Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

SM – Capítulo 209

 

Capítulo 209: Comprando Información.

 

De manera hasta sorprendente, Yang Qi simplemente preguntó directamente por información sobre los cuarteles generales del Templo de Peste Sombría.

Los ojos del vicepresidente del Consorcio del Millar se iluminaron intensamente tras escucharlo.

—Sénior, ¿desea comprar información sobre el Templo de Peste Sombría? ¿No me diga que le han ofendido de algún modo?

—No exactamente, —respondió Yang Qi fríamente—. Son un montón de diablos siniestros heréticos. Cualquiera tiene el derecho de castigarlos. Ya que el Consorcio del Millar es un grupo de negocios honesto y honrado, probablemente querrán ayudar a limpiar el mundo de diablos y demonios. ¿Cierto? Estos tres núcleos demoníacos son tesoros preciosos que vienen de demonios diabólicos en la usurpación de vida quinaria. Dada la cantidad de energía vital que contienen, sería difícil encontrar un mejor tesoro para una formación de hechizos. Debería poder cubrir el coste de un poco de información sobre unos diablos siniestros heréticos.

—Este tipo de núcleos demoníacos son ciertamente valiosos, pero los detalles sobre la base del Templo de Peste Sombría, bueno… no es cualquier información. Tengo que consultar con mis superiores para saber si tengo permitido vender directamente información confidencial como esa. Si no le molesta, permítame enviar una solicitud mientras ponemos a evaluación estos tres núcleos demoníacos.

—Está bien. Esperaré por tus noticias. —Yang Qi cerró sus ojos y se sentó tranquilamente.

El vicepresidente salió de la habitación. Y una vez a cierta distancia, preguntó, —¿De dónde salió este tipo?

—No lo sé, —respondió el capitán—. Pero mi placa de identificación dice que tiene el aura de la usurpación de vida novenaria, así que no me he atrevido a presionarlo para obtener información. ¿Qué hacemos ahora? El Templo de Peste Sombría es un cliente importante. Gastan grandes cantidades de riquezas en nuestros reportes de inteligencia. ¿Ahora alguien quiere información sobre ellos?

Los dos hombres caminaron por la calle hacia otro edificio imponente, el cual estaba protegido por un gran número de formaciones de hechizos y encantamientos protectores. Al entrar, procedieron hacia una sala del té construida completamente con porcelana traslúcida, estaba tan alto en el edificio que ofrecía unas vistas espectaculares de la ciudad entera.

En una mesa de esa habitación había dos hombres sentados, uno de mediana edad, y otro anciano, quienes discutían mientras bebían del más fino te.

Después de escuchar la puerta, el hombre de mediana edad habló en voz alta, —¡Adelante!

—Saludos Presidente, —dijo el vicepresidente con el mayor respeto—. No estaba al tanto de que estuviera con un cliente, mis disculpas.

—Está bien. Este es Dichamatanza Rey de la Plaga, del Templo de Peste Sombría, uno de nuestros mejores clientes. Ha venido en persona para discutir un gran acuerdo de negocios.

—Correcto, —dijo el anciano, nada más y nada menos que Dichamatanza Rey de la Plaga. Aunque estaba encorvado por la edad, irradiaba un poder y una fuerza inmensas. Claramente era un usurpador de vida novenario, a punto de convertirse en Legendario. —Estamos a punto de recibir un gran cargamento de tesoros desde el Continente Occidental. Incluso hay algunas piedras espirituales valiosas de la antigüedad que son hasta decenas de miles de veces más efectivas que las píldoras de convergencia de energía. Esperamos poder intercambiarlas por reportes de inteligencia de tu Consorcio del Millar.

—«¿¡Piedras espirituales!?» —pensó impactado el vicepresidente—. Presidente, ha llegado a un cliente que quiere comprar información confidencial, necesito su autorización para…

—No hace falta mantener los secretos de los oídos de esta compañía, —dijo el presidente—. Puedes hablar libremente.

—Verá… —volteó con dudas a ver a Dichamatanza Rey de la Plaga, y luego continuó—, bueno el caso es que… —Con eso procedió a explicar la situación. Hasta sacó los tres núcleos demoníacos. —Ya que el asunto involucra a uno de nuestros clientes más importantes, el Templo de Peste Sombría, sé que no puedo tomar la decisión por mi cuenta.

