<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 130

 

Capítulo 130: Usurpación de Vida Cuaternaria.

 

—¡No! ¡No puedo morir así! ¡Alma Diabólica Imperecedera! ¡Emperador Fantasma Yama!

El fantasma diabólico estaba dándolo todo en su intento de librarse del Crisol del Fuego Infernal.

El aura del Alma Diabólica Imperecedera estalló, como los lamentos de un dios fantasmagórico que luchaba contra el poder del fuego sabio platino.

Ese monstruoso fantasma diabólico estaba arriesgándolo todo.

Lamentablemente, Yang Qi no cedió en lo absoluto. El poder de millones fantasmas diabólicos fundiéndose se vertió en las partículas de su cuerpo, y despertó las número sesenta y uno, sesenta y dos, sesenta y tres…

Un megamamut tras otro despertaba.

Gracias al imparable fuego sabio platino, estaba siendo bendecido por el poder de millones de fantasmas y la sangre de millones diablos.

En cuanto ascendió a la Usurpación de Vida cuaternaria, la energía vital de los Cielos y la tierra se agitó y empezó a fluir hacia él. La energía siniestra se vio expulsada por las manifestaciones de truenos, relámpagos, tierra, agua, fuego y viento, que lo atacaban.

Era fuerte, como una enorme montaña, imposible de sacudir. Casi parecía un Gran Sabio que descendía en cuerpo y alma al mundo.

—¿Alma Diabólica Imperecedera? ¡Destrúyete!

Un resplandor de marcas selladoras mágicas pasó por sus manos, cada una era poderosa, divina y honrada. El poder que estallaba de ellas era como un dragón azur que flotaba por los Cielos, un tigre blanco que se deslizaba por el suelo, un ave bermellón que nacía en un volcán, o una tortuga negra acechando las profundidades del océano.

La energía siniestra en el área fue expulsada de manera explosiva y el área a diez kilómetros a la redonda se aclaró.

El fuego sabio platino empezó lentamente a tomar la forma de un palacio, con todo y árboles de fuego, bestias sagradas y otros escenarios divinos.

Sorprendentemente, fue también en ese momento que Yang Qi recibió súbitamente un mensaje del duendecillo dorado que residía en su frente. Un nombre apareció repentinamente en su corazón.

¡Paraíso de la Legión Divina!

Era otra habilidad especial de la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal.

—«Ah, así son las cosas. Después de la Lanza de la Deidad Infernal, las Alas del Demonio Diabólico, la Coraza de la Deidad Infernal, el Crisol del Fuego Infernal y el Portal Infernal, está el Paraíso de la Legión Divina… El Portal Infernal puede atravesar dimensiones alternas y conectarse directamente a los planos del infierno para convocar a dioses diabólicas. Por otro lado, el Paraíso de la Legión Divina es una tierra de pureza absoluta, algo que no puede quebrarse y que existirá por toda la eternidad.»

Para dominar el Paraíso de la Legión Divina, hacía falta comprender la magia del espacio-tiempo. Si lo hacía, podría transformar su energía verdadera en una tierra pura, un paraíso que existiría por toda la eternidad y que jamás sería invadido.

Por supuesto, al igual que el Portal Infernal, el Paraíso de la Legión Divina era algo que desarrollaría más adelante al cultivar la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal, no en este momento.

Probablemente tendría que convertirse en Legendario antes de poder comprender los profundos secretos de las dimensiones alternas y usarlos en su cultivo.

Si pudiera usar el Portal Infernal y el Paraíso de la Legión Divina como Usurpador de Vida, definitivamente podría matar Legendarios. Y eso lo convertiría en un genio entre genios, aun considerando todos los expertos que había existido a lo largo de la historia.

Después de todo, solo en historias del pasado muy distante existían registros de Usurpadores de Vida que lograron matar Legendarios. De hecho, esas historias eran básicamente mitológicas, y no había manera de probar si eran verdaderas o falsas. En cualquier caso, una persona así no había aparecido jamás en el Continente Abundancia Exuberante.

Por lo que para la mayoría de las personas sonaría muy improbable que Yang Qi pudiera llegar a tal nivel. Era un humano, al fin y al cabo, no un dios, ni tampoco un dios descendido de los Cielos al mundo mortal, reencarnado en un cuerpo humano.

—¡Me niego a aceptar a esto! —chilló el poderoso fantasma diabólico en otro intento por librarse.

Unos sonidos del inframundo parecían salir del Crisol del Fuego Infernal, y gradualmente empezó a mostrar señales de estarse agrietando.

—¡Lo aceptarás, lo quieras o no! —gritó Yang Qi.

En este momento sus artes energéticas habían ascendido a un nivel aún más alto.

Millones y millones de diablos habían sido convertidos en energía vital para su uso, y el más grande de los fantasmas diabólicos se encontraba atrapado en su Crisol del Fuego Infernal. A medida que gritaba, era fundido lentamente en pura energía vital, la cual fortalecía la energía verdadera de Yang Qi y lo hacía cada vez más fuerte.

Las partículas despertaban una tras otra.

Sesenta y nueve. Setenta. Setenta y uno…

Hasta Yang Qi estaba sorprendido de lo mucho que se beneficiaba. Ya poseía el poder de setenta y un megamamuts antiguos, lo suficiente para drenar mares y revertir el flujo de ríos.

—«¡La Usurpación de Vida cuaternaria!»

Se puso de pie, miró su alrededor, y descubrió que toda la energía siniestra se había retirado, no se encontraba ni la más mínima aura de ningún fantasma diabólico. Había dejado limpia la energía vital de las Montañas Cadáver Negro; ahora no quedaban señales de ninguna horda de zombis. Fuerte Yan estaba a salvo.

