Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 149

Capítulo 149 – ¡El antepasado de la Montaña Han no está muerto!

 

– ¡Líder de la tribu, es él! ¡Véngate por mí!

En el momento en que el hombre con túnica roja soltó su oración final, cayó al suelo muerto, incapaz de aguantar más. Su cadáver se marchitó rápidamente y se convirtió en cenizas que fueron arrastradas por el viento que soplaba alrededor del altar.

–Me vengaré por ti.

Yan Luan miró la figura de Su Ming formada por la sangre del hombre flotando en el aire y asintió con la cabeza.

Han Fei Zi frunció el ceño mientras enfocaba su mirada en la persona. Había algo familiar en él, pero ella no podía decir de dónde provenía ese sentimiento.

–Líder de la tribu, déjame manejar a esta persona. Él mató a mi gente, lo traeré aquí –, dijo Han Fei Zi suavemente con su voz fría habitual.

–Muy bien, pero solo tendrás dos días. No llegues tarde.

La mujer mayor sonrió débilmente y se apartó el cabello que soplaba el viento mientras hablaba suavemente.

Sus acciones tenían un encanto indescriptible, haciendo que el hombre alto junto a Han Fei Zi la mirara, pero rápidamente bajó la cabeza, sin atreverse a mirarla por más tiempo.

–Yan Guang, ve con ella. Si este nuevo invitado en Este Tranquilo puede matar instantáneamente a Lin Dong, significa que debe tener algo de poder.

Yan Luan le dio la espalda y miró al hombre que tenía la cabeza baja. Ella levantó su mano derecha y le acarició la cara.

Un escalofrío recorrió el cuerpo de Yan Guang y él rápidamente se puso de pie, obedeciendo.

–Vamos. El hombre de sangre te guiará hacia él.

Su Ming miró la tormenta de arena y el gigantesco edificio borroso en la distancia. Es posible que no pueda ver el edificio claramente, solo sus contornos débiles, pero puede sentir una fuerte presión proveniente de la tormenta de arena.

Levantó su mano derecha y golpeó el área sobre su corazón. Inmediatamente, su carne y cuerpo comenzaron a temblar y una neblina tenue salió de su cuerpo. Se convirtió en una persona pequeña del tamaño de su palma. Fue He Feng.

– ¿No lo sabes?

Su Ming desvió la vista de la tormenta de arena y miró a He Feng. Sus ojos no eran brillantes, pero cuando su mirada cayó sobre He Feng, hizo temblar el corazón de la pequeña persona.

Sabía que había estado demasiado ansioso y, a su vez, había hecho que Su Ming sospechara. Tampoco despreciaba a Su Ming después de las cosas que le habían sucedido. Al mismo tiempo, comenzó a respetarlo, teniendo la sensación de ser visto a medida que la inteligencia del otro crecía.

–Realmente no…– He Feng comenzó a responder con cautela, pero solo logró pronunciar la mitad de su oración. Bajo la mirada tranquila de Su Ming, descubrió que no podía continuar con su oración.

–El objetivo de la Tribu Lago de Colores quizás sea el legado dejado por tu antepasado de la Tribu Montaña Han, pero… su objetivo es disolver la marca de las tribus esclavas. Las Tribus Puqiang y Este Tranquilo han abierto el túnel de los cañones a lo largo de los siglos sin preocuparse por las consecuencias de esto también.

–Puedo entender si los demás no saben sobre esto, pero si tú no…

Su Ming sonrió, pero en los ojos de He Feng esa sonrisa era fría.

–Maestro… ¡tienes una gran visión e inteligencia! Estas fueron solo mis conjeturas. Sobre eso… porque no estaba seguro, por eso no lo dije.

He Feng se lamió los labios. Comprensión y respeto aparecieron en su rostro mientras miraba a Su Ming y rápidamente hablaba.

Su Ming miró a He Feng. Nunca lo había visto hablar de esta manera y poner este tipo de expresión antes.

He Feng parpadeó nerviosamente bajo la mirada de Su Ming. Estaba a punto de hablar.

–Sé lo que estás escondiendo–, dijo Su Ming de repente y sus palabras hicieron temblar el corazón de He Feng.

Su Ming desvió la mirada del cuerpo de He Feng. Miró las llanuras de arena rodeadas por los valles a lo lejos y el edificio que estaba rodeado por la tormenta de arena que conectaba el cielo y la tierra. No podía escuchar los sonidos de la tormenta de arena desde donde estaba parado, pero podía sentir el poder impactante que provenía de su interior.

