<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 24

 

Capítulo 24: Asistiendo al Banquete.

 

Yang Qi descansó por varios días después de volver de las Montañas Cadáver Negro. Tras poco tiempo llegó la hora de asistir al banquete en la mansión del magistrado de la ciudad.

El Magistrado de la Ciudad Yan Gufeng había invitado a todos los jóvenes más competentes procedentes de los clanes ricos y poderosos para evaluar a un potencial candidato como futuro yerno.

El Clan Yan era descomunal, y regían todo a quinientos kilómetros a la redonda de la ciudad, por lo que eran los líderes de al menos un millón de ciudadanos. Quienquiera que se casara en un clan como ese se volvería inimaginablemente rico. Otro aspecto aún más relevante era el hecho de que Yan Feixia estudiaba en el Instituto del Dragón Verdadero, otra conexión muy poderosa que le permitiría a su futuro esposo tener un sendero abierto para su cultivo.

Las noticias se habían empezado a difundir hacía quinca días, y causaron toda una tormenta de emoción entre los jóvenes de Fuerte Yan. Todos se preparaban lo mejor posible para ganarse el afecto de la hermosa Yan Feixia, y con suerte obtener su mano en matrimonio.

Yang Qi no estaba particularmente interesado en eso. Tras ser traicionado por Yun Hailan, quien resultaba ser la querida hija del magistrado de la ciudad de Yun de Mar, había empezado a tener cautela de las mujeres. En este momento, su meta principal era su cultivo, hacerse más fuerte, restaurar la gloria de su clan, y vengarse de Yun Hailan y Song Haishan…

Sin embargo, el Clan Yan le había enviado una tarjeta de invitación oficial, así que no podía simplemente rehusarse. El Clan Yang no podía permitirse ofender de ningún modo al Clan Yan si es que querían sobrevivir en Fuerte Yan.

Yang Qi de verdad se quedó descansando los días previos al banquete. No entró a meditación aislada para cultivar. En vez de eso, pasó el tiempo analizando sus experiencias al enfrentar engendros demoníacos en las Montañas Cadáver Negro, especialmente su batalla final contra el simio blanco. Analizar las cosas en profundidad ayudaba a comprender mejor las artes energéticas.

La Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal poseía muchos aspectos maravillosos, como esas tres grandes habilidades, la Lanza de la Deidad Infernal, la Égida de la Deidad Infernal y las Alas del Demonio Diabólico. Ahora estaba bien familiarizado con las tres, y al usarlas, realmente era como ver a un antiguo mamut divino en acción, trompeteando con su poderosa trompa y derribando estrellas y lunas del cielo. Pero cuando las ocultaba, se desvanecían en las profundidades del infierno, en dónde descansaban en la absoluta oscuridad. Ni siquiera un Maestro de Energía podría detectarlas.

Además de todo eso, siguió cultivando y practicando las seis posturas del Puño del Rey Invencible. De este modo procedían sus preparaciones para el banquete.

Todos los jóvenes de élite tendrían la oportunidad de competir en sus artes energéticas los unos contra los otros en el banquete.

Al fin y al cabo, lo que las personas respetaban en el Continente Abundancia Exuberante era la fuerza. No importaba si era la del clan, la del gobierno, o lo que fuera, las reuniones formales casi siempre involucraban competencias de artes marciales. De hecho, incluso era una costumbre para los niños durante el Año Nuevo. Quien tuviera el mejor desempeño recibiría gran gloria y recompensas del clan.

En muchos de esos clanes, la posición de los padres con hijos no dependía solo de sus propias artes energéticas, sino también del talento que tuvieran sus hijos.

Obviamente Yang Qi no podía usar la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal durante esta reunión, solo las artes energéticas de su clan. Pero dado lo increíblemente poderoso que ya era, como una bestia en forma humana, cualquier movimiento casual suyo sería bastante mortal.

De hecho, había trabajado un poco recientemente con la Muralla de la Campana Dorada, y podía formar fácilmente una gran campana dorada si así lo quería, incluso sobrepasaba la convocada por el hombre de negro del Templo de Peste Sombría.

Gracias a su ascenso, había obtenido una comprensión mucho más profunda del cultivo. Su progreso había sido tan veloz, que de momento ni siquiera alguien en el nivel de la Encarnación de Energía podría derrotarlo. Solo alguien en la novena etapa, el nivel de un Maestro de Energía, podría aplastarlo. Por supuesto, ya que ahora tenía sus Alas del Demonio Diabólico, aún tendría posibilidades de escapar, aunque alguien así fuera tras él.

