oft-capitulo-1018
OFT - Capítulo 1018
47399
1018

Capítulo 1018: Descenso estelar, cabellos como la sangre

Traductor: Crowli

Capítulo 1018: Descenso estelar, cabellos como la sangre

El mundo retumbó y sopló un viento violento.

El mar de luz del cielo se agitó. Bajo las miradas de todos, la uña que tomaba forma constantemente no se manifestaba por completo. Después de brillar hasta cierto punto, empezó a desintegrarse.

En la habitación del fondo, Xu Qing se sentó con las piernas cruzadas y meditó. Delante de él flotaba un alma naciente del color del arco iris.

Del alma naciente del color del arco iris surgió un resplandor matutino infinito que se extendió en todas direcciones, transformándose en un mar de luz.

Xu Qing levantó la mano derecha y tocó la mano del alma naciente.

Se podía ver claramente el contorno de una uña en la palma derecha de Xu Qing. En ese momento, se disipaba y se volvía borrosa.

A primera vista, la piel de su mano derecha era igual que la de las otras partes. Sin embargo, si se observaba detenidamente, se descubría una ligera diferencia. Era como si la piel de su mano derecha, especialmente la palma, fuera ligeramente más clara que la de las otras partes.

Era como si hubiera estado empapada durante muchos años, desprendiendo una sensación de pureza.

Un rato después, cuando el contorno de la uña de la palma derecha de Xu Qing desapareció por completo, la uña formada por el mar de luz del mundo exterior también se derrumbó y se disipó.

Xu Qing abrió los ojos.

En un instante, todo el resplandor matutino rodó y se reunió en su alma naciente de resplandor matutino. En cuanto Xu Qing abrió los ojos, el alma naciente también regresó a su cuerpo.

Xu Qing suspiró suavemente.

"Al final, no puedo simular los hechizos que vi en mi memoria. Además, mi técnica de transformación tiene restricciones... No es cierto que pueda simular todos los hechizos que vea en el futuro".

Xu Qing sacudió la cabeza y se levantó, saliendo de la trastienda con pesar.

En cuanto salió, vio a todo el mundo en la sala.

Ning Yan miró a Xu Qing como si estuviera mirando a un monstruo y quiso decir algo, pero dudó.

Wu Jianwu, por su parte, tenía una expresión aturdida. No pudo evitar recordar su primer encuentro con Xu Qing en el Mar Prohibido de entonces. En aquel momento, aún podía luchar contra la otra parte. Básicamente, podía considerarse un empate.

Pero ahora...

Wu Jianwu se sintió decepcionado. Inmediatamente, sus ojos se enrojecieron. Había sido demasiado perezoso durante este periodo de tiempo. ¡Quería seguir cultivando su línea de sangre!

El loro se estremeció y no se atrevió a hablar.

Li Youfei bajó la cabeza respetuosamente. Hada del Inframundo lanzó una profunda mirada a Xu Qing. En cuanto al Ancestro Mogui, era la primera vez que centraba su atención en alguien que no fueran los cuatro cultivadores de Acumulación de Almas.

La escena anterior de Xu Qing le indicó lo extraordinario que era. No era un poder que pudiera mostrar un cultivador de Alma Naciente. De hecho, no era algo que ni siquiera el Depósito Espiritual pudiera hacer.

Esto le hizo comprender de repente por qué este chico que salía de la trastienda podía ser el núcleo de esta botica y sentarse junto a los Acumulación de Almas.

Comparada con ellos, aunque Ling'er también estaba sorprendida, se sentía más orgullosa.

El capitán parpadeó sorprendido.

En cuanto al Viejo Octavo, miró a Xu Qing y sonrió.

En los ojos de la Quinta Hermana apareció una mirada extraña. Aunque no participó en la orientación del heredero y la Tercera Hermana a Xu Qing, ahora podía ver algunas pistas.

El heredero asintió levemente mientras una expresión insondable aparecía en su rostro. En ese momento, no sabía que sus expresiones y las del maestro de Xu Qing eran cada vez más parecidas.

En cuanto a la Princesa Mingmei, miró inexpresivamente a Xu Qing.

Xu Qing recorrió con la mirada a Ning Yan y a los demás y supo por qué estaban así. Después de todo, manifestar la uña del gobernante causaría naturalmente conmoción.

Sin embargo, en realidad, Xu Qing estaba insatisfecho por su fracaso, especialmente por las expresiones de la Princesa Mingmei y del heredero. Esto le hizo suspirar aún más. Por eso, se acercó y bajó la cabeza para hablar.