–No te estoy ocultando nada, por favor no sospeches de mí. Esto es… Realmente no te estoy ocultando nada. Ya te dije todo lo que pude. Mi vida también está en tus manos, no me atrevería a esconderte nada.

–Además, Maestro, eres inteligente y poderoso, puedes ver a través de mis pensamientos con solo una mirada, no me atrevería…

Inmediatamente, He Feng se rió amargamente, pero se estaba riendo fríamente en su corazón, pensando que había visto todo en sus años. No había forma de que cayera en la mentira de Mo Su.

–El Ancestro de la Montaña Han no está muerto–, murmuró Su Ming mientras miraba el edificio en la tormenta de arena.

El corazón de He Feng tembló violentamente. Originalmente quería ocultar este hecho, pero las palabras de Su Ming fueron como un rayo que lo golpeó, causando que todo lo que había estado ocultando se desmoronara por completo, revelando el verdadero secreto que había estado ocultando en su corazón.

Este secreto era su todo. Era su secreto más importante y Su Ming acababa de murmurarlo. Más importante aún, Su Ming no habló como si estuviera haciendo una pregunta, ni siquiera le preguntó a He Feng, simplemente estaba hablando consigo mismo.

–Más… Maestro, ¿estás bromeando…? ¿Cómo… cómo podría ser esto?

He Feng respiró hondo. Su expresión podría haber cambiado drásticamente, pero esto no era prueba de su culpa. Podía usar la incredulidad para cubrirse.

– ¿Cómo pudo el antepasado no haber muerto? Si el antepasado no ha muerto, ¿cómo se atreverían a rebelarse las tres tribus? Si el antepasado no ha muerto, entonces las tres tribus estarían en un estado de miedo y no se atreverían a quedarse en la Ciudad Montaña Han…

La incredulidad llenó la cara de He Feng. Cuando vio que Su Ming no le estaba prestando atención y tenía los ojos fijos en el edificio dentro de la tormenta de arena en la distancia, supo que Su Ming sabía que ese lugar era la tumba del antepasado.

–Lo tengo. Maestro, debes estar pensando que las tres tribus siguen siendo tribus esclavas y todavía están afectadas por los límites establecidos en ellas, por eso crees que el antepasado no ha muerto. Si ese es el caso, te equivocas. Sé por los antiguos pergaminos que el antepasado tomó la sangre de las tres tribus y la reunió en los tres altares de piedra en el pasado. Si los altares de piedra no se rompen, las tres tribus permanecerán para siempre como esclavos.

–Los tres altares están conectados al antepasado. Si el antepasado no ha muerto, con un solo pensamiento, podría causar la destrucción de todos los descendientes de sangre de las tres tribus. ¿Cómo podrían seguir ahí si ese fuera el caso?

Una mirada desconcertada apareció en el rostro de He Feng y rápidamente explicó, aunque con cierta vacilación, como si estuviera haciendo sus explicaciones mientras pensaba al mismo tiempo. No rechazó las palabras de Su Ming de inmediato, pero a través de sus palabras, estaba insinuando que estaba pensando y analizando la posibilidad de si esto podría ser cierto.

–He Feng, puedo sentir su presencia–, dijo Su Ming lentamente, con los ojos cerrados.

No le mintió a He Feng. Mientras permanecía allí y miraba hacia el edificio en la tormenta de arena, podía sentir un aura espiritual espesa proveniente de su interior.

No habría podido sentir ese aura espiritual antes de que se formara el camino de sangre en su cuerpo, pero en este momento, podía sentirlo claramente. La pequeña espada verde en su cuerpo también estaba actuando de manera ligeramente diferente.

El aura espiritual fluyó poderosamente y se llenó de signos interminables de vida. ¡Esto definitivamente no era una tumba!

Sus palabras hicieron temblar el corazón de He Feng una vez más y este último se calló.

– ¡Cuánto tiempo me lo vas a esconder!

Su Ming abrió los ojos y dentro de ellos había indiferencia e intención asesina. Miró a He Feng flotando ante él y se acercó con un paso.

He Feng tembló y estaba a punto de retirarse cuando una luz verde brilló y la pequeña espada salió volando del centro de las cejas de Su Ming. Dio vueltas alrededor de He Feng una vez, lo que no solo le impidió retirarse, sino que también le impidió moverse en cualquier dirección cuando se congeló con la punta apuntando a su frente.

El aire frío salió de la espada y lanzó la mente de He Feng a un estado de caos. Bajo el miedo causado por el poder de la espada, lentamente comenzó a reír amargamente.

