Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 45

Capítulo 45 – Entonces, ¿eres Su Ming?

 

En el centro del altar pentagonal había un hombre de mediana edad con una túnica púrpura. Levantó la cabeza mientras los miraba con una sonrisa en su rostro.

Había cierta distancia entre Su Ming y el hombre de mediana edad. Sin embargo, por alguna razón desconocida, en el momento en que Su Ming escuchó su voz y lo miró, vio la imagen del hombre apareciendo ante sus ojos como si lo estuviera mirando de cerca.

La extraña visión sorprendió a Su Ming. Al mismo tiempo, cuando la risa del hombre llegó a sus oídos, el Qi dentro de su cuerpo comenzó a circular como si perdiera el control. Se sintió como si una sola mirada del hombre hiciera estallar la sangre en todo su cuerpo y moriría instantáneamente.

Su Ming no fue el único que se sintió así. Lei Chen, Wu La e incluso Bei Ling sintieron lo mismo. Lei Chen se estremeció cuando sus ojos se llenaron de incredulidad.

Wu La también estaba temblando. Era como si el hombre de mediana edad que podía ver claramente ante sus ojos tuviera algún tipo de fuerza increíble que la hizo querer inclinarse y adorarlo.

Incluso el padre de Bei Ling, el Jefe de los Guardias de la Tribu Montaña Oscura temblaba ligeramente. Lentamente, bajó la cabeza ante el hombre que caminaba hacia ellos en el aire desde el altar de abajo.

Además del Jefe de la Guardia, Shan Hen, el jefe de los cazadores respiraba rápidamente. Una pizca de fanatismo y anticipación se materializó en sus ojos. Este era un aspecto increíblemente raro para él. Generalmente era estoico y reservado.

“¡Reino Despertar!”

Su Ming gritó en su corazón. ¡En ese momento, estas dos palabras se formaron en su cabeza!

“Los que llegan al Reino Despertar pueden caminar en los cielos. Pueden mostrar su marca Berserker a los cielos y con la boca, activar su sangre Berserker. ¡Con su Qi, pueden atravesar el cielo!”

Estas fueron las palabras escritas en el rollo de piel de bestia que describe el Reino Despertar.

Su Ming miró al hombre de púrpura caminando hacia ellos en el aire, con una expresión de asombro. Parecía tener unos 40 años y estaba en el lado más delgado del espectro. Sin embargo, se veía extremadamente guapo. No había muchas señales que mostraran que era miembro de la Tribu Berserker. La única señal que lo insinuaba era un par de aretes de hueso que llevaba.

Su Ming nunca había visto un material tan hermoso como el de su túnica púrpura. El lino grueso y la tela de saco de ninguna manera podrían haber sido comparados con eso, mucho menos con pieles de bestias y cueros.

Mientras caminaba hacia ellos, la Tribu Corriente de Viento comenzó a retorcerse detrás de él. Parecía que por un momento, todo desapareció del mundo y lo único que quedó fue él.

Además, el viento dejó de aullar y las nubes también se congelaron en el cielo.

El largo cabello del hombre de mediana edad fluía detrás de su espalda. Él sonrió mientras se acercaba a ellos lentamente. Su sonrisa era como la brisa de primavera, causando que el Qi y la sangre dentro de Su Ming, así como el resto de ellos, se calmaran gradualmente. Sin embargo, a medida que el hombre de mediana edad se acercaba aún más, se sintieron abrumados por una sensación de asfixia. Era como si tuvieran demasiado miedo de respirar profundamente.

Sus ojos parecían contener el cielo. Cuando otras personas los miraban, sus mentes se quedaban en blanco. Era como si todos sus secretos estuvieran expuestos ante él, como si estuvieran de pie desnudos frente a él.

La pitón también parecía estar congelada en el aire en ese momento. No se movió una pulgada como si sintiera el aura aterradora del hombre. El anciano se puso de pie lentamente. La expresión dentro de sus ojos era ilegible cuando apareció el hombre. Estaba cuidadosamente escondido.

–Saludos, Señor Berserker de Corriente de Viento–. El rostro del anciano estaba viejo y marchito cuando se levantó y se inclinó ante el hombre de mediana edad.

–Mo Sang, no hay necesidad de esto entre nosotros–. La voz del hombre era suave pero no impidió que el anciano se inclinara. Cuando el anciano terminó, balanceó su mano derecha por el aire como si fuera a ayudar al anciano a usar su Qi.

