Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 260

Capítulo 260 – ¡Tres días!

 

El viejo Médium Espiritual dejó escapar un grito de sorpresa y en un abrir y cerrar de ojos, esa sorpresa horrorizada en su rostro cambió a una de conmoción.

Nunca esperó que la persona de la Tribu Berserker al que fue a matar con un ejército… ¡poseyera una bestia sagrada de los chamanes!

La conmoción se produjo al presenciar a un Berserker convocando a su bestia sagrada.

Las bestias sagradas que rara vez aparecían incluso cuando los mismos chamanes los convocaban, era como un rayo que se estrella contra él. El asombro hizo rugir su cabeza y además de sorpresa, su mente estaba completamente en blanco.

Además del viejo Médium Espiritual, los hermosos Amanecer Divididos también se sorprendieron. Sus expresiones cambiaron instantáneamente y la incredulidad coloreó sus rostros. Esta expresión era increíblemente rara en estos dos hombres.

Los dos fueron enviados a este lugar hace 15 años junto con el antiguo Médium Espiritual y su objetivo era esperar a la persona que aparecería en esta área una vez cada pocos años y provocara el genocidio.

Todo iba bien cuando se encontraron con Tian Xie Zi este día, pero en el momento crítico esa frase de Tian Xie Zi cambió todo de una manera como si el mundo se hubiera vuelto del revés.

–La bestia sagrada, Roc dorado… No es de extrañar que nunca hayamos logrado obtener su reconocimiento y nunca pudiéramos convocarlo a pesar de que hemos enviado a los miembros de nuestra tribu a su lugar de descanso varias veces en el pasado. Entonces el Roc dorado… ¡ya tiene dueño!

–Pero cómo… ¡¿Cómo es esto posible?! Él es de la tribu Berserker y no practica los caminos de los chamanes. ¿Cómo consiguió la aprobación del Roc dorado?

En el momento en que los Amanecer Divididos contuvieron el aliento, el Roc dorado llegó desde donde estaba en la distancia. Junto con su llegada trajo una gran ráfaga de viento que hizo que la gente sintiera como si una innumerable cantidad de montañas invisibles se estrellara contra ellas.

Los chamanes restantes, que habían rodeado a Su Ming y Tian Xie Zi, perdieron toda voluntad de luchar cuando apareció el Roc dorado. El terror apareció en medio de su confusión y no se atrevieron a atacar.

– ¡El Roc dorado!

–Oh cielos… ¡Es el Roc dorado!

Los alborotos estallaron ante la aparición de la bestia sagrada. Los chamanes tenían un nivel de respeto similar al de enfrentarse al poder del cielo ante sus sagradas bestias. Esta criatura era como los tótems dentro de la Tribu Chamán. No había forma de que pudieran luchar contra eso.

En ese momento, cuando el Roc dorado barrió la tierra y trajo consigo una gran ráfaga de viento, estas personas eran como hojas flotantes en el cielo y fueron arrojadas hacia atrás. A medida que los ruidos retumbaban en el aire, la pared de personas se derrumbó al instante.

Su Ming contuvo el aliento cuando vio el Roc dorado acercándose. Su cuerpo gigantesco que excedía los 10 mil pies formó una presión intimidante que hizo que el cielo de la mañana se oscureciera en un instante. Estaba cubierto por el cuerpo del Roc dorado como si acabara de cubrir el sol.

Comparado con eso, las personas a su alrededor que fueron arrastradas por la enorme ráfaga de viento y el propio Su Ming eran tan pequeños que prácticamente podían ser ignorados. El Roc dorado se abrió paso en todas sus miras de una manera increíblemente arrogante.

En el momento en que se cerró, el Roc dorado extraordinariamente poderoso brilló con una luz dorada que lo hizo parecer un águila dorada. Hizo que la gente no pudiera mirarlo, especialmente a los ojos.

Había una mirada distante dentro de sus ojos y mientras barría su mirada a través de la tierra, sonidos crujientes aparecerían en el aire como si el aire mismo no pudiera soportar esa presión.

La inteligencia que mostraba le había hecho creer a Su Ming sin lugar a dudas que había superado con creces el intelecto de todas las bestias feroces que había visto. Incluso la serpiente vara no podría compararse con ella en esto.

Sin embargo, la serpiente vara todavía era un bebé, por lo que era natural que le costara competir contra el Roc dorado, que era una bestia sagrada que era famosa dentro de las Tribus Chamán.

