<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 40

 

Capítulo 40: Preparando una Distracción.

 

Veintiocho sementales de riada, cada uno con un valor de decenas de miles de píldoras de convergencia de energía. Yang Qi de ningún modo los dejaría atrás así nada más.

Los Maestros de Energía ordinarios no eran capaces de volar por más de varias decenas de kilómetros, sin mencionar usar su energía verdadera para cargar todo un grupo de sementales de riada.

Pero Yang Qi parecía poseer una fuerza ilimitada, y una energía verdadera infinita, para él, llevar consigo a un grupo de bestias como este no era ningún problema.

De regreso en la mansión del Clan Yang, Yang Yunchong y Yang Hualong se movían de un lado a otro ansiosamente mientras Yang Zhan permanecía sentado con calma a un lado.

—Padre, ¿por qué nuestro tercer hermano no ha vuelto aún? ¿Acaso la emboscada falló? Uno de los ancianos líderes del Clan Chen es el Demonoide de Cien Brazos, Chen Tianxiong, un Maestro de Energía. ¿Será posible que nuestro tercer hermano haya perdido?

—Ciertamente, el consejo de ancianos líderes del Clan Chen no es mucho más débil que el nuestro. Todos son maestros importantes. Son al menos veintitrés personas en la octava etapa. Incluso un dios o inmortal que ataque a tal grupo podría terminar muerto.

Estaba claro que los hermanos de Yang Qi estaban nerviosos.

Yang Zhan también se veía un poco inquieto en su silla. —Tienen razón. Incluso si estuviéramos Yan Gufeng y yo atacando juntos probablemente perderíamos si enfrentáramos todo el consejo de ancianos líderes del Clan Chen. Y Qi’er es solo uno, sin importar lo poderoso que sea.

—¿Qué deberíamos hacer padre?

—Mantén la calma, —respondió Yang Zhan mientras sacudía su mano como si nada—. Qi’er ha crecido mucho desde el incidente con la píldora, y después de ser golpeado por ese rayo. Planea bien las cosas antes de actuar, así que seguro que no hará nada estúpido ni se arrojará a su propia muerte. Creo que quiere usar esto como una oportunidad para templarse. Solo esperemos. Si no ha vuelto para el amanecer, entonces iré personalmente a buscarlo.

¡Pum!

En cuanto las palabras salieron de su boca, una ráfaga de viento llegó desde arriba, y escucharon como el sonido de algo cayendo al suelo. Luego fueron los sonidos de un montón de caballos. Hasta que al final apareció alguien entre la oscuridad que llevaba consigo a un enorme grupo de criaturas.

—¿Quién anda ahí?

—Soy yo Padre, —dijo Yang Qi mientras se acercaba.

—Qi’er, ¡has vuelto! —dijo Yang Zhan mientras se ponía de pie. Luego vio los más de veinte sementales de riada detrás de él y quedó boquiabierta. —Esos son… ¿sementales de riada? Son tantos…

—Estos sementales de riada solían pertenecerle al consejo de ancianos líderes del Clan Chen. Ya los maté a todos, incluyendo a algunos señores de las ramas subsidiarias y me llevé sus monturas. También tengo un poco de dinero… —Yang Qi arrojó un gran fajo de billetes a la mesa junto a varias armas y píldoras medicinales que había conseguido.

Yang Zhan dejó salir un largo suspiro de satisfacción al verlo. Se volvió a sentar y dijo, —Con un hijo como este, ¿qué más podría pedir un hombre?

Yang Yunchong y Yang Hualong sentían casi como si estuvieran mirando a un desconocido. Al fin y al cabo, ¿acaso Yang Zhan no acababa de decir que ni siquiera él junto a Yan Gufeng podrían manejar al consejo de ancianos líderes del Clan Chen? ¿Pero Yang Qi los había matado a todos?

Era como si un ciudadano ordinario se declarara repentinamente rebelde, irrumpiera en la fortaleza imperial y asesinara al emperador.

Yang Yunchong estaba totalmente sin palabras, apenas podía tartamudear, —Te-tercer hermano, ¿de verdad…?

Yang Qi asintió. —Claro que sí Hermano. Ya los maté a todos. El Clan Chen está acabado. Jamás tendrán la fuerza para volver a amenazar al Clan Yang.

Yang Hualong estaba igual de impactado. —Me estás diciendo… ¿que ni siquiera un Maestro de Energía es amenaza para ti?

