oft-capitulo-1019
OFT - Capítulo 1019
47400
1019

Capítulo 1019: El Origen de la Guardia del Viento

Traductor: Crowli

Capítulo 1019: El Origen de la Guardia del Viento

La noche en que la Luna Roja apareció en el cielo, un viento casi negro sopló en el desierto de arena verde.

Esto era algo parecido a las leyendas del Desierto de Arena Verde. Se formó después de que el viento verde original se fusionara con el enrojecimiento del suelo.

Sin embargo, al observarlo más de cerca, en realidad se inclinaba más hacia el púrpura.

En medio de la tormenta de arena, Xu Qing y los demás salieron de la botica.

Además de Ning Yan y Wu Jianwu, Ling'er, Hada del Inframundo y Li Youfei también partieron con ellos.

Entre ellos, el más difícil de traer era Hada del Inframundo. No se sabía qué le había dicho el capitán, pero consiguió que Hada del Inframundo, que siempre mostraba repugnancia hacia él, accediera a seguirle.

El loro tampoco escapó y Xu Qing lo tomó prestado del heredero.

En un principio, el loro quería rechazar a Xu Qing, pero después de ver la mano derecha de Xu Qing, extrañamente decidió aceptar.

En cuanto al heredero y los demás, finalmente no participaron y les permitieron marcharse.

Sin más, Xu Qing y los demás entraron en el desierto en medio de la tormenta de arena y se adentraron en él.

Al mismo tiempo, cuando la Luna Roja se hizo visible en el cielo, con la erupción del poder de la marea, todos los seres vivos de la Región de Culto a la Luna sufrieron una miseria indescriptible.

Innumerables cadenas montañosas se derrumbaban constantemente, y los lagos fluían al revés, agitándose en el aire.

Especialmente, la actividad de las maldiciones sobre los mortales era extremadamente pronunciada.

Si uno pudiera observar toda la Región del Culto a la Luna, vería muerte y lamentos interminables en cada aldea y ciudad.

Las almas de esos seres muertos no podían abandonar el Culto a la Luna. Se reunían en los templos y se sumergían en este purgatorio para siempre.

Al final, la locura era sólo temporal. La desesperación tras desahogarse era como un vórtice que nunca se detendría y lo ahogaría todo en un instante.

Era lo mismo para todas las razas, sectas y cultivadores.

Tenían la desgracia de vivir en la época del descenso de la Diosa Carmesí.

Al fin y al cabo, la Diosa Carmesí venía una vez cada varios miles de años, sin un calendario fijo. A veces tardaba más y a veces menos. No todos los nacidos y criados durante este periodo vivieron lo suficiente para presenciarla.

No eran los únicos desesperados. Incluso las fuerzas que dependían de la Luna Roja estaban en vilo.

Esto se debía a que, desde la historia, el que las fuerzas dependientes pudieran sobrevivir o no dependía del grado de hambre de la Diosa Carmesí.

Por eso, en cuanto apareció la Luna Roja, la desesperación sustituyó a la locura y se convirtió en el tema principal de la Región de Culto a la Luna. Se fundió con el mundo y también se dispersó en el viento del desierto de arena verde, convirtiéndose en un gemido que resonó en los oídos de Xu Qing y los demás.

En el desierto, el mundo estaba borroso y las figuras de Xu Qing y los demás se distinguían débilmente.

Las huellas que dejaban a su paso eran rápidamente rellenadas por el viento arenoso, sin dejar rastro.

El capitán caminaba al frente, guiando el camino.

La posición de Xu Qing estaba detrás del capitán.

Mientras avanzaba, Xu Qing observó instintivamente la desolada escena circundante. Ya había estado aquí antes.

Por aquel entonces, cuando fue a salvar la sombra, Xu Qing había pasado por esta zona. Recordó que más adelante estaba el lugar donde había visto por primera vez a los miembros de la Raza de la Guardia del Viento.

