oft-capitulo-1017
OFT - Capítulo 1017
47398
1017

Capítulo 1017: El resplandor matutino ilumina el mundo

Traductor: Crowli

Capítulo 1017: El resplandor matutino ilumina el mundo

Al ver la expresión excitada del capitán, Xu Qing asintió.

"Ya me voy. Me he preparado mucho para este gran acontecimiento, pero todo ha consistido en buscar la información. Ahora ya no falta mucho. Espera mis buenas noticias".

El capitán, lleno de excitación, se preparó para salir de la trastienda y profundizar en la discusión con el antepasado de la Secta del Diamante.

Antes de marcharse, Xu Qing gritó y pidió un trozo de la piel del capitán.

Al capitán no le importó y le arrojó un trozo despreocupadamente. Era como si para él lo más importante fuera su piel.

"¿Es suficiente? Si no, ¡aún tengo más!"

El capitán miró generosamente a Xu Qing.

"Suficiente..." Xu Qing miró el trozo de piel que tenía delante y descubrió que en él había un ombligo. Su expresión no pudo evitar extrañarse.

El capitán sonrió con orgullo y se alejó pavoneándose.

Al ver la espalda del capitán, Xu Qing también suspiró de emoción.

No era la primera vez que oía las palabras "haz grandes cosas" del capitán.

Lógicamente, Xu Qing pensó que debería haberse acostumbrado a ello. Sin embargo, después de que el capitán se marchara, permaneció sentado con las piernas cruzadas y en su mente aún se levantaban algunas olas.

Verdaderamente... cada acontecimiento importante del capitán era extremadamente emocionante. Además, a medida que aumentaba su nivel de cultivo, el grado de esta excitación seguía aumentando.

Muchas veces, Xu Qing no entendía por qué al capitán le apasionaba tanto arriesgar su vida.

"Siempre quiere jugársela hasta la muerte...". Xu Qing suspiró. En su mente aparecieron las palabras "pecador divino" que dijo el Octavo Abuelo la primera vez que vio al capitán.

"¿Podría ser que el Hermano Mayor fuera realmente un pecador divino en el pasado?".

Xu Qing se sumió en profundos pensamientos mientras recordaba las cosas que él y su hermano mayor habían hecho.

Independientemente de si se trataba de robar a la Raza del Cadáver Marino, al Hada del Inframundo o al árbol de las diez tripas...

Básicamente era robar o comer.

Xu Qing guardó silencio.

Mucho tiempo después, miró en dirección a la residencia del capitán. En ese momento, se podían sentir las emociones temblorosas del antepasado de la Secta del Diamante.

"Según el capitán, esta vez va a montar un numerito. En ese caso, no deberíamos robar, ¿verdad?".

Mientras murmuraba, Xu Qing abrió instintivamente su bolsa de almacenamiento y comprobó sus objetos de teletransporte. Tras comprobar que eran suficientes, se sintió un poco más tranquilo.

"Cuando nos vayamos, llevaré al loro conmigo".

Xu Qing tomó una decisión y dejó de pensar en el asunto principal del capitán. Se sumergió en su investigación sobre el resplandor matutino.

De hecho, al tercer día, pudo ajustar algunas imágenes que deseaba mediante los cambios en los siete colores contenidos en el resplandor matutino.

Pero, por desgracia, estas imágenes sólo podían permanecer en la mente de Xu Qing. Podía imaginarlas e intentar utilizar la luz de la mañana para simularlas, pero las escenas reflejadas eran muy diferentes de lo que tenía en mente.

La luz seguía siendo luz, incapaz de formar imágenes.

Así que, en los días siguientes, utilizó la ficha de jade como soporte para estudiar los principios de formación de imágenes entre la luz y las imágenes.

El principio no era difícil, sobre todo después de presenciar personalmente la escena en la que el capitán utilizó la piel y la refracción de la luz para imprimir huellas dactilares, la comprensión de Xu Qing sobre los cambios de la luz ha adquirido cierta dirección.

