<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 12

 

Capítulo 12: Sexta Etapa de las Artes Energéticas.

 

Esa gran lanza pulsaba con un aura infernal; al parecer, su origen era la energía única y singular proveída por la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal.

¡La Lanza de la Deidad Infernal!

La sexta etapa de las artes energéticas era el nivel de las Armas de Energía, un nivel en el que se podía usar la energía para convocar armas. Esas armas no eran para nada aleatorias; existían mecánicas y reglas complejas tras su manifestación. Estaban formadas por distintos tipos de energías verdaderas, y luego eran invocadas a través de los distintos puntos de acupuntura del cuerpo humano, todo conforme a las artes energéticas del practicante.

Unas armas aleatorias obviamente no serían tan poderosas y podrían derrotarse fácilmente en combate.

La Lanza de la Deidad Infernal de Yang Qi se veía como una construcción primitiva, casi como si estuviera hecha de piedra. Pulsaba con un aura del inframundo y la punta era de un color rojo sangre que haría sentir a quien la viera como si su alma fuese a ser absorbida al infierno.

Con esa lanza en mano, Yang Qi se sentía como si de verdad fuera un dios del infierno.

—¡Lanza de la Deidad Infernal! —gritó mientras sujetaba la lanza. En ese instante, el poder de los megamamuts surgió en su interior y generó varios vórtices en el interior de su cuerpo. No eran vórtices ordinarios, sino vórtices infernales.

Cuando esos vórtices entraron en acción, una energía explosiva hizo erupción.

Entonces arrojó la Lanza de la Deidad Infernal y esta dibujó una gran línea por el aire y voló varios cientos de pasos antes de incrustarse al costado de una montaña. Ante la lanza, era como si esa montaña estuviera hecha del tofu más suave, al chocar, emitió unos estruendoso descomunales y abrió una gran cueva cuyo final no se podía ver.

—¡Qué poder! Esta lanza es tan rápida y poderosa que seguramente no tendría problemas usándola para enfrentar las artes energéticas de hielo glacial de Yang Shi. ¡Y él está en la octava etapa!

Yang Qi le dio un vistazo a esa cueva llena de escombros que había abierto, y repentinamente comprendió mucho mejor el poderío de la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal. Tanto el método para formar energía verdadera como la fuerza bruta que contenía eran algo más allá de cualquier otra arte energética.

El poder mostrado por la lanza azul que Yang Shi había convocado con su arte energética de hielo glacial no podía ni llegarle a los tobillos a la Lanza de la Deidad Infernal.

Y eso era estando él en la octava etapa, Yang Qi apenas estaba en la sexta.

Yang Qi bajó la mano y recogió una roca del suelo, entonces usó el poder de esos vórtices infernales para arrojarla, y la roca simplemente se encendió en llamas al instante y golpeó otra gran piedra cercana para hacerla explotar.

—¡Asombroso! Por lo general tendría que cultivar hasta la cumbre de la séptima etapa antes de poder atravesar rocas de ese modo y causar una explosión. ¿Qué tan fuerte es este arte energético que tengo? Es una lástima que parece que aún tenga tanto progreso por delante. No puedo extender o retraer mi energía verdadera, así que aún es necesario arrojar personalmente esa roca.

En la sexta etapa se podían formar armas, pero no se podía controlarlas a distancia.

Sin embargo, al llegar a la séptima etapa, se hacía posible extender la energía verdadera para blandir armas a distancia.

Por otro lado, retraer la energía verdadera era una habilidad muy útil en combate pues ayudaba a conservar la energía. Como era de esperarse, la séptima etapa era unas diez veces más poderosa que la sexta si mirábamos el poder de combate.

De hecho, esa era la razón por la que Yang Honglie sentía tanta confianza en poder suprimir a Yang Qi. Técnicamente, el nivel de artes energéticas más bajo de Yang Qi indicaba que no había manera de que fuera rival para Yang Honglie.

Pero gracias a la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal, ya estaba seguro de que podría hacerle frente a Yang Honglie. Especialmente considerando que poseía la Lanza de la Deidad Infernal, se podía mover con una velocidad tan sorprendente que nadie podría evadirla.

Esta lanza no era ningún arma ordinaria. Cuando se usaba para atacar parecían resonar unos gritos como provenientes del infierno, como el aullido de millones de fantasmas y diablos. Todo el que lo escuchara quedaría profundamente conmocionado y no podría evadir el ataque, en cierto modo, era un ataque tanto físico como mental.

La verdad era que, aunque otro genio adquiriera de algún modo la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal, esta no garantizaba formar la Lanza de la Deidad Infernal.