"Senior, aún así he fracasado".

El rostro del heredero se crispó ligeramente antes de transformarse en decepción.

"Ya lo he visto".

Continuó el heredero.

"Sin embargo, después de todo aún eres joven. Es normal que falles de vez en cuando".

Xu Qing asintió. Justo cuando iba a hablar, habló la princesa Mingmei.

"Abre la mano derecha".

Al oírlo, Xu Qing extendió la palma de la mano derecha.

Al instante siguiente, la Princesa Mingmei, el heredero y la Quinta Hermana barrieron con sus conciencias divinas la palma de Xu Qing. Sus expresiones se volvieron extrañas, y el heredero levantó repentinamente la mano.

De repente, apareció ante él una masa de pelo largo negro, que se contraía y expandía continuamente. Dentro de ella, había débilmente incontables almas feroces, emitiendo un poder que afectaba al alma.

"Simúlalo".

El heredero miró a Xu Qing.

Xu Qing no dudó. El resplandor matutino de su cuerpo se extendió al instante. Tras envolver los alrededores, se reunió rápidamente en un rayo y se posó sobre la bola negra de pelo. Al mismo tiempo, su palma derecha agarró la bola de pelo.

Inmediatamente, apareció color negro en su palma blanca. Se convirtió gradualmente en una bola y se volvió borrosa.

Al instante siguiente, algo parecido a una bola de pelo apareció delante de Xu Qing. Sin embargo, no era real sino borroso.

Además, su poder era muy inferior.

Era como si sólo tuviera una parte de su forma y no poseyera ningún poder divino.

Sin embargo, esta escena seguía conmoviendo al Hada del Inframundo y al Ancestro Mogui.

El heredero se quedó en silencio. Se sentía un poco cansado.

Nunca esperó que Xu Qing pudiera simular realmente su arte divino basándose en el resplandor matutino.

Eran muy diferentes en poder y ni siquiera podían compararse.

Sólo copiaba la forma y no contenía ningún poder divino, ni leyes ni autoridad.

Sin embargo... él era un cultivador de Acumulación de Almas. Nunca había visto ni oído hablar de un cultivador de Alma Naciente que pudiera hacer esto.

'¡Se puede decir que la capacidad de comprensión de este chico es monstruosa!'

El heredero no quiso hablar más.

La princesa Mingmei también levantó la mano y la agitó ligeramente.

Inmediatamente, la silla del lado cambió y se transformó en una paloma blanca que revoloteó ante ella.

Esta paloma parecía ordinaria, pero como estaba formada por las manos de una Acumulación de Almas, naturalmente no era sencilla. Se podía ver el sol, la luna y las estrellas en sus ojos, como si esta paloma pudiera viajar en el tiempo y volar a través de las eras.

"¡Simular!"

Xu Qing respiró hondo y utilizó el mismo método para simularla. Luego presionó una silla que había a un lado.

La silla se distorsionó al instante y le salió un pelo incomparablemente extraño. Sin embargo, fue una lástima que no se transformara en una paloma. En lugar de eso, su pelo creció desordenadamente y, al final, se desplomó directamente.

Esta escena hizo que Ning Yan y los demás se sobresaltaran. En cuanto al loro, sus ojos se abrieron instantáneamente y su respiración se aceleró. Sus ojos revelaron una luz intensa.

Xu Qing sintió pesar y habló en voz baja.

"Todavía no puedo hacerlo".

A su lado, el interés del Viejo Octavo se despertó. Su cuerpo emitió de repente una emoción enfurecida que afectó al entorno. Tras distorsionarlo todo, formó vagamente un tiranosaurio.

Todo el cuerpo de esta bestia ardía en llamas, y cada escama emitía un poder aterrador. Cuando su cuerpo se movió, la Cordillera de la Vida Amarga tembló. Sus dientes se abrieron, mostrando una expresión siniestra. Su voz también resonó en la botica.

"Intenta simularme".

Ning Yan y Wu Jianwu directamente se quedaron sin fuerzas. Los demás no estaban mejor. La respiración de Xu Qing se aceleró. Bajo esta asombrosa presión, su alma y su cuerpo temblaban.

En tal estado, no podía simular nada.

La Princesa Mingmei resopló fríamente.

"¡Largo!"

En cuanto pronunció eso, el cuerpo del Viejo Octavo y todas las escenas del exterior desaparecieron al instante.

El mundo era normal y todo volvió a la normalidad.

