<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 14

 

Capítulo 14: Hija del Magistrado de la Ciudad.

 

El líder de los hombres de negro terminó prácticamente convertido en una masa de sangre. Tras yacer tendido en la arena por un momento, logró levantar la mirada con mucho esfuerzo hacia Yang Qi y dijo, —T-tú… eres todo un exp- experto chiquillo… ¿quién eres?

¡BAM!

La única respuesta de Yang Qi fue darle el golpe de gracia.

—Que buena técnica Joven Señor, —dijo la mujer de blanco—. Y excelentes artes energéticas. Su base de cultivo se encuentra en la sexta etapa, pero logró derrotar fácilmente a un experto en la séptima etapa. Tal genialidad no se ve a menudo. Muchas gracias por salvarme. ¿Podría preguntarle su honorable nombre y apellido? Por mi parte, yo soy la hija del magistrado de la ciudad de Fuerte Yan, Yan Feixia[i].

—Me llamo Yang Qi.

Lo que se esperaba era ver el rostro asombrado de la chica al escuchar su nombre. Al fin y al cabo, ya era bastante famoso en Fuerte Yan actualmente, y se decía que era uno niño rico malcriado e inútil que había traído la ruina a su propio clan. Sin embargo, quien terminó sorprendido fue él al ver que Yan Feixia no mostraba ninguna reacción al escuchar su nombre.

—Ah, es un joven maestro del Clan Yang, —le respondió tranquilamente—. Bueno, pues realmente debo ofrecerle mis agradecimientos por la ayuda que me ha brindado esta noche.

Yang Qi aún estaba sorprendido al ver su reacción así que le dijo, —Señorita Yan, ¿acaba de volver a Fuerte Yan?

—En efecto. He estado cultivando lejos de casa los últimos diez años. Es la primera vez que vuelvo desde entonces y no me pudo haber sorprendido más ser emboscada por expertos del Templo de Peste Sombría. De hecho, tengo que volver de inmediato para reportar el asunto e intentar conseguir una explicación. —Entonces dio un paso adelante y empezó a examinar los cuerpos de los hombres de negro. Cuando llegó al cuerpo todo magullado del líder, Yang Qi se sorprendió una vez más al verla extender su mano entre sus ropas y sacar lo que parecía ser una pequeña campana de cobre.

La cubrían todo tipo de diseños complejos, y al verla de cerca, quedaba claro que, a pesar de verse como cobre, en realidad estaba hecha de algún otro tipo de metal.

—Me preguntaba por qué su Muralla de la Campana Dorada era tan fuerte. Resulta que tenía este pequeño tesoro, una campana hecha con oro refinado de más allá de los Cielos, forjada por un Maestro de Energía. Servía para darle un impulso considerable a sus artes energéticas, y obviamente incrementaba la fuerza de su Muralla de la Campana Dorada.

Examinó la campana de cerca por un momento, como intentando grabársela de memoria, y luego se la arrojó a Yang Qi.

—¿Me la das? —preguntó Yang Qi al no esperarse eso. Luego observó los diseños complejos que cubrían su superficie, y se dio cuenta de que también había unas líneas de texto extremadamente diminutas que revelaban la técnica de cultivo de la Muralla de la Campana Dorada.

Sorprendentemente, era un arte energética de primera clase. Se podía usar para formar un dosel defensivo con forma de campana hecho de energía verdadera, y podía desviar todo tipo de ataques. Hasta la energía tóxica sería inútil contra ella.

—Bueno, fue tu victoria después de todo, —dijo Yan Feixia con una pequeña sonrisa—. Tú hiciste el trabajo duro, así que no me corresponde llevarme el botín. Esa es una técnica de cultivo de primera clase sabes, así que si la dominas tus artes energéticas avanzarán uno o dos pasos. Las artes energéticas de primera clase no son tan fáciles de conseguir; probablemente conseguirías varios cientos de miles de píldoras de convergencia de energía si la vendieras en una subasta.

—¿Varios cientos de miles…? —respondió Yang Qi, se lamió los labios y continuó —¡Esa es una fortuna!

—Lo es. Esas cosas valen mucho. —Luego Yan Feixia bajó la mirada hacia el líder y lo revisó un poco con su espada. —Aún tiene algunos otros tesoros. Sería un desperdicio no tomarlos.

—Bueno, está cubierto de venenos, —dijo Yang Qi—. y aún no puedo usar telekinesis. ¿Por qué no revisa sus tesoros Señorita Yan?, entonces podemos dividir lo que consigamos.

