Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 395

Capítulo 395 – ¡Él es destino!

 

El hombre y el dragón vinieron y se llevaron a Wan Qiu con ellos. Además de la fuerza de su poder, el pelirrojo Su Ming también trajo consigo una presencia dominante que no se podía encontrar en el habitual Su Ming.

Esa presencia dominante hizo que Wan Qiu lo venerara mientras albergaba sentimientos encontrados dentro de su corazón, a pesar de que él se fue en silencio.

Cuando el amanecer estaba a punto de terminar, el pelirrojo Su Ming estaba parado en una remota montaña lejos de Tribu Mar de Otoño. El dragón de sangre flotaba en el cielo y protegería el área cuando Su Ming lanzara ese Arte Secreto.

Wan Qiu se paró detrás de él y observó al hombre pelirrojo ante ella con una mirada complicada. Además de una ligera similitud en su apariencia, esta persona era completamente diferente del Su Ming en sus recuerdos.

–Te voy a usar para lanzar un Arte Secreto. Puedes ser tan poco dispuesto como quieras, pero si te controlas a ti mismo y lo haces de buena gana, tendrás menos dolor –. Una vez que el pelirrojo Su Ming terminó de hablar, se dio la vuelta y su mirada cayó sobre Wan Qiu.

– ¿Eres… tú Su Ming? –. Wan Qiu permaneció en silencio por un momento antes de morderse el labio y preguntar en un susurro.

– ¡Sí! –. Cuando Su Ming respondió, levantó su mano derecha y la balanceó delante de él. Inmediatamente, una capa de niebla roja se extendió y cubrió a Wan Qiu dentro. Dio un paso adelante y caminó hacia la niebla.

El tiempo pasó lentamente. El cielo se iluminó gradualmente. Llegó el mediodía y la luz del sol hizo descender un calor abrasador sobre el suelo. Sin embargo, hacía mucho frío en la remota montaña donde estaba el dragón de sangre. Cuando la fría ola de aire chocó contra la ola de calor, aparecieron distorsiones en el aire.

El sol del mediodía se debilitó, toda la tarde también pasó. Cuando el sol poniente tiñó el cielo de rojo y comenzó a desaparecer lentamente, la niebla roja en la cima de la montaña remota también comenzó a diluirse lentamente.

Cuando llegó la medianoche y la luz de la luna iluminó la tierra con sus suaves rayos, la niebla en la cima de la montaña desapareció por completo. el pelirrojo Su Ming salió de su interior. Sus labios ya no eran morados, sino que ya habían vuelto a un tono rosado. Sin embargo, su cabello largo todavía estaba en ese tono rojo brillante extrañamente cautivador. Una vez que se puso en contra de su túnica roja, le hizo parecer como si se hubiera convertido en otra persona.

–Di Tian…– murmuró Su Ming. Se paró en la cima de la montaña y extendió su conciencia divina rápidamente. Esta vez, su conciencia divina se había vuelto aún mayor de lo que era un día antes de ayer. Una vez que cubrió el área, Su Ming cerró los ojos.

Un momento después, abrió los ojos y miró hacia el sur.

–No sé dónde está eso y tampoco es necesario que sepa dónde está… solo necesito saber que puedo salir de ese lugar e ir al Reino de los Inmortales.

–Hay una gran cantidad de presencia de Inmortales en la montaña al sur. Desde allí puedo volver al Reino de los Inmortales–. Su Ming miró hacia el sur y dio un paso adelante. Inmediatamente, el dragón de sangre se movió con él como si quisiera seguirlo.

–Reconócela como tu maestra. Eras una vena de dragón que existía en la tierra, pero una vez que te manifestaste, te di mi conciencia divina y obtuviste tu inteligencia a partir de ahí. Ahora me voy a ir. Quédate aquí y conviértete en su bestia guardiana.

Su Ming no volvió la cabeza hacia atrás. Con un paso adelante, su cuerpo gradualmente se volvió invisible y desapareció en el aire. El dragón de sangre quedó momentáneamente aturdido y se quedó en el aire por un momento antes de soltar un aullido de corazón roto.

No podía soportar separarse de este maestro suyo, con el que solo había estado durante dos días, porque en sus recuerdos, el dragón de sangre nació a causa de su maestro.

Cuando el dragón de sangre dejó escapar su aullido de corazón roto, Wan Qiu abrió los ojos en la cima de la montaña. Miró en la dirección en que Su Ming se había ido. Había escuchado sus palabras y se quedó en silencio.