"Llevamos cuatro horas avanzando. Llegaremos a nuestro destino en unos quince minutos".

La voz del capitán llegó a través del viento, alcanzando los oídos de Xu Qing y los demás que le seguían por detrás.

"¿Raza de la Guardia del Viento?"

habló de repente Xu Qing.

El capitán giró la cabeza y miró a Xu Qing. En la tenue tormenta de arena, su expresión era un poco confusa, pero la luz de sus ojos era muy brillante.

"Así es. Hermano menor, me entiendes bien. El lugar al que vamos ahora es la zona de la Raza de la Guardia del Viento".

"Hermano menor, debes conocer la leyenda de la Raza de la Guardia del Viento, ¿verdad?".

La mirada del capitán se posó en Xu Qing antes de mirar a Ning Yan y a los demás que estaban detrás.

Ning Yan, Wu Jianwu y los demás vestían gruesas túnicas que les cubrían la cabeza y la cara. No estaban de buen humor.

En realidad, no querían venir. Ni siquiera conocían su destino esta vez.

Xu Qing asintió. La misión de la Raza de la Guardia del Viento era proteger el viento en este desierto. Ésta era también la razón por la que esta raza era especial.

"Esta raza no existía antes de que se formara este desierto".

Habló el capitán mientras caminaba.

"Hubo una vez una existencia y una gran persona que moldearon esta raza basándose en un acuerdo".

"En el momento en que se creó esta raza, se le encomendó la misión de proteger el viento".

"Sin embargo, en esencia, la misión de esta raza es en realidad una llave".

En ese momento, el capitán se detuvo en seco y se volvió para mirar a Xu Qing, con los ojos llenos de recuerdos.

"¡Una llave para abrir la tierra donde el gobernante mató al dios!"

La mirada de Xu Qing se congeló. Los demás también se sorprendieron al oír las palabras del capitán.

"Pequeño Qing, ya te he dicho que antes de que la Diosa Carmesí se convirtiera en un dios, fue asesinada por el gobernante de entonces".

"En aquella época, el gobernante utilizaba el cielo como espada y el suelo como plataforma. Utilizó el sol y la luna como conexión para formar una Plataforma de Matanza de Dioses y decapitar a la Diosa Carmesí.

El viento arenoso agitó la túnica del capitán. Su voz era solemne mientras señalaba al suelo.

"¡El lugar de la ejecución está bajo nuestros pies! Éste es el predecesor del desierto de arena verde".

En cuanto habló, los corazones de todos temblaron. Xu Qing bajó la cabeza y se miró los pies.

El viento soplaba, cada vez más fuerte. La voz del capitán era fragmentada e intermitente.

"Más tarde, esa gran persona y sus compañeros encontraron la tierra de la ejecución del dios que se había convertido en ruinas y utilizaron una técnica mística, haciendo que aparecieran signos de recuperación en la tierra de la ejecución del dios. También formó una tormenta de arena que ahogó y selló todo, ocultándolo".

"El método para abrirlo requiere que cumplas una serie de condiciones. La primera condición es que aparezca la Luna Roja y la arena verde sea como la sangre".

La mirada del capitán era profunda y su voz solemne estaba llena de pasión.

"La segunda condición es que el viento del desierto de arena verde pase de verde a negro, y debe ocurrir en un momento concreto, precisamente en la octava hora, cuando empieza a soplar el viento negro".

"Ahora, es el viento púrpura".

El capitán levantó la mano derecha y una luz amarilla salió del objeto que tenía en la palma. Era el dumpling del capitán.

La luz emitida por este sol artificial era amarilla.

Se elevó en el aire hasta alcanzar el cielo. La luz amarilla se extendió por el suelo y se fundió con el viento verde y la arena roja.

¡La superposición de estos tres colores creó el negro!

Inmediatamente, esta zona se volvió negra y el viento negro silbó, extendiéndose en todas direcciones.