La razón por la que Yang Qi lo había hecho era el mamut de relámpagos, probablemente era el producto del cultivo y la energía verdadera de algún experto poderoso.

Con respecto a eso, Yang Qi seguía lleno de curiosidad sobre por qué el duendecillo dorado de su frente había permanecido completamente inmóvil hasta ahora. La quintaesencia que había dejado atrás lo estaba fortaleciendo de manera impresionante, por lo que Yang Qi estaba sobrepasando en muchos aspectos a las personas ordinarias.

A medida que su energía verdadera crecía, Yang Qi se sentía más relajado y cómodo que nunca, y finalmente levantó la cabeza y dejó salir un largo grito. Apenas habían pasado algunos días, pero ya había llegado a la sexta etapa, el nivel de las Armas de Energía. Logros como estos no se veían a menudo en el Continente Abundancia Exuberante.

—¡Puño del Rey Invencible! —gritó con fuerza, y desató lo mejor posible esa técnica marcial de clase pseudo-real. Con el flujo de su energía, sus puños parecían hacerse montañas y se movían con una velocidad impresionante de un lado a otro. Hasta el aire parecía desgarrarse a su paso, la tierra era separada por sus puños como si de un hacha se tratasen.

La Lanza de la Deidad Infernal era algo que no podría simplemente usar a la ligera; podría haber problemas si alguien la viera. Pero podía usar el Puño del Rey Invencible como quisiera, por lo que esta técnica no era algo que pudiera menospreciarse.

Ya había practicado todas las posturas de su nueva técnica de puño durante los últimos días de cultivo, y las había perfeccionado completamente. Aunque aún no podía convocar la imagen de seis brazos con su energía verdadera como su padre, aun así, podía desatar ataques tan explosivos que formaban fisuras en las montañas. A estas alturas, podía hacer pedazos fácilmente a cualquier otro individuo en la sexta etapa.

La media noche llegó rápidamente y el valle estaba empezando a hacerse muy frío. Entonces Yang Qi se tomó un descanso de su cultivo. Saltó sobre unos árboles y empezó a viajar por las montañas con la agilidad de un mono.

Los expertos en la séptima etapa podían sobrepasar esto fácilmente. Estos podían pasar por las copas de los árboles y algunos hasta podían usar métodos especiales para formar alas de energía verdadera, por lo que les era posible planear por el aire. Gracias a esas técnicas, no sería ningún problema viajar 1.500 kilómetros en un día.

Y en lo que concernía a las alas, si lograba cultivar la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal hasta la séptima etapa, podría entonces formar Alas de un Demonio Diabólico, las cuales eran muy superiores a las alas de energía verdadera normales.

Lamentablemente, el Clan Yang no poseía técnicas que permitieran formar alas de energía verdadera, esa era una de sus debilidades.

Este tipo de técnicas de alas de energía verdadera se consideraban muy escasas y por lo general eran secretos bien guardados para las organizaciones que las poseían.

—«Yun Hailan. Song Haishan… Me habéis traicionado, tan simple como eso. Uno de estos días les pagaré de vuelta. Lástima que ahora no sea el momento. Pero solo esperen a que mi cultivo se siga fortaleciendo. Les devolveré el favor en cuanto absorba el mamut de relámpagos.»

Yang Qi sabía que lo más importante ahora era restaurar el honor y la gloria del clan, ayudar a su padre y salvar a sus hermanos. Pero la piedra más grande en su zapato seguía siendo la manera en la que Yun Hailan lo había traicionado.

Si no vengaba eso, no merecería ser llamado una persona.

Yang Qi salió rápidamente de las montañas y ya se dirigía de vuelta a Fuerte Yan.

Entre los cientos de kilómetros que rodeaban la ciudad había todo tipo de guarniciones, aldeas y pueblos, estaban tan dispersos y numerosos como las estrellas en el cielo. Una red compleja de caminos las conectaba, y los más grandes eran tan grandes que hasta una decena de carruajes podían pasar en simultáneo. Cada uno de esos caminos estaba pavimentado por grandes losas de piedra caliza y estaban muy bien mantenidos.

Casi todo el mundo cultivaba en el Continente Abundancia Exuberante, incluso las personas más comunes. Por lo que crear edificios y senderos magníficos no era muy difícil.

Por supuesto, los ciudadanos más ordinarios solo cultivaban artes energéticas de tercera clase, y la mayoría nunca pasaba más allá de la cuarta etapa, el nivel de Refinación de Energía.

