oft-capitulo-1115
OFT - Capítulo 1115
47812
1115

Capítulo 1115 ¡Portadores de Espadas, Aparezcan! (1)

Traductor: Crowli

Capítulo 1115 ¡Portadores de Espadas, Aparezcan! (1)

El Mundo Wanggu era vasto e interminable. La Gran Región de la Onda Sagrada en el sur era sólo un rincón de todo el continente. Era muy inferior al núcleo de Wanggu.

Sin embargo, antes de que descendiera la calamidad de los dioses, esta región aún podía considerarse famosa. Aunque era remota, estaba conectada con la Región del Cielo Espiritual en el norte, la Región de la Mirada Lunar en el oeste, y en el noroeste, había un antiguo camino desértico que llevaba a la Región Mística de la Llama.

Además, como lindaba con el Mar Prohibido tanto por el sureste como por el noreste, el dominio era extremadamente rico tanto en comercio marítimo como en recursos. En su apogeo, incluso se consideraba una de las diez regiones más importantes de la raza humana.

Sin embargo, la llegada del dios de la cara fragmentada lo cambió todo. Lo que el ilimitado Mar Prohibido transmitía a la Gran Región de la Onda Sagrada ya no era fertilidad, sino un sinfín de sustancias anómalas y peligros.

A medida que esto continuaba, el resplandor de la Gran Región de la Onda Sagrada se atenuaba rápidamente. Junto con el declive de la raza humana, bajo los repetidos cambios en el gobierno imperial, acabó cayendo en la oscuridad, convirtiéndose en una mera sombra de lo que fue.

La Región de la Mirada Lunar se convirtió en la Región de la Adoración Lunar.

La Región del Espíritu del Cielo también se convirtió en la Región del Espíritu Negro de la Raza del Cielo Negro.

En cuanto al antiguo camino del desierto que estaba conectado a la Región Mística de la Llama, se convirtió en un lugar que no se podía pisar. Esto se debía a que la Región Mística de la Llama... ya no pertenecía a la raza humana y se había convertido en la frontera de la Raza Mística del Cielo de la Luna de Llama.

Esto duró hasta... la aparición del Reino Verde Púrpura, que rejuveneció este dominio oscurecido, arrojando una luz brillante como el cielo estrellado, haciendo temblar los corazones de las miríadas de razas del Continente Wanggu.

Sin embargo, no fue más que un destello. Con la trágica muerte del Príncipe Heredero Verde Púrpura, todo este resplandor se convirtió en humo.

Aunque el Séptimo Príncipe había llegado, la Raza del Cielo Negro había sido derrotada, y el Gran Duque Onda Sagrada de esta generación había decidido regresar, todo esto no eran más que pequeñas ondas.

En el contexto de todo el Continente Wanggu, no había mucha ondulación.

Estos eventos claramente no estaban calificados para agitar una tormenta en todo el Wanggu.

Nadie sabía si la Gran Región de la Onda Sagrada podría, en el futuro, brillar con el mismo resplandor deslumbrante que el Reino Verde Púrpura había transmitido una vez a todo el Wanggu.

En este momento, en la parte norte de la Gran Región de la Onda Sagrada, dentro de la Región del Espíritu Negro que una vez fue la Región del Cielo Espiritual, una guerra se estaba librando ferozmente. Mirando alrededor en los extremadamente brillantes cielos y tierra, la línea defensiva de la Raza del Cielo Negro estaba colapsando gradualmente.

Aunque había muchos expertos en la Raza del Cielo Negro, el omnipresente Sol del Alba les causaba un gran daño. El Emperador del Cielo Negro y muchos expertos de la raza fueron asesinados o gravemente heridos por cultivadores misteriosos.

Todo esto hizo que la Raza del Cielo Negro cayera en un estado de pasividad. En el momento en que la Luna Roja desapareció, aunque el mundo exterior lo sabía y llevaría tiempo confirmar su autenticidad, la mayoría de la gente piadosa de la Raza del Cielo Negro lo sintió inmediatamente.

Esta sensación empeoró las cosas, haciendo que la Raza del Cielo Negro cayera en la tristeza.

Comparada con la debilidad sin precedentes de la Raza del Cielo Negro, la guerra lanzada por la raza humana esta vez era abrumadora. No sólo participó el Rey Tian Lan, sino que fuera de las dos enormes regiones de la Raza del Cielo Negro, un total de trece Reyes Celestiales entraron en acción.