En ese momento creció un aura de muerte, cada vez más densa.

Ning Yan y los demás estaban conmocionados. Por las palabras del capitán y sus acciones en ese momento, tenían la fuerte sensación de que lo que la otra parte iba a hacer esta vez sería sin duda extremadamente grande.

La expresión de Xu Qing era solemne mientras miraba al capitán.

"Debería haber algo más que estas dos condiciones".

El capitán se rió y, con un gesto de la mano, sacó ocho dagas de bronce y las blandió en todas direcciones.

Inmediatamente, las ocho dagas se extendieron, pero no se clavaron en la arena. En su lugar, las hojas apuntaron hacia abajo y flotaron en el aire.

Emitían rayos negros que se extendían rápidamente, formando un círculo incompleto.

Eran los objetos sagrados de la Raza de la Guardia del Viento. Antes, se le habian enviado al boticario y aterrizado con el heredero. Ahora, el capitán los había tomado prestados.

Tras hacer esto, el capitán levantó la mano hacia Xu Qing.

"Pequeño Qing, préstame el objeto sagrado que tomaste entonces de la Raza de la Guardia del Viento".

Xu Qing no dudó. Sacó la daga de su bolsa y se la arrojó al capitán. El capitán realizó una serie de sellos con la mano y apuntó.

Inmediatamente, la daga se dirigió hacia la parte incompleta del círculo. En el momento en que aterrizó, se extendió un rayo negro y apareció en el aire un círculo de tres mil metros de largo con ellos como centro.

En el relámpago se manifestaron innumerables runas complicadas. Parecían caracteres, pero pocos serían capaces de reconocerlas.

"Raza Guardia del Viento, seguid el acuerdo de su línea de sangre. Salgan!"

El capitán pisó ferozmente el suelo.

El viento negro silbó y las nueve dagas de objetos sagrados zumbaron, realzando la voz del capitán. Resonó en todas direcciones y se transmitió también al fondo del desierto.

Muy pronto, un gran número de vórtices aparecieron en el desierto, fuera del círculo de tres mil metros de largo.

Había no menos de miles de ellos de diversos tamaños rodeando el círculo. Mientras seguían girando, aparecieron una tras otra las figuras de los cultivadores de la Raza Guardia del Viento.

Un círculo similar apareció en la frente de cada miembro del clan. Resonó con el círculo del aire y parpadeó al mismo tiempo.

La persona más cercana al círculo de tres mil metros de largo no era otra que el Ancestro de la Guardia del Viento. Miraba desconcertado a Xu Qing y a los demás mientras su expresión cambiaba continuamente.

En cuanto a los demás miembros del clan, ocurría lo mismo. Cada uno de sus corazones se agitaba mientras miraban incrédulos el círculo de tres mil metros de largo.

"Este ritual..."

El corazón del Ancestro de la Guardia del Viento estaba agitado.

Sabía que este ritual era el ritual más elevado registrado en el linaje de su raza. También era su verdadera misión, que los forasteros no podían conocer.

Proteger el viento, proteger el desierto, esperar... el día en que apareciera una persona en el viento negro.

En el momento en que aparecía esa persona, aparecía un círculo sobre el suelo, sus líneas de sangre fluctuaban y en su frente aparecía una formación de matriz ritual.

Éste era el significado de la existencia de su raza.

Sin embargo, incluso en sus sueños, el Antepasado de la Guardia del Viento nunca habría pensado que la misión que su raza había esperado durante muchos años aparecería hoy.

Además, la persona que apareció era en realidad el cultivador del boticario.

Esto hizo que su mente fluctuara enormemente.

"Pequeño Qing, la tercera condición para abrir ese lugar es, naturalmente, esta Raza de la Guardia del Viento".

"Lo que se necesita son todos los miembros de esta raza que han aparecido el día en que desciende el viento negro a lo largo de los incontables años".

