas que vestían ropas de prisioneros blancos gruesos no esperaba ninguna. Ellos sabían en sus corazones todas las atrocidades que habían hecho.

Hasta tenían suerte de que el Emperador cambió de opinión y decidió prescindir de sus ancianos, las mujeres y los jóvenes. Ahora sólo aquellos que eran criminales directos e indirectos se mantuvo.

Cuando el sol se elevó a su nivel más alto. Cuchillas innumerables descendieron.

Está hecho.

Todos los ojos se volvieron hacia la persona de pie en la plataforma más alta, vestidos con túnicas de oro adornado con un dragón feroz.

Bajo el sol, Su Majestad se puso resplandeciente. Nobles y plebeyos por igual, no podía dejar de suspirar en el temor.

–Queridos hijos de Zhen...– Emperador Du Liang extendió un brazo. –Da Xia no tiene lugar para conspiradores. Esta es una lección para todos ustedes.

Su voz era baja y magnética, de alguna manera llegó a las miles de personas presentes.

Las masas sentían sus piernas temblando de miedo impresionadas. ¡Este fue el hijo del cielo!

La multitud onduló y todos reverenciaron hacia él. – ¡Viva! ¡Viva! ¡Viva su Majestad!

Todos sus voces combinadas, resonaron en todos los rincones de la ciudad imperial.

Noche en el estudio del Emperador...

La Princesa Gao Le fue convocada en secreto al palacio. Pero cuando llegó, Xia Lian Bei también estaba allí.

Ella ignoró su malestar y saludó hacia el Emperador que estaba sentado pero de alguna manera parecía que envejeció mucho en el lapso de un día.

La grandiosa aura que tenía en el recinto de ejecución se desvaneció como el humo.

–Siéntate, hija de Zhen ustedes dos ha llamado a cuestiones muy importantes...

Yin Hua Lei no perdio el tiempo alrededor y se sentó junto al Príncipe Feng.

Emperador Du Liang observó a los dos antes de hablar. –Estoy envejeciendo....

–Todavía eres bastante joven para mí– Xia Lian Bei rogó a estar en desacuerdo.

El hermano mayor no le hizo caso y siguió hablando. –Y el trono necesita un sucesor.

Yin Hua Lei tenía la sensación de que este tema se llevaría a cabo. Pero las palabras pronunciadas por Su Majestad eran completamente diferentes de lo que se imaginaba.

La princesa sentía un zumbido en los oídos. Su visión se oscureció por un segundo.

– ¿L-lo siento?– Esta fue la única vez que se olvidó totalmente de los modales.

El Emperador le hizo gracia provocar tal reacción de esta chica que siempre estaba lista e imperturbable.

–¿Por qué estás tan sorprendida? Creció, aprendió la verdadera historia de Da Xia y cómo está fundada por su ancestro femenino que regaló su autoridad como el primer Emperador a su hermano más joven. ¿Recuerda el credo de su clan?

Frente a la pregunta, ella recita automáticamente.

–Mil ojos y oídos del dragón, auténtico pilar invisible de Da Xia.

–Este gran verano sin fin. Eternamente vigilados por el Yin.

La habitación quedó en silencio.

Cuando Yin Hua Lei encontró cierta apariencia de calma, se articula lentamente. –... El tío quiere que Hua Lei sea el Emperador?

–Sí–, fue su respuesta crujiente.

Eso era cierto. La razón por la cual el Clan Yin parecía ser leales a ciegas, a veces hasta el punto de ser fanático al Monarca fue porque Da Xia originalmente pertenecía a ellos.

Esta fue su manera de proteger lo que era suyo. Algunos de los predecesores de Yin Hua Lei incluso tenía grandes ambiciones pero sus llamas se extinguieron siempre, incluso antes de hacer un movimiento.

Fue porque hicieron un juramento eterno para protegerlo desde las sombras. Para asegurarse de que ningún Emperador conduciría a la nación a la destrucción. Para servir sólo alguna vez el soberano más adecuado.

Pero ahora, ella se enfrenta a una Xia muy excéntrico que quería volver la espalda al trono.

¿Qué dirían sus antepasados?

–¿Fue su plan todo este tiempo?

El Emperador asintió.

–Y ¿qué pasa con Lian Bei?– Se volvió hacia el hombre que estaba junto a él, que estaba sorprendentemente silencioso.

El monarca Xia Chun planteó dos dedos. –Un Emperador hombre y una Emperadora muer. Un Xia y una Yin, tanto en su lugar que le corresponde...

Yin Hua Lei bajó la cabeza en el pensamiento. Por un momento, se podía ver la gloria de ser soberano gobernante de Da Xia.

