Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

PMG: Capítulo 80 – La fuerza de la Espada

Capítulo 80 – La fuerza de la Espada

 

Mo Xie miró a Lin Feng con un rostro helado lleno de intención asesina. Ese mocoso realmente no sabía nada sobre el poder y el estado. ¿Pensaba que sólo porque era un genio podía molestarlo?

 

“Eso es ridículo” dijo Mo Xie con firmeza.

 

“Patriarca, Duan Tian Lang y los demás están aquí para ver nuestro Examen de Discípulo de Élite. Debemos continuar sin demoras.”

 

Mo Cang Lan había estado sentado allí todo el tiempo, y finalmente abrió la boca. De sus ojos emanaba un cierto escalofrío. Permaneció en silencio sobre los acontecimientos, ya que la situación aún no estaba clara para él. ¿El protector Bei había intentado matar a Mo Xie? ¿Estaba furioso? Después de todos los años que había pasado en la Secta Yun Hai, ¿Protector Bei había intentado matar al hijo de Mo Cang Lan debido a este discípulo?

 

¿Podría ser que Nan Gong Ling quería que Mo Xie se arrodillara y admitiese sus faltas delante de todos los que estaban presentes sólo por ese joven discípulo?

 

Cuando Nan Gong Ling oyó a Mo Cang Lan, no pudo evitar sonreír irónicamente. Si  Mo Cang Lan no hubiera estado allí, tal vez habría castigado a Mo Xie, pero Nan Gong Ling se había unido a la Secta Yun Hai después de Mo Cang Lan. Mo Cang Lan era un miembro importante de la Secta Yun Hai. Nan Gong Ling podría penalizar a Mo Xie para que Lin Feng se sintiera mejor, pero no se atrevería a interferir con Mo Cang Lan.*

 

*[Sé que es muy molesto tanta repetición de nombres, pero así quedó incluso al eliminar varios redundantes. Los chinos tienen la manía de explicar cosas obvias de 8 formas posibles y usando las mismas palabras en diferente orden]

 

Nan Gong Ling se encontraba en un dilema.

 

Como Patriarca, realmente tuvo que pensar y analizar adecuadamente la situación. Estaba atrapado entre la espada y la pared.

 

“Lin Feng, vamos a continuar con el Examen de Discípulo de Élite y discutir este problema más tarde, ¿de acuerdo?”

 

Cuando Lin Feng oyó a Nan Gong Ling, comprendió claramente que su estatus todavía no era lo suficientemente alto. Un Anciano de Élite que tenía un padre Gran Anciano… era más importante que un discípulo menor, incluso si era un genio nunca antes visto. Pero Mo Xie necesitaba ser castigado por lo que le había hecho pasar…

 

¿Lin Feng todavía tenía que someterse a la humillación y seguir siendo intimidado porque era débil?

 

Si Mo Xie no es castigado, entonces continuaría humillando y amenazando a Lin Feng o incluso trataría de matarlo, porque sabía que Nan Gong Ling nunca haría nada en su contra gracias a su padre.

 

Lin Feng sacudió la cabeza. Parecía más decidido que nunca. Aunque era débil, seguía siendo un ser humano y un discípulo de la secta. Merecía dignidad y honor como todos los demás.

 

Mo Xie definitivamente quería matar a Lin Feng y ya lo había intentado unas cuantas veces. Si Nan Gong Ling no iba a hacer lo que Lin Feng quería, el seguiría siendo intimidado por Mo Xie y otros con alto estatus dentro de la secta. Mo Xie seguiría pensando que podía hacer cualquier cosa sin tener que soportar las consecuencias de sus acciones.

 

“Patriarca, entiendo que el estatus de Mo Xie es alto dentro de la secta y que su padre es aún más importante, pero ¿significa eso que puede seguir intimidándome y amenazándome? ¿Por qué me quedaría dentro de la Secta Yun Hai permaneciendo en constante peligro?”

 

Lin Feng estaba siendo extremadamente firme en este punto. Mo Xie tenía que ser castigado por sus acciones. No había otra alternativa que Lin Feng aceptara.

 

El ambiente en el Barranco Tormentoso era completamente silencioso. Todo el mundo miraba los acontecimientos en suspenso. Lin Feng o el Anciano de Élite Mo Xie. Todo el mundo quería saber a quién Nan Gong Ling planeaba elegir.

 

“Qué obstinado.”

 

 

Muchas personas sonreían irónicamente por dentro. Lin Feng estaba siendo tan firme y decidido que Nan Gong Ling tenía que decidir en ese mismo lugar e instante. ¡Qué obstinado!