Toda su ropa quedó intacta y no le faltaba ni una sola prenda y, de hecho, sintió como si se hubiera quedado dormida y hubiera tenido un sueño. Su expresión se volvió increíblemente complicada. Tenía un sentimiento indescriptible hacia este Su Ming. Debería odiarlo, pero no podía encontrar una razón para odiarlo profundamente. Debería estar confundida, pero no pudo encontrar la fuente.

Esa sensación mixta de ella hizo que Wan Qiu se tumbara en la montaña durante mucho tiempo antes de que se pusiera de pie, exhausta y luego bajara la montaña aturdida. El dragón de sangre la siguió de acuerdo con la voluntad de Su Ming.

Este fue el tercer día. Su Ming sabía que no le quedaba mucho tiempo. Podía sentir los signos de sueño aumentando una vez más dentro de él, pero aún tenía que matar a Di Tian. No podía encontrar en sí mismo aceptar perder su tiempo así, no después de despertarse con tanta dificultad.

Caminó en el cielo, hacia un destino que no se podía ver a simple vista pero que se podía detectar con su conciencia divina: una montaña ubicada al sur de la tierra.

La presencia de los Inmortales era fuerte en esa montaña. También era el lugar con la mayor cantidad de grietas dimensionales que Su Ming podía ver con su conciencia divina. ¡Estaba muy seguro de que podría regresar al Reino de los Inmortales allí y una vez que regresara, usaría la menor cantidad de tiempo posible para encontrar a Di Tian y luchar contra él una vez más!

“Es una pena que la mujer solo cumpliera ciertos requisitos para el Arte Secreto y no pudiera sacar todo el potencial…” Su Ming sacudió la cabeza. Esta ya era la mujer que mejor se ajustaba a los requisitos entre todos los que podía encontrar.

Mientras avanzaba, se acercó a la montaña que no podía ver en sus ojos. Poco a poco, la intención asesina en sus ojos se hizo más fuerte. Su largo cabello rojo y su túnica roja hacían que toda su persona pareciera haber despertado un mar de sangre que se acercaba rápidamente a la montaña.

Sin embargo, mientras Su Ming continuaba cargando hacia adelante, se detuvo repentinamente. Su cuerpo fue revelado en ese mar de sangre y mientras miraba el vacío silencioso frente a él, un brillo frío apareció en sus ojos.

Al mismo tiempo, el espacio en la distancia se distorsionó y salieron dos personas. Eran un hombre y una mujer y uno de ellos era viejo, mientras que el otro era joven.

El viejo llevaba una túnica Daoista. Su expresión cuando apareció fue grave y estaba mirando a Su Ming con ojos ardientes.

¡La mujer a su lado tenía el pelo largo y ella era la mujer inmortal que Su Ming había encontrado anteriormente en el campo de batalla de Ciudad Niebla del Cielo!

En el instante en que vio a Su Ming con su aspecto actual, los ojos de la mujer se abrieron y su respiración se aceleró. La incredulidad apareció en su rostro.

–Señor, ¿de qué secta viniste? Soy Bai’er Yuan de la Secta Dragón Oculto…

– ¡Fuera! – el pelirrojo Su Ming dijo fríamente y cortó las palabras del viejo. Él se adelantó. No tenía mucho tiempo y no quería desperdiciarlo aquí.

El viejo miró a Su Ming con una cara oscura, pero no atacó. Su Ming podía sentir una fuerte sensación de peligro y esa sensación de peligro rara vez se encontraba desde que llegó a la tierra de los Berserkers.

–Je je. Mi compañero Daoista, ¿tienes prisa? Si ese es el caso, entonces no intentaré detenerte–. El viejo había vivido durante mucho tiempo y ya había aprendido a ser adaptable. Si no tuviera plena confianza, no atacaría fácilmente. Incluso si había recibido órdenes y traído a esa mujer, si realmente necesitaba liberar el sello por su propio poder, entonces podría usar a esa mujer para detener el tiempo.

Además, por la dirección a la que iba Su Ming, podía decir que solo había una cosa posible que podría atraer su atención: la Montaña del Descenso. Una vez que recordó que los poderosos guerreros de la secta estaban en la montaña, el viejo retrocedió unos pasos y apretó el puño como muestra de respeto antes de inclinarse con una sonrisa.

Una vez que el viejo retrocedió, Su Ming pasó junto a él y justo cuando parecían que no iban a pelear entre sí, la mujer de cabello largo de repente habló rápidamente con una cara cenicienta.

– ¡Él es destino! ¡Quiere volver al Reino de los Inmortales!

Justo cuando la palabra «Destino» cayó de la boca de la mujer, los pasos de Su Ming pelirrojo se detuvieron de repente. Al mismo tiempo, una vez que el viejo superó su momentáneo asombro, su expresión cambió drásticamente.