Xu Qing lanzó un suspiro de alivio y bajó la cabeza con más respeto.

La expresión de la princesa Mingmei no cambió en absoluto mientras hablaba con calma.

"No puedes hacerlo porque tu cultivo actual no es suficiente. Te faltan leyes y cartas de triunfo. Aunque tu autoridad no es mala, no es omnipotente".

"Todo esto cambiará mucho cuando llegues al Depósito de Espíritus".

"Además, tienes que tratar el cultivo como...". La princesa Mingmei iba a guiarle en cuanto a la comprensión. Ésta era una costumbre suya de sus primeros años. Por aquel entonces, había enseñado así a todos sus discípulos.

Sin embargo, esta vez hizo una pausa.

Xu Qing levantó la cabeza y escuchó con seriedad.

Mingmei guardó silencio durante unas cuantas respiraciones antes de hablar con calma.

"Piensa en ello como una experiencia".

Al oírlo, Xu Qing se sumió en profundos pensamientos.

Su expresión hizo que el heredero y la princesa Mingmei se miraran instintivamente. Justo cuando iban a seguir hablando, las expresiones de Mingmei y el heredero cambiaron al mismo tiempo. Sus figuras desaparecieron al instante y aparecieron en el cielo.

Al mismo tiempo, el Viejo Octavo, que había regresado, y la Quinta Hermana también aparecieron en el cielo.

Todos miraron al horizonte.

En el cielo lejano, la luz roja, viscosa como la sangre, se había extendido siguiendo un patrón determinado durante el último mes. Sin embargo, ahora estalló de repente.

La luz roja del horizonte duplicó instantáneamente su intensidad. Era deslumbrante, haciendo que la vegetación, las montañas, las llanuras, los ríos... ¡todo se tiñera de rojo!

En el origen de la interminable luz roja del horizonte, en ese instante, apareció un objeto colosal que era como una estrella.

Era, en efecto, una estrella.

Todo su cuerpo era rojo, como si estuviera formado de sangre. Era increíblemente grande y sacudía los alrededores.

De hecho, en esta estrella se podían ver incluso cordilleras ondulantes y superficies irregulares.

¡Era la Luna Roja!

Volaba hacia la Región de Culto a la Luna a una velocidad extremadamente rápida.

Las montañas se desmoronaban una tras otra en la Región del Culto a la Luna. Pedazos de escombros, árboles derrumbados e incluso todo, incluidos algunos cadáveres, se elevaron en el aire a distintos grados.

A partir de ahora, flotarían entre el cielo y la tierra.

Ésta era la marea atmosférica de la Luna Roja.

Junto con la marea, descendió una tremenda fuerza opresiva, que hizo aullar de agonía a los seres de la Región de Culto a la Luna. Innumerables maldiciones estallaron dentro de los cuerpos mortales, e incluso los cultivadores no pudieron evitarlo. Sus expresiones se contorsionaron de dolor extremo.

Sólo los cultivadores de alto nivel o los cultivadores que habían consumido las píldoras de resolución de maldiciones podían suprimirlo a duras penas en ese momento.

Y esto sólo era el principio.

Cuando esta estrella creciera más y más y finalmente sustituyera a todo el cielo, el suelo se derrumbaría, todo se elevaría por los aires y todos los seres vivos perecerían.

Xu Qing y el capitán se materializaron en el aire y contemplaron el horizonte con solemnidad.

No eran los únicos. En ese momento, los expertos de todas las razas de la Región del Culto a la Luna lo observaban desde sus respectivas zonas y sus mentes se agitaban intensamente.

"La Luna Roja... puede verse a simple vista".

El corazón de Xu Qing también se estremeció. Podía sentir que la autoridad de Luna Roja... era claramente más fuerte que antes.

Era como si cuanto más cerca estaba Luna Roja, más asombrosa era su autoridad.

"Hermano menor, ¿recuerdas lo que te dije antes? Cuando veamos la Luna Roja en el cielo, ése será el día en que partamos".

"Porque normalmente, no podemos entrar en el lugar al que vamos a ir. Si queremos abrirlo, hay algunas condiciones necesarias. La más importante es que el pelo verde se vuelva rojo sangre".

"Cuenta la leyenda que el desierto de arena verde se forma a partir de un mechón de pelo. Mira esta tierra. Ya es roja como la sangre".

En el aire, el capitán habló con voz grave mientras miraba fijamente el desierto.

Por lo que Xu Qing podía ver, el desierto de abajo ya no era verde bajo la iluminación de la luz de sangre del horizonte. Era completamente rojo.

