<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 39

 

Capítulo 39: Matando a Un Maestro de Energía.

 

La habilidad de la Encarnación de la Mente de la octava etapa de las artes energéticas era considerablemente profunda.

En pocas palabras, permitía enviar los pensamientos de la persona a su verdadera energía, así como también lo opuesto. Era algo que permitía todo tipo de habilidades, como la Mega Mano de Energía Verdadera, la cual a su vez podía usarse para golpear, cortar, y muchos otros movimientos.

La octava etapa proporcionaba un incremento absoluto de poder. Llegado a este punto, la Mega Mano de Energía Verdadera era casi como una mano más, tanto que hasta servía para detectar la temperatura del enemigo, los latidos de su corazón, su resistencia, e incluso como circulaba su energía verdadera.

A ese nivel también era posible diseminar la energía verdadera para examinar los alrededores.

Con tan solo cerrar sus ojos, podía usar su energía verdadera para peinar y revisar toda el área circundante como si fuera una pintura.

Cuando uno llegaba al nivel de la Encarnación de Energía, ya no importaba si se era ciego, si se perdían los oídos o cualquier otro tipo de mutilación. Al fin y al cabo, se podía usar la energía verdadera para sustituir los ojos, oídos, nariz o boca.

Ese era el verdadero significado detrás del término “Encarnación de la Mente”.

Era una habilidad que permitía enviar la mente fuera del cuerpo.

También era una de las razones por las que la octava etapa era tan misteriosa y tan poderosa a comparación de la séptima.

Y en este momento, Yang Qi estaba usando sus vastas reservas de energía verdadera para romper los grilletes que lo ataban a su nivel previo. En cuanto entró a la octava etapa, fue como si todo el mundo se abriera frente a él, repentinamente se sintió lleno de un poder capaz de sacudir los Cielos y derrumbar la tierra.

—¡Égida de la Deidad Infernal! —rugió con fuerza. Un escudo de energía verdadera negra se envolvió a su alrededor, bloqueó todos los ataques que venían, e incluso envió contragolpes a sus atacantes.

¡POP!

La bala de energía tóxica arrojada por la vieja se convirtió en una flecha que atravesó directamente su estómago e hizo que saliera disparada una columna de sangre negra. Toda su piel se tornó negra por el veneno en un abrir y cerrar de ojos, y entonces cayó al suelo, ya estaba totalmente muerta, caída bajo su propia arma, sus ojos aún resplandecían con una codicia feroz por esa arte de energía de clase imperial.

—¡Muchas gracias por atacarme! —anunció Yang Qi en voz alta—. Me habéis ayudado a ascender nuevamente. Ahora será aún más fácil matarlos a todos. Tan solo imaginaos… todos los ancianos líderes del Clan Chen enterrados en estas profundas montañas desoladas.

¡Whuuush!

Se veía como un dios diabólico al ponerse en acción, tan ágil como un dragón mientras desataba un puñetazo contra el anciano líder más cercano. Antes de que este pudiera siquiera reaccionar, sus tendones se rompieron y sus huesos se hicieron pedazos. Su cráneo colapsó, y casi toda su sangre fue expulsada de su cuerpo debido a la energía verdadera que le golpeaba, la sangre salió a chorros por su boca por completo y entonces cayó tumbado al suelo, ya no era más que un cadáver totalmente seco.

—Triunfo en Cada Batalla.

Yang Qi no se detuvo después de matar a una sola persona. Siguió adelante con más de las posturas del Puño del Rey Invencible sin detenerse, y atacó a otros dos ancianos líderes.

Se pudieron escuchar sonidos de algo crujiendo, los brazos de los dos ancianos líderes fueron convertidos en una masa de sangre, y la energía verdadera arremetía hacia sus dantian. Lamentablemente para ellos, sus mares de energía simplemente eran incapaces de resistir esta fuerza.

Sus estómagos explotaron y ambos murieron al instante.

Tres personas habían caído en un abrir y cerrar de ojos.

—¡Maldita sea! ¿Cómo puede estar pasando esto? ¿Cómo pudo haber ascendido tan rápido? —Chen Tianxiong se estaba viendo completamente abrumado por el dolor y el terror. Sus ojos se inyectaron de sangre y empezó a gritar, —¡Retirada! ¡Largo de aquí! ¡Yo lo retendré!

Entonces Chen Tianxiong empezó a avanzar con una poderosa técnica de pies en la que sus pasos creaban la figura de la constelación de la Osa Mayor. Su Energía Verdadera Humanoide estalló al mismo tiempo, y se convirtió en siete estrellas enormes que flotaban sobre su cabeza. Con esas estrellas allí, casi parecía como si tuviera el poder para conectarse con las verdaderas estrellas del cielo.

