Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 230

Capítulo 230 – No desperdicies

 

–¿Una bonita sobrina discípula?

Su Ming acababa de despertarse y no podía procesar demasiado en su cabeza en este momento. Cuando escuchó las palabras «discípula sobrina», no pudo evitar quedar atónito.

–Muy bonita. Ella es una mujer.

Su segundo hermano mayor sonrió gentilmente y asintió.

–Er… ¿Cómo se llama?

Su Ming recordó el estado de Tian Xie Zi y una expresión extraña apareció en su rostro.

El segundo hermano mayor se rascó la cabeza. Después de pensarlo profundamente por un momento, finalmente suspiró y dijo: –Se llama… ¿Hmm? ¿Cuál es su nombre otra vez? Hermano menor más joven, estaba prestando atención a la muchacha a su lado y ya olvidé su nombre.

Su Ming miró a su segundo hermano mayor aparentemente distraído, luego un calor que surgió de su interior se extendió por todo su cuerpo. Puede que acabara de despertarse, pero aún podía recordar claramente que cuando entró en ese extraño estado y se sentó en la plataforma, su segundo hermano mayor no había estado allí.

Sin embargo, en este momento, su segundo hermano mayor estaba sentado detrás de él. Su Ming no podía imaginar cuánto tiempo había estado sentado. Esta fue una muestra silenciosa de cuidado, una calidez que hizo que Su Ming se sintiera conmovido.

Se puso de pie e instintivamente levantó la cabeza para mirar a la cima de la novena cumbre. Con solo una mirada, pudo ver que había una persona caminando lentamente en la distancia. Esa figura fue escondida gradualmente por la montaña de hielo, haciendo que Su Ming no pudiera verlo por más tiempo.

Sin embargo, si bien puede haber sido solo una mirada, pero esa figura era familiar para los ojos de Su Ming.

–Gracias, segundo hermano mayor.

Su Ming desvió la mirada y miró a su segundo hermano mayor. Ni siquiera sabía su nombre, pero en su corazón, el título de «segundo hermano mayor» ya estaba profundamente arraigado en él.

–Somos hermanos, no hay necesidad de agradecer entre nosotros. Además, no hice nada, solo planté algunas flores en tu plataforma.

El segundo hermano mayor sonrió y se estiró perezosamente.

–Me voy a dormir. No he dormido en los últimos días. Hermano menor más joven, recuerda preguntar por mí.

Mientras hablaba, el segundo hermano mayor guiñó un ojo. Parecía haber un raro y leve toque rojo en sus mejillas, como si estuviera un poco avergonzado de sí mismo, recordándole esto a Su Ming tantas veces.

–Oh, es cierto. El método que utilizó para despejar su mente es el estado de creación de imágenes. Si ese es el caso, deberás sumergirte en ese reino durante un largo período de tiempo. Cuando dibujaste el aire justo ahora, usaste el poder almacenado dentro de tu cuerpo. Reunir tu poder para dibujar no es bueno.

–Eso se llama convergencia al extender tu poder. No debes usarlo con demasiada frecuencia. No puede usarlo para calmar su corazón, por lo que no es adecuado para que entrene su mente. Mira mis flores ¿Cuándo usé mi poder para hacerlos crecer…? Hazlo naturalmente, solo entonces puedes despejar tu mente.

El segundo hermano mayor soltó una tos falsa y le aconsejó nuevamente: – ¿Qué tal esto? Tu tercer hermano mayor está familiarizado con el diseño del Clan Cielo Congelado. Haz que te lleve a la Salón de almacenamiento de Artefactos de la escuela. Recuerdo que hay algunos lienzos que pertenecen al Clan Cielo Congelado almacenados allí. Puede inclinarse un poco en el lado más caro, pero puedes ir al Maestro y hacer que te dé el plato del Maestro del Clan, entonces ni siquiera tendrás que gastar una sola moneda.

Cuando apareció una sonrisa en el rostro de Su Ming, su segundo hermano mayor se dio la vuelta y caminó hacia el sendero de montaña al otro lado de la plataforma. Viajó con una gracia natural, con el pelo volando a la espalda por el viento y desapareció gradualmente de la vista de Su Ming.

Mientras veía irse a su segundo hermano mayor, la calidez en el corazón de Su Ming se extendió por todo su cuerpo. Miró las rocas de la montaña en la novena cumbre, luego a sus alrededores. Lentamente, una leve sensación de hogar apareció lentamente en su corazón.

Tal vez a medida que pasara el tiempo, este sentimiento se haría más fuerte y más profundo hasta que se mezclara completamente con la gente de aquí y tratara este lugar como su segundo hogar.