—De acuerdo, —le respondió ella directamente. Ondeó su mano y envió una corriente de energía verdadera, la cual se transformó en una mano vívida que descendió rápidamente para revisar el cadáver. El proceso tomó solo unos momentos, consiguió una botella de rapé[ii], varios trozos de papel, y algo que parecía un libro de cuero.

—Esta botella de rapé contiene un antídoto que nulifica la mayoría de los venenos que usa el Templo de Peste Sombría. Estos papeles son billetes de la Dinastía del Ancestro Sabio, se pueden intercambiar por píldoras de convergencia de energía. Y este libro… bueno. Está hecho de carne humana. Y contiene las artes venenosas que cultiva el Templo de Peste Sombría.

Yan Feixia claramente había visto muchas cosas en su vida, y conocía muchos secretos que las personas ordinarias no sabían. Yang Qi no pudo evitar maravillarse al ver de lo que eran capaces las personas de clanes y sectas importantes

Aunque el mismo Yang Qi se podía considerar uno de los jóvenes más competentes de Fuerte Yan, seguía siendo una rana en el fondo de un pozo comparado a alguien así.

—Un antídoto… —murmuró con un resplandor en sus ojos—. Mis hermanos mayores fueron envenenados con peste sombría, así que ese antídoto será muy útil. ¿Qué tal si te quedas el manual del arte de venenos y dividimos el dinero en partes iguales?

—Muy bien, —respondió francamente. Le entregó la mitad del dinero y continuó, —Para ser sinceros, no necesito el manual de venenos, pero probablemente pueda entregarlo a mi secta a cambio de algunas recompensas. De cualquier modo, ya se está haciendo tarde y debo volver a casa. En vez de invitarte de visita, yo misma iré al Clan Yang dentro de unos días para agradecerte apropiadamente.

—Eres muy amable, —respondió Yang Qi—, dicho esto, preferiría que no le mencionaras este incidente a nadie Señorita Yan. Solo cuéntales que tu misma te encargaste de los hombres del Templo de Peste Sombría.

—Oh, comprendo, —le respondió—. Podría haber problemas para el Clan Yang si esto se supiera. —Ondeó su mano y envió una corriente de energía que encendió en llamas los cuerpos de los asaltantes. Estos se hicieron cenizas en apenas unos momentos.

—¿¡Unas artes energéticas ardientes!? —dijo Yang Qi con los ojos bien abiertos—. Señorita Yan, ya que la vi usando técnicas de espada de tipo metal antes, jamás me hubiera imaginado que también sería una maestra en técnicas de fuego. ¿De verdad pueden funcionar juntas esas artes energéticas de tipos distintos?

Por lo general, las personas solo cultivaban técnicas relacionadas a un elemento específico. Mezclar los elementos durante el cultivo podía ser muy peligroso.

Yan Feixia respondió con una sonrisa tranquila. —Es una técnica secreta legada de mi secta que permite cultivar dos tipos de artes energéticas al mismo tiempo. —No parecía querer dar más explicaciones, lo que era perfectamente razonable. Las sectas y organizaciones importantes tendían a tener secretos que no debían divulgarse.

Aunque Yang Qi cultivaba las artes energéticas del Clan Yang, tras haber quedado lisiado, había empezado a usar el poder de la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal para impulsarlas.

Esa nueva técnica era tan profunda como el oscuro infierno y tenía la habilidad de permanecer completamente oculta.

De cualquier modo, Yang Qi no estaba particularmente interesado en la Muralla de la Campana Dorada. Después de todo. Si llegaba a la séptima etapa, el nivel de la Manifestación de Energía, entonces la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal le proveería su propia técnica defensiva, la Égida de la Deidad Infernal. Esto sumado a las Alas del Demonio Diabólico le permitiría tener capacidades defensivas muy por encima de la Muralla de la Campana Dorada.

Gracias a eso se podía ver que la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal era una de esas técnicas legendarias inigualables en todo el mundo.

La manifestación completa de la Égida de la Deidad Infernal era una figura esférica de energía verdadera. Al llegar al nivel de Maestro de Energía, se podría hacer tan fuerte que protegería al usuario incluso en las profundidades de un volcán.

Ese nivel de defensa prácticamente sobrepasaba lo humano.

De hecho, incluso el magistrado de la ciudad de Fuerte Yan, quien tenía una base de cultivo de un Maestro de Energía, así como técnicas defensivas destacables, terminaría hecho cenizas si saltaba a un volcán.

