<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 13

 

Capítulo 13: Puño Contra Campana

 

Las Alas de la Grulla Blanca era un arte energética de primera clase. No era una técnica brutal y violenta como el Puño del Rey Invencible, pero proveía habilidades de vuelo maravillosas. Aunque no permitía a un practicante alzarse hasta los más altos Cielos como una grulla blanca real, sí que era posible alcanzar cientos de metros de altura y se podía usar para planear por decenas de kilómetros.

Debido a eso, era un arte energética comparable al Puño del Rey Invencible. Se consideraba increíblemente útil ya que se podía usar para escapar de enemigos o viajar grandes distantes.

Y en Fuerte Yan, las únicas personas que podían usar este tipo de arte energética eran aquellos provenientes de la mansión del magistrado de la ciudad.

Los clanes ricos y poderosos de Fuerte Yan poseían técnicas que impartían un poder de batalla despiadado, pero ninguno podía volar como aquellos de la mansión del magistrado de la ciudad.

Para ser específicos, las Alas de la Grulla Blanca era una técnica secreta que solo era transmitida en el linaje principal del magistrado de la ciudad. Debido a eso, estaba clara la identidad de la mujer de blanco.

Esta bajó la mirada tras evadir las flechas de las ballestas, y entonces apuntó al suelo con su espada. En ese momento vertió su energía verdadera a la espada, y empezó a temblar conforme un poder destructivo se acumulaba en ella.

Luego gritó, —¡Una Espada Para Congelar Diecinueve Prefecturas!

En ese instante, una deslumbrante luz de espada empezó a caer y cubrió toda la playa con proyecciones de espadas.

—Red de los Cielos, Malla de la Tierra. ¡Destruyan!

Debido al inmenso poder de esa luz de espada, los granos de arena de la playa se hicieron polvo al instante.

A Yang Qi le bastó un vistazo para darse cuenta de que esta espada era un arma divina impresionante. Cualquier cosa que pudiera amplificar las artes energéticas de este modo era sin dudas muy valioso.

Al fin y al cabo, un arma divina como esta podía usarse fácilmente para obtener la ventaja frente a un enemigo.

Obviamente, el líder de los hombres de negro podía llegar a la misma conclusión que Yang Qi. Extendió sus brazos, y convocó lo que al principio parecía un dosel elíptico por encima de ellos. Pero a medida que tomaba forma, quedó claro que era una gran campana, y lo cubrió a él y a sus hombres en apenas unos momentos.

—¡Muralla de la Campana Dorada!

La luz de espada empezó a golpear la campana dorada y salieron chispas por todos lados, también se escuchaba el sonido de metal chocando contra metal y hasta llegó a las aguas del río.

Más de cien proyecciones de espada golpearon la campana, pero no fueron capaces de atravesarla. La mujer de blanco evidentemente se estaba quedando sin energía verdadera, por lo que sus alas empezaron a desvanecerse. ¡Parecía que terminarían de desaparecer en tan solo unos momentos!

Al fin y al cabo, no todos podían usar sus artes energéticas de manera tan extendida como Yang Qi.

—¡Es nuestra oportunidad! —dijo el líder de los hombres de negro. Entonces revirtió el flujo de su energía y envió la campana volando hacia arriba y la convirtió en un enorme martillo.

¡PUM!

El martillo golpeó de lleno a la mujer de blanco y la hizo desplomarse del aire. Salía sangre de su boca a medida que caía hacia la arena, y su energía verdadera temblaba inestablemente. Ahora Yang Qi podía ver su rostro y su belleza lo dejó impactado.

El líder de los hombres de negro se acercó lentamente a la mujer caída y dijo, —¿Qué te parece? ¿Dolió? Apenas acabas de llegar a la séptima etapa, el nivel de la Manifestación de Energía. Pero aún no has consolidado tu nivel. Yo llevo más de una década en este nivel. ¿De verdad pensabas que esa espada tuya bastaría para ganarme?

La joven alzó la mirada y le respondió, —¡No puedo creer que el Templo de Peste Sombría esté conspirando contra Fuerte Yan! ¿Acaso se cansaron de vivir?

El líder le respondió con una sonrisa feroz. —Hmph. Fuerte Yan no es nada para el Templo de Peste Sombría. ¡Vamos a adjuntar una ciudad tras otra y eventualmente derrocaremos a toda la Dinastía del Ancestro Sabio! ¡Entonces seremos la fuerza imperial regente sobre el Continente Abundancia Exuberante!