Una vez que Su Ming meditó por otro día en su morada de la cueva, logró estabilizar el poder de la etapa intermedia del Reino Despertar dentro de él al mediodía y salió una vez más.

Su Ming no entendió del todo el aumento de su nivel de cultivo esta vez. Estaba confundido, pero aún sabía que la clave principal para su aumento de nivel se debía a que él entrenaba su mente.

“Entrenando la mente, un estado en el que despejas tu mente para comprender tu propia forma de Creación…”

Su Ming se tocó la cara, justo en el lugar que ahora estaba oculto, pero pertenecía a la luna de sangre adicional que se manifestó junto a la Marca de la Montaña.

La luna de sangre se encontraba en una posición bastante extraña. ¡Se colocó dentro del ojo derecho de Su Ming!

“La luna de sangre en el ojo derecho…”

Su Ming respiró hondo y su expresión gradualmente se calmó. Bajó por el sendero de la montaña y, en poco tiempo, apareció una morada de cueva ante él.

Antes de acercarse ya podía oler la fragancia del alcohol y escuchar ronquidos provenientes del interior. Esos ronquidos retumbaron como truenos. Cuando se paró afuera de la cueva, Su Ming se detuvo por un momento. Realmente solo estaba aquí para ver qué era lo vivo de lo que su segundo hermano mayor había hablado.

Fue un poco difícil de entender para él, pero ahora que estaba aquí y miraba la casa de la cueva de su tercer hermano mayor, Su Ming decidió doblar su cuerpo y caminar hacia la puerta.

En el momento en que entró, los ronquidos alcanzaron un volumen ensordecedor, reverberando a través de la cueva. Hu Zi yacía no muy lejos, con una larga línea de baba colgando de la esquina de su boca. Había una mirada intoxicada en su rostro, como si estuviera haciendo algo que lo hiciera feliz en sus sueños.

Acostado a su lado había una persona cubierta de plantas. Su mano derecha fue capturada por el inconsciente Hu Zi. Había menos plantas cubriendo su rostro y Su Ming podía ver el dolor en su rostro. Esa persona también tenía los ojos cerrados, como si estuviera inmerso en sus sueños y haciendo algo que no le gustaba.

Su cuerpo incluso ocasionalmente se convulsionaba algunas veces.

Esta fue la primera vez que Su Ming entró a la morada de la cueva de Hu Zi. Cuando vio a la persona cubierta de plantas, se sorprendió, pero no pensó demasiado en ello. Simplemente pensó que era una característica única en la práctica de Hu Zi.

Cuando vio que su tercer hermano mayor aún estaba profundamente dormido, Su Ming se sentó con las piernas cruzadas a su lado. No molestó a Hu Zi, sino que decidió sentarse y esperar.

Pasó el tiempo y después de varias horas, cuando el cielo afuera se oscureció gradualmente y el anochecer estaba a punto de llegar, los ronquidos de Hu Zi alcanzaron su volumen más alto y en ese mismo instante, se cortaron abruptamente.

Abrió los ojos y se los frotó, luego se limpió la baba en la esquina de los labios. Solo entonces vio a Su Ming sentado no muy lejos de él.

–Jaja… estás aquí…–, Hu Zi se rió tontamente y se revolvió el pelo antes de agarrar una olla de vino a su lado y tomar un gran bocado de nuevo.

–Fue un buen sueño. Mocoso, ¿quién te dio el derecho de desobedecerme?–. Hu Zi dejó la olla de vino y miró a la persona hecha de plantas, abofeteándolo. – ¿Por qué sigues durmiendo? ¡Despierta!

Con esa única bofetada, la persona hecha de plantas se estremeció y abrió los ojos. Lo primero que entró en sus ojos fue Hu Zi, quien repentinamente puso su cabeza justo frente a su rostro y lo miró ferozmente.

Una vez que vio a Hu Zi, la persona se estremeció visiblemente y una expresión de ira y miedo apareció en su rostro.

–Hmph, ¿entonces? ¿Cómo se siente dormir con tu abuelo Hu?

Había una mirada orgullosa en la cara de Hu Zi. Echó la cabeza hacia atrás y volvió a abofetear a la persona cubierta de plantas con la mano derecha.

Cuando Hu Zi se alejó, la persona cubierta de plantas inmediatamente vio a Su Ming sentado a un lado, mirándolo con calma. En el momento en que vio a Su Ming, una mirada conflictiva apareció en sus ojos. El rango de emociones dentro de esa mirada conflictiva podría interpretarse como resignación, arrepentimiento, sentimiento y miseria.

–Tercer hermano mayor, ¿quién es este?

Su Ming miró a la persona cubierta de plantas con calma. Cuando vio la mirada conflictiva en sus ojos, se sorprendió.

