Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 313

Capítulo 313 – ¡Simio de fuego!

 

¡Era un mono!

Era un mono que era completamente rojo oscuro. Había locura en su rostro. Había una cadena fuertemente enrollada alrededor de su cuello y había pus en la piel debajo de la cadena. Parte de su carne incluso se había fusionado con la cadena misma.

Esa cadena se tensó debido a la carga del mono y cortó el cuello del animal hasta el punto de que el mono tenía dificultad para respirar, pero aún seguía luchando locamente para liberarse de las cadenas.

Su pelaje rojo oscuro no parecía el color original del mono, pero se debía a que no se había limpiado durante mucho tiempo. Si pudiera limpiarse adecuadamente, entonces su pelaje seguramente se convertiría en un tono rojo intenso, ¡a juzgar por el tono rojo al final de su pelaje!

No era grande y solo era del tamaño de un niño de entre tres y cuatro años. En ese momento, tenía las cuatro extremidades en el suelo y aullaba a las personas a su alrededor. Oculto en sus ojos había terror y odio y cuando miró a su alrededor, tembló.

Su Ming se estremeció. Miró al simio rojo fuego ante él y un estallido resonó en su cabeza. Ya había olvidado dónde estaba. Todo lo que pudo ver fue la imagen que estaba oculta en lo profundo de sus recuerdos.

En esa imagen, vio a un niño con pieles de bestia riendo alegremente mientras saltaba por el bosque. Sobre los hombros del niño había un pequeño mono con pelaje rojo fuego. Sujetaba el cabello del niño con fuerza con una garra y en su otra garra sostenía un trozo de fruta, lo roía y ocasionalmente soltaba chillidos encantados.

– ¡Este es un nuevo tipo de simio de fuego! A este simio le gusta el fuego y le es imposible vivir en la tierra del Cielo Congelado. ¡Nunca antes habíamos visto un simio de fuego como este en el territorio del Clan Mar del Oeste!

–Incluso revisé algunos pergaminos antiguos antes y descubrí que el clima y el medio ambiente en toda la Tierra de Mañana del Sur no son adecuados para que viva este tipo de simio de fuego, ¡por eso llamo a este simio un tipo nuevo!

–Es increíblemente raro y no sé si es el único de su tipo en el mundo, pero a lo largo de los años, solo he visto este–. El niño sonrió y echó un vistazo al simio de fuego antes de hablar lentamente.

– ¿Es solo un mono y lo trajiste aquí para ser subastado? Estás sobreestimando su valor –, dijo una voz aguda de la multitud sentada a cada lado de la habitación. El cuerpo de la persona estaba completamente borroso y su rostro no se podía ver claramente.

–Este no es un mono normal. Es tan rápido que incluso tengo cierto grado de dificultad tratando de perseguirlo… Además, la sangre del mono es buena para tu salud y puede alargar tu vida útil. Si bebes continuamente su sangre, tu poder también aumentará.

–Pero ese no es el valor principal de esta criatura. Debido a la rareza de este mono, es por eso que, si sacas su alma y la pones en un artefacto encantado, ¡entonces el poder del fuego en ese artefacto alcanzará alturas asombrosas!

– ¡Además, la fuerza física de este simio es tan grande que podría competir contra aquellos en el Reino Sacrificio Óseo! También puedes usarlo para proteger tu morada de la cueva y eso es descartar la posibilidad de que se transforme–, dijo el niño tranquilamente.

Tal vez nadie más notó que Su Ming temblaba, pero Tian Lan Meng, que estaba sentada a su lado, se dio cuenta con solo una mirada. Parecía tranquila, pero las preguntas ya habían aparecido en su corazón.

Miró al mono, luego a Su Ming y descubrió que no podía entender qué hacía que Su Ming se comportara de esta manera.

Su Ming no escuchó lo que decían las otras personas y solo miró al mono. Después de mucho tiempo, cerró los ojos.

–Es una pena que este mono sea demasiado salvaje. He intentado todo lo que puedo, pero aún no puedo domesticarlo por completo. Incluso lo he sometido a soportar el peso de las montañas, pero el mono no ha mostrado signos de someterse a mí…

–De lo contrario no hubiera estado dispuesto a venderlo–, se lamentó el niño. Una vez que terminó de presentar al mono, sacó otros artículos más y explicó sus usos.

Cada uno de los artículos que sacó habría causado revuelo si los hubiera sacado en la subasta durante el día, pero no incitó mucho si hubiera una reacción entre las personas en la sala. Solo logró atraer unos pocos pares de ojos a los artículos como máximo.

