<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 187

 

Capítulo 187: Ojo Diabólico Sura.

 

—«Qué diablos está pasando aquí? ¿Por qué el monstruo contra el que me envió el rector está justo en el ojo de la enorme formación de hechizos de la Cantera Amanecer Celestial? ¿Un Ojo Diabólico Sura? No me digan que… ¿ese Joven Maestro Velo Celestial planea matar al Príncipe Heredero justo dentro del ojo?»

No solo estaba Yang Qi impresionado, estaba empezando a pensar que tenía que haber alguna razón más profunda e importante por la que el rector lo había enviado allí. Obviamente no era una simple prueba.

Los motivos del rector parecían ser imposible de discernir. Sin embargo, después de pensarlo por un momento, a Yang Qi se le ocurrió una idea.

—«Un momento. Tengo que pensar esto con cuidado.»

Revisó toda la información que había conseguido hasta ahora, pero no se le ocurría ninguna teoría. Y la sensación de ignorancia que tenía era profundamente inquietante.

—«EL Joven Maestro Velo Celestial ha invitado a los reyes demonios de la setenta y dos grutas, un montón de demonios diabólicos, y muchos expertos de la Alianza Velo Celestial, todo con el propósito de operar esta formación de hechizos antigua y mortal. Y su plan es acabar con el Príncipe Heredero. Parece que ya está decidido que el Príncipe Heredero terminará muerto. Pero el rector no es una persona tan simple. Debe conocer algunos secretos, por lo que me envió aquí para intentar dañar o destruir el ojo de la formación de hechizos. ¿Acaso quiere que ayude a salvar al Príncipe Heredero? El Príncipe Heredero es mi enemigo, y el rector lo sabe bien. ¿Por qué me enviaría aquí a salvar a mi enemigo?

—«Ya intentó matarme a mí y a mis hermanos jurados durante la competencia, e incluso se robó el Portal del Gran Vacío. Ya dejó bien claras sus intenciones de destruirme o morir en el intento. Lo primero que hará después de encargarse del Joven Maestro Velo Celestial será venir por mí. De eso no caben dudas. ¿Por qué le rector me enviaría a ayudarlo? Me parece claro que está del lado del Príncipe Heredero. Aunque dado el nivel de su base de cultivo, eso no es necesariamente así…

Mientras Yang Qi permanecía envuelto en sus ideas, el Patriarca Draco-Escarcha permanecía en silencio y no se atrevía a decir nada.

Yang Qi intentó ponerse en los zapatos del rector, e intentar descifrar lo que pensaba. Hasta que después de unos momentos, se le ocurrió una idea. —«Tiene que ser eso. Es probable que el rector quiera resolver mis diferencias con el Príncipe Heredero. SI voy a ese Ojo Diabólico Sura y tengo éxito con mi misión, el ojo diabólico se verá debilitado, y el Joven Maestro Velo Celestial no podrá matar al Príncipe Heredero. Eso a su vez permitirá que el Príncipe Heredero derrote al Joven Maestro Velo Celestial y habrá recibido mi ayuda. Después de eso el rector le mencionará el hecho al Príncipe Heredero, y dirá que debido a mi ayuda, debería dejar las cosas así. El rector está intentando matar dos pájaros de un tiro. Es bastante astuto. Este rector está sin dudas a un nivel distinto a mí. Supongo que es de esperarse de un Gran Sabio.

SI Yang Qi dañaba el ojo diabólico y debilitaba la formación de hechizos, habría servido una gran ayuda al Príncipe Heredero, y quizás el rector podría convencerlo de que dejar vivo a Yang Qi era lo mejor para el instituto. Y el rector no le dijo la verdad a Yang Qi porque esperaba que completara la misión sin saberlo y ayudara al Príncipe Heredero.

AL final de todo, se resolvería un gran conflicto.

Yang Qi no pudo evitar admirar la astucia del rector. Había pensado en una manera de resolver un gran problema de manera tan casual.

Lamentablemente para él, Yang Qi logró ver a través de sus planes.