"La razón por la que la luz forma una imagen se debe a la refracción. Una vez observé el patrón de dispersión del resplandor matutino, y no puedo decir que fuera incorrecto; es sólo una manifestación de las innumerables formas de destrucción de todas las técnicas."

"Así pues, lo que tengo que hacer es concentrar el resplandor matutino. Debido a su singularidad, no sólo puede reflejarse en los objetos, ¡sino también en los hechizos del enemigo!"

"A su vez, producirá algunas refracciones que no puedo ver...".

"Llegados a este punto, ¡lo que tengo que hacer es que esas refracciones invisibles salgan a la luz!".

Xu Qing murmuró para sus adentros mientras le brillaban los ojos. Entonces tomó la ficha de jade grabadora.

"La diferencia entre una ficha de jade ordinaria y una ficha de jade grabadora... La primera es sensible a la conciencia divina, por lo que se le puede imprimir el sentido divino. La segunda es sensible a la luz, por lo que puede grabar imágenes".

"Por lo tanto, independientemente de si se trata de la ficha de jade grabadora o de la piel del capitán, ambos son extremadamente sensibles a la luz".

Xu Qing dejó la tira de jade grabadora y tomó la piel del capitán. Tras estudiarla, confirmó los resultados de su investigación de los últimos días.

"Además, la piel del capitán es un material extraordinario. No sólo es increíblemente resistente, sino que, al mirarla de cerca, los patrones de su interior me dan la sensación de estar impresos en runas."

"Esta debe ser una característica especial del propio líder. Debido a mi nivel de cultivo y a mi estatus ordinario, no puedo conseguirlo".

"Pero puedo utilizar otros métodos para hacer que una parte de mi piel sea extremadamente sensible a la luz... estimulando así mi extraordinario cuerpo de dios".

"Así, de este modo, cuando la luz de la mañana se enfoca y refracta, las imágenes que no puedo ver pueden ser percibidas por mi piel, ¡y entonces puedo revelarlas instintivamente!".

Los pensamientos de Xu Qing dieron vueltas. Levantó la palma de la mano derecha y la miró fijamente.

Había muchas formas de aumentar la sensibilidad a la luz. Xu Qing pensaba que lo que mejor se le daba era confiar en el arte de las plantas y la vegetación.

"Hay muchas hierbas medicinales y venenos que pueden sensibilizar la piel. Aunque es una forma de daño, cuando se utiliza de la forma correcta, se convierte en una herramienta auxiliar para la habilidad divina."

"Ahora tengo muchos venenos en mi bolsa".

"La princesa Mingmei tiene razón. La imaginación es una de las principales razones por las que la fuerza de las artes divinas es limitada".

Xu Qing respiró hondo. Tras analizarlo detenidamente, consideró que este método era factible. Por lo tanto, abrió su bolsa de almacenamiento y sacó los venenos que tenían el efecto de hacer sensible la piel, preparándose para refinar su mano derecha.

Quería envenenar su mano derecha hasta que fuera extremadamente sensible a la luz.

"Cuando lo consiga, mi mano podrá llamarse la Mano de las Miríadas de Técnicas".

El corazón de Xu Qing latía con fuerza mientras empezaba a refinar.

Así pasaron siete días en un abrir y cerrar de ojos. Desde que Xu Qing empezó a estudiar el resplandor matutino, había pasado medio mes.

En cuanto a la princesa Mingmei, ya estaba satisfecha al tercer día.

Podía sentir las transformaciones en el resplandor matutino de Xu Qing. Aunque Xu Qing no podía verlo a simple vista y pensó que no podía ser imagen, era evidente a los ojos del heredero y de ella.

En ese momento, el corazón del heredero se agitó.

La princesa Mingmei también asintió.

Sentía que ya era suficiente. Lo que Xu Qing ha conseguido hasta ahora ya es bastante notable; puede considerarse que ha superado las expectativas de la tarea.

