oft-capitulo-1356
OFT - Capítulo 1356
48521
1356

Capítulo 1356: ¿Algo más?

Traductor: Crowli

Capítulo 1356: ¿Algo más?

¡Estas palabras salieron de la boca de Ning Yan!

Su voz resonó sin cesar, formando una tormenta en los corazones de todos y sacudiendo sus almas.

Xu Qing miró a Ning Yan y suspiró para sus adentros. Con su comprensión de Ning Yan, naturalmente vio algunas pistas y adivinó quién estaba controlando a Ning Yan.

'No es de extrañar que siguiera en el cultivo a puerta cerrada...'

Ning Yan dio un paso adelante. Sus ojos eran como cuchillas afiladas, sin evadir la mirada del Emperador Humano.

“Padre, ¿me equivoco?”

Mientras hablaba, densas fluctuaciones de la línea de sangre imperial brotaron de su cuerpo y se elevaron en el aire, barriendo hacia la fortuna de la raza humana, haciendo que el poder de la fortuna surgiera en ese instante.

En el instante en que su pie se posó en el suelo, una larga seda negra apareció de la nada a su alrededor. Tras moverse a su alrededor varias veces, se elevó hacia el cielo.

“¡Hoy, también tengo tres ofrendas para ti!”

En el instante en que sonó la voz de Ning Yan, la larga seda que corrió hacia el cielo se extendió en el cielo como un dragón negro. Creció más y más y finalmente... ¡formó un pergamino!

Incontables escenas emergieron en ese pergamino, ¡representando el sufrimiento y los lamentos de la gente de la raza humana!

Se podían ver las miserables escenas de los niños vendidos para comer, los cadáveres congelados en invierno, los plebeyos lamentándose en las llamas, y los niños que sufrían a causa de sustancias anómalas...

Incendios, matanzas, saqueos, y los fuertes aprovechándose de los débiles. El dolor de todas las vidas que sucedieron en el mundo mortal a causa del caos seguía aflorando.

Algunos murieron de hambre, otros fueron refinados hasta la muerte y otros fueron sacrificados vivos poco después de nacer.

Gente buena moría a causa de la bondad, gente mala moría porque era asesinada por gente aún peor, criminales causaban estragos y algunos reían siniestramente.

Las escenas... eran espeluznantes.

Xu Qing las contempló. Eran muchas y él las había vivido todas. Recuerdos de su infancia afloraron en su mente.

En aquella época, no sabía por qué los humanos eran así y por qué el mundo era así.

¿Por qué las miradas de la vida sólo veían el mal en este mundo?

¿Por qué querer sobrevivir se convirtió en su sueño?

Dónde estaba la luz...

Xu Qing permaneció en silencio.

El entorno enmudeció.

El mundo se quedó en silencio.

Sólo los ojos de Ning Yan estaban inyectados en sangre mientras miraba fijamente al silencioso Emperador Humano y apretaba los dientes.

“Este es el Pergamino del Resentimiento, que representa toda la miseria de la gente común dentro del territorio durante su reinado. Sus gritos, su dolor, su confusión... Hoy, Emperador Humano, ¿te importaría escucharlos?”.

“¡¿Así es como gobiernas como emperador?!”

¡¿Así es como honras solemnemente a nuestros ancestros?!”

“¡¿Así es como descaradamente se lleva el crédito por los logros?!”

“Hoy, no estoy convencido. ¡La gente que ha muerto en estos 3.000 años no está convencida!”

Mientras Ning Yan hablaba, de repente agitó su mano. Inmediatamente, el cielo retumbó. El Pergamino del Resentimiento tembló y se hizo añicos, convirtiéndose en incontables manchas negras que se mezclaron con la fortuna en todas direcciones.

Inmediatamente, la fortuna de la raza humana se agitó sin precedentes y finalmente formó un vórtice que retumbó sobre el altar.

Las fluctuaciones eran intensas y estremecedoras.

“Yo, Guerra Mística, ¿he estado a la altura de nuestros ancestros y he conseguido logros para la raza humana? ¿Cómo puedes siquiera pronunciar tales palabras?”

