Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 246

Er Thony vuelve con sus andanzas y aquí les trae un capitulo patrocinado mas para el Su Ming!

 

 

Capítulo 246 – ¿Entiendes?

 

Su Ming abrió los ojos lentamente en la novena cumbre y se podía ver fatiga en sus ojos. El acto de dejar una Marca en el alma del insecto ya era agotador para sus sentido divino. Incluso con la ayuda del aura espiritual proporcionada por las monedas de piedra, debido a la imagen de sangre de piel humana ardiente de Si Ma Xin, colocar la Marca en el insecto hizo que Su Ming se sintiera agotado y cansado.

Sin embargo, a pesar de que estaba exhausto, todavía había alegría en su rostro. Cuando extendió su mano derecha, había una pequeña caña negra del tamaño de un segmento de dedo tendido en su palma en silencio.

Si miraba más de cerca, descubriría que era el extraño híbrido de serpiente insecto en forma de barra.

La serpiente tenía la cabeza baja. Si Su Ming no miraba con atención, le sería difícil ver que los ojos de la criatura también estaban cerrados. De él salía un aire exhausto que era similar al propio agotamiento de Su Ming y junto con él también había una fuerte sensación de debilidad.

Estaba claro que las cosas que habían sucedido en este momento no solo dañaron físicamente a esta serpiente altamente inteligente, sino también mentalmente.

Sin embargo, Su Ming podía sentir claramente que la serpiente era diferente después de pasar por el proceso de cambio de dueños. Su alma acababa de pasar por un cambio y hubo una intensa y maliciosa intención asesina que Su Ming sintió como si pudiera tocar extendiéndose débilmente desde su cuerpo.

–Cuando te despiertes de tu sueño… ¡tendré otra carta de triunfo a mi lado!–, Murmuró Su Ming y acarició el insecto con su mano izquierda.

El insecto no se movió. Las luchas y la resistencia que una vez mostró ya no se podían encontrar.

Después de permanecer en silencio por un momento, Su Ming colocó el insecto en la Campana de la Montaña Han una vez más. Todavía podría estar sellando a la criatura, pero el significado detrás de su acción fue diferente esta vez. Anteriormente, lo había sellado para capturarlo, ahora lo estaba protegiendo.

¡Usaría el poder de la Campana de la Montaña Han para proteger a la serpiente increíblemente debilitada y permitirle un tiempo suficiente para recuperarse hasta el momento en que despertara por completo!

Una vez que guardó la Campana de la Montaña Han, Su Ming respiró hondo. El mundo exterior se estaba oscureciendo una vez más. En poco tiempo, la oscuridad caería por completo sobre la tierra. Su Ming se levantó y salió de su cueva.

En el momento en que salió, una ráfaga de viento frío le golpeó la cara y le levantó el pelo y la ropa. Hizo que Su Ming sintiera que parte de su fatiga abandonaba su cuerpo. Respiró el aire helado y una sensación de frío se extendió por su cuerpo hasta que lo llenó de la cabeza a los pies.

Sin embargo, este frío solo afectó su cuerpo. El corazón de Su Ming se mantuvo cálido porque estaba de pie en la novena cumbre, su hogar.

Cuando Zi Che vio a Su Ming caminando más cerca de donde estaba sentado no muy lejos, inmediatamente se levantó y se inclinó respetuosamente hacia él.

–Saludos, Tío Maestro Su.

Su Ming no habló. Miró el mundo a lo lejos y la tenue luz del horizonte que parecía una hoguera a punto de extinguirse. Miró la luz mientras la oscuridad la tragaba gradualmente y continuó observando hasta que el mundo se volvió completamente oscuro.

No había un indicio de impaciencia en el rostro de Zi Che. En cambio, simplemente se quedó a un lado respetuosamente y esperó la orden de Su Ming. Ya había pensado las cosas a fondo. En estos tres años, se haría un lugar en la novena cumbre, ¡porque ya había entendido cómo funcionaba la novena cumbre!

El tiempo pasó y después de un largo rato de Su Ming mirando a la oscuridad en la distancia, su voz salió lentamente de la oscuridad, – ¿Quién es Bai Su?

Su Ming no había preguntado sobre Bai Su anteriormente a pesar de que esa pregunta había permanecido en su corazón. Sin embargo, ahora, cuando estaba luchando contra Si Ma Xin con el insecto vara actuando como medio, sintió los planes de Si Ma Xin y una vaga especulación se formó en su mente.

Zi Che guardó silencio por un momento antes de hablar respetuosamente: –Tío Maestro Su, Bai Su es un discípulo de la séptima cumbre del Clan Cielo Congelado. Rara vez habla y no sé mucho sobre ella. Pero por lo que entiendo sobre Si Ma Xin, no se habría puesto en contacto con un discípulo ordinario sin razón. La niña solo tiene un potencial mediocre. Si Si Ma Xin se puso en contacto con ella, entonces debe haber algo inusual en ella, tal vez sea su estado.

