Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

POT – Capítulo 552

Capítulo 552 –¡Si Ma Xin!

 

La elección que hizo cada tribu fue diferente. Una vez que la Tribu Torre del Pastor se dio cuenta de que no podían obtener el brazo de Su Ming, se dieron por vencidos y su Anciano eligió usar su vida a cambio de la posibilidad de obtener la libertad de su tribu.

La actitud firme e inflexible de la Tribu Abscisión de Sangre los hizo elegir sacrificar sus propias vidas. Con su sacrificio y su control sobre sus propias muertes, mostraron su lucha hacia el destino y entregaron a Su Ming un evento fortuito para que el pequeño remanente de los miembros de su tribu en el mundo exterior tal vez pudiera continuar la línea de su tribu.

La tribu Predicación Fantasma había elegido hacer este tipo de comercio. Con la vida de toda su tribu en peligro, le suplicaron a Su Ming mientras se arrodillaban en el suelo con la esperanza de obtener su brazo.

No querían pensar si era posible que Su Ming matara a Si Ma Xin. Temían que incluso si Si Ma Xin muriera, él todavía sería capaz de matar a las personas que tenían su Semilla plantada dentro de ellos.

Tenían aún más miedo de que Su Ming muriera en las manos de Si Ma Xin, porque eso significaría que un destino peor caería sobre la tribu Predicación Fantasma.

Solo querían libertad, y por órdenes de Si Ma Xin, solo podían obtenerla con las extremidades de Su Ming.

Cuando Su Ming miró a la tribu Predicación Fantasma, le recordó a su segundo hermano mayor.

Él estaba en silencio. El líder de la tribu que mencionó que sabía que el paradero de Lei Chen también lo había conmocionado.

–Tienes que obtener la libertad con tus propias manos. Solo entonces serás verdaderamente libre–. Pasó mucho tiempo antes de que Su Ming hablara con calma.

–Por favor, concede nuestro deseo. Solo deseamos la libertad. Nosotros… –. Lleno de angustia, el líder de la tribu Predicación Fantasma miró hacia Su Ming. Sabía que esta solicitud era demasiado, pero no podía pensar en un mejor método para hacerlo.

Su Ming ignoró la tribu Predicación Fantasma. Si no atacaban, entonces él no los mataría. Caminó hacia el cielo, y cuando levantó su mano derecha, la larga lanza en su mano comenzó a brillar con una luz violeta.

–¡Señor! – El líder de la tribu Predicación Fantasma se levantó y gritó después de Su Ming. Las lágrimas cayeron de sus ojos y la tristeza apareció en su rostro.

–Por favor, ten piedad de los niños de mi tribu. Todavía son jóvenes, pero ya tienen hilos Berserker de Si Ma Xin en sus cuerpos. No tienen futuro, y no tenemos otros miembros de la tribu en el mundo exterior. Todos estamos aquí, y moriremos o viviremos nuestras vidas como si ya estuviéramos muertos.

–¡Por favor ayúdenos! ¡Nunca olvidaremos su amabilidad con nosotros!

–Señor, tuvimos un conflicto con usted hace muchos años, pero todo esto está en el pasado. Ahora solo tenemos tanta gente, podemos elegir no irnos, ¡pero deseo que nuestros hijos y nuestros jóvenes obtengan la libertad para que la tribu Predicación Fantasma pueda seguir creciendo!

La voz del líder de la Tribu Predicación Fantasma se llenó de dolor mientras suplicaba lastimosamente. Se inclinó una y otra vez hacia Su Ming. Todos los miembros de la tribu Predicación Fantasma detrás de él comenzaron a inclinarse hacia él en silencio nuevamente, y el sonido de sus cabezas golpeando el suelo sonó en el aire sin parar.

Los gritos de los niños viajaron por el aire. Los ancianos lloraron. Las mujeres también comenzaron a llorar suavemente.

Su Ming se congeló por un momento en el aire antes de continuar caminando hacia el cielo. La luz violeta en la lanza en su mano se hizo aún más fuerte, y la intención asesina que albergaba hacia Si Ma Xin brillaba aún más en sus ojos.

El «juego» del que habló Si Ma Xin hizo que Su Ming soportara una prueba de su humanidad, forzándolo a situaciones en las que no podía matar a la gente… ¡ni elegir no matarlos!

A veces, hacer una elección es difícil, ¡pero es aún más difícil tomar esa decisión cuando no hay otra opción presente!