La voz del capitán resonó mientras miraba al Ancestro de la Guardia del Viento.

El cuerpo del ancestro tembló. El estruendo de su línea de sangre le hizo bajar la cabeza y hablar instintivamente.

"¡Respetad el decreto del dios!"

Cuando sonó su voz, cuatro de los vórtices circundantes se volvieron blancos. Al mismo tiempo, también aparecieron los cuatro miembros del clan que había dentro.

Había hombres y mujeres entre estos cuatro miembros de la tribu y sus edades variaban. Sin embargo, se parecían en el pelo, las cejas e incluso las pupilas. Todos eran blancos.

Este tipo de miembros del clan tenía un estatus especial en la Raza de la Guardia del Viento. Se les protegía muy bien desde el momento en que nacían hasta que morían.

La misión de la Raza de la Guardia del Viento requería que, en cualquier momento, hubiera tres o más de estos miembros de la tribu presentes.

"¡También las calaveras!"

El cuerpo del capitán flotó hacia arriba y habló con voz grave.

El Antepasado de los Guardias del Viento respiró hondo e inmediatamente transmitió la orden. Muy pronto, nueve cráneos negros fueron sacados cuidadosamente de su territorio. Nueve hombres del clan los cargaron y los colocaron bajo cada una de las dagas que flotaban en el aire.

"Pequeño Qing, la Etapa de Matanza de Deidades del gobernante fue convertida en una ilusión por esa gran persona y escondida en el viento del desierto de arena verde. Sólo los recuerdos de la Raza de los Guardias del Viento pueden abrirla".

"Ahora puede comenzar el rito del sacrificio".


Reacciones del Capítulo (3)

Comentarios del capítulo: (0)


oft-capitulo-1020
OFT - Capítulo 1020
47401
1020

Capítulo 1020: Un Tazón de Agua Amarilla de Manantial, Regreso a la Plataforma de Matanza de Dioses

Traductor: Crowli

Capítulo 1020: Un Tazón de Agua Amarilla de Manantial, Regreso a la Plataforma de Matanza de Dioses

"¡Respeta el decreto del dios!"

El Ancestro de la Guardia del Viento bajó la cabeza.

Los forasteros no lo sabían, pero los miembros de la Raza de la Guardia del Viento tenían muy claro que tenían una creencia, y en lo que creían era en un dios.

Este dios les daba la vida y una misión.

Y por las fluctuaciones de sus almas, podían sentir claramente que el dios... estaba justo delante de ellos.

En cuanto a la forma y la fuerza del dios, no era algo que tuvieran que considerar. Esto se debía a que un dios era un dios, capaz de transformar todas las cosas y asumir una miríada de formas.

Mientras hablaba, el ancestro se sentó inmediatamente con las piernas cruzadas. En cuanto cerró los ojos, levantó la mano derecha y presionó con dos dedos el círculo de su frente.

Las fluctuaciones del alma se extendieron instantáneamente desde su cuerpo y se fundieron en el viento negro.

Al mismo tiempo, unos cánticos resonaron en la boca del capitán que flotaba en el aire.

"¡Los cielos y la tierra coexisten, el viento negro escalda a los dioses, refinando los nueve caminos, volviendo a la forma verdadera!"

"¡La plataforma negra no tiene cubierta, el mar de la memoria tiene cuerpo, el alma y el espíritu son uno, compartiendo la misma raíz con el cielo y la tierra!"

Esta voz era antigua y contenía una especie de voluntad. En el momento en que se transmitió, todo el desierto de arena verde retumbó. El suelo tembló y la arena se levantó del suelo, todos temblando.

Los relámpagos descendieron del cielo y estallaron en todas direcciones, suscitando ecos interminables.

Todo el desierto de arena verde se agitó.

El cántico no terminó ahí. Continuó y se repitió.

Muy pronto, el Ancestro de la Guardia del Viento también cantó.