“¿El mapa humano que ofreciste mostraba el sufrimiento de todos los seres vivos?”

“¿Acaso los registros de almas heroicas que ofreciste registran el trágico destino de sus descendientes?”

“¿Dónde está el supuesto buen tiempo para la raza humana que ofreciste?”.

La voz de Ning Yan, igualmente lúgubre, se extendió por las ocho direcciones, resonando en el cielo con un rugido resonante. El Planeta Soberano tembló, e incluso el altar celestial se estremeció. Una tremenda presión surgió del interior de la fortuna de la raza humana, manchada por las manchas negras.

El Emperador Humano miró tranquilamente a Ning Yan sin decir nada.

Cuando Ning Yan vio esto, sus ojos se volvieron aún más rojos mientras daba otro paso adelante.

“Ya que no estás dispuesto a hablar, como tu hijo, ¡te daré la segunda ofrenda!”.

Con eso, Ning Yan levantó su mano y un segundo pergamino largo instantáneamente se elevó hacia el cielo.

Este pergamino era rojo y se extendía en el cielo, revelando innumerables escenas.

Eran... ¡los diversos cargos oficiales de la raza humana!

En ellas se mostraban vívidamente la codicia, los pecados, los asesinatos y mucho más. Bajo el reinado del Emperador Humano, cada familia cometió innumerables pecados por sus propios intereses egoístas, diferentes posturas y diversos propósitos.

¡Muchos de ellos eran atroces!

Esta era la lista de los crímenes de los funcionarios.

Su aparición hizo que las expresiones de muchos de los ministros cambiaran drásticamente. Sus mentes retumbaron y se asustaron.

La sensación de inquietud era aún más intensa.

“Guerra Mística, ¿es este tu mundo? ¿Es este tu imperio?”

Ning Yan rió a carcajadas. Inmediatamente, el largo pergamino rojo se hizo añicos, convirtiéndose en incontables manchas rojas que también se fundieron en la fortuna de la raza humana.

El surgimiento de la fortuna alcanzó su punto álgido en ese momento, superándolo incluso, como un antiguo gigante rugiendo hacia el altar celestial.

Era como si se estuviera cuestionando.

Sin embargo, el Emperador Humano no dijo ni una palabra y continuó mirando a Ning Yan.

Al ver esto, Ning Yan respiró hondo y sacó el tercer objeto.

¡Era un cráneo rojo sangre!

Un cráneo humano.

Además, parecía que era de un niño.

La sangre del cuerpo parecía haber fluido hacia él antes de morir, tiñéndolo de rojo.

Sosteniendo el cráneo, Ning Yan miró fijamente al Emperador Humano y apretó los dientes mientras decía algo que hizo que las expresiones de todos cambiaran de nuevo.

“Guerra Mística, probablemente no reconozcas este craneo. Está bien, te lo haré saber hoy”.

Después de decir eso, la mirada de Ning Yan barrió en todas direcciones, pasando por Xu Qing y los demás. Luego miró fuera del Planeta Antiguo Soberano y finalmente se quedó mirando el vórtice de la fortuna.

Habló en voz alta.

“Mis antepasados, la fortuna de mi raza, e incontables humanos”.

¡¿Sabes cómo el Emperador Humano Guerra Mística avanzó hasta el reino del Gobernante en aquel entonces?!”

Tan pronto como dijo eso, el shock se extendió en todas direcciones. Esto se debía a que el Emperador Humano había avanzado hasta el Reino Gobernante antes de sucederle en el trono...

“La mayoría de los forasteros piensan que Guerra Mística se basó en su línea de sangre para atravesar la Acumulación de Almas y entrar en el reino del Gobernante. Sin embargo, en realidad... sacrificó en secreto a los seres vivos de nueve condados de otra región para sí mismo y avanzó.” 

“Esto no sería un problema si fuera sólo una región extranjera. Sin embargo, en los nueve condados que fueron sacrificados, aparte de un gran número de razas no humanas, ¡también había algunos de nuestra propia gente!”

“Como Emperador Humano, Guerra Mística es el emperador de todos los humanos. Aunque esas personas eran de otra región, ¡seguían siendo sus ciudadanos!” 

