Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 287

Capítulo 287 – ¡La Novena Cumbre rompió en Frontera Norte!

 

Hu Zi era como un tigre saltando por una montaña. Una vez que sus pies aterrizaron en el suelo, la nieve voló en el aire, haciendo que el área se viera nublada, pero desde esa vista confusa, cargó bruscamente con el hacha gigante ahora en su mano derecha. Su Ming nunca había visto esa hacha antes. La hoja estaba oxidada en varios lugares, pero el mango del hacha estaba hecho con un hueso de bestia.

Cuando Hu Zi salió, ¡un leve aullido de tigre que sacudió los cielos atravesó la puerta de la Tribu Frontera Norte!

El segundo hermano mayor se sostuvo de una manera imponente que lo hizo parecer un maremoto. Ese paso que dio había hecho que la tierra temblara y cuando la nieve se disparó en el aire, apareció verde debajo de su pie. La hierba había cubierto completamente el área de allí de una manera extraña.

–Eres demasiado grosero. Fui cortés contigo y, sin embargo, ¿me trataste así? ¡Fuiste demasiado lejos esta vez!

La cara del segundo hermano mayor estaba enrojecida por la ira y su sonrisa ya no estaba presente. Avanzando, levantó su mano derecha y la agitó hacia las personas que vinieron para evitar que entraran.

Cuando agitó su brazo, el verde apareció en la blanca nieve y cayó sobre el cabello y los hombros de las tres personas que cargaban hacia el segundo hermano mayor. La nieve se extendió por los cuerpos de estos feroces miembros de la Tribu Frontera Norte.

Casi en el mismo momento, la hierba verde salió de debajo de los pies de estos tres miembros de la Tribu Frontera Norte que se habían apresurado, cubriendo sus cuerpos a una velocidad monstruosa. Cuando los tres llegaron ante el segundo hermano mayor, sus cuerpos enteros ya habían sido cubiertos por la hierba verde y sus rostros estaban tan pálidos como la muerte misma. Lucharon pero no pudieron moverse.

–Segundo hermano mayor, no es que sean groseros, es porque llevamos capuchas. No importa cuán educado seas con ellos, cualquiera que nos vea venir sabrá lo que queremos hacer, entonces, ¿por qué se molestarían en ser cortés contigo? –. Hu Zi balanceaba su hacha no muy lejos, pero él todavía no se olvidó de volver la cabeza para gritarle a su segundo hermano mayor.

El segundo hermano mayor quedó atónito por un momento y tocó instintivamente la capucha que le cubría el rostro antes de sacudir la cabeza y suspirar profundamente.

–No pude enmarcar a Gong Sun Hu. Ese cabrón debería considerarse afortunado.

Su Ming tenía una expresión tranquila en su rostro y solo se reveló el aura asesina en su ojo derecho. Avanzó, pero sin la manera impactante e imponente de su segundo hermano mayor o la presión dominante de Hu Zi. Sin embargo, mientras se movía, sostenía una espada verde en su mano y un rayo chispeó en la hoja de la espada.

Justo ante él, había tres personas irrumpiendo. Su Ming los dejó. En el momento en que estaba a punto de cruzarse con ellos, de repente aumentó su velocidad y se alejó de ellos tan rápido que parecía haber superpuesto su cuerpo por un instante cuando pasó junto a ellos. Inmediatamente, brotó sangre de los cuellos de las tres personas y sus cabezas cayeron al suelo.

Su Ming sostuvo con calma la espada en su mano y avanzó.

Los tres hermanos estaban dentro de la puerta de la Tribu Frontera Norte, justo debajo de las dos estatuas fantasmas gigantes y maliciosas. Detrás de ellos estaba la vasta llanura de nieve donde el viento helado gemía en el aire.

Ante ellos estaba la gran Tribu Frontera Norte cuyo final no se podía ver. Los sonidos de los tambores de guerra golpeados reverberaron en el aire y viajaron desde las profundidades de la Tribu Frontera Norte. Los tambores de guerra eran profundos y exudaban una presencia opresiva. Se extendió por el aire, diciéndole a toda la tribu que fueron atacados por enemigos fuertes.

La gente cargó desde dentro de la tribu y se precipitó hacia donde estaban los tres hermanos. También había un buen número de miembros normales de la Tribu Frontera Norte alrededor de Su Ming y los otros dos.