Al final, todos los miembros del clan de la Guardia del Viento levantaron los dedos y se los pusieron en la frente, cantando también.

Mientras cantaban, las fluctuaciones de sus almas continuaron extendiéndose y fundiéndose en el viento. Poco a poco, el viento negro se transformó en un enorme vórtice.

La rotación de este vórtice era exactamente la opuesta a la del vórtice del círculo de tres mil metros de largo.

Uno iba de izquierda a derecha y el otro de derecha a izquierda.

Los dos vórtices seguían girando, formando una fuerza asombrosa que emitía un sonido que hacía temblar el cielo.

Mientras tiraban el uno del otro, los recuerdos ocultos en el viento fueron percibidos lentamente por esta raza.

Xu Qing observó todo esto desde lejos. Aunque tenía cierta comprensión del pasado de su hermano mayor, seguía sintiendo la misma conmoción que en la danza ritual para los dioses de entonces.

"¿Cuántos arreglos más hizo el Hermano Mayor en su vida anterior...".

"El gran bailarín ritual de los dioses es uno de ellos, y la Raza de la Guardia del Viento es otro. Además, el Octavo Abuelo y la Quinta Abuela dijeron que conocían al Hermano Mayor. El Hermano Mayor debería haber ido a los lugares donde los descendientes del gobernante estaban sellados en aquel entonces".

Xu Qing conocía a Chen Erniu, por lo que cuando la otra parte presentó a la Raza de la Guardia del Viento, lo más probable es que la supuesta gran persona que mencionó se refiriera a él mismo.

"Entonces, la existencia que mencionó...".

Xu Qing entrecerró los ojos. Instintivamente pensó en el alto dios que el capitán había mencionado en el incidente de la danza ritual en la Cordillera del Toro Celestial.

Alto dios...

La leyenda del desierto de arena verde apareció en la mente de Xu Qing. Una respuesta apareció en su mente.

Mientras Xu Qing reflexionaba, las expresiones de Ning Yan, Wu Jianwu, Li Youfei y los demás se conmovieron. A pesar de que Ning Yan y Wu Jianwu habían hecho algunas cosas con el capitán, aún se agitaba una tormenta en sus corazones.

En cuanto a Li Youfei... Para él, desde que conoció a Xu Qing, todo lo que había experimentado había superado su imaginación.

Incluso Hada del Inframundo tenía una expresión solemne. Evidentemente, ella también estaba conmocionada por este enorme movimiento.

En el vórtice, a medida que los diferentes vórtices tiraban y el viento se fusionaba con los recuerdos de la Raza de la Guardia del Viento, fueron apareciendo imágenes en el vórtice.

'Innumerables imágenes, que abarcaban todas las cosas, transmitían una sensación de antigüedad'.

Todos estos recuerdos procedían de todos los miembros de la Raza de la Guardia del Viento. También procedían de los recuerdos de este desierto.

Cuando estos recuerdos aparecieron con las fluctuaciones del alma, se juntaron y se transformaron en un mar de recuerdos dentro y fuera del vórtice.

Este mar se extendió, iluminando el cielo y aterrizando en el suelo. Tras cubrir los alrededores, se vertió en nueve lugares.

Allí estaban las nueve calaveras del suelo.

Estas nueve calaveras eran como cuencos de hueso que parecían capaces de contenerlo todo.

Así transcurrió el tiempo.

El mar de recuerdos seguía apareciendo y fluyendo.

Cuando llegó la octava hora, los nueve cráneos ya estaban llenos de recuerdos que eran como líquido.

Esta agua cambiaba entre ilusoria y real. A veces era negra y a veces blanca.

Era extremadamente extraña.

Xu Qing barrió con la mirada. En el agua de los recuerdos, percibió una brizna del aura de un dios.

Fue también en ese momento cuando el capitán, que flotaba en el aire y presidía el ritual, realizó una serie de sellos con ambas manos y las agitó ferozmente. Inmediatamente, de las nueve dagas brotó un rayo sin precedentes.