 

“¡Esto es ridículo!”

 

Una voz muy fuerte se difundió por toda la atmósfera. Era un discípulo de élite que también estaba presente en los eventos actuales. En realidad, era un discípulo de élite clasificado y se encontraba veintiuno en el ranking de poder.

 

 

“¡Es realmente un montón de tonterías, Lin Feng! Anciano Mo Xie tiene un estatus importante en la secta y es extremadamente fuerte. ¿Qué crees que puedes hacer? Mo Xie humilló y acusó a un simple discípulo ordinario de crímenes, ¿y qué? Todavía te atreves a abrir tu boca sucia y hablar tonterías. Estoy realmente avergonzado de ser miembro de la misma secta que tú. Me siento sucio y humillado.”

 

El joven tenía un tono frío, y se atrevió a decir que las palabras de Lin Feng eran absurdas.

 

Cuando Mo Xie escuchó a ese discípulo hablar, él tenía una gran sonrisa en su rostro, y giró hacia ese discípulo con una mirada de aprobación.

 

“Lei Bo, no hay necesidad de rebajarse a sí mismo al nivel de este pequeño mocoso. El Patriarca es un hombre sabio. Sé que su decisión será justa y parcial.”

 

“Anciano, obviamente sé que el Patriarca es un hombre sabio, pero ese pequeño mocoso que se considera a sí mismo como un genio es demasiado insolente. Si me encuentro con él durante el Examen de Discípulo de Élite, definitivamente lo mataré.”

 

Lei Bo conestó a Mo Xie. Ambos dijeron que Nan Gong Ling era un hombre sabio para halagarlo. Si Nan Gong Ling castigara a Mo Xie, entonces obviamente esas serían las acciones de un tonto.

 

“Veo que Mo Xie crio muchos perros callejeros. No es de extrañar que sea respetado por tantos y se le permita asesinar a cuantos discípulos quiera de la secta.”

 

 

Las palabras de Lin Feng fueron extremadamente agudas. Estaba mirando a Mo Xie de una manera burlona. Lei Bo quería proteger a Mo Xie y estaba a punto de pagar el precio.

 

“¡Qué boca sucia!”

 

Mo Xie maldijo a Lin Feng y miró a Lei Bo indicando que estaba feliz de recibir su ayuda.

 

“Patriarca, yo, Lei Bo, soy una persona de mente abierta y amable, pero Lin Feng me ha insultado y humillado. Me llamó un perro callejero. Es un animal. Me gustaría desafiarlo a una batalla en la Arena de la Vida y la Muerte. Espero que el Patriarca no tenga objeciones.”

 

Lei Bo estaba furioso y le pidió a Nan Gong Ling permiso para desafiar a Lin Feng.

 

 

 

Nan Gong Ling frunció el ceño. Lei Bo se clasificó veintiuno, y ya había roto a través del tercer reino de Ling Qi. Era extremadamente poderoso dentro de los discípulos de élite. Incluso un cultivador del segundo reino de Ling Qi nunca podría competir con él. Aunque Lin Feng era extremadamente magistral cuando usaba su espada, la brecha de cultivo entre ellos era gigantesca. Sería demasiado peligroso luchar contra él con sólo el primer reino de Ling Qi.

 

Cuando Nan Gong Ling estaba a punto de negarse, Lin Feng comenzó a hablar.

 

“Patriarca, soy una persona de mente abierta y de buen corazón, pero Mo Xie me humilló y me intimidó. Entonces este pequeño perro callejero osa decir que tengo una boca sucia… no hay necesidad de que le pida permiso al Patriarca para luchar contra mí. ¡Vamos a hacerlo!”

 

Lin Feng levantó la cabeza y miró a Nan Gong Ling de una manera indiferente. Estaba tan confiado con sus palabras que su corazón comenzó a batir más rápido.

 

¿Podría ser que Lin Feng había ocultado su verdadera fuerza?

 

 

 

Cuando Nan Gong Ling pensó que Lin Feng pudo haber ocultado su verdadera fuerza, se puso muy curioso de ver y no pudo evitar decir: “Te permito luchar”.

 

“Gracias, Patriarca”, dijo Lei Bo mientras miraba a Nan Gong Ling, que en realidad parecía estar muy emocionado. Luego se dirigió hacia la etapa central de combate y se subió a ella. Entonces, se enfrentó a Lin Feng.