Dichamatanza Rey de la Plaga repentinamente se rio fuertemente. —No puedo creer que alguien esté intentando actuar contra el Templo de Peste Sombría. De verdad me da curiosidad saber qué tipo de fuerza maligna monstruosa podría estar conspirando contra nosotros.

—Por favor, espere un momento Dichamatanza Rey de la Plaga, —dijo el presidente—. Recuerde que no puede hacer nada dentro de los cuarteles del Consorcio del Millar. Nuestras reglas son claras en eso. Estamos completamente de su lado por supuesto, pero tenemos que mantener las apariencias. —Sonrió, observó los tres núcleos demoníacos y continuó—. No está mal… De verdad podrían fortalecer el poder de cualquier objeto diabólico en el que se usaran. Y si fueran añadidos a una formación diabólica podrían desatar un poder increíble. Dichamatanza Rey de la Plaga, por favor recíbalos como muestra de nuestra buena voluntad.

Dicho eso, los tres núcleos demoníacos pasaron por el aire hacia la mano de Dichamatanza Rey de la Plaga.

El viejo estaba claramente sorprendido, pero entonces se rio en voz alta. —Una vez más demuestras ser el compañero de negocios perfecto. ¿Ahora qué? ¿Vas a tomar su dinero y dejarlo expuesto?

—¿Dejarlo expuesto? Por supuesto que no. Quiere información sobre el Templo de Peste Sombría, así que se la daremos. Obviamente es un tipo imprudente que busca que lo maten. Tu templo debería tener suficientes maneras de manejarlo, ¿cierto? —El presidente claramente no estaba preocupado por el asunto. —Vicepresidente, vaya y dígale que aceptamos su oferta, y que llevaremos a cabo una investigación exhaustiva. Puede volver dentro de tres días para recibir el reporte completo.

—¡Si señor! —dicho eso, el vicepresidente y el capitán partieron.

El presidente sonrió y añadió, —Aunque, quién sabe que podría pasar en esos tres días…

Dichamatanza Rey de la Plaga se rio fuertemente. —Qué astuto viejo zorro. No te preocupes, no olvidaré este gesto. Y definitivamente le reportaré el asunto al Señor del Templo. Seguramente ayudará bastante cuando toque firmar el próximo acuerdo. Por cierto, he oído que tu accionista más grande, la Sociedad del Príncipe Heredero, se hace más poderosa con cada día que pasa. Probablemente necesitan muchos recursos para su crecimiento. Espero que este acuerdo nuestro ayude con eso. Dentro de cinco años, cuando el Príncipe Heredero salga de reclusión como un Gran Sabio invencible, tu compañía pasará por un ascenso meteórico.

—Cierto, —dijo el presidente mientras asentía—. Por supuesto, tenemos a otros accionistas a parte de la Sociedad del Príncipe Heredero, y todos anticipan mucho nuestro próximo acuerdo de negocios. Al fin y al cabo, todos saben que el Templo de Peste Sombría está respaldado por la Iglesia de la Legión de la Plaga. En el Continente Occidental tienen un nivel similar a nuestros cuatro institutos.

—Si, de verdad espero que esta colaboración pueda proceder sin problemas. —Por los ojos de Dichamatanza Rey de la Plaga pasó un destello y se puso de pie—. Parece que el Templo de Peste Sombría pronto tendrá otra marioneta de la plaga usurpadora de vida novenaria. Iremos con todo a por él. De hecho, quizás nuestro líder Legendario encabece en persona el equipo. ¿Tres días? Debe ser tiempo más que suficiente. —Una vez dicho eso, se desvaneció en el aire.

***

De vuelta en la sala de espera, Yang Qi escuchó la explicación del vicepresidente y luego dijo, —¿Así que recibís el pago pero tengo que esperar tres días por la información?

—Correcto. Durante los próximos tres días, el consorcio no se guardará nada para conseguir la información sobre los expertos del Templo de Peste Sombría, incluyendo sus defensas, formaciones de hechizos, recursos y demás. Todo estará en un reporte. Depende de usted si lo acepta o no. Es así como hacemos los negocios. —El vicepresidente de verdad estaba intentando exagerar las cosas lo más posible.

Yang Qi asintió. —Muy bien, si así funciona, volveré dentro de tres días.

—Muy bien. Cuídese Sénior. —El vicepresidente extendió su mano indicando que Yang Qi se retirara. Una vez que se fue, dejó salir un sonrisa feroz. —«No sabe lo que le conviene. Dentro de tres días será una marioneta del a plaga.»