Una pequeña sonrisa adornaba sus labios.

Cuando el shu wang vio esto, a pesar de que no quería, estaba un poco decepcionado.

–Hua Lei está de acuerdo con mi príncipe Feng...– se pronunció después de un largo silencio. Cuando levantó la cabeza, ella estaba mirando con firmeza a Xia Lian Bei que llegó a ser confundido con sus palabras.

Luego se volvió hacia el Emperador con los ojos significativos.

–El tío es todavía bastante joven. Por otra parte, todavía tiene cinco hijos a elegir. Mi Clan Yin ha jurado ser la sombra del verano sin fin. Así será. Esta princesa es leal al Emperador y para el que será el próximo.

Xia Chun rió. ¿Por qué no estaba sorprendido por esto?

La niña fue capaz de bloquear todos sus intentos de poner uno de ellos en el trono con sólo unas pocas palabras.

–Así será.

–Me usaste para rechazar la oferta del Hermano Imperial– Incluso ahora, el pecho de Xia Lian Bei latía violentamente después de escuchar sólo tres palabras.

Mi príncipe Feng.

Suspiro... Estaba desesperado.

–¿Por qué, usted quiere ser Emperador?– Yin Hua Lei estrechó sus ojos en él, ya que aterrizó en la Residencia Yin bajo la cobertura de la noche.

–No–, su respuesta fue resuelta.

Se acercó más a él y levantó la mano para acariciar su cabello suave, mientras que reprendiendo como si fuera un niño.

–Da Xia es grande y una aceptación de aquello fuera de lo normal. Aunque estoy seguro de nuestros conocimientos, no podemos romper el estigma en una sola vida. Sentado en el asiento más alto, mientras que se apunta en absoluto su vida, ella merece algo mejor que eso.

Otro golpe crítico al alma de soltero de shu wang.

El príncipe no respondió, ya que ambos escucharon una tos cerca.

Yin Fang Qi estaba de pie con una linterna en la mano.

–Ir a descansar. Nos veremos en una semana– La chica maldita dejó esas palabras casuales y se unió a su padre.

Mientras Xia Lian Bei sin pensar viajó de regreso a su Residencia Imperial, se enfrentó a la pregunta.

¿Por qué? ¿Por qué es esa maldita chica siempre dijo las palabras adecuadas para tirar de sus fibras sensibles? Y ella siempre tenía el aspecto que sólo era evidente y las líneas que decía que no estaban destinados a cautivarle en absoluto.

Se sentía como si fuera el que está siendo cortejado en lugar del que hace el cortejo.

******

Una semana después, la Residencia Imperial Feng se mostró más activa de lo habitual.

¡Su princesa estaba finalmente tomando su lugar en la residencia!

El palacio Gao Le y el palacio Feng ahora estaban conectados a través de una puerta de la luna.

El patio más cercano a esta puerta fue ocupado, atendiendo a los visitantes que la Residencia Imperial nunca antes había tenido.

La familia Yin fue completa. El príncipe mayor Xia Yu Sinen y su wangfei estaban también allí. Principales generales de las tropas de Máquina de Oxígeno estaban presentes y algunos ministros y sus madams que estaban muy cerca del Clan Yin.

El Emperador fue sorprendentemente temprano y fue escoltado por la décima princesa Xia Luyoung.

Todos estaban sentados alrededor de mesas conectadas y el ambiente era extrovertido y abierto.

Su Alteza shu wang, Feng había ido a buscar a su esposa e hija al Palacio Gao Le.

Pronto, la familia de tres apareció a la vista.

Su aspecto era excepcionalmente llamativo.

La Princesa Gao Le llevaba un vestido palacio blanco cremoso. El vestido entero estaba bordado con un fénix rojo realista frente a la cara y cubierto de fuego.

El Príncipe Feng, por su parte, llevaba un manto negro de medianoche, que está decorada de una imagen de color carmesí similar. Si los dos estaban juntos, la pareja de aves míticas, uno más grande que el otro, parecía estar finalmente abrazados después de un largo tiempo separados.

Era como si todo momento, volarían fuera a los cielos hacia su paraíso.

Pero entre ellos se encontraba la pequeña muñeca de porcelana vestida con túnicas bermellón completos. Estaba sosteniendo cada uno de la mano de sus padres mientras caminaba. Tiandi fue, sin duda, ¡el fénix bebé!

Los espectadores sólo podían suspirar de maravilla. Estos tres podrían haber salido de un cuadro pintoresco y no se sorprenderían.

El banquete de la cena comenzó, renunciando a los trámites habituales. Era justo lo que dijo Yin Hua Lei, cena entre amigos y familia.