 

“Esta batalla es una de la Vida y la Muerte. Ambos necesitamos poner nuestras vidas en juego. El patriarca mismo lo dijo. Lin Feng, hoy todo el mundo te verá morir como un perro.”

 

Lei Bo dijo estas palabras en un tono agresivo, como si temiera que Nan Gong Ling volviera sus palabras sobre la batalla de vida y muerte.

 

El discurso de Lin Feng antes era muy agresivo. Mo Xie no pudo salir de esta situación sumamente embarazosa y torpe. Si Lei Bo fue capaz de matar a Lin Feng, entonces Mo Xie lo tomaría como su discípulo personal y le ayudaría a mejorar su cultivación.

 

“Tienes mucha confianza”.

 

 

 

“Por supuesto. Te has convertido en un discípulo de élite, pero solo eres una pequeña mocosa. Puedes tener habilidades naturales y un alto potencial, pero delante de mí, un cultivador del tercer reino Ling Qi, eres demasiado débil. Ni siquiera necesitaré liberar mi espíritu para matarte.”

 

Cuando Lei Bo terminó de hablar, un fuerte Qi fue liberado de su cuerpo. Era tan poderoso que el público podía sentir la presión de su liberación. Su cuerpo comenzó a soltar chispas en el aire e incluso el polvo que se le acercó explotó. Mientras se movía, el sonido de un trueno rugió desde su cuerpo.

 

La diferencia entre un cultivador del primer y tercer Reino de Ling Qi era colosal. Incluso un genio no podía competir con un cultivador mucho más fuerte. Aun si Lin Feng había dominado las fuerzas de la espada, todavía era imposible para él ganar.

 

 

“Puedo decirte, mi espíritu es uno del Trueno. Soy tan fuerte como el trueno. Mis ataques son extremadamente poderosos y rápidos. Pero no tendrás el honor de verme liberarlo.”

 

Lei Bo sostuvo su mano derecha en el aire. Empezó a difundir una luz deslumbrante. Parecía que estaba usando algo extremadamente poderoso.

 

Los poseedores de un Espíritu del Trueno podrían realizar ataques extremadamente fuertes. Además, cada uno de esos ataques era increíblemente rápidos y hábiles. Lei Bo no había roto a través del tercer reino de Ling Qi durante mucho tiempo y ya tenía su nombre en el ranking de discípulos de élite. Se clasificó veintiuno, pero pronto sería vigésimo.

 

“Ocho Ataques de Desolación.”

 

Lin Feng no tenía ganas de hablar con Lei Bo mucho más tiempo. Extendió la mano y seis poderosos golpes se dispararon hacia Lei Bo.

 

“Hmph.”

 

Lei Bo sonrió fríamente. Los seis ataques de Lin Feng, en el momento en que se habían estrellado contra su ataque de truenos, se desintegraron en un abrir y cerrar de ojos.

 

“Fuerza.”

 

Lin Feng dio un paso adelante y una fuerza de espada extremadamente poderosa comenzó a invadir toda la atmósfera. Todo en el espacio fue absorbido por la fuerza y el Qi de Espada.

 

Volvió a empujar la mano y otros seis ataques emergieron y se dispararon hacia Lei Bo.

 

Pero Lin Feng sabía claramente que estos ataques no afectarían a Lei Bo demasiado. De repente, se lanzó hacia adelante con una velocidad increíble, y un silbido se extendió rápidamente por el aire. Toda la atmósfera estaba llena de Qi de Espada y fuerza de la espada como si su espada fuera lo único que importaba en toda la arena*.

 

*[Nota: No conozco ningún sinónimo de “Espada” que pueda usar en la oración (podría reemplazar la palabra por “hoja”, pero no va con el contexto). Y a esta altura de la historia cambiar los nombres de las técnicas no es algo a considerar…]

 

Lo que era aún más aterrador es que la fuerza de la espada se estaba haciendo más y más poderosa al absorber la energía que la rodeaba. Era incluso más fuerte que la que había usado para matar a los otros cinco Discípulos de Élite clasificados.

 

 

Una presión increíble comenzó a oprimir el cuerpo de Lei Bo. Él tenía la sensación de que estaba siendo estrangulado, y apenas podía respirar. Era muy doloroso, como si sus huesos estuvieran a punto de ser aplastados.

 

 

“Segunda reino de Ling Qi.”

 

 

 

 

Lei Bo quedó estupefacto, y luego gritó: “¡Tu no estás en el primer reino de Ling Qi, sino en el segundo!”