Sin embargo, en lugar de pararse, el cuerpo del anciano tembló y se inclinó una vez más bajo la presión de la fuerza. Después de eso, la fuerza sobre el cuerpo del anciano colapsó. Mientras se disipaba, el anciano se puso derecho.

El hombre de púrpura miró al anciano profundamente. Él sonrió y sacudió la cabeza mientras señalaba al anciano.

–Tu temperamento sigue siendo el mismo que cuando eras joven. Han pasado tantos años, ¿por qué decidiste venir a verme ahora?

–He pensado en tu solicitud hace tantos años y he tomado una decisión–, parecía que el anciano siempre hacía lo que decía lentamente.

Cuando el hombre de púrpura escuchó sus palabras, su comportamiento cambió. Era agudo con la concentración.

Su Ming y el resto ya se habían levantado y estaban de pie respetuosamente a un lado. Su Ming estaba de pie más cerca del anciano y podía sentir de alguna manera cómo se sentía el anciano al mirar a su antiguo amigo. También podía entender por qué el anciano se negaba a venir a Corriente de Viento.

Mientras miraba la cara vieja y marchita del anciano, miró al hombre de púrpura nerviosamente mientras su corazón latía contra su pecho. Su Ming recordó lo que el anciano le dijo hace algún tiempo.

–El Anciano de la Tribu Corriente de Viento no era mi rival antes de los 20 años. Cuando tenía 34 años, apenas podía seguirme el ritmo. ¡En ese momento, mi nombre era conocido en todas las tribus de la región!

Su Ming sintió que su corazón se retorcía. Justo cuando estaba a punto de desviar su mirada, el hombre de púrpura sonrió y lo miró. Con solo una mirada, hubo un fuerte rugido en la cabeza de Su Ming. Podía decir claramente que el hombre había visto a través del disfraz que le dio el anciano.

Justo cuando el cuerpo de Su Ming comenzó a temblar y estaba a punto de derrumbarse, el hombre se volvió y miró a Bei Ling, Lei Chen, Wu La, el jefe de los cazadores, Shan Hen y el Jefe de la Guardia de la Tribu Montaña Oscura.

–Saludos, Señor Berserker de Corriente de Viento–. Shan Hen fue el primero en inclinarse, sus acciones fueron seguidas rápidamente por los demás.

El corazón de Lei Chen latía contra su pecho. Estaba tan nervioso que su rostro se había puesto pálido. Fue lo mismo para Wu La. Incluso Bei Ling ya no era distante. Era respetuoso.

–Te recuerdo. Eres Bei Ling, ¿verdad? –. El hombre señaló a Bei Ling.

Bei Ling quedó momentáneamente aturdido. Luego sus ojos se llenaron de alegría mientras hablaba rápidamente con voz temblorosa.

–Berserker…  Señor Berserker, soy Bei Ling.

El hombre de púrpura sonrió y asintió. Miró al anciano y estaba a punto de hablar cuando su comportamiento cambió y miró a lo lejos. El anciano seguía en silencio a un lado. Sin embargo, también parecía haber notado algo y miró en la misma dirección.

Parecía haber un tifón rugiendo en la distancia. Una gigantesca criatura negra con forma de línea descendió rápidamente sobre ellos. Cuando la línea negra se acercó a ellos, se hizo evidente que en realidad era un dragón masivo. Medía unos cientos de pies de largo.

El dragón tenía cientos de pies y parecía vicioso. Una niebla negra lo rodeaba mientras avanzaba. ¡Había seis personas paradas en él!

Cuando Su Ming miró al dragón que se acercaba, vio una figura blanca de pie entre las seis personas. Él sonrió.

La persona que estaba delante era una anciana con cabello plateado. Ella llevaba una túnica negra. Aunque parecía un poco marchita, todavía era obvio que era increíblemente hermosa cuando era joven. Sin embargo, su rostro era tan frío que la gente sentía que se estaba congelando con solo mirarla.

Su Ming podía decir que la mirada del anciano había cambiado cuando miró a la anciana de la Tribu Dragón Oscuro.

Detrás de la anciana había un gigante, su constitución era como una torre de hierro. El hombre era increíblemente alto. Su rostro también era frío y la presencia de su Qi era tan fuerte que parecía haber superado ligeramente a Shan Hen y al Jefe de la Guardia.

Al lado de la anciana había una chica vestida de blanco. Los ojos de la niña, tan hermosos como eran, tenían un toque de tristeza que no parecía dispersarse. Sin embargo, cuando vio a Su Ming, su pena desapareció de inmediato. Fue reemplazado por sorpresa y alegría.

