<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 26

 

Capítulo 26: ¿Quién se Atreve a Bloquearme?

 

Luo Hun había estado observando fríamente todo este tiempo.

Hacía tiempo que le habían informado de la recuperación de las artes energéticas de Yang Qi, pero jamás se hubiera imaginado que se habría vuelto tan fuerte como para acabar con Chen Miejin en un abrir y cerrar de ojos.

Y tomando en cuenta que Yang Qi estaba a punto de dejar lisiado a Chen Miejin, sentía que no tenía más opción que intervenir.

Jamás hubiera anticipado que Yang Qi simplemente ignoraría su comando y seguiría con su ataque. Era una provocación directa a Luo Hun, algo que no podía solo ignorar.

Así que recurrió a un movimiento despiadado.

Su energía surgió con fuerza, y desató un ataque explosivo y poderoso desde cien pasos de distancia.

Esa energía verdadera explosiva se convirtió en un enorme vórtice que se cernía sobre Yang Qi y amenazaba con arrastrarlo a su interior.

—¡Ballena Consume el Océano!

En ese enorme vórtice se podía ver a duras penas una enorme ballena, con sus grandes fauces como listas para tragarse un mar entero.

Este movimiento era parte de la habilidad marcial que le había dado a Luo Hun su fama, el Arte Energética de la Ballena Furiosa. Era una técnica incomparablemente poderosa capaz de convocar la proyección de una enorme ballena, algo tan majestuoso que ningún oponente podía hacerle frente.

Este ataque era tan fuerte que la mayoría de los expertos en la octava etapa tendrían problemas para manejarlo, así que no había ni que mencionar a aquellos en la séptima etapa.

Sin embargo, Yang Qi no movió ni un músculo ante eso.

Seis grandes brazos de energía verdadera aparecieron repentinamente detrás de él, cada uno tenía nueve metros de largo y lo hacían ver como un gran cangrejo, con una apariencia extremadamente tiránica y pulsaban con el aura de un rey.

Grandes estruendos retumbaron, y el Puño del Rey Invencible impactó la boca de la enorme ballena.

¡BAM!

Pero inesperadamente, la ballena no era capaz de consumir la energía verdadera de Yang Qi, y sus seis brazos la hicieron pedazos.

Una onda de choque de energía verdadera salió disparada por todos lados, grandes ráfagas de viento impactaron a las personas cercanas, quienes no se veían con más opción que retroceder paso a paso.

—¿Te atreves a intentar detenerme? —rugió Yang Qi ante el poderoso viento huracanado—. Si quiero dejar a alguien lisiado, lo hago, no importa lo que me digan. El Clan Chen ha conspirado con el Templo de Peste Sombría para herir a mis hermanos mayores. ¡Así que acabaré con los más jóvenes! Ojo por ojo, ¡diente por diente!

Sus palabras retumbaron en el aire, y dio un pisotón despiadado con su pie que envió una gran ráfaga de energía directamente a la región del dantian y el mar de energía de Chen Miejin.

Este gritó fuertemente y una gran cantidad de energía empezó a salir de su cuerpo, casi como si fuera un globo desinflándose, una gran cantidad de sangre salía por sus ojos, oídos, nariz y boca.

—Tú… ¿¡de verdad destruiste mi mar de energía!? —gritó—. Te voy a matar…

Para él, la desesperación de que su mar de energía fuera destruido era peor que ser asesinado.

Al fin y al cabo, en el Continente Abundancia Exuberante, las personas incapaces de practicar las artes marciales o de cultivar eran menospreciadas por completo. Se las trataba con tanta frialdad que estar en esas condiciones era en cierto modo peor que la muerte.

Chen Miejin era considerado uno de los genios del Clan Chen, y había sido uno de los contendientes a ser el próximo señor del clan. Pero ahora no era más que un lisiado, aún más inútil que el sirviente más bajo.

—¿Matarme? —dijo Yang Qi mientras levantaba su pie—. Ya no puedes cultivar las artes energéticas, pronto serás el blanco de un desdén y ridículo interminable. Y yo estaré allí para verlo.

—Y luego están los demás… —Se volteó a ver a algunos de los demás jóvenes y sirvientes del Clan Chen—. ¿Acaso no estaban maldiciendo también al Clan Yang? Creo que también debería acabar con las artes energéticas de todos.

Entonces hizo un gesto con el dedo hacia cada uno de ellos.

Zas. Zas. ¡Zas…!

Con cada uno de los movimientos de su dedo disparaba una espiral de energía, casi como una bala, la cual impactaba los abdómenes de cada uno de los individuos a los que se dirigía.

En ese instante, el grupo entero que lo había estado maldiciendo colapsó de manera visible, sus mares de energía fueron destruidos y sus artes marciales quedaron lisiadas.

