<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 120

 

Capítulo 120: Tributo de Sangre.

 

Todo había dado un vuelco en apenas unos instantes.

Los tiránicos miembros de la Sociedad del Príncipe Heredero habían tenido rodeado a Yang Qi hacía apenas unos momentos, y se preparaban para atacarlo con todas sus fuerzas. Pero luego Gu Fenxian terminó capturado, Jiang Fan aplastado en el suelo, y Song Haishan abatido.

La formación de batalla de la Sociedad del Príncipe Heredero fue acabada en un instante.

Aquellos miembros que habían estado a punto de escapar quedaron congelados al escuchar las palabras de Yang Qi, ya no se atrevían a moverse. Lo que era peor, Yang Qi había desatado una mortal manifestación de Energía Verdadera Humanoide que se había fijado ya en todas sus auras.

Reconocieron al instante que esa Energía Verdadera Humanoide no era algo a lo que pudieran hacerle frente.

Sin embargo, uno de los estudiantes parecía no estar convencido.

—Me voy, ¡y nadie se meterá en mi camino! —dijo mientras se elevaba por el aire. Pero tras apenas unos instantes, la Energía Verdadera Humanoide apareció encima de él y lo golpeó hacia abajo, lo que lo tumbó del cielo y casi lo mata.

El hombre era un Usurpador de Vida terciario, pero había terminado arrojado contra el suelo casi sin esfuerzo por esa Energía Verdadera Humanoide.

Yang Qi había matado ya a Jiao Wufeng, un poderoso Usurpador de Vida quinario, y luego absorbió su núcleo demoníaco y lo usó para obtener le poder de sesenta megamamuts antiguos. Ni el Usurpador de Vida cuaternario Jiang Fan era rival para él, sin mencionar a este estudiante más débil.

—Un montón de perros y gallinas inútiles, —rugió Yang Qi—. ¿De verdad van a seguir forzándome? —Miró alrededor a los estudiantes ya atemorizados, y Yang Qi repentinamente se dio cuenta de que toda la situación estaba bajo su completo control.

Esto era poder.

Esto era respeto.

En el mundo en el que vivía, el respeto solo se obtenía con suficiente poder.

Asintió con satisfacción y retiró su pie de encima de Jiang Fan. Este salió de la tierra con esfuerzo, y se ahora se veía completamente distinto de hacía unos momentos. Ahora se lo veía arruinado, cubierto de tierra, como un simple mendigo, y no un poderoso Usurpador de Vida.

—¿Qué arte energética fue esa? —dijo apenas capaz de creer que había sido derrotado—. ¡Mi Arte del Ciclón Zodiacal del Río Estrellado es conocida por tener una energía verdadera increíblemente poderosa! Ni siquiera un Usurpador de Vida quinario debería poder derrotarlo tan fácilmente. ¿Quién diablos eres? ¡Un plebeyo de baja cuna como tú no debería ser tan fuerte! Debes haber sido poseído por un monstruo endemoniado. ¡Voy a reportarle esto al instituto y demandar una investigación!

—¿Todavía estás con tus ilusiones de grandeza? —dijo Yang Qi al tiempo que volvía a plantar su pie sobre el pecho de Jiang Fan—. ¿Acaso no entiendes tu situación? —Luego envió un poco de energía verdadera a los meridianos de Jiang Fan y le hizo gritar de dolor, sonaba como un cerdo de camino al matadero—. Lo creas o no, destruiré tus artes energéticas si hace falta. Y haré que toda tu vida de cultivo haya sido un completo desperdicio.

Fue solo entonces que una expresión de temor finalmente llegó al rostro de Jiang Fan. —Muy bien, te creo, te creo. Hablemos las cosas. Somos de la Sociedad del Príncipe Heredero, ¿no le temes al Príncipe Heredero?

—¿El Príncipe Heredero? ¿Temerle? ¿Acaso no es él quien me está causando problemas? Ni siquiera tengo ningún conflicto con la Sociedad del Príncipe Heredero. Ustedes se buscaron esto solitos. De hecho, ¡creo que estoy siendo demasiado blando! —Yang Qi bajó su mirada hacia Jiang Fan con un resplandor siniestro en sus ojos.