En su opinión, con el cultivo y la comprensión de Xu Qing, actualmente le resultaba imposible utilizar realmente el resplandor matutino para revelar todas las técnicas. Nunca había visto a nadie recorrer este camino.

"Pero esta idea es buena. Si continúa así, puede que llegue un día en que realmente realice su sueño".

"¡Los jóvenes deben atreverse a soñar y atreverse a intentarlo!"

La princesa Mingmei sonrió, dispuesta a intervenir y seguir guiando después de que Xu Qing se rindiera.

Sin embargo... después de eso, descubrió que Xu Qing fruncía el ceño con expresión insatisfecha. En los días siguientes, vio a Xu Qing estudiando la ficha de jade grabadora, estudiando la piel de Erniu y... envenenándose las manos.

Esta escena hizo dudar a la princesa Mingmei. Miró al heredero que estaba a su lado.

El heredero guardó silencio. Tras un largo rato, sonrió amargamente y habló.

"Tercera Hermana, lo más monstruoso de este chico no es su aptitud de cultivo, sino su capacidad de comprensión".

"Anteriormente, le dijiste que la imaginación limita el poder de las artes divinas. Esta frase debe haber estimulado mucho a este chico. Es como abrir una jaula".

"Por lo tanto, creo que podría haber... descubierto realmente una forma de imagen con el resplandor matutino".

Cuando Mingmei oyó esto, se quedó callada.

El Viejo Octavo, que estaba al lado, miró al heredero y luego a la Tercera Hermana.

En este medio mes, también percibió la dirección de la atención de su Tercera Hermana y de su Hermano Mayor, así que les prestó atención en secreto. Ahora que veía todo esto, de repente sintió el deseo de intentarlo.

'En aquel entonces, yo también guié a muchos elegidos del cielo de la generación más joven. Ya que el Hermano Mayor y la Tercera Hermana tienen tan buena opinión de Xu Qing, en el futuro encontraré una oportunidad para intentarlo también'.

Con este pensamiento en mente, el Viejo Octavo se llenó de expectación.

En cuanto a su quinta hermana, durante el medio mes que Xu Qing estuvo cultivando, pasó la mayor parte del tiempo cuidando de los polluelos del patio trasero, cada uno de los cuales crecía más y más.

El número de polluelos aumentaba a una velocidad que superaba con creces la del pasado. Casi todos los días había más.

Sobre todo desde que habían aparecido decenas de ellos hacía unos días. Esto hizo que Ling'er, que de vez en cuando venía a ayudar, chasqueara la lengua al verlos.

"Quinta Abuela, hoy hay más polluelos".

En aquel momento, en el patio trasero, Ling'er estaba ayudando a esparcir insectos. Cuando vio que aquellos polluelos corrían locamente a comer, se dirigió bruscamente a la Abuela Quinta.

La Abuela Quinta se sentó con una sonrisa y asintió.

"Cuando los engorde un poco más, los mataré para que tú y tu hermano Xu Qing alimenten sus cuerpos".

En cuanto terminó de hablar, los cuerpos de los polluelos que consumían indignados temblaron y sus expresiones revelaron un intenso horror.

Especialmente las docenas que aparecieron hace unos días, estaban sumidas en una profunda desesperación, emitiendo sonidos de cacareo.

No eran cultivadores de la Cordillera de la Vida Amarga, sino de la Secta Flor Yin Yang. Habían venido aquí porque habían investigado las huellas del culpable que había provocado el caos en la Cordillera del Toro Celestial en aquel entonces.

Tras llegar aquí, no actuaron precipitadamente. Se dirigieron al Santuario de la Luna Roja para saludar al enviado divino. Sin embargo, en cuanto entraron en el Santuario de la Luna Roja, sintieron que el mundo daba vueltas antes de poder ver al enviado divino.

En cuanto recobraron el sentido, se habían convertido en polluelos.

