Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 396

Capítulo 396 – Dao del Dragón Oculto

 

El pelirrojo Su Ming sonrió con frialdad y simplemente miró al anciano mientras su presencia continuaba fortaleciéndose. Incluso mientras se enfrentaba a los numerosos símbolos rúnicos que flotaban a su alrededor y al gigantesco símbolo dorado rúnico que cargaba hacia él en el cielo, hizo la vista gorda hacia todo y no se molestó por completo.

– ¡Sexto Dao del Dragón Oculto, Mangas de Fuego!

Desde que el viejo escuchó la palabra «Destino», su expresión se volvió increíblemente grave, junto con un ligero toque de nerviosismo. En ese momento, cuando extendió los brazos, su cabello comenzó a moverse sin viento y su túnica comenzó a revolotear. Una vez que la mujer de cabello largo formó una barrera invisible con un Arte usando una gota de sangre de la botella para cubrir los cielos de los Berserkers, el viejo reveló una gran parte de su poder, e inmediatamente atacó con una de las grandes habilidades divinas de la Secta Dragón Oculto.

En el momento en que las últimas tres palabras salieron de su boca, el viejo levantó el brazo. Su rostro instantáneamente se puso rojo. Tenía los labios cerrados con fuerza, conteniendo en el aliento su Qi primordial y agitó su brazo hacia Su Ming.

Con ese único ataque, enormes sonidos de golpes resonaron instantáneamente en el aire ante el anciano, luego, justo frente a sus ojos, apareció un mar de fuego como si el aire mismo estuviera ardiendo. El mar de fuego continuó extendiéndose y en un abrir y cerrar de ojos ya había cubierto toda el área.

En ese momento, el viejo abrió la boca y exhaló esa bocanada de Qi primordial contenida en su boca previamente cerrada. ¡Ese soplo provocó una violenta ráfaga de viento que se agitó y barrió el área y reunió el mar de fuego a su alrededor para cargar hacia Su Ming!

Desde la distancia, parecía que el cielo estaba ardiendo y el mar de fuego parecía querer tragarse a Su Ming. Ruidos retumbaron en el aire y el mar de fuego envolvió a Su Ming en un instante. También fue en ese momento que el símbolo rúnico dorado en el cielo y los otros símbolos rúnicos alrededor de Su Ming cargaron hacia él junto con el mar de fuego para matarlo.

Esos estruendosos sonidos retumbantes sacudieron el cielo y la tierra. El pelirrojo Su Ming permaneció en el aire con una sonrisa fría y no se movió ni una pulgada, simplemente permitió que esos símbolos rúnicos a su alrededor se unieran a su cuerpo, el gigantesco símbolo dorado rúnico del cielo se pegó a su cabeza con una gran explosión y dio permiso al mar de fuego a su alrededor para ahogarlo en llamas.

Esas habilidades divinas golpearon a Su Ming, pero no solo no había un indicio de felicidad en el rostro del anciano, sus ojos también se abrieron tanto que parecía que estaban a punto de caerse de sus cuencas. Respiró hondo con incredulidad en su rostro.

El mar de fuego que había envuelto a Su Ming se redujo rápidamente de su estado anteriormente grandioso y llamativo en el lapso de unas pocas respiraciones hasta que finalmente desapareció por completo. Su Ming continuó de pie allí y solo abrió la boca para respirar.

El mar de fuego que se había extendido a su alrededor fue absorbido por completo en su boca, como si su cuerpo fuera un pozo sin fondo. En el mismo momento, todos los símbolos rúnicos dorados en el cuerpo de Su Ming se oscurecieron y finalmente desaparecieron de su piel como si se hubieran derretido. El gigantesco sello dorado en su cabeza también se desvaneció a un ritmo rápido y finalmente se convirtió en una brizna de aire dorado que se arrastró hasta la parte superior del cráneo de Su Ming.

La cara de Su Ming estaba tan tranquila como siempre. Mientras continuaba sonriendo con frialdad, una pizca de burla apareció en sus ojos y dijo lánguidamente: –Demasiado débil. Te daré dos oportunidades más para atacarme.

Las expresiones del anciano siguieron cambiando mientras miraba a Su Ming y comenzó a gemir en su corazón. Es posible que haya oído hablar de algunos de los rumores sobre «Destino», pero nunca había esperado que fuera tan aterrador. Ese Fuego en las mangas que lanzó justo ahora era suficiente para que él peleara contra aquellos en el Reino Alma Berserker, pero este Destino estaba completamente ileso.