 

Toda la multitud quedó conmocionada. Lin Feng había escondido una vez más su verdadera fuerza! ¡Qué poder monstruoso! No mucho antes, casi nadie sabía quién era este discípulo. Sin embargo, en muy poco tiempo, Lin Feng había repetidamente hecho una muestra de sus habilidades, y ahora estaba en el centro de atención de todos.

 

 

Ahora, con su dominio de las fuerzas, junto con su poder del segundo reino de Ling Qi, era definitivamente capaz de competir con un cultivador del tercer Reino. No es de extrañar que hubiera aceptado pelear contra Lei Bo sin vacilar.

 

 

‘Ese joven es realmente un genio… Y la velocidad con la que aprende y domina las habilidades…’

 

 

Nan Gong Ling sentía que su cuerpo se había entumecido. Todavía recordaba la primera vez que había conocido a Lin Feng. En ese entonces estaba en la capa de Qi. Era tan débil… Incluso Lin Qian de la Secta Hao Yue podía humillarlo en aquellos días. Y tan poco tiempo, se había vuelto tan fuerte…

 

 

Lin Feng había roto a través del reino de Ling Qi y había matado a cinco discípulos de élite clasificados. En este momento, estaba luchando contra un cultivador del tercer reino de Ling Qi y parecía que tenía una gran ventaja sobre su contrincante.

 

 

“Sólo hablas mierda. Eres demasiado débil para ser mi oponente.”

 

 

Lin Feng comenzó a moverse tan rápido que parecía que había desaparecido. Su espada rasgó la ropa de Lei Bo, y el sintió un dolor intenso, como si su carne estuviera siendo dividida pieza por pieza. La fuerza de la espada era aterradora. Esta fue la primera vez que sintió una tan opresiva. Estaba aterrorizado.

 

“¡Muere!”, Gritó Lei Bo.

 

Los estruendosos rugidos comenzaron a extenderse sin cesar por la atmósfera, y cuando chocaron con el Qi de Espada, comenzaron a soltar chispas. Parecía que una increíble tormenta se estaba liberando desde su cuerpo.

 

Lin Feng empujó la palma hacia adelante.

 

Ocho Ataques de Desolación.

 

Un golpe aterrador fue lanzado desde la palma de Lin Feng. Sus ataques eran tan poderosos que consumían el cielo y cubrían toda la arena con un poder dominante.

 

“¡Trueno Divino!”

 

 

Lei Bo gritó muy alto, y de repente un rugido de gran alcance salió de su mano y comenzó a bombardear la atmósfera. La multitud entera quedó cegada ante la visión de un ataque tan poderoso. Parecía que el poder mortal contenido en ese relámpago era interminable. En un abrir y cerrar de ojos, había desaparecido, y golpeó contra los ocho ataques de Lin Feng.

 

Desenvaine de Espada.

 

Los ataques de Lin Feng aún no habían desaparecido por completo y su espada ya estaba rebosando de una cantidad interminable de fuerza de espada.

 

‘Desenvaine de Espada’ era una habilidad que requería la máxima velocidad. Cuanto más rápido se mueva la hoja, más explosivo era su poder. Fue un ataque realmente aterrador.

 

 

La fuerza de la espada de Lin Feng era extremadamente tiránica mientras atravesaba la atmósfera y consumía todo en su camino.

 

“Trueno Divino de la Ira!!”

 

Lei Bo gritó muy alto, y parecía que todo su cuerpo se estaba convirtiendo en una tormenta. Ambas manos se levantaron para golpear contra la atmósfera con todo el poder contenido de una tormenta.

 

“¡BOOOOOOM!!!”

 

Los truenos chocaron con el Qi y la fuerza de la espada. Una luz deslumbrante cegó a toda la multitud y un calor ardiente se precipitó hacia fuera de la colisión. El poder de la onda de choque era tan fuerte que picaba la piel de los discípulos, y ni siquiera podían abrir los ojos.

 

Lei Bo sintió un dolor increíblemente intenso y agudo procedente de su cuerpo. Nunca habría pensado que Lin Feng pudiera ser tan poderoso.

 

Lo que le aterraba era que la fuerza de la espada contenida dentro de cada uno de sus ataques se hacía más intenso cada vez.

 

Esa hoja estaba rodeada por una increíble cantidad de fuerza de espada. No sólo no se debilitaba, sino que era cada vez más fuerte. Lei Bo empezó a tener la impresión de que iba a colapsar bajo el peso de la fuerza de la espada.

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.