Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 276

Este primer capitulo se lo asigno al Pequeño Xu… estuvo todo el día pidiéndolo por el grupo Tribu de WhatsApp… aquí esta…

 

 

 

Capítulo 276 – Gano el primer día

 

–Es la Runa de Protección de la Montaña. Cuarto, ¿sabías que cambiar la Runa es muy molesto? ¡En serio es muy molesto! ¿Quién cambiaría esa cosa tan fácilmente? Pero esa maldita séptima cumbre, ellos… ¡son solo matones! –. Hu Zi se aferró a Su Ming con una cara llena de ira.

Su Ming se libró de las garras de Hu Zi, luego miró al hombre lívido y se quedó sin palabras.

– ¡Esta vez fueron demasiado lejos! ¡No lo toleraré! –. Gritó Hu Zi, levantando sus manos junto con su voz.

–Cuarto, ¿qué pasa con esa expresión tuya?

Fue una hazaña que Hu Zi aún pudiera ver la extraña expresión en el rostro de Su Ming cuando estaba tan enojado y preguntaba con curiosidad.

–Uh… No… No es nada.

Su Ming dejó escapar una tos falsa. Tenía la sensación de que ahora no era un buen momento para hablar sobre las cosas que quería con Hu Zi. Justo cuando estaba a punto de encontrar la oportunidad de irse lo más rápido posible, el furioso rugido de Hu Zi resonó a través de la cueva una vez más.

– ¡Me están humillando! Este es un desafío descarado en mi cara, ¿no es cierto, hermano menor más joven? ¿No es horrible que hayan hecho algo así? ¿No es despiadado? ¿No es sin honor? ¡¿No es completamente descarado?!

Hu Zi comenzó a pasearse en su cueva y su cabello desordenado lo hacía parecer un loco mientras continuaba gritando.

– ¡Son horribles! ¡Es un completo desperdicio para mí haber ido a cuidar su Runa en el pasado! ¡Son despiadados! ¡Reparé su Runa anterior varias veces en el pasado ya sabes! Están seriamente sin honor, ¿cómo podrían no decirme que cambiaron su Runa?

–Tercer hermano mayor… todavía tengo algunas cosas que hacer, solo… voy a irme ahora…–. Su Ming rápidamente dio unos pasos hacia atrás en un intento de abandonar el lugar.

–Hermano menor más joven, no te vayas…– Hu Zi corrió hacia adelante y bloqueó el camino de Su Ming. Estaba ardiendo de ira, pero debajo de esa ira había emoción.

–Hermano menor, tienes que ser mi juez. Digamos, no he estado aquí por mucho tiempo, pero ¿lo sabías? ¡Esa séptima cumbre ya ha cambiado su Runa de Protección de Montaña seis veces!

– ¡Seis veces, esta es la séptima vez! ¿No son solo matones? Cada vez que lo cambian, el nuevo es mucho más complejo que el anterior. ¡Tengo que reflexionar sobre ello mucho antes de encontrar la manera de superarlo!

–Especialmente esta vez, simplemente se fueron por la borda ¡Se fueron por la borda! ¡Utilicé un total de diez días para calcular y encontrar las ecuaciones para ello! ¡Han pasado diez días desde que salí a mirar a alguien más! ¡Diez días!

Su Ming dejó escapar una sonrisa irónica. Estaba a punto de hablar cuando una expresión emocionada debajo de la ira de Hu Zi reemplazó la mirada de furia.

– ¡Pero!– Hu Zi agitó su brazo y sus ojos inyectados en sangre se llenaron de luz brillante. –Todavía lo rompí. ¿Qué es una Runa de Protección de Montaña delante de mí? ¡Soy la persona más inteligente! ¡Hermano menor, mira! –. Hu Zi arrastró a Su Ming al suelo tallado y señaló las deslumbrantes imágenes que lo cubrían.

–Resolver una Runa es fácil. Lo difícil es cómo se supone que debo hacer que la Runa se abra para mí sin que se note. ¡Mira, esta línea soy yo!

Hu Zi se emocionó cada vez más mientras continuaba hablando. Tomó su cuchillo y dibujó una línea en zigzag en el suelo. Esa línea se retorcía a menudo a medida que avanzaba hacia las partes más profundas, sin tocar nunca ninguna de las otras imágenes talladas. Era como si se hubiera abierto un camino de la nada.

– ¡Esta noche, voy a dejar que la séptima cumbre sepa que su abuelo Hu… ha regresado!– Hu Zi se palmeó el pecho y se echó a reír a carcajadas.

Un destello apareció en los ojos de Su Ming y él se agachó para inspeccionar las imágenes en el suelo. Después de un largo rato, levantó la cabeza con una sonrisa en su rostro para mirar al complacido Hu Zi.