Por supuesto, también dieron regalos pero que no estaban destinados a impresionar. Lo importante era el significado y pensamientos del remitente.

Pero había un Emperador extravagante sentado en medio de ellos por lo que fue el último en dar sus bendiciones.

–Querido hermano menor de Zhen y Nuestra más apreciada ahijada. Ustedes dos se merecen el mejor regalo de todo Da Xia. Es por eso que, regalo de boda tardía de Zhen a que es la nación adquirida, ¡el Norte de Chu! ¡Nosotros, Du Liang Emperador de Da Xia, por la presente título al Príncipe Feng y Gao Le Gong Zhu como el rey y la reina del país renombramos como Lei Feng!

Xia Chun tenía una amplia sonrisa al tiempo que anunció esto, pero muy dentro de su corazón:

¿No quiso ser Emperador? Entonces todavía te daré una tierra para gobernar. ¿Crees que puedes escapar de mí? ¡Zhen levantó a los dos a un día de ser los padres de una nación, a fin de tomar esto!

–Este nuevo país, gobernar sabiamente como considere conveniente. Da Xia apoyará plenamente como un país hermano. No tomaremos ningún tributo y en su lugar espera que el comercio por igual con nosotros como naciones aliadas en tan sólo unos pocos años. El futuro Lei Feng, siempre y cuando ustedes dos son los que llevan la delantera, Zhen se tranquiliza.

Yin Hua Lei rió con sequedad. Casi podía oír el monólogo interior del Emperador.

Como no podían escapar de esto, puede ser que también aceptarlo de todo corazón.

******

Nevaba ligeramente esa noche.

Contra lo esperado, el marido y la mujer no durmieron solos.

Un cierto pequeño tesoro no lo haría de ninguna otra manera.

–Xiao Lei, ¿estás de acuerdo con esto?

Yin Hua Lei sabía que estaba preguntando por el reino que acaba de embolsarlos y no sobre su arreglo para dormir.

Ella estaba bebiendo el té en la tumbona junto a la ventana mientras se lee a la luz de las velas.

Después de asegurarse de que Bao Bei estaba profundamente dormida, Xia Lian Bei se unió a ella.

–Esta bien de todos modos. Usted sabe todo sobre el país. Las personas buscan hasta usted y ya. Sólo soy yo añadida a la imagen, en realidad. Nos ocupamos de la antigua dinastía incluso sin violencia, pero si son insistentes, ¿quien puede detener a nosotros?

Pero el hombre todavía tenía el ceño fruncido en su rostro cansado. Quería decir algo, pero tenía miedo de la respuesta se ponía.

La mujer, sin embargo, era débilmente consciente de su tormenta interior.

Ella cerró el libro y miró fijamente.

–Entiendo lo que perturba tu corazón no quiero decir palabras como amor altisonantes pero en lugar Juro por mi alma. Los años que pasó mirando desde la distancia, tolerando mi locura, e incluso dañandome por mí misma, voy a reemplazarlos día a día de tan sólo mirandote a ti, sin caer, e incluso cruzar la intemperie con usted si es necesario.

Ella extendió una mano para limpiar una lágrima solitaria en su exquisita cara que debe haber caído en algún lugar entre sus palabras. Ella puso su cabeza para descansar en su regazo.

–Yin Hua Lei, eres tú quien dijo esto, ¡ah!

Tarareó en respuesta y le acarició la cabeza.

–¡No voy a dejarte ir en esta vida!

–Em...

– ¡Incluso si llora y cae en amor con otro hombre otra vez!

–Em...

– ¡Quiero otra hija!

–... no tan pronto...

Xia Lian Bei se sorprendió que incluso diría que sí, pero su corazón se calento gradualmente y contenido. Los años de desolación y soledad estarían siempre en sus recuerdos, pero sabía que su alma sería curada si tiene esta chica maldita por su lado día a día.

Esa noche fría de invierno podría muy bien ser el más cálido cuando dos almas cansadas encontraron serenidad en sí.

El Huang finalmente encontró su Feng que estaba justo delante de ella todo este tiempo.

******

Notas SolcarJ:

凰: Huang = Proviene de «Emperador» pero no se usa solo.

凤: Feng = Representa un ave fénix común

凤凰: Feng Huang = Fénix Imperial.


mode_commentComentario de SolcarJ

-------

Apoya a SolcarJ:
https://www.paypal.com/paypalme/donarsolcarj

Síguelo en su grupo de wasaaaa!:

https://chat.whatsapp.com/CNGkN5G2QNU7MFIDSy8dAm


Comentarios del capítulo: (0)