Justo cuando estos polluelos estaban desesperados, sonó un estruendo procedente de la trastienda del boticario y se extendió en todas direcciones. También salió disparada de allí una luz del color del arco iris, que iluminó los alrededores.

Esta luz envolvió instantáneamente toda la botica y a todo el mundo. También cayó sobre los polluelos. Al seguir brotando, formó un mar de luz.

Este mar se agitó, haciendo que el cielo fluctuara en ese instante.

Mientras el viento y las nubes se agitaban, este mar de luz se elevó repentinamente en el aire. En el cielo, seguía acumulándose y cambiando. Se podía ver vagamente cómo se formaba un uña.

En cuanto apareció la uña, pareció desencadenar un fenómeno atmosférico y el mundo cambió de color.

Ling'er jadeó y los ojos de Ning Yan se abrieron de par en par. Wu Jianwu se quedó boquiabierto y Li Youfei se estremeció.

La expresión del capitán cambió, la del Hada del Inframundo se volvió solemne y los ojos del Ancestro Mogui centellearon.

Algunos de ellos habían visto antes este uña, por lo que estaban conmocionados. Otros no habían visto nunca este uña, pero se quedaron igualmente conmocionados cuando percibieron el aura que atraía.

Sólo el heredero, la Tercera Hermana, la Quinta Hermana y el Octavo Hermano miraron la uña que tomaba forma en el cielo. Sus expresiones eran de lo más tranquilas. Sin embargo, al observarlos más de cerca, se podía ver que había un brillo extraño en sus ojos.

Esto ocurría especialmente con el heredero y la tercera hermana. Bajo sus apariencias tranquilas, las olas de sus corazones no eran pequeñas. Giraron la cabeza y miraron hacia la habitación del fondo.

Aquel lugar era la fuente de la luz del arco iris.

"Lo ha conseguido..."

"¡Ese chico está simulando la uña de Padre!"


Reacciones del Capítulo (4)

Comentarios del capítulo: (0)


oft-capitulo-1018
OFT - Capítulo 1018
47399
1018

Capítulo 1018: Descenso estelar, cabellos como la sangre

Traductor: Crowli

Capítulo 1018: Descenso estelar, cabellos como la sangre

El mundo retumbó y sopló un viento violento.

El mar de luz del cielo se agitó. Bajo las miradas de todos, la uña que tomaba forma constantemente no se manifestaba por completo. Después de brillar hasta cierto punto, empezó a desintegrarse.

En la habitación del fondo, Xu Qing se sentó con las piernas cruzadas y meditó. Delante de él flotaba un alma naciente del color del arco iris.

Del alma naciente del color del arco iris surgió un resplandor matutino infinito que se extendió en todas direcciones, transformándose en un mar de luz.

Xu Qing levantó la mano derecha y tocó la mano del alma naciente.

Se podía ver claramente el contorno de una uña en la palma derecha de Xu Qing. En ese momento, se disipaba y se volvía borrosa.

A primera vista, la piel de su mano derecha era igual que la de las otras partes. Sin embargo, si se observaba detenidamente, se descubría una ligera diferencia. Era como si la piel de su mano derecha, especialmente la palma, fuera ligeramente más clara que la de las otras partes.

Era como si hubiera estado empapada durante muchos años, desprendiendo una sensación de pureza.

Un rato después, cuando el contorno de la uña de la palma derecha de Xu Qing desapareció por completo, la uña formada por el mar de luz del mundo exterior también se derrumbó y se disipó.

Xu Qing abrió los ojos.

En un instante, todo el resplandor matutino rodó y se reunió en su alma naciente de resplandor matutino. En cuanto Xu Qing abrió los ojos, el alma naciente también regresó a su cuerpo.

Xu Qing suspiró suavemente.

"Al final, no puedo simular los hechizos que vi en mi memoria. Además, mi técnica de transformación tiene restricciones... No es cierto que pueda simular todos los hechizos que vea en el futuro".