—Ya que tienes esas Alas de la Grulla Blanca, supongo que podemos asumir que eres hija del Magistrado de la Ciudad Yan Gufeng. Te vamos a llevar con vida. seguramente conseguiremos una buena cantidad de píldoras de convergencia de energía a cambio de ti!

Los demás hombres de negro estallaron en risas.

—Jefe, —añadió uno de ellos—, ¿por qué no nos dejas divertirnos un poco con ella primero? Podemos usar un poco del Polvo Estimulante del Templo de Peste Sombría. ¡Con un poco de eso estará luchando por ponerse debajo de nosotros en vez de escaparse de nosotros! —Más risas estridentes llenaron el aire ante sus palabras, y aplastaron las esperanzas de la joven por salir de la situación.

—¡Muérete! —gritó la chica repentinamente, pasó su dedo por el filo de su espada y envió una gran ráfaga de luz de espada. Esta se separó como un relámpago en cientos de corrientes distintas que apuñalaron al hombre de negro que acababa de hablar.

Este cayó tumbado en medio de gritos, y los demás hombres de negro se dispersaron velozmente, estaban impactados al ver que la joven aún podía desatar un ataque tan devastador.

—Maldita sea, —rugió el líder mientras observaba a sus hombres. Entonces sonrió y le regresó la mirada a la joven. —Ese es un pequeño truquito de espada bastante sucio el que tienes ahí. Pero ya lo usaste, y tu energía verdadera está en un estado aún peor, ya no tengo que preocuparme de que luches como una bestia arrinconada. ¿Crees poder matar a otro? ¡Vamos! ¡inténtalo!

Ante su desafío, el aire se volvió a llenar de unos zumbidos veloces y otro de sus subordinados terminó convertido en una masa de sangre. Ni siquiera pudo gritar de asombro, solo cayó tumbado a la arena.

Pero esta vez el impactado no era solo el hombre de negro, también la mujer de blanco, ¡ella no había desatado ese ataque!

Poco después, varias rocas ardientes salieron disparadas por el aire hacia el líder. Este tipo de rocas podían atravesar fácilmente un escudo de hierro, y las impulsaban los vórtices infernales de Yang Qi.

—¿¡Proyectiles de energía!? —rugió el líder. Por sus ojos pasó un destello, y convocó sus artes energéticas para lanzar sus propias rocas voladoras para interceptar las de Yang Qi. Entonces el aire se llenó de estallidos.

Ya el líder estaba completamente desconcertado, y no puedo evitar gritar, —¿Quién anda ahí? ¿Quién se atreve a emboscarme? ¡Será mejor que salgas ahora!

—Soy yo, —dijo Yang Qi mientras salía caminando de entre algunos arbustos, su poderosa aura se alzaba con una fuerza tan a aterradora que el líder de negro retrocedió varios pasos de inmediato. —No puedo creer que de verdad estés intentando matar a la hija del magistrado de la ciudad tan abiertamente. Sí que tienen agallas.

—¿Quién eres pequeño bastardo? —le preguntó el líder con un gruñido—. ¿De verdad crees que puedes matar a mis hombres sin que el Templo de Peste Sombría venga por venganza?

Yang Qi le respondió con una risa. —¿Venganza? ¿Y cómo van a saberlo si te mato aquí y ahora? Ya llevas años vagando en el jianghu[i]. ¿Acaso no has escuchado de matar a los testigos para ocultar los secretos?

Sus palabras hicieron que el nerviosismo de la chica en su interior fuera reemplazado por unas risas.

—«Me agrada este tipo» —pensó. Y al mismo tiempo sacó una caja de píldoras de entre sus ropas, la abrió y consumió la píldora que contenía con la esperanza de restaurar un poco de su energía verdadera.

—¿Matarme? —respondió el líder—. Parece que no sabes el significado de la palabra muerte. —Entonces se puso en movimiento, como una serpiente atacando a su presa, y cerró una distancia de varios cientos de metros en apenas unos instantes.

—¡Cuidado! —dijo en voz alta la joven—. Tienen artes venenosas poderosas…

Pero antes de poder terminar sus palabras, Yang Qi vio como la enorme cara de fantasma formada con energía verdadera se arrojaba hacia él.

Era un escenario aterrador, algo que no podía tomarse a la ligera.

—¡Puño del Rey Invencible! —gritó con fuerza y convocó toda la energía verdadera que podía para llevar a cabo los seis movimientos de la técnica. Triunfo en Cada Batalla. Victoria en Cada Combate… Completo los movimientos en apenas unos momentos, y su energía verdadera estalló con una ráfaga masiva hacia la cara de fantasma.

El rostro de fantasma se hizo añicos al instante.