Se veían diferentes de las personas normales que Su Ming había visto antes. No se podía ver mucho miedo en sus caras. De hecho, muy pocos de ellos se fueron en pánico. A lo sumo, se retiraron un poco, dejando suficiente espacio entre ellos y los atacantes, antes de detenerse y observar a los tres fríamente.

Había muchas personas que habían salido de la tribu. Con solo una mirada, Su Ming contó al menos unas pocas docenas de ellos. Cuando se acercaron, se dividieron en tres partes y se precipitaron hacia Su Ming, Hu Zi y su segundo hermano mayor.

Hu Zi sonrió, tomó un gran trago de alcohol y luego dio un paso inestable hacia adelante. Colocó el hacha a su lado, extendió los brazos y gritó hacia el cielo.

–Entra… Sueña…

Su grito sacudió el cielo y la tierra y los miembros de la Tribu Frontera Norte que se habían dividido en tres partes quedaron atónitos, pero solo se sorprendieron por un momento. Los ronquidos resonaron en el aire y Hu Zi cayó a un lado al igual que cuando Su Ming luchó contra Si Ma Xin, profundamente dormido.

Una mirada extraña apareció en la cara de Su Ming. El segundo hermano mayor suspiró y se movió hacia donde Hu Zi, debía patearlo.

Con esa única patada, Hu Zi inmediatamente abrió los ojos y levantó el hacha a su lado con vergüenza en su rostro.

–Tercero, no siempre… entres en tus sueños…

El segundo hermano mayor sacudió la cabeza y caminó hacia las docenas de personas de Frontera Norte. Levantó los brazos e inmediatamente, el verde apareció en sus manos. Los golpeó en el suelo.

La nieve en el suelo se derritió rápidamente y la hierba verde se levantó antes de que comenzara a crecer de una manera extraña, convirtiendo toda el área en una llanura de hierba. En el momento en que los miembros de la Tribu Frontera Norte llegaron al segundo hermano mayor, la hierba en el suelo se desprendió de sus raíces y cargó hacia esas personas como flechas.

Hu Zi estaba enojado por lo que acababa de pasar y levantó su hacha para atacar a la docena de personas que atacaban hacia él. Esta fue la primera vez que Su Ming fue testigo del valor de Hu Zi. No le importaba el dolor o lesionarse en absoluto. Con una fuerza aterradora, se precipitó hacia la multitud como un tigre feroz y comenzó a matar a esas personas.

Había una cosa que llamó la atención de Su Ming. Cada vez que atacaban a Hu Zi, una luz parpadeaba y parecía estar completamente ileso. Era como si hubiera una capa de armadura invisible a su alrededor, causando que los golpes que cayeron sobre él fueran indoloros.

Hu Zi echó la espalda y se echó a reír. Mientras continuaba con su matanza, sus ojos se llenaron de rojo. Finalmente, extendió los brazos e hizo el gesto como si estuviera a punto de entrar en su sueño nuevamente, pero en ese momento, el segundo hermano mayor dejó escapar una tos falsa. Solo entonces Hu Zi se detuvo.

Su Ming se movió a su lado. Todos los miembros de la Tribu Frontera Norte tenían diferentes niveles de cultivo, pero en el instante en que se acercaron, un rayo salió disparado alrededor de Su Ming y se extendió rápidamente en todas las direcciones. El rayo apareció demasiado repentinamente y todas las personas que estaban envueltas en él se congelaron momentáneamente.

En el segundo que lo hicieron, Su Ming cargó. La luz verde barrió a sus enemigos y una docena de cabezas volaron en el aire en medio de la sangre.

Después de que Su Ming mató a estas docenas de personas, levantó la cabeza y gritó hacia las partes más profundas de la Tribu Frontera Norte, – ¡Zhuo Ge, sal!

Antes de que los ecos de su grito se desvanecieran, se escucharon crujidos alrededor de Hu Zi y un fuerte retumbar en el cielo. Una cosa invisible, como un espejo, se hizo añicos alrededor del cuerpo de Hu Zi. Los numerosos fragmentos invisibles salieron disparados en todas las direcciones a su alrededor, haciendo que las personas que lo habían rodeado retrocedieran gritando mientras sus cuerpos estaban llenos de agujeros.

– ¡Hey, llénense de agujeros, este es el último invento de tu abuelo Hu, la armadura invencible!– Hu Zi gritó con orgullo hacia el cielo. – ¡Zhuo Ge, sal!

También fue en ese momento que el segundo hermano mayor barrió la nieve de su ropa. Ante él había una docena de cadáveres que habían sido perforados por la hierba. Levantó la cabeza y miró hacia la parte más profunda de la Tribu Frontera Norte con una leve sonrisa. Él también gritó esas palabras.