“¡Sin embargo, no le importó la vida de su gente e hizo algo tan cruel, enfureciendo a los cielos y a la gente!”

“En su avance al Reino Gobernante, está la sangre y las almas de nuestra propia gente”.

La voz de Ning Yan era ensordecedora, transformándose en un rayo celestial que explotó en la Ciudad Imperial.

Levantó la mano y envió el cráneo rojo sangre al vórtice de la fortuna de la raza humana.

“Fortuna de la raza humana, por favor, verifícalo”.

La calavera roja desapareció en el cielo y la mirada de todos se posó instintivamente en el vórtice de la fortuna. Al momento siguiente, el dragón de la fortuna salió volando del vórtice y rugió al Emperador Humano.

Su voz era extremadamente desgarradora.

En ese momento, las expresiones de todos cambiaron drásticamente.

En cuanto al vórtice de la fortuna, entre los gritos desgarradores del dragón de la fortuna, también aceleró su rotación. Un sonido retumbante sacudió los cielos y la tierra y su color también contenía negro y rojo.

Como si el resentimiento en su interior se hubiera extendido, y como si el agua que transportaba el barco también pudiera hacerlo zozobrar, en el instante siguiente, bajo estruendosos estampidos que se hacían más fuertes a cada momento que pasaba, cadenas de hierro negro y rojo se materializaron desde el interior de este vórtice de la fortuna, azotando violentamente hacia abajo.

Había un millar de ellas.

Se dirigían directamente hacia el Emperador Humano que estaba en el altar de abajo. Sin embargo, el Emperador Humano no se resistió en absoluto y dejó que las cadenas de hierro cayeran, atando su cuerpo y arrastrándolo por el aire.

Al instante siguiente, aún más cadenas de hierro brotaron de la fortuna, ¡aumentando la supresión y el castigo!

Los ojos de Ning Yan brillaron mientras miraba fijamente al Emperador Humano.

“Antes, desdeñabas hablar. Ahora, ¡¿todavía no tienes nada que decir?!”

La expresión del Emperador Humano seguía siendo tranquila.

Aunque estaba suprimido por la fortuna de la raza humana y atado por las cadenas de hierro, sólo miraba a Ning Yan como si estuviera esperando a que hiciera algo más.

Esta escena provocó el desconcierto de los ministros. El corazón de Ning Yan también se hundió.

Sin embargo, estaba muy seguro de sus preparativos. Además, la flecha ya estaba en la cuerda del arco. Tenía que dispararla.

Por lo tanto, sus ojos se volvieron aún más rojos mientras rugía.

“¡¿Por qué no te mueves?!”

Estas palabras claramente no iban dirigidas al Emperador Humano.

Esto se debió a que en el instante en que sonó su voz, apareció una escena que hizo que la respiración de Xu Qing se detuviera.

El Rey Zhen Yan a su lado... ¡desapareció instantáneamente!

Una grieta se abrió de repente en el cielo.

La figura del Rey Zhen Yan salió caminando. Estaba inexpresivo y emitía un aura monstruosa. El poder de la Acumulación de Almas de Ocho Mundos estalló por completo, como si pudiera suprimirlo todo.

Con una zancada, su aura era como un arco iris. Levantó la mano y un sable largo se reunió frente a él, apuntando al Emperador Humano...

¡Cortó con su sable!

Con este golpe, se podían ver ocho grandes mundos brillando y retumbando. ¡Se juntaron en la luz del sable y formaron un poder destructivo!

Todo esto sucedió demasiado rápido y la mayoría de la gente del Planeta Antiguo Soberano ni siquiera tuvo tiempo de reaccionar. La traición del Rey Zhen Yan había superado las expectativas de todos.

Había una cierta posibilidad de que alguien desertara. Sin embargo, en los corazones de todos, ¡era absolutamente imposible que el Rey Zhen Yan, que había luchado por la raza humana durante muchos años y había volcado su corazón y su alma en la causa de la raza humana, les traicionara!

Pero ahora... ¡había ocurrido un cambio tan increíble!

