Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 184

Capítulo 184 – Anciano, por favor aparece

 

– ¡Maestro, finalmente estás despierto!

Había un toque de amargura en la voz de He Feng. Él ya no sabía cómo expresarse. Se sorprendió al despertar cuando sintió que la muerte se cernía peligrosamente sobre él e inmediatamente descubrió que algo estaba mal con Su Ming. Era como si hubiera perdido su alma y su cuerpo cayera rápidamente. En poco tiempo, se estrellaría y su cuerpo se convertiría en pedazos.

Su Ming no era consciente de su entorno, por lo que era natural que no conociera el miedo, pero He Feng estaba consciente. Solo podía ver caer el cuerpo de Su Ming, verse morir junto con él y no podía hacer nada al respecto. No podía controlar el cuerpo de Su Ming y tampoco podía dejarlo. El poder externo que estaba reprimiendo su Qi también le causaría un daño destructivo.

Estaba realmente asustado. Este tipo de tortura donde tuvo que caminar hacia su propia muerte y no pudo hacer nada al respecto lo volvió loco. Llamó a Su Ming en pánico, incluso había comenzado a maldecirlo sin molestarse en endulzar sus palabras al final cuando se hundió en la desesperación.

Sin embargo, cuando vio que Su Ming estaba despierto, He Feng de repente volvió a tener miedo. Ese miedo ya no se debía a la posibilidad de muerte, sino a la posibilidad de que Su Ming hubiera escuchado sus palabras en este momento. Si lo hizo, entonces podría estar en serios problemas.

– ¿Maes…? ¿Maestro? ¿Qué escuchaste justo ahora? Solo estaba preocupado por tu seguridad… –. He Feng se explicó rápidamente con cautela, preocupado de que Su Ming lo castigara por eso.

Su Ming ignoró a He Feng. Su cuerpo estaba cayendo rápidamente. Todo tipo de pensamientos pasaron por su mente y eventualmente, un leve destello apareció en sus ojos. Inmediatamente, las almas de las Alas de Luna se extendieron desde dentro de su cuerpo. Sin embargo, en el momento en que salieron, una poderosa presión cayó sobre él instantáneamente, atrapando las almas de las Alas de Luna dentro de su cuerpo, haciendo que no pudieran salir.

–No puedo hacer circular mi Qi y las almas de las Alas de Luna tampoco pueden abandonar mi cuerpo… ¡Esta es la única forma ahora!

Su Ming activó el Arte de la Marca en su mente y una luz verde brilló en el centro de sus cejas antes de que la pequeña espada verde cargara.

La pequeña espada tampoco le estaba yendo muy bien bajo la presión del lugar cuando apareció. Se balanceó como si no pudiera soportar la presión, pero cuando Su Ming reunió todo el poder del Arte de la Marca en la espada, se estabilizó de inmediato y con un destello, se lanzó por debajo de los pies de Su Ming para apoyarlo, permitiéndole caminar en ella.

Debido a la fuerza de la caída, en el momento en que sus pies cayeron sobre la hoja, Su Ming sintió como si estuviera aplastado. La pequeña espada solo logró disipar parte de la fuerza, el resto estaba todo reunido en su cuerpo. Los sonidos de golpes reverberaron dentro de él y la cara de Su Ming se puso pálida de inmediato. Él tosió un bocado de sangre y la pequeña espada se hundió abruptamente cientos de pies antes de detenerse lentamente.

Su Ming estaba jadeando mientras se paraba sobre la pequeña espada. Levantó la cabeza rápidamente y miró el cielo oscuro sobre él. Vio luces centelleantes en el cielo. Durante la breve instancia en que el mundo era brillante, vio la débil e indistinta cadena balanceándose sobre él.

– ¡No he terminado de desafiar a la cadena!–, Murmuró Su Ming.

Llevaba una túnica negra, pero la capucha se había volado cuando se estaba cayendo, así que la levantó de nuevo para cubrirse la cabeza una vez más. Luego aflojó la túnica alrededor de sus pies para poder ocultar lo que lo levantaba.

La pequeña espada verde se levantó lentamente bajo su voluntad, apoyando su cuerpo desde las profundidades de los cañones a medida que flotaba gradualmente hacia arriba.

– ¡El regresó!

Dentro de la ciudad de la Montaña Han, a medida que pasaba el tiempo e innumerables truenos retumbaban en el cielo, ocasionalmente, los rayos atravesaban el aire e iluminaban el área. También iluminó la cadena que estaba bajo el escrutinio de todos en la Ciudad Montaña Han. Del mismo modo, los rostros de la multitud que esperaba en la ciudad esperando también se iluminaron cuando un relámpago brilló en el cielo.