"¡Quietos!"

Bajo su voz atronadora, las nueve dagas de bronce se dirigieron directamente hacia los nueve cuencos de abajo y los atravesaron uno a uno, estabilizando instantáneamente el agua de la memoria que fluctuaba entre la ilusión y la realidad.

¡El blanco y el negro se fundieron y se volvieron grises!

En este líquido gris apareció una imagen en miniatura.

Era una cordillera recta que se extendía en la oscuridad más negra. En su interior parecía haber relámpagos surcando el cielo, y a ambos lados de la cordillera había abismos negros, como si ocultaran demonios.

En cuanto a los detalles, como la superficie del agua ondulaba, no se podía ver con claridad.

Sin embargo, todos, incluido Xu Qing, tenían una respuesta para describir los orígenes de esta escena en sus corazones. Claramente, aquel lugar... era el lugar donde el gobernante había matado al dios.

Al mismo tiempo, una sola gota de sangre salió flotando de las frentes de los cuatro miembros del clan de la Guardia del Viento que habían nacido en días especiales. Se reunieron en el aire y flotaron frente al capitán.

Formaban parte del proceso de apertura de la llave de la memoria.

La otra parte procedía del capitán.

El capitán se mordió el dedo y exprimió una gota de sangre diferente a la del pasado. El color de esta sangre... era azul.

En el momento en que apareció, las cinco gotas de sangre se fundieron en nueve porciones que aterrizaron en los nueve cráneos.

Después de hacer todo esto, llegó la octava hora desde que sopló el viento negro.

"¡Entremos!"

El capitán rió a carcajadas. Levantó la mano derecha y agarró una calavera, bebiendo de un trago el líquido que contenía. Su cuerpo se desdibujó al instante y se fundió con el viento, desapareciendo.

Xu Qing no dudó e hizo lo mismo.

Los demás apretaron los dientes. Por sus propios objetivos, todos tomaron un cuenco de hueso y bebieron el líquido.

Muy pronto, las figuras de todos se disiparon como el capitán.

Todo era normal en el desierto de arena verde. Mientras el viento negro silbaba, el mar de recuerdos seguía fluctuando, ahogándolo todo aquí.

En cuanto a Xu Qing y los demás, ya habían aparecido en el lugar que habían visto en el cuenco de hueso.

Este lugar no pertenecía ni a la realidad ni a la ilusión. Existía en la brecha entre las ilusiones y los recuerdos. Era misterioso e ingenioso.

Sin embargo, en el instante en que apareció y en el que vio claramente su entorno, todo aquí era ligeramente diferente de lo que Xu Qing y los demás vieron en el cuenco de hueso.

En primer lugar, el mundo aquí no era completamente negro como el carbón. Entre el cielo y el suelo había una luz brillante.

La fuente de la luz procedía de las linternas que flotaban en el aire.

Había muchos y estaban densamente apiñados. Brillaban intensamente e iluminaban este mundo.

La piel de cada farol desprendía una atmósfera espeluznante, adornada con rostros fantasmales: algunos llorando, otros riendo, otros enfadados y otros sorprendidos.

Era realista, como si estuviera hecho de piel humana.

Con la ayuda de la luz de estas linternas, en los ojos de Xu Qing se reflejaba claramente una cordillera recta y vasta.

Era como una cuchilla, inclinada hacia arriba y extremadamente larga. Su extremo parecía estar unido al cielo.

El lugar en el que se encontraban era el punto de partida de esta cordillera. Aquí se había construido una plataforma circular. El suelo estaba destrozado y lleno de grietas. Una antigua sensación de tiempo persistía en todas direcciones, revelando antigüedad y decadencia.

En cuanto a los dos lados de la cordillera, era una oscuridad sin fin. La luz del mundo no podía brillar. De vez en cuando, se oían rugidos lúgubres que resonaban en la oscuridad, acompañados por el sonido de afiladas garras que rozaban las rocas de la montaña.