Él era realmente la carta de triunfo de Ning Yan.

En un instante, la tormenta en los corazones de todos se hizo aún mayor y estaban extremadamente conmocionados. Sin embargo, no tuvieron tiempo de pensar más. Al ver que este ritual se convertía en regicidio, los cultivadores de dentro y fuera del Planeta Antiguo Soberano se apresuraron instintivamente a intervenir.

El más rápido en aparecer fue una figura anciana que apareció de repente frente al Emperador Humano. Iba vestido con un atuendo de eunuco, como si siempre hubiera estado presente allí, pero sólo ahora se dejaba ver. Con un rápido movimiento, empujó su mano hacia la espada que apuntaba al Emperador.

El poder de cultivo de la etapa de nueve mundos de la Acumulación de Almas surgió realmente de este viejo eunuco.

¡Era un experto oculto de la raza humana!

¡En este momento, el mundo retumbó y el viento surgió cuando bloqueó el golpe de sable del Rey Zhen Yan!

Sin embargo, incluso con su fuerza de nueve mundos, se vio obligado a retroceder unos pasos y escupió una bocanada de sangre.

¡Esto demostró lo extraordinario que era el Rey Zhen Yan!

En cuanto a los cultivadores guardianes que se apresuraban desde fuera del Planeta Soberano, estaban a punto de entrar cuando la formación de matriz de la raza humana entró en erupción, bloqueándolos fuera.

¡Aquellos que no tenían las calificaciones no se les permitió entrar en este planeta!

En cuanto a todos los del Planeta Antiguo Soberano, aunque también se apresuraron a salir, todos retrocedieron ante los poderosos ataques del Rey Zhen Yan.

Sin embargo, el Rey Zhen Yan no pudo hacer más movimientos y fue molestado por el eunuco.

Xu Qing miró a Ning Yan.

La intención de matar brilló en los ojos de Ning Yan mientras se dirigía directamente hacia el Emperador Humano atado. Agarró el aire y apareció una lanza.

Sin embargo, en ese momento, el cuerpo del Emperador Humano, que estaba atado por la fortuna de la raza humana en el aire, se balanceó ligeramente. Con un estruendo, una cadena de hierro se derrumbó.

Inmediatamente después, mientras el aura del Emperador Humano se extendía, una aterradora intención llenó el cielo. Las cadenas de hierro de su cuerpo no pudieron resistirlo en absoluto y se rompieron una tras otra.

Durante el proceso de colapso, el Emperador Humano levantó inexpresivamente la cabeza y miró a Ning Yan, que tenía una expresión sombría en su rostro. Entonces pronunció sus primeras palabras de hoy.

“Pequeño Once, ¿hay algo más?”.


Reacciones del Capítulo (3)

Comentarios del capítulo: (0)


oft-capitulo-1357
OFT - Capítulo 1357
48522
1357

Capítulo 1357: ¡Decisión!

Traductor: Crowli

Capítulo 1357: ¡Decisión!

Tan pronto como estas palabras fueron pronunciadas, fue como si un rayo hubiera atravesado el cielo y aterrizado en el mundo humano, aterrizando en los corazones de los ministros dentro y fuera del Planeta Antiguo Soberano.

Se convirtió en un sonido retumbante, pero no causó más tormentas.

Esto se debió a que las escenas que ocurrieron hoy habían sacudido a todos desde el principio.

En primer lugar, fue la repentina gran rebelión de Ning Yan. Después, los tres objetos que sacó fueron cada uno más sensacional que el anterior, incluso desencadenando el castigo de la fortuna de la raza humana, formando cadenas de hierro que ataban al Emperador Humano.

Este tipo de cosas que podían sacudir la fortuna sólo podía significar que... lo que Ning Yan decía era cierto.

Sin embargo, comparado con esto, el golpe de sable del Rey Zhen Yan era lo más increíble e impactante.

Nadie habría pensado que el Rey Zhen Yan, que siempre había sido consciente de la raza humana, los traicionaría.

Tal cosa era completamente irrazonable.

¡No podían adivinar por qué el Rey Zhen Yan elegiría luchar contra el Emperador Humano!