—«Si lo hiciera,» —pensó—«sin lugar a dudas sería un gran servicio para el Príncipe Heredero, y eso probablemente resolvería la crisis…»

Repentinamente se puso de pie y empezó a caminar de un lado a otro dentro del a cueva, el Patriarca Draco-Escarcha se sorprendió y retrocedió casi hasta caer.

—«Has cometido un gran error, Rector,» —pensaba Yang Qi mientras caminaba de un lado a otro—«Me has juzgado mal. De ningún modo me rebajaré a ayudar al Príncipe Heredero. Se ha negado a mostrar piedad, y como hombre, no puedo permitirme este tipo de abuso. Aunque decidiera dejarme libre, no quiere decir que yo vaya a dejarlo libre a él. ¿Convertir los rencores en amistad? ¡Jamás! Seguiré luchando contra él mientras haya sangre en mis venas.»

Yang Qi tomó su decisión, y no seguiría los juegos del rector. No viviría en la humillación.

¡Lucharía!

Resistiría al Príncipe Heredero hasta el final, y no dejaría pasar ninguna oportunidad de verlo muerto. De hecho, esta era una oportunidad extremadamente escasa de hacer justamente eso.

Se sentó de piernas cruzadas y pensó, —«A la mierda la misión del rector. Voy a hacer que el Príncipe Heredero termine enterrado aquí. ¿Debería esperar pacientemente para ver cómo se desarrolla la situación? ¿O debería hacer algo más? No, el rector es muy astuto. Debe haber otros aspectos de su plan con respecto a ese monstruo. Apuesto a que ya tomó en cuenta que podría quedarme a un lado y no interferir. Tengo que ir al Ojo Diabólico Sura y ver que es lo que ha planeado el rector, y que trampas pudo haber dejado. Sea lo que sea que quiera, haré lo opuesto. ¡Me tengo que asegurar de que su plan falle, y que el Príncipe Heredero termine muerto el día de hoy!»

Sin importar lo mucho que lo pensara, parecía que la mejor idea era ir al Ojo Diabólico Sura y entrar en medio de la acción. Esa sería la mejor manera de arruinar los planes del rector y ver al Príncipe Heredero muerto.

Entonces extendió la mano y le dio un golpe suave al torso del Patriarca Draco-Escarcha, con esto envió una corriente de energía verdadera a su cuerpo. —Muy bien Patriarca Draco-Escarcha, escúchame bien. He colocado energía verdadera dentro de ti, y si lo arruinas explotará. Tienes que esperarme aquí. Volveré dentro de poco con una labor para ti.

Dicho eso, se puso en movimiento y se desvaneció.

Usó el Portal Infernal para ocultar su base de cultivo, y procedió a través de la energía siniestra hacia las profundidades de la mina. Mientras más se adentraba, más comunes se volvían las piedras espirituales que parecían burbujear con un poder inmenso.

Pero las ignoraba todas, y siguió su camino hacia el Ojo Diabólico Sura.

En medio de la Cantera Amanecer Celestial había un gigantesco pozo que supuestamente había sido cavado pro grandes demonios del pasado en su intento de obtener piedras divinas de la mina. La mina eventualmente se secó, y los grandes demonios y diablos gigantes sacrificaron a muchas criaturas vivas a las deidades que adoraban con la esperanza de contactar al Infierno de Suras para pedir ayuda.

Con el paso del tiempo, ese lugar se convirtió en el Ojo Diabólico Sura, el centro de una formación de hechizos que le daba poder a los antiguos Grandes Sabios del Pueblo Demoniaco. Hoy en día, era un lugar con una maldad tan profunda que ni siquiera los miembros del Pueblo Demoniaco se lo tomarían a la ligera por temor a encontrarse con una catástrofe terrible.

Y ahora, Yang Qi se estaba preparando para dirigirse allí y ver lo que había adentro.

El Ojo Diabólico Sura era mucho, mucho más poderoso que el Ojo Diabólico Mortal o el Ojo Diabólico Precelestial.

