<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 30

 

Capítulo 30: Un Hombre Intenta Matar a Mil.

 

—¿Nuestro líder está muerto?

—¡Sus artes energéticas están en la cumbre de la octava etapa! ¿Cómo puede estar muerto? ¡Solo un Maestro de Energía podría matarlo!

—¿No me digan que ese chiquillo es un Maestro de Energía? ¿Cómo puede ser posible? Apenas tiene dieciocho. Se dice que solo se ha visto a un Maestro de Energía con su edad cada mil años.

—¡Largo! ¡Fuera de aquí! Tenemos que reportarleseste asunto a los ancianos. Con un cuerpo tan poderoso como el suyo seguro que enviarán a algunos expertos para matarlo y convertirlo en una marioneta de la plaga.

Wush. Wush. ¡Wuuush!

Los expertos del Templo de Peste Sombría empezaron a escapar usando sus artes energéticas para volar por el aire a toda velocidad.

Todos sabían que no eran rival para este chico de dieciocho años.

—¿A dónde creen que van? —dijo Yang Qi con una voz que retumbaba repleta de ira. Todos los soldados enemigos a trescientos pasos de distancia fueron golpeados por el sonido de su voz y colapsaron inconscientes.

Sus armas que habían sido convocadas con artes de energía fueron atrapadas por Yang Qi y luego enviadas por el aire velozmente. Llegadas a cierto punto, se voltearon y cayeron disparadas hacia abajo, directo hacia las espaldas de los expertos del Templo de Peste Sombría que huían.

¡Aaaaaah! ¡Aaaargh!

El aire se llenó de gritos, los miembros del Templo de Peste Sombría empezaron a caer del aire desplomados. No solo estaban siendo asesinados, también quedaban incrustados al suelo junto a todo tipo de armas y sus aullidos antes de morir le darían escalofríos a cualquiera.

Entonces Yang Qi levantó su pie que estaba sobre lo que quedaba de su líder. Envió un pulso de energía verdadera y se limpió la sangre del zapato, así como de sus ropas, ya no quedaba ni el más mínimo rastro de lo que acababa de hacer.

Se volteó, observó a los expertos del Clan Chen con una pequeña sonrisa y dijo, —Chen Dalei. Chen Dalong. ¿De verdad pensaban que podrían juntarse con el Templo de Peste Sombría para acabar con el Clan Yang? ¡Qué chiste! Qué les parece esto: rueguen por sus vidas, sométanse al Clan Yang y conviértanse en nuestros esclavos. Si lo hacéis, quizás el Clan Chen no sea exterminado hoy. De lo contrario, acabaré por completo con su existencia, hasta las gallinas y los perros.

Chen Dalong escupió al suelo con desdén. —¿No ves cuántas personas tenemos aquí? ¿Crees que te tenemos miedo? Escucha chiquillo, el Clan Chen posee raíces muy profundas en esta ciudad, y el día de hoy el único clan exterminado será el tuyo.

Aunque sus palabras sonaban imponentes, su corazón estaba repleto de ansiedad. Yang Qi acababa de asesinar a los expertos del Templo de Peste Sombría, y claramente no podían dañarlo con ninguna de sus armas. Ni siquiera estaba claro si el Clan Chen tenía alguna manera de herirlo.

De hecho, todos los expertos del Clan Chen estaban por volverse locos y sentían ganas de gritar histéricamente. El nivel de las artes energéticas de Yang Qi sobrepasaba por completo cualquier cosa que hubieran podido imaginarse. Era como encontrarse con un mendigo en la calle, solo para descubrir súbitamente que era el emperador disfrazado.

¿Quién se hubiera imaginado que un chico de dieciocho años podría acabar con todos los expertos enviados por el Templo de Peste Sombría, y que además detendría por sí solo a un ejército de mil? Si esto se divulgaba, no dejaría conmocionado solo al Fuerte Yan, todo el Continente Abundancia Exuberante se llenaría de asombro.

Yang Qi era sin duda alguna el tipo de genio espectacular que solo aparecía cada mil años.

—No te creas tanto pequeño bastardo, —dijo Chen Dalei. Luego siguió con un tono que parecía resonar con razón. —Déjame hacerte una pregunta. ¿Cuánta energía verdadera acabas de usar? Apuesto a que te ves sorprendente por fuera, pero estás seco por dentro. No te puede quedar ninguna energía verdadera.

Otros expertos del Clan Chen se unieron a esta opinión.

—Cierto. ¡Tiene que estar completamente agotado! Ataquemos antes de que se recupere. ¡Definitivamente podemos matarlo!