Su Ming pensó por unos momentos antes de darse la vuelta y salir de la plataforma en la que estaba parado. Zi Che lo siguió rápidamente y los dos caminaron a través de la novena cumbre a la medianoche.

Además de los gemidos del viento, no había otros sonidos en este momento. Todo estaba en silencio a su alrededor. Los pasos de Su Ming no tuvieron prisa, pero parecía haber un ritmo cada vez que su pie aterrizaba. Zi Che lo siguió y cuanto más miraba, más sorprendido se volvía.

“Como pensaba, todas las personas en la novena cumbre son monstruos. La simple caminata de Su Ming es extraña. Si lo miro por un largo período de tiempo, comenzaré a sentir que me están pisoteando la mente”.

Zi Che se lamió los labios y el entusiasmo apareció en sus ojos.

Mientras los dos continuaban caminando, una mirada atenta apareció de repente en el rostro de Zi Che y giró la cabeza rápidamente hacia un lugar oscuro no muy lejos en la distancia. Justo ahora, parecía haber visto a una persona flotando por el rabillo del ojo.

–Ese es mi segundo hermano mayor.

Antes de que Zi Che pudiera hacer algún tipo de advertencia, la voz tranquila de Su Ming ya había viajado a sus oídos.

Zi Che estaba aturdido, pero antes de que pudiera entenderlo, inmediatamente entrecerró los ojos. Acaba de ver una extraña figura flotando desde ese lugar oscuro no muy lejos.

Esa figura de repente se detuvo. Quienquiera que fuera, bajó el cuerpo y miró a su alrededor antes de bajar la cabeza y agarrar algunas plantas. Entonces esa persona flotó a otro lugar.

Esa figura era como un fantasma y ​​todos aquellos que lo vieran sentirían un miedo primordial floreciendo en sus corazones.

Zi Che observó las acciones de la figura. En silencio, flotaba, haciendo que la piel se le erizara. Era de noche en este momento y todo estaba tranquilo a su alrededor. La aparición repentina de una persona tan extraña y especialmente después de conocer su identidad, hizo que Zi Che se sintiera sacudido.

Zi Che respiró hondo. Su mirada se posó en Su Ming, que todavía caminaba lentamente hacia adelante, sin girar la cabeza. Zi Che rápidamente lo alcanzó y después de un momento de vacilación, preguntó en un susurro, –Él… Er… ¿Qué está haciendo el segundo tío maestro?

–Está robando sus propias plantas–, dijo Su Ming con calma.

Muy pronto, llegó a la morada de la cueva de Hu Zi. Su Ming ya le había prometido a Chen Xiang que la ayudaría a persuadir a Hu Zi. Como había recibido los regalos de Chen Xiang, no había forma de que se olvidara de esta tarea.

–Robando sus propias plantas…

Había una mirada extraña en el rostro de Zi Che mientras caminaba hacia la cueva con desconcierto. La novena cumbre se estaba volviendo aún más difícil de entender.

Su Ming no escuchó los ronquidos de su tercer hermano mayor mientras estaba parado afuera de la cueva. Entró y vio que la cueva estaba vacía. Su tercer hermano mayor se había ido a alguna parte.

Su Ming sintió el comienzo de un dolor de cabeza en su cabeza. Ya podía imaginarlo. Cada vez que llegaba la noche y Hu Zi no tenía nada más que hacer, definitivamente salía y «exploraba» con esa misteriosa sonrisa en su rostro.

En este momento, él habría ido a otra cumbre y estaría agachado en una esquina con una sonrisa mientras miraba a otras personas.

Zi Che estaba de pie detrás de Su Ming. Cuando vio que la morada de la cueva estaba vacía, no pensó demasiado en ello, pero cuando vio el ceño de Su Ming, un pensamiento repentinamente le golpeó la cabeza y recordó los rumores sobre Hu Zi que circulaba dentro del Clan Cielo Congelado.

Cuando recordó estos rumores, un escalofrío recorrió el cuerpo de Zi Che y su expresión se volvió más extraña.

Su Ming salió de la cueva con el ceño fruncido, luego levantó la cabeza para mirar el cielo nocturno. Después de un momento de silencio, caminó hacia la distancia. No habló durante todo el camino y Zi Che también permaneció en silencio detrás de él. Los dos caminaron en silencio durante el tiempo que le toma a una varilla de incienso arder antes de que Su Ming se detuviera de repente.

Al mismo tiempo, una risita suave que le puso los pelos de punta a Zi Che provenía de un lugar no muy lejano.