En apenas unas semanas, sus artes energéticas habían pasado de un estado totalmente destruido, hasta uno en el que podía empezar a hacerle frente a alguien al nivel de un Maestro de Energía. Casi parecía un sueño.

Pero en su corazón no había olvidado que todo era debido al duendecillo dorado que residía en su frente.

Ese duendecillo dorado nunca se movía, pero parecía estar en un proceso de recuperación, y podría bien despertar un día. Afortunadamente para Yang Qi, tenía bastante paciencia. Siempre que trabajaba con sus artes energéticas se tomaba un tiempo para intentar comunicarse con el duendecillo.

Lamentablemente, nunca más le volvió a responder después de impartirle la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal.

***

Al amanecer.

Yang Qi despertó, se bañó, se arregló, se colocó un conjunto de ropas nuevas, y entonces se dirigió hacia la mansión del magistrado de la ciudad con la tarjeta de invitación en mano.

Prácticamente todo el enorme Fuerte Yan estaba repleto de actividad y emoción. Los jóvenes de todos los clanes aristocráticos estaban vestidos de manera exquisita y se dirigían a la mansión del magistrado de la ciudad con su séquito de sirvientes.

Yang Qi no se molestó en llevar a nadie consigo. Ni tampoco un caballo o carruaje. Simplemente caminó casualmente por la ciudad hacia la mansión.

Esta era enorme, y ocupaba más de diez mil hectáreas dentro de la ciudad. Había un afluente del Río Yan que formaba una fosa alrededor, y en sus oscuras aguas azules se podían ver las sombras de maquinaria de guerra.

En pocas palabras, habría que estar loco para intentar entrar a la fuerza a la mansión del magistrado de la ciudad.

Además de la fosa, también había unas murallas imponentes de decenas de metros de altura, eran majestuosas y asombrosas, y un bosque de almenas las cubría. Oficiales y soldados con artes energéticas profundas patrullaban los muros, y sus vigilantes ojos captaban hasta las aves que pasaban cerca.

También había todo un ejército de enormes armas de proyectiles con múltiples cañones sobre los muros, eran ballestas de llamas antiblindaje, capaces de disparar miles de flechas llameantes. Frente a tales ballestas, ni siquiera los expertos al nivel de un Maestro de Energía podían escapar con vida.

Toda la mansión era aun lugar de dragones ocultos y tigres al acecho, un lugar de amenazas escondidas que haría que fuera prácticamente imposible de atacar.

Yang Qi sacudió lentamente la cabeza al llegar y ver todas esas defensas. Al fin y al cabo, él conocía un túnel secreto que llevaba desde el exterior hasta las profundidades de la mansión.

Yun Hailan le había dado esa información, en aquel entonces había estado seguro de que eran el uno para el otro, y que escaparían juntos. Hoy en día, sus fantasías de hacía apenas varias semanas parecían patéticamente infantiles.

A estas alturas, lo más seguro era que la mansión del magistrado de la ciudad ya supiera sobre el túnel secreto, por lo que no podría simplemente entrar y salir de la mansión a su gusto.

Para cuando llegó, ya había varios jóvenes de distritos clanes reunidos en la entrada principal de la mansión. Se podía ver como las sillas de manos se amontonaban, se escuchaban sirvientes gritando por doquier, guardias vigilando la escena en sus armaduras, así como todo tipo de cosas.

Yang Qi pudo sentir casi de inmediato que muchas miradas se posaron sobre él.

Su mente estaba muy clara en este momento, como un estanque de aguas profundas que reflejaba la luz de las estrellas. Podía sentir cada una de esas miradas, y en cierto modo podía “ver” quienes eran que lo estaban mirando, sin siquiera voltearse.

Era una habilidad única que obtenían aquellos con artes energéticas elevadas.

Los expertos más poderosos eran básicamente imposibles de emboscar. Podían sentir en cuanto alguien posara su mirada sobre ellos.

Eso era exactamente lo que había hecho el simio blanco en las Montañas Cadáver Negro, y luego había usado la Fijación de Alma de Mil Kilómetros sobre él.

Por supuesto, Yang Qi no estaba a tal nivel de poder usar una técnica para fijar el alma; no hasta que llegara a la octava etapa por lo menos, y no le serviría ni intentar cultivarla ahora.

—¿Ven allí chicos? Ese es el asqueroso Yang Qi del Clan Yang. ¡No puedo creer que tenga las agallas presentarse en la mansión del magistrado de la ciudad!