Xu Qing sacudió la cabeza y se levantó, saliendo de la trastienda con pesar.

En cuanto salió, vio a todo el mundo en la sala.

Ning Yan miró a Xu Qing como si estuviera mirando a un monstruo y quiso decir algo, pero dudó.

Wu Jianwu, por su parte, tenía una expresión aturdida. No pudo evitar recordar su primer encuentro con Xu Qing en el Mar Prohibido de entonces. En aquel momento, aún podía luchar contra la otra parte. Básicamente, podía considerarse un empate.

Pero ahora...

Wu Jianwu se sintió decepcionado. Inmediatamente, sus ojos se enrojecieron. Había sido demasiado perezoso durante este periodo de tiempo. ¡Quería seguir cultivando su línea de sangre!

El loro se estremeció y no se atrevió a hablar.

Li Youfei bajó la cabeza respetuosamente. Hada del Inframundo lanzó una profunda mirada a Xu Qing. En cuanto al Ancestro Mogui, era la primera vez que centraba su atención en alguien que no fueran los cuatro cultivadores de Acumulación de Almas.

La escena anterior de Xu Qing le indicó lo extraordinario que era. No era un poder que pudiera mostrar un cultivador de Alma Naciente. De hecho, no era algo que ni siquiera el Depósito Espiritual pudiera hacer.

Esto le hizo comprender de repente por qué este chico que salía de la trastienda podía ser el núcleo de esta botica y sentarse junto a los Acumulación de Almas.

Comparada con ellos, aunque Ling'er también estaba sorprendida, se sentía más orgullosa.

El capitán parpadeó sorprendido.

En cuanto al Viejo Octavo, miró a Xu Qing y sonrió.

En los ojos de la Quinta Hermana apareció una mirada extraña. Aunque no participó en la orientación del heredero y la Tercera Hermana a Xu Qing, ahora podía ver algunas pistas.

El heredero asintió levemente mientras una expresión insondable aparecía en su rostro. En ese momento, no sabía que sus expresiones y las del maestro de Xu Qing eran cada vez más parecidas.

En cuanto a la Princesa Mingmei, miró inexpresivamente a Xu Qing.

Xu Qing recorrió con la mirada a Ning Yan y a los demás y supo por qué estaban así. Después de todo, manifestar la uña del gobernante causaría naturalmente conmoción.

Sin embargo, en realidad, Xu Qing estaba insatisfecho por su fracaso, especialmente por las expresiones de la Princesa Mingmei y del heredero. Esto le hizo suspirar aún más. Por eso, se acercó y bajó la cabeza para hablar.

"Senior, aún así he fracasado".

El rostro del heredero se crispó ligeramente antes de transformarse en decepción.

"Ya lo he visto".

Continuó el heredero.

"Sin embargo, después de todo aún eres joven. Es normal que falles de vez en cuando".

Xu Qing asintió. Justo cuando iba a hablar, habló la princesa Mingmei.

"Abre la mano derecha".

Al oírlo, Xu Qing extendió la palma de la mano derecha.

Al instante siguiente, la Princesa Mingmei, el heredero y la Quinta Hermana barrieron con sus conciencias divinas la palma de Xu Qing. Sus expresiones se volvieron extrañas, y el heredero levantó repentinamente la mano.

De repente, apareció ante él una masa de pelo largo negro, que se contraía y expandía continuamente. Dentro de ella, había débilmente incontables almas feroces, emitiendo un poder que afectaba al alma.

"Simúlalo".

El heredero miró a Xu Qing.

Xu Qing no dudó. El resplandor matutino de su cuerpo se extendió al instante. Tras envolver los alrededores, se reunió rápidamente en un rayo y se posó sobre la bola negra de pelo. Al mismo tiempo, su palma derecha agarró la bola de pelo.

Inmediatamente, apareció color negro en su palma blanca. Se convirtió gradualmente en una bola y se volvió borrosa.