Nadie se sintió impaciente. Todos sabían claramente en sus corazones que solo había una explicación para la extraña visión de los pilares de piedra que no se hundían.

El desafío de las cadenas de la Montaña Han no había terminado. ¡El retador no falló!

Sin embargo, podrían saber la razón detrás de esto, pero la gente no pudo evitar ser escéptica debido a todo lo que había sucedido ese día.

– ¿Realmente… no está muerto?

–Ha pasado mucho tiempo desde entonces. Si realmente no está muerto, ¿por qué no ha aparecido?

–La Tribu Puqiang debería haber enviado a alguien a buscar su cadáver. Me pregunto cómo les fue.

Los bajos sonidos de las discusiones rompieron el silencio. Había pasado demasiado tiempo. Incluso si la gente supiera la razón por la cual los pilares de piedra no se habían hundido, su incertidumbre se hizo más fuerte con el paso del tiempo.

El Anciano de Este Tranquilo tenía una expresión grave en su rostro cuando estaba parado al borde de la Montaña Este Tranquilo. Mantuvo la mirada fija en el cañón. Detrás de él, Fang Shen y Han Cang Zi, que estaban un poco más lejos, estaban haciendo lo mismo.

–Esto nunca ha sucedido antes… ¿Realmente no está muerto?

Pronto, pasó una hora. Por lo general, pasaba una hora rápidamente para las personas, pero ahora, para estas personas, esta hora parecía pasar tan lentamente que era como si el tiempo se hubiera alargado varias veces.

En la Montaña Puqiang, el anciano delgado y seco respiró hondo y la expresión grave en su rostro se relajó gradualmente.

–Ha pasado más de una hora, tal vez algo está mal con las cadenas de la Montaña Han y no porque la persona… no haya muerto… ¿Qué piensas?

La oración final del Anciano de la Tribu Puqiang fue dirigida hacia el hombre que parecía una montaña de carne y estaba a su lado.

El hombre dudó por un momento, miró al cielo, luego miró a los cañones antes de hablar lentamente. –Ha pasado bastante tiempo. Hay una alta probabilidad de que esta persona esté muerta… Los miembros de la tribu que bajaron a mirar también deberían haber…

No logró terminar de hablar. De repente, su cuerpo se tambaleó hacia adelante y miró fijamente a los cañones. ¡Él lo vio!

Él no era el único. A su lado, la expresión del Anciano de la Tribu Puqiang también cambió. Era como si hubiera ira rugiendo con el poder de una tormenta de viento y olas gigantes dentro de su cuerpo, listo para estallar en cualquier momento mientras miraba hacia los cañones. ¡Él lo vio!

Además de los dos, las otras personas en la Montaña Puqiang también temblaron y miraron hacia los cañones. ¡Sus expresiones cambiaron drásticamente por lo que vieron!

¡Lo vieron!

Un rayo brilló en el cielo en ese momento y durante el instante en que la luz del rayo iluminó el mundo, ¡se podía ver a una persona con túnica negra elevándose lentamente desde los cañones de la Montaña Han!

¡Gritos de sorpresa surgieron de la Montaña Han!

El Anciano de la Tribu Este Tranquilo respiró hondo y un brillo penetrante apareció en sus ojos mientras miraba a los cañones con una mirada de asombro. ¡Él también lo vio!

Fang Shen y Han Cang Zi, que estaban a su lado, tenían diferentes expresiones en sus caras. Fang Shen se sorprendió, mientras que Han Cang Zi dejó escapar un gran suspiro de alivio. ¡También lo vieron!

En la Tribu Lago de Colores, la anciana apretó instintivamente y aflojó su mano derecha antes de volver a apretarla. Esto se repitió varias veces, pero su expresión permaneció tranquila. Era como si incluso si ella viera esa impactante escena en los cañones, sus emociones no surgirían demasiado.

A su lado Yan Luan se sorprendió por un momento cuando vio lo que estaba sucediendo en los cañones, luego apareció una luz brillante en sus ojos. Estaba a punto de decir algo cuando de repente notó la mano derecha de la anciana y su corazón dio un vuelco.

Todos decían que su poder era más fuerte que el de la Anciana. Esto era cierto, pero solo Yan Luan conocía el poder de la Anciana del Lago de Colores. También sabía que la Anciana tenía un hábito. Cuando no estaba segura de algo, su mano derecha se apretaba y soltaba varias veces, como ahora.

–Anciana, ¿de qué estás dudando?