– ¡¿Qué dijiste?!

–Vi a «Destino» antes. ¡Es destino! –. Una mirada complicada y aterrorizada apareció en el rostro de la mujer de cabello largo. Mientras hablaba, retrocedió.

Su Ming frunció el ceño, luego dio un paso rápido hacia adelante, pero justo en el instante en que dio ese paso, el viejo detrás de él dejó escapar un gruñido.

–Compañero Daoista, ¡para! –. El pelo blanco del viejo flotaba en el aire y una fuerte ola de presión brotó de su cuerpo.

En el instante en que Su Ming se dio la vuelta y miró fríamente, el viejo ya había terminado de formar sellos de mano con su mano derecha y señaló el cielo. Inmediatamente, el viento y las nubes se movieron y un gran símbolo rúnico apareció arriba. El símbolo rúnico brilló con una luz dorada y cargó hacia Su Ming con un aullido.

Al mismo tiempo, cuando el viejo movió su brazo hacia adelante y una gran cantidad de símbolos rúnicos aparecieron alrededor de Su Ming. Estos símbolos rúnicos brillaron con una luz extraña y comenzaron a girar rápidamente.

– Cubre el cielo de los Berserkers. Voy a liberar mi sello para que se quede en este lugar por un tiempo. ¡Una vez que libere mi sello, todos los miembros de nuestra secta se darán cuenta de inmediato y vendrán a matarlo! –. Las ansiosas palabras del anciano cayeron en los oídos de la mujer de pelo largo.

La mujer de cabello largo miró a Su Ming con una expresión complicada mientras se retiraba con una cara pálida. Originalmente no había querido hablar, pero después de un momento de vacilación y después de pensar en el terrible desastre que aparecerá en el Reino de los Inmortales una vez que «Destino» regrese, aún decidió revelar su identidad.

Cuando regresó, sacó una pequeña botella blanca de su seno y, con una mirada complicada en su rostro, derramó una gota de sangre desde adentro. Una vez que se cayó esa gota de sangre, formó algunos sellos con las manos y abrió la boca para absorber esa gota de sangre. Esa gota fue absorbida instantáneamente en su boca y la mirada de la mujer se volvió aún más profunda. Levantó las manos y señaló el cielo, e inmediatamente, la oscuridad apareció en el cielo de arriba, como si estuviera cubierta por una capa.

El cabello del anciano comenzó a moverse incluso sin viento. Su presencia se hizo cada vez más fuerte. En un instante ya había superado el estado de Fin entre los chamanes y había alcanzado un nivel desconocido. Aun así, aún era increíblemente cauteloso con Su Ming.

Una vez que los sellos que reprimían el poder del viejo se rompieron, la capa invisible en el cielo se distorsionó. Los relámpagos comenzaron a nadar en esas distorsiones y el aire a su alrededor comenzó a caer como niebla. Era como si hubiera algo en el aire.

Una poderosa presión envolvió al mundo y comenzó a extenderse rápidamente hacia los alrededores.

–Ya que estás buscando la muerte, ¡entonces te concederé tu deseo! – El pelirrojo Su Ming habló con frialdad y una vez que pasó la mirada por encima del anciano, cuya presencia aumentó de manera explosiva, miró a la mujer de pelo largo.

–En cuanto a ti, cumples con los requisitos. Podrás dejar que mi poder se recupere un poco más–. Mientras hablaba Su Ming, una pizca de brutalidad apareció en sus labios en forma de una sonrisa. Esa sonrisa era extrañamente cautivadora y cuando esa sonrisa entró en los ojos del anciano, hizo latir su corazón. Cuando esa sonrisa entró en los ojos de la mujer de cabello largo, la hizo pensar en algo y una pizca de distracción apareció en su rostro.

Al mismo tiempo que aparecieron estos cambios extremos, el hombre de mediana edad que llevaba una capa y una corona de Emperador salió del aire, justo encima de Ciudad Niebla del Cielo, en la parte que conecta la tierra de los Chamanes y la tierra de los Berserkers. Ese hombre no tenía expresión y tenía los ojos fríos. Una vez que apareció, no miró la tierra debajo. En cambio, dio un paso hacia la tierra de los Chamanes y su cuerpo se desvaneció instantáneamente antes de desaparecer en la nada.

 

 

 

**********

Notas del traductor inglés:

La vena del dragón es un concepto en el Feng-shui. Aparentemente, las venas de dragón crean la formación de montañas porque el Qi de un dragón es todopoderoso y todo eso, así que, para una buena vida futura, los Emperadores y los miembros de la familia real fueron enterrados en estos lugares.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.