Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 398

Capítulo 398 – ¡Artefacto Sagrado de la Tribu Berserker!

 

Una vez que el anciano murió, la alabarda de color bronce giró lentamente su cuerpo y extendió su conciencia divina rápidamente en todas las direcciones a su alrededor. La luz cubrió instantáneamente Ciudad Niebla del Cielo y hacia el sur, este, oeste y norte, las cuatro esquinas de Mañana del Sur.

Cubría toda la tierra de Mañana del Sur.

En ese momento, casi todos los forasteros en la Tierra de Mañana del Sur sintieron que sus corazones temblaban de miedo sin importar el nivel de cultivo que tenían. Incluso el anciano de la Gran Tribu Cielo Congelado sintió lo mismo.

No tenía sentido que los Inmortales fueran poderosos. En ese momento, cuando la alabarda descendió, no se atrevieron a revelar ni siquiera un indicio de su presencia. Todos sus ojos estaban llenos de terror y ansiedad, esa emoción era una prueba clara del poder de la persona que dejó esa alabarda en el pasado. ¡Fue suficiente para demostrar que todos los forasteros en la tierra de los Berserkers… al final eran forasteros!

La alabarda en el cielo avanzó lentamente. Una vez que extendió su conciencia divina, un zumbido repentinamente apareció de su cuerpo y ese zumbido cubrió instantáneamente toda la Tierra de Mañana del Sur, reverberando en su cielo. Ese sonido… ¡fue como una provocación!

¡Era como si la alabarda estuviera provocando a todos los Inmortales escondidos en la Tierra de Mañana del Sur para ver quién se atrevería a revelar su presencia!

–Tan fuerte…– Había cuatro hombres viejos parados en una llanura de hierba más allá de la Montaña Descendiente de los Inmortales, la montaña que los Chamanes no podían ver a simple vista y hacia la que se dirigía Su Ming. Los cuatro viejos miraron al cielo con terror pálido y caras pálidas.

Una vez que notaron la extraña visión en el cielo, inmediatamente se movieron, pero cuando salieron del lugar, no tuvieron más remedio que descender. No se atrevieron a seguir volando en el cielo.

–Esta es la Tribu Berserker… ¡la Tribu Berserker aterradora y misteriosa!

–No es de extrañar que el Líder de la Secta anhelara tanto a la Tribu Berserker e incluso nos dijo que no reveláramos demasiado nuestra presencia como Inmortales. Si realmente tenemos que revelar nuestra presencia, debemos tener Doncellas Celestiales a nuestro lado para cubrir los cielos de los Berserkers…

–Esta es la tercera vez que lo veo aparecer. Apareciste después, pero lo vi dos veces antes. Cada vez, vendría debido a que un compañero Daoista no creía en los misterios del lugar y revelaba su poder, atrayendo su propia muerte en la cabeza.

Incluso el antepasado de Niebla del Cielo parecía nervioso bajo Ciudad Niebla del Cielo. Las caras de las otras dos personas estaban drenadas de sangre y rápidamente suprimieron todo su poder y presencia. Choque y terror se podían ver en sus ojos.

–Los Berserkers en realidad tienen un elemento tan poderoso…? Ese golpe de esa arma ya es equivalente al pico del Segundo Paso. Incluso si el Líder de la Secta o los demás vienen, ¡tendrán problemas para evitar que esta arma los mate!

– ¡Esto… esto… este artefacto encantado desafía completamente la lógica!

– ¿Qué es este lugar? ¿Esto es solo un tesoro y ya contiene un poder tan loco? La Tribu Berserker es débil y la Tribu Chamán es insignificante, entonces, ¿por qué un mundo tan débil como este tiene tal artefacto?

– ¿Podría ser que esta es la razón por la cual el Líder de la Secta y los Ancianos de la Secta le dan tanto valor a la tierra de los Berserkers? Esto es simplemente demasiado aterrador. ¡No puedo imaginar que la débil tribu Berserker posea un tesoro encantado que ni siquiera pertenece a su nivel! Ese artefacto encantado también tiene claramente conciencia divina. ¿Quién… quién lo dejó atrás? ¿A quién le pertenece?

– ¡¿Podría ser… el primer Dios Berserker?! Esa persona que escribió una parte humillante de nuestra historia, que nos esclavizó a los Inmortales, que causó la muerte de un séptimo de nuestra gente, que hizo que los poderosos Inmortales se postraran ante la Tribu Berserker si querían formar sus propias sectas y solo podían hacerlo entonces, si se les dio la aprobación… ¡¿El primer Dios Berserker?!