Esa risita era como los chillidos de los pájaros nocturnos y en la tranquila medianoche, ese sonido era increíblemente distinto.

Esa risita escalofriante fue seguida por una voz que parecía ser movida por algo.

–Como era de esperar, soy la persona más inteligente que existe. Segundo hermano mayor, o segundo hermano mayor, no te diré quién está robando tus flores. Ah… no es bueno ser demasiado inteligente. Mírame, soy demasiado inteligente, por eso estoy solo… demasiado solo…

La mente de Zi Che estaba en blanco. Naturalmente, había reconocido que la voz era de Hu Zi, pero simplemente no podía decir cómo Hu Zi era inteligente.

En medio de su confusión, Zi Che lanzó una mirada instintiva hacia Su Ming.

Justo delante de sus ojos, vio desaparecer el ceño de Su Ming y dobló su espalda alta y recta, luego con la espalda baja, se movió suavemente hacia adelante.

La mente de Zi Che ya estaba hecha un desastre. El Su Ming justo delante de sus ojos parecía haber cambiado de lo que solía ver. Esa postura suya con la espalda doblada hizo que Zi Che tragara un par de veces, pero luego imitó las acciones y avanzó en silencio con la espalda agachada.

En poco tiempo, una gran piedra apareció ante ellos. Zi Che vio a un hombre agachado detrás de la piedra como un tigre con la cabeza extendida mientras miraba desde el borde de la piedra.

Su Ming ya estaba acostumbrado a las acciones de Hu Zi. Con la espalda arqueada, se acercó a la piedra y se agachó junto él. Su hermano mayor se dio la vuelta y echó un vistazo a Su Ming. Estaba a punto de hablar cuando vio a Su Ming levantar su dedo índice derecho y emitir un sonido de silencio con una sonrisa amarga.

Los ojos de Hu Zi brillaron y una mirada de aprobación apareció en su rostro antes de susurrar: –No está mal, hermano menor más joven. Parece que has adoptado mi buen hábito y ahora ya no estaré solo. Te llevaré y te dejaré ver todos los rincones del Clan Cielo Congelado.

Zi Che también estaba agachado a un lado. La curiosidad ardía dentro de él y no pudo evitar levantar la cabeza y mirar por el borde de la piedra. En el momento en que vio lo que había allí, parpadeó y se quedó sin palabras.

Había un río helado entre las montañas detrás de la piedra y había una zona hundida en medio del hielo. Tenía unos 100 pies de ancho y había un bloque de hielo que tenía unas pocas docenas de pies de alto.

Había una tenue luz que brillaba en el hielo y podía ver vagamente la figura de una mujer. Parecía estar… bañándose allí.

Mientras la mujer se bañaba, seguía mirando a su alrededor cuidadosamente.

Como solo se veía la espalda de la mujer, solo podían ver su largo cabello, no su rostro y dado que la vista estaba un poco confusa, de todos modos habría sido difícil para cualquiera ver su rostro.

– ¿Qué…? ¿Qué es esto…?

Una mirada desconcertada apareció en los ojos de Zi Che. Simplemente no podía entender por qué esta ilusión aparecería en el hielo de 100 pies de altura.

También instintivamente miró a su alrededor y descubrió que el área estaba en silencio. Estaba claro que no había nadie cerca para bañarse.

–Je je, este es el mayor invento de tu abuelo Hu. Entonces, ¿qué pasa si la séptima cumbre tiene una defensa ajustada? Ni siquiera tengo que ir allí y aún puedo ver lo que quiero desde aquí.

Había una mirada orgullosa en el rostro de Hu Zi y él parecía encantado consigo mismo.

Zi Che quedó atónito y la pregunta se le escapó de la lengua antes de darse cuenta.

–… Tío maestro Hu ya que puedes verlo aquí, entonces ¿por qué no sales y miras junto al hielo en lugar de agacharte aquí?

Cuando Hu Zi escuchó su pregunta, inmediatamente lo miró con condescendencia.

–Esta es la única forma en que te sentirás como si estuvieras mirando, ¿entiendes?

Zi Che se rió amargamente. Por alguna razón, la espalda borrosa de esa mujer era algo familiar, pero él simplemente no podía ponerle un dedo encima. Cuando lo miró una vez más, el reflejo de la mujer en el hielo se dio la vuelta y se reveló la vista lateral de su rostro, aunque todavía estaba borrosa.

En el momento en que su rostro apareció, la mandíbula de Zi Che se aflojó y las venas comenzaron a aparecer en su rostro.
 

¡Por razones técnicas SolcarJ necesita los ingresos de los link acortados!

¡Úsalos, todos los ingresos serán reflejados en packs cada vez que cobre!

Capitulo 245
Bonus Pack
Capitulo 247

 
 
 
 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.