Estas personas habían llamado a Yang Zhan y a Yang Qi animales, algo que no podía ignorar tan fácilmente. Así que los dejó en una posición en la que estuvieran vivos, pero desearan morir.

Para Yang Qi, usar tácticas tan despiadadas indicaba que los clanes Chen y Yang estaban por ir a la guerra. Pero aun así no le preocupaba mucho. El Clan Chen no tenía ningún experto al nivel de un Maestro de Energía, así que aún si enviaban a más personas para pelear contra él, podría detenerlos fácilmente.

No solo eso, su padre estaba avanzando en este momento al nivel de un Maestro de Energía.

Y por encima de todo, las pistas que habían aparecido recientemente indicaban que lo sucedido con sus hermanos mayores había sido debido a la colusión entre el Clan Chen y el Templo de Peste Sombría.

—¡Bestia! —gritó Luo Hun y salió volando hacia él al mismo tiempo que convocaba un gran número de ráfagas de energía que se fijaron a la posición de Yang Qi, como si planeara atacarlo en cualquier momento. Ni en sus sueños más salvajes se hubiera podido imaginar que Yang Qi sería lo bastante fuerte para deshacer sus Artes Energéticas de la Ballena Furiosa.

Su sangre surcaba ferozmente sus venas y su deseo de combatir pulsaba. Casi no podía contenerse de empezar una gran pelea contra el arrogante Yang Qi justo allí, para tomar su cabeza como una advertencia contra cualquier otro que quisiera seguir su ejemplo.

Quizás otros temieran al Clan Yang, pero no él. Además, sabía bien que el Magistrado de la Ciudad Yan Gufeng veía al Clan Yang como una piedra en su zapato, y planeaba eliminarlos eventualmente.

Entonces una idea feroz despiadada apareció dentro de Luo Hun. —«Perfecto. Este pequeño bastardo de Yang Qi de verdad ha lisiado a varias personas justo frente a las puertas de la mansión del magistrado de la ciudad. Es la excusa perfecta para matarlo.»

Sin embargo, fue entonces que escuchó a alguien hablar. Era justamente Yang Qi, quien había comprimido su voz en una línea que fue directamente a sus oídos.

—Apuesto a que estás pensando en intentar matarme, ¿cierto Luo Hun? ¿Pero de verdad tienes lo que hace falta para vencerme? Si quieres pelear, podemos hacerlo en cualquier momento. Pero justo ahora; quiero darle a la Señorita Yan Feixia su debido respeto. No te preocupes. Hace no mucho que destruiste mis artes marciales, y tarde o temprano me vengaré por ello.

—¿Llegaste hasta la séptima etapa en menos de dos semanas? —respondió Luo Hun—. En ese caso, no hay necesidad de esperar a después. ¡Te voy a arrestar y ejecutar justo ahora!

En lo que concernía a Luo Hun, si se le permitía a Yang Qi seguir creciendo y avanzando, entonces sería imposible saber lo poderoso que podría volverse en medio año. Acababa de ocurrir algo completamente inesperado para él: su ballena había sido derrotada.

Ese ataque era algo que solo un experto en la octava etapa con habilidad considerable podría derrotar. Pero aun así estaba seguro de que con el precio apropiado, seguía siendo capaz de acabar con Yang Qi.

—Muy bien Luo Hun. Venga. ¡Veamos si el Diablo Fantasma Acorazado de verdad merece su reputación!

Los dos se preparaban para la batalla y la energía surgía hasta los cielos.

—¿Estoy viendo cosas? ¿Yang Qi acaba de retar al Diablo Fantasma Acorazado Luo Hun a un combate? ¿Acaso se quiere morir? ¡Luo Hun es aún más aterrador que la mayoría de los señores de los clanes!

—¿Vieron eso? ¡Yang Qi acaba de neutralizar uno de los ataques de Luo Hun! ¡Eso es algo que solo los señores de algunos clanes pueden hacer! Apenas tiene dieciocho años, ¿sus artes energéticas ya son tan profundas?

—¡Pero habían destruido sus artes marciales! No debería ser tan increíble, aunque se hubiera recuperado ¿cierto? ¡Quizás fue poseído por algún gran maestro!

—¡El Clan Chen acaba de sufrir pérdidas severas! Su prodigio Chen Miejin quedó lisiado, así como otros jóvenes. ¡La quintaesencia de su generación joven ha sido dañada seriamente! Sin embargo, si el Clan Yang realmente entra en guerra con el Clan Chen, definitivamente les harán pagar el precio en sangre. ¡Dentro de poco habrá un clan aristocrático menos en Fuerte Yan!

Las personas de los demás clanes estaban impactadas, pero también estaban interesadas en ver como transcurrirían las cosas. Por otro lado, estaban empezando a darse cuenta de que Yang Qi sin duda alguna estaba robándose el espectáculo.

