<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 19

 

Capítulo 19: Cazando Engendros Demoníacos.

 

Los lobos diabólicos de lomo plateado no se veían nada sorprendidos por la aparición repentina de un humano. Uno de ellos, un macho particularmente grande extendió su pata hacia Yang Qi e hizo un gesto como llamándolo; como diciendo, “¡Vamos, ven pequeño canalla!”

Sus ojos dejaban claro su desdén.

Era una escena bastante extraña.

No muchas personas en el mundo entenderían lo que es que un lobo te mirara con desdén y te dijera que lo ataques. El lobo hacía tiempo que había cobrado consciencia completamente, y era tan inteligente como un humano. Lo único que le faltaba era la habilidad para hablar.

Yang Qi permaneció completamente tranquilo ante lo que sucedía.

Al fin y al cabo, había engendros demoníacos en las Montañas Cadáver Negro que eran aún más inteligentes que estos lobos, y algunos de los más viejos estaban al nivel de Maestros de Energía.

Recordaba que su padre le había contado una historia cuando era joven, una sobre como el clan había perseguido una vez a un rinoceronte dorado en su cacería de las Montañas Cadáver Negro, y terminaron entrando más profundo de lo esperado dentro del bosque. Fue entonces que se toparon repentinamente con un poderoso simio divino con una base de cultivo bien formada al nivel de un Maestro de Energía. En el combate subsecuente el simio incluso logró herir a uno de los ancianos líderes. Afortunadamente, la criatura no era de naturaleza sanguinaria, de lo contrario, el Clan Yang podría haber sufrido un golpe fatal ese día.

—¡Bestias! —gritó Yang Qi.

Y como era de esperarse, el líder de la manada de lobos diabólicos le entendió y se enfureció. Levantó la cabeza, rugió y dio un zarpazo con la plata, con lo que apareció una esfera de energía intensamente caliente. Esta aumentó su tamaño mientras volaba por el aire y se convirtió en un arma de viento.

—¿El poder de los vientos huracanados…? —Yang Qi se dio cuenta al instante de que el lobo diabólico cultivaba un arte energético formidable, y de que estaba en la sexta etapa, por lo que podía crear armas de energía. Entonces empezaron a aparecer más armas en el aire; hachas, sables, espadas, ganchos, lanzas, tridentes… La mayoría de las personas que enfrentaran un conjunto de armas como este terminarían como cadáveres.

En las profundidades de este bosque, era fácil acabar con un enemigo sin que nadie lo supiera; por lo que a Yang Qi no le preocupaba la posibilidad de revelar sus secretos, y no tenía por qué contenerse con su Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal.

Al ver las armas de viento que se avecinaban, se rio fríamente, extendió su mano, e hizo que un escudo divino saliera disparado frente a él, el cual aplastó por completo todas las armas.

Entonces la energía siguió adelante, golpeó a los lobos y les hizo chillar de dolor y temor y postrarse al suelo. Al parecer el poder aplastante de un megamamut era particularmente efectivo para dominar a demonios y diablos salvajes.

¡BAM!

Yang Qi saltó de golpe hacia el líder de la manada y lo golpeó con su mano derecha. Este salió volando a un lado al instante hasta chocar contra un árbol y terminó disuelto en una masa de sangre y entrañas.

Los demás lobos diabólicos de lomo plateado entraron en caos al instante, pero no tuvieron tiempo de reaccionar antes de que una lluvia de puñetazos los acabara en pocos momentos.

Por lo general, los lobos tenían cabezas y lomos resistentes, y se debía atacarlos en la panza para dañarlos. Pero Yang Qi no tenía que preocuparse por eso. Al fin y al cabo, una de las posturas de la técnica del Puño del Rey Invencible era No Hay Fuerte Demasiado Poderoso.

Solo hizo falta el tiempo de diez respiros para convertir a todos los lobos diabólicos en cadáveres.

La cabeza de cada lobo revelaba una bolita plateada del tamaño de un pulgar tras abrirse, y este era justamente su núcleo demoníaco, el cual pulsaba con energía verdadera. Ahora Yang Qi había adquirido trece núcleos demoníacos más. Los lobos diabólicos de lomo plateado eran bastante únicos, y sus núcleos demoníacos eran considerados una moneda en el mercado negro.

Los expertos más poderosos los usaban para forjar armas divinas o los incrustaban en armaduras. Algunos incluso extraían la energía verdadera que contenían.