Cuando los ojos del Roc dorado se posaron en Su Ming cuando su mirada recorrió la tierra, se detuvo por un momento para mirarlo y en el momento en que lo hizo, la luz dorada dentro de sus ojos se hizo más fuerte al instante. Esto hizo que Su Ming se estremeciera, como si todo sobre él acabara de ser visto.

Cualquier otro Berserker ordinario habría perdido toda capacidad de pensar, pero Su Ming no solo practicó en los Caminos de los Berserkers. También entrenó en las Habilidades del refinamiento del aura y lo convirtió en su conciencia divina. La fuerza de su conciencia divina tal vez no sea nada para aquellos en los otros reinos, pero entre sus pares en la Tribu Berserker, él era insuperable.

En ese momento, mientras la conciencia divina en su mente aún no podía soportar la mirada del Roc dorado, Su Ming al menos aún podía decir la razón detrás del interés del Roc dorado en él.

¡Su Ming tuvo la sensación de que el Roc dorado no lo estaba mirando a él, sino a la Campana de la Montaña Han que residía dentro de su cuerpo!

Hablando con mayor precisión, había algo dentro de la Campana de la Montaña Han que Roc dorado sintió, ¡y quería mirar más de cerca!

Casi en el mismo instante que el Roc dorado dirigió su mirada hacia Su Ming, el híbrido de serpiente insecto en forma de vara que se estaba recuperando lentamente en la Campana de la Montaña Han dentro de Su Ming de repente se acurrucó desde su posición de sueño relajada. Levantó la cabeza al instante y sus ojos apagados recuperaron inmediatamente su cruel mirada.

El resplandor parecía los últimos rayos de sol antes de que el cielo se oscureciera. Parecía fuerte, pero en realidad estaba bastante disperso y oculto dentro de las profundidades del resplandor estaba el orgullo de la serpiente vara.

Era como si ese orgullo existiera dentro de la sangre y el alma de la serpiente vara. Ese orgullo se transmitió de generación en generación y existió incluso ahora; nunca había desaparecido.

¡Ese orgullo que estaba oculto dentro de su crueldad hizo que pareciera que si le quitaban la diferencia entre su poder, entonces la serpiente vara y Roc dorado ni siquiera pertenecían a la misma categoría de criaturas, porque dentro del orgullo de la serpiente vara había un aire de dominación y supremacía!

Su Ming notó esa aura. Fue sacudido por esto y la luz en los ojos del Roc dorado flaqueó por un breve momento y Su Ming sintió como si viera vacilación dentro de él, e incluso vio el indicio de miedo debajo de esa vacilación.

En ese momento, Su Ming tuvo la repentina sensación de que la serpiente vara era como un cachorro de tigre. Aunque era pequeño y estaba herido, incluso si el cachorro de tigre se topaba con lobos solitarios, todavía levantaba la cabeza y mostraba su aura única.

Ese sentimiento solo apareció por un instante. Cuando el Roc dorado desvió la mirada, ese sentimiento también desapareció sin dejar rastro. Nadie a su alrededor lo notó, ni siquiera Tian Xie Zi.

Después de todo, la mirada del Roc dorado solo se quedó en Su Ming por un momento. A los ojos de Su Ming, había sucedido lentamente, pero en realidad, solo duró un momento.

Cuando la mirada del Roc dorado se extendió por toda la tierra, una gran ráfaga de viento barrió. El Roc dorado levantó la cabeza y con la boca abierta, dejó escapar un grito hacia el cielo.

Si bien el chillido podría no haber sido ensordecedor, aún alcanzó su pico en un instante y se convirtió en una onda de sonido indescriptible que viajó en todas las direcciones.

Cuando los chamanes que fueron arrastrados por el viento oyeron el grito, soltaron gritos agudos de dolor y sangre brotó de sus ojos, boca, nariz, y oídos; explotaron y su carne y sangre se dispersaron en el aire.

Las feroces bestias bajo sus pies se habían congelado desde hacía mucho tiempo, desde que llegó el Roc dorado. Estaban temblando en el aire y no se atrevieron a moverse.

La onda de sonido contenía un poder que hacía que los sonidos retumbantes resonaran en la cabeza de Su Ming y su mente instantáneamente se puso en blanco. Cuando recuperó sus sentidos, vio la cabeza del viejo Médium Espiritual explotar mientras gritaba de dolor. Todo su cuerpo estaba teñido de sangre negra cuando cayó a un lado.

Además de las devastadoras muertes de los chamanes a su alrededor, Su Ming también vio a los dos hermosos Amaneceres divididos sangrando de sus ojos, narices, oídos y bocas. Parecían patéticos mientras huían con los rostros manchados de terror interminable.

