<- Actualmente solo registrados A- A A+

POT – Capítulo 101

Capítulo 101 – ¡Decapitarlo ante sus ojos!

 

Esa luz roja pasó por sus cuerpos y desapareció.

El líder de la Tribu Montaña Negra tembló. Solo tenía un miembro más de la tribu a su lado y también estaba temblando. Se miraron y vieron el miedo de la otra persona. Todavía no lograron ver si su enemigo era una persona o una bestia, pero los numerosos hilos que flotaban detrás de la luz roja les daban la impresión de que era cabello.

– ¿Quién es? ¿Quién eres tú? ¡Muéstrate! –. El Berserker normal restante de la Tribu Montaña Negra gritó de inmediato.

Cuando su compañero gritaba, la cara del líder de la tribu estaba pálida. Levantó su mano derecha y la golpeó contra su pecho. Una luz roja como la sangre brotó de su cuerpo de inmediato. Incrementar el poder de su Qi temporalmente sin cuidar sus heridas para luchar no era algo que quisiera hacer, pero esta vez era necesario. Corrió hacia el bosque a toda velocidad y desapareció en la oscuridad que proporcionaba el bosque.

La persona restante de la Tribu Montaña Oscura estaba a punto de huir mientras seguía gritando, pero en ese momento, su cuerpo se tambaleó hacia adelante. Una luz roja apareció de repente y rodeó su cuerpo una vez antes de convertirse en Su Ming, quien se detuvo para pararse detrás.

La sangre goteó por las comisuras de la boca de la persona. Todo su cuerpo tenía mucho dolor debido a los hilos de la luz de luna que lo unían y desgarraban su carne. Estaban tan apretados alrededor de él que podía sentir la muerte cada vez más cerca. Los sonidos de la respiración salieron de la espalda, por lo que luchó para girar la cabeza y ver quién era esa persona desconocida que le provocó tanto terror.

Sin embargo, no pudo volver la cabeza. Todavía temblando, estaba destrozado.

Su Ming jadeó con dureza. Desde que la tribu emigró, había estado luchando sin parar. También había estado reprimiendo las heridas internas que sufrió cuando rompió el sello del anciano. Si no fuera por la luz de luna, que le permitió recuperarse gradualmente ya habría caído.

Era la noche de la luna llena. Los misteriosos poderes de la luz de luna habían alcanzado su punto máximo, haciendo que la sangre de Su Ming pareciera que se estaba quemando. Le permitió continuar luchando por un período de tiempo más largo, suprimiendo todas sus heridas internas y permitiéndole matar a todos sus objetivos.

Tenía tres cabezas en sus manos y, mirando el bosque que tenía delante, caminó con calma hacia él.

“Eres el único que queda, líder de la Tribu Montaña Negra. Como tienes un estatus tan alto, te dejaré morir de una muerte gloriosa. Es decir, si corres lo suficientemente rápido como para encontrarte con tus refuerzos”

Su Ming lamió sus labios y se lanzó hacia adelante, convirtiéndose en un arco rojo. Aceleró, innumerables hilos de luz de luna se arrastraban detrás de él.

El líder de la Tribu Montaña Negra era un hombre de unos cuarenta años. Su estado dentro de la tribu era muy alto. Allí, además del Anciano y Bi Su, tenía el estatus más alto. Debería haber estado guiando a una gran cantidad de miembros de su tribu a matar brutalmente a los Berserkers de la Tribu Montaña Oscura y justo antes de los hombres capturados, disfrutar de sus mujeres, luego, mientras lloraban y luchaban, bebían vino y las violaban mientras se reía. Después de eso, arrancaría las cabezas de los hombres enojados de la Tribu Montaña Oscura para obtener un placer enloquecedor.

Este era su deseo. El deseo despertó dentro de él cuando anunció la incursión en la Tribu Montaña Oscura después de que el Anciano había dado la orden. Incluso les dijo a los otros Berserkers de su deseo antes de irse. Cuando esos Berserkers soltaron gritos emocionados, comenzó esta batalla.

Sin embargo, en este momento fue reducido a un estado patético. Su cuerpo estaba herido, estaba cubierto de sangre y había perdido la voluntad de luchar. Primero se sorprendió por la resistencia de la Tribu Montaña Oscura, luego fue herido por Nan Song. Después de huir de la batalla, incluso había descubierto que había sido engañado y que estaba a punto de curar sus heridas antes de perseguir a Tribu Montaña Oscura una vez más cuando apareció esa misteriosa presencia de pesadilla.