–Tercer hermano mayor, de hecho eres el más inteligente.

Una vez que Hu Zi lo escuchó, se sintió aún más complacido consigo mismo y golpeó con fuerza los hombros de Su Ming.

–Eres mi amigo íntimo, el hermano menor más joven, de eso no hay duda. Esta noche, te traeré para ampliar tu visión del mundo. Conozco algunos buenos lugares en la séptima cumbre. Nunca le dije a nadie acerca de ellos antes ya sabes. Incluso apreté los dientes y no le dije al Maestro cuando vino a mí con túnicas floreadas.

–He decidido. ¿Qué tal si te traigo a ver a Tian Lan Meng? –. Hu Zi estaba hablando emocionado cuando vio de nuevo los ojos de Su Ming en las imágenes en el suelo. Parpadeó y se calló.

–Tercer hermano mayor, ¿aparecerían los mismos efectos si tallara estas Runas en la armadura…?–, Preguntó Su Ming en un murmullo, con una luz brillante destellando en sus ojos mientras miraba las Runas en el suelo.

Él había venido a Hu Zi para comenzar con esto. Ese pensamiento originalmente había sido indistinto, originándose cuando vio a Hu Zi crear el hielo que podría mostrar reflejos de la séptima cumbre. Una vez había murmurado algo que Zi Che no podía oír: planeaba hacer su próxima creación más sólida.

Esto le dio a Su Ming una inspiración y un pensamiento increíblemente audaz se formó en su corazón. Este pensamiento podría ser ridículo, pero Su Ming no podía renunciar a la tentación del éxito.

Por eso había pensado venir a hablar con Hu Zi. Ahora, cuando vio las imágenes en el suelo, ese pensamiento se hizo más claro en su mente.

– ¿Tallarlo en una armadura?– Hu Zi quedó atónito y se rascó la cabeza. Lo reflexionó durante un buen rato antes de sacudir la cabeza. –No se puede hacer. No hay ningún material para ello. Además… –. Hu Zi frunció el ceño y dejó su frase a medio camino mientras se hundía en un pensamiento profundo.

–Tercer hermano mayor–. Su Ming se levantó y desvió la mirada de las imágenes en el suelo hacia Hu Zi. –Necesito algunas imágenes de Runas de Protección de Montaña como estas, desde las simples hasta las complejas. Tendré que molestarte por eso.

Hu Zi todavía fruncía el ceño. Cuando lo escuchó, asintió y se palmeó el pecho, diciendo: –Claro. Lo haré en unos días. Pero hermano menor más joven, puede ser un poco difícil para ti hacer esto. No hay ningún material para hacerlo. Además, las Runas de Protección de Montaña cambian todo el tiempo, no son objetos inmóviles… Incluso si logras tallarlos ya no cambiarán más.

Su Ming sonrió suavemente antes de envolver su puño en su palma hacia Hu Zi y salir de su cueva, dejando a su tercer hermano mayor en un estado de confusión.

Hu Zi pensó un poco más dentro de su cueva y aún descubrió que lo que Su Ming le pidió era increíblemente difícil de lograr, pero como era la solicitud de su hermano menor más joven, definitivamente derramaría su corazón y alma para terminarlo.

Sin embargo, cuando su mirada cayó sobre las imágenes en el suelo, sus ojos inmediatamente comenzaron a brillar. Ya no pensaba en cómo Su Ming iba a tallar las Runas en su armadura, sino que se frotó las manos con entusiasmo.

– ¡Dejaré que la séptima cumbre sepa que he regresado esta noche! ¡Esta vez fueron demasiado lejos! ¡Son simplemente despiadados!

Hu Zi recogió su calabaza de vino y tomó un gran trago, luego comenzó a imaginar lo que estaría haciendo esa noche antes de comenzar a reírse tontamente.

Su Ming salió de la cueva de Hu Zi y continuó trabajando en la idea que hizo que su corazón latiera de emoción. Cuanto más lo pensaba, más pensaba que era plausible.

“Podría necesitar usar un control fino extremadamente preciso para hacer esto…”

Un destello apareció en los ojos de Su Ming y de repente dejó de caminar. Sus ojos estaban clavados en Bai Su de pie en el sendero de la montaña en la distancia con una mirada de satisfacción en su rostro.

– ¡Su Ming, terminé mi dibujo!

Bai Su había estado esperando allí por mucho tiempo. Cuando finalmente vio a Su Ming, inmediatamente señaló la roca de hielo a su lado y habló con voz melodiosa.

Su Ming volvió la mirada y vio la imagen de él en la roca de hielo que había sido alterada. Estaba manchado hasta el punto de que era un desastre horrible. Había una concha gigante en su espalda. Bai Su también había copiado esa imagen en la roca de hielo al lado. Había dibujado una tortuga con el cuello estirado.