Era como si hubiera una existencia extremadamente aterradora intentando escalar la cordillera desde el abismo que había bajo ella.

El cielo también estaba completamente negro y era difícil que la fuente de luz lo iluminara. Sólo se podía ver vagamente una enorme grieta abierta en el cielo como una cicatriz.

Los truenos seguían retumbando desde la grieta, como si fuera muy difícil detenerlos.

De vez en cuando, había relámpagos azules que parpadeaban en la grieta del cielo.

Era un lugar incomparablemente extraño.

Esta escena hizo que todos los que llegaban tuvieran expresiones solemnes. Incluso el Hada del Inframundo se mostraba extremadamente vigilante. Independientemente de si se trataba de las linternas de piel humana o del aura aterradora que había bajo el abismo, percibía un intenso peligro.

"Esas linternas de piel humana se han transformado a partir de los pecados del soberano. Odian a todos los seres vivos. Una vez que uno es tocado por ellos, será asimilado a las linternas de piel humana".

"En cuanto a las existencias bajo el abismo, son la acumulación del resentimiento anterior a la muerte de la Diosa Carmesí. Su malevolencia convierte a todo el que camina por esta cordillera en blanco de hostilidad".

El capitán conocía muy bien este lugar. Se situó al frente y habló en voz baja. Después, se dio la vuelta y miró a Xu Qing con una sonrisa en la cara.

"Hermano menor, bienvenido al... lugar de grabación del espectáculo a gran escala".

"Aquí, verás un acontecimiento que sacudió la tierra y que ocurrió en la historia hace mucho tiempo".

"Y lo que tenemos que hacer es caminar hasta allí".

El capitán levantó la mano y señaló la grieta en el cielo.

"Camina hasta allí y comienza nuestra grabación".

"En cuanto al nombre del guión, ya lo he pensado. Se llamará... ¡Asesinato de Dios!".

"En cuanto al contenido, se los diré cuando lleguemos. No se preocupen... Cada uno de ustedes tiene un papel que desempeñar".

El capitán estaba radiante de alegría. Tras decir eso, sacó varias velas azules y les dio una a cada uno.

Xu Qing la tomó y la sostuvo en la mano. Aunque la sentía grasienta, también detectó el hedor de la sangre. Justo cuando estaba haciendo conjeturas, descubrió que Ning Yan y Wu Jianwu tenían expresiones complicadas en el rostro, como si quisieran vomitar.

"Si encendemos las velas que llevamos en las manos, podremos atravesar con seguridad esta zona. Sin embargo, el requisito previo es que... las velas no se apaguen por el camino".

Mientras hablaba, el capitán sopló la vela que llevaba en la mano. Inmediatamente, la vela ardió y se liberó una niebla negra que envolvió su figura mientras caminaba hacia la cordillera.

Xu Qing asintió y también exhaló sobre la vela. La niebla negra surgió y se extendió por los alrededores antes de que él diera un paso adelante.

Mientras los demás encendían sus velas una tras otra, muy pronto, su grupo caminó sobre la cordillera.

"Recuerda, la vela no puede apagarse...".

La voz del capitán sonó desde la niebla negra que había delante.

A lo lejos, en la cordillera que conectaba con el cielo, seis bultos de niebla negra envolvían a seis figuras. Estaban separadas por decenas de metros y se alejaban cada vez más.

En cuanto a las linternas de piel humana en el aire, seguían balanceándose. El abismo a ambos lados de la cordillera retumbaba como de costumbre y el sonido de las afiladas cuchillas chirriando contra las rocas resonaba agudamente en los oídos.


Reacciones del Capítulo (3)

Comentarios del capítulo: (4)


gracias por los capítulos ;3

1

Gracias, muy bueno el humor sin perder seriedad en los protas

1

Mil gracias por los capítulos!!

1