Ni uno de los jóvenes podía hacerle frente.

Todos veían al Diablo Fantasma Acorazado Luo Hun como alguien al mismo nivel que el señor de un clan, por lo que era una batalla en la que no podían participar.

Luo Hun se quedó mirando a Yang Qi durante el tiempo de tres respiros y luego rugió, —Muy bien pequeño bastardo, solo puedes culpar a tu arrogancia si terminas muerto.

Su armadura empezó a temblar, y unos estruendos metálicos resonaron desde allí. Entonces un mar apareció repentinamente detrás de él.

Era un mar compuesto de pura energía verdadera, y era tan realista que hasta se podían ver las olas sobre su superficie, hasta se podían escuchar los cantos de aves marinas. En medio de ese mar, un gran chorro de agua salió disparado por el aire, y una enorme ballena llegó a la superficie.

Cualquier presente que cerrara sus ojos y escuchara lo que sucedía pensaría que se encontraba frente a la costa del mar.

Esta manifestación era justamente la misteriosa y enigmática habilidad de la Encarnación de la Mente, lo que dejaba muy claro que Luo Hun se encontraba en la cumbre de la octava etapa, el nivel de la Encarnación de Energía.

—Desde hace tiempo que he cultivado los fragmentos de una escritura sagrada, el Sutra del Emperador del Mar. Recuerda el nombre del Arte Energética de la Ballena Furiosa. ¡Será un gran honor para ti morir y ser enterrado por esta técnica!

Entonces Luo Hun se preparó para desatar una técnica completamente extraordinaria.

Ante todo eso, Yang Qi solo se quedó mirando con calma. Al fin y al cabo, ya había enfrentado antes el ataque de un poderoso simio blanco. Aunque las artes energéticas de Luo Hun fueran exquisitas, su energía verdadera ni se comparaba a la de aquella bestia. Y Yang Qi en este momento era tan poderoso que si usaba todo el poder de la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal podría destruir fácilmente el corazón y las venas de este hombre.

Pero sin importar lo que sucediera, no estaba dispuesto a revelarle a nadie su Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal.

Sería difícil matar a Luo Hun sin usarla. Y aunque lo hiciera, luego tendría que enfrentar la ira de Yan Gufeng, quien era un Maestro de Energía.

—«Hmph. De cualquier modo, me está tratando de matar, así que no me puedo quedar mirando. Él fue quien empezó esto, así que voy a terminarlo. ¡Lo mataré! Si Yan Gufeng quiere una guerra con el Clan Yang, ¡entonces le daremos una guerra! Si mi padre y yo lo enfrentamos juntos no hay por qué temer a Yan Gufeng. Y quien sabe, quizás termine absorbiendo más del poder del mamut de relámpagos durante el combate, y podría despertar una sexta o séptima partícula en mi interior. ¡Con el poder de aún más megamamuts no tendré que temer a un Maestro de Energía!

Llegado a este punto, Yang Qi sí que estaba listo para matar.

Después de cultivar la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal, había aceptado las características de la fuerza vital de los mamuts divinos, esto lo hacía feroz y atrevido, el tipo de individuo capaz de aplastar infiernos.

Los elefantes eran líderes poderosos; hasta los tigres feroces, reyes entre casi todas las bestias, no podían sino correr con temor ante ellos. Si así eran los elefantes, no había ni que mencionar a los mamuts divinos capaces de aplastar los infiernos.

Justo cuando empezaron a luchar, y antes de que las cosas se pusieran serias, un rayo de energía de espada salió disparado repentinamente y los separó. Entonces apareció una joven, la cual era nada más y nada menos que Yan Feixia.

—¿Qué hacen? —dijo en voz alta—. ¿Peleando?

Luo Hun retrocedió su energía por temor a herirla y respondió. —¿Qué está haciendo usted aquí Señorita?

Yan Feixia continuó con una expresión gélida, —Escuché que sucedía algo frente a la puerta principal y me acerqué a ver. ¿Por qué estas luchando con el Príncipe Yang Qi? ¿De verdad intentas matarlo?

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

16 Comentarios Comentar

  1. Frozzy

    Admin

    Nivel 34

    He estado algo lento discúlpenme T_T. Espero que conforme avance aumente el ritmo así como con AWE >.<. Pero tranquilos que no los abandono.

  2. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 26

    Luis Rojas Valle - hace 3 meses

    El es el principe de ella jaja 😏🤭 gracias por el capítulo 😁👍🏽

  3. Adrian Garcia

    Lector

    Nivel 43

    Adrian Garcia - hace 2 semanas

    mama mia! principe?! jajaja tenemos ganador antes siquiera de empezar la eleccion!

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.