"Partamos esta noche".

El capitán palmeó el hombro de Xu Qing y habló en voz baja.


Reacciones del Capítulo (3)

Comentarios del capítulo: (0)


oft-capitulo-1019
OFT - Capítulo 1019
47400
1019

Capítulo 1019: El Origen de la Guardia del Viento

Traductor: Crowli

Capítulo 1019: El Origen de la Guardia del Viento

La noche en que la Luna Roja apareció en el cielo, un viento casi negro sopló en el desierto de arena verde.

Esto era algo parecido a las leyendas del Desierto de Arena Verde. Se formó después de que el viento verde original se fusionara con el enrojecimiento del suelo.

Sin embargo, al observarlo más de cerca, en realidad se inclinaba más hacia el púrpura.

En medio de la tormenta de arena, Xu Qing y los demás salieron de la botica.

Además de Ning Yan y Wu Jianwu, Ling'er, Hada del Inframundo y Li Youfei también partieron con ellos.

Entre ellos, el más difícil de traer era Hada del Inframundo. No se sabía qué le había dicho el capitán, pero consiguió que Hada del Inframundo, que siempre mostraba repugnancia hacia él, accediera a seguirle.

El loro tampoco escapó y Xu Qing lo tomó prestado del heredero.

En un principio, el loro quería rechazar a Xu Qing, pero después de ver la mano derecha de Xu Qing, extrañamente decidió aceptar.

En cuanto al heredero y los demás, finalmente no participaron y les permitieron marcharse.

Sin más, Xu Qing y los demás entraron en el desierto en medio de la tormenta de arena y se adentraron en él.

Al mismo tiempo, cuando la Luna Roja se hizo visible en el cielo, con la erupción del poder de la marea, todos los seres vivos de la Región de Culto a la Luna sufrieron una miseria indescriptible.

Innumerables cadenas montañosas se derrumbaban constantemente, y los lagos fluían al revés, agitándose en el aire.

Especialmente, la actividad de las maldiciones sobre los mortales era extremadamente pronunciada.

Si uno pudiera observar toda la Región del Culto a la Luna, vería muerte y lamentos interminables en cada aldea y ciudad.

Las almas de esos seres muertos no podían abandonar el Culto a la Luna. Se reunían en los templos y se sumergían en este purgatorio para siempre.

Al final, la locura era sólo temporal. La desesperación tras desahogarse era como un vórtice que nunca se detendría y lo ahogaría todo en un instante.

Era lo mismo para todas las razas, sectas y cultivadores.

Tenían la desgracia de vivir en la época del descenso de la Diosa Carmesí.

Al fin y al cabo, la Diosa Carmesí venía una vez cada varios miles de años, sin un calendario fijo. A veces tardaba más y a veces menos. No todos los nacidos y criados durante este periodo vivieron lo suficiente para presenciarla.

No eran los únicos desesperados. Incluso las fuerzas que dependían de la Luna Roja estaban en vilo.

Esto se debía a que, desde la historia, el que las fuerzas dependientes pudieran sobrevivir o no dependía del grado de hambre de la Diosa Carmesí.

Por eso, en cuanto apareció la Luna Roja, la desesperación sustituyó a la locura y se convirtió en el tema principal de la Región de Culto a la Luna. Se fundió con el mundo y también se dispersó en el viento del desierto de arena verde, convirtiéndose en un gemido que resonó en los oídos de Xu Qing y los demás.

En el desierto, el mundo estaba borroso y las figuras de Xu Qing y los demás se distinguían débilmente.

Las huellas que dejaban a su paso eran rápidamente rellenadas por el viento arenoso, sin dejar rastro.

El capitán caminaba al frente, guiando el camino.

La posición de Xu Qing estaba detrás del capitán.

Mientras avanzaba, Xu Qing observó instintivamente la desolada escena circundante. Ya había estado aquí antes.

Por aquel entonces, cuando fue a salvar la sombra, Xu Qing había pasado por esta zona. Recordó que más adelante estaba el lugar donde había visto por primera vez a los miembros de la Raza de la Guardia del Viento.

"Llevamos cuatro horas avanzando. Llegaremos a nuestro destino en unos quince minutos".

La voz del capitán llegó a través del viento, alcanzando los oídos de Xu Qing y los demás que le seguían por detrás.

"¿Raza de la Guardia del Viento?"

habló de repente Xu Qing.

El capitán giró la cabeza y miró a Xu Qing. En la tenue tormenta de arena, su expresión era un poco confusa, pero la luz de sus ojos era muy brillante.