Yan Luan no entendía lo que estaba pasando. En este momento, esto no tenía nada que ver con la Tribu Lago de Colores, entonces, ¿por qué habría algo que haría que la Anciana estuviera tan incierta?

Además de las montañas que pertenecían a las tres tribus, toda la multitud en la Ciudad Montaña Han que estaba mirando la cadena también vio lo que sucedía en los cañones. Una vez que lo vieron, la multitud estalló en un alboroto conmocionada. Las olas de sonidos subían y bajaban con tal volumen que parecía ser capaz de superar los truenos que retumbaban en el cielo.

– ¡Realmente no ha muerto!

– ¡Es él! ¡Está fuera!

– ¿Cuál es su nivel de cultivo? Él… ¡En realidad logró salir de los cañones!

–Nadie ha logrado mantenerse con vida después de caer durante tanto tiempo. Esta persona… ¡Realmente no ha muerto, e incluso salió de los cañones!

Nan Tian respiró hondo y la admiración apareció por primera vez en sus ojos. Miró los cañones y murmuró por lo bajo.

Las expresiones de Leng Ying y Ke Jiu Si también cambiaron una vez que vieron lo que estaba sucediendo en los cañones. Al igual que Nan Tian, ​​llegaron a admirar a este hombre. Los poderosos Berserkers deben ser respetados y la persona que salió de los cañones especialmente.

Han Fei Zi se paró en la nube blanca en el aire. El velo cubrió la sonrisa que apareció en sus labios. Sus ojos también se volvieron mucho más brillantes en comparación con antes.

Solo la cara de Xuan Lun se volvió tan oscura que su expresión era como hielo. ¡Apretó los puños con fuerza y ​​bajó la cabeza, ocultando los celos y la intención asesina en sus ojos!

Su Ming se paró sobre la pequeña espada verde que estaba oculta por su túnica y se levantó lentamente del cañón. Apareció en el aire y ante los ojos de la gente.

Después de lo que sucedió, se podría decir que realmente es el centro de atención de todos. Cada una de sus acciones conmovió los corazones de las personas. Incluso el desdén que algunos tenían cuando lo vieron previamente desapareció como el viento.

No sería una exageración decir que salió de la puerta de la muerte. Poder salir de los cañones después de caer era una hazaña que seguramente lo haría famoso en la Montaña Han. Estaba obligado a ser recordado por la gente incluso después de que hubieran pasado siglos, ¡y este incidente debía ser contado por las personas que observaban lo que había sucedido en este día cada vez que alguien desafiaba las cadenas de la Montaña Han en el futuro!

¡También estaba destinado a que esta vez, el desafío de Su Ming aturdiría a toda la Montaña Han porque nunca antes había sucedido algo así, permitiéndole alcanzar su objetivo de sorprender a estas personas!

Flotó hacia arriba y cuando el cuerpo de Su Ming estaba al mismo nivel que la séptima sección de la cadena, un clamor y un alboroto aún más fuertes se agitaron dentro de la Ciudad Montaña Han. Incluso Su Ming podía escuchar los sonidos reverberando en la ciudad.

– ¿Todavía quiere continuar?

– ¡¿Cómo se ve él?! ¡¿Cual es su nombre?!

–Definitivamente será elegido por el Clan Cielo Congelado como discípulo. ¡Incluso si no continúa, todavía hay una alta probabilidad de que el Clan Cielo Congelado lo acoja!

Su Ming estaba parado al lado de la séptima sección de la cadena en medio de los zumbidos de las discusiones. No miró la silenciosa Montaña Puqiang, que estaba conectada a la cadena, sino que levantó el pie y pisó la cadena.

En el instante en que pisó la misma cadena por segunda vez, el volumen de las discusiones en la Ciudad Montaña Han alcanzó su punto máximo. La gente de las tres tribus también miraba ansiosamente desde sus montañas.

Al mismo tiempo que Su Ming pisó la cadena, la pequeña espada verde desapareció sin dejar rastro bajo sus pies. Su Ming se paró en la séptima sección de la cadena y dio la bienvenida a la brisa de la montaña. Soltó un profundo suspiro.

–Continuemos, Cadenas de la Montaña Han…– murmuró.

Levantó su pie derecho y dio un paso adelante en la cadena. Mientras se movía, el sexto pilar de piedra detrás de él se hizo añicos y se convirtió en innumerables escombros que cayeron en los cañones.

Incluso ahora, Su Ming no había olvidado lo que la Tribu Puqiang le había pedido.

“Anciano, por favor aparece…”

Su Ming avanzó. Sus pasos no fueron rápidos. No quería caminar por esta sección demasiado rápido.

 

 

 

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.