Esa tortuga parecía real, especialmente sus ojos. Incluso se parecían un poco a los propios ojos de Su Ming.

La expresión de Su Ming permaneció pasiva y se acercó para mirar más de cerca antes de asentir.

–No está mal. Continúa–. Una vez que terminó de hablar, pasó tranquilamente junto a Bai Su y se fue.

Bai Su quedó momentáneamente aturdida. La calma de Su Ming la hizo enojarse una vez más y corrió hacia él una vez más.

– ¡Hey, te dibujé!

–Lo sé–. Su Ming ni siquiera bajó la velocidad. Simplemente continuó caminando hacia adelante, subiendo las escaleras.

– ¡¿No crees que es igual?!– Bai Su continuó molestándolo.

–No–, respondió Su Ming rotundamente.

–Si no es igual, ¿por qué dijiste que no era malo? Creo que es muy como tú–. Bai Su trotó hacia Su Ming y luchó por seguirle el ritmo.

–Por eso te dije que siguieras dibujando.

Su Ming regresó a la plataforma fuera de su cueva. Justo cuando estaba a punto de regresar a su cueva, la voz lívida de Bai Su vino detrás de él.

–Su Ming, ¿cuál es el significado de esto? Ya me vestí según tu pedido y aceptaste enseñarme a dibujar, pero el día ha pasado y no me enseñaste nada–. Bai Su se paró en la plataforma y miró a Su Ming.

Su Ming se dio la vuelta y miró a Bai Su. –No actúas como ella.

– ¿Cómo es eso?– Bai Su preguntó de inmediato.

–Tu expresión. Ella no es tan ruidosa como tú–, dijo fríamente Su Ming.

Bai Su lo miró fijamente, luego cerró los ojos después de un momento. Cuando los abrió de nuevo, dio la espalda a Su Ming. Miró el cielo a lo lejos y levantó su mano para atar su cabello una vez más antes de rasgar su cuello y arrastrar el pelaje hacia allí para que pareciera que tenía una bola de pelaje suave alrededor de su cuello.

Una vez que terminó, bajó la cabeza y arrancó una gran parte de su vestido largo. Cuando el vestido se rompió en pedazos y volaron al viento, se revelaron los pantalones largos ajustados debajo de él, junto con las botas de piel en sus pies.

Después de eso, se dio la vuelta y frunció los labios mientras miraba a Su Ming. El asco en sus ojos ya no estaba allí, reemplazado por una mirada gentil. Las dos trenzas delante de sus hombros se movieron cuando ella se dio la vuelta y esto condujo a algunas hendiduras que flotaban ante sus ojos.

Un sentimiento salvaje e indómito se filtró de las expresiones de Bai Su, su ropa y su apariencia. Cuando el viento derribó la nieve, parte de ella cayó sobre su cabello.

Sin embargo, no podía ocultar la gentileza que yacía debajo de su mirada salvaje. Sus ojos aturdieron a Su Ming una vez más.

La tormenta de nieve se hizo más grande y cuando sopló entre ella y Su Ming, todo aparentemente se volvió silencioso. Solo quedaba nieve cayendo del cielo y solo ellos se miraban a los ojos.

–Su Ming, has vuelto… ¿te acuerdas de mí…?– Su voz suave hizo eco en los alrededores, como si se hubiera fusionado con la nieve; Silenció a Su Ming.

Una sonrisa apareció en la cara de Bai Su. Esa sonrisa era muy pura, hermosa, feliz. Cuando miró a Su Ming, su risa sonó como campanas de plata. Dio un paso atrás y todo su cuerpo abandonó la plataforma. Sin el poder del Despertar y nada para sostener sus pies, cayó rápidamente por los cañones de la novena cumbre.

–Su Ming, has vuelto… pero yo… me fui…

Bai Su continuó cayendo y una mirada salvaje apareció en sus ojos. Ella no quería tomar la derrota acostada, ¡quería correr el riesgo! Mientras caía, mantenía sus ojos fijos en la plataforma de la novena cumbre que estaba creciendo más lejos hasta que cayó sobre algo suave y el viento la levantó, permitiendo que la velocidad de su cuerpo cayendo disminuya gradualmente. Una expresión de satisfacción apareció en el rostro de Bai Su una vez más.

– ¡Gané el primer día!

Su Ming se dio la vuelta en silencio y caminó hacia su cueva. Sin embargo, en el momento en que se volvió, murmuró suavemente: –Ella también es similar a ti cuando no era razonable…

 

¡Por razones técnicas SolcarJ necesita los ingresos de los link acortados!

¡Úsalos, todos los ingresos serán reflejados en packs cada vez que cobre!

Capitulo 275
Bonus Pack
Capitulo 277

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.