Los miembros de su tribu que habían muerto cuando sus cabezas se separaron de sus cuerpos lo hicieron sentir increíblemente asustado. No podía ver a la otra persona, solo un largo arco rojo.

Estaba agotado. No tuvo el coraje de volver y luchar. Aún más, no tuvo el coraje de hacer explotar sus venas de sangre porque no era un Berserker normal. Él era el líder de la Tribu Montaña Negra. Sabía que los refuerzos de la Montaña Negra estaban en camino y existía la posibilidad de que estuvieran muy cerca de él. Si corría lo suficientemente rápido, entonces podría encontrarse con ellos.

La sangre continuó goteando por su boca y la fatiga continuó acumulándose por varios pliegues en su cuerpo. El repentino aumento explosivo de poder también alcanzó su límite cuando la luz roja sangre alrededor de su cuerpo se atenuó. Se tambaleó mientras continuaba hacia adelante, pero no se atrevió a detenerse. Aún así, podría evitar que su velocidad disminuya.

Pero en el momento en que lo hizo, volvió el extraño grito que lo había hecho sentir un terror absoluto. Ese extraño grito fue similar al que emitieron cuando perseguían a la Tribu Montaña Oscura, pero este sonó más agudo.

Cuando el líder de la Tribu Montaña Negra lo escuchó, sintió como si su mente estuviera a punto de romperse. En ese momento, escuchó un silbido viajando hacia su espalda. Apretó los dientes y se dio la vuelta, dejando escapar un rugido mientras lanzaba su puño hacia adelante. Pero en el momento en que lo hizo, vio una cabeza arrojada a él a gran velocidad.

Su puño cayó sobre la cabeza y el líder de la tribu vio no solo la cabeza explotando en pedazos, sino también un destello rojo. Detrás de ese largo arco rojo, había innumerables hilos, que solo aumentaron su extraño misterio.

Soltó un grito de dolor. La sangre brotó y el brazo derecho del líder de la tribu fue arrancado de su cuerpo. Con la llegada de esa luz roja, su brazo derecho se hizo trizas justo delante de sus ojos.

El miedo envolvió por completo al líder de la tribu. Se mordió la lengua y la sangre salió de su boca. La vaga sombra de un gigantesco oso de sangre grande apareció a sus espaldas. Agarró su cuerpo y lo arrojó a la parte más profunda del bosque. Usando ese impulso, el líder de la tribu huyó por su vida.

Una vez que el oso de sangre arrojó al líder de la tribu, su cuerpo fue inmediatamente rodeado por hilos de luz de luna. Después de ser envuelto por varias capas, el oso de sangre se desmoronó y desapareció de la tierra.

Su Ming apareció. Tenía la cara pálida y los ojos tranquilos, pero había una sonrisa cruel en sus labios.

“Ya es hora”

Tomó un respiro profundo. La luz de luna se mezclaba con su cuerpo a través de sus heridas y lo nutría para que pudiera tener la fuerza para realizar las muchas tareas que quería hacer.

Mirando en la dirección en que el líder de la Tribu Montaña Negra había huido, Su Ming se lanzó hacia adelante, persiguiéndolo una vez más.

Su velocidad había superado la del líder de la Tribu Montaña Negra, pero no tenía prisa. Una extraña luz brilló en sus ojos. Sabía que el peligro que se cernía sobre la tribu no había desaparecido por completo. Podía deducir de las acciones del líder de la tribu que la Tribu Montaña Negra todavía tenía refuerzos.

Por eso no tenía prisa por matar a ese líder de la tribu. En su lugar, eligió perseguirlo de cerca. Cuando los Berserkers de la misma tribu vivían juntos durante un período prolongado de tiempo, se sentían conectados a través de sus venas de sangre. Desde esa conexión, podrían saber de alguna manera dónde estaban los demás.

Su Ming sabía de esto.

Entonces, aunque no sabía dónde estaban los refuerzos de la Tribu Montaña Negra, el líder de la tribu definitivamente lo sabría.

Si perseguía al líder de la tribu, podría encontrar este lote de refuerzos y matarlos a todos. Solo entonces su tribu estaría completamente a salvo durante el resto de su migración. Además, necesitaba encontrar un buen momento para matar al líder de la tribu. Si pudiera matarlo justo ante sus refuerzos, sería un duro golpe para su moral, lo que facilitaría a Su Ming masacrarlos en su estado de agotamiento.