—¡De acuerdo! —dijo Jiang Fan—. ¡Prometo no causarte más problemas! ¡Todo esto es nuestra culpa! Pretendamos que nada de esto ocurrió nunca.

—¡No puedes dejar las cosas así Hermano Mayor Jiang Fan! —chilló repentinamente Song Haishan—. ¡Me niego a creer que destruya tus artes energéticas! ¿Acaso no tiene miedo de que el instituto lo castigue? ¡Herir a sus compañeros discípulos es un gran crimen!

¡BAM!

Yang Qi movió su mano y envió una ráfaga de energía que golpeó a Song Haishan en toda la cara y mandó a volar algunos de sus dientes junto a un chorro de sangre. —No tienes derecho a participar en esta conversación Song Haishan. Después de lidiar con Jiang Fan será tu turno. ¿Crees que no me atreveré a dejarlo lisiado? Ustedes fueron los que comenzaron todo esto, y el instituto considerará eso. Para mí es simple autodefensa. Además, el instituto sabe que soy un genio con una base de cultivo alta. ¿De verdad piensan que se desharán de alguien así? Y con respecto a la Sociedad del Príncipe Heredero, solo tengo que unirme a alguna otra, entonces no me podrán hacer nada. Su Príncipe Heredero no va a asesinar a alguien en medio del instituto, ¿cierto?

Yang Qi movió su mano y envió una corriente de energía verdadera.

¡Crack!

Se pudo escuchar un sonido de algo reventándose desde el interior de Jiang Fan, y uno de sus meridianos fue destruido.

La mirada de Jiang Fan cambió totalmente al darse cuenta de que Yang Qi de verdad estaba listo para dejarlo lisiado. Y eso sería peor que morir.

Antes de que sucediera, gritó repentinamente, —¡Muy bien Yang Qi! ¿Qué tengo que hacer para que me dejes ir?

Los meridianos se podían sanar con medicinas espirituales y técnicas de sanado especial. Pero cuando el mar de energía era destruido, ya no había esperanza de recuperación.

—¿Ah? —dijo Yang Qi mientras controlaba su energía—. ¿Quieres que te deje ir? Eso se puede arreglar.

—¿Qué quieres? —dijo Jiang Fan con un ardor de esperanza en su corazón—. Podemos jurar olvidarnos de cualquier idea de venganza. Podemos guardar el secreto de los eventos de hoy.

—No confío ni una palabra que salga de tu boca, —respondió Yang Qi—. La única manera de resolver esta situación es que me pagues un tributo de sangre.

—¿Tributo de sangre? —respondió Jiang Fan impactado.

—Correcto. Un tributo de sangre. —los ojos de Yang Qi resplandecieron y continuó—. La decisión es tuya. Una opción es que simplemente destruya tus artes energéticas. No soy una persona tan amable, y tomando en cuenta lo que ha pasado aquí, es natural que quiera cortar las cosas de raíz. ¿Por qué no matarlos a todos y asegurarme de que no haya testigos? Por suerte para ti, no me gusta tampoco matar a diestra y siniestra. Pero tampoco te puedo dejar ir así nada más, ¿cierto? Tienes que hacer algo para ganarte mi confianza. Tienes que ensuciarte las manos.

—Solo dinos que es lo que quieres, ¿bien? —dijo Jiang Fan mientras su corazón ya empezaba a preocuparse.

—¡Mata a Song Haishan! —gritó Yang Qi—. ¡Y también a Gu Fenxian! ¡Todos ustedes! Mátenlos. Háganlo juntos, y háganlo rápido. Ese es el tributo de sangre que demando. Maten a esos dos personalmente, y entonces creeré que no divulgarán los eventos de hoy. Luego podrán irse.

—¿Q-qué? —dijo Jiang Fan tan asombrado que apenas podía hablar. ¡Ni en sus sueños más locos se hubiera imaginado que Yang Qi sería tan despiadado! Estaba demostrando el viejo dicho, los grandes hombres son despiadados. El tributo de sangre requerido era que los demás estudiantes mataran personalmente a Song Haishan y a Gu Fenxian. Si hacían algo así no podrían echarse atrás.