—«Lástima que ni siquiera como un Usurpador de Vida cuaternario tendré suficiente para lidiar con el Príncipe Heredero. Tengo que progresar aún más. Hacerme más fuerte. Quizás pueda derrotar a un Legendario cuando sea un Usurpador de Vida Septenario. Supongo que ha llegado la hora entrar a la Dimensión Cadáver Celestial para buscar el agua de manantial de fuerza vital. O quizás encontrar más fantasmas diabólicos.»

Ahora que se daba cuenta de lo mucho que le servían los fantasmas diabólicos, le parecían hasta encantadores, y esperaba encontrar versiones aún más poderosas para atraer a su trampa.

—«Puedo sentir las distorsiones de otra dimensión adelante de mí.»

El área ya estaba empezando a llenarse con más de energía siniestra conforme volvía a avanzar, y podía sentir su fuente.

Obviamente era el pasadizo a la Dimensión Cadáver Celestial.

Ahora que se había vuelto aún más fuerte, encontrar tal cosa era aún más fácil.

Poco después, la energía siniestra y las distorsiones se fortalecieron mucho más.

¡ZAS! Unas fluctuaciones dimensionales hicieron erupción repentinamente con gran ferocidad. Su Coraza de la Deidad Infernal platino apareció en respuesta; después de todo, este flujo de energía mortal era capaz de destrozar incluso a poderosos Usurpadores de Vida.

En las profundidades del flujo de energía siniestra, Yang Qi podía ver algo parecido a un enorme ojo, su existencia parecía titilar. Ese ojo era la fuente de toda la energía siniestra en las Montañas Cadáver Negro.

—¡Ojo Diabólico Mortal! —murmuró Yang Qi asombrado.

Incluso él sabía que cuando alguien cultivaba artes diabólicas hasta cierto nivel, podía crear Ojos Diabólicos Mortales. Eran las expresiones absolutas del Dao de la muerte, y cualquier ser que miraran sufriría una muerte segura. Solo monstruos antiguos al nivel de Grandes Sabios podían crearlos.

Y ahora veía que había un Ojo Diabólico Mortal justo frente a él que emanaba energía diabólica y lo colocaba al borde de un final trágico.

No se atrevía a hacer nada impulsivo, solo observó un poco. Fue entonces que se dio cuenta de que no era una verdadero ojo diabólico, sino un pasadizo que se parecía a un ojo.

Obviamente había sido creado para verse como un Ojo Diabólico Mortal, pero en realidad era un pasadizo a una dimensión alterna, la Dimensión Cadáver Celestial.

Lamentablemente, no estaba seguro si de verdad era seguro entrar. Después de todo, no comprendía completamente las dimensiones alternas y sus entradas y salidas. Si entraba, existía la posibilidad de que no pudiera volver a salir. Aún no era un Legendario, así que carecía del requisito de comprender las leyes mágicas del espacio-tiempo.

Después de pensar por un momento, el fuego sabio platino a su alrededor empezó a ondular y a transformase en una figura humanoide que se acercó al pasadizo.

Era su Energía Verdadera Humanoide, marcada con la Fijación de Alma de Mil Kilómetros. Si esa energía podía entrar a la dimensión y volver a salvo, indicaría que él podría hacer lo mismo.

Además, así también podría ver lo que había del otro lado.

Su Energía Verdadera Humanoide se desvaneció en el pasadizo, y luego reapareció en un mundo de oscuridad interminable, lleno de energía y voluntades diabólicas.

¡Whuuush!

Le indicó a su Energía Verdadera Humanoide a que volviera al instante. Y entonces una expresión seria se apoderó de su rostro.

Ese mundo oscuro y sombrío era un claro contraste al brillante y soleado Mundo Cosmomenor.

No solo no podía ver las verdaderas profundidades de ese lugar, también podía sentir una voluntad diabólica que montaba guardia en el lugar que se había abierto el pasadizo.

Estaba claro que alguna clase de engendro diabólico esperaba allí.

Este lugar parecía ser aún más peligroso que la Gruta de la Sierpe de Riada Negra.

—Muy bien, de acuerdo. Solo tengo que ir con un plan. Veamos exactamente qué tipo de dragones ocultos y tigres al acecho hay en este lugar. No puede ser que un simple pasadizo a otra dimensión esté vigilado por un Legendario, ¿cierto? Hasta los guardias del Mundo Cosmomenor eran simples gigantes Usurpadores de Vida. —Se sentó unos minutos a pensar en un plan. Le tomó algo de tiempo, pero al final se le ocurrió algo en lo que tenía confianza.

Entonces avanzó y se desvaneció en el supuesto Ojo Diabólico Mortal. En ese momento se estremeció y sintió el suelo bajo sus pies.

Se encontraba en otro mundo, un lugar lleno con las auras y las energías más siniestras. Pudo ver una vasta planicie que se extendía hasta dónde alcanzaba la vista, un baldío repleto de rocas, tierra y pantanos. Pero en vez de tener tierra oscura, todo era del color de la sangre. El agua de los pantanos parecía ser sangre, y hasta se podían ver huesos.

A veces salían burbujas a la superficie de la sangre, y al reventarse dejaban salir unas llamas verdes… fuego fantasmal.

Ese fuego fantasmal a veces tomaba la forma de un rostro humanoide, y entonces se convertía en un fantasma diabólico. Sorprendentemente, este tipo de monstruos nacían aquí por todos lados.

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.