–Maestro, tienes una gran visión. Estaba demasiado ansioso y regalé mi juego… De hecho, el antepasado no está muerto.

La expresión de He Feng era complicada mientras hablaba amargamente en voz baja.

–Este es el mayor secreto de la Tribu Montaña Han. Un accidente le sucedió a mi antepasado cuando estaba entrenando, por lo tanto, construyó esta tumba y se aisló dentro… Una vez dijo que si podía salir dentro de los 100 años, significaba que había logrado un gran avance, pero si no lo hacía, entonces, sus descendientes, no tenían permitido molestarlo.

–Con el paso del tiempo, los rumores de que el antepasado murió gradualmente se extendió. Una vez que las tres tribus lo presionaron varias veces, suprimieron el límite de las tribus esclavas que se les impuso con la ayuda de extraños y se hicieron cargo de la Tribu Montaña Han.

–Sin embargo, incluso entonces no podían decir si el antepasado había muerto. A lo largo de los siglos, han abierto el túnel a los cañones varias veces para deshacerse de la marca de las tribus esclavas, pero también querían comprobar si el antepasado estaba realmente muerto…

–He estado investigando en secreto a espaldas de las tres tribus y encontré rastros del Clan Cielo Congelado ayudándolos. Creo que Clan Cielo Congelado también ayudó durante la rebelión en el pasado. Dado que las tres tribus están controladas por tres facciones diferentes en el Clan Cielo Congelado, es natural que sean hostiles entre sí.

–Esta vez, Tribu Lago de Colores ha dominado el Arte de la Reubicación y su ambición creció. Si pudieran abrir los terrenos de aislamiento del antepasado… Estaría bien si el antepasado realmente hubiera muerto, pero si no lo hubiera hecho…

Cuando He Feng habló sobre este punto, su expresión cayó y se detuvo.

–Si el antepasado de la Montaña Han no ha muerto, entonces, con las acciones de la Tribu Lago de Colores esta vez, el poder en el Clan Cielo Congelado detrás definitivamente también se enteraría al respecto. Y si ese es el caso, aparecerán y matarán al antepasado de la Montaña Han –, dijo Su Ming lánguidamente.

He Feng aceptó en silencio sus palabras. Después de un momento de vacilación, miró a Su Ming como si hubiera tomado una decisión y habló en voz baja.

–Maestro, tengo un método con el que puedes ingresar a los terrenos de aislamiento del ancestro sin necesidad de romper los sellos. Si puede ingresar antes, tal vez pueda obtener más beneficios que Tribu Lago de Colores.

La mirada de Su Ming aterrizó en He Feng. El no habló.

–La tía de Fang Mu, Fang Cang Lan, es discípula del Clan Cielo Congelado. Si ella puede regresar en este momento a la Tribu Este Tranquilo… entonces el poder detrás de Han Fei Zi y Tribu Lago de Colores también puede enviar gente aquí…

–No es de extrañar que Han Fei Zi pidiera diferir a pesar de que ya podía ingresar al Clan Cielo Congelado. Es muy probable que esté relacionado con este lugar.

Una mirada pensativa apareció en los ojos de Su Ming. Miró el oscuro edificio en las llanuras rodeadas por los numerosos valles. Dio un movimiento, pero no se movió hacia las llanuras en la distancia, sino a su izquierda.

–Un cambio definitivamente sucederá en este lugar. Si voy demasiado pronto a los terrenos de aislamiento del antepasado de la Montaña Han, causará muchos problemas… Incluso si el antepasado de la Montaña Han realmente no ha muerto, los movimientos posteriores que tomará la Tribu Lago de Colores contra mí por entrar en el lugar será difícil de manejar lo suficiente por sí mismos y eso no explica el hecho problemático de que tendré que explicar que no esclavicé a las tres tribus.

–Es mejor si busco la rama flauta del cielo primero y reúno todas las hierbas necesarias para crear Saqueo del Espíritu antes de tomar mi decisión.

Su Ming se calló y extendió la marca a un área de 2 mil pies, luego desapareció en la cordillera.

El tiempo pasó. Una hora después, una nube blanca apareció dentro de la niebla en el cielo, silbando.

Han Fei Zi tenía la cara cubierta con el velo, pero sus ojos tenían un aire de elegancia y ligereza. Detrás de ella estaba el hombre alto llamado Yan Guang. Ante ellos estaba una persona de sangre, su guía.

Han Fei Zi levantó la mano y señaló a la persona de sangre con los ojos cerrados. Después de un momento, abrió los ojos y habló fríamente.

–Esta persona se detuvo aquí hace una hora…

 

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.