Una vez que Yang Qi salió de Mongoltar, el cielo empezó a oscurecer. Después de un rato encontró una montaña a varios cientos de kilómetros, allí se sentó y observó el resplandor de la ciudad con una sonrisa fría en el rostro. —«¿Tres días? ¿Es el tiempo que necesitan para advertirle al Templo de Peste Sombría? ¿De lo contrario por qué no me ofrecerían alojamiento? Parece que este Consorcio del Millar no tiene buenas intenciones. Y pensar que la Sociedad del Príncipe Heredero es su más grande accionista.

Yang Qi había descubierto estas cosas con sus hermanos jurados. Pero lo que más le faltaba era la información sobre la ubicación real del Templo de Peste Sombría. Y encontrarla por sí solo sería como buscar una aguja en un pajar.

Pero ahora sin dudas se acercaba a su objetivo.

Así que se sentó y empezó a llevar a cabo ejercicios de respiración bajo el resplandor de la luz de las estrellas. Por lo que había escuchado, tras llegar a la octava Transformación Legendaria, la Transformación de Estrella Astral, era posible absorber el inconmensurable poder de las estrellas. Y hasta se podía crear un campo magnético estrellado el cual podía transformar al instante en un mar de estrellas todo en un radio de quinientos kilómetros. Por supuesto, Yang Qi estaba muy lejos de ese nivel.

Así pasó el tiempo…

Finalmente cuando ya habían pasado casi tres días de espera, diez figuras sombrías aparecieron repentinamente en el aire alrededor de la montaña que Yang Qi ocupaba. Los rodeaba una energía hipertóxica negra, y en un abrir y cerrar de ojos se transformó en una substancia como polvo que empezó a caer sobre la montaña. A medida que lo hacía, todos los animales y las plantas cercanas morían, y hasta las rocas se fundían.

Una de las figuras sombrías aterrizó u observó a Yang Qi, el cual no parecía verse afectado por la energía tóxica. Sonrió y le dijo, Escucha tonto, Soy el Demoniocielo Zar de la Plaga el noveno viceseñor del Templo de Peste Sombría. ¿Fuiste tú el que pidió información al Consorcio del Millar sobre nuestros cuarteles?

—Correcto, he sido yo.

Otro viejo apareció. —Yo soy Dichamatanza Rey de la Plaga, el trigésimo segundo viceseñor del tempo. Vamos, dinos para quien trabas. De lo contrario sufrirás un dolor tan espantoso que solo podrás anhelar la muerte.

—¿Solo los enviaron a ustedes? —dijo Yang Qi tras abrir los ojos y mirar sus alrededores. La energía verdadera hipertóxica que llenaba el área se mantenía lejos de sus propias artes energéticas y no podía ni tocarlo. Mientras examinaba a sus interlocutores, se dio cuenta de que la mayoría eran usurpadores de vida octonarios o novenarios. El más fuerte era el llamado Demoniocielo Zar de la Plaga, el cual era un Legendario. Por lo general alguien que se encontrara rodeado por un grupo como este quedaría aterrado.

Otro de los reyes de la plaga, uno al nivel octonario, dio un paso adelante, observó a Yang Qi y dijo, —¿Eres un usurpador de vida novenario? Serás famoso. ¿Quién eres? ¡Escúpelo! ¿Por qué andas preguntando por nuestra organización. No somos un grupo que puedas ofender.

—¿Así que el Consorcio del Millar les ha dicho sobre mí? —dijo Yang Qi mientras se ponía de pie.

—Eres un verdadero idiota, ¿sabes? —respondió Demoniocielo Zar de la Plaga—. El Consorcio del Millar es el mayor socio comercial del Templo de Peste Sombría. De hecho, incluso hacen negocios con la Iglesia de la Legión de la Plaga. ¿Un tonto imprudente viene y piensa que puede simplemente llegar a nuestros cuarteles? ¡Qué chiste! Ríndete de inmediato y dinos quien te ha enviado.

—Lo capturaré, Noveno viceseñor del tempo, —dijo Dichamatanza Rey de la Plaga con una fría sonrisa. Descendió hacia Yang Qi, ondeó su mano y sacó un arma que parecía una serpiente. —Adivina qué idiota. A mi Bastón de Víbora Mágico le falta un alma. ¡La tuya! Y ahora…

Antes de poder terminar de hablar, Yang Qi se desvaneció, reapareció detrás de él, y le arrancó la cabeza.

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.