—En efecto. Ya puedo encargarme de Maestros de Energía. Y he logrado desatar más de mi potencial gracias a la batalla, ya llegué la octava etapa. —La manera tan calmada en la que Yang Qi respondía las preguntas sirvió para calmar un poco los corazones de su padre y sus hermanos.

Poco a poco pudieron aceptar finalmente lo que sucedía. Pero aún no estaban muy seguros de cómo reaccionar. Al principio pensaban que Yang Qi solo intentaría acabar con un par de ancianos líderes del Clan Chen para intentar sembrar el caos y retrasar su llegada a Fuerte Yan.

Jamás se hubieran imaginado que Yang Qi simplemente acabaría con todos.

—Bueno, supongo que eso concluye las cosas, —dijo Yang Zhan, un destello como el de un tigre feroz pasó por sus ojos—. Ninguno de nosotros dirá la más mínima palabra sobre lo que Qi’er acaba de hacer. Qi’er, voy a anunciar que has caído enfermo y estás en cama. Como dice el dicho, el árbol más alto llama más la atención. Si se descubre lo que has hecho, grandes sectas y organizaciones empezarán a investigar, y eso podría traernos un desastre.

Yang Yunchong y Yang Hualong se estremecieron.

—De acuerdo Padre, —respondió Yang Qi—. ¿Pero qué hay de mi batalla con Chen Dalei? Ya esas noticias se divulgarán y habrá consecuencias.

—Él solo estaba en la octava etapa, no la novena, —respondió Yang Zhan tranquilamente—. La diferencia entre ambas es como la diferencia entre los Cielos y la tierra. Así que no es un gran problema. Además, hemos estado diseminando los rumores de que te poseyó un demonio, y que fue asesinado durante tu batalla contra Chen Dalei. También me aseguraré de que las personas escuchen que yaces en cama debido a ese demonio y a las heridas que has sufrido en la batalla. Si te quedas fuera de la vista por un tiempo, el asunto simplemente se disipará naturalmente.

—Tienes razón Padre. —Era un buen momento para que Yang Qi descansara y estabilizara su base de cultivo. Después de todo, su progreso reciente había sido todo gracias a la fuerza vital del mamut de relámpagos. Y en realidad había sido negligente con su cultivo personal.

Durante el resto de la noche, padre e hijos discutieron sus planes y estrategias para el futuro, antes de finalmente dispersarse a descansar un poco.

No ocurrió nada particular durante los días siguientes. Yang Qi no apareció en público, lo que le dio credibilidad a los rumores de que había caído enfermo. Pasaba su tiempo meditando sobre sus artes energéticas y ponderando sobre la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal. También seguía absorbiendo la fuerza vital del mamut de relámpagos.

Después de todos los avances que había logrado Yang Qi, el mamut de relámpagos había reducido considerablemente su tamaño. Y podía ver que terminaría de desaparecer dentro de poco.

Según sus cálculos, estaba bastante seguro de que quedaba suficiente para llevarlo más allá de la novena etapa y ascender realmente al nivel de un Usurpador de Vida.

Fuerte Yan permaneció en calma con el paso de los días.

Los clanes aristocráticos de la ciudad y hasta la mansión del magistrado de la ciudad seguían esperando a que llegara el ejército de expertos del Clan Chen a enfrentarse al Clan Yang. Pero eso nunca sucedió. Fue como si el Clan Chen se hubiera desvanecido por completo.

A todos les parecía bastante extraño.

Finalmente, los rumores de que Yang Qi había sido poseído terminaron en boca de todos. El demonio supuestamente había sido erradicado ya, pero el resultado había sido que Yang Qi había caído seriamente enfermo y sus artes energéticas habían sufrido un retroceso.

Hacía poco, todos habían estado preocupados de que un genio espectacular hubiera surgido en el Clan Yang. Pero ahora todos pensaban que era debido a un demonio, así que dejaron salir suspiros de alivio.

Las personas que eran poseídas tendían a desarrollar personalidades monstruosas, y eventualmente se convertían en verdaderos monstruos que pocas personas podían enfrentar. Pero si el demonio en sí era expulsado, entonces la víctima previamente poseída se volvería muy débil.

Un nuevo genio era algo de lo que todos hablaban. Pero una persona poseída para ser posteriormente curada y terminar increíblemente débil no sería más que un hazmerreír.