Después de todo, con el nivel y la identidad del Rey Zhen Yan, había cada vez menos cosas en el mundo que pudieran conmoverle. Además, había luchado de verdad por la raza humana todos estos años.

Había estado al borde de la muerte muchas veces, gravemente herido muchas veces, y había matado a muchas razas no humanas. Esto... no podía ser fingido.

Un Rey Celestial tan independiente y noble que era devoto de la raza humana, en realidad... acuchilló al Emperador Humano.

Todo esto causó enormes olas que podrían decirse tempestuosas.

Así que, en realidad, la verdadera identidad de Ning Yan ya no era importante.

De hecho, algunos viejos oficiales incluso emitieron un juicio en ese instante.

El importante caso que involucraba a Ning Yan años atrás todavía estaba muy claro en la mente de todos.

Sin embargo, el asunto del hermano mayor de Ning Yan, el Undécimo Príncipe, era un tabú establecido por el Emperador Humano. Nadie quería tocarlo.

Por lo tanto, mientras las cadenas de hierro que ataban su cuerpo continuaban rompiéndose, la expresión tranquila y la voz calmada del Emperador Humano resonaban en el Planeta Antiguo Soberano.

“No estoy demasiado sorprendido por tu aparición, pero la intervención del Rey Zhen Yan es lo primero que me ha sorprendido hoy”.

“Rey Zhen Yan, ¿estás dispuesto a decirme la respuesta?”.

El Emperador Humano al Rey Zhen Yan, que estaba luchando contra el viejo eunuco.

El Rey Zhen Yan no dijo una palabra y continuó atacando con todas sus fuerzas. Sonidos retumbantes resonaron mientras la luz del sable irrumpía en el mundo.

La persona que respondió al Emperador Humano fue el hermano mayor de Ning Yan, el Undécimo Príncipe.

“¡Naturalmente eligió atacarte por el bien de la raza humana y la justicia! Padre, eres un tumor maligno de la raza humana. No eres digno de ser el emperador!”

“En cuanto al término “Pequeño Once”, ha pasado mucho tiempo desde que lo escuché de ti.”

“En aquel entonces, estas dos palabras me hicieron sentir cálido. Ahora... ¡estas palabras saliendo de tu boca se sienten extremadamente hipócritas!”

La expresión del Undécimo Príncipe se distorsionó y sus ojos se inyectaron en sangre, revelando un profundo odio. No le sorprendía que el Emperador Humano conociera su identidad.

No le importaba la identidad en absoluto. Sólo le importaba una cosa... ¡y era matar al Emperador Humano!

Para ello, se había preparado durante muchos años.

El Emperador Humano estaba inexpresivo. Apartó su mirada del Rey Zhen Yan y miró al Undécimo Príncipe. No parecía importarle en absoluto la burla de la otra parte y continuó con calma.

“¿Cuándo poseíste a Ning Yan?”

Cuando el Undécimo Príncipe escuchó esto, se rió a carcajadas y su expresión se volvió aún más siniestra.

Normalmente era sombrío y no tendría tales emociones, pero hoy era diferente. Había soportado y preparado durante mucho tiempo. Y hoy, por fin tenía la oportunidad de vengarse.

Por lo tanto, sus emociones eran las mismas.

“Por supuesto, fue cuando encerraste a mi estúpido hermano en el calabozo imperial. Para que lo hicieras, me revelé deliberadamente en ese asunto”.

“Sólo entonces la punta de lanza apuntará a Ning Yan en la superficie. Calculé que Ning Yan usaría la Campana de la Inquisición Inmortal para probar su inocencia. Además, alguien tan grande como usted está ocupado con asuntos privados y no prestará demasiada atención a esto.”

“Por lo tanto, encarcelarlo es la única opción posible”.

“De esta manera, puedo hacer uso de la mazmorra imperial y poseer sutilmente el cuerpo de Ning Yan con mi sentido divino”.

La voz del Undécimo Príncipe se extendió en todas direcciones.

Xu Qing cayó en un profundo pensamiento.