"Así es. Hermano menor, me entiendes bien. El lugar al que vamos ahora es la zona de la Raza de la Guardia del Viento".

"Hermano menor, debes conocer la leyenda de la Raza de la Guardia del Viento, ¿verdad?".

La mirada del capitán se posó en Xu Qing antes de mirar a Ning Yan y a los demás que estaban detrás.

Ning Yan, Wu Jianwu y los demás vestían gruesas túnicas que les cubrían la cabeza y la cara. No estaban de buen humor.

En realidad, no querían venir. Ni siquiera conocían su destino esta vez.

Xu Qing asintió. La misión de la Raza de la Guardia del Viento era proteger el viento en este desierto. Ésta era también la razón por la que esta raza era especial.

"Esta raza no existía antes de que se formara este desierto".

Habló el capitán mientras caminaba.

"Hubo una vez una existencia y una gran persona que moldearon esta raza basándose en un acuerdo".

"En el momento en que se creó esta raza, se le encomendó la misión de proteger el viento".

"Sin embargo, en esencia, la misión de esta raza es en realidad una llave".

En ese momento, el capitán se detuvo en seco y se volvió para mirar a Xu Qing, con los ojos llenos de recuerdos.

"¡Una llave para abrir la tierra donde el gobernante mató al dios!"

La mirada de Xu Qing se congeló. Los demás también se sorprendieron al oír las palabras del capitán.

"Pequeño Qing, ya te he dicho que antes de que la Diosa Carmesí se convirtiera en un dios, fue asesinada por el gobernante de entonces".

"En aquella época, el gobernante utilizaba el cielo como espada y el suelo como plataforma. Utilizó el sol y la luna como conexión para formar una Plataforma de Matanza de Dioses y decapitar a la Diosa Carmesí.

El viento arenoso agitó la túnica del capitán. Su voz era solemne mientras señalaba al suelo.

"¡El lugar de la ejecución está bajo nuestros pies! Éste es el predecesor del desierto de arena verde".

En cuanto habló, los corazones de todos temblaron. Xu Qing bajó la cabeza y se miró los pies.

El viento soplaba, cada vez más fuerte. La voz del capitán era fragmentada e intermitente.

"Más tarde, esa gran persona y sus compañeros encontraron la tierra de la ejecución del dios que se había convertido en ruinas y utilizaron una técnica mística, haciendo que aparecieran signos de recuperación en la tierra de la ejecución del dios. También formó una tormenta de arena que ahogó y selló todo, ocultándolo".

"El método para abrirlo requiere que cumplas una serie de condiciones. La primera condición es que aparezca la Luna Roja y la arena verde sea como la sangre".

La mirada del capitán era profunda y su voz solemne estaba llena de pasión.

"La segunda condición es que el viento del desierto de arena verde pase de verde a negro, y debe ocurrir en un momento concreto, precisamente en la octava hora, cuando empieza a soplar el viento negro".

"Ahora, es el viento púrpura".

El capitán levantó la mano derecha y una luz amarilla salió del objeto que tenía en la palma. Era el dumpling del capitán.

La luz emitida por este sol artificial era amarilla.

Se elevó en el aire hasta alcanzar el cielo. La luz amarilla se extendió por el suelo y se fundió con el viento verde y la arena roja.

¡La superposición de estos tres colores creó el negro!

Inmediatamente, esta zona se volvió negra y el viento negro silbó, extendiéndose en todas direcciones.

En ese momento creció un aura de muerte, cada vez más densa.

Ning Yan y los demás estaban conmocionados. Por las palabras del capitán y sus acciones en ese momento, tenían la fuerte sensación de que lo que la otra parte iba a hacer esta vez sería sin duda extremadamente grande.

La expresión de Xu Qing era solemne mientras miraba al capitán.

"Debería haber algo más que estas dos condiciones".

El capitán se rió y, con un gesto de la mano, sacó ocho dagas de bronce y las blandió en todas direcciones.

Inmediatamente, las ocho dagas se extendieron, pero no se clavaron en la arena. En su lugar, las hojas apuntaron hacia abajo y flotaron en el aire.

Emitían rayos negros que se extendían rápidamente, formando un círculo incompleto.

Eran los objetos sagrados de la Raza de la Guardia del Viento. Antes, se le habian enviado al boticario y aterrizado con el heredero. Ahora, el capitán los había tomado prestados.

Tras hacer esto, el capitán levantó la mano hacia Xu Qing.