Después del paso de un mes entero, ya Yan Gufeng estaba empezando a ponerse muy nervioso.

Había reclutado a muchos expertos, y estaban esperando en la mansión del magistrado de la ciudad, listos para entrar en acción en cuanto iniciara la batalla entre los Clanes Chen y Yang. Lamentablemente para él, tal batalla nunca llegó. El Clan Chen había sido saqueado y su mansión fue ocupada por los expertos del Clan Yang. De hecho, hasta retiraron el letrero sobre las puertas principales y lo reemplazaron por el suyo propio.

Yan Gufeng le dio un golpe fuerte a la mesa frente a él y dijo, —Luo Hun, ve a averiguar lo que está pasando.

—Magistrado de la Ciudad, ya llevamos a cabo una investigación. Los señores de las ramas subsidiarias del Clan Chen fueron movilizados, también sus ancianos líderes. Pero nunca aparecieron aquí, y tampoco volvieron a sus clanes. Han desaparecido.

—¿Desaparecido? El consejo de ancianos líderes del Clan Chen tiene bastantes expertos en la octava etapa, y también está el Demonoide de Cien Brazos Chen Tianxiong, un Maestro de Energía. ¿Cómo podrían haber desaparecido todos? ¿No me digas que están muertos? —Yan Gufeng se negaba a creer que pudiera haber ocurrido algo así—. Quizás aún se estén preparando. Quizás quieren acabar con todos los expertos del Clan Yang de un solo golpe.

Luo Hun asintió y respondió. —Magistrado, no es posible que fueran todos asesinados. La única explicación realista es que no se sienten aún seguros de poder acabar con el Clan Yang, así que fueron a buscar aliados.

—De acuerdo. ¿Y qué hay de ese chiquillo Yang Qi? ¿De verdad fue poseído? Y si el demonio fue expulsado, ¿no debería de estar extremadamente débil?

—Diría que hay un ochenta o noventa por ciento de posibilidades de que el rumor sea cierto, —respondió Luo Hun—. Tengo agentes vigilando día y noche la mansión del Clan Yang, y Yang Qi no ha aparecido durante el último mes. Parece que está demasiado débil. Como dije desde el principio, la única explicación para su comportamiento inusual era un demonio. De no ser por eso, ¿cómo podría haberse hecho tan fuerte como para derrotarme?

—Ese demonio debe haber estado al nivel de un Maestro de Energía, pero carecía de un cuerpo carnal. Qué lástima, pudimos haber capturado a ese chiquillo para extraer al demonio, eso hubiera sido un ingrediente medicinal comparable a una Píldora del Dragón Latente. —Yan Gufeng se lamió los labios al decir eso.

—¿Y qué hacemos ahora? —respondió Luo Hun—. ¿Deberíamos actuar contra Yang Zhan?

—No hay prisa, —respondió Yan Gufeng con un movimiento de su mano—. Si el consejo de ancianos líderes del Clan Chen está trabajando en algún gran plan, dejemos que lo tengan. Mientras tanto, esperaremos pacientemente a ver cómo se desarrolla la situación.

Mientras los dos discutían el asunto, la voz de Yan Feixia se llegó repentinamente a sus oídos.

—Padre…

—¿Qué sucede Xia’er? —dijo Yan Gufeng mientras se ponía de pie.

—Padre, acabo de recibir un mensaje del Instituto del Dragón Verdadero. Tengo que volver. La Sexagésima Competencia de Artes Marciales Entre Institutos comenzará pronto, y mi maestro quiere que empiece a cultivar y a prepararme de antemano.

—Bueno, vuelve entonces, —dijo Yan Gufeng—. Esta competencia es importante, tu desempeño tendrá una gran influencia en tu futuro. —Yan Gufeng sabía bien que la competencia entre el Instituto del Dragón Verdadero, el Instituto Semi-Inmortal y los otros dos grandes institutos no podía tomarse a la ligera, y en realidad era mucho más importante que cualquier cosa que ocurriera en Fuerte Yan.

Para los grandes institutos, Fuerte Yan era como una simple hormiga.

—Cuídate padre, —dijo Yan Feixia antes de partir. Entonces un par de alas de grulla blanca salieron de su espalda y se desvaneció en el aire.

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

8 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 22

    Luis Rojas Valle - hace 1 mes

    Se fue en el momento indicado así no vera como perece su familia y gracias por el capítulo 😁👍🏽

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.