“Maldita sea, ¿por qué es «Destino»? Si no lo fuera, entonces no tendría que arriesgar mi vida tratando de detenerlo aquí. El fenómeno celestial ha aparecido ahora, por lo que los otros de la secta deberían venir pronto…” Los ojos del viejo brillaron y el deseo de retirarse apareció en su corazón. Sin embargo, en ese momento, la sonrisa de Su Ming se volvió aún más fría ante él.

–Si no atacas en tres respiraciones, entonces te dejaré probar mis habilidades divinas–. Mientras hablaba Su Ming, levantó la mano derecha y curvó los dedos en un puño, luego los desplegó rápidamente. Una vez que lo hizo, presionó su palma contra el aire.

Ese empujón inmediatamente hizo temblar el suelo debajo de él y de repente aparecieron grietas. Al mismo tiempo, una gran cantidad de aura de tierra se disparó con un fuerte ruido como una ola de aire, sellando un área circular de cinco mil lis, convirtiendo el lugar en una jaula.

No se podía ver la sombra de una sola persona si alguien miraba desde la distancia. Solo podrían ver una pared de aire indistinta que rodeaba el lugar y estaba unida al cielo.

Este tipo de habilidad divina, este tipo de arte que usaba aura de tierra hizo que las pupilas del viejo se encogieran. Instintivamente retrocedió unos pasos y apareció sorpresa en sus ojos. El sudor le estalló en la frente y mientras gruñía en su corazón, también comenzó a odiar a esa mujer de cabello largo cuya cara se había puesto igualmente pálida. Si la mujer no hubiera revelado su identidad, no habría necesidad de que atacara.

Estaba atrapado. Cuando habló Su Ming, el anciano recordó lo que dijo acerca de tres respiraciones y supo que no tenía tiempo para pensar más. El pelo del anciano bailaba salvajemente en el aire y las venas aparecían en su rostro. Levantó su mano derecha y comenzó a formar sellos delante de él tan rápidamente que en un abrir y cerrar de ojos, numerosas imágenes aparecieron ante él como si estuvieran conectadas entre sí.

Cuando el viejo hizo esos sellos, las venas que habían aparecido en su rostro comenzaron a retorcerse y moverse, ¡convirtiéndose en un patrón que parecía las rayas en la cara de un tigre!

Una presencia increíblemente poderosa surgió de su cuerpo. El poder de esa presencia causó que el viento se agitara y las nubes cayeran en el cielo sobre la tierra de los Chamanes y más allá de la pantalla invisible de luz proyectada por la mujer de cabello largo para servir de refugio. El cielo se volvió indistinto y se escucharon silbidos amortiguados viajando.

Poco después le siguió un relámpago que se disparó con un trueno atronador desde ese cielo opaco e indistinto. Una gran grieta se formó arriba y cuando apareció, una presión indescriptible se extendió, descendiendo sobre ellos.

Su Ming levantó la cabeza y miró la grieta. Una mirada de seriedad rara vez vista apareció en su rostro. En cuanto al viejo, su corazón temblaba de miedo en este momento. Cuando vio la grieta sobre él, apretó los dientes y continuó formando sellos para lanzar otro Arte.

En cuanto a la mujer de pelo largo, había una capa de luz roja como la sangre que la rodeaba y brillaba dentro de ella. Parecía que aún no se había vuelto brillante, pero tenía una habilidad defensiva increíblemente poderosa. Como la persona elegida por la secta para cubrir el cielo de los Berserkers, su seguridad solía ser lo más importante en una batalla de artes.

Sin embargo, en ese momento, su rostro se había puesto pálido. La sangre fluyó por la comisura de su boca. Claramente, mantener el Arte para cubrir el cielo era algo que no podía hacer por mucho tiempo.

Más importante aún, había algo extraño en su expresión. Ella no estaba mirando al viejo, mantuvo sus ojos fijos en Su Ming. Había una mirada complicada en sus ojos. De vez en cuando, parecía que estaba aturdida, como si no estuviera segura de si revelar su identidad había sido lo correcto.

Ella nunca lo olvidaría. Cuando era solo una discípula de la Secta Exterior de la Secta Dragón Oculto, se convirtió en parte de un equipo que recibió una misión secreta debido a una selección. Había casi cien chicas en ese equipo. En ese momento, había sido cobarde y solo estaba en el sexto nivel de Condensación de Qi. Ella también era muy débil. No quería convertirse en Cultivadora y solo quería volver a casa y estar con sus padres.