'El misterioso hombre de negro en la casa en aquel entonces... era de hecho este Undécimo Príncipe'.

Xu Qing entrecerró los ojos. En aquel entonces, cuando buscó las almas para investigar al cerebro que incriminó a la Escuela Variante Inmortal, había encontrado una casa.

Allí, se encontró por primera vez con un hombre de negro.

Mientras reflexionaba, Xu Qing recordó rápidamente que Ning Yan había dicho una vez que sintió una fluctuación familiar en las profundidades de la mazmorra...

En cuanto a la razón por la que la otra parte poseía a Ning Yan, su motivo era obvio. La identidad del Undécimo Príncipe estaba envuelta en secreto, y lo que pretendía hacer sin duda requería proximidad al Emperador Humano.

Si intentaba matar al emperador en la capital, habría demasiada resistencia.

Por lo tanto, si quería que este asunto tuviera éxito, tenía que impedir que los forasteros rescataran al emperador.

Por lo tanto, el Planeta del Antiguo Soberano, donde se celebraría el culto ancestral y estaba aislado del mundo exterior, era el mejor campo de batalla.

Aquí, si los forasteros querían entrar, tenían que tener las cualificaciones necesarias.

En cuanto a las cualificaciones, sólo el Emperador Humano podía proporcionar fortuna.

Sin embargo, ahora, la fortuna se había transformado en cadenas de hierro que ataban al Emperador Humano. Antes de que el Emperador Humano resolviera este asunto, no podría conseguir la ayuda de la fortuna.

Estaba claro que el Undécimo Príncipe había esperado mucho tiempo esta trampa.

Lo que estaba esperando era el culto ancestral.

Y tenía que recibir las calificaciones para entrar en el Planeta Antiguo Soberano durante el culto ancestral, así que tal vez tenía otras opciones antes de que Ning Yan regresara.

Sin embargo, después del regreso de Ning Yan, la opción de poseer a Ning Yan también se convirtió en una opción viable para el Undécimo Príncipe.

O más exactamente, inicialmente poseer a Ning Yan era sólo una opción, pero después del ascenso de Xu Qing en la Luna de Llamas, se convirtió en la opción óptima.

Con su recomendación, la otra parte usó el cuerpo de Ning Yan para entrar en el Planeta Antiguo Soberano y estar al lado del Emperador Humano.

Sin embargo, había dos preguntas que no desaparecían de la mente de Xu Qing.

'¿Ning Yan no tiene ni idea de esto, o... lo permitió voluntariamente?'

'Como Gobernante y máxima voluntad de la raza humana, ¿realmente el emperador no sabe nada de todo esto? O... ¿lo hizo a propósito?'

Xu Qing mantuvo la calma y la compostura. Después de experimentar tanto, comprendió que el color de la naturaleza humana no era simplemente bueno o malo, y el corazón humano lo era aún más. Su complejidad y variabilidad a menudo cambiaban dependiendo de diferentes puntos de vista en diferentes momentos.

Además, la reacción del Emperador Humano también fue algo peculiar. Una sonrisa significativa apareció en su rostro tranquilo.

“Parece que tus sentimientos por tu hermano menor son muy profundos. Incluso en este momento, tus palabras implican que quieres distanciarte de él. ¿Te preocupa que el asunto de hoy fracase e implique a tu hermano menor?”.

“Naturalmente no haré las cosas difíciles para Ning Yan, así que no tienes que hablar demasiado sobre esto. Ya que estás hablando tanto, claramente quieres entretenerme por algún tiempo”.

“No importa a quién estés esperando, ya que no has terminado de hablar, te daré quince minutos para hablar.”

“Después de todo, matar al padre de uno y usurpar el trono requiere una razón convincente que contar al mundo”.

Desde el principio, la voz del Emperador Humano era tranquila.

Esta escena hizo que la expresión del Undécimo Príncipe se tornara un poco fea. Sin embargo, seguía teniendo mucha confianza en sus preparativos y en las fuerzas que le respaldaban.

Pronto, su expresión volvió a la normalidad y miró fijamente al Emperador Humano.

“¿Razón? ¿No sabes por qué estoy así?”.