Cuando el líder de la tribu vio a Su Ming levantando la larga lanza en su mano derecha, a punto de apuñalar el cielo en la sexta capa, sus gritos de desesperación resonaron en el aire, y cada palabra que pronunció se llenó de lágrimas de sangre.

–Señor, la sexta capa es diferente a las otras capas debajo de nosotros. Si Ma Xin ha puesto el control sobre nuestras vidas en el cielo. Si el cielo se rompe, todos moriremos de inmediato. Todos nosotros, todos los miembros de mi tribu moriremos ante tus ojos en el momento en que rompas este cielo.

–Este es nuestro destino….

Su Ming permaneció en silencio. La punta de su lanza ya había tocado la barrera del cielo, y el indicio de presencia de Cultivo de Vida se había fusionado con la barrera del cielo. Sintió la conexión que ataba al cielo todas las vidas de aquellos en la tribu Predicación Fantasma.

Fue justo como dijo el líder de la tribu. Una vez que este cielo fuera destruido, todas estas personas morirían.

“Si Ma Xin, trataste de romper mi corazón con Bai Su en el pasado para poder plantar tu Semilla Berserker en mí… Ahora, cambiaste tu método. Preparaste todas las cosas en Puerta del Cielo para hacerme dudar y lograr los resultados que querías en el pasado”

¡Su Ming cerró los ojos, luego de ese breve momento de pausa, la larga lanza en su mano apuñaló el cielo!

Los retumbos provocados por ese empuje sacudieron el cielo y la tierra, causando grietas finas en el cielo. Una vez que estas grietas se conectaron entre sí, se convirtieron en fragmentos que estallaron con un fuerte golpe en la punta de la lanza de Su Ming.

–A veces, la muerte es una forma de libertad…

Su Ming cerró los ojos y, debajo de él, todos los miembros de la tribu Predicación Fantasma arrodillados temblaron y explotaron cuando el cielo se desgarró. Una gran cantidad de hilos rojos rasgaron sus pieles, y cuando estas personas murieron, esos hilos rojos se reunieron en el aire para convertirse en una figura indistinta.

Esa figura se parecía un poco a Si Ma Xin.

Miró a Su Ming y de repente comenzó a reír a carcajadas. Su risa era suave y aterciopelada, haciendo que quienes la escucharan se sintieran increíblemente incómodos.

–Como era de esperar, tú y yo somos del mismo tipo de personas. Originalmente tenía la intención de darles a estas personas lo que deseaban de acuerdo con lo que prometí si realmente les diera su brazo, ¡pero esa libertad sería la muerte!

–¡Porque yo también, a veces pienso que la muerte es libertad!

–Está bien. Eres tan bueno… Te estaré esperando en la novena capa. Todavía hay dos capas para ir. Será mejor que te apures, o de lo contrario tendrás que enfrentar la misma opción cuando conozcas a Bai Su… ¡Me gustaría ver cuál sería tu elección en ese momento!

Cuando se dijeron esas palabras, la figura indistinta que estaba formada por los hilos de sangre se desmoronó y se dispersó, convirtiéndose en un charco de sangre derramada en el suelo. La intención asesina brilló en los ojos de Su Ming. En ese momento, el deseo de matar a Si Ma Xin se convirtió en una poderosa existencia que ardía dentro de él.

¡Se dio la vuelta en silencio y dio un paso hacia la séptima capa!

Una gran batalla se desarrolló en la séptima capa, y fue una larga serie de asesinatos que no se detuvo. Todo esto se debió a una sola frase que resonaba en el aire, pronunciada por Si Ma Xin en el instante en que Su Ming llegó a la séptima capa.

–Si llega a la octava capa, ¡todos ustedes morirán!

La cadena de asesinatos se desarrolló en ese momento. No se intercambiaron palabras entre ellos. Solo había respiración irregular y una cantidad infinita de habilidades divinas volando en el aire. Su Ming podía sentir una ola de aura asesina y fría insensibilidad de los quinientos Berserkers a su alrededor.

Ninguno de ellos era gente común. Todos ellos poseían un poder excepcional y tenían con ellos una vasta experiencia de batalla. ¡Eran las cuchillas afiladas de Cielo Congelado, las personas que defendían la Frontera Sur!

No lucharon por su libertad. ¡Solo estaban peleando… para poder morir en la batalla!

Matarían o serían matados. Morir en manos de un poderoso guerrero era para ellos, ¡la forma más alta de gloria en sus vidas!