Sin embargo, eso no era poca cosa. Las personas en la cuarta etapa tenían la fuerza suficiente para correr a toda velocidad cargando cien libras encima. Eran este tipo de hombres fuertes los que reparaban los caminos, construían edificios, cavaban zanjas y excavaban rocas de montaña. Por esto era que el Continente Abundancia Exuberante estaba repleto de tantos edificios asombrosos, caminos muy bien mantenidos y muchas otras demostraciones de riqueza.

Por eso mismo era que le nombre del continente incluía la palabra “abundancia”.

A veces algún plebeyo lograba reunir suficientes Píldoras de Convergencia de Energía para ascender en su cultivo y entrar al nivel de Erupción de Energía. Estas personas eran reclutadas de inmediato por los clanes más ricos y poderosos, o por la nobleza para servir como guardias especiales. Al hacerse parte de las organizaciones importantes, eventualmente podían conseguir acceso a artes energéticas de más alto nivel.

Mientras viajaba, algo repentinamente llegó al oído de Yang Qi, —«¿Qué es eso? ¿Qué hacen personas peleando en la ribera del Río Yan?»

Fuerte Yan estaba construido junto al siempre neblinoso Río Yan, algo muy conveniente en muchos aspectos.

El río por sí solo tenía decenas de kilómetros de ancho, y ambas riberas tenían playas extensas repletas de vegetación y grande rocas. Estos hermosos terrenos hacían que las playas fueran un lugar perfecto para mantenerse oculto y muchos artistas marciales de alto nivel hacían su hogar en estos sitios.

A medida que Yang Qi pasaba por una de estas áreas, pudo sentí repentinamente unas fluctuaciones de energía y escuchó el sonido de un combate. Entonces se detuvo, y al dirigir la mirada al lugar se encontró con una joven rodeada de más de diez hombres de negro.

Los hombres de negro eran en su mayoría expertos en la quinta etapa, el nivel de Erupción de Energía. Uno de ellos era particularmente alto e imponente, y tenía una proyección de energía detrás que se veía como un feroz rostro de fantasma. Las fluctuaciones de energía verdadera que emanaba parecían indicar que sus artes energéticas estaban relacionadas al veneno.

Obviamente era el líder del grupo, y el hecho de que pudiera formar una cara de fantasma con energía verdadera indicaba que estaba en un nivel un poco por encima de Yang Qi, la séptima etapa, el nivel de Manifestación de Energía.

—«¿No son esas las artes energéticas del Templo de Peste Sombría?» —Yang Qi era una persona bastante perspicaz, y pudo sentir casi de inmediato que esta arte energética con cara de fantasma estaba relacionada de algún modo al veneno que había herido a sus dos hermanos. Quizás estos hombres de negro eran también enemigos del Clan Yang.

La joven contra la que luchaban llevaba ropas blancas y blandía una espada verde. Cada uno de los movimientos de su arma enviaba corrientes de energía de espada que formaban grullas inmortales y luego atacaban a la cara de fantasma.

¡Whuuush!

Una lluvia de flechas de ballesta salió súbitamente desde los demás hombres de negro, pero cada flecha se veía tan larga y gruesa como una lanza.

—¡Esas son Ballestas Anti-Ejército! —murmuró Yang Qi sorprendido. Las Ballestas Anti-Ejército eran particularmente letales y eran capaces de atravesar la energía verdadera, incluso aunque esta formara escudos.

Un ejemplo era el escudo de energía que Yang Kui había convocado en su combate, aunque se decía que fuera invulnerable a todo tipo de armas, las Ballestas Anti-Ejército en realidad podían atravesarlo.

El aire se llenó de flechas en unos instantes, y se dirigían hacia la mujer de blanco como si fueran una nube de langostas.

La joven ya tenía la espalda al río y no tenía más salidas. Sin embargo… fue entonces que un enorme par de alas de energía verdadera salieron repentinamente de su espalda, cada una tenía nueve metros de largo. Una sola batida de esas alas la lanzó a lo alto del cielo, evadió las flechas casi como una grulla inmortal.

—«Eso es lo que creo que es? ¿Las Alas de la Grulla Blanca? Esa es una de las artes energéticas de primera clase que usan los miembros de la mansión del magistrado de la ciudad, ¿no? ¡Ella es de la mansión del magistrado de la ciudad!» —Yang Qi quedó sorprendido y empezó a avanzar hacia el lugar.

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

12 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 19

    Luis Rojas Valle - hace 1 mes

    Gracias por el capítulo 😁👍 pensé que era su prima? Pero parece que es la Waifu

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.