—¿No destruyeron sus artes marciales?

—Escuché que se recuperó. Seguro que su tía le envió alguna medicina espiritual milagrosa para sanar sus meridianos. Ella cultiva en el Instituto Semi-Inmortal. Aunque escuché otro rumor que dice que lo golpeó un rayo y gracias a eso pasó por algún tipo de transformación extraña. Parece que volvieron sus habilidades marciales. Aunque no sé si sea verdad.

—¡Tonterías! ¿De verdad te crees que se podría recuperarse por ser golpeado por un rayo? Esa fue una medicina espiritual que le envió su tía. De cualquier modo, las cosas no pueden estar bien con el magistrado de la ciudad tras lo sucedido. No puedo creer que se atreva a mostrar la cara. ¡No me digan que es el feo sapo que anhela al hermoso cisne!

—¿Ese tipo? A mí no me parece recuperado. Si cree que puede ganarse el corazón de la Señorita Yan Feixia entonces es un completo imbécil.

Yang Qi podía escuchar cada palabra de lo que decían alrededor, pero solo sonrió un poco. Quizás le hubiera enfurecido escuchar tales cosas de estas personas cuando era débil. Pero ahora no se lo tomaba a pecho. Al fin y al cabo, ahora se encontraba en un nivel más alto.

Un joven con un abanico dijo repentinamente en voz alta. —Ah, pero ¿qué tenemos por aquí? ¡Pero si es Yang Qi! Oí que destruyeron tus artes marciales, y luego las recuperase. Ven, ven. ¡Déjame mirarte! ¿Estás aquí solo? ¿Sin sirvientes? Parece que el Clan Yang realmente está en la quiebra. Pero bueno, no te preocupes. Puedes venir al Clan Chen y venderte como esclavo. Así al menos tendrás para comer.

Este era uno de los jóvenes de la élite del Clan Chen. Chen Qing[i]. Su base de cultivo estaba más o menos al mismo nivel al que había estado Yang Qi no hacía mucho, y tenían más o menos la misma edad. Al parecer había ascendido recientemente.

Ondeó suavemente su abanico e hizo que surgiera un remolino que convirtió toda la tierra y las pequeñas rocas a cien pasos a la redonda en un tornado que se cernía sobre Yang Qi.

Esta era la Fuerza del Tornado, y Chen Qing claramente lo estaba usando para poner bajarle los humos a Yang Qi desde el principio.

Las artes energéticas de Tornado eran una habilidad consumada del Clan Chen, y sus vientos eran capaces de mover hasta objetos tan grandes como piedras de molinos. No podían menospreciarse en lo absoluto. Chen Qing había pasado un buen tiempo en el nivel de Refinación de Energía, pero ahora había ascendido a la Erupción de Energía. El hecho de que estuviera en este banquete indicaba que su clan lo estaba preparando para futuras glorias.

Ya que el Clan Yang y el Clan Chen nunca se habían llevado muy bien, y que esto era de conocimiento público, a nadie le sorprendió ver estos eventos.

El tornado de tamaño humano se abalanzó sobre Yang Qi en un parpadeó, y los escombros en su interior generaban un gran zumbido. Quien fuera golpeado pro tal tornado seguramente terminaría desfigurado.

Los demás solo se quedaron mirando a Yang Qi con risas burlonas.

Yang Qi respondió extendiendo su mano casualmente, y envió un poco de su energía verdadera para aplastar al instante el tornado.

Entonces volvió a mover su mano.

¡BUM!

Una palma de energía verdadera salió disparada, como del tamaño de una jarra de agua, y se movió como un meteorito hacia Chen Qing.

¡BAAAM!

Golpeó a Chen Qing antes de que pudiera siquiera reaccionar, e hizo pedazos su abanico, sus ropas, sus colgantes de jade y hasta la armadura que llevaba bajo la ropa. No pudo sino caer tumbado por el aire totalmente desnudo.

Su silla de manos salió volando junto a él, así como los ocho guardias que traía consigo. Ninguno pudo escapar del golpe y terminaron tosiendo un montón de sangre.

 


[i] Chen Qing: Chen es un apellido común. Qing significa “verde, azul, joven, juventud”.


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

13 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 26

    Luis Rojas Valle - hace 3 meses

    Parece que noble gusta pasar desapercibido como muchos otros Protas me encanta 👏🏽👍🏽 gracias por el capítulo 😁👍🏽

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.