Después de todo, las personas que podían unirse a esta pequeña subasta eran personas altamente calculadoras. Sus caras también estaban borrosas y nadie podía ver sus expresiones. Incluso si pudieran verlos, no podrían ver ninguna pista allí.

Todos aquellos que pudieron alcanzar la etapa avanzada del Reino Sacrificio Óseo o incluso el Reino Alma Berserker definitivamente habían pasado por múltiples situaciones de vida o muerte. Cualquiera que pudiera sobrevivir a estas pruebas definitivamente no era una persona común.

¡Los que carecían de inteligencia no podrían sobrevivir tan fácilmente!

Su Ming no escuchó las descripciones de los artículos que el niño sacó más tarde. Cerró los ojos y sofocó la oleada de emociones viciosas en su corazón. El primer artículo que apareció en la pequeña subasta lo tomó por sorpresa.

Su repentina aparición había causado que el corazón de Su Ming se sintiera como si hubiera olas moviéndose hacia atrás y chocando contra su corazón. Incluso antes de que tuviera tiempo de aceptar la verdad, la verdad fue traída con fuerza ante sus ojos.

“Xiao Hong…”

Los pensamientos de Su Ming temblaron y resonaron en su corazón cuando sus recuerdos en la Montaña Oscura surgieron en su mente. Xiao Hong era como una familia para él. Había estado a su lado desde que era joven y había pasado por todos sus momentos de felicidad, ira y tristeza con él.

El recuerdo de él conociendo a Xiao Hong, los recuerdos de ellos jugando, los recuerdos de él hablando con Xiao Hong cuando estaba solo… todos estos recuerdos aparecieron en la mente de Su Ming sin control.

Sus recuerdos de infancia estuvieron llenos de momentos hermosos y felices. En esos momentos, siempre había un mono rojo fuego que se quedó con él cuando creció, fue con él cuando fue a buscar a Bai Ling, se unió a él para robar la Saliva del Dragón Oscuro…

También hubo momentos en los que Xiao Hong era el único oyente cuando Su Ming comenzó a hablar consigo mismo, a pesar de que Xiao Hong se aferraba a una fruta en su garra cada vez y tiraba el núcleo en secreto mientras lo escuchaba. Estos momentos fueron los que más ocuparon sus recuerdos con Xiao Hong.

Su Ming nunca olvidaría ninguno de estos. Recordaría para siempre una acción particular de Xiao Hong y fue olfatear su garra derecha mientras ponía una cara intoxicada. Esa expresión quedaría grabada para siempre en los recuerdos de Su Ming.

Su Ming todavía se recordaba a sí mismo siguiendo a Xiao Hong en secreto, luego presenciando a Xiao Hong agarrando un poco de piel de oso… y todo lo demás que sucedió.

Cuando ocurrió el cambio en la Montaña Oscura, cuando apareció el vacío y succionó a Su Ming, cuando abrió los ojos una vez más, la Montaña Oscura ya no estaba allí, su anciano ya no estaba allí, su tribu ya no estaba allí… Xiao Hong… ya no estaba allí.

El cielo no era el de la Alianza de la Región Occidental, ni tampoco el suelo. Todo apestaba a desconocimiento y le era tan desconocido que tuvo que crecer rápidamente. Tenía que obligarse a acostumbrarse al silencio, obligarse a usar métodos siniestros para matar a otros… solo cuando estaba oscuro y tranquilo se sentaba en la esquina y miraba el cielo mientras traía recuerdos para hacerle compañía a su soledad…

Su Ming abrió los ojos. En el momento en que lo hizo, el silencio a su alrededor desapareció rápidamente y todo en la habitación aparentemente volvió a la normalidad en sus ojos. Escuchó los chillidos del Simio de Fuego en sus oídos, escuchó la voz del niño y escuchó algunas voces de personas que negociaban sobre él.

En sus continuas luchas, Su Ming vio al mono con el pelaje rojo oscuro comenzando a sofocarse y se agachó en el suelo como si renunciara a la idea de escapar. El dolor apareció en sus ojos. Su mirada no parecía estar mirando nada en la habitación y su alma tampoco parecía estar más en su cuerpo. Era como si su alma se hubiera ido a un lugar lejos de aquí y nadie tuviera idea de en qué estaba pensando.

Su Ming lo miró y sintió una punzada de dolor en el corazón. Ese dolor llenó todo su cuerpo como un maremoto que lo ahogó, a pesar de que podía decir que este simio no era Xiao Hong…

Poseía la misma inteligencia que Xiao Hong, tenía el mismo pelaje que Xiao Hong, tenía la misma velocidad que Xiao Hong, pero Su Ming había vivido con Xiao Hong durante muchos años. Por los detalles menores, podía decir que se trataba de un simio de fuego, pero no era Xiao Hong.