Después de que se quemaran dos varitas de incienso, el líder de la tribu seguía corriendo locamente hacia adelante. Había perdido su brazo derecho, pero no le importaba. Mientras corría, el deseo de seguir viviendo apareció en sus ojos. No quería morir. De alguna manera podía sentir por sus venas de sangre que los refuerzos de la tribu estaban cerca. Estaban justo delante de él.

Incluso podía oler la presencia proveniente de los miembros de su tribu. El deseo de vivir se hizo aún más fuerte en sus ojos. Nunca había estado en un estado tan patético en los últimos 40 años de su vida, ni había estado tan aterrorizado. De hecho, ese miedo era aún más fuerte que lo que había sentido al luchar contra Nan Song.

Eso fue porque podía ver a Nan Song, pero aún no había visto quién era ese misterioso asesino. Lo único que pudo ver fue la luz roja como la sangre y los numerosos hilos que dejó la velocidad del asesino.

En ese momento, el extraño y agudo grito que lo hizo caer en la desesperación vino una vez más detrás de él. Esa voz era como los gritos de muerte y cada vez que aparecía, provocaba dolor y terror que el líder de la tribu no podía soportar.

De hecho, en el momento en que escuchó la voz, inmediatamente tosió sangre. Las heridas y la fatiga en su cuerpo lo hacían sentir como si ya no pudiera aguantar. Era como un pájaro herido por una flecha. Cada vez que escuchaba el sonido del arco, caía al suelo con miedo.

– ¿Quién eres tú? ¡Quién eres tú!

El líder de la tribu gritó en voz alta. Su rostro estaba pálido cuando vio la raíz de su terror una vez más. El arco rojo sangre que corrió hacia él con innumerables hilos detrás rodeó su cuerpo una vez y su mano izquierda se separó de él antes de explotar en pedazos.

Dejando escapar un grito de dolor, el líder de la tribu cayó en la desesperación. Sin embargo, cuando cayó en la desesperación, un fuerte deseo de vivir resurgió porque escuchó esos extraños gritos una vez más. Sin embargo, esta vez, los gritos no lo asustaron, lo hicieron extasiado.

¡Ese fue el grito de la Tribu Montaña Negra!

Soltó un gran rugido y retrocedió unos pasos rápidamente antes de usar toda su fuerza, convocado directamente desde su alma y ​​corriendo locamente hacia donde había escuchado a los miembros de su tribu. Su conciencia comenzaba a desvanecerse. Solo había un pensamiento en su mente: unirse con su tribu.

Muy pronto, ante un espacio marginalmente vacío lleno de nieve y algunas ramas secas, vio a cinco personas salir del bosque. Todas esas personas le eran increíblemente familiares.

Cuando vio a los miembros de su tribu, los refuerzos de la Montaña Negra también vieron a su líder de la tribu, ¡el hombre que siempre estaba en la cima de su tribu!

Sin embargo, ahora, el líder de la tribu estaba en un estado muy patético, uno que nunca habían visto en su persona. El miedo en sus ojos, la sangre en su rostro y el cuerpo que había perdido ambos brazos, hicieron que sus expresiones cambiaran. Aparentemente aparecieron expresiones de horror en sus rostros, como si estuvieran a punto de enfrentarse a un gran y poderoso enemigo. No podían creer que el líder de la tribu era el único que quedaba después de haber llevado a tantos Berserkers a perseguir a Tribu Montaña Oscura. Esa expresión de miedo en su rostro era como si se hubiera encontrado con algo increíblemente aterrador.

– ¡Sálvame!– Una vez que el líder de la Tribu Montaña Negra vio a los miembros de su tribu, una fuerte sensación de alegría apareció en medio de su desesperación. Sin embargo, esa alegría no duró mucho. Cuando los miembros de la tribu estaban a punto de llegar, apareció un largo arco rojo detrás del líder de la tribu. Se cerró sobre él en un abrir y cerrar de ojos y justo antes de las personas que acudieron a ayudar, rodeó al líder de la tribu que dejó escapar gritos estridentes de dolor y falta de voluntad.