Por supuesto, antes de absorber la energía verdadera de los núcleos demoníacos, estos debían purificarse. Si no se hacía, se corría un serio riesgo de sufrir una desviación en el cultivo.

—Qué lástima. Sus pelajes son bastante valiosos, pero no tengo manera de llevarlos. —De verdad era una lástima; los pelajes de los lobos diabólicos de lomo plateado se podían vender por al menos cien píldoras de convergencia de energía.

Además de los cadáveres de lobo, también estaban los cadáveres de los humanos de los que los lobos se estaban alimentando. Había cuatro, y estaban tan destrozados que no se podían reconocer. Aun así, todavía se podía distinguir que habían sido tres hombres y una mujer, todos jóvenes. Probablemente eran los jóvenes señores y señoritas de algún clan rico y poderoso que estaban entrenando por aquí.

Después de revisar los cadáveres, Yang Qi encontró algunas armaduras y armas, así como un bolso que contenía varias decenas de núcleos demoníacos. Estaba claro que este grupo había logrado cazar con éxito a bastantes engendros demoníacos antes de toparse con su fin. También llevaban algunos billetes con ellos.

Yang Qi se llevó los núcleos demoníacos y los billetes, que juntos valían cerca de diez mil píldoras de convergencia de energía.

Lamentablemente, todas las píldoras de convergencia de energía que poseían habían sido consumidas por los lobos diabólicos.

Los engendros demoníacos no podían confeccionar píldoras medicinales; así que solo podían cultivar por instinto. Debido a eso, era fácil imaginarse lo mucho que anhelaban las píldoras de convergencia de energía.

—Supongo que debería darles un entierro apropiado, —murmuró Yang Qi. Entonces cavó un agujero, colocó los cuatro cuerpos adentro y los enterró.

Una vez hecho todo esto, se puso de pie y salió disparado de nuevo en movimiento, sus pies se veían borrosos mientras avanzaba por los árboles. Tras viajar cierta distancia, encontró un buen lugar y se sentó de piernas cruzadas para cultivar un poco. Ajustaba sus artes energéticas y se aseguraba de hacer lo necesario para mantenerse en su mejor condición.

Técnicamente aún estaba cerca de los bordes las Montañas Cadáver Negro. El peligro incrementaba substancialmente en sus profundidades; los engendros demoníacos como los lobos diabólicos de lomo plateado eran más comunes allí, y también había criaturas como el rinoceronte dorado en la octava etapa, el cual era aún más poderoso.

Los rinocerontes dorados eran criaturas extrañas, sus núcleos demoníacos eran particularmente valiosos, y se vendían por cientos de miles de píldoras de convergencia de energía.

Después de descansar, Yang Qi contempló el progreso de su cultivo y llegó a una conclusión. —Este tipo de batallas no es suficiente para dejar salir mi potencial. Y no me ayudará a absorber el mamut de relámpagos. Parece que tengo que exponerme a más peligro. Mientras más peligrosa la situación, más rápido llegaré a la séptima etapa.

Entonces empezó a adentrarse más a las profundidades de las montañas con la esperanza de encontrar grupos más grandes de engendros demoníacos y así avanzar más rápido a su ascenso.

Tres días pasaron en un parpadeo.

Durante ese tiempo, Yang Qi avanzó constantemente a las profundidades de las Montañas Cadáver Negro. De hecho, hasta llegó a áreas a las que el Clan Yang nunca había viajado durante sus cacerías.

Encontró un número incontable de engendros demoníacos, jabalíes de sangre, abejas gigantes, tigres voladores, murciélagos vampiros, mastines de sombras, arañas caza diablos, hormigas come hombre, y mucho más. Muchas de esas criaturas eran equivalentes a humanos en la séptima etapa de las artes energéticas, pero Yang Qi fue capaz de acabar con todas.

De vez en cuando se encontraba en situaciones de gran peligro.

Un ejemplo fue la vez en la que enfrentó a una enorme colonia de hormigas come hombre, cada una tenía el tamaño de un puño humano y eran extremadamente feroces, asesinaban y devoraban todo a su paso. Afortunadamente, Yang Qi tuvo la fortaleza de enfrentarlas y luego escapar con vida.

Siempre permanecía en guardia y consumía píldoras de convergencia de energía cada vez que le daba hambre. Cuando le daba sed bebía agua de manantiales, y solía dormir con un ojo abierto, listo para luchar por su vida en cualquier momento.