—Siete Estrellas Encima, Desatadas e Imparables.

Las manos de Chen Tianxiong fluían con un movimiento tras otro, las siete estrellas de energía verdadera daban vueltas rápidamente por el aire. Él mismo también empezó a flotar por el aire, y sus ropas ondulaban a medida que pasaba por las siete posturas de la técnica. Inesperadamente, él también poseía un arte energética cercana a la clase real como el Puño del Rey Invencible.

Estaba desatando un ataque que contenía el poder acumulado tras cien años de cultivo. No era algo que se pudiera menospreciar; el poder de siete estrellas era más que suficiente para masacrar a diablos y acabar con demonios.

Yang Qi juntó repentinamente las palmas de sus manos y luego las separó, su movimiento activó sus artes energéticas defensivas; se pudo escuchar el sonido de relámpagos a su alrededor. Entonces tomó tres pasos decisivos e impetuosos hacia adelante, apretó sus manos en puños y dijo, —¡Suprimiendo al Infierno!

La imagen de un crisol apareció repentinamente sobre su cabeza. Se veía casi como un horno, y también como un caldero, pero no era ninguna de las cosas. Estaba repleto de lava ardiente, y los gritos de seres divinos parecían provenir de adentro, como si dioses en desgracia estuvieran siendo fundidos en su interior.

Esta era una señal de un aumento aún mayor en su arte energética de clase divina que era la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal.

La primera mejora propiciada por su técnica había sido la Lanza de la Deidad Infernal.

La segunda sus Alas del Demonio Diabólico.

La tercera la Égida de la Deidad Infernal.

Y ahora la cuarta, era el Crisol del Fuego Infernal, el cual podía fundirlo absolutamente todo. De acuerdo con leyendas antiguas, había sido creado para castigar a dioses caídos y desgraciados. Con el crisol completo, Yang Qi podría consumir núcleos demoníacos fácilmente como si nada.

Sin embargo, lo que controlaba ahora no era más que una pequeña fracción del verdadero Crisol del Fuego Infernal. No tenía idea de cuanto tendría que cultivar para alcanzar la forma completa.

Sin embargo, tan solo añadir una fracción del poder del Crisol del Fuego Infernal a su puñetazo era suficiente para acabar con prácticamente cualquier oponente.

Las Siete Estrellas Imparables chocaron en un abrir y cerrar de ojos contra su Crisol del Fuego Infernal, y la onda de choque resultante se escuchó como el rugido de algún espíritu enorme, y creó un espectacular ciclón de decenas de metros de altura.

Yang Qi avanzó a través del ciclón como si nada. Por otro lado, Chen Tianxiong salió volando por el aire, su cuerpo estaba cubierto de tanta sangre que ya se veía totalmente rojo.

—Pequeño bastardo… —rugió incapaz de creer que Yang Qi fuera tan fuerte—. ¡Definitivamente fuiste poseído por un demonio! Esa no es un arte energética de clase imperial. Ni siquiera la clase imperial puede desatar este tipo de poder. Esta técnica no es para humanos, ¡es para dioses!

—Sabes demasiado, —dijo Yang Qi fríamente. Se detuvo sobre Chen Tianxiong, extendió su mano y lo sujetó por el cuello. Entonces lo levantó por el aire y gritó, —Que nadie se mueve o mataré a vuestro anciano líder más importante.

La energía de Chen Tianxiong estaba en caos. Sus meridianos estaban casi destruidos y su mar de energía se encontraba en un estado horrible. Tomando en cuenta su edad, el daño sufrido ya lo había llevado casi al borde del colapso. Ya no era tan joven como Yang Zhan o Yan Gufeng, por lo que Yang Qi fue capaz de capturarlo fácilmente.

—¡Salgan de aquí todos! —rugió Chen Tianxiong. Sabía que estaba a punto de morir, pero aún estaba preocupado por su clan—. ¡Este chiquillo no es humano! ¡ha robado el poder de un dios! ¡los mortales no pueden hacer eso sin ser castigados al final!

Los demás ancianos líderes quedaron completamente aterrorizados al ver a un Maestro de Energía siendo derrotado tan fácilmente. Y ya que les acababa de ordenar escapar, no vacilaron más en hacer eso.

—¿Piensan que los dejaré ir? —dijo Yang Qi. Entonces movió su muñeca y rompió el cuello de Chen Tianxiong. Luego una energía negra dio vueltas a su alrededor y dos alas surgieron en su espalda. Ahora que había aumentado su nivel, se podía mover hasta diez veces más rápido que antes.

