<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 28

 

Capítulo 28: Enfrentamiento Directo Entre Clanes.

 

—Qué velocidad, —murmuró Yan Feixia mientras veía a Yang Qi desvaneciéndose sin dejar rastro. Poco después, se pudo escuchar un estallido sónico a la distancia mientras iba a toda velocidad hacia su clan, también llevaba consigo al mayordomo.

Yan Feixia también estaba en la séptima etapa, y comprendía muy bien la energía. Lo que era más importante, era una discípula del Instituto del Dragón Verdadero, por lo que estaba muy por encima de prácticamente todos en Fuerte Yan. Sin embargo, la increíble velocidad de Yang Qi desafiaba hasta su comprensión de las artes energéticas.

Hasta dónde ella sabía, no era posible que alguien en su mismo nivel tuviera una energía tan poderosa, y eso incluía a los genios más importantes del Instituto del Dragón Verdadero.

—«Con razón mi padre mostró tanta hostilidad hacia él hoy. El que un genio como ese aparezca en otro clan es una gran amenaza para el Clan Yan. Aun así… le debo mi vida a Yang Qi. Si termina como enemigo de mi padre me pondrá en una posición bastante mala.»

Suspiró y siguió haciendo de anfitrión sobre los jóvenes que permanecían en el banquete.

Lamentablemente, en cuanto Yang Qi se fue, el resto de los jóvenes que asistían también se despidieron rápidamente. El hecho de que el Clan Chen y el Clan Yang estuvieran por ir a la guerra indicaba que grandes cambios vendrían para Fuerte Yan. ¿Y quién querría quedarse en un banquete cuando ocurrían cosas así? ¡Querían ir a ver el espectáculo!

El salón quedó completamente vacío en poco tiempo.

Yan Feixia se dirigió a las profundidades de la mansión para encontrar a su padre y mencionarle la situación.

Mientras tanto, Yang Qi sostenía firmemente al mayordomo del clan mientras volvía rápidamente a la mansión. Era como una simple figura borrosa que pasaba por decenas de calles e intersecciones, hasta que finalmente llegó afuera del clan.

Aún de lejos pudo sentir las auras asesinas salvajes que provenían de la plaza justo frente a la mansión, un lugar extenso que podía albergar miles de personas.

Había todo un conjunto de tropas en fila por toda la plaza, todas en sus respectivas armaduras. La mayoría de los soldados estaban en la cuarta etapa, aunque algunos capitanes de escuadrones estaban en la quinta etapa.

En general se podían ver más de mil personas.

Algunos llevaban arcos o ballestas, otros lanzas o picas. Por cómo se veían las cosas, este pequeño ejército estaba preparándose para marchar a la mansión del Clan Yang y masacrarlos a todos.

No quedaban dudas de quienes eran estas personas; eran el ejército privado del Clan Chen, una fuerza de combate formidable.

Prácticamente todos los clanes ricos del Continente Abundancia Exuberante tenían ejércitos privados como este. Muchos incluso tenían ejércitos de miles, algunos hasta de decenas de miles de soldados.

Estos ejércitos protegían al clan, y en tiempos caóticos se podían usar para librar campañas bélicas.

El Clan Chen obviamente había desplegado su ejército privado frente a las puertas principales del Clan Yang, y si el Clan Yang no tenía cuidado con sus movimientos, podrían ser invadidos y erradicados.

Por supuesto, no era que el Clan Yang fuera un objetivo fácil. Ya se escuchaban cuernos de guerra desde el interior de la mansión, entonces la puerta principal se abrió, y el ejército privado del Clan Yang emergió. También llevaban arcos y ballestas, así como enormes escudos imponentes. Formaban un escenario impresionante.

El ejército del Clan Yang no era pequeño en lo absoluto; también tenían más de mil hombres, con hombros tan amplios como osos y de apariencia tan dura como leones.

Verlos hizo que los luchadores del Clan Chen fruncieran el ceño.

Apenas había pasado poco tiempo desde el incidente con la Píldora del Dragón Latente, y ya todos habían oído al respecto. Muchos se habían dado cuenta de que el Clan Yang había estado comprando grandes cantidades de granos, carne, y otras comidas consideradas inferiores.

En el Continente Abundancia Exuberante, tales cosas eran para pobres; los clanes ricos y poderosos se alimentaban con píldoras de convergencia de energía.

Si el Clan Yang seguía dándole de comer a su ejército con cosas como granos y carne, entonces su habilidad de combate decaería rápidamente, y muchos soldados desalentados probablemente empezarían a desertar.

El Clan Chen decidió actuar estando al tanto de tal situación.

Sin embargo, les tomó totalmente de sorpresa ver que el ejército de Clan Yang no se veía para nada debilitado. De hecho, se veían más fuertes que antes. De verdad no parecía que hubieran estado comiendo granos y carne.

Por supuesto, la verdad era que la riqueza que Yang Qi había traído había ayudado al clan a pasar por su momento de crisis.