Su Ming los miró. Cuando levantó su mano derecha, la larga lanza aulló y pasó el área a gran velocidad. Dondequiera que fuera, la matanza llenaría el aire. Estas personas no se resistieron. Solo usaron todo su poder y lucharon con sus habilidades divinas. Algunos de ellos incluso decidieron autodestruirse cuando resultaron heridos.

El aura asesina de estas quinientas personas surgió en el cielo, haciendo que Su Ming también se callara en su cara.

Finalmente, cerró los ojos y la armadura de su cuerpo se convirtió en una cantidad interminable de hilos violetas. Estos hilos se dispararon en todas las direcciones, pero no se escuchó ni un solo grito de dolor. Las únicas cosas que vio fueron sonrisas tranquilas y miradas distraídas en sus rostros que decían que habían sido liberados.

Su Ming no sabía cuánto tiempo había pasado. Tal vez había sido el lapso de medio palo de incienso, tal vez fue más largo. Cuando los rugidos y los sonidos de la batalla desaparecieron a su alrededor y una sustancia pegajosa estaba por todo el suelo, abrió los ojos.

Los hilos violetas volvieron a él. Una vez que se convirtieron en la armadura de su cuerpo, solo quedó una persona delante de él. Esa persona estaba temblando, pero estaba apretando los dientes para no caerse.

Era un hombre viejo. Su cabeza estaba llena de cabello blanco y la sangre goteaba por las comisuras de su boca. Miró a Su Ming, y no se encontró odio en su rostro. En cambio, solo había una sonrisa en sus labios.

–Mátame. No me dejes morir en manos de los despreciables hilos Berserker de ese mocoso de Si Ma Xin. Soy Tian Shen usa esa lanza tuya que puede absorber almas y llevarte mi alma contigo. ¡Conviérteme en un alma de batalla y déjame ayudarte en tu lucha contra Si Ma Xin!

La voz del viejo era como un trueno. Mientras retumbaba en el aire, el respeto apareció en la cara de Su Ming. Él balanceó la lanza en su mano derecha, y cuando pasó junto al viejo, ¡se llevó su alma!

Sostenía la larga lanza en su mano, y ahora había quinientas almas de batalla increíblemente distintas que rodeaban su Lanza Supresora de Demonios. No dejaron escapar ningún grito agudo, y solo se pudo encontrar silencio junto con un aura asesina aterradora que surgió de ellos.

Acompañaron a Su Ming, corriendo hacia el cielo que conducía al mundo de la octava capa, y se estrellaron contra él. Una fuerte explosión que sacudió el cielo reverberó en el aire, y una grieta atravesó el cielo de la séptima capa. Su Ming se adelantó y se convirtió en una figura violeta. Luego, con las quinientas almas, se apresuró… ¡a la octava capa!

¡La octava capa de Puerta del Cielo!

¡El mundo donde se encontraba la Gran Tribu Cielo Congelado!

Pero en el instante en que Su Ming entró en la octava capa, sus pupilas se contrajeron abruptamente.

Este era un mundo desolado, un mundo que no tenía signos de vida. El cielo aquí era gris, e incluso el suelo era así.

Toda la gente aquí… ¡también era gris!

Sus ojos eran grises, y también sus cuerpos rotos. Todas las personas de ojos grises eran seres que habían perdido sus signos de vida en este mundo.

Quizás ya ni siquiera podrían llamarse personas. En el campo de visión de Su Ming, toda la región que pertenecía a la Gran Tribu Cielo Congelado eran solo ruinas. Dentro de ellos había una innumerable cantidad de cadáveres. Aunque hablando con mayor precisión, no eran exactamente cadáveres, porque sus ojos estaban abiertos y grises.

No respiraban, y no se podían sentir signos de poder de sus cuerpos. En este mundo tranquilo, todo lo que vio Su Ming estaba lleno de un aire extraño. Entre los cuerpos había hombres y mujeres, ancianos y jóvenes, todos estaban tumbados en el suelo en silencio, como si estuvieran durmiendo… Todos ellos también tenían otra similitud: ¡Les faltaba una mano!

Todas sus manos izquierdas se habían ido.

Había una gran piedra en forma de cono en el cielo gris. El escenario de piedra era muy grande y ancho, y había una persona sentada en él. Cuando esa persona vio a Su Ming, una sonrisa siniestra apareció en sus labios.

Quizás esa plataforma de piedra en forma de cono era la novena capa de Puerta del Cielo, porque Su Ming podía reconocer a la persona sentada allí con una sola mirada. Él… ¡Era Si Ma Xin!

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.