La cintura del líder de la tribu se cortó repentinamente. Como estaba corriendo, la sangre se esparció por todo el lugar. Cayó y sus piernas continuaron temblando, pero en sus ojos había alegría, desesperación y una quietud muerta. Una vez que estas emociones se mezclaron, formaron una visión que hizo que todos los que veían se enfriaran de miedo.

Los refuerzos de la Montaña Negra quedaron desconcertados. El pánico apareció en sus rostros y todos se pusieron pálidos. El líder de la tribu había muerto ante sus ojos. Esto era algo que nunca habían experimentado en sus vidas. Hizo temblar sus corazones cuando el temor llenó sus cuerpos.

Vieron destellar la luz roja que mató al líder de la tribu antes de convertirse en una persona de aspecto frágil. Había un enorme arco colgado de su espalda y en sus manos, sostenía una larga lanza. Había hilos de luz de luna flotando detrás de él como una capa y esos hilos se extendían cientos de pies detrás de él.

¡Su presencia fue impactante!

Este era un adolescente, o al menos, una persona que parecía un adolescente. Esa mirada tranquila en su rostro, el cuerpo frágil y la quietud en sus ojos parecían esconder algo aterrador que quería devorar a todos los seres vivos. Hizo que todas las personas de la Tribu Montaña Negra centraran sus temores y el asombro causado por la muerte del líder de la tribu en su persona.

Incluso el líder de la tribu murió en sus manos. El terror y la conmoción llenaron todos los corazones de los Berserkers de la Tribu Montaña Negra reunidos aquí.

Desde sus miradas aterrorizadas, vieron al joven que se encontraba a cientos de metros del cadáver del líder de su tribu sin escatimarlos. En cambio, se paró junto al cadáver del líder de su tribu y levantó la larga lanza en sus manos antes de cortarle la cabeza como si estuviera cortando la cabeza de una bestia. Lo recogió y levantó la vista, echando una mirada a las cinco personas de la Tribu Montaña Negra que se encontraban no muy lejos.

La sombra de la luna roja sangre estaba en sus ojos. Era encantador, pero también tenía una quietud y una mirada horrible que hacía temblar a la gente. En el momento en que miró hacia la gente de la Tribu Montaña Negra, todos estos Berserkers reflexivamente retrocedieron unos pasos. Sus mentes rugían. Esa mirada hizo que su miedo se hiciera aún más fuerte.

Era alguien a quien incluso el líder de la tribu tenía miedo y murió justo ante sus ojos. ¿Cómo podrían no tener miedo? ¿Especialmente cuando Su Ming tenía hilos de luz de luna que se extendían por cientos de pies flotando detrás de él y emitían una penetrante mirada fría?

Sin embargo, entre las cinco personas había un hombre de unos cuarenta años que temblaba tanto que tenía los ojos rojos. Se parecía al líder de la Tribu Montaña Negra.

– ¡Hermano!–, Gritó el hombre y cargó hacia Su Ming. Detrás de él, los otros miembros de la Tribu Montaña Negra reprimieron sus temores y también se lanzaron hacia adelante.

Su Ming estaba de pie junto al cadáver del líder de la tribu. Sus ojos estaban helados. En el momento en que el hombre cargó hacia él, balanceó su mano izquierda sin prisa y una pizca de polvo rojo se dispersó cuando fue impactado por su Qi.

Cuando el hombre que lideraba la carga se acercó, todo su cuerpo tembló. Una herida causada por un hilo de luz de luna sin forma apareció en su rostro. La sangre de la herida inmediatamente comenzó a calentarse como si se estuviera quemando y antes de que esa persona pudiera emitir un sonido, su cuerpo se convirtió en niebla roja y se elevó bruscamente en el aire.

–Caído… ¡Berserker Caído!

– ¡Es un Berserker caído!

Gritos de sorpresa se alzaron. Los rostros de las cuatro personas de la Tribu Montaña Negra que querían atacar cambiaron una vez más. Inmediatamente se detuvieron cuando las expresiones de consternación aparecieron en sus rostros. La vista de la muerte de su líder de tribu y la expresión de horror en su rostro antes de su muerte resurgió en sus mentes. Hizo que su terror alcanzara su apogeo en ese mismo instante.

Justo cuando las cuatro personas estaban a punto de retirarse, ¡Su Ming se movió!

Bajo la luna llena, los hilos de luz de luna que flotaban detrás de él cargaron hacia las cuatro personas que fueron superadas por el miedo y la conmoción.

 

 

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.