Muchos de los expertos en artes energéticas del Clan Chen estaban entre los soldados. Y sorprendentemente, uno de ellos era el mismísimo Señor del Clan, Chen Dalei, quien estaba allí de pie en medio de una espiral de energía y con la ira al máximo.

Del otro lado, estaban los dos hermanos, Yang Yunchong y Yang Hualong a la cabeza del ejército del Clan Yang, sus rostros se veían de manera seria y pálida frente a los expertos del Clan Chen.

Yang Zhan aún estaba en aislamiento, y los hermanos claramente estaban frente a una situación difícil.

—Yang Yunchong, Yang Hualong, —dijo Chen Dalei con una voz estruendosa—. ¿Qué hacen aquí dos niños? Díganle a Yang Zhan que salga en este instante. ¡Quiero preguntarle por qué su hijo a lisiado a tantos miembros de mi clan! —Su voz era tan fuerte que hasta muchas de las tejas de la mansión del Clan Yang se agrietaron y derrumbaron.

—Señor del Clan Chen, no hay necesidad de estar tan furioso por favor, —respondió Yang Yunchong—. Como dice el viejo dicho, la armonía es la posesión más valiosa… Aún no estamos seguros de lo que sucedió exactamente y de por qué. ¿De verdad hace falta movilizar tantas tropas y sembrar caos en Fuerte Yan?

—¡Imprudencia! ¿Qué te da el derecho de responderle a un señor del clan de ese modo? Basta de retrasos pequeño cerdo sucio. Ya escuché suficiente. Yang Zhan está en aislamiento intentando ascender al nivel de un Maestro de Energía. Y si lo logra, lo primero que hará será exterminar nuestro Clan Chen. ¿Por qué me quedaría esperando cuando puedo tomar la iniciativa?

Un anciano particularmente alto y fornido del Clan Chen dio un paso adelante y agregó, —¡Cierto! —dijo en voz alta—. Chen Dalei, tenemos el respaldo del Templo de Peste Sombría. ¿A qué le tememos? ¿No me digas que el Clan Yang intentará responder con sus ramas subsidiarias?

Entre las fuerzas del Clan Chen también estaban mezclados varios hombres de negro de apariencia discreta y con unos ojos de mirada despiadada. Y justo en este momento, uno de ellos habló con una voz diabólica que parecía afectar la mente de todos los que la escuchaban.

—Algunas de las ramas subsidiarias estarían bastante contentas de ver el linaje directo del Clan Yang siendo erradicado. Además, hace tiempo que el Templo de Peste Sombría ha decidido que necesitamos representación en Fuerte Yan. En cuanto el Clan Yang desaparezca, exterminaremos al Clan Yan, ¡y entonces Fuerte Yan se convertirá en el Estado de Chen!

La expresión del Señor del Clan Chen Dalei cambió dramáticamente. Había estado vacilando hasta ahora, pero las palabras del hombre de negro despertaron su mente. —Excelente. Primero acabaremos con estos dos cerdos sucios. El rencor entre nuestros clanes es irreconciliable. Hombres, ¡ha llegado la hora! ¡Ataquen!

En ese instante, el ejército de mil hombres del Clan Chen levantó sus ballestas y tiró sus cuerdas. Zas. Zas. ¡Zas! El aire se llenó de lo que parecía un enjambre de flechas que se dirigían directamente al ejército de Clan Yang.

—¡Muro de escudos! —gritó Yang Yunchong con los ojos totalmente rojos. —Ya, ya, ¡YA!

Los ojos de Yang Hualong estaban igual de rojos. Los dos hermanos circularon su energía y se unieron a los soldados para levantar sus escudos ante la lluvia de flechas.

Se escuchaban los constantes sonidos de golpes a medida que las flechas golpeaban los escudos metálicos, y se veía como se doblaban y abollaban por todos lados.

—¡Par de cerditos! —gritó Chen Dalei. Wush ¡Wuuush…! Dos lanzas se materializaron repentinamente frente a él, las cuales empezaron a rotar rápidamente y salieron disparadas hacia Yang Yunchong y Yang Hualong.

¡Bum! ¡BAM!

Las dos lanzas golpearon los muros de escudos de los dos hermanos y desataron una explosión de energía masiva que los mandó a volar a ambos.

Algunos soldados del ejército privado del Clan Yang eran expertos en la sexta etapa, y estos fueron de inmediato a ayudarles, usaban ataques con sus palmas para detener el impulso de las lanzas.

—Quizás puedan sobrevivir la primera ronda. ¡Pero no sobrevivirán a quince!

Uno de los ancianos del Clan Chen, un hombre llamado Chen Dalong[i], convocó repentinamente un sable brillante de luz, el cual creció rápidamente hasta alcanzar nueve metros de largo. Entonces se dobló hasta convertirse en una cuchilla circular.

—¡Chakram[ii] de Fuego Oscuro!

El Chakram de Fuego Oscuro era un arma arrojadiza que se podía usar para matar a los oponentes desde lejos. Y ahora estaba volando hacia Yang Yunchong y Yang Hualong.