Al instante siguiente, algo parecido a una bola de pelo apareció delante de Xu Qing. Sin embargo, no era real sino borroso.

Además, su poder era muy inferior.

Era como si sólo tuviera una parte de su forma y no poseyera ningún poder divino.

Sin embargo, esta escena seguía conmoviendo al Hada del Inframundo y al Ancestro Mogui.

El heredero se quedó en silencio. Se sentía un poco cansado.

Nunca esperó que Xu Qing pudiera simular realmente su arte divino basándose en el resplandor matutino.

Eran muy diferentes en poder y ni siquiera podían compararse.

Sólo copiaba la forma y no contenía ningún poder divino, ni leyes ni autoridad.

Sin embargo... él era un cultivador de Acumulación de Almas. Nunca había visto ni oído hablar de un cultivador de Alma Naciente que pudiera hacer esto.

'¡Se puede decir que la capacidad de comprensión de este chico es monstruosa!'

El heredero no quiso hablar más.

La princesa Mingmei también levantó la mano y la agitó ligeramente.

Inmediatamente, la silla del lado cambió y se transformó en una paloma blanca que revoloteó ante ella.

Esta paloma parecía ordinaria, pero como estaba formada por las manos de una Acumulación de Almas, naturalmente no era sencilla. Se podía ver el sol, la luna y las estrellas en sus ojos, como si esta paloma pudiera viajar en el tiempo y volar a través de las eras.

"¡Simular!"

Xu Qing respiró hondo y utilizó el mismo método para simularla. Luego presionó una silla que había a un lado.

La silla se distorsionó al instante y le salió un pelo incomparablemente extraño. Sin embargo, fue una lástima que no se transformara en una paloma. En lugar de eso, su pelo creció desordenadamente y, al final, se desplomó directamente.

Esta escena hizo que Ning Yan y los demás se sobresaltaran. En cuanto al loro, sus ojos se abrieron instantáneamente y su respiración se aceleró. Sus ojos revelaron una luz intensa.

Xu Qing sintió pesar y habló en voz baja.

"Todavía no puedo hacerlo".

A su lado, el interés del Viejo Octavo se despertó. Su cuerpo emitió de repente una emoción enfurecida que afectó al entorno. Tras distorsionarlo todo, formó vagamente un tiranosaurio.

Todo el cuerpo de esta bestia ardía en llamas, y cada escama emitía un poder aterrador. Cuando su cuerpo se movió, la Cordillera de la Vida Amarga tembló. Sus dientes se abrieron, mostrando una expresión siniestra. Su voz también resonó en la botica.

"Intenta simularme".

Ning Yan y Wu Jianwu directamente se quedaron sin fuerzas. Los demás no estaban mejor. La respiración de Xu Qing se aceleró. Bajo esta asombrosa presión, su alma y su cuerpo temblaban.

En tal estado, no podía simular nada.

La Princesa Mingmei resopló fríamente.

"¡Largo!"

En cuanto pronunció eso, el cuerpo del Viejo Octavo y todas las escenas del exterior desaparecieron al instante.

El mundo era normal y todo volvió a la normalidad.

Xu Qing lanzó un suspiro de alivio y bajó la cabeza con más respeto.

La expresión de la princesa Mingmei no cambió en absoluto mientras hablaba con calma.

"No puedes hacerlo porque tu cultivo actual no es suficiente. Te faltan leyes y cartas de triunfo. Aunque tu autoridad no es mala, no es omnipotente".

"Todo esto cambiará mucho cuando llegues al Depósito de Espíritus".

"Además, tienes que tratar el cultivo como...". La princesa Mingmei iba a guiarle en cuanto a la comprensión. Ésta era una costumbre suya de sus primeros años. Por aquel entonces, había enseñado así a todos sus discípulos.

Sin embargo, esta vez hizo una pausa.

Xu Qing levantó la cabeza y escuchó con seriedad.

