<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 41

 

Capítulo 41: Tres Meses Después.

 

Tras la partida de Yan Feixia, las cosas permanecieron calmadas y tranquilas en Fuerte Yan.

Pasaron tres meses volando, el verano estaba dejando lugar para el otoño. El desolado viento de la temporada recorría los árboles secos, las hojas daban vueltas por el aire y las aves migratorias iniciaban su camino al sur.

Granjeros por toda la tierra recogían sus cosechas de hierbas medicinales para vendérselas a los clanes ricos y poderosos.

En el Continente Abundancia Exuberante, lo que las personas sembraban no era arroz o trigo. Lo que cultivaban eran plantas espirituales necesarias para crear píldoras de convergencia de energía. Al llegar el otoño de cada año, llegaba la temporada de cosecha y se creaban nuevos lotes de píldoras de convergencia de energía. Por supuesto, las personas comunes no podían confeccionar píldoras medicinales, solo cultivaban los ingredientes.

Ni siquiera la mayoría de los clanes ricos y aristocráticos eran capaces de crear tales píldoras.

Solo las organizaciones más grandes en estas tierras eran capaces de hacerlo, incluyendo a los institutos y a la Dinastía del Ancestro Sabio.

Aun así, los clanes de todos modos participaban en el mercadeo, lo cual era muy rentable.

Yang Qi había estado encerrado cultivando durante estos tres meses.

Durante ese tiempo, logró familiarizarse completamente con la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal, y también había remodelado su cuerpo hasta convertirlo en algo completamente nuevo.

Ya era mucho más fuerte que cualquier Maestro de Energía, la membrana bajo su piel se había hecho tan resistente que ningún tipo de arma podría afectarle. De hecho, pocos ataques de artes energéticas podrían atravesarla.

También se había tomado bastante tiempo para entrenar con las distintas habilidades que les proporcionaba su técnica divina, incluyendo la Lanza de la Deidad Infernal, la Égida de la Deidad Infernal, y las Alas del Demonio Diabólico.

De esas tres, la Lanza de la Deidad Infernal era la que albergaba el mayor poder de ataque. Las Alas del Demonio Diabólico le proveían velocidad, y la Égida de la Deidad Infernal le daba unas capacidades defensivas poderosas.

Su fuerza de batalla con esas tres habilidades combinadas era incomparable.

Su siguiente paso era cultivar con éxito su Crisol del Fuego Infernal.

Esta técnica sería uno de sus recursos más poderosos, y le permitiría fundir, refinar o consumir prácticamente todo. Podría tomar la quintaesencia de la fuerza vital de otros seres vivos, así como la del sol y la luna, la energía vital de los Cielos y la tierra, el poder de las estrellas, y con el Crisol del Fuego Infernal, podría sumarlo todo a su propia fuerza vital.

Si lograba crear tal crisol, ya no importaría si perdía el beneficio del mamut de relámpagos.

Inhala… exhala…

Yang Qi se encontraba sentado de piernas cruzadas en el aire, no había nada sosteniéndolo. Estaba flotando sobre su energía verdadera, y podía hacerlo durante más de dos horas sin siquiera quedarse sin aliento o enrojecer en el rostro. Así de avanzadas estaban sus artes energéticas.

Si algún Maestro de Energía en la novena etapa hubiera podido ver lo que hacía, seguramente habría caído desmayado del impacto.

Yang Qi también podía enviar su energía verdadera al suelo de su recámara de meditación, y luego expandirla de tal modo que literalmente veía todo a su alrededor como si lo estuviera mirando con sus ojos.

Serpientes, insectos, roedores, y otras criaturas pequeñas estaban ya entrando a hibernación, y creaban una escena subterránea excepcional.

Yang Qi hasta podía ver los canales de agua enrevesados que existían bajo Fuerte Yan, al igual que todo tipo de túneles y pasadizos secretos.

A pesar de que Yang Zhan también podía hacer que su energía verdadera entrara al suelo, solo podía descender varias decenas de metros, y quizás extenderla algunos miles de metros a su alrededor.

Pero Yang Qi era distinto. Su energía verdadera podía cubrir toda la mansión del Clan Yang, e incluso más allá. Todo lo que existía a cuatro o cinco cuadras de la mansión entraba en su campo de visión. Cualquier experto poderoso que se aproximara sería detectado, lo que significaba que al menos que alguien cayera del cielo, un ataque sorpresa no sería posible.