"Pequeño Qing, préstame el objeto sagrado que tomaste entonces de la Raza de la Guardia del Viento".

Xu Qing no dudó. Sacó la daga de su bolsa y se la arrojó al capitán. El capitán realizó una serie de sellos con la mano y apuntó.

Inmediatamente, la daga se dirigió hacia la parte incompleta del círculo. En el momento en que aterrizó, se extendió un rayo negro y apareció en el aire un círculo de tres mil metros de largo con ellos como centro.

En el relámpago se manifestaron innumerables runas complicadas. Parecían caracteres, pero pocos serían capaces de reconocerlas.

"Raza Guardia del Viento, seguid el acuerdo de su línea de sangre. Salgan!"

El capitán pisó ferozmente el suelo.

El viento negro silbó y las nueve dagas de objetos sagrados zumbaron, realzando la voz del capitán. Resonó en todas direcciones y se transmitió también al fondo del desierto.

Muy pronto, un gran número de vórtices aparecieron en el desierto, fuera del círculo de tres mil metros de largo.

Había no menos de miles de ellos de diversos tamaños rodeando el círculo. Mientras seguían girando, aparecieron una tras otra las figuras de los cultivadores de la Raza Guardia del Viento.

Un círculo similar apareció en la frente de cada miembro del clan. Resonó con el círculo del aire y parpadeó al mismo tiempo.

La persona más cercana al círculo de tres mil metros de largo no era otra que el Ancestro de la Guardia del Viento. Miraba desconcertado a Xu Qing y a los demás mientras su expresión cambiaba continuamente.

En cuanto a los demás miembros del clan, ocurría lo mismo. Cada uno de sus corazones se agitaba mientras miraban incrédulos el círculo de tres mil metros de largo.

"Este ritual..."

El corazón del Ancestro de la Guardia del Viento estaba agitado.

Sabía que este ritual era el ritual más elevado registrado en el linaje de su raza. También era su verdadera misión, que los forasteros no podían conocer.

Proteger el viento, proteger el desierto, esperar... el día en que apareciera una persona en el viento negro.

En el momento en que aparecía esa persona, aparecía un círculo sobre el suelo, sus líneas de sangre fluctuaban y en su frente aparecía una formación de matriz ritual.

Éste era el significado de la existencia de su raza.

Sin embargo, incluso en sus sueños, el Antepasado de la Guardia del Viento nunca habría pensado que la misión que su raza había esperado durante muchos años aparecería hoy.

Además, la persona que apareció era en realidad el cultivador del boticario.

Esto hizo que su mente fluctuara enormemente.

"Pequeño Qing, la tercera condición para abrir ese lugar es, naturalmente, esta Raza de la Guardia del Viento".

"Lo que se necesita son todos los miembros de esta raza que han aparecido el día en que desciende el viento negro a lo largo de los incontables años".

La voz del capitán resonó mientras miraba al Ancestro de la Guardia del Viento.

El cuerpo del ancestro tembló. El estruendo de su línea de sangre le hizo bajar la cabeza y hablar instintivamente.

"¡Respetad el decreto del dios!"

Cuando sonó su voz, cuatro de los vórtices circundantes se volvieron blancos. Al mismo tiempo, también aparecieron los cuatro miembros del clan que había dentro.

Había hombres y mujeres entre estos cuatro miembros de la tribu y sus edades variaban. Sin embargo, se parecían en el pelo, las cejas e incluso las pupilas. Todos eran blancos.

Este tipo de miembros del clan tenía un estatus especial en la Raza de la Guardia del Viento. Se les protegía muy bien desde el momento en que nacían hasta que morían.

La misión de la Raza de la Guardia del Viento requería que, en cualquier momento, hubiera tres o más de estos miembros de la tribu presentes.

"¡También las calaveras!"

El cuerpo del capitán flotó hacia arriba y habló con voz grave.

El Antepasado de los Guardias del Viento respiró hondo e inmediatamente transmitió la orden. Muy pronto, nueve cráneos negros fueron sacados cuidadosamente de su territorio. Nueve hombres del clan los cargaron y los colocaron bajo cada una de las dagas que flotaban en el aire.

"Pequeño Qing, la Etapa de Matanza de Deidades del gobernante fue convertida en una ilusión por esa gran persona y escondida en el viento del desierto de arena verde. Sólo los recuerdos de la Raza de los Guardias del Viento pueden abrirla".

"Ahora puede comenzar el rito del sacrificio".


Reacciones del Capítulo (3)

Comentarios del capítulo: (0)