Incluso le guiñó un ojo a Su Ming.

Había otra cara familiar entre las otras tres personas que quedaban. Fue Si Kong. Se paró en la espalda del dragón mientras miraba a Su Ming. Había odio en sus ojos.

Las otras personas eran un niño y una niña de la edad de Su Ming. Por lo que parece, eran hermanos. Los dos estaban en silencio. La niña era más grande. Parecía tener grandes pechos pero tenía una apariencia hermosa.

Una vez que el dragón se acercó a ellos, el anciano y las otras personas en el dragón se inclinaron hacia el hombre de color púrpura. Sus caras eran todas respetuosas. Incluso el dragón debajo de ellos tembló. Parecía aterrorizado del hombre.

El hombre de púrpura todavía estaba sonriendo. Él asintió para reconocer el homenaje de la Tribu Dragón Oscuro. Una persona se acercó a ellos a una velocidad cegadora de la Tribu Corriente de Viento. Había una niebla púrpura que rodeaba sus pies. Cuando apareció en el aire, se inclinó hacia el hombre de púrpura.

La persona era un anciano con una túnica blanca. ¡Era Shi Hai, quien tomó la píldora de Su Ming el otro día!

–Shi Hai, trata bien a nuestros invitados–. Una vez que el hombre de púrpura terminó de hablar y Shi Hai expresó su conformidad, miró al anciano de la Tribu Montaña Oscura, Mo Sang.

–Mo Sang, hay una tribu que me ofreció algunas hojas de nubes de Morus Alba como tributo. Sé que te gustaba esto hace mucho tiempo. Estaba esperando que vinieras para poder disfrutarlo contigo.

El anciano asintió con la cabeza y se dio la vuelta para hablar con el Jefe de la Guardia. Después de eso, dio unos pasos hacia adelante y para sorpresa de Su Ming, el anciano también caminó en el aire hacia el hombre de púrpura. Luego volaron hacia la ciudad hecha de barro.

Mientras observaba al hombre de púrpura, una leve mirada de anhelo apareció en los ojos de Su Ming.

“Reino Despertar… ¡Me pregunto si también puedo ser tan poderoso!”

Mientras Su Ming lo esperaba en silencio en su cabeza, Shi Hai los miró con una sonrisa en su rostro.

–Además de estos jóvenes, el resto de nosotros ya nos conocemos bien. Llegaste temprano. El resto de las tribus aún no han llegado. ¡Permíteme guiarte a la Ciudad Corriente de Viento! –. Shi Hai todavía tenía otros asuntos en mente. Apagó esos pensamientos mientras sonreía y hablaba cortésmente. Guió el descenso del pueblo a la ciudad hecha de barro.

Durante ese tiempo, Lei Chen se movió para pararse junto a Su Ming. Parecía recordar lo que sucedió en la plaza cuando vio a Bai Ling y se sintió un poco culpable. Pensó que si se paraba junto a Su Ming, tal vez podría echarle toda la culpa.

Su Ming ocasionalmente miraba a Bai Ling. También había una sonrisa en el rostro de Bai Ling y ella a veces se encontraba con su mirada. Cuando sus miradas se encontraron, el latido de Su Ming se aceleró.

No mucho después, las personas de ambas tribus entraron en la Ciudad Corriente de Viento y aterrizaron en una gran plaza. El cuerpo del dragón se dispersó y transfiguró en una gran cantidad de niebla negra, fusionándose rápidamente con el cuerpo de la anciana de la Tribu Dragón Oscuro.

En cuanto a la pitón, se transfiguró en nubes blancas y desapareció en el cielo.

Ya había miembros de la Tribu Corriente de Viento esperando en la gran plaza. Bajo las órdenes de Shi Hai, algunas personas se adelantaron para guiarlos cortésmente hacia sus alojamientos durante su estadía en la ciudad.

Sin embargo, la cortesía fue solo para mostrar. Debajo de toda esa cortesía seguía habiendo arrogancia.

Su Ming y el resto estaban a punto de seguir a Shan Hen y al Jefe de la Guardia a su alojamiento, cuando una voz salió de la Tribu Dragón Oscuro.

–Entonces, ¿eres Su Ming?

Su Ming se detuvo. Cuando se dio la vuelta, vio a la anciana de la Tribu Dragón Oscuro mirándolo sombríamente.

 

 

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.