—«Parece que cada ascenso en mi base de cultivo y artes energéticas mejora mi fuerza hasta cien veces», —pensó Yang Qi con el corazón lleno de expectativas—. «¿De verdad podré llevarla a la séptima etapa?».

Apenas acababa de llegar a la sexta etapa, y su batalla con el líder de negro había despertado una tercera partícula en su interior, lo que le daba el poder de tres antiguos megamamuts.

—Ya me voy Joven Maestro Yang. Volveré a verlo dentro de unos días para agradecerle. —Dicho eso, Yan Feixia volvió a activar sus artes energéticas para convocar un par de alas blancas. Dio un salto de varios metros por el aire, batió sus alas y se fue volando entre la luz de las estrellas, de verdad se veía como una grulla blanca espectacular.

Yang Qi observó el botín de su batalla. Y tras darle un vistazo a los billetes, se dio cuenta de que valían más de cien mil píldoras de convergencia de energía. Esa riqueza era comparable a unos tres meses de ganancias para el Clan Yang.

Ya que ahora el linaje directo al que él pertenecía estar en la quiebra total, esas píldoras de convergencia de energía sin dudas serían extremadamente útiles.

Y luego estaba la campana dorada y la técnica que tenía inscrita, eso también era un tesoro extremadamente valioso. Valía cientos de miles de píldoras de convergencia de energía, y aunque no aliviaría la crisis, al menos ayudaría a recuperar algunas de las pérdidas de su linaje.

Dicho eso, Yang Qi se fue rápidamente. Para cuando llegó a las murallas de la ciudad, las escaló con la elegancia de un leopardo. Los guardias de la ciudad apenas pudieron detectar una pequeña brisa cuando pasó.

***

De regreso en la mansión del Clan Yang, se dirigió a una recámara privada en particular y entonces tocó la puerta.

Poco después se pudo escuchar la voz reverberante de Yang Zhan viniendo de adentro. —¿Volviste de tu entrenamiento Qi’er? Pasa adelante.

Entonces la puerta de la recámara, que tenía el grosor de un tercio de metro, se abrió lentamente. Yang Qi entró de prisa y se encontró con su padre y sus dos hermanos sentados de piernas cruzadas. Su padre tenía las dos manos extendidas, con las palmas sobre las espaldas de sus dos hermanos mientras intentaba expulsar el veneno de su interior.

Lamentablemente, la expresión en el rostro de sus hermanos dejaba claro que la energía tóxica no era tan fácil de disipar.

En cuanto Yang Zhan vio a Yang Qi, su mirada se vertió en él como un fuego ardiente. —Qi’er… tu base de cultivo dio otro paso adelante ¿cierto?

—Correcto padre. ¡Finalmente ascendí al nivel de las Armas de Energía! Ya debería poder derrotar a Yang Honglie sin ningún problema.

—No te confíes demasiado, —respondió su padre con seriedad—. Yang Honglie se encuentra en la séptima etapa, no puedes subestimarlo. Por lo general ni siquiera es posible que un practicante en la sexta etapa derrote a alguien en la séptima.

—Lo sé padre, —respondió Yang Qi mientras asentía con la cabeza.

—Tercer hermano, —dijo su hermano mayor con una sonrisa forzada en la cara—, ¡de verdad has logrado salir ganando de tu catástrofe! Lástima que ahora el lisiado sea yo. Nuestro padre no logra sacar esta maldita energía tóxica.

—No te preocupes, —respondió Yang Zhan—. En el peor de los casos, simplemente le rogaré a uno de los ancianos líderes en la novena etapa que nos ayude.

El hermano mayor de Yang Qi sacudió la cabeza al escucharlo. —Padre, los ancianos líderes se están quedando sin longevidad y tienen que centrar todos sus esfuerzos en intentar usurpar la vida de los Cielos. ¿Cómo podrían distraerse con nosotros cuando les preocupa tanto extender sus propias vidas?

Los ancianos líderes ya habían llegado a un punto en el que simplemente evadían toda batalla para poder conservar su energía verdadera, así que era obvio que no la desperdiciarían al menos que fuera absolutamente necesario.

—No hay de qué preocuparse Hermano, —dijo Yang Qi. Entonces sacó el antídoto de entre sus ropas sin detenerse ni un segundo.

 


[i] Yan Feixia: Yan es un apellido común que significa “golondrina!. Es el mismo de Fuerte Yan. Fei significa “volar” y Xia es “el resplandor rojo del cielo al amanecer o anochecer”

[ii] Con ‘botella de rapé’ me refiero a este tipo de botella particular usada antiguamente en china para contener un tipo de tabaco en polvo.


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

9 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.