Mingmei guardó silencio durante unas cuantas respiraciones antes de hablar con calma.

"Piensa en ello como una experiencia".

Al oírlo, Xu Qing se sumió en profundos pensamientos.

Su expresión hizo que el heredero y la princesa Mingmei se miraran instintivamente. Justo cuando iban a seguir hablando, las expresiones de Mingmei y el heredero cambiaron al mismo tiempo. Sus figuras desaparecieron al instante y aparecieron en el cielo.

Al mismo tiempo, el Viejo Octavo, que había regresado, y la Quinta Hermana también aparecieron en el cielo.

Todos miraron al horizonte.

En el cielo lejano, la luz roja, viscosa como la sangre, se había extendido siguiendo un patrón determinado durante el último mes. Sin embargo, ahora estalló de repente.

La luz roja del horizonte duplicó instantáneamente su intensidad. Era deslumbrante, haciendo que la vegetación, las montañas, las llanuras, los ríos... ¡todo se tiñera de rojo!

En el origen de la interminable luz roja del horizonte, en ese instante, apareció un objeto colosal que era como una estrella.

Era, en efecto, una estrella.

Todo su cuerpo era rojo, como si estuviera formado de sangre. Era increíblemente grande y sacudía los alrededores.

De hecho, en esta estrella se podían ver incluso cordilleras ondulantes y superficies irregulares.

¡Era la Luna Roja!

Volaba hacia la Región de Culto a la Luna a una velocidad extremadamente rápida.

Las montañas se desmoronaban una tras otra en la Región del Culto a la Luna. Pedazos de escombros, árboles derrumbados e incluso todo, incluidos algunos cadáveres, se elevaron en el aire a distintos grados.

A partir de ahora, flotarían entre el cielo y la tierra.

Ésta era la marea atmosférica de la Luna Roja.

Junto con la marea, descendió una tremenda fuerza opresiva, que hizo aullar de agonía a los seres de la Región de Culto a la Luna. Innumerables maldiciones estallaron dentro de los cuerpos mortales, e incluso los cultivadores no pudieron evitarlo. Sus expresiones se contorsionaron de dolor extremo.

Sólo los cultivadores de alto nivel o los cultivadores que habían consumido las píldoras de resolución de maldiciones podían suprimirlo a duras penas en ese momento.

Y esto sólo era el principio.

Cuando esta estrella creciera más y más y finalmente sustituyera a todo el cielo, el suelo se derrumbaría, todo se elevaría por los aires y todos los seres vivos perecerían.

Xu Qing y el capitán se materializaron en el aire y contemplaron el horizonte con solemnidad.

No eran los únicos. En ese momento, los expertos de todas las razas de la Región del Culto a la Luna lo observaban desde sus respectivas zonas y sus mentes se agitaban intensamente.

"La Luna Roja... puede verse a simple vista".

El corazón de Xu Qing también se estremeció. Podía sentir que la autoridad de Luna Roja... era claramente más fuerte que antes.

Era como si cuanto más cerca estaba Luna Roja, más asombrosa era su autoridad.

"Hermano menor, ¿recuerdas lo que te dije antes? Cuando veamos la Luna Roja en el cielo, ése será el día en que partamos".

"Porque normalmente, no podemos entrar en el lugar al que vamos a ir. Si queremos abrirlo, hay algunas condiciones necesarias. La más importante es que el pelo verde se vuelva rojo sangre".

"Cuenta la leyenda que el desierto de arena verde se forma a partir de un mechón de pelo. Mira esta tierra. Ya es roja como la sangre".

En el aire, el capitán habló con voz grave mientras miraba fijamente el desierto.

Por lo que Xu Qing podía ver, el desierto de abajo ya no era verde bajo la iluminación de la luz de sangre del horizonte. Era completamente rojo.

"Partamos esta noche".

El capitán palmeó el hombro de Xu Qing y habló en voz baja.


Reacciones del Capítulo (3)

Comentarios del capítulo: (0)