“¡Desde el momento en que ordenaste matar a mi madre y la vi morir ante mis ojos, haciendo que mi mente se derrumbara, Guerra Mística, he estado enemistado contigo!”.

“Mi odio hacia ti me consume a cada momento, y sé que sabes que no morí. También sé por qué me dejaste vivir!”

“Sólo querías usarme como cebo para ver a cuántos podías atrapar cuando llegara el momento crucial”.

“¡Te daré el gusto! Porque si no te mato, mis pensamientos no serán claros, si no te mato, soy indigno de ser un hijo, si no te mato, ¡no merezco vivir en este mundo!”

La desgarradora voz del Undécimo Príncipe resonó en todas direcciones.

Los ojos del Emperador revelaron un rastro de reminiscencia, evidentemente, las palabras de Ning Yan le recordaron la pintura que colgaba en su residencia todos los días después de ese incidente, y la hermosa figura dentro de esa pintura.

Al final, se convirtió en un suspiro.

Este suspiro contenía las emociones que había sentido en el pasado. Al exhalar suavemente, su corazón se calmó de nuevo y habló con calma.

“Entonces, ¿tienes más planes de reserva? Puedes seguir utilizándolos”.

“Como quieras”.

El Undécimo Príncipe bajó la cabeza y miró hacia las profundidades del Planeta Antiguo Soberano. Después, sus ojos revelaron un brillo oscuro mientras hablaba con frialdad.

Tan pronto como terminó de hablar, una explosión apagada sonó desde las profundidades del Planeta Antiguo Soberano.

Era como si se estuviera produciendo un cambio drástico en el Planeta Antiguo Soberano. Este cambio era, naturalmente, el resultado de la pérdida de tiempo del Undécimo Príncipe.

¡En el instante siguiente, una escena que causó aún mayores olas en los corazones de todo el mundo fuera del Planeta Antiguo Soberano apareció delante de ellos!

Mientras en el Planeta Antiguo Soberano seguían produciéndose estruendosos sonidos que parecían relámpagos celestiales, en las profundidades del Planeta Antiguo Soberano, envuelto en una niebla infinita, retumbó una fluctuación que hizo temblar la tierra.

La niebla explotó y se extendió locamente en todas direcciones. En medio de la incomparablemente intensa aura de destrucción, un altar pentagonal... ¡fue sacado a la fuerza por alguna fuerza de las profundidades del Planeta Antiguo Soberano!

Ese altar fue la fuente del shock de todos.

Esto se debió a que en el altar había cinco enormes ataúdes dorados.

Estaban colocados en cinco esquinas y cada ataúd emitía un aterrador qi imperial que contenía un poder supremo.

Además, cada uno de ellos tenía santuarios sobre ellos.

No había estatuas consagradas en el santuario, sólo tablillas espirituales.

Los nombres en ellas eran Triunfo del Este, Cielo Sagrado, Nube Espejo, Mundo Dao...

Así como el último, Guerra Mística.

Esta escena era como un ritual misterioso que sacudía el cielo y la tierra.

Y en el centro de estos cinco ataúdes, había una linterna.

Esta linterna estaba completamente hecha de piedra púrpura, como un redbud en flor. Sobre ella descansaba un fénix púrpura. Sus alas estaban desplegadas y parecía vivo.

Sin embargo, en ese momento, la linterna estaba llena de grietas y de ella salían llamas rojas. Después de envolver los cinco ataúdes, sufrió una transformación desconocida y se fusionó con los cinco ataúdes, entrelazándose con el qi imperial, haciendo que el color de las llamas en la capa más externa se volviera dorado.

Estaba ardiendo ferozmente.

El aura del dios se extendió entre las llamas doradas.

Era fuego divino.

Para ser precisos, ¡era el fuego divino que estaba a punto de triunfar!

“Padre, mostraré el ritual de ascensión del dios que realizaste abierta y secretamente delante del mundo. ¿Crees que... esto puede considerarse una razón para matarte?”.

El Undécimo Príncipe hizo una mueca.


Reacciones del Capítulo (1)

Comentarios del capítulo: (0)