<- Actualmente solo registrados A- A A+

RW – Capítulo 573

Capítulo 573. La Batalla de Cañada del Dragón Caído

 

¡BOOM!

Cuando el fuego estalló en la artillería de a bordo, Iron Axe sintió que el barco de acero en el que se encontraba se tambaleaba ligeramente.

Unos segundos más tarde, una nube de humo y polvo explotó en la muralla de la ciudad extranjera, y luego el rugido se calmó por un momento. Después de que todo el humo y el polvo se dispersaron, miró por el telescopio y descubrió que ahora había una gran grieta en la parte inferior del muro de piedra.

A diferencia de Ciudad del Rey, Cañada del Dragón Caído rara vez se encontró con ataques de enemigos externos, ya que se ubica en el centro sur del reino. Por lo tanto, su muralla era bastante baja, ni siquiera la mitad de alta que la de la Fortaleza Longsong. El estrecho muro en la parte superior solo permitía el paso de una persona, y no podían instalar grandes equipos de defensa como manganas. Por lo tanto, el Escuadrón de Artillería extendió las artillerías de campaña al espacio abierto a 500 metros de la muralla.

Para asegurarse de que los cientos de soldados del Batallón de Vanguardia pudieran ingresar a la ciudad de manera eficiente, Iron Axe decidió hacer tres aperturas en la muralla de la ciudad antes de la acción. Cualquier enemigo que intentara rellenar y defender los espacios abiertos sería bombardeado sin piedad por los cañones de 12 libras. Ahora que la puerta y el muro norte habían sido atravesados, daría la orden final de atacar una vez que se apoderaran de la última entrada.

‘Si tan solo las brujas pudieran haber venido con el ejército,’ Iron Axe pensó con pesar. Era un desperdicio usar estos preciosos proyectiles en las piedras.

Si Lady Nightingale estuviera aquí, solo necesitarían tres paquetes de explosivos para destruir toda la muralla de la ciudad. Después de todo, esta defensa era mucho más débil que la de Ciudad del Rey.

Le divirtió darse cuenta del cambio en su creencia. Hace medio año, había insistido en que el ejército debía completar la tarea de Su Majestad de forma independiente. Sin embargo, después de conquistar Ciudad del Rey con la ayuda de la Unión de Brujas, de repente se le ocurrió que la forma perfecta de pelear era usar brujas como sus ojos o comandos.

“¡Señor!” Gritó un soldado en el mirador. “¡Preste atención a la puerta! ¡Parece que están juntando caballos!”

Iron Axe miró la puerta en ruinas a través de su telescopio. Con una visión limitada, solo podía ver vagamente el polvo detrás del muro.

“¿Debo ajustar la artillería naval y disparar en esa dirección?” Van’er preguntó.
“No es necesario. Desperdiciarás al menos dos o tres proyectiles más.” Sacudió la cabeza y dijo, “Como son caballos, creo que su plan es reunir caballeros e intentar abrir la línea de bloqueo de la artillería de campaña por medio de un asalto. No hay nada de qué preocuparse. Mientras que para ti…” Iron Axe se giró para ver a la Condesa Spear. “Después de este asalto, me temo que no quedarán muchos caballeros en su dominio.”

“Decidieron ponerse del lado de mi hermano. Estas personas ya no son mis caballeros.” Ella respondió en voz baja. “Ese es el precio que tienen que pagar por su traición.”

“Ya veo.” Iron Axe se detuvo por un momento y dijo, “¿Has decidido qué hacer con Redwyne Passi?”

Ayer, recibió una carta secreta del Ayuntamiento, que exigía que todos los nobles, excepto los familiares de Spear, fueran escoltados a la Ciudad de Neverwinter. Cualquiera que se resistiera sería ejecutado en el acto, y su dominio sería bloqueado por el Primer Ejército. Los oficiales del Ayuntamiento llegarían y confiscarían sus propiedades.

Basado en esa carta, los nobles probablemente serían condenados a trabajos forzados en las minas. Actualmente, varias minas en el Área de la Fortaleza carecían de suficiente mano de obra. Debería haber cientos de personas, incluidos familiares, compinches y sirvientes. Parecía que este año habría más mineral de hierro en la Ciudad de Neverwinter.

En cuanto al culpable, Redwyne Passi, la carta indicaba que debía ser entregado a la condesa.

La vacilación en el rostro de Spear mostró que aún no había tomado una decisión.