Sin embargo, fue entonces que se escuchó un grito enfurecido desde una esquina cercana. —¿¡Te quieres morir!?

Una figura borrosa apareció rápidamente, era una persona tan rápida que no se podía distinguir su figura. Sin embargo, todas las flechas que impactaban sus artes energéticas defensivas terminaban apartadas a un lado.

Ni siquiera los proyectiles más fuertes parecían capaces de herirlo en lo más mínimo.

¡Ese era Yang Qi!

En cuanto arremetió a la escena, su energía llegó aún antes que él y la enorme palma de una mano apareció, esta era su mega mano de Energía Verdadera. Y salió disparada sin detenerse ni un segundo con una velocidad meteórica, hacia el Chakram de Fuego Oscuro.

Justo en el momento del impacto, el Chakram se hizo pedazos como si no fuera más que un huevo vacío.

—¿Quién se atreve a causar problemas frente a las puertas de mi clan?

Yang Qi aceleró velozmente al campo de batalla y dejó atrás apenas un zumbido y un rastro de flechas destruidas.

—¡Maldito cerdo! —dijo Chen Dalei entre dientes—. Apareciste justo a tiempo para ver la exterminación de tu Clan Yang.

Yang Qi dejó salir un frío bufido y respondió. —Tu Clan Chen ha conspirado con el Templo de Peste Sombría para envenenar a mis hermanos! ¡Dejar lisiados a algunos miembros de tu clan no es más que un retribución justa y razonable!

Algunos de los ancianos del Clan Chen se encontraban en la séptima etapa de las artes energéticas. Incluso había algunos en la octava; estaba claro que no tenían ninguna intención de abandonar esta batalla al menos que exterminaran a sus oponentes.

Aun cuando el Clan Yang se encontraba en su mejor momento, habría sido difícil lidiar con una fuerza como esta.

—Tú, —dijo Yang Qi mientras apuntaba a alguien en la multitud. —Y tú también, los de las ropas negras. ¿Son acaso del Clan Chen? ¿O vienen del Templo de Peste Sombría?

—Bien pensado chiquillo. Somos del Templo de Peste Sombría. Ahora ponte de rodillas y ruega por tu vida, quizás te perdonemos. De lo contrario convertiremos a todo tu plan en zombis y marionetas de la plaga. ¡Serán muertos andantes! Ya tengo a tu padre Yang Zhan en la mira sabes. Será una gran marioneta. Tú tampoco te vas a escapar eso te lo puedo garantizar. ¡Jajajaja!

Los demás hombres de negro del Templo de Peste Sombría se unieron a sus risas mientras se burlaban del Clan Yang con sus voces ásperas.

—De ahora en adelante, ¡el Clan Yang ya no existirá en Fuerte Yan!

—Oigan basuras del Clan Yang. ¿De verdad se atreven a resistirse al Templo de Peste Sombría? Solo entreguen lo que queremos, aunque sean sus cabezas y sus vidas. Si se resistan les haremos vivir una vida peor que la muerte.

Unas risas salvajes y arrogantes se escucharon desde las bocas de los hombres de negro.

—Muy bien, —respondió Yang Qi de manera sombría. Ya había escuchado suficiente. —Ni el Clan Chen y ni el Templo de Peste Sombría tienen más derecho de seguir existiendo en este mundo. —Entonces y sin previo aviso, unas corrientes de energía verdadera salieron disparadas y atravesaron el aire como grandes espadas.

En ese momento, todas las flechas rotas del campo de batalla se elevaron repentinamente por el aire y empezaron a dar vueltas en una espiral con forma de flor. Entonces se pudieron escuchar llantos fantasmagóricos y las flechas empezaron a prenderse en llamas, cosa que dispersó un aroma punzante por el campo de batalla.

¡Vórtices Infernales!

Yang Qi convocó en secreto la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal, y envió las incontables flechas ardientes de regreso hacia el ejército del Clan Chen.

En ese momento arremetió a toda velocidad. Inesperadamente… estaba enfrentándose por sí solo a todo un ejército de élite.

 


[i] Chen Dalong: Da significa “grande”, y Long significa “dragón”.

[ii] Algunos la habrán visto, es un arma que es básicamente una cuchilla circular que proviene de la India. Aquí algunas imágenes.


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

9 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 26

    Luis Rojas Valle - hace 2 meses

    Este tipo de peleas exitan 1 contra 1000 por así decirlo jajaja 😤🤯😈👏🏽👍🏽

  2. Tadeo_MTZ

    Lector

    Nivel 22

    Tadeo_MTZ - hace 2 meses

    Nada como la dulce venganza….llegó la hora de masacrar a unos cuantos para que el resto aprenda….

  3. Adrian Garcia

    Lector

    Nivel 43

    Adrian Garcia - hace 2 semanas

    me recuerda al tito bai cuando se volvia loco el solo contra el mundo!

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.