Invadieron las dos enormes regiones de la Raza del Cielo Negro desde trece direcciones.

Especialmente el Rey Dong Ding, como Rey Celestial del clan materno de la Tercera Princesa, su fuerza era asombrosa. Liderando la carga personalmente, impuso una presión significativa sobre la Raza del Cielo Negro.

Esto dio al Rey Tian Lan mucha presión.

Para apoyar al Séptimo Príncipe, su clan había pagado un precio enorme para obtener la aprobación tácita del Emperador Humano. Una de las condiciones de este precio era que necesitaba conquistar la mitad de la Región del Espíritu Negro.

Esta era también la razón por la que el Rey Tian Lan había reclutado a todos los cultivadores de la región después de llegar a la Gran Región de la Onda Sagrada. Para él, la vida y la muerte de la gente de la Gran Región de la Onda Sagrada no era importante. Como mucho, se repondrían en el futuro.

Lo que era importante ahora era que tenían que ganar esta guerra. Sólo entonces podría el Séptimo Príncipe convertir realmente este lugar en un feudo.

Si quería ganar, no era suficiente con los subordinados que había traído. Aún necesitaba usar un arte inmortal prohibido.

Esta técnica requería la sangre y las almas de seres vivos.

Por ello, el Séptimo Príncipe emitía continuamente órdenes de reclutamiento. También había escuadrones de personas a cargo de la conscripción que reclutaban por la fuerza a soldados de toda la enorme región.

Si no obedecían, eran denunciados al Séptimo Príncipe. El Séptimo Príncipe, que estaba a cargo de los asuntos administrativos, se encargaría de que los guardias los eliminaran.

Esto había estado ocurriendo durante medio año.

Todos los seres vivos de la miríada de razas de la Gran Región de la Onda Sagrada usaron sus vidas para ampliar el campo de batalla contra la Raza del Cielo Negro. Este reclutamiento forzoso se hizo también en el Condado de Fenghai.

Enfrentándose a la rectitud y al Rey Celestial, era imposible para el Condado Fenghai desobedecer. Aunque sabían que el Rey Tian Lan había reservado a sus élites, y estaba usando su sangre y su carne para lanzar un hechizo prohibido, eran impotentes para resistirse.

En sólo medio año, cinco grupos de tropas habían sido enviados al campo de batalla.

En el quinto lote, la mitad de ellos eran Espadachines.

Para el Condado de Fenghai, que había experimentado recientemente una gran guerra, era un momento de inestabilidad. Muchas sectas y razas del condado optaron por cambiar de bando y unirse al Séptimo Príncipe.

El Condado de Fenghai tampoco tenía la capacidad de organizar el sexto lote de tropas a menos que... enviaran a los Poseedores de Espadas restantes y a las semillas de las diversas sectas.

Sin embargo, en ese caso, el Condado de Fenghai no tendría futuro.

Sin embargo, la diferencia de estatus y fuerza entre ambos bandos hizo que el Condado de Fenghai no tuviera más opción que someterse. En ese momento, en las afueras del Condado de Fenghai, un grupo de cultivadores que sostenían la orden de reclutamiento del Séptimo Príncipe se elevó en el cielo.

Eran unos diez mil y estaban divididos en dos grupos. Un grupo estaba al frente y vestía túnicas negras con espadas doradas bordadas en ellas mientras volaban en el cielo.

Entre este grupo de gente, la raza humana ocupaba más de la mitad. También había algunos no humanos. Todos eran cultivadores de las diversas sectas y razas del Condado de Fenghai. 

Después de elegir desertar y unirse al Séptimo Príncipe, sus identidades cambiaron. Ahora, bajo las órdenes del Séptimo Príncipe, eran como enviados imperiales, que venían aquí a reclutar soldados a la fuerza.

En este momento, con expresiones relajadas y conversaciones informales, la mayoría de ellos miraban al Condado del Mar Sellado con desdén, y algunos incluso tenían una mueca en los labios.


Reacciones del Capítulo (1)

Comentarios del capítulo: (3)


Gracias por los capítulos

0

Muchísimas gracias por los capítulos!!

0

muchas gracias por los capítulos :3

0