Esto era nada más y nada menos que la legendaria Vigilancia Cósmica.

Muchos maestros de energía importantes poseían esta habilidad, pero ninguno se acercaba a la versión de Yang Qi.

—Ve, dijo Yang Qi junto a un movimiento de su dedo. Entonces una fina hebra de energía verdadera salió volando hacia el agua de un estanque cercano, y se envolvió alrededor de un gran pez que pesaba diez libras.

Era un pez verde, extremadamente poderoso, y se resistía con todas sus fuerzas mientras era arrastrado fuera del agua. Pero no era capaz de liberarse de las ataduras de energía verdadera.

Esta era la Lluvia de Seda del Gusano de Seda de Primavera, parte de la Esgrima de las Cuatro Estaciones. Con el respaldo de la base de cultivo de Yang Qi, ni el arma mágica más afilada podría romperla, sin mencionar un simple pez verde. Después de practicar a atrapar el pez, Yang Qi lo dejó caer de vuelta a las aguas del estanque.

Hubo otro chapoteo, el pez sacudió su cola y desapareció.

Luego Yang Qi intentó algo un poco distinto. Con un movimiento de su dedo, envió una hebra de energía verdadera a las nubes, y entonces la envolvió alrededor de un ganso salvaje y lo bajó del cielo.

Una vez abajo, sujetó al animal con sus manos, el cual estaba tan aterrado que escondió la cabeza bajo sus alas.

—Ya, ya, tranquilo, —dijo Yang Qi con una sonrisa—. Regresa con tus amigos. No te voy a hacer nada. —Entonces le envió un poco de su energía verdadera al ganso para estimular el flujo de su sangre, y plantó una diminuta semilla de energía en él. El ganso levantó la mirada maravillado de inmediato, y dejó salir un graznido de gratitud.

Yang Qi finalmente lo levantó, este batió sus alas y salió disparado como una flecha hacia las nubes.

El ganso acababa de recibir un buen golpe de buena fortuna; de ahora en adelante, podría cultivar de manera natural.

Dejar ir a la criatura era un acto de misericordia de parte de Yang Qi, clemencia que provenía de su corazón.

La Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal traía consigo una energía siniestra parecida a de los diablos del infierno, debido a eso, quien la practicara también debía cultivar conscientemente la misericordia. Las meditaciones recientes de Yang Qi le habían revelado esto gradualmente. No solo había mejorado su base de cultivo, también su comprensión de los Cielos y la tierra. También había desarrollado cierta sensación de empatía por los demás seres vivos. Un ejemplo era que hasta al caminar se esforzaba por no herir a los insectos del suelo.

Por supuesto, no se contendría en lo más mínimo si enfrentaba a un enemigo peligroso. Y como representante de un mamut divino o una deidad infernal, debía castigar lo maligno y promover la rectitud.

Como había sido escrito: Todos los seres vivos son fundamentalmente buenos; aquellos que eligen hacer el mal, deben ser castigados con maldad. Aquel que masacra a interminables malhechores es un monstruo, pero la misericordia le puede permitir convertirse en un Buda viviente.

Respiró hondo una vez más, bajó flotando y aterrizó al suelo, entonces se estiró un poco, y eso hizo que se escuchara como un tronido apagado desde su interior. A estas alturas, su energía verdadera era tan tiránica que tan solo exhalar podría mandar a volar a un experto en la octava etapa.

Sin embargo, aún no tenía esa chispa que necesitaba para llegar al nivel de un Maestro de Energía.

Hasta grandes genios, personas con maestros iluminados a sus espaldas, requerirían hasta cincuenta años de trabajo duro para convertirse en un Maestro de Energía.

A Yang Zhan le había tomado más de cuarenta años, y eso era solo debido a la planta de maestría aérea que había consumido hacía muchos años, y a la Píldora Dorada de Nueve Transformaciones que Yang Qi le había dado.

Por otro lado, Yan Gufeng solo lo había logrado debido a la Píldora del Dragón Latente.

—«No estoy lejos de la novena etapa. A pesar de que los últimos meses de trabajo no han despertado a otro megamamut antiguo, ya casi he dominado la Esgrima de las Cuatro Estaciones. Me pregunto cómo le estará yendo a mi padre y mis hermanos.» —Aún no había ido más allá de diez megamamuts. Pero su comprensión de la energía había llegado a un nivel mucho más alto.