Iron Axe suspiró en silencio. Si fuera ella, le cortaría la cabeza sin dudarlo. Nada era más imperdonable que la traición.

“¡Ya vienen!” Gritó de repente el observador.

Dejando a un lado estas pequeñeces, continuó mirando el campo de batalla a través del telescopio.

Como había esperado, un grupo de caballeros salió a toda prisa de la puerta, dirigiéndose directamente al borde de la artillería de campaña.

El sonido de disparos resonó de repente en la selva y el bosque. Las nubes de humo flotaban en el aire frente al campo de batalla. Más de 20 caballeros y sus escuderos cayeron al suelo fangoso sucesivamente después de salir corriendo a menos de 100 metros.

Si el Duque Ryan hubiera llevado a sus tropas a atacar Ciudad Frontera, el caballero aún podría haber causado una pequeña amenaza al Primer Ejército al actuar al unísono. Sin embargo, ahora estas tortugas de hierro eran objetivos casi vivos sin capacidad de contraatacar.

Los fusiles de repetición y dos HMG (ametralladora pesada) podrían bloquear por sí solos a los enemigos en su camino al ataque. La artillería de campaña ni siquiera necesitó recargar.

Después de otra ronda de disparos de la artillería naval, el delgado muro finalmente se derrumbó. Iron Axe ordenó hacer sonar el silbato y atacar de inmediato.

Los soldados del Batallón de Vanguardia salieron de la alineación y se separaron en tres grupos apuntando a las tres aberturas.

La batalla por recuperar Cañada del Dragón Caído había iniciado oficialmente.

Dos horas después, el Primer Ejército tomó los castillos y las iglesias.

Los enemigos habían estado demasiado asustados por el estruendo de las armas como para oponer resistencia alguna. El último grupo de caballeros que fue destruido inmediatamente cuando salieron de la puerta fueron todos los soldados que Redwyne pudo reunir.

La gente de la iglesia no apareció en absoluto, todos los bienes y materiales desaparecieron. El Sacerdote Rosad también desapareció.

No había un túnel secreto o una puerta lateral oculta en Cañada del Dragón Caído y no había forma de escapar en una ciudad de este tipo, que estaba rodeada de montañas. Los soldados buscaron al usurpador y lo detuvieron en el nivel superior del castillo.

Iron Axe ordenó que se llevaran a los ministros que estaban de rodillas pidiendo clemencia y ordenó a los soldados que dejaran a la Condesa Spear y a su hermano solos en la habitación. Por supuesto, Redwyne estaba atado firmemente a la silla, por lo que no podía hacer ningún daño a la condesa.

“No entiendo…” Spear dijo después de un largo silencio. “¿Qué ganas siendo el Lord? Nuestro hermanito y tú no saben nada de administración ni de comercio. Incluso si te sientas en esta posición, simplemente entregarás tu poder a otros feudatarios. Crees que soy menos importante para ti que esos extraños, ¿no?”

“¡Eres una bruja, la subordinada de un demonio!” Redwyne estiró su cuello, llorando. “Padre estaba equivocado acerca de ti. ¡Lo engañaste!”

“¡Pero sigo siendo tu hermana!”

“¡No lo eres!” Apretó los dientes y dijo, “¡Simplemente eres una bastarda adoptada por padre!”

“¿Q-Qué?” Spear quedó aturdida.

“Escuché con mis propios oídos cuando estaba borracho. Tú fuiste el error que cometió cuando era joven. ¡Y no eres un Passi!” Redwyne gritó con ira. “¿Por qué tú deberías heredar la familia y no yo? Solo estoy recuperando lo que se supone que me pertenece. ¡Tú eres la verdadera extraña!”

Spear se cubrió la cabeza, pero no podía recordar nada de su infancia. “¿El error que cometió?”

“Piénsalo, ¿por qué te ves tan diferente de madre? ¿No puedes recordar cómo llegaste a Cañada del Dragón Caído?”

“Entonces… tú tampoco eres mi hermano.”

“¡Exactamente, soy el verdadero heredero de mi familia, el Conde de Cañada del Dragón Caído! Libérame de inmediato. ¡Exijo ser tratado como un noble!”

Spear salió tambaleándose de la habitación. Iron Axe la sostuvo inmediatamente y le dijo, “¿Estás bien?”

“Estoy bien.” Ella respiró hondo. “Envía a mí, no, envía a Redwyne Passi a la Ciudad de Neverwinter. Ha perdido la cabeza. La mina es donde debería estar.”

“Como desees.” respondió Iron Axe y asintió.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.