–Compañero Daoista Tian Lan, si la Tierra de Mañana del Sur tiene esto, ¿significa que hay otros Tesoros Encantados como este en los otros continentes en la tierra de los Berserkers?

Las personas en el palacio subterráneo quedaron en estado de conmoción cuando apareció esa alabarda. Después de mucho tiempo, el antepasado de Niebla del Cielo habló en voz baja.

–Los otros tres continentes también tienen estos llamados artefactos sagrados de la Tribu Berserker. Sin embargo, en comparación con ellos, el verdaderamente aterrador es el tesoro tribal de la Tribu Berserker en la Gran Dinastía Yu… El Gran Caldero Estéril. Esto si se puede considerar un tesoro tribal, ¡entonces solo puedes imaginar lo poderoso que es!

Además del palacio subterráneo en Ciudad Niebla del Cielo, todos los demás Inmortales en la tierra de los Berserkers se quedaron en silencio mientras la alabarda continuaba soltando ese zumbido provocador. No se atrevieron a dejar escapar una pizca de su presencia como inmortales.

Ante el tesoro sagrado de la Tribu Berserker que podría matarlos de un solo golpe, el miedo se elevaría en los corazones de las personas. Un artefacto encantado tan poderoso era raro incluso entre los inmortales y tratar de someter a un tesoro encantado como este era tan difícil que era prácticamente imposible.

Mientras los zumbidos reverberaban en el cielo, todos los Inmortales en la Tierra de Mañana del Sur cayeron en un silencio mortal, excepto… un hombre de mediana edad con una túnica y corona de Emperador caminando en el cielo desde Ciudad Niebla del Cielo.

Esa persona tenía una cara inexpresiva y no había un indicio de la presencia de un Inmortal en él. Tampoco tenía ninguna inteligencia, solo un instinto natural y debido a que no tenía ninguna inteligencia, por eso, incluso si escuchaba ese zumbido provocativo y sentía la presión en el cielo, no le molestaba.

Como solo tenía sus instintos naturales, por eso, incluso mientras se movía, su presencia como Inmortal no era evidente. Además, había algo en su cuerpo que hizo que la alabarda lo ignorara una vez que lo escaneó con su conciencia divina como lo hizo el anciano fallecido cuando esa barrera lo protegió previamente.

La alabarda flotó lentamente en el cielo por una distancia antes de terminar de dejar escapar ese zumbido provocativo. Regresó a la grieta en el cielo y lentamente desapareció dentro. Una vez que lo hizo, esa grieta se recuperó y la presión desapareció. El mundo volvió a la normalidad.

Aun así, todos los Inmortales en la Tierra de Mañana del Sur sintieron que sus corazones temblaban de miedo y la mayoría de ellos, durante mucho tiempo en el futuro, actuarán con extrema cautela.

Su Ming levantó la cabeza y mantuvo la mirada fija en la alabarda hasta que desapareció. Había una chispa de curiosidad en sus ojos, antes de que finalmente se convirtiera en arrepentimiento y suspiró.

–Es una pena… que no pueda dominar esta arma, o de lo contrario…– El pelirrojo Su Ming sacudió la cabeza y volvió la mirada hacia la mujer de pelo largo que estaba cerca.

Hasta el final, la mujer no reveló demasiado de su presencia como Inmortal. Lanzar el Arte para cubrir los cielos de los Berserkers requería principalmente la sangre en la botella, por lo que incluso si la alabarda aparecía y mataba al viejo, la ignoraría.

En ese momento, ella también miró hacia Su Ming. Su pequeño cuerpo se estremeció en el aire y cuando Su Ming la miró, desvió la mirada.

Con una mirada distante, Su Ming caminó hacia ella. El rostro de la mujer de cabello largo estaba pálido y dio unos pasos hacia atrás, pero ya había tomado una decisión en su corazón. Ella dejó de retirarse, levantó la cabeza obstinadamente y miró a Su Ming.

Su Ming se acercó a la mujer y una vez que la midió, levantó su dedo índice derecho y usó su uña para tocar el centro de las cejas de la mujer.

Después de un largo rato, levantó su dedo.