—Tomando en cuenta cuantas personas ha matado del Templo de Peste Sombría, seguro que ahora verán al Clan Yang como su enemigo mortal. Aunque sobreviva hoy, eventualmente lo buscarán y asesinarán.

—¡Mátenlo! No puede quedarle nada. ¡Tenemos que acabar con él antes de que se recupere!

Un experto en particular del Clan Chen, Chen Dazhen[i], simplemente no pudo aguantarse más. Levantó su lanza y se puso en movimiento, voló sobre una distancia de cien pasos con un solo movimiento, y apuntaba con su lanza directo al pecho de Yang Qi.

—¡Florecer de Cien Flores!

Su energía verdadera hizo erupción desde la punta de la lanza, y tomó forma de lo que parecían ser cien flores todas abriéndose. Este era un movimiento que formaba parte del Arte de la Lanza de Cien Flores del Clan Chen, cada uno de sus movimientos era como el comienzo de la primavera, tan milagroso que era difícil de describir.

—¿Un montón de idiotas piensa que me quedé sin energía verdadera? —respondió Yang Qi—. ¿Y vienen con sus movimientos de mierda como esos? Podría acabar con escoria como ustedes más de cien veces sin siquiera cansarme. De verdad les estaba dando una oportunidad de salir de esta con sus vidas. Pero ya que están decididos a morir… ¡pues los ayudaré!

¡BUUUUUUUUM!

Otra ráfaga de energía masiva hizo erupción desde su cuerpo mientras simplemente extendía su mano para sujetar la lanza de su enemigo, y deshizo al instante de todos los proyectiles que habían existido a su alrededor hacía unos momentos.

—¿Cómo puede estar pasando esto? —dijo Chen Dazhen mientras caía del cielo, e intentando en vano separar la lanza de la mano de Yang Qi.

Yang Qi respondió con un movimiento de su muñeca, y deshizo la lanza en incontables fragmentos. Las astillas de la lanza salieron disparadas por todos lados, incluyendo hacia Chen Dazhen, quien intentó retirarse, pero antes de poder hacerlo, una figura borrosa se movió hacia él.

Se veía casi como un megamamut que pisoteaba el suelo con fuerza, y llenó a Chen Dazhen con una masa de vibraciones intensas al instante. Una figura borrosa pasó a través de su cuerpo, de sus huesos, carne, sangre y meridianos, un sonido de algo quebrándose llenó su mente hasta que su consciencia se quedó en blanco, entonces se desplomó totalmente muerto.

Incluso alguien hecho de hierro quedaría aplastado tras ser atacado por el poder de cinco megamamuts antiguos, sin mencionar alguien con un cuerpo de carne y hueso.

Chen Dalei finalmente se estaba dando cuenta de que Yang Qi era como algún diablo inigualable de la antigüedad, alguien contra quien simplemente no podían hacer frente. No solo parecía tener reservas de energía interminables, cada uno de los movimientos que desataba era tan barbárico y salvaje como los de una bestia.

De hecho, Chen Dalei hasta se preguntaba si Yang Qi era humano, o si había sido poseído por alguna criatura primordial.

—¡Corran! —gritó alguien—. ¡Fuera de aquí!

—¡No es humano! ¡Es un demonio! ¡Tenemos que unirnos a los demás clanes de Fuerte Yan para matarlo! —Ahora todos en el Clan Chen se daban cuenta de que tenían que escapar.

—¡Retirada! —gritó Chen Dalei fríamente. Los soldados se agruparon en filas de inmediato, y los expertos del Clan Chen tomaron el frente para unir su poder de ataque contra Yang Qi y darle a su ejército el tiempo suficiente para retirarse.

—¿Crees que te puedes ir? —dijo Yang Qi y arremetió hacia adelante como un tigre o un dragón. Un solo salto lo llevó decenas de metros hacia adelante, y al mismo tiempo, su energía verdadera se extendió por cientos de pasos a su alrededor y creó un remolino de muerte y destrucción.

Un movimiento de su dedo envió una bala de energía giratoria que atravesó la armadura de uno de los soldados y lo mató al instante.

Una palmada suya del Puño del Rey Invencible destruyó los meridianos y los vasos sanguíneos de diez soldados.

—¡Red de los Cielos!

Colocó sus manos al frente con los dedos extendidos y envió su energía verdadera volando como si fuera una telaraña, cosa que creo una enorme red que cerró todas las vías de escape del Clan Chen.

Chen Dalei quería retirarse, pero estaba completamente atascado debido a la red. Ondeó su mano y envió un rayo de energía de espada a la red con la esperanza de cortarla. Pero la energía de espada fue tan efectiva sobre la red como una cuchilla sobre el agua.