Sin embargo, mientras corrían, uno de ellos no pudo soportar la voz del Roc dorado y tosió sangre, temblando. Mientras corría, su cuerpo comenzó a romperse pulgada a pulgada y antes de que pudiera alcanzar los 100 pies, se derrumbó en una masa de sangre y carne, luego desapareció. Solo quedaba su brazo derecho, que todavía sostenía la mano de su amante.

El hombre restante miró el brazo en su mano y dejó escapar un grito de desesperación, pero no se volvió. En su lugar, se lanzó hacia adelante en una carrera loca y una gran cantidad de niebla de sangre salió de su cuerpo y lo rodeó. Cuando la niebla de sangre se extendió, su hermoso rostro comenzó a decaer y, en un instante, su belleza se convirtió en una horrible fealdad. Sin embargo, todavía logró escapar y desaparecer de la vista de Su Ming.

Al mismo tiempo, el cuerpo de la persona que se formó a partir de los fantasmas que tenían enterrado a Tian Xie Zi se desmoronó y explotó bajo la voz del Roc dorado. Se convirtió en los rostros llenos de odio una vez más antes de desaparecer en el aire.

Tian Xie Zi abrió los ojos.

Tomó un respiro del hedor sangriento a su alrededor y preguntó con calma. –Mi cuarto discípulo, ¿has matado antes?

Esta fue la primera vez que Su Ming vio una masacre a gran escala, la primera vez que vio actuar a Tian Xie Zi y la primera vez que vio el poder del Roc dorado.

Su Ming permaneció en silencio por un momento antes de asentir con la cabeza. –Yo lo he hecho…

–Persíguelo. Esperare por ti aquí.

Tian Xie Zi lo miró y caminó hacia la espalda del Roc dorado con calma. El Roc dorado cerró los ojos y permitió que Tian Xie Zi se subiera a su espalda para sentarse con las piernas cruzadas.

–El poder de esos dos Amanecer Divididos es equivalente a los Berserkers en el Reino Alma Berserker. Uno de ellos ha muerto ahora y solo queda uno. También está herido, por lo que su poder ahora solo está alrededor del Reino sacrificio óseo.

–Los amaneceres divididos son raros entre los chamanes. Encontrar un par como este no es fácil, pero debería ser muy rápido, también te quedaste demasiado tiempo. Si quieres perseguirlo, tendrás que entrar en las partes profundas de la Tribu Chamán.

– ¿Te atreves a hacerlo, mi cuarto discípulo?– Tian Xie Zi preguntó lánguidamente.

Su Ming bajó la cabeza y una luz brilló en sus ojos. No habló, simplemente se dio la vuelta y cargó hacia la dirección de la única persona que escapó en un largo arco.

–Te esperaré por tres días. Si no regresas tres días después, entonces no podrás volver.

La voz de Tian Xie Zi flotó en el aire y se extendió, cayendo en los oídos de Su Ming. Sin embargo, no vaciló ni por un momento. En un abrir y cerrar de ojos, desapareció en la distancia.

Tian Xie Zi cerró los ojos lentamente y se sentó en el Roc dorado para esperar.

Un aire sombrío cubría toda la tierra de los chamanes. Los gemidos del viento sonaron como tristes gritos humanos. A medida que el sonido viajaba por la tierra y el viento soplaba por el cielo, provocó una falta de familiaridad y una sensación deprimente que presionó fuertemente contra el pecho.

Su Ming cargó por el cielo perteneciente a la Tribu Chamán, sin embargo, después de volar durante una hora, frunció el ceño y bajó la cabeza para mirar la tierra debajo de él. La tierra estaba cubierta por un mar infinito de bosque.

Un destello apareció en sus ojos y Su Ming voló hacia el suelo. Después de un momento, pisó el suelo fangoso en el bosque y cerró los ojos para extender su consciencia divina. Después de un momento, abrió los ojos y desapareció del lugar. Su cuerpo flotaba como el humo y después de un momento, apareció junto a un viejo árbol. Su Ming se agachó y tocó el suelo húmedo. Había una gota de sangre allí.

–Tiene miedo de ser perseguido, por eso no voló en el aire. En cambio, eligió usar el bosque como su refugio y esconderse en tierras familiares para poder ganar tiempo para recuperarse… –. Su Ming murmuró y una sonrisa apareció en sus labios.

¡Los bosques eran su hogar!

 

¡Por razones técnicas SolcarJ necesita los ingresos de los link acortados!

¡Úsalos, todos los ingresos serán reflejados en packs cada vez que cobre!

Capitulo 259
Bonus Pack
Capitulo 261

 
 
 
 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.