Fue entonces que un Usurpador de Vida secundario llamado Huang Hong gritó, —Yang Qi, ¡eres un villano cruel! No puedo creer que demandes un tributo de sangre como ese. ¡Si matáramos a Gu Fenxian y a Song Haishan estaríamos condenados! No solo seríamos responsables por cubrir la verdad, ¡podrás amenazarnos con el revelar secreto en cualquier momento! ¡No podemos aceptar algo así! Nunca aceptaré matar a alguien para ti. Si tienes lo que hace falta adelante, ¡rompe las reglas del instituto y déjame lisiado! ¡No te atreverás! Si tienes las agallas, entonces simplemente…

—¿Qué dijiste? —le interrumpió Yang Qi con una voz tan fría como el hielo—. ¡Te reto a que lo repitas! —Entonces empezó a caminar hacia Huang Hong.

Huang Hong claramente no estaba dispuesto a echarse atrás. Observó con una mirada sarcástica a Yang Qi y dijo, —Ah, vamos Yang Qi. ¿Lo mismo? Ya no me lo creo. ¿Estás jodido y aún quieres escapar? ¿Crees que hacerte el duro nos engañará? ¿Crees que de verdad te daremos tu tributo de sangre? Ya te digo, si nos fuerzas a hacer algo así, ni la Sociedad del Príncipe Heredero ni el instituto te dejarán salirte con la tuya. Quizás puedas escapar de algún modo, pero lo mismo no aplica a tu familia, tus amigos, tus hermanos. ¿Qué hay de esa tía Yang Susu? También será castigada. Me niego a creer que harás nada.

—¡Exacto! —gritó Song Haishan—. Me niego a creerlo. Aunque tuvieras seis brazos, tres cabezas y ochenta y un vidas, no te atreverías a herirnos. No caigan en su mentira todos. ¡Solo esperen a ver a qué se atreve!

—¡Qué inhumano Yang Qi! —dijo Gu Fenxian. Tan solo escuchar el “tributo de sangre” había hecho que las llamas de la ira danzaran en sus ojos—. ¿De verdad quieres que los demás miembros de la Sociedad del Príncipe Heredero nos maten? No me importa como resulten las cosas hoy, ¡te puedo garantizar que mi Clan Gu va a erradicar el Clan Yang!

Estaba claro que su odio por Yang Qi no podía eliminarse.

—Bueno, ¿qué vas a hacer Yang Qi? Si tienes lo que hace falta, ¡entonces comienza conmigo! —se rio Huang Hong fuertemente—. Sé que cultivas alguna técnica diabólica, y estás ocultando tu fuerza. Pero las reglas del instituto aún aplican. Si nos haces algo, tus amigos terminarán metidos en el asunto. ¡Piénsalo! Te estamos dando la oportunidad de revelar tus secretos ahora y…

¡Snap!

Una lanza repentinamente le atravesó el pecho.

Miró totalmente pasmado hacia abajo, y luego siguió la lanza hacia quien la sujetaba, Yang Qi. Su expresión se llenó de dolor e incredulidad y solo pudo decir al final, —T-tú… ¿me matas…?

—De verdad te estabas esforzando para hacerme molestar. ¿A quién más voy a matar?

Yang Qi rotó su Lanza de la Deidad Infernal e hizo que una ráfaga de energía verdadera abrumara a Huang Hong.

Este estalló en pedazos repentinamente, y toda su energía verdadera fue absorbida en la lanza.

Huang Hong, un Usurpador de Vida secundario y estudiante de élite, quedó totalmente erradicado por la Lanza de la Deidad Infernal de Yang Qi.

Ni siquiera había podido contraatacar.

Todos se quedaron mirando pasmados. Lo único que quedaba de Huang Hong eran sus gritos retumbantes de agonía, e incluso eso se disipaba rápidamente. No quedaba ni una pizca de evidencia que revelara que Huang Hong había existido en ese sitio alguna vez.

En este momento todos comprendían de verdad lo feroz y despiadado que Yang Qi podía ser.

Song Haishan y Gu Fenxian habían estado gritando con furia hacía unos momentos, pero ahora solo podían mirar con caras pálidas.

—Ya que se niegan a darme un tributo de sangre, he decidido daros uno. —Movió su Lanza de la Deidad Infernal y dijo en voz alta—, ¿Creen que me preocupa lo que suceda? Lo siento, pero no es así. Cuando se trata de matar, yo no vacilo. Aquí no hay ningún tabú.

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.