Yang Qi podía sentir que su energía verdadera disminuía rápidamente, pero al final, sus artes energéticas eran demasiado robustas. El poder de dos antiguos megamamuts bastaba para aplastar montañas, tras un solo paso más hacia adelante, su energía verdadera ya había vuelto a estar a toda potencia. Entonces desató otro Puño del Rey Invencible hacia el líder de negro sin siquiera dudarlo.

—¿Qué artes energéticas cultivas chiquillo? —dijo el líder. Acababa de consumir una porción considerable de su energía verdadera para enfrentar a la mujer de blanco, y una vez más se veía agotado por este intercambio. —«Apenas está en la sexta etapa». —Pensó—. «Como es que se siente como si tuviera el poder de una bestia primordial? Cada uno de sus movimientos se siente como si un gran animal estuviera aplastando el campo de batalla»

Estabilizó su energía verdadera, y se preparó para desatar otro golpe mortal. Pero antes de poder hacerlo, el Puño del Rey Invencible de Yang Qi salió disparado hacia él con un impulso devastador.

—¡Muralla de la Campana Dorada!

El líder de negro volvió a recurrir a la misma técnica defensiva de antes, y convocó una gran campana dorada. El Puño del Rey Invencible de Yang Qi no pudo sin colapsar al golpearla.

—¡Veamos cuantos puños puedes bloquear! —añadió Yang Qi, era obvio que no le daría tiempo de recuperarse. Estaba usando la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal para respaldar su Puño del Rey Invencible, y su mano era como un enorme mazo que golpeaba una y otra vez la campana. Estaba usando su energía verdadera para desatar más de cien puñetazos en apenas el tiempo de un respiro.

Pum. PUM. ¡PUM!

Se escuchaba como enormes campanadas, unas ondas sonoras visibles se extendieron por todos lados. El líder de negro retrocedía una y otra vez, y empezaba a salir sangre por su boca debido al daño interno que sufría.

El líder siguió vertiendo energía en la campana dorada e intentó decir, —Escucha chiquillo que…

—¡Muere! —le interrumpió Yang Qi de un grito y desató un torrente de puñetazos que parecían hachas enormes capaces de desgarrar montañas. Usar en su totalidad sus artes energéticas era un escenario impresionante, sus músculos de acero sobresalían mientras ataba con una tenacidad brutal.

Pasaba por las seis posturas del Puño del Rey Invencible en un ciclo interminable, y su ímpetu seguía creciendo hasta el límite absoluto, tanto que ya nadie podía seguirle el paso a sus movimientos; solo podían ver las enormes ondas de energía que golpeaban la campana.

Era como si fuera algún tipo de titan divino y primordial que golpeaba las montañas con un enorme mazo.

—«Si-… ¿siquiera es humano…» —pensó la chica de blanco con los ojos bien abiertos. «¿Cómo es que sus artes energéticas pudieron llegar a un nivel tan explosivo?».

A estas alturas de la batalla, el hombre de negro se encontraba en una posición bastante precaria. Ni siquiera podía contraatacar. Solo podía seguir vertiendo toda su energía en su campana dorada, sabía bien que si esta cedía terminaría reducido a una masa de sangre y entrañas.

Parecía que ni siquiera estar encerrado en una recámara de hierro sería suficiente para mantenerlo a salvo de este chico. Apenas se encontraba en la sexta etapa, pero parecía más poderoso que diez expertos en la sexta etapa juntos.

—¡Escucha chiquillo! —dijo furioso—, de verdad crees qué…

—¡Cállate! —gritó Yang Qi en respuesta e interrumpiéndolo de nuevo. En tanto eso sucedía, podía sentir que una tercera partícula estaba empezando a despertar en su interior. Podía escuchar crujidos viniendo de su interior, y el mamut de relámpagos pareció activarse con emoción repentinamente. En apenas unos momentos, podía sentir que tenía el poder de tres antiguos megamamuts a su disposición.

Su fuerza una vez más se alzaba a alturas épicas.

¡PUM!

La campana dorada se hizo pedazos y Yang Qi avanzó intrépidamente, arremetió por el campo de batalla como un gigantesco megamamut. En ese momento, el líder de negro empezó a recibir un golpe tras otro.

La joven se quedó mirando impactada a la manera en la que el hombre salía arrojado por el aire, le salía la sangre por los ojos, oídos, nariz y boca, y su pecho había colapsado… Entonces cayó tumbado al suelo como un simple saco.

 


[i] Jianghu significa literalmente “ríos y lagos”, pero es una expresión, un decir que hace referencia al  mundo (o inframundo) de las artes marciales en la sociedad.


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

17 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.