Una chica sirviente entró repentinamente y dijo, —Tercer Joven Maestro, su padre y hermanos lo están esperando en el salón de reuniones. Hay un asunto importante que discutir.

—¿Qué asunto? —respondió Yang Qi—. Aah… casi se me olvida. Ya acabó el verano, así que es hora de la cacería de otoño del clan. ¡Y se supone que compita contra Yang Honglie! Pero a estas alturas podría matar a ese chiquillo con un aliento. Hace tres meses estaba en la séptima etapa, aunque consiguiera alguna píldora milagrosa, no creo que esté más allá de la octava etapa.

Entonces Yang Qi se dirigió al salón de reuniones.

Como había dicho la chica sirviente, su padre y sus hermanos lo estaban esperando.

En los meses que habían pasado desde la última vez que los veía, su hermano mayor había alcanzado la séptima etapa y su segundo hermano la sexta. La energía vital proveída por las píldoras medicinales del Clan Chen y su consejo de ancianos líderes era equivalente a diez o hasta veinte años de duro cultivo.

Yang Zhan estaba de buen humor, y sus ojos resplandecían por la comprensión que había alcanzado recientemente sobre las cuatro estaciones. Gracias a eso Yang Qi podía ver que su padre había usado plenamente el Espejo Chiliocosmo, y había logrado cultivar un arte energética de clase real.

Al fin y al cabo, el Puño del Rey Invencible que alguna vez había sido el arte energética más fuerte del clan era de apenas de clase pseudo-real, y no podía compararse a la Esgrima de las Cuatro Estaciones.

Yang Qi sonrió y dijo, —Felicidades Padre. Puedo ver que ya te has hecho aún más poderoso. ¿Supongo que querías hablar sobre la cacería de otoño?

—Parece que también has mejorado mucho Qi’er, —respondió Yang Zhan—. De verdad no soy rival para ti. Ahora nuestro linaje directo podrá mantener la cabeza erguida durante la cacería de otoño. Ha llegado la hora de someter a esos linajes subsidiarios y unir realmente al clan. Si trabajamos juntos, podremos tomar control de Fuerte Yan. —Yang Zhan claramente tenía ambiciones altas.

Yang Qi pensó por un momento y respondió, —Padre, mientras el Clan Yan no intente atacarnos, deberíamos poder vivir nuestros días en paz. ¿Cuál es el punto de tomar el control de Fuerte Yan?

—Técnicamente tienes razón. Pero mis fuentes me indican que Yan Gufeng ha reclutado recientemente a un grupo de expertos. Dentro de poco va a actuar contra nosotros. —Yang Zhan sacudió la cabeza y continuó—. Muchos magistrados de ciudades quieren fundar sus propias naciones en el Continente Abundancia Exuberante. El mundo descenderá al caos dentro de poco. Si Yan Gufeng no hace algo, las ciudades circundantes terminarán por invadir a Fuerte Yan. Él sabe que tiene que haber solo una potencia principal aquí, no dos.

Yang Qi no respondió nada a eso. Sabía bien que había fuerzas poderosas en el área que rodeaba a Fuerte Yan, como Yun de Mar, el cual ya se hacía llamar el Estado de Yun. Este tipo de fuerzas ya estaban empezando a absorber a sus vecinos, por lo que una invasión a Fuerte Yan no era más que cuestión de tiempo.

—Pero bueno, suficiente con eso. Recibí un mensaje de parte de nuestro consejo de ancianos líderes. Las fuerzas del clan se están reuniendo en preparación para entrar a las Montañas Cadáver Negro. Ha llegado la hora de que participemos en la cacería de otoño.

—Padre, —dijo Yang Qi—, el magistrado de la ciudad podría actuar contra nosotros en cualquier momento. ¿Qué sucederá si inicia un ataque sorpresa cuando no estemos?

Yang Zhan sacudió la cabeza. —No lo hará. No le serviría de nada atacar cuando no estemos. Yan Gufeng no haría algo tan estúpido. Esperará a estar seguro de poder acabar con todos nosotros de un golpe.

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

6 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 22

    Luis Rojas Valle - hace 4 semanas

    Gracias por el capítulo 😁👍🏽 parece que se aproxima el clímax del primer arco

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.