Pero afortunadamente, su Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal era particularmente efectiva en estas situaciones. El mamut de relámpagos seguía entregando la quintaesencia de su fuerza vital y le permitía ir más allá de los límites humanos normales. A veces cuando sus artes energéticas llegaban al límite, una nueva fuente de poder estallaba en su interior, como si una represa se desbordara, y experimentaba transformaciones profundas.

Con el paso de los días, se hacía cada vez más claro que se acercaba a un ascenso.

Un día empezó a caer un torrencial que empapó y empezó a inundar toda el área. El calor tan intenso se desvaneció y fue reemplazado por el agua, los truenos y los relámpagos.

Parecía como si serpientes plateadas danzaran en el cielo, los relámpagos a veces golpeaban las montañas que había debajo. Yang Qi estaba sentado de piernas cruzadas en un árbol mientras circulaba su energía de modo que apartaba el agua de la lluvia y lo mantenía completamente seco.

El sonido de los truenos era como música para sus oídos, sus pensamientos empezaron a divagar y lentamente parecía hacerse uno con la creación. Era como si se hubiera fusionado con los relámpagos, los truenos y la lluvia.

Con la caída de los relámpagos se podía ver que varias chispas eléctricas entraban a su cuerpo y se fusionaban con la membrana bajo su piel, su fuerza vital estaba siendo incitada.

Desde aquel día en el que lo golpeó el relámpago, se había dado cuenta de que cultivar en climas tormentosos era particularmente agradable.

La electricidad llegó gradualmente a su frente, y al duendecillo dorado que residía allí.

Yang Qi se dio cuenta repentinamente de que ese duendecillo dorado absorbía los relámpagos, lo que le hacía parecer como si estuviera vivo.

—¿Sénior? ¿Sénior…? —Intentó comunicarse una vez más con el duendecillo, pero solo fue ignorado. Los relámpagos sobre él cesaron repentinamente y el duendecillo se quedó en calma nuevamente.

De hecho, casi ni podía sentir su existencia.

La tormenta reanudó después de un rato, ahora el bosque era un mundo de agua. El agua se amontaba en lagos y goteaba de todos los árboles, Yang Qi hasta podía ver peces por todos lados que se comían los insectos del área.

También había engendros diabólicos acechando y ocultándose de la furia de la naturaleza.

Yang Qi siguió cultivando mientras esperaba que cesara la lluvia. En su mano izquierda sostenía un núcleo demoníaco del tamaño de un fruto ojo de dragón[i] que provenía una araña caza diablos en la séptima etapa que había matado la noche anterior.

Ese tipo de arañas eran criaturas caóticas y primordiales que desarrollaban sus artes energéticas de manera natural conforme crecían. Eventualmente llegaban a un tamaño capaz de consumir humanos o disparar seda por el aire para atrapar a enromes aves voladoras.

Por lo general, los jóvenes más fuertes de los clanes ricos y poderosos debían hacer equipo para encargarse de una araña caza diablos. Hasta los expertos en la octava etapa como Yang Shi tendrían que esforzarse con una. Al fin y al cabo, la seda que disparaban era particularmente poderosa.

Pero al ser emboscada por Yang Qi, su Lanza de la Deidad Infernal no le dejó ni saber lo que la había golpeado.

En cuanto volviera al clan, podría vender su núcleo demoníaco en el mercado negro por al menos trescientas mil píldoras de convergencia de energía.

 


[i] Es un fruto muy común en Asia, llamado así por la manera en la que se ve pelada.


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

11 Comentarios Comentar

    1. Luis Mariano

      Lector

      Nivel 13

      Luis Mariano - hace 1 mes

      jaja, pense que al describir a esos lobos como muy peligrosos pensé que le seria difícil o al menos complicado acabarlos pero…

  1. Tadeo_MTZ

    Lector

    Nivel 22

    Tadeo_MTZ - hace 1 mes

    Pues tal parece que la ha pasado muy fácil no???? Quizá ya se venga algo que le haga huir o al menos le ponga en peligro de muerte….. O al menos un buen secreto ya sea un lugar o una cosa….incluso hasta una bestia mítica….bueno algo, por qué como que pasaron muy tranquilos estos últimos capítulos….

  2. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 19

    Luis Rojas Valle - hace 4 semanas

    Este es el camino a la séptima etapa, gracias por los capítulos 😁👍🏽

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.