– ¡Zhuo Ge, sal!

Sus voces se fusionaron y se convirtieron en una poderosa onda de sonido que retumbó en toda el área.

Los miembros normales de la Tribu Frontera Norte ya no podían permanecer imperturbables. Sus expresiones cambiaron drásticamente.

– ¡Sacrificio Óseo! ¡Esa persona usó hierba para matar es un poderoso Berserker en el Reino Sacrificio Óseo!

– ¿Qué está pasando con ese hombre con el hacha? ¿Cómo podría resistir tantos golpes? Puede parecer que explotó al final, ¡pero los que resultaron heridos fueron los miembros de nuestra tribu!

–También está el que tiene la luz verde parpadeando y los rayos nadando alrededor de su cuerpo. Puede que su poder no sea grande, pero es increíblemente rápido. Sin embargo, por lo que parece, ¡debería ser el más débil entre los tres!

A unos 100 mil pies de distancia de Su Ming se encontraba la parte media de la Tribu Frontera Norte. Había una gran cantidad de edificios de hielo por allí. Los débiles sonidos de lucha desde la puerta de la tribu se habían vuelto mucho más suaves cuando llegaron a esa sección en particular.

Había numerosos miembros de la Tribu Frontera Norte allí y sus expresiones eran distantes, como si no estuvieran preocupados por la batalla en el frente de la tribu.

Había una casa que era claramente mucho más alta que las otras casas de hielo en la sección central de la Tribu Frontera Norte y afuera de esa casa había una hoguera. Tres hombres se sentaron a su lado.

Eran tres hombres de mediana edad y todos tenían el pelo que les llegaba a la cintura. Su cabello estaba trenzado para que no se viera desordenado. Se sentaron junto al fuego con expresiones tranquilas mientras sus seguidores a su lado asaban una pequeña bestia. A veces, limpiaban algunas especias en la comida.

–Apuesto a que no podrán venir aquí–, dijo uno de los tres hombres con calma.

–Eso no servirá. Por supuesto que no podrán venir aquí. Hablamos sobre el tiempo de juego, ¿verdad? Apuesto a que dentro de una hora, sus cabezas estarán colgadas en la puerta–, dijo otra persona, sonriendo.

–Bien entonces. Apostaré dos horas. Esa persona que es buena usando plantas no parece tan mala. Debería poder vivir un poco más.

–Si ese es el caso, apostaré por el tiempo para una varita de incienso. No lo olviden, mientras que la sección delantera está ocupada por aquellos que solo están afiliados a nosotros y no tienen ningún guerrero de la tribu Predicación Fantasma… el que llevó al equipo a patrullar hoy es You Lin.

–Su poder está alrededor del mismo nivel que el mío. Incluso escuché que ya tiene un hilo negro en su Flecha de Aura Fantasma y está a punto de pasar por la segunda transformación también.

Los tres hablaron como si no les molestara lo que sucedía frente a su tribu. En cambio, decidieron convertirlo en su entretenimiento y comenzaron a apostar uno contra el otro.

Sin embargo, mientras los tres hablaban, una voz oscura salió de la casa detrás de ellos que era claramente diferente de las otras casas de hielo en la sección central de la Tribu Frontera Norte.

–Apuesto a que pueden venir aquí y beberé su sangre y les arrancaré el cabello para dárselo a ese inútil hermano mío, Zhuo Ge.

Cuando esa voz habló, la hoguera en medio de las tres personas se atenuó un poco, como si ya no se atreviera a arder demasiado. Los tres hombres se pusieron inmediatamente de pie y se inclinaron hacia la casa de hielo con expresiones devotas manchadas de celo.

Si las cosas estaban tranquilas en la sección central de la Tribu Frontera Norte, entonces era mucho más para aquellos que vivían en la sección posterior en las llanuras nevadas. Los miembros de la tribu que podían quedarse allí tenían un estatus mucho más alto. Además del sonido de tambores de guerra resonando, era completamente silencioso. Ningún sonido de batalla llegó a ese lugar.

Había cientos de casas allí y en cada una de esas casas, residía una fuerte presencia.

¡Por razones técnicas SolcarJ necesita los ingresos de los link acortados!

¡Úsalos, todos los ingresos serán reflejados en packs cada vez que cobre!

Capitulo 286
Bonus Pack
Capitulo 288

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.