Sus Alas del Demonio Diabólico ahora tenían decenas de metros de envergadura, y proyectaban oscuridad a su alrededor. Además, un solo movimiento de sus alas podía impulsar a Yang Qi por decenas de kilómetros.

Ya no importaba lo rápido que escaparan los ancianos líderes del Clan Chen, o en qué dirección huyeran. No podían escapar de la muerte que se cernía sobre ellos desde arriba.

Uno de los ancianos líderes ya estaba a cinco kilómetros de distancia. Pero cuando Yang Qi apareció sobre él y le arrojó su Lanza de la Deidad Infernal, simplemente terminó muerto, incrustado contra el suelo.

Otro de los ancianos líderes logró subirse a un semental de riada, pero cuando la Mega Mano de Energía Verdadera de Yang Qi lo atrapó, lo levantó trescientos metros por el aire, selló su base de cultivo, y luego lo dejó caer a su muerte.

En este momento, Yang Qi realmente se veía como una deidad infernal que había salido de las profundidades del infierno, Era como viento siniestro capaz de acabar con millones de expertos si así lo quería.

Estas montañas desoladas bajo una noche sin luna estaban repletas de gritos. Más de veinte ancianos líderes del Clan Chen fueron asesinados, así como los líderes de las ramas subsidiarias.

Y Yang Qi había hecho todo eso por sí mismo.

Ni siquiera Yan Gufeng y Yang Zhan trabajando juntos hubieran podido lograr tal cosa. Con el poder de diez antiguos megamamuts, el Yang Qi en la octava etapa ya era más poderoso que dos Maestros de Energía juntos.

Una vez acabados los gritos, Yang Qi retiró sus Alas del Demonio Diabólico y bajó flotando al suelo. Los sementales de riada se postraron como mo en veneración frente a él, su aura los había sometido por completo.

En los mitos antiguos, los mamuts divinos eran los señores de todas las bestias, demonios y diablos. Eran como la encarnación viviente del poder de los dioses, y podían aplastar y someter todo lo que se metiera en su camino. El aura de los mamuts divinos sobrepasaba la de los dragones. Así que los sementales de riada no podían hacer más que obedecer cualquier orden de Yang Qi.

Yang Qi reunió los cadáveres de todos, los revisó por cualquier objeto valioso y así adquirió dinero por un valor de unos cincuenta millones de píldoras de convergencia de energía. También encontró algunas armas divinas y píldoras medicinales.

La riqueza que este consejo de ancianos líderes llevaba consigo era básicamente la columna vertebral del Clan Chen.

Con estos fondos adicionales, Yang Qi finalmente había traído suficiente dinero para compensar por las pérdidas incurridas con el incidente de la Píldora del Dragón Latente.

—De las cenizas a las cenizas, del polvo al polvo. Solo pueden culparse a sí mismos por intentar luchar con el Clan Yang. Conspiraron con el Templo de Peste Sombría para herir a mis hermanos, así que no es más que apropiado enviarlos a las profundidades del infierno. Con suerte en vuestra próxima vida recordaréis no provocar a aquellos que no deben ser provocados.

Yang Qi cavó una fosa profunda y arrojó allí los cadáveres. Luego juntó sus manos y envió una ráfaga de fuego negro a la fosa, lo que hizo cenizas los cadáveres en apenas unos momentos.

La Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal contenía infinitas variaciones, y estas llamas de alta temperatura no eran más que uno de sus aspectos. También podía desatar un frío congelante y el filo del metal más punzante…

Ese era uno de los aspectos más misteriosos de la técnica, y una de las razones por las que lo sobrepasaba todo.

Yang Qi se quedó mirando hasta que se acabaron las llamas. Ya nadie podría saber con certeza el paradero del consejo de ancianos líderes del Clan Chen. El clan ya no sería un factor en Fuerte Yan, y hasta sus ramas subsidiarias estarían completamente condenadas.

Finalmente volvió a desatar su energía verdadera, convocó sus Alas del Demonio Diabólico. Envió una ráfaga de viento giratorio que levantó a los veintiocho sementales giratorios y entonces desapareció entre la oscuridad de la noche; se veía tal cual la imagen de un rey demonio.

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

10 Comentarios Comentar

  1. MaxNight

    Lector

    Nivel 8

    MaxNight - hace 1 mes

    Entonces la “Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal” puede hacer cualquier cosa que el prota necesite(?

  2. Avatar

    Lector

    Nivel 1

    KiGaX - hace 1 mes

    Se parece a Li Yunmu con cada golpe que le dan más experiencia saca para su cultivo xD

  3. Mistral

    Editor

    Nivel 1

    Mistral - hace 1 mes

    ¿En que momento llegan los santos y lo encierran en una prision para que se pudra?

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.