–Debería matarte, pero cumples con mis requisitos, así que te perdonaré–. El pelirrojo Su Ming habló lentamente y con un movimiento de su brazo, una ráfaga de viento rojo apareció de la nada, levantando a la mujer de cabello largo junto con él para cargar hacia el horizonte. En un abrir y cerrar de ojos, desaparecieron.

Varios cientos de miles de lis lejos de la Montaña Descendente en la tierra de los Chamanes que todavía no se podían ver a simple vista estaba un bosque increíblemente famoso. Y fue famoso por su belleza.

Era un bosque rojo ardiente. Las hojas rojas de arce eran especiales porque, sin importar la temporada, siempre permanecerían en su tono rojo intenso. Desde la distancia, cuando las hojas rojas en el bosque se mecían con el viento, parecían llamas ardientes.

En ese momento, una ráfaga de viento sopló a través de las hojas rojas en el bosque, causando sonidos silbantes. El viento traía una brisa fresca y había algunas hojas que giraban en el aire, bailando con él.

Las hojas caídas cubrían todo el suelo. La mayoría de ellas eran rojas, aunque algunas ya habían comenzado a mostrar colores de marchitamiento. Estas hojas cubrieron todo el suelo, haciendo que las personas sintieran como si estuvieran caminando en el fuego cuando lo pisaron.

El pelirrojo Su Ming había traído a la mujer de pelo largo aquí hacía dos horas. En medio del viento y los ruidos, las hojas alrededor del área eran como una niebla roja que se arremolinaba en el aire, formando una gigantesca bola de hojas de arce que existía en silencio en el centro del bosque.

Cuando el sol se puso en el horizonte, la luz al anochecer causó que el tono rojo fuego en el lugar se tiñera de dorado, dándole un tipo diferente de belleza. Al mismo tiempo, la bola de hojas de arce en el bosque se disipó lentamente. Cuando lo hizo y las hojas cayeron, Su Ming salió de adentro.

Su cabello parecía haberse fusionado con las hojas de arce en el lugar. Incluso si algunos de ellas cayeran sobre su cabello, nadie podría notarlo a primera vista y era lo mismo para su túnica roja. Él, que salió de las hojas de arce, parecía haber nacido en el bosque rojo fuego.

Su rostro ya no estaba pálido y tenía un toque de rojo. Sus labios ya se habían recuperado al tono normal de rosa. Sin embargo, la marca de flores de durazno en el centro de sus cejas se había vuelto mucho más brillante.

Había una mujer sentada con las piernas cruzadas entre las hojas de arce dispersas detrás de Su Ming. El largo cabello de la mujer se derramó sobre sus hombros. En ese momento, abrió los ojos y miró al hombre que se iba. La mirada complicada en sus ojos se hizo aún más prominente. Su túnica estaba completamente intacta y no faltaba un solo artículo, pero su rostro se había vuelto mucho más pálido.

–Siempre he estado esperando este día… No estaba segura de eso yo misma… Solo quería ver a Su Ming… Tú eres él, pero solo una parte de él…

–Todavía no estás despierto…– murmuró suavemente. Había una mirada distraída en su rostro. En su mente, parecía haber vuelto a hace 180 años cuando todavía era una niña cobarde y débil de una pequeña familia que poseía el físico para convertirse en Cultivadora.

Bajo la guía de sus compañeros miembros de la secta, ella fue a ese lugar con más de cien compañeros discípulos y allí, vio a una persona…

Mientras esa mujer de cabello largo continuaba dejando que su mente divagara, el pelirrojo Su Ming se había ido más lejos. Poco a poco, salió del bosque rojo fuego y se dirigió hacia el cielo nocturno. El viento lo envió y había unas pocas hojas de arce bailando en él… Era una vista realmente… hermosa.

No importaba si era Wan Qiu o la mujer de pelo largo, el pelirrojo Su Ming nunca había tocado realmente sus cuerpos. El Arte Dragón del Cuerpo Yin Simurgh solo requería su aura Yin.

De hecho, incluso si había matado a mucha gente en el camino hacia aquí, no sentía que hubiera algo anormal al respecto. Sin embargo, si el anciano de la Gran Tribu Cielo Congelado se enteró de ello, definitivamente podría encontrar algunas pistas aterradoras en sus acciones. De hecho, definitivamente haría todo lo posible sin preocuparse por las consecuencias para notificar a su Maestro una vez que descubriera esto.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.