– ¿Hmm? No sabes. Oh, es cierto. Intentabas llegar a una epifanía. Esta persona se llama Zi Che y es muy poderoso. Cuando estabas dentro de ti, quería lastimarte, pero no tuvo suerte. No debería haber aplastado mi calabaza, mucho menos pisar las plantas del segundo hermano mayor. Al final fue atado por el segundo hermano mayor y dijo que nos lo estaba dando.

Hu Zi dejó escapar una risa bulliciosa y esa mirada orgullosa en su rostro se hizo aún más prominente. Se levantó y dio una palmada brutal a la cabeza de Zi Che una vez más y esa bofetada causó una explosión en el aire.

Zi Che ya estaba acostumbrado a los golpes de Hu Zi, pero cuando lo abofetearon justo ante Su Ming, la ira en su corazón se hizo más fuerte. Para él, si esas aterradoras Manos de la Creación no estuvieran allí, entonces Su Ming y Hu Zi tendrían que admirarlo, pero ahora.

– ¿Oh?– La expresión de Su Ming permaneció pasiva. –Debe ser el «ser vivo» del que habló el segundo hermano mayor–, dijo sin prisa.

–Ah, ¿entonces el segundo hermano mayor te habló de él? Así es, él es ese «ser vivo», pero hermano menor más joven, no te atrevas a arrebatármelo. Todavía no he terminado de jugar con él. Una vez que lo lleve a mis sueños un par de veces más, te lo arrojaré. Idiota, ¿cómo te atreves a romper mi calabaza?

Hu Zi miró a Zi Che y levantó la mano para abofetearlo una vez más.

–Tercer hermano mayor, espera. Quiero hacerle algunas preguntas.

Su Ming se puso de pie, caminó hacia Zi Che y se paró frente a él mientras miraba a la persona completamente cubierta de plantas que yacían frente a él.

Zi Che miró fríamente a Su Ming y el desdén apareció gradualmente en sus ojos. Pudo haber sido capturado y humillado por Hu Zi, pero como un poderoso Berserker, tenía su propio orgullo. A sus ojos, Su Ming era claramente el más débil de todos, tan débil como una hormiga. Incluso si un elefante fuera capturado, nunca se derrumbaría contra una hormiga.

Su Ming se agachó y miró a Zi Che mientras decía con calma: –Por cierto, acabo de llegar al Clan Cielo Congelado, por lo que no debería haber nadie prestándome atención. En cuanto a la razón por la que viniste a la novena cumbre para encontrarme… es por Si Ma Xin, ¿sí?

La mirada de Zi Che permaneció fría y desdeñosa, como si no escuchara las palabras de Su Ming.

–Tercer hermano mayor, ¿cuánto de su poder fue sellado por el segundo hermano mayor?– La expresión de Su Ming permaneció pasiva mientras preguntaba suavemente.

–Está completamente sellado. Una vez que hayamos terminado de jugar con él, podemos pedirle al segundo hermano mayor que libere parte de su poder. Será más divertido de esta manera.

Hu Zi se frotó las manos y la emoción apareció en sus ojos, como si hubiera experimentado esto antes.

Una vez que escuchó las palabras de Hu Zi, la expresión de Zi Che cambió claramente, pero apretó los dientes y se obligó a mantener la calma. Sin embargo, por las miradas ocasionales que lanzaba hacia Hu Zi, Su Ming podía decir que le tenía miedo.

Sin embargo, claramente no tenía miedo de Su Ming.

–Este es un material tan raro, no puedo desperdiciarlo ahora…

Su Ming miró a Zi Che y sonrió. Esa sonrisa era muy débil, tan débil que parecía una brisa ligera y lo hacía parecer completamente inofensivo.

Sin embargo, cuando las palabras cayeron en los oídos de Zi Che, su corazón tembló. Por alguna razón desconocida, la palabra «material» repentinamente hizo que la leve sonrisa de Su Ming pareciera mucho más cruel y aterradora que Hu Zi.

La sonrisa de Su Ming hizo que Zi Che sintiera un escalofrío recorriendo su columna vertebral. Este fue un sentimiento completamente diferente al que tuvo cuando se enfrentó a Hu Zi. Para él, aunque las acciones de Hu Zi podrían no ser completamente predecibles, aún así eran lo suficientemente predecibles para que él supiera lo que haría. Puede que le tenga miedo, pero sus miedos solo se referían a la crueldad de sus sueños. En verdad, todavía menospreciaba a Hu Zi.

Sin embargo, Su Ming le dio un sentimiento completamente diferente. No podía comprender exactamente lo que pretendía hacer y mientras la palabra «material» continuaba resonando en su cabeza, se horrorizó cada vez más.

 

 

 

 

 

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.