En poco tiempo alcanzó a ver el lugar. Parecía pulsar con una intensa sensación de la guerra, de la muerte, una voluntad diabólica que hacía que toda la zona pareciera un campo de batalla, algo repleto de sangre, masacres, y un descomunal ejército de monstruos. Este era un lugar que no emanaba la más mínima piedad, solo batallas incesantes.

La voluntad de combate en este lugar sería capaz de poseer incluso a Usurpadores de Vida cuaternarios. DE hecho, hasta los Usurpadores de Vida novenarios que se quedaran demasiado tiempo se verían carcomidos por la energía sura y se transformarían en monstruos.

Debido a ello se podía ver lo aterrador que era el lugar al que el rector había enviado a Yang Qi.

Afortunadamente, Yang Qi poseía su Portal Infernal, el Crisol del Fuego Infernal, y la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal. El poder sura que emanaba del Ojo Diabólico Sura era uno de los niveles de poder más altos en el infierno, pero eso solo implicaba que era el combustible perfecto para la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal, y hasta le servía para mejorar aún más su Portal Infernal.

Los demonios diabólicos se verían aterrados por esa energía, pero para Yang Qi, era algo tan útil como la Energía Inmortal Nueve Yang.

A medida que bajaba por el pozo de la mina, el Ojo Diabólico Sura, una sensación espeluznante lo rodeó. Este lugar de verdad parecía ser un enorme ojo, y en sus profundidades había alguna entidad profundamente maligna, algo capaz de mancillar los Cielos como si simplemente soplara el polvo del suelo.

En cuanto al ardiente poder sura, en cuanto tocó a Yang Qi, su Crisol del Fuego Infernal, su Coraza de la Deidad Infernal, Lanza de la Deidad Infernal y las Alas del Demonio Diabólico parecieron llenarse de emoción.

Empezó a absorber todo el poder, y debido a eso podía sentir que la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal estaba contenta. También refinaba profundamente su base de cultivo, sus instintos marciales y posturas de batalla. Era casi como si algún gran maestro de artes marciales estuviera impartiéndole todos sus secretos y experiencias.

¿Qué eran los suras? De entre todas las entidades de los infiernos, eran los más adeptos para la guerra. Vivían para luchar, y sus experiencias en artes marciales les daban ventajas insólitas. Cualquier persona ordinaria que encontrara el poder de los suras se volverá un luchador diez veces mejor en las artes marciales, quizás hasta cien o mil veces mejor. Pero también se vería convertido en un monstruo sediento de sangre.

Pero eso no aplicaba a Yang Qi.

A medida que absorbía el poder sura, podía ver el Infierno de Suras, y podía ver a los incontables suras en combate. Cada postura que tomaban podía sacudir los Cielos y la tierra, y su mando sobre las leyes mágicas de los Cielos y la tierra, y de los métodos de combate era simplemente inigualable.

Yang Qi repentinamente recibía comprensión sobre la naturaleza del combate.

¡Esta era la guerra!

¡Crick! ¡Crack!

La energía verdadera de la Lanza de la Deidad Infernal cambió, y un gran número de símbolos mágicos aparecieron en ella, los cuales también rebosaban con la Sinfonía del Anochecer.

Supuestamente, cuando la Lanza de la Deidad Infernal desatara la Sinfonía del Anochecer en el mundo, las criaturas vivas normales morirían al instante, y sus almas serían extraídas.

La sinfonía estaba compuesta de muchas notas musicales, pero hasta ahora, Yang Qi solo había comprendido algunas, no la sinfonía completa. Ahora, gracias al poder sura, toda la melodía resonaba en su mente, y su comprensión de las artes marciales se hacía más poderosa.

¡WHOOSH!

Así descendía cada vez más en el Ojo Diabólico Sura maravillado ante la sensación. En el proceso, el poder sura también se fortalecía así como los beneficios que le daba. De hecho, hasta tenía la sensación de que este lugar podría convertirlo en un Usurpador de Vida novenario.

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.