Tampoco era su deseo ser discípula de la Secta Exterior de la Secta Dragón Oculto. Fue simplemente porque ella era la única en la familia que tenía el físico para convertirse en Cultivadora. Por el bien de su familia para continuar la línea de Cultivadores, tuvo que ingresar a la Secta Dragón Oculto.

Una vez que se unió a ese equipo, fue enviada a un lugar extraño junto a sus otras hermanas. Solo siete de entre los cien y algo personas permanecieron allí y los demás no fueron elegidos. Ella… fue una de las siete elegidas.

También fue en ese extraño lugar donde vivió ciento ochenta años…

La mujer de pelo largo se mordió el labio. Con una mirada aturdida en sus ojos, miró a Su Ming sin comprender, como si se hubiera olvidado de todo.

Cuando apareció la grieta en el cielo y apareció la presión aterradora, el anciano continuó formando esos sellos con su mano derecha, luego de repente levantó la mano y señaló a Su Ming.

– ¡Tercer Dao del Dragón Oculto, Tigre Agazapado!

Ese dedo hizo que las rayas retorcidas del tigre en su rostro flotaran ante él en forma de una ilusión de la cabeza de un tigre. Ese tigre rugió y mientras cargaba, su cuerpo y extremidades parecían darle forma completa, convirtiéndolo en un tigre semitransparente. Mientras cargaba, su cuerpo se alargó frente al viento y su cuerpo se extendió hasta varios cientos de pies de largo. Cargó hacia Su Ming con un rugido.

– ¡Tercer Dao del Dragón Oculto, Dragón Oculto!

Las nubes y la niebla se filtraron en un área circular de cinco mil lis, como si el área se hubiera convertido en un mar de nubes. A medida que el mar de nubes giraba, un cuerpo similar a una pitón aparecía ocasionalmente en el interior, haciendo que pareciera que había una pitón gigante nadando en la niebla.

Casi en el momento en que el tigre se abalanzó sobre Su Ming, una cabeza gigantesca salió disparada de la niebla de nubes detrás de él. Cuando apareció esa cabeza, una ráfaga de viento llena de un hedor sangriento se extendió por el área y dos largos bigotes se sacudieron en el aire. Eso no era una pitón, sino una cabeza de dragón feroz.

Ese dragón solo reveló su cabeza y la mayor parte de su cuerpo permaneció oculto en las nubes. Una vez que apareció, el dragón rugió a Su Ming y cargó hacia él.

Ante él estaba el tigre semitransparente y detrás de él estaba el dragón feroz escondido en las nubes. Su Ming se paró en el medio con un extraño brillo en sus ojos. No esquivó, sino que giró el cuerpo hacia un lado y levantó la mano izquierda para agarrar al tigre que se abalanzaba hacia él. Luego, con dos dedos presionados, señaló hacia el dragón que se acercaba detrás de él.

– ¡Manifestaciones completas de Red Carmesí, Reencarnaciones del Mundo! – Su Ming habló lentamente.

En el instante en que abrió la boca, su voz ahogó el aullido del tigre y el rugido del dragón. Convirtió su mano izquierda en una garra y la presionó sobre la cabeza del tigre entrante. Cuando lo hizo, una pizca de horror apareció en los labios de Su Ming. Nadie sabía qué tipo de método usaba, pero con un movimiento de su brazo izquierdo, una ráfaga de energía fue absorbida en su cuerpo a través de su brazo izquierdo desde el cuerpo del tigre y esa energía fue transferida a su mano derecha. ¡Inmediatamente, la mano derecha de Su Ming y todo su brazo se convirtieron en un tigre que era exactamente el mismo tigre que el que tenía delante!

Desde la distancia, el tigre ante Su Ming no había cambiado. Una vez que la mano derecha se convirtió en un tigre, su mano se estrelló contra ese dragón, pero en ese momento, apareció una vista similar. ¡La mano izquierda de Su Ming, presionada contra la cabeza del tigre, se retorció y se convirtió en el dragón!

Esta escena hizo que pareciera que un dragón y un tigre salieron disparados del cuerpo de Su Ming. El dragón y el tigre lucharon entre sí y justo en el aire, el tigre y el dragón formados a partir de las habilidades divinas del viejo chocaron entre sí.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.