Fue como el caso de Bai Su. Ella no era Bai Ling…

Mientras Su Ming miraba al mono, notó que había una persona en particular entre la docena de humanos que odiaba y despreciaba a su alrededor mirándolo desde el principio. Era una mirada diferente de las personas que la rodeaban: no estaba llena de indiferencia sino de un tipo de pena. El simio había visto este tipo de miradas antes, cuando fue atrapado. Sin embargo, en sus recuerdos, casi siempre había piedad y compasión debajo de esas miradas dolorosas.

El mono no necesitaba ese tipo de compasión…

Sin embargo, la mirada de esta persona era ligeramente diferente. Se cuadró en su lugar y el simio altamente inteligente giró la cabeza para mirar en la dirección de dónde provenía esa mirada.

El simio vio a una persona borrosa, vio la mirada que lo observaba.

No había piedad en esa mirada, ni compasión, solo pena pura. Esa pena hizo que el mono se estremeciera.

–No puedo intercambiar nada mío solo por ese mono. Su valor es demasiado grande o demasiado pequeño para mis artículos. ¿Qué tal esto? ¡Usaré un rayo de luz estelar que he estado refinando durante casi cien años para cambiarlo por esas dos piedras de creación marina también!

–Puede que no tenga luz estelar, pero obtuve el esqueleto de una bestia sagrada de la Tribu Chamán en el pasado y lo convertí en una marioneta. El precio de esta marioneta vale mucho más que todos los artículos que nos mostró. ¡Si me das otras diez gotas de la medula marina del Clan Mar del Oeste, entonces intercambiaré la marioneta contigo!

Esta fue una subasta que Su Ming nunca había visto antes. Los postores no competían usando monedas de piedra sino con artículos y la idea de que el artículo fuera enviado al mejor postor no existía. La persona que sacó los artículos subastados sería quien decidió con quién intercambiaría esos artículos en función de lo que le faltaba. Su voluntad podría determinar los resultados para todo aquí.

–Puedo refinar luz estelar yo mismo, aunque podría llevar algo de tiempo… en cuanto a la marioneta hecha con el esqueleto de la bestia sagrada de la Tribu Chamán… Si me esfuerzo en esto, podré obtenerla de la Tribu Chamán yo mismo…

–Quiero artículos raros. Si no los tienes, entonces olvídalo.

El chico negó con la cabeza. Había cuatro artículos flotando ante él. Una de ellas era una botella de jade, mientras que otra era un paraguas pequeño y las otras dos eran dos piedras negras.

Según lo que dijo el subastador en este momento, la botella de jade contenía medula marina. Si bien podría no haber mencionado sus usos, a juzgar por las palabras de quienes lo rodeaban, la mayoría de ellos parecía saber de qué se trataba.

El pequeño paraguas era un artículo encantado incrustado con algunos efectos únicos: podía hacer que el aura de una persona desapareciera por completo. Las dos piedras negras restantes eran naturalmente piedras de creación marina.

Sus efectos fueron como su nombre. Podía crear un océano de la nada y contenía un poder increíble.

El simio de fuego también fue parte de los artículos subastados junto con esos cuatro artículos.

Sin embargo, solo había unas pocas personas sentadas a ambos lados de la habitación que estaban interesadas en los artículos que traía el niño. Solo esas dos personas nombraron un precio, pero no fue suficiente para satisfacer al niño.

– ¿Nadie tiene nada raro? Si no lo haces, tendré que dejar que la próxima persona saque sus tesoros.

El chico estaba bastante decepcionado. Dejó que su mirada recorriera ambos lados de la habitación y estaba a punto de recuperar sus cosas cuando apareció un destello en los ojos de Su Ming y habló.

– ¡Espere!

– ¡Lo cambiaré por Perlas del Cielo!

¡Casi en el momento en que Su Ming habló, la voz de Tian Lan Meng también vino a su lado!

Se podría decir que los dos hablaron al mismo tiempo. Cuando el niño lo escuchó, su mirada cayó inmediatamente hacia ellos, pero la persona que miró al principio no era Su Ming. En cambio, era Tian Lan Meng, quien estaba sentado a su lado.

El niño la miró y le preguntó con una sonrisa: – ¿Cuántas perlas del cielo?

 
 

Botones con publicidad:

Capitulo 312
Bonus Pack
Capitulo 314

 
 
 
 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.