—«¡Que demonio tan monstruoso!» —Eso era lo que los ancianos del Clan Chen estaban pensando.

Para ellos, ni siquiera se veía como un humano, sino como alguna clase de monstruo. De momento, no se les ocurría ninguna otra posible explicación para su nivel actual más allá de que estuviera poseído por un demonio de mil años.

Fue entonces que unas fuertes carcajadas se escucharon en el aire, retumbaron con tanta fuerza hasta el cielo que las nubes parecieron temblar.

¡Unir la energía con las nubes!

Esa era la señal de que alguien se estaba convirtiendo en un Maestro de Energía.

Una vez en la novena etapa, uno se convertía en un gran maestro de las artes energéticas, y en el momento en el que eso ocurría, uno fusionaba su energía con las nubes, era una señal de la conexión con los Cielos y la tierra. Sorprendentemente, alguien se estaba convirtiendo en Maestro de Energía justa en este momento.

Yang Qi mantuvo el flujo de su energía para darle poder a la enorme web, y así mantenía atrapados a los expertos del Clan Chen y a su ejército. Sabía bien que el fenómeno que había aparecido era debido a que su padre había ascendido al nivel de un Maestro de Energía. De ahora en adelante, sería muy difícil evitar el ascenso del Clan Yang a nuevas alturas.

Una ráfaga de viento llenó el aire y se pudo escuchar una voz. —Qi’er, de verdad eres una maravilla. Pero no los mates a todos. Mantén cautivos a algunos.

Esa era justamente la voz de Yang Zhan.

Justo cuando se escuchó su voz, una figura apareció en lo alto del cielo, y caminaba por el aire sin que se vieran ningunas alas de energía a sus espaldas.

¡Los Maestro de Energía podían avanzar por el aire sin usar alas!

¡Esa era la fuerza de la novena etapa!

¡BUUUUUUUUM!

Ver a Yang Zhan llenó los corazones del Clan Chen de desesperación. Si ni siquiera podían lidiar con Yang Qi, ¿cómo iban a hacerle frente a él junto a Yang Zhan quien ahora era un Maestro de Energía?

—¡De rodillas Chen Dalei!

Yang Qi dio un brinco hacia adelante aprovechando la situación y golpeó con su mano a Chen Dalei.

Este logró defenderse y desató las artes energéticas del Clan Chen para erigir una barrera defensiva. Lamentablemente para él, el ataque de Yang Qi atravesó esa muralla por completo.

—¡Tigre Blanco Devora Cadáver!

La cabeza de un tigre blanco apareció, y sus fauces se lanzaban hacia adelante. Chen Dalei no tenía manera de evadir, y en cuanto el tigre se aferró con sus fauces a él, su energía verdadera quedó bajo el control de Yang Qi.

El nombre de esta técnica, el Tigre Blanco Devora Cadáver, se debía a que su verdadera función era capturar al oponente. Una vez que el tigre mordía a su enemigo, esta persona quedaba como un cadáver, no podía moverse ni hacer nada.

Y ese era exactamente el estado en el que se encontraba Chen Dalei en este momento.

Había liderado al clan por veinte años, pero el día de hoy… había sido capturado por un joven del Clan Yang. Quien escuchara las noticias seguramente suspiraría con lamentos.

Los demás clanes ricos y poderosos de Fuerte Yan estaban muy al tanto del conflicto entre los Clanes Chen y Yang, y muchos habían enviado a sus agentes para observar lo sucedido con la esperanza de que ambos clanes salieran golpeados del conflicto.

Pero inesperadamente, el Clan Chen fue aniquilado por completo, Yang Qi los había acabado de una manera espectacular y casi increíble.

Las personas hasta ahora habían considerado a Yang Qi un simple niño malcriado, alguien que le había traído la ruina a su propio clan. Pero ahora esa imagen cambiaba por completo.

Ahora tan solo era abrumadoramente poderoso.

En tan poco tiempo, ese niño rico malcriado se había convertido en un experto poderoso inigualable. Era como un sueño, muchos no sabían cómo reaccionar. Solo podían quedarse mirando como Yang Qi sostenía a Chen Dalei en sus manos, y se preguntaban si estaban viendo a un humano, o a alguna clase de demonio o diablo.

Yang Qi mantuvo a Chen Dalei firmemente en sus manos y gritó de manera estruendosa, —¡El señor de su clan ha sido capturado! ¡Ríndanse de inmediato!

 


[i] Chen Dazhen: Da significa “grande” y Zhan significa “sacudir, vibrar, temblar”.


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

10 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.